La separación de los cónyuges

1

Introducción

El divorcio no vincular existió en Chile hasta la dictación de la ley 19.947; consistía en la simple separación de cuerpos, ya que no disolvía el matrimonio, sino que suspendía la vida en común de los cónyuges. Esta separación podía ser temporal o perpetua, según la gravedad de la causa que daba motivo al divorcio. La nueva Ley de Matrimonio Civil suprime el divorcio no vincular y lo sustituye por la separación judicial de los cónyuges. La ley distingue entre separación de hecho, que emana de los hechos (acuerdo de los cónyuges o abandono por uno de ellos del hogar común) y separación judicial.
2

Separación de hecho

El Art. 21 L.M.C. señala: “si los cónyuges se separan de hecho, podrán, de común acuerdo, regular sus relaciones mutuas, especialmente los alimentos que se deban y las materias vinculadas al régimen de bienes del matrimonio”. En el caso de haber hijos, el acuerdo debe regular también, a lo menos, el régimen aplicable a los alimentos, al cuidado personal y a la relación directa y regular que mantendrá con los hijos aquel padre que nos los tuviere bajo su cuidado. Estos acuerdos no pueden transgredir derecho irrenunciables. La ley les concede a los cónyuges la facultad para que, de común acuerdo, regulen las situaciones que se originan por el hecho de no vivir juntos.
3

Separación de hecho

3. 4. 5.

El acuerdo entre los cónyuges, además, si cumple con determinadas requisitos formales, otorga fecha cierta al cese de convivencia, lo que tiene gran importancia para los efectos de demandar el divorcio. Art. 22 L.M.C. Para lo anterior, debe constar por escrito y encontrarse en alguna de estas situaciones: Escritura pública, o acta extendida y protocolizada ante notario público. Acta extendida ante oficial del Registro Civil. Transacción aprobada judicialmente. Si se requiere inscripción de este acuerdo, se tendrá por fecha de cese la de la inscripción.
4

Separación de hecho

La profesora Carmen Domínguez señala que la única utilidad del Art. 21 L.M.C. es la de otorgar fecha cierta al cese de convivencia y con ello facilitar el divorcio posterior. Lo anterior, toda vez que la facultad de acordar las materias que allí se señala siempre ha sido una facultad de los cónyuges, a través de la transacción. Si no hay acuerdo entre los cónyuges, se faculta a cualquiera de ellos para solicitar que el juez conozca de sus relaciones mutuas. Art. 23 L.M.C. Se puede pedir pronunciamiento respecto de las relaciones mutuas en un proceso de familia que tenga otro objeto, a fin de conocer de todos estos aspectos en un solo juicio. Art. 24 L.M.C.
5

Separación de hecho

El cese de la convivencia tendrá también fecha cierta desde la fecha de notificación de la demanda en el caso del artículo 23. Art. 25 inc. 1º L.M.C. Cuando no existe acuerdo de los cónyuges ni demanda judicial, habrá fecha cierta del cese de la convivencia, cuando uno de los cónyuges hubiera expresado su voluntad de ponerle fin a través de escritura pública, o acta extendida y protocolizada ante notario público, o acta extendida ante Oficial del Registro Civil, o bien dejando constancia de su intención ante el Juzgado competente, lo que se deberá notificar al otro cónyuge. La notificación debe hacerse de acuerdo a las reglas del Art. 25 L.M.C.
6

Separación de hecho

La separación de hecho no afecta la situación matrimonial de los cónyuges. No se genera un nuevo estado civil y se mantiene el vínculo matrimonial. En el caso de separación de hecho de los cónyuges tienen aplicación las normas de los Art. 225 y 245 C.C.

7

Separación judicial

Es la situación que se presenta cuando, en virtud de una sentencia judicial, cesa la vida en común de los cónyuges, subsistiendo el vínculo matrimonial. Causales: Falta grave, imputable a uno de los cónyuges, siempre que constituya una violación grave de los deberes y obligaciones que les impone el matrimonio, o de los deberes y obligaciones para con los hijos, que torne intolerable la vida en común. Sólo la puede alegar el cónyuge inocente. La ley señala que cuando hay previamente separación de hecho consentida por los cónyuges, no puede invocarse el adulterio como fundamento de la demanda de separación judicial. Art. 26.
8

Separación judicial
 Cualquiera de los cónyuges puede pedir la separación judicial, cuando hubiere cesado la convivencia. Art. 27. Si ambos cónyuges solicitan la separación judicial por esta causal, deben acompañar un acuerdo que regule en forma completa y suficiente sus relaciones mutuas y con respecto a sus hijos. Es completo cuando regula todas y cada una de las materias del Art. 21. L.M.C. Es suficiente cuando resguarda el interés superior de los hijos, procura aminorar el menoscabo económico que pudo causar la ruptura y establece relaciones equitativas, hacia el futuro, entre los cónyuges. Art. 27 L.M.C.
9

Separación judicial

Sobre la norma del Art. 27 L.M.C. la profesora Carmen Domínguez señala que ella tiene sólo una apariencia de justicia, ya que: Es una norma meramente programática, una mera formulación de buenas intenciones, ya que basta con procurar. Cualquier compensación que se fije tiene una duración definida hasta la obtención del divorcio, ya que no hay restricción para que el separado pueda demandarlo.

10

Características de la acción de separación
a. b. c. d. Es personalísima. Es irrenunciable. Art. 28 L.M.C. Es imprescriptible. Si los cónyuges están casados en régimen de sociedad conyugal, cualquiera de ellos puede pedir al tribunal medidas provisorias conducentes a la protección del patrimonio familiar y el bienestar de cada uno de los miembros de la familia. Art. 30. La competencia corresponde a los Tribunales de Familia. Sin embargo, el Art. 29 L.M.C. señala que la separación puede solicitarse también en el procedimiento a que dé lugar alguna de las acciones del Art. 23, o denuncia por violencia intrafamiliar.
11

Características de la acción de separación

La sentencia que se dicte y declare la separación deberá también, Art. 31: Resolver todas las materias del Art. 21, a menos que ello no procediera o estuvieren ya reguladas, lo que deberá indicarse expresamente. Debe liquidar el régimen matrimonial que hubiere existido entre los cónyuges, si se le hubiere solicitado y se hubiere rendido prueba al respecto. Sólo se aplica al caso de existir sociedad conyugal o participación en los gananciales. Art. 31 L.M.C.

12

Efectos de la separación judicial

Art. 32 L.M.C. Los efectos se producen desde la fecha en que queda ejecutoriada la sentencia que la decreta. Sin perjuicio de ello, debe inscribirse al margen de la respectiva inscripción de matrimonio. Efectuada la subinscripción, la sentencia será oponible ante terceros y los cónyuges adquieren la calidad de separados, que no los habilita para volver a contraer matrimonio. Sólo se adquiere la calidad de separado desde la subinscripción.

13

a) Efectos cónyuges
a. b. c.

respecto

de

los

d.

Desde que se subinscribe la sentencia, se genera el estado civil de separado. Cesan los deberes de cohabitación y fidelidad. Art. 33 L.M.C. Quedan subsistentes los demás derechos y obligaciones personales que existen entre los cónyuges, Ej.: derecho de alimentos. Art. 174, 175 C.C. Art. 33 L.M.C. Termina la sociedad conyugal o el régimen de participación en los gananciales, sin perjuicio lo dispuesto en el Art. 147 C.C. Art. 34 L.M.C. El término de la sociedad conyugal es irrevocable, aun cuando los cónyuges se reconcilien; la participación en los gananciales puede luego ser pactada por los reconciliados. 1723 C.C.; 40 L.M.C.
14

a) Efectos cónyuges
a. b.

respecto

de

los

c.

d.

Los cónyuges administran sus bienes con plena independencia. Art. 173, 159 C.C. Si la separación se produce por la causal del Art. 26, inc. 1º L.M.C. el cónyuge que dio lugar a la separación judicial por su culpa pierde el derecho de suceder abintestado al otro. El juez debe declarar esta circunstancia y dejarse constancia de ellos en las subinscripciones. Art. 35. El cónyuge que dio lugar a la separación judicial pierde el beneficio de competencia a que pudiera tener derecho. Art. 1.626 nº 2. Los cónyuges deben proveer a las necesidades de la familia de acuerdo a sus facultades, debiendo el juez regularlo de ser necesario. Art. 178.
15

a) Efectos cónyuges
a.

respecto

de

los

b.

c. d.

Art. 1.790 C.C. La sentencia autoriza a revocar todas las donaciones que se hayan hecho al cónyuge que dio motivo a la separación judicial por su culpa. Los cónyuges separados judicialmente pueden celebrar válidamente el contrato de compraventa entre sí. Art. 1.796. No se suspende la prescripción a favor de la mujer separada judicialmente de su marido. Art. 2.509. Art. 20 Ley 19.620, inc. 5º (adopción) impide que a los cónyuges separados se les conceda la adopción, si la separación ha acontecido antes de solicitar la adopción.
16

b) Efectos respecto de los hijos

No altera la filiación ya determinada ni los deberes y responsabilidades de los padres respecto de los hijos comunes. El juez puede tomar las medidas necesarias para reducir los efectos negativos de la separación. Art. 36. El hijo concebido durante la separación judicial de los padres no goza de la presunción de paternidad establecida en el Art. 184, pero si concurre el consentimiento de ambos cónyuges podrá ser inscrito como hijo de ambos. Art. 37 L.M.C.

17

Reanudación de la vida en común

b. c. iv.

Si los cónyuges reanudan la vida en común con ánimo de permanencia, se producen los siguientes efectos: Si se produce estando en tramitación el juicio de separación judicial, se pone fin al procedimiento. Si la separación judicial ya había sido decretada, hay que distinguir: Si se decretó por falta grave imputable a uno de los cónyuges, que constituye una violación grave a los deberes y obligaciones del matrimonio o con los hijos, y que torne intolerable la vida en común, se requiere que se revoque judicialmente la sentencia, a petición de ambos cónyuges y que se subinscriba en el Registro Civil Art. 39 L.M.C.
18

Reanudación de la vida en común
i. Si se fundó en el cese de la convivencia, para que la reanudación sea oponible a terceros, basta que ambos cónyuges dejen constancia de esta circunstancia en acta extendida ante Oficial del Registro Civil, que debe subinscribirse al margen de la inscripción del matrimonio. En este caso el Oficial debe comunicar este hecho al tribunal competente. Art. 39, inc. 2º L.M.C. Cuando se pone término a la separación judicial ya decretada, se restablece el estado civil de casado; pero no revive la sociedad conyugal ni el de participación en los gananciales (este último puede pactarse. Art. 1723 C.C.) Art. 38 y 40 LMC. La reanudación no obsta nuevas demandas de separación, siempre que se funden en hechos ocurridos luego de la reconciliación. Art. 41 L.M.C.
19

De la terminación del matrimonio

20

Causales de matrimonio

terminación

del

b. c. d. e.

El matrimonio termina por las causales expresamente señaladas por la ley: Muerte de uno de los cónyuges. Muerte presunta de uno de los cónyuges, cumplidos los plazos que indica la ley. Sentencia firme de nulidad. Sentencia firme de divorcio. Art. 42 L.M.C.

21

Muerte natural de uno de los cónyuges
 

Art. 42 nº 1 L.M.C. Al terminar el matrimonio por esta causal nace el estado civil de viudo para el cónyuge sobreviviente. Se produce una comunidad entre el cónyuge sobreviviente y los herederos del fallecido, si ha existido sociedad conyugal, Se producen, además, los efectos propios de la sucesión por causa de muerte.

22

Muerte presunta de uno de los cónyuges

Art. 43 L.M.C. No se exige una declaración especial para que se disuelva el matrimonio; basta el transcurso del plazo legal: 10 años desde las últimas noticias del desaparecido, fijada en la sentencia que declara la presunción de la muerte. También termina el matrimonio si se acredita que han transcurrido 5 años desde la fecha de las últimas noticias del desaparecido, y se probare que han transcurrido más de 70 desde su nacimiento. Este mismo plazo de 5 años se aplicará cuando la presunción de muerte se ha declarado en el caso de una persona de la que no se ha tenido noticia luego de recibir una herida grave en la guerra o le sobrevino otro peligro semejante. Art. 81 nº 7 C.C.
23

Muerte presunta de uno de los cónyuges

En el caso de pérdida de nave o aeronave que no apareciera a los 6 meses desde la fecha de las últimas noticias, o desde el sismo o catástrofe que provoque o haya podido provocar la muerte de numerosas personas en determinadas poblaciones o regiones, el matrimonio termina transcurrido 1 año desde el día presuntivo de la muerte. Art. 81 nº 8 y 9 C.C. Si se ha disuelto el matrimonio por muerte presunta y el cónyuge del desaparecido contrae nuevamente matrimonio con un tercero, su validez no se verá afectada aunque se llegue a probar que el desaparecido falleció en una fecha posterior al nuevo matrimonio.
24

Nulidad del matrimonio
 

Nulidad de matrimonio y divorcio: Debe distinguirse del divorcio vincular tanto en sus causas como en sus efectos. La nulidad se produce a causa de la inobservancia de ciertas condiciones al momento de la celebración del matrimonio; el divorcio se origina por circunstancias producidas en el curso del matrimonio. Los efectos de la nulidad son, en principio, retroactivos: se considera que los cónyuges nunca estuvieron casados; en cambio, el divorcio vincular produce sus efectos para el porvenir.

25

Principios que rigen en materia de nulidad del matrimonio
A. En materia de matrimonio no puede distinguirse entre nulidad absoluta y relativa, por las siguientes razones: La ley no hace la clasificación de nulidad absoluta y relativa. El plazo de prescripción de la nulidad absoluta es de 10 años y el de la relativa, de 4. En materia de nulidad de matrimonio no se sigue esta regla. La nulidad relativa puede ratificarse expresa o tácitamente. Ninguna de estas formas es posible en el matrimonio. Las causales de nulidad del matrimonio están taxativamente señalas en la ley, al contrario del derecho patrimonial. Art. 1682.
26

II. III.

IV.

E.

Principios que rigen en materia de nulidad del matrimonio
A. La nulidad no opera de pleno derecho, sino que es necesario la existencia de una sentencia judicial ejecutoriada para que surta efectos. Art. 42 nº 3 y 50 L.M.C. La acción de nulidad es imprescriptible y sólo pueden invocarla ciertas personas. Algunos principios de la nulidad patrimonial no se aplican a la nulidad de matrimonio. No se aplica la regla del Art. 1683 C.C., ya que el Art. 46 L.M.C. confiere expresamente esta acción a los presuntos cónyuges, sin privársela al que ha tenido conocimiento del vicio que afectaba al matrimonio.
27

B. C.

Causales matrimonio

de

nulidad

del

Se encuentran taxativamente señaladas en los Art. 44 y 45 L.M.C.: 2. Cuando uno de los contrayentes tuviere alguna de las incapacidades señaladas en los Art. 5º, 6º ó 7º L.M.C., esto es, cuando: a. Se hallare ligado por vínculo matrimonial no disuelto. b. Tuviere menos de 16 años. c. Se hallare privado del uso de razón, o que por un trastorno o anomalía de orden psíquico, fehacientemente diagnosticada, sea absolutamente incapaz de formar la comunidad de vida que implica el matrimonio.
28

Causales matrimonio
a.

de

nulidad

del

b. c.

d.

Careciere de suficiente juicio y discernimiento para comprender y comprometerse con los derechos y deberes esenciales del matrimonio. No pudiere expresar claramente su voluntad por cualquier medio (oral, escrito, señas). Cuando exista incapacidad para contraer matrimonio entre sí de los ascendientes y los descendientes. En el caso del cónyuge sobreviviente que contrae matrimonio con el responsable del homicidio de su marido o mujer.

29

Causales matrimonio
1.

de

nulidad

del

Cuando el consentimiento no hubiere sido libre y espontáneo en los términos del Art. 8 L.M.C, esto es, cuando hay: a. Error acerca de la identidad de la persona del otro contrayente. b. Error acerca de alguna de las cualidades personales que, atendida la naturaleza o fines del matrimonio, ha de ser estimada como determinante para otorgar el consentimiento. c. Si ha habido fuerza en los términos de los Art. 1456 y 1457 C.C., ocasionada por una persona o una circunstancia externa, determinante para contraer el vínculo.
30

Causales matrimonio
1.

de

nulidad

del

Nulidad por falta de testigos hábiles: El matrimonio debe celebrarse ante dos testigos hábiles. Art. 16 L.M.C. La nulidad del matrimonio se puede presentar cuando el matrimonio se celebra ante un solo testigo o cuando los testigos son inhábiles. Se sostiene que es una nulidad por falta de publicidad. Nulidad por incompetencia del Oficial de Registro Civil: Esta causal desaparece. Art. 17 L.M.C.; Art. 2º Transitorio L.M.C.

31

Titulares de la acción de nulidad

2.

3. 4.

Art. 46 L.M.C. El titular es cualquiera de los presuntos cónyuges, con las siguientes excepciones: En caso de nulidad de matrimonio por ser menor de 16 años (Art. 5º nº 2) ella puede ser demandada por cualquiera de los cónyuges o por sus ascendientes. Luego de alcanzados los 16 años por ambos cónyuges, la acción se radica exclusivamente en el o los que contrajeron si tener esa edad. La nulidad fundada en error o fuerza corresponde sólo al cónyuge que la sufrió. En caso de matrimonio en artículo de muerte, corresponde también a los demás herederos del cónyuge difunto.
32

Titulares de la acción de nulidad
1. 2. La acción de nulidad fundada en la existencia de un vínculo matrimonial no disuelto corresponde, también, al cónyuge anterior o sus herederos. La declaración de nulidad por alguna de las causales de los Art. 6º y 7º) puede ser solicitada por cualquier persona en el interés de la moral y de la ley. El cónyuge menor de edad y el interdicto por disipación pueden ejercer por sí mismos la acción de nulidad, sin perjuicio de actuar por medio de representante. Art. 47. La acción no puede intentarse si no viven ambos cónyuges, salvo que la causal sea vínculo matrimonial no disuelto: allí puede intentarse dentro del año siguiente al fallecimiento; en el caso de matrimonio en artículo de muerte, la acción puede intentarse hasta 1 año después del fallecimiento del cónyuge enfermo.
33

Prescriptibilidad de la acción de nulidad de matrimonio
 

c)

d) e) f)

g)

En principio, la regla es que la acción de nulidad de matrimonio es imprescriptible. Art. 48, inc. 1º L.M.C. Excepciones: Matrimonio de los menores de 16 años: la acción prescribe en un año contado desde que el cónyuge inhábil adquiere mayoría de edad. Art. 48, nº 1. Error o fuerza: prescribe en 3 años, contados desde que desapareció el hecho que origina el vicio. Matrimonio en artículo de muerte: prescribe en 1 año desde el fallecimiento del cónyuge enfermo. Vínculo matrimonial no disuelto: la acción podrá intentarse dentro del año siguiente al fallecimiento de uno de los cónyuges. Falta de testigos hábiles: prescribe en 1 año contados desde la celebración del matrimonio
34

Carácter de la prescripción de la acción de nulidad del matrimonio

La prescripción establecida para las causales de nulidad de matrimonio es de interés público; no puede ser renunciada. Los tribunales han resuelto que la prescripción de la acción de nulidad, por ser especial, no sujeta al Código Civil, corre contra toda clase de personas.

35

Efectos de la declaración nulidad de matrimonio

de

2. 3. 4. 5.

Produce efectos desde la fecha en que queda ejecutoriada la sentencia que la declara, retrotrayéndose las partes al estado que se encontraban al momento de contraer el vínculo, sin perjuicio del matrimonio putativo. Art. 50 y 52 L.M.C. Estos efectos, aplicando los principios generales de la nulidad deberían ser: No ha existido jamás un matrimonio; la vida en común debe ser considerada como concubinato. No ha existido sociedad conyugal, sino simple comunidad. No han existido derechos y obligaciones entre los cónyuges. Los hijos habidos durante la vida en común pasan a ser de filiación no matrimonial.
36

Efectos de la declaración nulidad de matrimonio

de

Lo anterior produciría graves consecuencias que afectarían, principalmente, a los hijos, por lo que se ha tratado de mitigar estos principios con la institución del matrimonio putativo.

37

Publicidad de la sentencia nulidad de matrimonio

de

La sentencia que declara la nulidad del matrimonio debe subinscribirse al margen de la respectiva inscripción matrimonial, y no será oponible a terceros sino desde que ella se practique. Art. 50, inc 2º L.M.C.

38

El matrimonio putativo

El efecto retroactivo de la nulidad judicialmente declarada es muy perjudicial para lo cónyuges y los hijos comunes. El Derecho Canónico, para remediar esta situación, instauró la teoría del matrimonio putativo, que consiste en favorecer a los cónyuges que de buena fe y con justa causa de error han contraído matrimonio. Dicho matrimonio nulo se llama putativo (del latín “putare”, creer); la nulidad deja de producir efectos retroactivos, y produce, respecto del cónyuge que lo contrajo de buena fe y con justa causa de error, los mismos efectos que el matrimonio válido.

39

Requisitos del matrimonio putativo

2. 3. 4. 5.

Art. 51 L.M.C.: Un matrimonio nulo. Que el matrimonio nulo se haya celebrado o ratificado ante un Oficial del Registro Civil. Que haya buena fe de uno de los cónyuges por lo menos. Que exista una justa causa de error en cuanto a la validez del matrimonio. Existencia de un matrimonio nulo. Se requiere que la nulidad sea judicialmente declarada; mientras no ocurra, el matrimonio es válido y surte todos sus efectos normales.
40

Requisitos del matrimonio putativo

Que el matrimonio nulo se haya celebrado a ratificado ante Oficial de Registro Civil. Art. 18 y 20 L.M.C. Que haya buena fe de parte de uno de los cónyuges por lo menos. La buena fe, en este caso, es la ignorancia de la causal de nulidad del matrimonio. El matrimonio putativo es aquel que tiene la apariencia de valedero y legítimo. La jurisprudencia ha dicho que en nuestro derecho predomina el criterio jurídico de proteger la buena fe engañada por las apariencias, como sucede en este tipo de matrimonios.

41

Requisitos del matrimonio putativo
La buena fe debe existir al momento del matrimonio y, además, debe mantenerse durante él, a lo menos en uno de los cónyuges. Art. 51 L.M.C. La buena fe desaparece cuando uno de los cónyuges demanda al otro pidiendo la nulidad del matrimonio; si el demandado acepta la demanda, también se pierde la buena fe; si niega la existencia de la causal invocada por el demandante y defiende la validez del matrimonio, perdurará la buena fe hasta la dictación de la sentencia. Que exista una justa causa de error en cuanto a la validez del matrimonio. Se ha resuelto que, hallándose la buena fe íntimamente ligada con la justa causa de error, no cabe duda que existiendo aquella también existirá ésta.
42

Requisitos del matrimonio putativo
En cuanto el error de hecho, es indudable de que es una justa causa de error y da lugar a la putatividad; respecto del error de derecho, es bastante discutible si constituye o no justa causa de error. Una parte de la doctrina, fundados en los Art. 8, 706 inc. Final y 1452 C.C. sostiene que el error de derecho no es una justa causa de error. El error de derecho es inexcusable, sobre todo cuando se trata de un acto de la importancia del matrimonio. Otros señalan que, si bien es cierto que en base de los Art. 8 y 706 inc. Final, puede concluirse que el error de derecho no es una justa causa de error, el Art. 51 L.M.C. habla solamente de justa causa de error, sin distinguir entre error de hecho o de derecho, por lo que ambas formas tendrían dicha calidad.
43

Presunción de buena fe y justa causa de error

Art. 52 L.M.C. establece que se presume que los cónyuges han contraído matrimonio de buena fe y con justa causa de error, salvo que en el juicio de nulidad se probare lo contrario y así se declare en la sentencia. La regla general es que, habiendo matrimonio nulo celebrado o ratificado ante Oficial de Registro Civil, éste será putativo.

44

Declaración judicial de putatividad del matrimonio

la

En 3 oportunidades la Corte Suprema resolvió que se requería declaración judicial de la putatividad del matrimonio. El profesor Enrique Rossel discrepa de esta teoría, ya que implicaría apartarse del texto legal y agregar a la institución del matrimonio putativo un requisito no exigido por el Art. 122. Señala que en virtud de la sola sentencia que declara la nulidad del matrimonio, se producen los efectos del Art. 122. Troncoso Larronde apoya esta teoría señalando que los requisitos solamente pueden establecerse por la ley y en parte alguna ésta exige que la putatividad sea declarada por sentencia judicial.
45

Declaración judicial de putatividad del matrimonio

la

La Corte Suprema ha estimado que las partes pueden pedir la declaración de la putatividad del matrimonio con posterioridad a la declaración de nulidad del mismo, aunque en la sentencia recaída en el juicio de nulidad nada se haya dicho al respecto, ni se haya solicitado la reserva del derecho para pedir esta declaración.

46

Efectos del matrimonio putativo

La ley señala que el matrimonio putativo produce los mismos efectos civiles que el válido, pero sólo aprovechan al cónyuge de buena fe y con justa causa de error para contraerlo; al faltar la buena fe en ambos cónyuges, cesan los efectos. Respecto de los hijos la situación es diversa; si el hijo es de filiación matrimonial por haber sido concebido o haber nacido durante le matrimonio putativo de los padres, conserva dicha calidad aunque desaparezca la buena fe con que sus padres o uno de ellos lo contrajo. Los efectos del matrimonio putativo se pueden dividir en los que se producen respecto de los cónyuges y respecto de los hijos.
47

Efectos del matrimonio putativo

2)

3)

Efectos respecto de los cónyuges: Existencia de la incapacidad de vínculo matrimonial no disuelto: el posterior matrimonio que se contraiga por alguno de los cónyuges adolece de nulidad, y teniendo el matrimonio putativo los mismo efectos que el válido, es necesario concluir que es nulo el matrimonio posterior contraído, si uno de los cónyuges estaba unido por un matrimonio putativo cuya nulidad no había sido declarada, aun cuando ésta se hubiera solicitado al contraer la nuevo matrimonio. Se origina entre los cónyuges sociedad conyugal o participación en los gananciales: Art. 1764, nº 4 C.C. señala como causal de disolución de la sociedad conyugal la declaración de nulidad del matrimonio.
48

Efectos del matrimonio putativo
Se refiere al matrimonio putativo y no al simplemente nulo, que no ha existido jamás. Art. 1792-27, nº 3 C.C. Art. 51, inc. 2º L.M.C. establece que si uno de los cónyuges contrajo matrimonio de buena fe, él podrá optar entre reclamar la disolución y liquidación del régimen de bienes que hubiere tenido hasta ese momento, o someterse a las reglas generales de la comunidad. Las donaciones hechas por causa de matrimonio por un cónyuge a otros subsisten respecto del que está de buena fe, y caducan las hechas por el de buena fe al que está de mala fe. Art. 51, inc. final L.M.C.

3)

49

Efectos del matrimonio putativo

Efectos respecto de los hijos: Art. 51, inc. final L.M.C. dispone que la nulidad no afectará la filiación ya determinada de los hijos, aunque no haya habido buena fe ni justa causa de error por parte de ninguno de los cónyuges. Por lo tanto, son hijos de filiación matrimonial los concebidos o nacidos en matrimonio válido, o nulo, sea éste putativo o no.

50