You are on page 1of 42

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL RÓMULO GALLEGOS


ESCUELA DE MEDICINA

SEMIOLOGÍA MÉDICA

MSC. SIMÓN CHAUMER


SIGNOS VITALES
DEFINICION

Son los indicadores basales del estado de salud del paciente. Pueden
medirse en fases muy tempranas de la exploración física o integrarse en
diferentes partes de ésta.

Los signos varían de individuo a individuo y en diferentes horas del día en


un mismo individuo, pero hay ciertos límites que generalmente se
consideran normales.
PULSO

Latidos percibidos por los dedos del examinador al palpar una arteria. Al
contraerse el ventrículo izquierdo del corazón, la sangre se precipita hacia la
aorta en el momento de la sístole. La onda de sangre que avanza es lo que se
percibe como pulso.

El pulso puede palparse en cualquier parte donde una arteria superficial sea
susceptible de ser comprimida contra un plano firme que generalmente es un
hueso.

El pulso normal se palpa como una onda fuerte, suave y más rápida en la parte
ascendente de la onda, forma una bóveda y después tiene un descenso suave,
menos abrupto.
SITIOS DONDE PUEDEN LOCALIZARSE LOS PULSOS:

Temporal

Carótida:

Humeral

Cubital

Radial

Femoral

Popliteo

Pédial
TECNICA

Por lo fácilmente accesible, la arteria que generalmente se escoge para examinar


el pulso es la radial de cualquiera de los antebrazos; para ello el examinador toma
la muñeca del paciente con una de sus manos colocada en forma de pinza ósea
con el pulgar asentado en el dorso de la muñeca y las yemas de los tres dedos
(anular, índice y medio) asentados sobre la arteria radial.

.
La razón de no emplear el pulgar para tomar el pulso es que el
examinador podría sentirlas pulsaciones de su arteria radial propagadas
en este dedo.

En general, el recuento de los latidos es de 15 o treinta segundos


multiplicados por 4 o 2 respectivamente; para obtener las pulsaciones por
minuto. Si el pulso es irregular, es aconsejable contar durante todo un
minuto.

Se recomienda que el paciente esté en reposo, para que su pulso pueda


compararse con el de observaciones anteriores. Ejercicio y emociones
aceleran el pulso hasta el extremo de que no refleja el estado normal en
reposo.

Los caracteres que hay que estudiar en el pulso son: frecuencia, ritmo y
amplitud.
Frecuencia:

Es el número de pulsaciones en la unidad de tiempo (un minuto); la frecuencia


del pulso en circunstancias normales varía con la edad, el sexo, la actividad
física y el estado emocional; en los niños oscila entre 90 y 120 pulsaciones por
minuto, y en los adultos entre 60 y 90; para una misma edad, la frecuencia es
un poco mayor en las mujeres que en los hombres.
Alteraciones de la frecuencia:

a. Taquicardia: Cuando la frecuencia cardíaca sube por encima de 100

Taquicardia sinusal: Cuya frecuencia no pasa de 160 por minuto, se debe al


estímulo del automatismo sinusal generalmente consecutivo a excitación del
simpático; se observa en la fiebre, hipertiroidismo, falla cardíaca, el shock y
también como consecuencia de esfuerzos y emociones.

Taquicardia paroxística: consiste en ataques recurrentes de taquicardia por


estimulación de focos ectópicos; estos ataques se inician y terminan en forma
súbita; a más de esto, se diferencia de la taquicardia sinusal en que la
frecuencia cardíaca está por encima de 160 (puede llegar hasta 250), y en
que los fenómenos subjetivos (palpitaciones, opresión precordial, angustia)
son más intensos.
b. Bradicardia: Cuando la frecuencia es menor de 60 pulsaciones por
minuto.

Bradicardia sinusal: Ocasionada por la depresión del automatísmo sinusal,


las pulsaciones oscilan entre 40 – 60 al minuto y se aceleran con el ejercicio,
se ve en casos de hipertensión endocraneana, impregnación digitálica e
ictericia obstructiva, es frecuente en los atletas.

Bradicardia por bloqueo auriculo ventricular completo: Se caracteriza por


un pulso regular y lento de 30 a 35 al minuto que no se modifica con el ejercicio
ni con la administración de atropina (pulso lento permanente).

RITMO: Se refiere a la regularidad de los latidos. En estado de salud, el ritmo


es regular, o sea que el tiempo entre cada latido es el mismo en esencia. Al
pulso irregular se le llama arritmia
AMPLITUD:

Es la magnitud o fuerza del impulso que perciben los dedos a cada pulsación.
El pulso puede ser débil (pequeño) si la amplitud está disminuida, o fuerte
(intenso) si la amplitud está aumentada.

Un pulso amplio se encuentra en la insuficiencia aórtica (pulso saltón),


ateromatosis, hipertiroidismo, anemia, fiebre ansiedad, fístulas arteriovenosas.

El pulso de pequeña amplitud, pulso débil o pequeño (pulso parvus) se


encuentra en todas las entidades que cursan con hipotensión arterial, falla
cardíaca, enfermedad de addison estenosis mitral, derrames pericárdicos, etc.

Cuando la amplitud es tan pequeña que la pulsación se hace apenas


perceptible se dice que el pulso es filiforme; se encuentra en los estados de
shock y en el pre-morten.
PRESION ARTERIAL.

Es la presión que ejerce la sangre en el interior de las arterias del organismo.


Por contracción del ventrículo izquierdo del corazón, la sangre es forzada a salir
con fuerza de dicha cavidad, pasa a la aorta y por los grandes vasos arteriales a
los de menor calibre a las arteriolas y por fin a los capilares.

La pulsación se extiende desde el corazón hasta las arterias de mediano calibre


pero desaparece en las arteriolas.

Presión sistólica: Es la presión arterial en el punto culminante de la pulsación,


suele equivaler a 120 mm de mercurio en el adulto joven normal.

Presión diastólica. Es la correspondiente al punto más bajo de la pulsación,


que equivale al momento de la distensión ventricular. Suele ser de 80 mm de
mercurio. La diferencia entre una y otra se llama presión diferencial.
Diversas variables afectan a la presión sanguínea arterial.

Por ejemplo una disminución del tamaño de la luz del vaso sanguíneo aumenta la
magnitud de la presión requerida para impulsar la sangre por los vasos.

Los cambios en la elasticidad de las paredes musculares de los vasos sanguíneos


la afectan.

La elasticidad disminuye con la edad por lo tanto la tensión arterial es más alta en
las personas mayores que en las jóvenes.

La viscosidad sanguínea que puede alterarse por el equilibrio de líquidos, influye


también en la presión.
La presión arterial individual varía de hora en hora y de día en día, baja
durante el sueño y puede elevarse marcadamente por las emociones fuertes,
como miedo, rabia y el ejercicio.

Cuando una persona está acostada o de pie.

Asimismo la presión puede variar de un brazo al otro.

Por consiguiente antes de tomar la presión, para comparar el valor obtenido,


se debe comprobar la hora del día, el brazo, la posición del paciente en
lecturas anteriores.

La elevación anormal de la presión arterial se llama hipertensión. Y la presión


arterial demasiado baja hipotensión
TENSIOMETRO(ESFINGOMANOMETRO).

Aparato de medir la presión arterial que se compone de un manguito de


caucho de por lo menos una anchura de 12 cms, y totalmente cubierto de una
tela fuerte inextensible, este manguito está conectado con el manómetro
mediante un tubo, y mediante otro se halla en conexión con una pera de
caucho que sirve para inflar el manguito; una pequeña válvula colocada entre
la pera y el manguito permite darle escape al aire y reducir a voluntad la
presión dentro del manguito.

Los manómetros de mercurio no se descalibran.

Los aneroides tienen un sistema que con el uso se descompone y por eso
requieren que periódicamente sean calibrados comparándolos con un
manómetro de mercurio.
PREVENIR LOS PROBLEMAS ANTES DE QUE SURJAN

Manguito:

Compruebe que el tamaño del manguito se el adecuado para su paciente.

Verifique que la válvula de tornillo que hay en el balón funciona correctamente.

Hinche el manguito y busque posibles fugas de aire. Si la columna de mercurio


o la aguja aneroide no suben de manera uniforme al hinchar el balón, sospeche
una fuga.

Manómetro aneroide:

Asegúrese de que la aguja se sitúa sobre el cero antes de empezar y después


de concluir el procedimiento.

Si es necesario, utilice un conector en Y para recalibrar el aparato aneroide con


un manómetro de mercurio.

Mire el manómetro directamente


PREVENIR LOS PROBLEMAS ANTES DE QUE SURJAN

Paciente:

Averigüe si el paciente ha fumado o tomado bebidas alcohólicas en los últimos


15 minutos. Ambos factores pueden alterar la lectura.

Si es posible, dígale que se siente o recueste durante 5 minutos.

Retire toda la ropa del brazo del paciente.

No efectúe la determinación en una extremidad en la que haya vías


intravenosas, derivaciones, edema, lesiones o parálisis.

No coloque el manguito sobre la ropa ni permita que una camisa remangada


oprima el brazo.
Diga al paciente que no hable durante la determinación.

Flexione el brazo y apóyelo sobre una superficie firme al nivel del corazón.
Coloque el centro de la parte hinchable del manguito sobre la arteria braquial.

.
Estetoscopio:

Compruebe que no existe ningún agujero en el tubo.


Limpie los auriculares.
Utilice la campana del estetoscopio para auscultar los ruidos. Asegúrese
de colocarla sobre la arteria, sin ejercer una presión excesiva pero
manteniendo un pleno contacto con la piel
LO QUE SE MIDE NO ES LO QUE SE OYE

Al determinar la presión arterial de un paciente, lo que mide realmente es la


presión que hay en el manguito. La presión en el vaso sanguíneo sólo se calcula
de forma indirecta.

El manómetro aneroide o de mercurio se conecta a la bolsa hinchable del


manguito. Cuando la presión en aquella excede la presión en la arteria braquial
del paciente, ésta se comprime; el flujo sanguíneo distal disminuye, y finalmente
se interrumpe.

Al liberar el aire el manguito, la bolsa hinchable se deshincha y la presión del


manguito se disminuye. Cuando ésta se iguala con la presión generada durante
la contracción cardíaca, la sangre empieza a circular de nuevo por la arteria.
Este flujo produce los ruidos de korotkkoff: un golpeteo o pulsación aguda en
cada contracción.

La causa de estos ruidos sigue siendo controvertida, pero podrían estar


ocasionados por la sangre que fluye a chorro por un vaso parcialmente ocluido.
Esta propulsión provoca una turbulencia en el vaso abierto más allá del
manguito.
TECNICA PARA LA TOMA DE LA PRESION ARTERIAL.
METODO AUSCULTATORIO

Seleccione un manguito del tamaño apropiado.

Palpe la arteria braquial a lo largo de la cara interna del brazo.

Enrolle el manguito alrededor del brazo, procure que quede bien ajustado y sin
arrugas. Coloque la bolsa hinchable centrada sobre la arteria braquial. Determine
el centro con antelación doblando la bolsa hinchable por la mitad. El borde inferior
del manguito debería quedar unos 2.5 cm por encima del espacio antecubital.
Diga al paciente que no hable.

Determine el nivel de máxima inflación hinchando rápidamente el manguito


mientras se fija en el punto en el que deja de percibir el pulso radial. Añada 30
mmHg a esa lectura.

Deshinche el manguito de forma rápida y uniforme. Luego espere unos 15 a 30


segundos antes de volver a hincharlo.
Colóquese los auriculares del estetoscopio y asegúrese de que están orientadas
hacia delante. Aplique la campana sobre la arteria braquial palpable. No apriete
demasiado, pero compruebe que existe un contacto completo con la piel.

Hinche el manguito de forma rápida y uniforme hasta el nivel de máxima inflación.


Libere el aire de forma que la presión disminuya a un ritmo de 2 – 3 mm Hg por
segundo.

Escuche el inicio de como mínimo dos latidos consecutivos. Esta es la presión


sistólica. Fíjese en la marca más próxima del manómetro. Registre siempre la
lectura de presión arterial en números enteros.

.
Escuche la amortiguación de los ruidos en los niños o su cese total en los adultos.
Esta es la presión diastólica.

Continúe auscultando hasta que la presión descienda 10 – 20 mmHg por debajo del
último ruido con el fin de confirmar su lectura, a continuación no se olvide de
deshinchar el manguito de forma rápida y completa.

Registre la presión arterial del paciente, la posición en que estaba, y el brazo utilizado
para la determinación.

Espere 1 0 2 minutos antes de repetir la determinación en el mismo brazo de forma


que se libere la sangre atrapada en las venas braquiales.

Si la lectura inicial está elevada se recomienda realizar dos determinaciones


adicionales
METODO PALPATORIO

Se emplea el tensiómetro más no el estetoscopio. El pulso radial se toma como


guía para conocer cuando desaparece el momento de la presión máxima o
sistólica, el manguito se hincha y luego se va bajando la presión de manera
gradual.

El momento en que los dedos aprecian un latido en la arteria radial equivale al de la


presión sistólica.

Una seria desventaja del método palpatorio es que no permite apreciar el momento
de la presión diastólica.
RESPIRACION:

La respiración es el medio por el cual un organismo cambia gases con la


atmósfera. La respiración externa es el intercambio de oxigeno y anhídrido
carbónico entre los alvéolos de los pulmones y la sangre, en tanto que la
respiración interna es el intercambio de estos gases entre la sangre y las células
del cuerpo.

Hay dos tipos de movimientos respiratorios: torácico (costal) ocurre por la


acción de los músculos costales y el abdominal (diafragmático) se hace a costa
de los músculos abdominales, la respiración de la mujer es de hecho torácica y
la del hombre abdominal.

.
Los movimientos respiratorios son regulados por el centro respiratorio situado
en el bulbo raquídeo. Este centro es sensible a varios factores, como la
concentración del anhídrido carbónico en la sangre y la expansión de los
pulmones.

Los movimientos respiratorios regulados de esta manera son automáticos,


sin embargo el número y la profundidad de las respiraciones están hasta
cierto punto, bajo el poder de la voluntad.

Una persona puede inspirar de manera profunda o tener una respiración


ligera y superficial, rápida lenta, dentro de las limitaciones impuestas por las
necesidades de oxígeno del organismo
El examinador observa los movimientos respiratorios sin pretender intervenir en
su ritmo, por lo general a la vez que está tomando el pulso. Si una persona
sabe que se están contando sus respiraciones, generalmente le es difícil
mantener la función normal.

También en este caso se puede contar el número de movimientos durante


medio minuto y luego multiplicar por dos.

Se cuentan las inspiraciones o las espiraciones, pero no los dos movimientos.

.
El Número: Las respiraciones en el adulto son de 12 a 18 por minuto. El
aumento anormal de este número se llama taquipnea, en tanto que la
disminución anormal se denomina bradipnea. La respiración normal, la que el
individuo sano conserva sin esfuerzo, y es regular y sin ruidos, se llama
Eupnea.

La Profundidad: Se aprecia mediante la observación de los movimientos del


tórax. Un adulto joven normal inhala y exhala unos 500 ml de aire en cada
movimiento respiratorio. Este es el volumen de ventilación pulmonar. Los
volúmenes de reserva inspiratoria y espiratoria son las cantidades de aire que
pueden ser inspirados y espirados, añadidos al volumen de ventilación
pulmonar.

El volumen residual es la cantidad de aire que permanece en los pulmones


después de una espiración forzada. La capacidad vital es la cantidad máxima
de aire que puede ser espirada después de una inspiración máxima. Los
volúmenes de ventilación pulmonar y la capacidad vital varían según los
sujetos. La profundidad de las respiraciones puede clasificarse en superficial,
normal o profunda.
La inspiración es el movimiento de aire que va
desde el exterior hacia los pulmones; la
espiración es la expulsión de parte del aire
contenido en ellos. Algunas veces es imposible
ver los movimientos torácicos de la respiración, o
sea que apenas se distingue si el paciente respira.

Si se apoya una mano sobre el tórax del paciente,


se distinguen los movimientos que de otra forma
serían imperceptibles.

Para describir las respiraciones se tomará en


cuenta el número, la profundidad, el carácter, el
ritmo y la simetría
El Carácter: Se refiere a las que se apartan de las normales hechas sin
esfuerzo:

Estertorosa: Respiración con muchos ruidos.

Respiración de cheyne stokes. Es irregular y se caracteriza porque después de


un periodo de apnea hay aumento gradual del número y profundidad de las
respiraciones, con descenso también gradual de las mismas hasta llegar a otro
periodo de apnea.

Respiración de biot: es irregular en frecuencia y profundidad, con tiempos de


apnea alternando con otros cuatro a cinco movimientos de idéntica profundidad.

Respiración de Kussmaul. Llamada también hambre de aire, es rápida e


intensa, quejumbrosa y ruidosa, con algunas pausas intercaladas.

Ritmo. Se refiere a la regularidad de los movimientos inspiratorios y espiratorios.


Si son normales, unos siguen a otros con los mismos caracteres, sin variaciones
en la longitud de las pausas entre inspiración y espiración. La simetría se refiere
a que los movimientos son sincrónicos en ambos lados del tórax.
TEMPERATURA

La temperatura corporal es el resultado de un equilibrio entre la generación y la


pérdida de calor. El centro termorregulador regula este equilibrio y se halla
situado en el hipotálamo.

Cuando la temperatura sobrepasa el nivel a que se halla ajustado el termostato


entran en acción algunos mecanismos como vasodilatación periférica,
hiperventilación y sudoración que promueven la pérdida del calor.

Si la temperatura cae por debajo de dicho nivel entran en juego mecanismos


que generan calor tales como aumento del metabolismo y contracciones
musculares espasmódicas que ocasionan el fenómeno del escalofrío.

Además de los anteriores cambios reflejos, el paciente ayuda a equilibrar su


temperatura mediante ciertas acciones voluntarias: Si siente frío se abriga o
busca un ambiente cálido; si siente calor procede en sentido inverso. Es por eso
que pacientes con alteraciones de la conciencia, al no poder realizar esos actos,
se hacen más vulnerables a los cambios de temperatura.
El aumento de la temperatura corporal puede deberse:

A elevación del punto de regulación del termostato hipotálamo; en tal caso se habla
de fiebre.

A excesiva producción de calor o reducción de pérdida de calor que produzcan


alzas térmicas que sobrepasan la capacidad de control del hipotálamo; a estas
situaciones se les denominan hipertermias.

La toma y registro de la temperatura del paciente es parte indispensable del


examen físico. La temperatura corporal varía con las horas del día. Es más baja
hacia la madrugada y sube en las horas de la tarde. Esta diferencia diurna casi
nunca es superior a 0.5 grados.

La temperatura varía según el lugar donde de la tome. Es más elevada en las


cavidades y pliegues en donde dos superficies se ponen en contacto porque allí se
mantiene la temperatura debido a que es menor la radiación del calor. De ahí que
los sitios más apropiados para tomar la temperatura sean los pliegues de la ingle o
de la axila y las cavidades bucal y rectal. Siempre que se pueda, la temperatura se
debe medir en la boca o en el recto. La temperatura normal del cuerpo es de 37ºC.
en la boca La temperatura rectal es de 0.5ºC más alta y la axilar es 0.5 ºC más baja.
Pirexia y fiebre son dos términos usados para referirse a la temperatura elevada. El
término hipotermia se refiere a la temperatura inferior a la normal.
Según la intensidad de la temperatura, las fiebres se clasifican en:

Febrículas : cuando la temperatura no pasa de 38 ºC.

Fiebre moderada, cuando la temperatura oscila entre 38 y 39 grados.

Fiebre alta, cuando la temperatura sube de 39 grados.

Según la forma de la curva térmica se distingue:

Fiebre continua, es aquella que tiene una oscilación diaria inferior a un


grado, sin que la temperatura llegue nunca a su nivel normal.

Fiebre remitente, la que presenta oscilaciones diarias mayores de un


grado, pero el descenso tampoco llega hasta lo normal.
Fiebre intermitente, es aquella en que la temperatura desciende hasta
lo normal, para luego volver a ascender.

Fiebre recurrente, caracterizada por episodios febriles que alternan con


periodos de temperatura normal los cuales se extienden por días o semanas.

Fiebre ondulante, curva integrada por periodos de fiebre continua que


va descendiendo paulatinamente hasta lo normal y que alternan con periodos de
apirexia que se prolongan por varios días para ir ascendiendo de nuevo
lentamente; es realmente una forma de fiebre recurrente que suele presentarse en
la brucelosis y en algunos casos de enfermedad de Hodgkin

La fiebre generalmente va precedida de una sensación de frío que, si es leve, el


paciente se refiere a ella diciendo que tiene "erizamientos", y si es acentuada se
acompaña de estremecimientos musculares, dando un cuadro que se denomina
escalofrío, el escalofrío puede ser moderado o fuerte cuando se acompaña de
castañeteo de dientes y sacudidas musculares.

El escalofrío fuerte generalmente es premonitor de marcada elevación térmica, la


cual usualmente cae después de cierto tiempo, presentándose en este momento
intensa sudoración.
Al conjunto de fuerte escalofrío, elevación térmica acentuada por breve periodo de
tiempo y defervescencia con o sin sudoración se le da el nombre de ACCESO
FEBRIL.

La temperatura del cuerpo se mide con un termómetro clínico, que es un tubo de


cristal alargado calibrado en grados centígrados o Fahrenheit. Dentro del tubo se
mueve una columna de mercurio, la cual se dilata como respuesta al calor recibido
desde el cuerpo. La escala de los termómetros clínicos suele partir de 35ºc hasta
llegar a un punto culminante de 43ºC.

El lugar más propio para obtener la medida de la temperatura interna es la boca.


Los pequeños vasos sanguíneos de la cara inferior de la lengua descansan cerca
de la superficie. Cuando el termómetro se coloca bajo la lengua y se cierra la
cavidad bucal, es posible obtener una estimación razonablemente exacta de la
temperatura corporal interna.

El termómetro se limpia, se agita y se coloca sublingualmente durante tres


minutos. El paciente detiene el termómetro con los labios, evitando morderlo.
Después que el termómetro se retira y se anota la temperatura, se limpia, se
sacude, se enjuaga con agua fría y se seca.
Algunas veces es necesario tomar la temperatura del paciente en el recto,
generalmente en los niños.

Este método se usa si no hay seguridad ni precisión al tomar la temperatura en la


boca, se coloca al paciente de lado después de lubricar el termómetro y teniendo
en cuenta que la columna de mercurio esté abajo se introduce 2 cm y se deja por
un minuto, al retirarlo se lee la temperatura, se registra se lava y desinfecta, el
termómetro.

La temperatura axilar se coloca el termómetro entre la cara interna del brazo del
paciente y la parte adyacente del tórax, y se conserva el brazo cruzado sobre el
pecho.

El termómetro se deja por 3 minutos, se retira se lee la temperatura.


MEDIDAS ANTROPOMETRICAS

El peso y la composición corporales proporcionan gran cantidad de información


sobre el estado de salud del paciente, y sus alteraciones suelen indicar la
presencia de procesos patológicos.

Cada órgano y sistema orgánico tiene su periodo particular de crecimiento rápido,


caracterizado por una rápida diferenciación celular y una serie de cambios
morfológicos influidos por los factores físicos y ambientales a los que el órgano o
sistema se hallan expuestos, como individuo, cada uno de nosotros tiene un
calendario de crecimiento personal y característico, así como un resultado final
igualmente individual y único.

No obstante los patrones secuenciales son equivalentes para los distintos


individuos, a menos que intervenga algún proceso fisiopatológico ambiental o
intrínseco que los modifique. El crecimiento esquelético se considera completo
cuando las epífisis de los huesos largos se han cerrado.

Este fenómeno se produce a una edad media de 17.5 años en los varones y de
15.5 años en las mujeres, 2 años después de la menarquia. No obstante el
crecimiento esquelético continúa hasta los 30 años. Durante ese periodo la
estatura aumenta de 3 a 5 mm y desde los 30 a los 45 años se mantiene
estacionaria, después de esta última edad la estatura comienza a reducirse.
El peso corporal se halla estrechamente relacionado con el crecimiento estatural y
con el desarrollo orgánico. El crecimiento y el desarrollo dependen en gran
medida de una nutrición adecuada.

El cambio de las proporciones corporales guarda relación con el patrón de


crecimiento esquelético. Durante el periodo fetal predomina el crecimiento de la
cabeza. El aumento de peso fetal es paralelo al crecimiento en longitud, pero
alcanza su nivel máximo durante el tercer trimestre, debido al aumento del tamaño
de los órganos.

El peso del niño al nacer está determinado en gran parte por el peso materno
previo al embarazo, por el aumento de peso durante éste, por la función
placentaria y por la edad gestacional.

Durante la lactancia predomina el crecimiento del tronco, y el aumento de peso


sigue siendo rápido, aunque su ritmo se va desacelerando.

El contenido de grasa del organismo aumenta lentamente durante las primeras


fases del desarrollo fetal y se acelera en la lactancia, hasta alrededor de los 9
meses.
Las piernas son la parte del organismo que crece con mayor rapidez durante la
infancia, época en la cual la ganancia de peso sigue un ritmo constante. El tejido
adiposo aumenta lentamente hasta los 7 años de edad, cuando tiene lugar un
aumento prepuberal de grasa, antes del estirón puberal.

El tronco y las piernas se alargan durante la adolescencia, en la cual se adquiere


aproximadamente el 50% del peso ideal del sujeto y la masa esquelética y los
sistemas orgánicos duplican su tamaño.

Es en la adolescencia cuando los varones desarrollan hombros más anchos y


mayor musculatura que las mujeres, mientras que éstas desarrollan una pelvis
más amplia.

Durante las primeras fases de la adolescencia los chicos experimentan un ligero


aumento de la grasa corporal, seguido de un aumento proporcional de masa
corporal magra. Las chicas por su parte, presentan un aumento constante de
tejido graso a lo largo de toda la adolescencia, que comienza después del estirón
de crecimiento.
El Peso:

se mide en kilogramos, un kilogramo equivale a 2 libras. Si el paciente tiene


que ser pesado con regularidad, la operación se hará a la misma hora del día,
pues el peso de una persona varía bastante durante 24 horas.

Lo corriente es tomar el peso antes de la primera comida del día, con el fin de
que los valores sean comparables.

Antes de que el paciente se suba a la plataforma de la balanza, calíbrela a


cero, ajustando el botón del calibrado hasta que el fiel permanezca de manera
estable en la referencia.
El paciente debe estar con el mínimo de ropa, evacuada la vejiga y descalzo,
antes de que el paciente se suba a la plataforma de la balanza se habrá
colocado sobre esta una toalla de papel, una vez el paciente se encuentre en
posición erguida con los pies juntos y con los hombros derechos y el mentón
levantado se procede a identificar la medida del peso en forma gradual
utilizando el botón que se encuentra en el medidor, si es de aguja se
determina hasta cuando esta se estabilice.

La báscula infantil se emplea para pesar lactantes y niños de corta edad o


que no puedan mantenerse en pie por si solos, funciona igualmente a la de los
adultos, pero tiene divisiones en gramos, esta báscula cuenta con una
plataforma de lados curvos, sobre la que el niño pueda colocarse sentado, o
acostado.
La Talla:

En los adultos la estatura se determina mediante un tallímetro, dispositivo


formado por una escuadra para la cabeza que se desplaza a lo largo de una
barra fija graduada en centímetros y por una plataforma. se coloca al
paciente de espaldas descalzo y con los pies juntos, erguido, junto a la barra
medidora, se despliega el brazo del estadiómetro o escuadra y se coloca
sobre la coronilla del paciente, pudiendo así determinar su estatura.

En los lactantes puede medirse mediante un dispositivo provisto de un tope


rígido para la cabeza y un móvil para los pies, este dispositivo se coloca
sobre la mesa de exploración de modo que ambos topes queden
perpendiculares al eje longitudinal de la mesa.

El niño se coloca boca arriba con la cabeza en contacto con el tope


correspondiente, y el tope de los pies se desplaza hasta que toca la cara
plantar de los pies del niño.
Perímetro Abdominal:

La circunferencia de la cintura es una medición fácil. Se ha estimado que una


circunferencia mayor o igual a 88 cm para las mujeres y 102 cm para los hombres
es indicativo de sobrepeso.

La relación cintura/cadera es la medición que se hace hacia la mitad entre la


cresta ilíaca y la última costilla comparada con la medición a nivel de ambos
trocánter mayor en la cadera.

Para las mujeres la relación cintura/cadera debe ser de 0.7 y para los hombres de
0.8.