You are on page 1of 11

Diapédesis

Los neutrófilos (leucocitos)


interaccionan con agentes
quimiotácticos para migrar
a sitios invadidos por
microorganismos, en un
proceso denominado
diapédesis o extravasación.
Este proceso consta de tres
etapas:
Diapédesis
1. En la luz del vaso sanguíneo: marginación, rotación y
adhesión al endotelio:
Cuando se inicia el proceso de inflamación, se produce
una vasodilatación iniciada por mediadores químicos,
que provoca la salida de líquido de la sangre hacia los
tejidos, generando un edema. Como consecuencia, la
viscosidad de la sangre aumenta, debido al aumento de
concentración de los glóbulos rojos, lo que a su vez
provoca un descenso en el flujo sanguíneo (estasis). En
estas condiciones hemodinámicas, los leucocitos se
redistribuyen en posición periférica, un fenómeno
denominado marginación.
Diapédesis
Los leucocitos ruedan sobre la superficie del endotelio,
estableciendo contactos transitorios con las células endoteliales.
Finalmente, se adhieren firmemente al endotelio, antes de iniciar
la migración.
Simultáneamente al efecto vasodilatador, los mediadores de la
inflamación (TNF e IL-1) activan las células endoteliales, que
expresan proteínas de adhesión para los leucocitos. La fase de
rotación está mediada por la familia de proteínas de membrana
denominadas selectinas, que pueden ser de tres tipos:
selectina-L, que se expresa en los leucocitos
selectina-E, en las células endoteliales
selectina-P, en las plaquetas y en las células endoteliales
Diapédesis
La interacción entre los receptores de selectina de los
neutrófilos y las selectinas de las células endoteliales da lugar
a que los neutrófilos rueden con lentitud a lo largo del
recubrimiento endotelial de los vasos.
Por otro lado, las quimiocinas de la inflamación provocan
un cambio de estado de las integrinas de la membrana de
los PMN, que pasan de una conformación de baja afinidad
a una conformación de alta afinidad, mientras que la IL-1 y
el TNF inducen a las células endoteliales para que expresen
moléculas de adherencia intercelular tipo 1 (ICAM-1) y
moléculas de adherencia vascular (VCAM-1), a las cuales se
unen con avidez las moléculas de integrina de alta afinidad
de los neutrófilos, provocando la adhesión firme de los
PMN al endotelio.
Diapédesis
Diapédesis
2. Migración a través de la pared del vaso sanguíneo.
Las quimioquinas liberadas por los macrófagos y los
mastocitos tisulares en respuesta a la presencia de
microorganismos, cuerpos extraños o daño tisular, actúan
sobre los PMN adheridos al endotelio, estimulando su
migración a través de los espacios interendoteliales hacia el
sitio dañado o infectado. Algunas moléculas presentes en las
uniones entre las células endoteliales facilitan la migración.
Después de atravesar el endotelio, los PMN deben romper la
lámina basal, probablemente segregando colagenasas, y
entrar en el tejido extravascular. Para ello, los leucocitos se
adhieren a la matriz extracelular mediante la unión de sus
integrinas y CD44 a las proteínas de la matriz.
Diapédesis
Diapédesis
3. Migración en el tejido hacia un estímulo quimiotáctico.
Una vez en el compartimiento de tejido conectivo, los
leucocitos migran hacia la zona dañada por un proceso
denominado quimiotaxis, que se define como la
locomoción dirigida a lo largo de un gradiente químico. Las
sustancias que generan dicho gradiente pueden ser exógenas
(por ejemplo, toxinas bacterianas) o endógenas, entre las
que se encuentran diferentes mediadores químicos:
citoquinas, sobre todo las de la familia de las quimioquinas
(como IL-8);
componentes del sistema del complemento, sobre todo C5a;
metabolitos del ácido araquidónico, sobre todo el
leucotrieno B4 (LTB4).
Diapédesis
Todos estos agentes se unen a receptores transmembrana
acoplados a proteína G en la superficie de los leucocitos.
Esto desencadena una vía de señalización que resulta en la
activación de segundos mensajeros que aumentan el calcio
citosólico y activan GTPasas y kinasas. Como consecuencia,
se induce la polimerización de la actina, que genera un
aumento de actina polimerizada en el extremo celular
próximo a la región dañada, y localización de los filamentos
de miosina en la parte posterior celular. El leucocito se
mueve extendiendo filopodios que tiran de la parte
posterior celular en dirección de la extensión, como un
coche con tracción delantera. El resultado final es que el
leucocito se mueve hacia la zona objetivo.