You are on page 1of 14

RELACION DEL ABOGADO

CON LOS JUECES


La deontología jurídica trata sobre la moral del
abogado y la forma de actuar con su cliente, el
profesional del derecho tiene que defender los
intereses de su patrocinado siempre actuando con
la verdad y siempre teniendo en cuenta su ética
profesional.

El abogado que es honesto tiene como deber ético


el guardar reserva de los asuntos vinculados con la
vida privada de sus clientes. Ello, porque se debe
proteger el bien jurídico correspondiente a la
intimidad de la vida privada de las personas,
protegidas por la normatividad jurídica.
Analizar y valorar la moral del abogado y su
actuación en el ejercicio profesional en
relación con los principios deontológicos y
su relación con los clientes, colegas y demás
personajes del proceso jurídico.

El abogado probo es consecuente con sus


principios y con el juramento que pronunció
al incorporarse a su respectivo colegio
profesional.
El abogado patrocina los intereses privados
de sus clientes, defendiendo sus derechos
en un asunto jurisdiccional o administrativo,
su relación ya no se restringirá solamente a
su cliente, sino que también habrá de
relacionarse con la autoridad y por ende
tendrá deberes para con ella.
AUTORIDAD
Es “La potestad que inviste a una persona o
corporación para dictar leyes, aplicarlas o
ejecutarlas o para imponerse a los demás por su
capacidad o influencia. Es la facultad y el derecho
de conducir y de hacerse obedecer dentro de
ciertos límites preestablecidos”.
La autoridad, resulta de gran necesidad para
nuestro tema, entender que esta autoridad debe
haberse adquirido legítimamente “porque no es
autoridad, quien ejerce las potestades
arbitrariamente”[
La Constitución Política del Perú establece que el
poder emana del pueblo y se ejercita en su
representación, la autoridad proviene de una
delegación de la propia comunidad, y su amplitud
está limitada y contenida por el interés general. Tal
delegación deberá expresarse mediante los medios
establecidos por la ley, de no ser así, por ejemplo,
en caso de un incurrimiento revolucionario contra
la propia ley, la autoridad no podrá ejercerse ya en
nombre de la ley, sino que estaremos frente a una
autoridad de facto.
Los abogados al patrocinar a sus clientes en litigio
entran necesariamente en relación con la
autoridad y deben actuar como guardianes celosos
y responsables de las normas procesales. “El
abogado deberá hallarse siempre dispuesto a
prestar su apoyo a la magistratura, cuya alta
función social requiere la asistencia de la opinión
forense; pero mantendrá respecto a ella una
cortés actitud que no amengüe su plena
autonomía; y le asegure el libre ejercicio de su
ministerio.
Esta relación produce para el abogado
deberes y obligaciones; los primeros de
naturaleza moral y los segundos de
naturaleza jurídica. A este respecto
trataremos de deslindar los deberes de las
obligaciones.
CRÌTICA DE LOS JUECES
Los renovados lamentos de los jueces por las
críticas que, en general o a partir de decisiones
específicas, reciben en los medios de comunicación
son consecuencia de esta comprensión desviada
de la independencia. El juez tiene que explicar sus
decisiones y, como institución, los jueces tienen
que justificar socialmente su tarea. Estas
obligaciones corresponden al desempeño como
servidor público, que un juez ciertamente es.
En la actualidad, la organización política que mantiene el
Poder Judicial ha mostrado una gran ineficacia para solucionar
el problema de la corrupción. Una de las causas principales de
este problema es la debilidad política que tiene este poder del
Estado.
Este es manejado con total facilidad por el gobierno de turno,
ya que este nombra a los magistrados dependiendo del apoyo
que le hayan dado en su campaña electoral. Además,
debemos añadir la falta de eficiencia del sistema judicial, pues
la lentitud, el formalismo y la falta de recursos humanos ,
favorecen el alargamiento de los procesos judiciales de las
grandes autoridades corruptas.
IMPARCIALIDAD JUDICIAL
El Juez debe ser imparcial tanto en sus decisiones como en
el proceso de su adopción. Su imparcialidad fortalece la
imagen del Poder Judicial.
El Juez debe respetar la dignidad de toda persona
otorgándole un trato adecuado, sin discriminación por
motivos de raza, sexo, origen, cultura, condición o de
cualquier otra índole. En el ejercicio de sus funciones, el
Juez debe superar los perjuicios que puedan incidir de
modo negativo sobre su comprensión y valoración de
hechos así como en su interpretación y aplicación de las
normas.
El Juez debe evitar ser miembro o participar en
grupos, organizaciones o encuentros de carácter
político que pudieran afectar su imparcialidad en
asuntos de carácter jurisdiccional.
En particular el Juez no debe ser:
- Ser miembro de un partido o participar de
recolección de fondos partidarios.
- Asistir a reuniones políticas o campañas políticas.
- Pronunciar discursos o hacer declaraciones o
actuaren respaldo de una organización política o
candidato, o manifestar públicamente adhesión u
oposición a un candidato a un cargo publico.
LA CONCIENCIA PROFESIONAL
Es el reconocimiento que tiene el profesional
acerca de su misma profesión, de sus
deberes y derechos, viviendo situaciones
concretas que le permiten obrar con
responsabilidad, ciñéndose a los ideales de
la profesión.
CONDUCTA PROFESIONAL
Es la conducta correcta que debe observar
fielmente el profesional como tal.
Esta conducta ha de estar adecuada a los
deberes y derechos que impone la
profesión.
A todo esto se le opone, lo que se
denomina, inconducta profesional.