You are on page 1of 18

Acto Jurídico

Juan Espinoza Espinoza


Conformidad a la Ley
Conformidad al valor justicia

Hecho Natural
Jurídico Lícito
Humano Voluntario
Involuntario Ilícito
¿Hecho Legal
Jurígeno?
(art. 1118 c.c.)
Discernimiento

Intención

Libertad
Sujeto Agente capaz

Relación jurídica
Objeto
Prestación
Precepto
Elementos del
acto jurídico Causa lícita: Función
Fin individual práctica. Razón
justificante.

Formalidad particulares exigencias


adicionales a la
exteriorización normal de
la voluntad
Forma

Es un “vehículo a la exteriorización de la voluntad”.

Formalidad

Es el conjunto de “particulares exigencias adicionales a


la exteriorización normal de la voluntad”.

“Toda voluntad con existencia jurídica requiere una


estructura que la evidencie. Pero esa estructura no
siempre debe tener ritos especiales”.

Ad solemnitatem (constitutiva) Art. 1625 c.c.

Ad probationem (declarativa) Art. 1623 c.c.


Diferencias Acto Jurídico Negocio Jurídico
Categoría Género Especie
Fin Licito o ilícito Sólo lícito (no es
pacífico en doctrina:
Messineo)
Normas que Imperativas (1328 .c.c) Supletorias (1364 c.c.)
lo regulan
principalmente
Instrumento Manifestación de voluntad Declaración de
Hallazgo (art. 935 c.c.) voluntad (art. 1351
c.c.)
Naturaleza Patrimonial y no Principalmente
patrimonial patrimonial
Aspecto Aspecto Funcional
Acto Estructural
Jurídico

Validez Eficacia
Momento
Fisiológico

Invalidez Ineficacia
77, 161, 1539 c.c.

Momento Nulidad Rescisión

Anulabilidad (art. 1370-1447 c.c.)


Patológico
Resolución

Inexistencia (art. 1371-1430 c.c.)


Art. 1359, 219.1 c.c.
Diferencias Nulidad Anulabilidad
Origen Afectación a los elementos Vicio de voluntad
esenciales
Fundamento Interés público Interés privado
Interposición Por las partes o un tercero Sólo por las partes

Efectos No pueden ser Pueden ser


jurídicos confirmados confirmados
Cabe conversión legal (art. 230 c.c.)
(art. 703, 1665 y 1829 c.c)
Prescripción Diez años Dos años

Art. 222 c.c. “El acto jurídico anulable es nulo desde


su celebración por efecto de la sentencia que lo declare”.
Orden Público

Conjunto de principios jurídicos, económicos, sociales,


éticos y de diversa índole que regulan la estructura y
funcionamiento de la sociedad

Normas imperativas vs. Normas de Orden público

1328 c.c. – 242.2 c.c.

V T.P. y 219.8 c.c.

Buenas costumbres

Costumbre jurídica
Abuelo (a)

Padre Tío (a)

Hijo (a) Primo (a)


Artículo 135 de la Decisión 486, Régimen Común
sobre Propiedad Industrial:

“no podrán registrarse como marcas los signos


que: p) sean contrarios a la ley, a la moral, al
orden público o a las buenas costumbres”.
Estático Límite de la autonomía
privada (art. V T.P. c.c.)

Orden Dinámico Las condiciones que permiten


Público
el libre desarrollo de los
integrantes de la sociedad.
De ello se desprende la
obligación del Estado de
remover los obstáculos que lo
impidan
Con fecha 28 de diciembre de 1998, se promulga la Ley
N.o 27049, en la cual se precisa el derecho de los
ciudadanos a no ser discriminados, adicionándose a la
Ley de Protección al Consumidor el artículo 7-B, que
establece que:

«Los proveedores no podrán establecer discriminación


alguna respecto a los solicitantes de los productos y
servicios que los primeros ofrecen en locales abiertos al
público.

Está prohibido realizar selección de clientela, excluir a


personas o realizar otras prácticas similares sin que
medien causas de seguridad del establecimiento o
tranquilidad de sus clientes u otras razones objetivas y
justificadas.
La carga de la prueba sobre la existencia de un trato
desigual corresponde al consumidor afectado o, de ser el
caso, a quien lo represente en el proceso o a la
administración cuando esta actúe de oficio. Acreditar la
existencia de una causa objetiva y justificada le
corresponde al proveedor del bien o servicio. Si el
proveedor demuestra la existencia de una causa objetiva
y justificada, le corresponde a quien alegue tal hecho
probar que esta es en realidad un pretexto o una
simulación para incurrir en prácticas discriminatorias.
Para todos estos efectos será válida la utilización de
indicios y otros sucedáneos de los medios probatorios”.
El deber de idoneidad

El deber del proveedor a que el consumidor cuente con


productos y servicios idóneos está regulado en el art. 8
LPC, el cual prescribe lo siguiente:

“Los proveedores son responsables, además, por la idoneidad


y calidad de los productos y servicios; por la autenticidad
de las marcas y leyendas que exhiben los productos; por
la veracidad de la propaganda comercial de los productos;
y por el contenido y la vida útil del producto indicados en
el envase, en lo que corresponde”.
Este artículo ha sido interpretado por la Sala de Defensa de la
competencia del Tribunal de Defensa de la Competencia y de
la Propiedad Intelectual, mediante Resolución No. 085-96-
TDC, del 13.11.96, que confirmó la Resolución en la cual la
Comisión declaró fundada la denuncia interpuesta por el
señor Humberto Tori Fernández contra Kouros E.I.R.L., a
propósito de la comercialización de un par de zapatos que se
rompieron dos meses después de haber sido adquiridos. En
dicha Resolución, se estableció el siguiente precedente de
observancia obligatoria:

“De acuerdo a lo establecido en la primera parte del artículo


8 del Decreto Legislativo 716, se presume que todo
proveedor ofrece como una garantía implícita, que el bien o
servicio materia de la transacción comercial con el
consumidor es idóneo para los fines y usos previsibles para
los que
normalmente se adquieren éstos en el mercado, según lo
esperaría un consumidor razonable, considerando las
condiciones en las cuales los productos fueron adquiridos
o los servicios contratados, lo que comprende el plazo de
duración razonablemente previsible de los bienes
vendidos.

Sin embargo, si las condiciones y términos puestos en


conocimiento del consumidor o que hubieran sido
conocibles usando la diligencia ordinaria por parte de
éste, contenidos en los documentos, envases, boletas,
recibos, garantías o demás instrumentos a través de los
cuales se informa al consumidor excluyen o limitan de
manera expresa los alcances de la garantía implícita, estas
exclusiones o limitaciones serán oponibles a los
consumidores.
La carga de la prueba sobre la idoneidad del producto
corresponde al proveedor del mismo. Dicha prueba no
implica necesariamente determinar con precisión el
origen o causa real de un defecto, sino simplemente que
éste no es atribuible a causas imputables a la fabricación,
comercialización o manipuleo”.

¿Discriminación o falta de idoneidad?


Otro significado alternativo que hace la jurisprudencia
nacional del orden público es cuando lo asimila a la
noción de seguridad o tranquilidad. Así, la Sala Civil
Transitoria de la Corte Suprema de Justicia de la
República, con fecha 14 de abril de 1999 (Casación N.o
2516-98), establece que:

[…] el orden público debe entenderse conforme a la


doctrina imperante a aquella situación de normalidad en
que se mantiene y vive un Estado cuando se desarrollan
las diversas actividades individuales y colectivas sin que
se produzcan perturbaciones o conflictos; así mismo lo
caracteriza el conjunto de normas e instituciones cuyo
objeto consiste en mantener en un país el buen
funcionamiento de los servicios públicos, la seguridad y
moralidad de las relaciones entre los particulares.