You are on page 1of 13

1 Corintios 4:20

20Porqueel reino de Dios no consiste en


palabras, sino en poder.
Daniel desafió al reino de Nabucodonosor
al imponer que alimentos quería consumir.
Daniel 1:8
8Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la
porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía;
pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase
a contaminarse.
Daniel 1:14-16
14Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez
días. 15Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos
mejor y más robusto que el de los otros muchachos que
comían de la porción de la comida del rey. 16Así, pues, Melsar
se llevaba la porción de la comida de ellos y el vino que
habían de beber, y les daba legumbres.
Daniel desafió un edicto que hicieron firmar al
rey Darío, en su contra. Daniel 6:10
10Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró
en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban
hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y
daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.
Daniel 6:19
19El rey, pues, se levantó muy de mañana, y fue
apresuradamente al foso de los leones. 20Y acercándose al
foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel,
siervo del Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú
continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones?
Daniel 6:21
21Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para
siempre. 22Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los
leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui
hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho
nada malo. 23Entonces se alegró el rey en gran manera a
causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso; y fue Daniel
sacado del foso, y ninguna lesión se halló en él, porque había
confiado en su Dios.
Sadrac, Mesac y Abed-nego desafiaron a
Nabucodonosor. Daniel 3:14-15
14Habló Nabucodonosor y les dijo: ¿Es verdad, Sadrac, Mesac
y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la
estatua de oro que he levantado? 15Ahora, pues, ¿estáis
dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del
tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo
instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que
he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis
echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué
dios será aquel que os libre de mis manos?
Daniel 3:16-18
16Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey
Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te
respondamos sobre este asunto. 17He aquí nuestro Dios a
quien servimos puede librarnos del horno de fuego
ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18Y si no, sepas,
oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco
adoraremos la estatua que has levantado.
Daniel 3:24-25
24Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó
apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a
tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al
rey: Es verdad, oh rey. 25Y él dijo: He aquí yo veo cuatro
varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir
ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de
los dioses.
Daniel 3:26-27
26Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno
de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego,
siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac,
Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego.
27Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes

y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el


fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni
aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas
estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.
Elías desafía a los profetas de Baal
1 reyes 18:23-24
23Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno, y córtenlo
en pedazos, y pónganlo sobre leña, pero no pongan fuego
debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y
ningún fuego pondré debajo. 24Invocad luego vosotros el
nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de
Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése
sea Dios. Y todo el pueblo respondió, diciendo: Bien dicho.
1 reyes 18:36-38
36Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó
el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac y de
Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo
soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas
cosas. 37Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que
conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú
vuelves a ti el corazón de ellos. 38Entonces cayó fuego de
Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el
polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.
CONCLUSION:
Jeremías 20:11
11Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por
tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán;
serán avergonzados en gran manera, porque no
prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será
olvidada.

¡En Dios haremos proezas!


Salmos 60:12