You are on page 1of 5

Fenomenología de la

religión.
Mircea Eliade , Joseph M. Kitagawa. Metodología de la
historia de las religiones.

Problema de la sistematización en la actualidad por los


datos proporcionados por el estudio de las religiones
ha entrando a una fase decisiva, existe muchas
estructuras análogas en diferentes religiones y por lo
tanto es posible establecer algunas leyes generales que
nos permitan pensar en términos de unidad ordenada
y al mismo tiempo, distinguir el dato religioso a
diversos niveles en su totalidad histórica.
Según Duméry : nunca es posible tratar al Dios verdadero
como un objeto de la razón . El es una subjetivad
soberana. También está más allá de todo lo que la mente
concibe que es y transciende todas las determinaciones
mediante las cuales la mente aspira llegar a él.

Según Austen Farrer : La reflexión teológica debe elabora


constantemente la biblia, pero la reflexión religiosa siempre
debe mantenerse en relación con las realidades del
testimonio bíblico, los principios primeros e irreductibles a
partir de los cuales dicha reflexión se realiza.
En realidad, la fenomenología de las religiones tiene
como fundamento una descripción que respeta los datos
y su peculiaridad intencionalidad. Pretende establecer
un orden. Eso es lo que hizo precisamente Joachim
Wach. Además este orden no incluyen meras
formulaciones más o menos felices de datos universales
sino que distingue aquellos que son formas sucesivas
de una misma relidad.
Existen dos premisas fundamentales la primera es la
necesidad de comenzar con “disciplinas positivas en
especial la historia”. Es aquí donde la historia de las
religiones proporciona un elemento de primordial
importancia. Por supuesto, el error de las antiguas
teodiceas residía en no reconocer esta subestructura
positiva, y en proporcionar una enorme masa de
símbolos, ritos, y actitudes que constituye los datos sobre
los cuales debe hacerse una reflexión sobre la religión.
La segunda premisa es el reconocimiento de la especificad
de los hechos religioso. Allí resulta decisivo el aporte de la
fenomenología.