You are on page 1of 14

LA HIPOGLUCEMIA

El concepto de Hipoglucemia

Los hidratos de carbono son la principal ‘fuente de


combustión’ para obtener energía en el organismo
humano .Los carbohidratos se pueden clasificar en
monosacáridos (ribosa, glucosa, fructosa y galactosa)
disacáridos (maltosa, lactosa y sacarosa) y polisacáridos
(inulina, amilosa, almidón y glucógeno).

Los carbohidratos, tanto los simples como los complejos,


son la principal fuente dietética de glucosa para el
organismo. Durante la digestión, la glucosa es absorbida
por la corriente sanguínea –azúcar en sangre- que la
transporta a cada célula del cuerpo. La glucosa que no ha
sido utilizada es almacenada como glucógeno en el hígado.
La cantidad de glucosa en la sangre es controlada,
principalmente por la insulina y el glucagón. Una
excesiva/reducida secreción de estas sustancias
provocan que el nivel de azúcar en sangre
descienda demasiado (Hipoglucemia) o se eleve
en exceso (Hiperglucemia). Otras sustancias
químicas que mediatizan el nivel de azúcar en
sangre son el cortisol, la hormona del crecimiento
y las catecolaminas -epinefrina y norepinefrina-
(Morrison y Hark,1995).
El estrés es acusado a menudo de ser el principal responsable
de la ansiedad, la depresión y la fatiga pero, aunque el estrés
tiende a agravar cualquier situación, lo cierto es que en
ocasiones la causa de estos problemas tiene un origen
biológico, y la Hipoglucemia es una de los responsables
biológicos más comunes y menos reconocidos(Krimmel y
Krimmel,1992;Light,1983;Service 1995).

La Hipoglucemia es producto de un anormal metabolismo del


azúcar que produce niveles excesivamente bajos de azúcar en
sangre. Paradójicamente una de las causas que puede originar
esta condición es el consumo excesivo de azúcar o
carbohidratos simples.
Otros factores etiológicos incluyen una insuficiencia
adrenal, problemas de absorción intestinal, trastornos
hepáticos o pancreáticos y niveles bajos de
progesterona. La deficiencia en ciertos aminoácidos y
en minerales como el Cromo, el Manganeso y el
Potasio también pueden provocar Hipoglucemia. Se ha
asociado de igual forma a otros problemas y
desordenes metabólicos menos comunes y, en
ocasiones, por la presencia de tumores cancerígenos
(Morrison y Hark,1995).
El tipo más común de Hipoglucemia, conocida como
funcional, fue descubierto en personas diabéticas en
1923 por el Dr. Seale Harris. Las dos causas primarias
de Hipoglucemia son:

1.-Escesiva estimulación de la producción pancreática


de insulina provocada por el consumo de grandes
cantidades de hidratos de carbono refinados, cafeína u
otro tipo de estimulantes artificiales.

2- Fallo de la respuesta pancreática para ajustar su


producción de insulina tras responder a un incremento en
los niveles de azúcar en sangre, provocada por la ingestión
excesiva de determinados nutrientes.

La Hipoglucemia, por lo tanto, es producto de la


incapacidad del cuerpo para regular apropiadamente los
niveles de azúcar en sangre, provocando que el nivel de
azúcar en sangre sea excesivamente bajo o disminuya de
manera excesivamente brusca.
El sistema nervioso es extremadamente sensible a los
cambios en el nivel de azúcar en sangre, por lo que los
síntomas comunes y característicos de la Hipoglucemia
incluyen nerviosismo, irritabilidad, cansancio, depresión y
dolores de cabeza.

Los niveles de azúcar en sangre -concretamente la glucosa-


junto con la Glutamina son el ‘combustible’ esencial para
cualquier operación mental y actividad física, incluyendo la
actividad muscular. Si el combustible disponible es
inadecuado y/o excesivamente escaso, cualquier actividad
física o mental puede comenzar a resentirse. Además, las
desequilibrios glandulares producidos como respuesta al
tratar de regular los niveles de azúcar, provocan sus
propios síntomas. Especialmente importantes son los
provocados por el exceso de adrenalina, usualmente
percibidas por el sujeto como ansiedad y que en algunas
ocasiones provocan comportamientos agresivos y/o
violentos.
.-El Diagnóstico de la Hipoglucemia

Existen pruebas médicas estandarizadas, como el test de


tolerancia a la glucosa, para el diagnóstico adecuado de la
Hipoglucemia. No obstante la aplicación correcta de las
mismas, su grado de disponibilidad y su, en ocasiones,
interpretación rígida genera algunos problemas de carácter
práctico.

A continuación se presentan los síntomas característicos de


la Hipoglucemia. Aunque agrupados en dos categorías
básicas (psicológicos y físicos) en la práctica ambas
categorías se suelen solapar (Krimmel y
Krimmel,1992;Service 1995):
Síntomas psicológicos:

-Ansiedad, de intensidad variable.


-Comportamiento antisocial /
aislamiento / retraimiento.
-Fobias específicas.
-Nerviosismo. Irritabilidad.
-Depresión.
-Incapacidad para descansar
adecuadamente.
-Comportamientos con rasgos
obsesivo-compulsivos.
-Problemas de memoria.
-Dificultades de concentración.
-Pesadillas y terrores nocturnos.
Síntomas físicos:

-Dolores de cabeza.
-Taquicardias.
-Fatiga y debilidad generalizada.
-Calambres musculares y temblores.
-Patrones de sueño irregulares.
-Cambios peso corporal.
-Ingestión compulsiva de dulces, colas, cafés o
alcohol.
-Visión borrosa.
-Mareos y/o pérdidas del conocimiento.
-Disminución deseo sexual.
-Dolor articulaciones.
Estrategias de Intervención frente a la Hipoglucemia

El objetivo fundamental en el tratamiento de la Hipoglucemia es


ralentizar/estabilizar el proceso de absorción de la comida en el
organismo. Para lograr este objetivo la estrategia más efectiva y
viable consiste en la modificación de los hábitos alimenticios del
paciente a través del seguimiento de una serie de principios
básicos.

1. Limitar el Consumo de Hidratos de Carbonos Simples.

Se trata de los alimentos altos en azucares de rápida absorción


como la miel, productos de confitería, las galletas, caramelos,
pasteles, golosinas.....

2. Incrementar el Consumo de Carbohidratos Complejos.

Este tipo de hidratos de carbono son absorbidos más lentamente


que los anteriores y no provocan cambios bruscos en los niveles
de azúcar en sangre. Ejemplos de este tipo de alimentos son el
pan, los cereales, el arroz, la pasta, l os vegetales o las
legumbres.
3. Incrementar el Consumo de Fibra.

El objetivo perseguido con el consumo de fibra es ‘ralentizar’ la absorción y


metabolismo de los carbohidratos, al combinar ambos en una misma comida.

4. Consumir Pequeños ‘Snacks’ entre Comidas y Antes de Dormir.

Seis pequeñas comidas al día son recomendables, con un intervalo medio de


entre 2 y 3 horas. La composición básica recomendad sería la formada por
productos altos en proteínas, bajos en grasa y con un considerable aporte de
fibra.

5. Disminuir el Consumo de Grasas.

Una dieta alta en grasa se ha demostrado que interfiere con la producción


corporal de insulina. Dado el alto contenido calórico de las grasas, su
sustitución por fuentes de carbohidratos complejos contribuirá en la reducción
de peso.

6. Evitar Bebidas que Contengan Cafeína.

El consumo de cafeína, en algunas personas, reproduce los síntomas típicos de


la hipoglucemia e incluso puede empeorarlos. La cafeína no sólo se encuentra
en el café sino en otros productos de uso habitual como el chocolate, el té o las
bebidas a base de cola.
7. Eliminar las Bebidas Alcohólicas.

El alcohol reduce los niveles de azúcar en sangre,


especialmente cuando son consumidas con el estómago
vacio.

8. Incluir, de Manera Habitual, el Ejercicio Físico.

Es importante incluir un programa aeróbico, al menos


tres días a la semana, para ayudar a ‘estabilizar’ el
metabolismo y a reducir el peso corporal.