You are on page 1of 6

PUNTOS PRINCIPALES DEL DIAGNOSTICO DE AMERICA

LATINA Y EL CARIBE.

OBJETIVO 12 del Plan Nacional del Buen Vivir.

“Garantizar la soberanía y la paz, profundizar la inserción estratégica en el mundo y la integración latinoamericana”.


COMPLEMENTARIEDAD Y CONVERGENCIA DE AMERICA LATINA Y EL
CARIBE.
La CELAC, UNASUR y ALBA son ejemplos del regionalismo posneoliberal.
Las 3 entidades tienen distintos niveles de cohesión política, , pero todas parten de la premisa de que el acuerdo
general para potenciar las capacidades nacionales puede generar múltiples proyectos e Iniciativas,
independientemente de los modelos de desarrollo o visiones que informen sus gobiernos.
Las transformaciones políticas y económicas internacionales que han marcado la región de América Latina y el
Caribe en las últimas dos décadas han impactado de manera determinante los procesos de construcción
democrática, como los referidos a la integración regional y subregional. La profundización de las relaciones de
América Latina con la región Asia Pacífico y la consolidación de China como socio comercial estratégico
relevante para América Latina — desplazando a la Unión Europea— han reorientado prioridades y tendencias.
Al mismo tiempo, los actuales procesos de la globalización están generando mayores interdependencias que
obligan a los Estados a buscar una mayor coordinación de políticas. La respuesta de América Latina ha sido
crear y consolidar organizaciones de América Latina para América Latina, como las mencionadas
anteriormente.
POLÍTICA COMERCIAL ESTRATÉGICA Y SOBERANA
El régimen comercial de Ecuador se ha caracterizado, en los últimos años, por un cambio de políticas encaminado a
incrementar la participación social en la economía. Los sectores como el petróleo, la energía eléctrica, las
telecomunicaciones y el transporte, que representan alrededor del 50% del PIB y que pueden ser regulados por el Estado,
generan paulatinamente condiciones para intentar la transformación de la matriz productiva.

SOBERANÍA ECONÓMICA REGIONAL


En los últimos cinco años, la incertidumbre generada por la crisis económico-financiera originada en EEUU reforzó la falta de
legitimidad y las débiles capacidades de la institucionalidad financiera surgida a fines de la Segunda Guerra Mundial
Las Naciones Unidas y todo su sistema no han podido dar respuesta a las crisis económicas y financieras que han azotado esta
primera década del siglo XXI y que aún se mantienen sin visos de salida. El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco
Mundial y los demás instrumentos del multilateralismo global se han mostrado incapaces de atender estas situaciones por su
anquilosamiento institucional y por sus filosofías y concepciones ya superadas en una nueva realidad económica y política
mundial.
La Unión Europea fue en 2011 el principal mercado de exportación para EEUU y China, su crisis afecta directamente a estos
dos países.
La crisis europea ha alterado profundamente los equilibrios y la tradicional asimetría que durante décadas caracterizó la
relación entre la Unión Europea y la región latinoamericana.
La crisis es una oportunidad para América Latina, donde está emergiendo la conciencia de que la economía se ha de encuadrar
en un esquema y/o complejo de nuevas relaciones sociales y políticas que, después de toda crisis, deben fundamentarse en
principios de solidaridad, democracia, justicia social y sostenibilidad ecológica.
CONSOLIDACIÓN DE LA INTEGRIDAD TERRITORIAL Y OTRAS
SOBERANÍAS
La dimensión territorial de la soberanía en el mundo contemporáneo no ha desaparecido; al contrario, se ha vuelto más
importante que nunca. La presión por el uso de los recursos naturales es cada vez más evidente ante fenómenos
universales como el calentamiento global, el crecimiento demográfico, el consumo de energía y el agotamiento de la
frontera agrícola planetaria. El discurso que pretende volver irrelevante al territorio está evidentemente asociado a
intereses concretos de actores internacionales localizados en los centros económicos tradicionales. Es más, la
noción del espacio nacional consolida cada vez más dimensiones que van más allá del territorio continental.
Para Ecuador es importante consolidar la presencia del Estado y de la sociedad en todo el espacio nacional, así como
garantizar el cumplimiento de los tratados internacionales que establecen con claridad sus límites, pero también es
necesario ejercer soberanía y usar los recursos de la órbita geoestacionaria y el espacio radioeléctrico, que tienen
un límite y forman parte del patrimonio económico nacional.

INTEGRACIÓN FRONTERIZA CON ENFOQUE DE DERECHOS.


Las fronteras y de los límites del Estado no significa que el espacio se considere irrelevante. En Latinoamérica, si bien
actualmente existen esfuerzos continuados de articulación entre fronteras destinados a promover su desarrollo, la
complejidad de cada nación a lo interno y en sus relaciones con los otros genera que se creen condiciones de desarrollo
desigual. Las dinámicas de la frontera son complejas no solo por su gran extensión geográfica, sino por el tipo de
relaciones que existen. Además de la presencia de un enorme flujo comercial entre los dos países, se hallan también
importantes vínculos sociales, culturales, políticos e incluso familiares, que confluyen para que este relacionamiento se
vuelva más estrecho y, a la vez, más complejo. A todo ello se suma el hecho de que se trata de una frontera viva, por lo
que la población comparte actividades cotidianas que profundizan aún más la interrelación.
GESTIÓN SOBERANA Y ESTRATÉGICA DE LA COOPERACIÓN
La cooperación es un mecanismo complementario de las políticas nacionales
previamente establecidas en forma soberana, no una condición de ellas.
La cooperación internacional es un instrumento de política exterior de los Estados
que la promueven, pero la agenda de la cooperación no siempre ha coincidido
con las necesidades de la sociedad ecuatoriana detectadas por su Gobierno. En
las circunstancias actuales, en que se hace imprescindible la transformación de
la matriz productiva, el Estado tiene la obligación de conducir los eventuales
recursos de la cooperación al cumplimiento de los objetivos y las metas del Plan
Nacional del Buen Vivir.
POLITICAS Y LINEAMIENTOS ESTRATEGICOS.
• PROFUNDIZAR PROCESOS SOLIDARIOS Y C O MPLEMENTARIOS DE
IN T E G R AC IÓ N C O N A M É R IC A LAT IN A Y E L C A R IB E .
• IMPULSAR LA CONSTRUCCIÓN DE UN NUEVO M U LT I L AT E R A L I S M O
DEMOCRÁTICO, SOBRE LA BASE DE RELACIONES SOLIDARIAS,
SOBERANAS Y PACIFICAS ENTRE LOS ESTADOS .
• PROFUNDIZA R UNA POLÍTICA COMERCIAL ESTRATÉGICA Y SOBERANA ,
ARTICULADA AL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DEL PAÍS.
• CONSOLIDAR LA NUEVA ARQUITECTURA FINANCIERA REGIONAL.
• PRESERVAR LA INTEGRIDAD TERRITORIAL DEL ESTADO Y SUS
SOBERANÍAS, EN EL MARCO DE ESTRICTO RESPETO DE LOS DERECHOS
HUMANOS.
• FO RTALECER LAS RELACIONES FRONT ERIZAS CON UNA OR IENTACIÓN A L
PLENO EJERCICIO DE DERECHOS DE LAS POBLACIONES.
• CONSOLIDAR UNA GESTIÓN SOBERANA DE LA COOPERACIÓN
INTERNACIONAL, EN CONSONANCIA CON LA TRANSFORMACIÓN DE LA
M AT R IZ P RO D U C T IVA Y E L FO RTA LE C I M IE N TO D E LA C O O PE R AC IÓ N S U R-
SUR.