You are on page 1of 44

ESTRUCTURA

DEMOCRÁTICA

Lic. Marco Rosales Tuya


Sociólogo
C.S.P Nº 1827
LA CORRUPCIÓN
 Es la acción y efecto de corromper (depravar, echar a perder,
sobornar a alguien, pervertir, dañar). La corrupción, por lo
tanto, puede tratarse de una depravación moral o simbólica.

 En otro sentido, la corrupción es la práctica que consiste en


hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un
provecho económico o de otra índole. Se entiende como
corrupción política al mal uso del poder público para obtener
una ventaja ilegítima.

 El tráfico de influencias, el soborno, la extorsión y el fraude


son algunas de las prácticas de corrupción, que se ven
reflejadas en acciones como entregar dinero a un funcionario
público para ganar una licitación o pagar una dádiva o coima
para evitar una clausura.
LA CORRUPCIÓN
 La palabra corrupción dentro de un enfoque social y legal
se encuentra definida como la acción humana que
transgrede las normas legales y los principios éticos. La
corrupción puede darse en cualquier contexto, en este caso
se analizará la corrupción en el sentido administrativo y
político.

 En un sentido más analítico se puede decir que la


corrupción significa el incumplimiento de manera
intencionada del principio de imparcialidad con la finalidad
de extraer de este tipo de conducta un beneficio personal o
para personas relacionadas. Cuando se dice incumplir el
principio de imparcialidad, se está siendo referencia en el
sentido de que exige que las relaciones personales, no
deberían influir en las decisiones económicas que
involucren a más de una parte.
FORMAS DE CORRUPCIÓN
Las formas de corrupción son muy variadas, algunas de ellas son:

 El soborno, es el más repetitivo de los delitos contra la


administración pública, y que va desde la entrega de una
pequeña suma a un miembro del Estado, para evitar una multa,
hasta el ofrecimiento de grandes cantidades de dinero para la
evasión de los impuestos.

 El tráfico de influencias, se refiere a cuando un funcionario


utiliza sus influencias para conseguir a favor de alguien allegado
(un familiar por ejemplo), una actividad que involucre una
posición o un trabajo de beneficio.

 El Peculado, ocurre cuando un individuo se enriquece de forma


ilegal en perjuicio del Estado. El uso en provecho de los bienes
públicos, el uso de materiales y equipos distintas al objeto de su
compra; representan actos constitutivos de peculado.
 La corrupción tanto administrativa como
política se refiere a los delitos que se
cometen en el ejercicio de un cargo
público, para conseguir una ventaja
ilegítima, acto que se comete de manera
secreta y privada.
CAUSAS DE LA CORRUPCIÓN
 Las causas que originan este tipo de actos de corrupción pueden
ser internas o externas. Entre las causas internas se encuentran:
falta de conciencia social, carencia de educación o de una
cultura de compromiso, paradigmas negativos y
distorsionados.

 Como elementos externos de la corrupción se encuentran:


impunidad, salarios bajos, concentración de poderes,
corporativismo partidista.

 A nivel político la corrupción genera un impacto negativo al


producir y consolidar la desigualdad social, y protege las redes de
complicidad entre las elites políticas y económicas. A nivel
económico la corrupción influye en el crecimiento de los costos de
los bienes y servicios, fomenta la aprobación de proyectos
basados en el valor del capital involucrado en los mismos, más
que en la mano de obra (lo que es más lucrativo para el que
incurre en el delito).
TIPOS DE CORRUPCIÓN
Algunos tipos de corrupción:

 Corrupción empresarial, los delitos y faltas cometidas


por una empresa o por personas ligadas a la misma y
en su beneficio o de sus propietarios;

 Corrupción policial, el uso indebido de atribuciones,


recursos o información, con el objeto de obtener
provecho económico o de otro tipo para sí mismo o
para terceros;

 Corrupción política, al abuso del poder mediante la


función pública para beneficio personal.
LA VIOLENCIA
La violencia es una acción ejercida por una o varias
personas en donde se somete de manera intencional al
maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción
que atenta contra la integridad tanto físico como psicológica
y moral de cualquier persona o grupo de personas.
LA VIOLENCIA

La violencia es la presión síquica o abuso de la fuerza


ejercida contra una persona con el propósito de obtener fines
contra la voluntad de la víctima.
LA VIOLENCIA
 Se trata de un concepto complejo que admite diversos
matices dependiendo del punto de vista desde el que se
considere; en este sentido, su aplicación a la realidad
depende en ocasiones de apreciaciones subjetivas.

 La violencia sigue actuando entre nosotros como si fuera el


único medio, por medio del cual unos pocos hacen oír su
voz, mientras que la mayoría, perjudicada, ha de seguir
aguantando.
ELEMENTO ESENCIAL DE LA VIOLENCIA
El elemento esencial en la violencia es el daño, tanto
físico como psicológico. Este puede manifestarse de
múltiples maneras (por ejemplo, los estímulos nocivos
de los que depende) y asociado igualmente, a variadas
formas de destrucción: lesiones físicas, humillaciones,
amenazas, rechazo, etc.

Es destacable también el daño (en forma de


desconfianza o miedo) sobre el que se construyen las
relaciones interpersonales, pues está en el origen de los
problemas en las relaciones grupales, bajo formas como
la polarización, el resentimiento, el odio, etc., que, a su
vez, perjudica las redes sociales y de comunidad.
ASPECTOS DE LA VIOLENCIA

Otro aspecto de la violencia que hay que tener en


cuenta es que no necesariamente se trata de algo
consumado y confirmado; la violencia puede
manifestarse también como una amenaza sostenida y
duradera, causante de daños psicológicos quienes la
padecen y con repercusiones negativas en la sociedad.

En otro orden de cosas, cuando la violencia es la


expresión contingente de algún conflicto social puede
darse de manera espontánea, sin una planificación
previa minuciosa.
ASPECTOS DE LA VIOLENCIA
La violencia puede además ser justa o injusta; legítima o
ilegítima; encubierta o abierta; estructural o individual.
MANIFESTACIONES DE LA VIOLENCIA
VIOLENCIA DOMÉSTICA. La violencia psicológica y física
con el cónyuge, el maltrato infantil y el abuso de los
niños.
MANIFESTACIONES DE LA
VIOLENCIA
VIOLENCIA COTIDIANA. Es la que venimos sufriendo
diariamente y se caracteriza básicamente por el no respeto
de las reglas, no respeto de una cola, maltrato en el
transporte público, la larga espera para ser atendido en los
hospitales, cuando nos mostramos indiferentes al sufrimiento
humano, los problemas de seguridad ciudadana y accidentes.
Todos aportamos y vamos siendo parte de una lucha cuyo
escenario se convierte en una selva urbana.
MANIFESTACIONES DE LA VIOLENCIA

VIOLENCIA POLÍTICA. Es aquella que surge de los grupos


organizados ya sea que estén en el poder o no. El estilo
tradicional del ejercicio político, la indiferencia del ciudadano
común ante los acontecimientos del país, la no participación
en las decisiones, así como la existencia de las llamadas
coimas como: manejo de algunas instituciones y las prácticas
de Nepotismo institucional. También la violencia producida
por la respuesta de los grupos alzados en armas.

VIOLENCIA CULTURAL. La existencia de un Perú oficial y un


Perú profundo (comunidades nativas y campesinas), son
distorsiones de los valores de identidad nacional y facilitan
estilos de vida poco saludables.
MANIFESTACIONES DE LA
VIOLENCIA
 VIOLENCIA SOCIO-ECONÓMICA. Que es reflejada en
situaciones de pobreza y marginalidad de grandes grupos
de la población: desempleo, subempleo, informalidad; todo
esto básicamente reflejado en la falta o desigualdad de
oportunidad de acceso a la educación y la salud.
LA VIOLENCIA POLÍTICA
La violencia política es un medio común usado por los
pueblos y gobiernos de todo el mundo para lograr objetivos
"políticos", esto es, relacionados con los poderes legislativo,
ejecutivo y judicial de un Estado. Se trata de un concepto
habitualmente utilizado en Ciencias sociales y políticas que
hace referencia a destrucciones o atentados físicos contra
objetos, instituciones o personas cuyo propósito, selección de
daños y víctimas, puesta en escena y efecto poseen una
significación política y tienden a modificar el comportamiento
de los protagonistas en una situación de negociación
mediante una coerción consumada.
LA VIOLENCIA POLÍTICA
No se puede entender el problema de la violencia política sin
conceptuar a la política como la organización y aplicación
sistemática de determinadas relaciones de poder, como la
articulación de un conjunto de medios para la consecución y
la preservación de éste. La política organiza el poder, le
otorga forma estatal y viabiliza un proyecto socio-económico
de clase. En este marco, la violencia es parte activa de la
estructura social, no es sólo un instrumento o medio de
lucha, sino sobre todo un modo de conflicto.

El surgimiento de la violencia política está estrechamente


vinculado al desarrollo de la propiedad privada, y es sólo en
el transcurso de la consolidación histórica de ésta, que la
violencia se transforma en manifestación específica de poder
social.
VIOLENCIA POLÍTICA
Como muchos grupos y personas creen que sus sistemas
políticos no responden a sus demandas políticas, recurren a
uno de los Derechos del hombre reconocidos, implícitamente,
en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos
(1776) y, explícitamente, en las Constituciones de la
Revolución Francesa de 1789 y 1793, el de Resistencia a la
opresión, para cambiar la forma de gobierno en todo o en
parte (alguna disposición concreta) por medio de acciones de
fuerza. Es, pues, una forma de activismo, propaganda,
presión o persuasión entre muchos otros menos discutibles
según criterios éticos, como la desobediencia civil o la no
violencia.

Cuando la ventaja económica, la ganancia, deje de ser la


principal motivación de la producción material, cuando el fin
de la actividad económica sea la satisfacción de las
necesidades del hombre, y no el mero lucro, allí se crearán
las condiciones básicas para la extinción definitiva de la
violencia política.
LA VIOLENCIA POLÍTICA. PROCESO
HISTÓRICO
La violencia política en la historia ha sido tratado por
teólogos, filósofos, historiadores, politólogos y sociólogos
como Tomás de Aquino, que justificó en el siglo XIII el
levantamiento popular contra los gobiernos tiránicos y en el
siglo XVI, Nicolás Maquiavelo, para quien la razón de estado
justifica a veces realizar el mal menor para evitar el mal
mayor y la crueldad puede estar justificada en un buen
gobierno, ya que la política es una realidad ajena a toda
moral, si es que es a hombres a los que hay que gobernar.
LA VIOLENCIA POLÍTICA. PROCESO
HISTÓRICO
En el siglo XIX, Carlos Marx sostiene que "la violencia es la
partera de la Historia" y que la sociedad es una expresión de
la lucha de clases, Engels escribió al respecto un ensayo no
concluido, El papel de la violencia en la Historia (1888).
También estudió este fenómeno el sociólogo Georges Sorel
en sus Reflexiones sobre la violencia (1908), justificando en
cierta manera la violencia con fines políticos y social.
LA VIOLENCIA POLÍTICA. PROCESO
HISTÓRICO
Como resultado, personas, grupos, religiones y algunos
regímenes políticos suelen creer que algunos o todos los
tipos de violencia política no sólo están justificados, sino que
son necesarios para lograr objetivos políticos y algunos
gobiernos los utilizan para intimidar a sus poblaciones e
inclinarlas a la aquiescencia. La inacción o pasividad de un
gobierno también puede ser tomada como una forma de
violencia política.
En el curso de la historia, el siglo XX ha sido probablemente
el siglo con más violencia de este tipo (violencia política) que
no ha existido nunca antes.
LA LEGITIMAD DE LA VIOLENCIA
La legitimidad de la acción política violenta la ofrece a posteriori el
éxito de la misma. Como escribió Pedro Calderón de la Barca en su
obra «La vida es sueño», cuando en la tercera jornada estalla la
guerra civil, "a batallas tales / quienes vencen son leales / los
vencidos, los traidores".
"El bando equivocado ganó la guerra en España. Franco venció y
una de las peores tragedias de la Guerra Civil, la masacre de la
carretera Málaga-Almería, solo se ha empezado a sacar a la luz en
los últimos años", afirma Stewart.
"En cambio, en China, el otro bando ganó la guerra y Bethune es un
héroe. Quien gana las guerras escribe la historia", concluye el
biógrafo.
ESTADO Y VIOLENCIA POLÍTICA
El principal organizador y concentrador de la violencia
estructural es el Estado, de manera que cualquier intento por
legitimar y justificar la violencia ejercida por la clase en el
poder, pasa por legitimar el Estado. El objetivo básico que se
persigue es despolitizar, desideologizar y neutralizar el
Estado, presentarlo como el sintetizador del "bien común" y
garante de la "ley y el orden". Para ello es imperativo la
imposición de una visión histórica de la naturaleza humana,
la sociedad y elaborando, simultáneamente, conceptos
abstractos de nación, interés nacional, estabilidad y paz
social.
Este tipo de Estado se justificaría por el posible "caos" que
devendría en la sociedad humana por el hecho de su
inexistencia. Fenómeno que hace más de tres siglos ya
debatían los grandes pensadores filósofos y políticos.
CARACTERÍSTICAS DE LA VIOLENCIA
POLÍTICA
La violencia no se puede separar de la política y no es sólo
un instrumento auxiliar al cual se recurre en momentos de
crisis.

La violencia política no se reduce sólo a su expresión militar,


aunque ésta es su manifestación más ostensible, es por
sobre todo una relación de poder, una estructura
históricamente objetiva, la cual debe ser enfrentada tanto en
el terreno material como en el político e ideológico, pues es
un fenómeno multidimensional.
LA DIMENSIÓN IDEOLÓGICA DE LA
VIOLENCIA
Históricamente a través de diversos medios de socialización -
la estructura educacional, los medios de comunicación, entre
otros-, la clase dominante ha ido configurando un sistema de
valores, normas, conceptos y categorías tendientes a
justificar su dominio: su preponderancia monopólica a regir
los destinos de la humanidad, sus instancias de organización
y la vida de los individuos. Medios entre los cuales la
autentificación del uso de la violencia en sus diferentes
formas por parte del Estado, su institucionalidad, sus fuerzas
armadas y policiales, han sido una constante.
EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE
COMUNICACIÓN
Los medios de comunicación nos ponen en contacto casi
permanente con la violencia, con la que existe en nuestra
sociedad y con la que se crea de forma imaginaria. La clase
en el poder juega con la sicología de las personas, con sus
emociones y decepciones, a fin de encauzar cualquier signo
de descontento, diluir y desviar la atención del impacto de
cualquier violencia estructural.

Esta manipulación ideológica se ha sostenido en tres ejes


esenciales:
a) Ocultar la violencia estructural propiamente tal.
b) Legitimar la represión institucional.
c) Deslegitimar toda violencia social contra el sistema.
LA MANIPULACIÓN IDEOLÓGICA
Bajo este marco conceptual surgen las nociones de violencia
directa (represiva) y violencia indirecta (estructural). Donde
producto de la manipulación y desinformación ideológica, se
tiende adscribir un carácter significativamente más negativo
a la violencia directa que a la indirecta; se condena el
destrozo de la propiedad pública y privada, un secuestro, un
atentado, pero no ocurre lo mismo con la miseria, la pobreza,
la carencia de vivienda o salud. O, dicho de otra manera, se
considera social y culturalmente peor, matar que dejar morir.

Junto con la legitimación ideológica y política de la existencia


y el recurso de las distintas formas de coacción, se
deslegitima todo intento de organización popular de la
violencia.
LA VIOLENCIA MILITAR
La violencia militar es una expresión particular de la violencia
política que se estructura en forma de doctrina y se organiza
como cuerpo armado. Ninguna doctrina militar es neutral,
más bien condensa la idea militar estratégica de quien la
ejerce.
La violencia militar adquiere también diferentes formas,
puede ser central o periférica en un momento histórico
determinado, pero en lo fundamental, está siempre presente
en forma de una estrategia militar para la obtención o la
defensa del poder.
Por último, y no obstante la condena a la violencia en general
por "inhumana y anticristiana", ante situaciones concretas de
guerras o conflictos internos, la clase gobernante no sólo
defiende moral y políticamente la violencia, sino que además
es la primera en unirse para regular las formas de ejercerla y
premiar a los agentes que se destacan en el ejercicio de ésta.
EL CONFLICTO ARMADO
INTERNO
1980-2000
CONFLICTO ARMADO INTERNO
El conflicto armado interno vivido por el Perú entre 1980 y el
2000 ha sido el de mayor duración, el de impacto más
extenso sobre el territorio nacional y el de más elevados
costos humanos y económicos de toda nuestra historia
republicana. El número de muertes que ocasionó este
enfrentamiento supera ampliamente las cifras de pérdidas
humanas sufridas en la guerra de la independencia y la
guerra con Chile -los mayores conflictos en que se ha visto
comprometida la nación.
COSTOS EN VIDAS HUMANAS
Si bien la CVR ha recibido reportes de 23,969 peruanos
muertos o desaparecidos, los cálculos y las estimaciones
estadísticas realizadas permiten afirmar que la cifra total de
víctimas fatales del conflicto armado interno superaría en 2.9
veces esa cantidad. Aplicando una metodología llamada
Estimación de Múltiples Sistemas, la CVR ha estimado que el
número total de peruanos que pudieron haber muerto en el
conflicto armado interno es de 69,280 personas.
DIVERGENCIAS SOBRE EL TÉRMINO

Las críticas han comenzado por el uso del término “conflicto


armado interno” para englobar a los hechos de violencia
ocurridos en las dos últimas décadas del siglo XX en el Perú.

El término, hay que apuntarlo, viene desde el Derecho


Internacional Humanitario, una rama jurídica que regula los
conflictos armados, restringiendo por razones humanitarias el
uso de ciertos métodos o medios de combate.
DIVERGENCIAS SOBRE EL TÉRMINO

En el caso de conflictos internos, una definición precisa sobre


cuando nos encontramos ante un evento de este tipo la
brinda Elizabeth Salmón, experta peruana en la materia:

Es así que la doctrina ha señalado entre las características de


un CANI (conflicto armado no internacional, nota de DTP): a)
las partes en conflicto no son Estado[s]; b) los
enfrentamientos armados se realizan en el territorio de un
Estado; c) hostilidades abiertas deben tener un mínimo de
organización; y d) los enfrentamientos armados deben tener
cierta intensidad.
El Perú no vivió una guerra interna, ni militar ni política. Para
que haya una guerra civil tendría que haber dos fuerzas
beligerantes y Sendero Luminoso nunca dio cara, tampoco tuvo
un ejército regular, y sus columnas armadas jamás se
enfrentaron a los militares. Raúl Gonzales

Tampoco hubo un conflicto interno, pues las columnas de


Sendero llegaron a los pueblos o comunidades campesinas para
imponer por la fuerza de las armas una organización social
totalitaria. Y si alguien discrepaba era declarado "enemigo del
partido", sometido a "juicio popular" y asesinado delante de
todos para escarmiento."
"No se puede considerar conflicto interno, esto ha sido una lucha
del Estado Peruano contra una banda criminal organizada a nivel
nacional. No se puede entender de otra manera". Marco Miyashiro

En el Perú no existió un Conflicto Armado Interno entre dos


fuerzas armadas. Lo que ocurrió fue la agresión y ataque de
agrupaciones terroristas contra un Estado democrático y
legítimo el cual reaccionó defendiéndose utilizando a las fuerzas
del orden y de la ley para ello.
DEBATE SOBRE EL TÉRMINO
La primera objeción que se hace al uso de este término es
que niega el carácter terrorista de las acciones de Sendero
Luminoso y del MRTA. El problema es que lanzar dicha
afirmación choca con la siguiente conclusión del IF CVR:

20. La CVR ha constatado características terroristas del PCP-SL que


se desplegaron desde un comienzo a través de ajusticiamientos
realizados con sevicia, prohibición de entierros y otras
manifestaciones delictivas, incluido el uso de coches-bomba en las
ciudades.
Una segunda diatriba enunciada en estos días es que el término “conflicto
armado interno” rebaja responsabilidades a las dos organizaciones
subversivas que enfrentaron al Estado. En realidad, el uso de categorías del
derecho internacional, sea humanitario, penal internacional o de los
derechos humanos, agrava la responsabilidad de los actores armados
subversivos. Para muestra, dos conclusiones de la CVR:

28. La CVR señala que, por la generalidad y sistematicidad de estas prácticas, miembros del PCP-SL, y
en especial su dirección nacional y su denominada jefatura, tienen directa responsabilidad en la
comisión de crímenes de lesa humanidad en el marco de ataques armados contra la población civil,
cometidos a gran escala o bien como parte de una estrategia general o planes específicos. Del mismo
modo, estas conductas constituyen, a juicio de la CVR, graves infracciones a los Convenios de
Ginebra, cuyo respeto era obligatorio para todos los participantes en las hostilidades. La perfidia con
la que actuó el PCP-SL en el terreno, escudándose en la población civil, evitando el uso de distintivos
y atacando a traición, entre otros métodos similares como el recurso a acciones terroristas, constituyó
un calculado mecanismo que buscaba provocar reacciones brutales de las fuerzas del orden contra la
población civil, con lo que se incrementaron en una forma extraordinaria los sufrimientos de las
comunidades en cuyos territorios se llevaban a cabo las hostilidades.

34. En 1984, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) inició a su vez una lucha armada
contra el Estado y es responsable del 1.5 por ciento de las víctimas fatales que fueron reportadas a la
CVR. A diferencia del PCP-SL, y en forma similar a otras organizaciones armadas latinoamericanas con
las que mantuvo vínculos, el MRTA reivindicaba sus acciones y sus miembros usaban distintivos para
diferenciarse de la población civil, se abstuvo de atacar a la población inerme y en algunas coyunturas
dio muestras de estar abierto a negociaciones de paz. Sin embargo, el MRTA incurrió también en
acciones criminales, recurrió a asesinatos, como en el caso del general Enrique López Albújar, a la
toma de rehenes y a la práctica sistemática del secuestro, crímenes que violan no sólo la libertad de
las personas sino el derecho internacional humanitario que el MRTA afirmaba respetar. Cabe resaltar
también que el MRTA asesinó a disidentes de sus propias filas.
DESDE LA PERSPECTIVA DEL PCP-SL
1) El Estado Peruano es terrateniente-burocrático, una
dictadura de terratenientes feudales y de grandes burgueses
bajo control del imperialismo norteamericano; contra éste, el
pueblo lucha por la construcción de un Estado de nueva
democracia que requiere la destrucción del viejo orden
existente.
2) El Estado Peruano, como todo Estado, se sustenta,
defiende y desarrolla utilizando la violencia; frente a ésta el
pueblo necesita de la violencia revolucionaria siguiendo el
camino de cercar las ciudades desde el campo.
INICIO DEL CONFLICTO
Durante las elecciones generales de 1980, en el poblado de
Chuschi, departamento de Ayacucho, una columna de
senderistas realizó agitación y propaganda revolucionaria en
un local de votación. Después de denunciar la farsa electoral,
quemaron las urnas y se retiraron. Esta era la declaración
pública de guerra al Estado peruano por el Partido Comunista
del Perú — SL, dando inicio a la llamada guerra popular, el 17
de mayo de 1980, el desencadenar de un largo proceso que
produjo grandes cambios y recambios en el destino del Perú.
ÁREAS DONDE ESTUVO ACTIVO
SENDERO LUMINOSO
CAUSAS DEL CONFLICTO. Factores
de violencia estructural
Extrema pobreza como resultado de la exclusión política (Son
poblaciones marginadas, no participan en la toma de decisiones
políticas de sus gobiernos locales, o son indocumentadas sin
capacidad para participar en ningún proceso eleccionario que les
permita elegir a sus representantes), económica (incapacidad de
percibir ingresos, a la no participación en actividades productivas y
el no poder acceder a bienes y servicios) y social (La dimensión
social de la exclusión se refiere a los aspectos de integración y
equidad: igualdad de oportunidades, en el acceso a servicios
sociales básicos de las poblaciones principalmente campesinas de
regiones como Ayacucho, Apurímac, Huancavelica o las
comunidades amazónicas de Junín. Estos servicios son la salud,
educación, saneamiento básico, vivienda y nutrición necesarios para
garantizar una mínima calidad de vida para toda la población. Otros
factores que afectan son el racismo, el centralismo, la
discriminación de las mujeres, de los niños, de los ancianos.
CAUSAS DEL CONFLICTO. Factores
políticos
En términos políticos, la causa del conflicto armado ha sido,
como lo señala la CVR la decisión del PCP Sendero Luminoso
de iniciar una guerra popular (según el modelo de Maoísta)
contra el Estado peruano. Esta guerra interna tuvo como
principal víctima a la población civil y generó las condiciones
para una de las épocas más violentas de la historia del país.
La ausencia de una salida política al problema de la violencia
armada, hizo que el Gobierno encargara a las fuerzas
armadas la lucha contra las fuerzas subversivas.
CONSECUENCIAS
Como resultado de la violencia durante las décadas de 1980
y 1990, se desplazaron entre 600 mil y un millón de
personas, de acuerdo con varias estimaciones (según datos
del informe del Comité Internacional de la Cruz Roja de
2003). Más de 69 mil personas murieron o desaparecieron.

Las poblaciones campesinas indígenas fueron afectadas de


forma desproporcionada por el conflicto, representando el
70% de los desplazados internos, principalmente de los
departamentos de Ayacucho, Huancavelica, Apurímac y de la
Sierra Central.