You are on page 1of 16

CE.F0.BI.

EVANGELIO DE SAN
JUAN

PROFESOR
GABRIEL DE GRACIA
INTRODUCCIÓN
El Evangelio de Juan es distinto al resto de los
Evangelios. Su visión de Jesús, su lenguaje
misterioso, el enfoque de la obra: todo hace de él
un Evangelio singular. Se ha dicho de él que es un
Evangelio espiritual, y ciertamente lo es. Pero al
mismo tiempo es el Evangelio que más insiste en la
Encarnación de Jesús y en los detalles más
humanos de su vida. Divinidad y encarnación
aparecen así como dos caras de un mismo
misterio.
OBJETIVOS:

II. OBJETIVO DOCTRINAL: Adentrarnos en el Evangelio de san


Juan.

III. OBJETIVO VIVENCIAL: Asimilar el mensaje que este


Evangelio nos ofrece.
TESIS
El Evangelio de Juan es una respuesta a la situación que vive su
comunidad y contiene una profunda reflexión acerca del misterio
de Jesús.
Los que se encuentran con Él y lo aceptan, van descubriendo
progresivamente la hondura de este misterio, mediante la fe.
Y los que lo rechazan, por falta de fe, terminan en la oscuridad y
ceguera de su pecado. Todos los signos y milagros están
orientados a descubrir una faceta de la riqueza insondable de
Jesús.
Y los discursos que siguen a los milagros tienen un carácter
teológico, es decir, reflexionan sobre Jesús y su misión. A Juan lo
pintan con un águila, porque el águila es el ave que más altura
consigue, al igual que el evangelio de Juan que se elevó hasta
los secretos de la Divinidad.
Autor , fecha y destinatarios
El autor es Juan, el discípulo amado de Jesús. Su madre
Salomé es del grupo de las mujeres que seguían a Jesús
para servirlo y está presente en el Calvario. Juan figura
siempre en la lista después de Pedro y es de los tres
íntimos de Jesús.

Juan escribió la sustancia de su Evangelio a fines del


siglo I , cuando ya habían muerto los demás apóstoles
y evangelistas. Y luego fue completado y redactado
por sus discípulos.
Los cristianos a los que se dirige Juan vivían una
situación difícil y compleja:
a) Internamente, había grupos que no aceptaban la superioridad
de Jesús sobre Juan Bautista; otros, no aceptaban la divinidad de
Jesús.

b) Externamente, había rechazo y persecución. Sus


perseguidores son los judíos que aparecen en cada página de su
evangelio y que expulsaban de la Sinagoga a los cristianos de
esa comunidad. Por eso, esos cristianos vivían atemorizados;
algunos tenían miedo de aparecer como discípulos; otros habían
abandonado la comunidad. Y la principal tentación de los que aún
quedaban era alejarse del mundo y encerrarse en el cenáculo,
recluirse en el círculo en el que se encontraban protegidos.

Por eso, esta comunidad ha cerrado filas en torno al “discípulo


amado”, Juan.
Características literarias
Es un evangelio muy distinto al de los otros tres. Tiene fuentes propias,
por eso escribe “su” Evangelio en base a sus recuerdos y con una
finalidad diferente. Seleccionó algunos milagros y profundizó en su
significado simbólico, en función de lo que quería enseñar a la
comunidad cristiana.

Es rico de discursos y tiene una manera de hablar profunda, reflexiva,


abstracta, en ocasiones. Juan parece un teólogo. Por eso, su lenguaje
es para adultos en la fe. Habla con los nuevos conceptos que se
manejaban en la cultura helenística: luz-tinieblas, vida, amor, logos...y
los adapta a la concepción cristiana de la fe. Parte de realidades
concretas: el agua, el pan, el nacimiento, la vida, la luz...pero luego las
transforma y nos transporta a otras realidades superiores, a través
del símbolo.

Juan emplea mucho el diálogo: Nicodemo-Jesús, Samaritana-Jesús;


judíos-Jesús, ciego de nacimiento-Jesús, etc. para exponer su
enseñanza de una forma más viva y participativa. También expone el
signo o milagro y luego hace el discurso.
División y contenido temático

El Evangelio se presenta separado en dos grandes


secciones, precedidas de un prólogo y seguidas de un
epílogo:

a) Prólogo y testimonios (1, 1-51): anticipa los grandes temas


del evangelio: la Palabra, la Vida, la Luz, la Verdad, el
mundo, las tinieblas...y junto a él, los primeros testimonios,
que presentan a Juan como el último gran profeta que señala
a Jesús como el Mesías.
División y contenido temático
b) El libro de los signos (2-12): se narran siete milagros-
signos. Lo importante no son los milagros en sí, sino
revelar a Jesús como Vino nuevo, como Hombre Nuevo,
como Luz, como Agua viva, como Resurrección, etc.

c) El libro de la Pasión y Pascua (13-20). Tiene dos


secciones: los discursos de despedida (13-17) y la
pasión y gloria (18-21).

d) Epílogo (21, 1-25): reúne diversas apariciones de


Jesús, en las que el discípulo amado ocupa un lugar
importante, junto con Pedro.
4. Contenido teológico y espiritual

Fin del Evangelio de Juan: Juan quiere probar que Jesús es


Dios verdadero. De ahí que su especialidad sean los
discursos teológicos.

Claves:

El evangelio de Juan es una respuesta a la situación


que vive su comunidad. A la polémica sobre la divinidad
y humanidad de Jesús, el evangelista responde
profundizando en el misterio de su encarnación y
muerte. Y ante la tentación de huir del mundo, exhorta a
los discípulos para que afiancen su fe en Jesús, y,
unidos a él, salgan al mundo para dar testimonio de la
verdad.
Ante Jesús hay que decidirse: o se acepta a Jesús
o se lo rechaza. Los que se encuentran con Jesús
y lo aceptan van descubriendo progresivamente la
hondura de este misterio: lo reconocen como
Señor, Profeta, Mesías y Salvador del mundo, y,
sobre todo, como Hijo de Dios. Y los que no lo
aceptan, siguen en su oscuridad, en la ceguera de
su corazón.

Cuanto más un cristiano toma su decisión por Jesús,


por su Vida, su Verdad, su Justicia...tanto más
encontrará oposición de algunos que le harán la vida
imposible, hasta quitarle la vida.
Contenido:
a) Se le llama el Evangelio espiritual del cristiano maduro: largos
discursos meditativos; elaboración de temas (pan de vida, agua, espíritu y
verdad...). Estos discursos no son tanto palabras de Jesús, sino
discursos sobre Jesús. Presenta a Jesús como Palabra, Vida, Luz, Pan
de Vida, Camino, Verdad, Vida, Resurrección...

b) Es el Evangelio de los signos: estos signos están destinados a


despertar la fe. Quiere demostrar que esos signos o sacramentos son la
prolongación de aquellos gestos salvíficos de Jesús. Estos son los signos:

•El agua: el bautismo.


•Los panes: la eucaristía.
•El agua y la sangre del costado: bautismo y eucaristía.
•La ceguera: el hombre que no se ha encontrado con Cristo-Luz.
•La hostilidad de los enemigos de Jesús: el hombre que no quiere
aceptar a Jesús.
c) Es el Evangelio de la vida y el amor: toda la moral de Jesús
converge en el mandamiento del amor fraterno.

d) Es el Evangelio de la hora de Jesús: es la hora del triunfo final, de su


glorificación a través de su entrega libre y voluntaria a la cruz. Es la hora
querida por Jesús, como acto supremo de amor. La cruz se convierte en
el trono glorioso desde donde Jesús funda la Iglesia. Y María es
constituida Madre de esa Iglesia recién salida del costado de Cristo. La
intimidad establecida entre su madre y el discípulo amado simbolizan las
relaciones que deben existir entre la Iglesia y sus hijos.

e) Es el Evangelio del Padre: toda la vida de Jesús es presentada por


Juan como un salir del Padre, permanecer fiel a la misión que el Padre le
ha confiado, y volver al Padre para ser glorificado y sentarse a Su
Diestra.

El tema de Jesús-Vida es verdaderamente el centro del Evangelio de


Juan; todos los otros temas están en relación con éste: “Yo soy la luz...el
agua viva...el pan de vida”.
CONCLUSIÓN:

El Evangelio de Juan es, en realidad, un escrito


doctrinal en forma de Evangelio. Su primera
intención no es narrar, sino enseñar.

El interés principal de esta obra es de carácter


teológico; en ella los milagros son signos; los
discursos, más que discursos de Jesús, son
discursos sobre Jesús.

Tales discursos no versan sobre los problemas del


tiempo de Jesús (la ley, el sábado, los alimentos
puros o impuros, etc...) sino sobre la misión de
Jesús en el mundo: ser el Mesías, el enviado del
Padre, Luz del mundo, Agua viva, Pan celestial.
ORACIÓN:

Señor, si Tú eres la Palabra, háblanos. Si Tú eres la


Luz, ilumínanos. Si Tú eres la Vida, vivifícanos. Si Tú
eres la Verdad, enséñanos. Si Tú eres el Camino,
condúcenos al Padre. Si Tú eres la Resurrección,
resucítanos. Si Tú eres el Pan vivo, aliméntanos. Si
Tú eres el Agua viva, sácianos. Si Tú eres el Pastor,
guíanos a tus pastos de salvación. Si Tú eres el
Hombre Nuevo, haznos hombres nuevos a nosotros.
Si Tú eres el Vino Nuevo, embriáganos. Amén.
INFOGRAFÍA
Por: P Antonio Rivero LC |
Fuente: Catholic.net