You are on page 1of 7

EL MARCO

REGULATORIO
ESTATAL Y LA
INSTITUCIONA
LIDAD
INICIO
 El dinámico avance del sector cooperativo durante los años 70
no estuvo acompañado por la ejecución de políticas públicas de
regulación y promoción estatal. El Estado ecuatoriano no
fortaleció la institucionalidad de la Dirección Nacional de
Cooperativas (DNC) mientras el movimiento cooperativo se
desarrollaba con fuerza. Resulta muy destacado como el sector
cooperativo registra un funcionamiento autónomo y de
autocontrol sin protagonismo estatal. Hasta se podría armar que
este último se constituyó en un obstáculo para el desarrollo del
sector cooperativo, en la medida que significó una fuente de
trabas burocráticas de ciencias en la regulación y el control del
sector.
Hay que destacar que pese a la intervención
estatal, la FECOAC es una de las pocas
federaciones que continua actividades de
representación y de servicios hasta la
actualidad. En tanto que otras federaciones,
como la arrocera, desaparecieron tras el retiro
del nacimiento de la AID, luego de ser
intervenidas.133 En general, las relaciones del
movimiento cooperativo con todos los gobiernos
posteriores a las dictaduras militares de los
años 70 y comienzos de los 80 fueron
negativas. En esos años se quitaron las
actividades de las cooperativas cafetaleras y
de generación de energía eléctrica, como la de
Santo Domingo de los Colorados y Quevedo
de ese entonces
FINES DEL AÑO 70
A fines de los años 70, de
forma poco visible, se produce
un fenómeno que a fines del
siglo XX tendrá gran
trascendencia: la conformación
de cajas comunales de ahorro
y crédito organizadas por el
Obispo de Riobamba, Leonidas
Proaño. En esos años, el Obispo
Proaño era crítico sobre la
ausencia del sentido solidario y
comunitario de las cooperativas
de ese tiempo
 Mientras más grandes son las instituciones económicas el riesgo
era mayor. En este contexto, en 1984, durante el gobierno de
León Febres Cordero, ocurre una importante intervención del
Estado, por intermedio de la Junta Monetaria, que iniciará un
amplio período de regulaciones de las actividades financieras
de las cooperativas de ahorro y crédito, desconociendo los
principios del cooperativismo y su marco institucional público
vigente y estableciendo una verdadera política de Estado. La
resolución de la Junta encargará a la Superintendencia de
Bancos y Seguros la supervisión financiera de las cooperativas
de ahorro y crédito
COOPERATIVAS ABIERTAS
 A partir de esa fecha la
Superintendencia de Bancos y Seguros
intervendrá institucionalmente
determinando que existen “cooperativas
abiertas” porque realizan labores de
intermediación financiera con el público
y “cerradas”, ya que responden a un
gremio o institución y no prestan servicios
al público. Desconociendo su relación
financiera con sus socios, que a la vez
fungen de propietarios de la institución
LOS AÑOS 80
 Los años 80 demostrarían que valores como la autonomía y el autocontrol
cooperativo funcionaron en un escenario financiero de aguda inestabilidad.
La política de intervención estatal en el sector cooperativo revelaría la
motivación de estandarizar técnicamente a las cooperativas grandes en
términos del sistema bancario privado. Aunque las cooperativas registraban
problemas relacionados con los alcances de la democracia interna en las
grandes cooperativas, la existencia de grupos de poder, el predominio de
liderazgos fuertes, la pérdida de la identidad y sentido de pertenencia de
los socios, el debilitamiento del autocontrol y del apoyo social. Así como,
exagerando su proyección territorial en términos nacionales y abandonando
la iniciativa loca

 A pesar de este tipo de cambios institucionales regulatorios en el período 74-


88 queda como saldo un núcleo conformado y sólido a favor del sector
cooperativo con un grupo importante de cooperativas de ahorro y crédito
que demuestra la emergencia de un nuevo actor, en el sistema financiero
nacional, plenamente desarrollado