You are on page 1of 40

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

VIII CICLO ACADÉMICO

DERECHO PROCESAL CIVIL III

DOCENTE: WILBER VALDIVIA GAMBOA


Proceso Cautelar
Es una institución jurídica procesal, constituida por un conjunto de
medidas protectoras, dictadas por un juez competente a pedido de
parte, antes del inicio de un proceso o dentro del mismo, con la
finalidad de asegurar el cumplimiento del fallo final de un proceso,
siempre y cuando se cumpla con los requisitos y presupuestos
establecidos por la norma procesal civil.

Es decir, hace más positiva y eficaz la función jurisdiccional,


porque permite plasmar el principio de efectividad que debe
caracterizar a toda sentencia.
La doctrina, cuando trata el proceso cautelar. asumiendo
una posición unánime también lo identifica como medida
cautelar, acción cautelar, medida precautoria, medida
preventiva y como providencia cautelar.
Acorde a lo afirmado , podemos colegir algunas conclusiones
preliminares, como las siguientes:

• Toda medida cautelar solo tiene existencia desde la resolución


judicial que la concede.
Por eso, la doctrina considera a la jurisdiccionalidad como una de
las características de la medida cautelar.

Por su aplicación, se puede limitar derechos fundamentales,


cuidando de no transgredir el contenido esencial de dichos
derechos.
• Cuando se dice que la medida
cautelar puede ser concedida antes
del inicio de un proceso o dentro del
mismo, significa la oportunidad en
que puede peticionarse una medida
precautoria.
• El juez, para conceder la medida cautelar tiene que evaluar el
cumplimiento de los requisitos y presupuestos que debe satisfacer
toda petición cautelar. Esos requisitos y presupuestos están
claramente vinculados a la pretensión planteada en el proceso
principal, ello, también justifica que el juez competente para
conocer las medidas cautelares sea el mismo que es competente
para conocer la pretensión formulada en el proceso principal.
• Solo se les puede dictar a pedido de parte, ergo, no se les puede
disponer de oficio. Por regla general, el derecho de las partes,
para solicitar una medida cautelar, como derecho a la tutela
jurisdiccional preventiva, no puede ser sustituido por el juzgador.
Sin embargo y como excepción, corresponde dictar la medida
preventiva de oficio en el supuesto preceptuado en el 2do.
párrafo del Art. 675 del C.P.C., donde se regula la asignación
anticipada de alimentos.

También, la medida cautelar puede ser dictada de oficio en el


proceso de violencia familiar y excepcionalmente en el proceso de
interdicción civil. Arts. 677 y 683 del C.P.C.
• Cuando se deniegue una medida cautelar, ésta puede ser
repropuesta por el requiriente de la misma, quien para
conseguir su concesorio, deberá acreditar un hecho o hechos
producidos con posterioridad a su pedido cautelar anterior.

• El derecho a la medida cautelar necesariamente forma parte


del derecho a la tutela judicial, donde la medida cautelar es
el instrumento que permite la efectividad exigida a la tutela
jurisdiccional.
• Una tutela judicial sin efectividad, no sería una verdadera
tutela.
• Consiguientemente, la medida cautelar cumple un rol
importante dentro del Estado Constitucional de Derecho,
pues como expresión de la tutela cautelar, constituye un
medio de protección de la eficacia o efectividad de cualquier
sentencia o decisión judicial.
Competencia del Juez para dictar Medidas Cautelares
El juez competente para dictar una medida cautelar es el mismo
que viene conociendo el proceso o aquel que es el juez
competente para conocer la futura demanda.
Entonces, toda medida cautelar que sea dictada sin respetar la
competencia precitada y establecida por ley, será nula de puro
derecho.
Características de la Medida Cautelar

• Prejuzgamiento
• Instrumentalidad
• Provisionalidad
• Variabilidad
Sin perjuicio de lo legislado en el cuerpo civil adjetivo, la
doctrina también considera a la jurisdiccionalidad como
característica de la medida cautelar, al existir solo por el
mandato de un juzgador.

Art. 612 del C.P.C.


Prejuzgamiento, porque es una decisión adelantada al fallo
final de un proceso.
Esa decisión adelantada, solo será factible, cuando el juez,
dentro de la evaluación de la petición cautelar, constate el
cumplimiento de los presupuestos y requisitos exigidos para su
concesorio.
Provisionalidad, porque subsiste mientras no se expida el fallo
definitivo o una resolución que la deje sin efecto, luego
desaparece.
Cuando se ampara la demanda del proceso principal pasa a
utilizarse para la ejecución forzada.
Es decir, el tiempo de vida de la medida cautelar es limitada, pues
su vigencia está condicionada a la producción de un hecho futuro.
Ese hecho futuro puede ser la expedición de la sentencia con
autoridad de cosa juzgada o la resolución que la deje sin efecto.
Por todo lo acotado, debe entenderse que la provisionalidad es una
consecuencia del carácter instrumental de la medida precautoria.
Instrumentalidad, porque sirve de medio para garantizar la
efectividad de una sentencia donde se ampara la demanda del
proceso principal. Constituye un instrumento que está al servicio
del fin precitado.
La instrumentalidad es la nota más distintiva de las medidas
precautorias.
Variabilidad, porque a pedido de parte y siempre que se
acredite un hecho o hechos producidos con posterioridad al
tiempo de su concesorio, puede ser revocada o modificada por el
juez.
El pedido lo puede hacer el solicitante de la medida cautelar o el
afectado con la misma, según sea el caso.
Entonces, podrá pedir la revocatoria de la medida cautelar el
afectado con ella, mientras que su modificación puede ser
solicitada por el beneficiado con la misma o por el afectado con la
medida cautelar.
Puede ser modificada en su forma, bienes sobre los que recae,
monto o sustituyendo al órgano de auxilio judicial.
Presupuestos de la Petición Cautelar
Además de los requisitos generales exigidos en el Art. 610 del
C.P.C. para la procedencia de una medida cautelar, quien la
peticiona debe cumplir con satisfacer los presupuestos siguientes:
• Verosimilitud del derecho invocado
• Peligro en la demora
• Razonabilidad
Estos presupuestos son exigibles para la procedencia de toda
medida preventiva.
La verosimilitud del derecho invocado, significa demostrar al
juez que la pretensión principal que se intenta garantizar tiene
una posibilidad razonable de ser declarada fundada al
pronunciarse la sentencia, sobre la base de los medios
probatorios ofrecidos en el pedido cautelar.
Para ello, el juzgador deberá aplicar un juicio de probabilidad
más no un juicio de certeza, pues este último recién
corresponderá hacerlo cuando se expida la sentencia.
El peligro en la demora, significa probar que la duración del
proceso principal podría ocasionar un daño inminente y por
ende irreparable.
La razonabilidad, significa acreditar que la medida cautelar
solicitada es necesaria, idónea y adecuada para garantizar la
eficacia de la decisión definitiva, sin que pueda ser excesiva
para el efecto aludido.
Para constatar dicha razonabilidad, bastará hacerse una
comparación entre la medida cautelar peticionada y la
pretensión planteada.
Justamente, para que la
medida precautoria que se
vaya a otorgar sea
congruente y proporcional
con el objeto que es materia
de la tutela de aseguración.
Precisión Relevante

Los requisitos y los presupuestos, antes


tratados, son complementarios en una
simbiosis que trasluce la naturaleza y
finalidad de la medida precautoria, pues
su concurrencia debe ser coetánea a efecto
de que la medida cautelar peticionada sea
concedida.
Demanda Cautelar
Para que sea admitida y concedida debe cumplir con los requisitos
formales, requisitos de forma y con los requisitos de fondo exigibles
para toda demanda. Arts. 130, 131, 132, 133, 424, 425, y 427 del
C.P.C.
Además, debe cumplir con los requisitos y presupuestos previstos en
los Arts. 610 y 611 del C.P.C., así como con los requisitos especiales
que son los exigidos para cada tipo de medida cautelar.
Trámite de la Medida Cautelar
El procedimiento para la obtención de la medida cautelar es en
realidad uno solo, siendo el que está contemplado básicamente en
el Art. 637 del C.P.C., al que debe sumarse los Arts. 635, 636, 638,
640 y 641 del mismo C.P.C., donde se regula diferentes figuras
procesales de la medida preventiva.
Sin embargo, ese procedimiento presenta ciertas diferencias en
función a la existencia de variantes en el inicio del trámite de la
medida precautoria.
Pues la medida cautelar puede ser medida cautelar dentro del
proceso y medida cautelar fuera del proceso. Arts. 608 y 636 del
C.P.C.
Entonces, esas variantes son las que se presenta en cuanto al
modo de cómo y cuándo se inicia el proceso cautelar.
Tal como constataremos al estudiar la medida cautelar dentro
del proceso y la medida cautelar fuera del proceso.
Toda demanda cautelar pasa
previamente por una calificación,
cabalmente, para constatar el
cumplimiento de los requisitos y
presupuestos señalados por ley,
además de los requisitos especiales
establecidos para cada tipo de
medida preventiva.
Requisitos evaluables en la Calificación

requisitos de admisibilidad requisitos de procedibilidad

Arts. 130, 131, 132, 133, 424 y 425 del C.P.C. Art. 427 del C.P.C.

requisitos y presupuestos requisitos especiales

Arts. 610 y 611 del C.P.C. depende de cada tipo de medida precautoria
admisión de
demanda
cautelar

demanda
cautelar calificación resultado

rechazo de
demanda
cautelar
Admisión de la Demanda Cautelar
Admitida y declarada fundada la medida cautelar, porque
reúne los requisitos y presupuestos precitados, el juez debe indicar
la modalidad y la forma específica de la medida preventiva, así
como las especificaciones necesarias para su adecuada ejecución.
La ejecución dependerá del tipo de medida cautelar.
Por ejemplo, si se trata de embargo en forma de inscripción, la
medida precautoria se ejecutará con su inscripción en la partida
registral donde está inscrita la propiedad mueble o inmueble,
anotándose el monto de la afectación.
Por ende, ese tipo de embargo puede ser sobre bienes inmuebles
o muebles que estén registrados en sede registral.
Ejecutada la medida preventiva, deberá notificarse a la parte
afectada con la misma, para que dentro del plazo de 5 días
pueda formular oposición.
Ahora bien, suponiendo que el demandado toma conocimiento
de la resolución cautelar sin que ésta se haya ejecutado,
igualmente tiene el mismo plazo para plantear oposición.
Debe tenerse presente que cuando se presenta el supuesto
mencionado, la oposición no suspende la ejecución de la medida
precautoria.
La oposición es resuelta por el mismo juez que expidió la resolución
cautelar. Dicho auto es apelable sin efecto suspensivo.
Entonces, por el efecto del concesorio de la apelación, en el caso de
que la medida cautelar haya sido ejecutada, si se declara fundada
la oposición, el juzgador deja sin efecto la medida precautoria,
pero si se declara infundada la oposición, la medida preventiva
seguirá vigente.
 La oposición, como figura procesal, se incorpora en el trámite
del procedimiento cautelar desde la publicación de la Ley
29384 del 28-6-09.
 Esun recurso para que el afectado con la medida cautelar
pueda oponerse a la misma.
 Antes de la norma legal citada, para el mismo efecto existía la
apelación.

.
Por la forma como está regulada, la oposición ha tenido muchas
críticas, pues podría convertir en ineficaz la medida preventiva.
Por ejemplo, cuando al declararse fundada la oposición y ser tal
decisión objeto de apelación sin efecto suspensivo,
inmediatamente dejaría sin efecto la medida cautelar, con el
consiguiente perjuicio para el titular de la misma.
Rechazo de la Demanda Cautelar

Por

No haber subsanado Incumplir cualquiera Ser improcedente,


dentro del plazo de los requisitos y/o según la decisión del
fijado por el juez, la presupuestos previstos juez como resultado
falta de algún en los Arts. 610 y 611 de la calificación, al
requisito de del C.P.C. o los considerar que está
admisibilidad, requisitos especiales incursa en cualquiera
advertido por el señalados para cada de los supuestos
mismo en la tipo de medida establecidos en el
calificación. cautelar. Art. 427 del C.P.C.
Producido el rechazo de la demanda cautelar, por estimársele
infundada, dicha resolución es apelable con efecto suspensivo y no
se notifica al demandado.
La instancia superior absolverá el grado sin admitirle intervención
alguna al demandado.
La 2da. instancia, según sea el caso, puede confirmar el auto
recurrido o declarar la nulidad del mismo, en cuyo último supuesto,
ordenará que el juez de origen conceda la medida precautoria,
acorde a los lineamientos expuestos por la instancia superior.
Medida Cautelar dentro del Proceso
Presentada la demanda cautelar, el juez mediante decreto
dispone la formación del cuaderno cautelar.

piezas procesales  demanda cautelar  copia simple de los


y sus anexos anexos de la demanda
conformantes del  copia simple de la
principal
cuaderno demanda principal
 copia simple de la
resolución admisoria de
cautelar la demanda principal
Posteriormente, el juez realizará la calificación de la demanda
cautelar, la que como resultado de la misma puede ser admitida o
rechazada, según sea el caso.
Para ambos supuestos, admisión o rechazo de la demanda
cautelar, corresponderá seguirse los trámites previstos para cada
uno de los mismos en el Art. 637 del C.P.C., conforme se ha
explicado anteriormente.
Medida Cautelar fuera del Proceso
Presentada la demanda cautelar, el juez realizará su calificación,
pudiendo admitirla o rechazarla, según sea el caso.
Siendo rechazada la demanda cautelar, se podrá seguir el
trámite establecido para ese caso en el Art. 637 del C.P.C., acorde
a lo explicado antecedentemente.
Siendo admitida y ejecutada la medida preventiva puede
presentarse 2 supuestos, los cuales son materia de regulación
diferenciada en cuanto a su tramitación.
supuesto donde la pretensión que se va a postular en la
futura demanda no está sujeta a conciliación extrajudicial

supuesto donde la pretensión que se va a postular en la


futura demanda está sujeta a conciliación extrajudicial
supuesto donde la pretensión que se va a postular en la futura
demanda no está sujeta a conciliación extrajudicial.
Siendo admitida y ejecutada la medida cautelar, el demandante
debe interponer la demanda principal dentro del plazo de 10 días
hábiles posteriores a dicha ejecución.
Caso contrario, la medida precautoria se extinguirá por
caducidad.
supuesto donde la pretensión que se va a postular en la futura
demanda está sujeta a conciliación extrajudicial

Siendo admitida y ejecutada la medida cautelar, el demandante


debe iniciar el procedimiento conciliatorio extrajudicial dentro del
plazo de 5 días hábiles posteriores a esa ejecución.
Caso contrario, la medida precautoria se extinguirá por caducidad.
Empero, cuando se cumple con iniciar el procedimiento conciliatorio
extrajudicial en el plazo precitado, sin llegar a un acuerdo
conciliatorio, el demandante deberá interponer la demanda principal
dentro del plazo de 10 días hábiles desde que concluyó el
procedimiento aludido.
Caso contrario, la medida precautoria se extinguirá por caducidad.