You are on page 1of 16

Delitos Contra la

administración publica
ALUMNA: CECILIA FLORES SALAZAR
PRIMER CASO
El caso Lava Jato y su vínculo con altos
funcionarios peruanos
Caso LAVAJATO
Lava Jato es el nombre de una operación policial que se encuentra a cargo de la Policía Federal de
Brasil, la cual inició en 2013 con el descubrimiento de una posible red de lavado de activos. Este hecho
condujo a que en marzo del 2014 se detuviera a Paulo Roberto Costa, ex director de Abastecimiento de
Petrobras. Petrobras es la empresa más grande de Brasil y la más grande empresa estatal de
Latinoamérica. Esta empresa licitaba obras a empresas brasileras de construcción e ingeniería, en
virtud de un programa impulsado por el entonces presidente Ignàcio Lula Da Silva, a fin de estimular el
empleo.

Las investigaciones hasta la fecha han arrojado que Petrobras, a través de sus funcionarios, habría
solicitado sobornos a cambio de favorecer la contratación de ciertas empresas. Este dinero habría sido
repartido entre funcionarios públicos, políticos y empresarios; dinero que luego habría sido
blanqueado y transferido a cuentas en el extranjero. Entre los involucrados e investigados se encuentra
el ex presidente de Brasil, Lula Da Silva.

Un aspecto importante es que varias de las obras o proyectos habrían sido realizados en otros países
de América Latina, entre los cuales estaría Perú. Y es que las empresas que se habrían “repartido” las
obras, han tenido contratos con el Estado peruano. Una de ellas es la ya conocida empresa Odebrecht.

Hasta el momento, se sospecha que en este escándalo de corrupción se encuentran vinculadas altas
autoridades de los regímenes presidenciales de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala. A
continuación, se expondrán brevemente los indicios que, según la información recabada por los medios
de comunicación, llevarían a sustentar dicha vinculación con aquellos gobiernos.
Vinculación con el gobierno de Alejandro
Toledo
En 2006, durante el gobierno del expresidente Alejandro Toledo se aprobó la Ley N° 28670 que
declaró de necesidad pública e interés nacional la implementación de un Comité de Alto Nivel
para la negociación de concesiones. Dicha norma indica en su artículo 3 que “los impedimentos
para ser postores contenidos en las bases administrativas de los procesos de promoción de la
inversión privada a que se refiere el Decreto Legislativo N° 674 (…), son inaplicables e inexigibles”.
La aprobación de esta norma se dio en un lapso de tiempo bastante corto e inusual, razón por la
cual se considera como indicio de supuestos favorecimientos a las empresas Odebrecht, Queiroz
Galvao S.A. y Graña y Montero, las cuales estaban impedidas de participar en el Proyecto
Corredor Vial Interoceánico Sur Perú- Brasil. Otros hechos tomados como indicios de posibles
favorecimientos serían, por un lado, el que Odebrecht S.A. haya realizado donaciones a la ONG
Centro Global para el Desarrollo y la Democracia, en la cual Alejandro Toledo preside en Consejo
Directivo. Por otro lado, se ha tomado en cuenta que Odebrecht contrató con el Estado peruano
durante el gobierno de Toledo por la suma de 250 millones de soles, aproximadamente.
Vinculación con Alan García
En relación al expresidente Alan García, se sospecha de su posible involucramiento en el
caso Lava Jato debido a que fue mencionado en conversaciones que tuvo el exministro
de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Miguel Jorge Barata, con
ejecutivos de Odebrecht y el entonces presidente Lula Da Silva.
Según dichos mensajes, Luda Da Silva habría llevado a cabo lobby a fin de que
Odebrecht gane varias licitaciones en Perú. Según la Policía Federal de Brasil, la
mencionada empresa habría pretendido aprovechar la visita del expresidente brasilero
para que este utilice sus influencias a fin de pactar con el gobierno peruano bajo el
mando de Alan García, en ese momento.
Cabe anotar que, durante el segundo gobierno de Alan García, Odebrecht “se adjudicó
contratos por obras que ascienden a más de 3 mil 400 millones de soles”.
Vinculación con Ollanta Humala
En cuanto a la vinculación con el régimen presidencial de Ollanta Humala, el informe de la Policía
Federal de Brasil señala la existencia de un correo electrónico interceptado a Fernando Migliaccio da
Silva, ex-ejecutivo de Odebrecht, en el cual figurarían las iniciales “OH”, las cuales, según la hipótesis
manejada por las autoridades brasileras, corresponderían a Ollanta Humala. Dichas iniciales se
encontrarían junto a una referencia al monto de tres millones de dólares, razón por la cual las
autoridades de Brasil sospechan que el Presidente Humala habría recibido un soborno por dicha
suma de dinero. Esta información ha sido contrastada con la agenda del celular de Marcelo
Odebrecht, en la cual también se encontraban las iniciales y se indican reuniones en Lima con “OH”.
De hecho, en dicha agenda aparecen referencias a reuniones que se habrían llevado a cabo en junio
de 2011, cuando Humala era candidato; y en mayo de 2013 y octubre de 2014, entre Humala, la
primera dama Nadine Heredia y altos funcionarios de Odebrecht, cuando aquel ya era jefe de Estado.
Es importante mencionar que Migliaccio es sindicado como el administrador de diversas empresas off
shore en paraísos fiscales que habrían sido empleadas, según las autoridades de Brasil, para el lavado
de activos y para el pago irregular a funcionarios públicos brasileros y de otros países.
Un dato adicional a tener en cuenta es que, durante el gobierno de Ollanta Humala, la empresa
Odebrecht habría pactado concesiones con el gobierno peruano por la suma ascendiente a 20 mil 424
millones 960 mil 122 soles.
Posibles delitos cometidos
Pues bien, una vez repasados los indicios que llevan a sospechar de irregularidades o
favorecimientos por parte de los tres últimos gobiernos en relación con la empresa brasilera
Odebrecht, se analizarán los posibles delitos que los altos funcionarios peruanos habrían
cometido en virtud de dichos elementos indiciarios.

Delito de cohecho.- En relación a los supuestos sobornos o pagos irregulares que las empresas
de Brasil habrían otorgado a funcionarios peruanos, estos hechos encajarían en el delito de
cohecho, tipificado en el artículo 393° del Código Penal peruano.
Delito de colusión.- Por otra parte, con respecto a los indicios de posibles favorecimientos por
parte de los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humana para la empresa
brasilera Odebrecht en la contratación para obras y el pacto de concesiones, dichos elementos
probatorios podrían llevar a sustentar la posible comisión del delito de colusión.
Conclusión
La información que los medios de comunicación de Brasil y Perú vienen brindando sobre el caso
Lava Jato deben ser investigados por las autoridades peruanas a fin de determinar si se
cometieron o no delitos de corrupción por parte de altos funcionarios peruanos en relación con
las empresas brasileras ya mencionadas.
Hasta el momento, los datos con los que se cuenta podrían constituir indicios sobre los cuales se
pueden construir hipótesis lógicas sobre la supuesta comisión de delitos de cohecho pasivo
propio, cohecho activo y colusión. La naturaleza clandestina de la forma de comisión de estos
delitos no permite que estos sean probados fácilmente a través de pruebas directas (por
ejemplo, documentos firmados por el funcionario público y el particular en el cual se deje
constancia del acuerdo colusorio o del dinero entregado a manera de soborno). Es por ello que
el trabajo deberá realizarse sobre todo por medio de pruebas indiciarias que sigan sumando a
las ya existentes a fin de llegar a la luz en un caso de alta corrupción y escala internacional como
lo es Lava Jato.
SEGUNDO CASO
Caso Benicio Rios
Benicio Rios
Benicio Ríos nació en Ollantaytambo, Urubamba, Cuzco.
En 1992 fue elegido Regidor del Distrito de Ollantaytambo para el periodo 1993-1995 por el
Movimiento Independiente Mi Urubamba.
En 1998 fue elegido Alcalde del Distrito de Ollantaytambo para el periodo 1999-2002 por el
Movimiento Independiente Mi Urubamba.
En 2006 fue elegido Alcalde de la Provincia de Urubamba en las Elecciones Regionales y
Municipales de Perú de 2006 siendo Alcalde por el periodo 2007-2010 por Unión por el
Perú.
En 2016 postula a las Elecciones de Presidente, Vicepresidentes y Congresistas para ocupar
un escaño en el Congreso de La República representando a la Región del Cusco con el
Partido Político Alianza para el Progreso en Alianza Electoral con el Movimiento Regional
Acuerdo Popular Unificado. Quedando elegido como Congresista con más votos de la
Región de Cusco con más de 31,599 Congresista 2016-2021.
Delitos que se le acusan
Sigue un proceso judicial en su contra por delito contra la Administración Publica en la modalidad de corrupción de funcionarios, sub tipo
– cohecho pasivo propio.
Es el primer caso que se a atendió en el Congreso por la Comisión de Ética, ya que , es acusado de haber adquirido un terreno de 10
hectáreas, durante su gestión como alcalde de Urubamba (Cusco), a un costo de US$423 mil; el precio real, empero, sería US$250 mil.
El Ministerio Público ha solicitado 8 años de cárcel para Ríos, así como su inhabilitación – por 5 años– para ejercer cargos públicos.
por haber cometido los delitos de Colusión y Cohecho Pasivo Propio, cuando se desempeñaba como alcalde de la provincia cusqueña de
Urubamba.
Él y otros coacusados, entre ellos exgerentes municipales ligados a la adquisición de bienes, así como el vendedor del predio, deberán
presentarse al inicio de juicio oral. En caso el congresista cusqueño no asista, se solicitaría su conducción compulsiva.
La denuncia refiere que Rios Ocsa y Mario Ccoyori (dueño del terreno), concertaron un precio superior al acordado inicialmente, es decir
el metro cuadrado que tenía un costo de US$ 3.5 dólares americanos, terminó valiendo US$ 4.56 dólares americanos.
Finalmente se adquirieron más de nueve hectáreas de terreno por la suma de un millón 224 mil nuevos soles, el doble del precio de venta
inicial.
Cabe precisar que el pasado 17 de abril, el legislador se acogió a su inmunidad parlamentaria y frustró el inicio del juicio oral en su contra.
Según el magistrado Jimmy Manchego, el proceso debía suspenderse porque el Congreso de la República no se pronunció sobre el caso.