You are on page 1of 24

PROFE

TAS
INTRODUCCIÓN A LOS LIBROS DE LOS
PROFETAS.

La Biblia Hebrea diferenció entre profetas


anteriores y posteriores. Los anteriores serían
aquellos que aparecen en los libros de Josué a
Reyes, textos que ya hemos comentado en el
capítulo anterior, dedicado a los libros
históricos. Mencionaba la Biblia Hebrea a los
profetas posteriores indicando que éstos eran
los libros de Isaías, Jeremías y Ezequiel, más
los doce profetas siguientes.
SEPARACIÓN POR ÉPOCA

 Nuestra clasificación quedaría distinta al orden en el


que habitualmente están las Biblias que hoy
manejamos. En el siglo VIII a. C. destacaron cuatro
grandes profetas: Isaías, Miqueas, Amós y Oseas. El
siglo VII a.C. tuvo otros cuatro profetas: Sofonías,
Jeremías, Nahum y Habacuc. El siglo VI a. C. en la
época del destierro destacaron: Ezequiel, II Isaías y
Abdías. El siglo V a. C. y siguientes, en la etapa
Persa, hablamos de: Ageo, III Isaías, Zacarías, II
Zacarías, Malaquías, Joel, Jonás y Daniel.
TRIPLE TRADICIÓN DE ISAÍAS

Ya se puede apreciar que en esta clasificación


he separado algunas partes de un mismo
libro. Así por ejemplo, Isaías está compuesto
por tres profetas de diferentes etapas que
llamamos I Isaías, II Isaías, y III Isaías. Hoy
tenemos agrupados a estos tres profetas en
un solo libro, pero sabemos que fueron
escritos en distintas épocas. Algo semejante
sucede con Zacarías.
JEREMÍAS

Aún nos quedarían algunos otros libros


especiales de los profetas como la
Lamentaciones, atribuidas a Jeremías y
en género lírico, a modo de composición
dramática y funeraria por la destrucción
de Jerusalén. Otro libro especial que
estudiaremos es el de Baruc.
CONCEPTO DE PROFETA .

Este conjunto de libros se llamó en la


tradición hebrea, los "Nabii", es decir los
profetas. Formaba el segundo gran bloque de
libros del AT, detrás de la Ley o Pentateuco, y
por delante del resto de libros.
VIDENTES

 La palabra que utilizaron los griegos, " profeta", fue


traducida de la palabra "Nabii", pero hubo otros
términos que emplearon los hebreos para referirse a
este tipo de personas. En ocasiones se les
denominaba "videntes", traducido del hebreo "r´h".
El caso más típico de un vidente-profeta es el del
profeta Samuel: es un hombre que conocía las cosas
ocultas, si se le pagaba podía consultar el futuro . De
hecho, aparece usando algunos medios de
adivinación tales como examinar las entrañas de los
animales que fuera a sacrificar. De todas formas,
este término, "vidente", se usó más bien poco.
 Lo mismo sucedió con otro término que también
significaba "vidente", fue "hzh". Este título se le dio
a Gad ( 2 Sam 24 ), o a Amós ( Am 7,12 ). La idea es
que se trata de hombres estimados porque conocían
el futuro o las cosas ocultas. Bastante más usado
fue el término "hombre de Dios", que fue utilizado y
aplicado para Moisés o David, y más tarde para los
profetas del siglo X a. C., es decir, Elíseo y otros.
Este título está expresando la relación estrecha y
especial que tenía el profeta con Dios, podía obrar
milagros, hablar en su nombre y hacer cosas
extraordinarias.
NABII

Sin embargo, "Nabii", fue el término más


usado, de hecho es la traducción directa
de profeta. Esta palabra empieza a ser
aplicada desde el siglo X a. C., y
claramente se impone a los demás
vocablos. Cuando llegó el helenismo,
"nabii" se tradujo siempre por la palabra
griega "prophemi".
PROPHEMI

 El término profeta, en castellano, proviene del


griego, "prophemi", que etimológicamente
significaría el anunciador. En nuestra tradición
cultural el profeta sería aquel que profetiza, el que
predice el futuro. También se ha asimilado
popularmente a las personas con especial conciencia
social, con fuerte sentido de vocación por una causa.
Así se entiende, que son profetas de nuestro tiempo
Ghandi, Luther King o Juan Pablo II. Esto hace que
pierda su sentido primero y más original, podemos
correr el riesgo de perder los matices que en otro
tiempo tuvo.
CANON

La idea más arraigada que se tiene de los profetas es


que tienen un papel de predecir el futuro. Hay que
buscar en qué momentos anunciaron al Mesías,
demostrando que Jesús es el que tenía que venir. Este
trabajo aparece ya en el NT, donde los Evangelistas
quieren encajar los textos mesiánicos de los profetas
con la persona de Jesús. Ninguno de estos libros es
considerado deuterocanónico, si exceptuamos alguna
parte en arameo y griego del libro de Daniel. El mismo
Lutero no puso en duda ninguno de los libros de los
profetas, que siempre han gozado de gran validez entre
los creyentes. Al nivel dogmático creemos, y así lo
proclamamos en el "Credo", que el Espíritu Santo habló
por los profetas.
EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL PROFETISMO .

Cuando decimos que hay una pluralidad


entre los profetas, que no son iguales,
estamos afirmando que existen
diferentes clases de profetas, es decir
que podemos clasificarlos. Al igual que
cualquier otra clasificación que usemos,
lo que organicemos estará en función de
los criterios que empleemos y de las
conclusiones a las que queramos llegar.
CLASIFICACIÓN DE PROFETAS

 Desde una perspectiva sociológica se pueden


clasificar los profetas en "profetas marginales" y
"profetas institucionalizados". Los "marginales"
arrancan de la periferia social, funcionan como
ajenos a la sociedad a la que intentan cambiar. Los
"profetas institucionalizados" nacen del interior de la
sociedad, están integrados en estructuras sociales,
se enfrentarán menos a la sociedad, serán menos
polémicos. Se ha diferenciado profetas mayores y
menores, según el número de paginas. Mayores
serían Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel , menores
el resto.
ETAPAS DEL PROFETISMO

 A grandes rasgos hablamos de tres momentos: la


etapa preclásica, la clásica y la decadencia del
profetismo. Estudiamos una por una, indicando que
la etapa preclásica coincide con los profetas
anteriores. La clásica y posclásica corresponde a los
libros de los profetas que disponemos en la Biblia.
 La etapa preclásica, abarca desde el inicio del
profetismo, hacia el siglo XII a. C. hasta el siglo VIII
a. C. Estos profetas son variados, pero se
caracterizan en que no disponemos de ellos ningún
escrito de sus profecías. Sabemos de ellos de
manera colateral y en el contexto de los relatos
históricos.
COMUNIDADES PROFÉTICAS

 Los escritos más antiguos que nos hablan de


profetas, están en 1 Sam 10, 5-13 y 1 Sam 19,
18-24. Está haciendo referencia a unos grupos de
profetas que viven en común, que sólo profetizan
juntos, y que lo hacen entrando en una especie
de trance, con arrebatos en los que participa la
música y la danza. Podemos definir sus
actividades como de una excitación grupal, de
tipo sacro y cultual en la que gritan y hacen
gestos extraños. Es una especie de arrebato que
podríamos comparar con prácticas rituales y
sagradas de otros pueblos primitivos.
 Sin embargo, hay en estas prácticas rituales algo distinto a
otras religiones. La función de estos profetas está vinculada a
la crisis militar y política que vive el judaísmo. No es un
simple ritual sagrado, estamos ante algo más. Estos
exaltados fueron apoyados por Saúl en su lucha contra los
filisteos, parece además, que son fervientes defensores de la
unidad religiosa, lo cual provocó enfrentamientos con el
poder.
 El antecedente de estos profetas podría estar en el relato de
Moisés, cuando se pusieron un grupo de ancianos a profetizar,
Num 11 . El pueblo judío consideraba esto como algo del
Espíritu de Yahvé.
 De estos grupos de profetas, el que conocemos
mejor, el más importante de esa época es Samuel.
La tradición lo coloca muy cerca de Moisés en
importancia. Sabemos lo que hace: sacrifica como
un sacerdote, es un vidente, hace de juez e
interviene en la política. Anunciará el castigo para la
familia de Eli (1 Sam 3). También ungirá al Rey Saúl,
aunque más tarde denunciará sus excesos
enfrentándose contra él (1 Sam 13 y 15). Esto es
quizás el rasgo más "profético" de todos, la denuncia
y el anuncio de castigos.
PROFETAS DE CORTE

 Una generación más tarde nos encontramos con


profetas junto a la corte regia y con los Reyes.
Estamos en la época de David y aparecen dos
videntes importantes: Gad y Natán. Gad aparece
poco, aconsejando a veces y anunciando un castigo (
2 Sam 24 ). Natán está presente en momentos
decisivos de la vida de David, en el templo, en el
adulterio y en el crimen cometido por el rey.
Aparecerá también buscando sucesor, al modo de
Samuel (2 Sam 7 y 12 y en 1 Re 1). Estos profetas
parecen "profetas de la corte", viven en palacio, pero
llama la atención que no son serviles, presentan con
una amplia libertad siendo muy críticos con el rey.
ELÍAS

 Los más grandes profetas de acción anteriores al


periodo clásico son Elías y Eliseo . Elías es el máximo
representante de la tradición profética, lo colocamos
junto con Moisés en el relato de la transfiguración en
el NT. Parece ser que su obra se desarrolla sobre el
880 a.C. Es un hombre solitario, sus apariciones son
para exponer el mensaje de Dios y desaparecer.
Estamos en una época de gran avance del
paganismo representado por los dioses Baales. El
culto de Baal se va imponiendo arrinconando a
Yahvé, es entonces cuando interviene Elías
anunciando castigos.
Elías es defensor de la justicia y del verdadero
culto. La tradición judía narra, al igual que
otras mitologías, al profeta Elías subiendo al
cielo arrebatado por un carro, quizás para
explicar que se desconociera la tumba de
Elías, siendo éste tan importante para el
judaísmo. La tradición judía más antigua
entendía además, que Elías tenía que volver,
antes de la llegada del Mesías. El cristianismo
identificó a Elías con Juan el Bautista, el
precursor.
ELISEO

El siguiente profeta, sucesor de Elías es


Eliseo. Eliseo está en escena sobre el 855
hasta el 798 a. C. Encontramos los textos
relativos a Eliseo en 2 Re 2 a 13, pero están
dispersos y fragmentados. Eliseo presenta un
doble rostro, aparece en ocasiones como un
hombre popular, milagrero, con muchas
anécdotas. Es un hombre pacífico y
legendario, ayuda a los humildes y es una
especie de "padre espiritual" de otros
profetas.
Pero también tiene una faceta política, es un
hombre de acción y está enfrentado
visceralmente a la monarquía representada
por la dinastía de los Omridas. De hecho,
podemos incluso considerar que la caída de
esta dinastía fue propiciada y promovida por
la oposición constante de Elías y Eliseo.
Aunque los "siguientes monarcas", cercanos a
Eliseo, no se comportaron mejor. MUCHOS
MILAGROS.
HIJOS DE PROFETAS

 En medio de las narraciones de Eliseo aparecen unos


grupos de profetas, con un carácter comunitario muy
significativo y curioso, parece que se trata de
hombres casados, en vida comunitaria, son
mendicantes y viven en extrema pobreza. Se les
suele llamar "hijos de profetas" que significaría sin
más que son profetas. Posiblemente son grupos
religiosos fuertes independientes de la corte, serían
algo así como los representantes de la pureza de la
fe en Yahvé. Estamos ante los cimientos del
profetismo clásico posterior, muy vinculado a estos
grupos de profetas.
 Esto es muy interesante para comprender como se redactaron
los libros de los profetas. Así, por ejemplo, si hablamos del
libro de Isaías, aunque tradicionalmente nos ha llegado como
el libro de un profeta, la crítica moderna llega a diferenciar
tres escritores de siglos muy distintos en el mismo libro de
Isaías. Estos tres escritores pertenecieron a la misma escuela
de profetas vinculados a la tradición de Isaías, el primero
sería Isaías, pero después hay otros profetas que añaden
oráculos y palabras, desconocemos sus nombres, los tenemos
que llamar, el segundo y el tercer Isaías. Estos grupos de
profetas fueron verdaderas escuelas de pensamiento y
seguramente son los encargados de recopilar las palabras del
profeta.