You are on page 1of 7

El derecho a la protesta en Colombia

Diagnóstico, tendencias y recomendaciones
14 de diciembre de 2018
UN PLANTEAMIENTO INICIAL
La forma en que se atienden las protestas en Colombia
produce una situación en la que todos pierden.
• Los manifestantes: vulneran sus derechos, deslegitiman sus
reivindicaciones y estigmatizan
• Las instituciones estatales: altos costos reputacionales,
afectan su legitimidad y otras dimensiones de acción.
• La sociedad en general: se trunca su desarrollo democrático
TRES ELEMENTOS PARA LA REFLEXIÓN
• ¿De qué tipo de derecho hablamos? El derecho a la protesta
como el primer derecho y, por lo tanto, debe ser de especial
protección – la violencia (si ocurre) no es excusa para
cuestionarlo
• ¿Cuál es la naturaleza de la PS? Una acción colectiva
contenciosa y no convencional – disruptiva por definición.
• El desafío democrático: La PS pone en evidencia
inevitablemente un conflicto derechos que la normatividad
vigente ni reconoce ni permite gestionar – desconfianza
(¿delitos o derecho?), naturaliza una jerarquía de derechos.
Estacionalidad diaria. Probabilidad de ocurrencia de la PS aumenta
entre martes y jueves y disminuye entre viernes y domingo.
Estacionalidad mensual. Hay períodos “fríos” (diciembre-enero y junio-
julio) y períodos “calientes” (febrero-mayo y agosto-octubre).
Geografía de la PS

Solo 7% de los municipios (79) no han
registrado PS.

En las capitales departamentales se
han concentrado el 48% de todas las
PS

Según intensidad, 133 municipios han
registrado altos niveles y 56 niveles
muy altos – 17% de todos los
municipios del país.
Los disturbios son marginales (3%). El 42% de las PS se expresan en
forma de movilizaciones. En el tiempo, éstas tienden a aumentar junto
al bloqueo de vías. Los paros registran una disminución relativa.
RECOMENDACIONES
• Necesitamos una legislación informada por la evidencia y no
por los prejuicios – más preventiva y más garantista.
• Las leyes son muy importantes, pero presentan riesgos y sus
impactos son condicionales al contexto
• Estamos en deuda de construir una nueva narrativa de la PS
que la enmarque como un asunto de convivencia y democracia
y no como un problema de orden público
• La Policía Nacional tiene un papel fundamental, pero no es el
único actor: autoridades civiles subnacionales desempeñan un
papel fundamental
• Hay con qué trabajar: iniciativas de la sociedad civil,
priorización municipal, proyecto en curso de policías de diálogo
y mediación (disposición y apertura de la UNIPEP).