You are on page 1of 12

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las Infecciones Asociadas a la

Atención de Salud (IAAS) son infecciones contraídas por un paciente durante su tratamiento en
un hospital u otro centro sanitario y que dicho paciente no tenía ni estaba incubando en el
momento de su ingreso.

Las IAAS pueden afectar a pacientes en cualquier tipo de entorno en el que reciban atención
sanitaria, y pueden aparecer también después de que el paciente reciba el alta.
Según Mirabal Álvarez, G. (2018). Las infecciones nosocomiales o Infecciones
intrahospitalarias, han sido llamadas en los últimos años Infecciones Asociadas a la Atención de
Salud (IAAS). Estas representan un grave problema de salud pública global ya que son eventos
adversos prevenibles en el 50% de los pacientes hospitalizados.

Para Akeau, U. (2016) Las IAAS, antes conocidas como infecciones nosocomiales, se definen
como infecciones asociadas a la atención en salud, cualquiera sea su contexto (por ejemplo, en
hospitales, centros para hospitalizaciones prolongadas, instalaciones comunitarias / ambulatorias
o instancias de cuidado en el hogar o centros comunitarios).
En México la Secretaria de Salud dentro del programa de la mejora de la calidad y la seguridad
del paciente en marzo del 2018 emite Las Acciones Esenciales de la Seguridad del Paciente las
cuales se clasifican de la siguiente manera:

1. Identificación del paciente


2. Comunicación efectiva
3. Seguridad en el proceso de medicación
4. Seguridad en los procedimientos
5. Reducción del riesgo de infecciones asociadas a la atención de la salud
6. Reducción del riesgo de daño al paciente por causa de caídas
7. Registro de eventos adversos
8. Cultura de seguridad del paciente

De tal manera que dentro de la acción esencial número cinco: Reducción del Riesgo de Infecciones Asociadas a la Atención de la Salud (IAAS) esta
normatividad hace énfasis en el cumplimiento del lavado de manos y los cinco momentos del lavado de manos con el objetivo de disminuir el riesgo de
trasmisión de las IAAS.
FACTORES DE RIESGO PARA LA TRANSMISIÓN DE IAAS

Se relaciona directamente con el modo de transmisión de los agentes infecciosos, el


tipo de cuidado y las condiciones inmunológicas de base de los pacientes. Entre estos últimos se
destacan la presencia de comorbilidades como antecedente de enfermedad neoplásica, diabetes,
desnutrición, presencia de quemaduras extensas o trauma.

Existen 3 rutas principales de transmisión de las IAAS: gotas, vía aérea y contacto.

Transmisión por vía aérea o aerosoles:


Transmisión por gotas: ocurre a través Ocurre por diseminación de gotas en el
del contacto próximo con un paciente. aire que tienen un tamaño- Cuando el
sistema de ventilación se contamina
con microorganismos

Transmisión por contacto: Es el modo de


transmisión más común y se puede clasificar en dos
subgrupos contacto directo y contacto indirecto.
Las IN en las instituciones de salud son un indicador de la calidad de atención
hospitalaria y están estrechamente relacionados con el conocimiento del personal de enfermería
sobre su prevención y la práctica de medidas de higiene y seguridad al dispensar cuidados de
enfermería.

El lavado de manos (LM), es la medida de seguridad más sencilla y efectiva que protege al paciente, al
personal, a la familia y a los visitantes para prevenir la propagación de microorganismos de persona a
persona

Estas precauciones incluyen lavado de manos, uso de guantes, bata, cubre bocas, lentes,
manejo de material punzocortante y manejo de ropa sucia.
LAVADO DE MANOS

Las manos constituyen una de las rutas de diseminación de infecciones. Por estar en contacto
con el medio ambiente, pueden adquirir fácilmente microorganismos indeseables que luego se
transfieren a las personas, al instrumental y a los alimentos. El lavado de manos con o sin
desinfectante es adecuado para la mayoría de los procedimientos clínicos, aunque a veces, en
procedimientos en que se sospecha una contaminación de las manos con secreciones corporales,
excreciones o material microbiológico, es necesaria la desinfección con soluciones alcohólicas.

FLORA MICROBIANA DE LAS MANOS

La superficie de las manos tiene pliegues, folículos pilosos, áreas sebáceas, glándulas
sudoríparas y uñas, que contienen diversos microorganismos.
HAY DOS TIPOS DE FLORA

Flora Residente: son microorganismos que se Flora Transitoria: son los contaminantes
multiplican en la piel por lo cual las manos recientes y su transporte no suele
actúan como fuente de infección. superar las 48 horas; se trata de
Fundamentalmente se trata de estafilococos microorganismos presentes en la piel que
coagulasa negativos, micrococos, bacilos no se multiplican.
difteroides, Propionibacterium.
LAVADO HIGIENICO

Se conoce como remoción mecánica de microorganismos. Es el lavado con jabón no


medicamentoso y posterior arrastre con agua. Este lavado no tiene sustitutos; es uno de los
métodos más antiguos, sencillos y baratos para prevenir la propagación de agentes infecciosos.

Jabón en barra: las ventajas de este tipo de jabón son: ser transportable,
barato y tan bueno como el jabón líquido.

Jabón líquido: cuando se usa en recipientes recargables, se deben


limpiar cuidadosamente entre carga y carga y rellenar únicamente cuando
están vacíos.

El lavado higiénico de manos se recomienda en las siguientes situaciones:


iniciación y finalización de las tareas diarias
atención entre pacientes
preparación de alimentos
cambio de ropa de cama
LAVADO ANTISÉPTICO

Es el lavado con soluciones antisépticas que inactivan o inhiben las bacterias. Se conoce como
remoción química de microorganismos y es un procedimiento más efectivo que el lavado con
jabón común.

• Este procedimiento se recomienda: luego del contacto con sangre, con secreciones, con
excreciones (aun cuando se usen guantes
• Durante el manejo de pacientes en áreas críticas como unidades de terapia intensiva, de
prematuros, de quemados o de aislamiento
• Luego del trabajo en el laboratorio microbiológico
• En caso de brotes infecciosos
QUIENES DEBEN LAVARSE LAS MANOS
Los que tienen contacto directo con el paciente: médicos, odontólogos, enfermeras, auxiliares,
kinesiólogos, técnicos de rayos, familiares o acompañantes del paciente.

Los que tienen contacto indirecto con el paciente: dietistas, farmacéuticos, técnicos de laboratorio,
personal de mantenimiento.

Personal que, utilizando guantes, realiza procedimientos invasivos en pacientes o trabajan con
material ya contaminado o infectado.
USO DE GUANTES
El uso de guantes es necesario en todo trabajo que signifique estar en contacto con materiales
infecciosos por las siguientes razones: proveen una barrera de protección que impide la
contaminación de las manos cuando se maneja sangre, fluidos, secreciones o excreciones;
reducen la posibilidad de transmisión de los microorganismos habituales en la flora de la piel a
pacientes y materiales y reducen la posibilidad de transmisión de microorganismos entre
pacientes.
USO DE CREMAS DE MANOS
Junto con el incremento en el uso de guantes para todo trabajo que signifique contacto con
materiales infecciosos, se ha observado un aumento de las reacciones alérgicas a los compuestos
de los guantes.

Se recomienda el uso de crema para minimizar los efectos de la sequedad de la piel por el lavado
constante de las manos. Sin embargo, se han descrito brotes de infecciones bacterianas
producidas por cremas contaminadas.