You are on page 1of 18

INFECCION DEL TRACTO URINARIO

La infección de las vías urinarias constituye una


de las infecciones más frecuentes durante el
embarazo.

En la mujer la incidencia de ITU es mayor en


los períodos de actividad sexual y el embarazo
Formas de presentación de la ITU:

I. Cistitis aguda (ITU baja) Manifestaciones clínicas: disuria, poliaquiuria,


micción imperiosa y, en ocasiones, tensión suprapúbica; puede cursar
sin fiebre. En presencia de disuria en la mujer, con bacteriuria no
significativa (menos de 100,000 colonias por ml), conviene descartar la
existencia de vaginitis que también puede ocasionar un síndrome
disúrico(1,2). Factores de riesgo: historia personal o familiar de ITU, uso
de espermicidas durante el contacto sexual, los DIU, el uso de tampones
y las instrumentaciones genitourinarias
II. Infección urinaria alta (Pielonefritis aguda): Manifestaciones clínicas:
dolor lumbar, fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos, en ocasiones diarreas.
La sintomatología urinaria baja es común. Se presenta leucocitosis, piuria y
bacteriuria(2). ITU no complicada: aparece sin presencia de alteraciones
anatomo-funcionales del tracto urinario y/o sistémicas(2). ITU complicada:
aparece en presencia de alteraciones anatomo-funcionales del tracto
urinario y/o sistémicas (2).

III. Infección urinaria recurrente (3 o más episodios en un año): pueden ser


debidas a recaídas o a reinfecciones. Las recaídas son recurrencias por el
mismo germen que originó el episodio anterior, dentro de las dos semanas
siguientes al término del tratamiento. Las reinfecciones son recurrencias
producidas por gérmenes diferentes al que determinó el episodio inicial y
se asocian con mayor frecuencia a una patología subyacente del aparato
urinario(2). Factores de riesgo: reflujo vesicoureteral, obstrucciones,
malformaciones congénitas, cateterismo e instrumentaciones inadecuadas;
diabetes; embarazo y déficit inmunológico
ITU o bacteriuria asintomática. Muchos pacientes pueden tener una
bacteriuria significativa (≥ 105 UFC/mL de orina) sin presentar síntomas.

ITU recurrente. Más de tres episodios de ITU demostrados por cultivo en


un periodo de un año.

ITU nosocomial. Aparición de infección urinaria a partir de las 48 horas de


la hospitalización de un paciente sin evidencia de infección, asociada a
algún procedimiento invasivo, en especial, colocación de un catéter
urinario
La infección de las vías urinarias constituye una de las
infecciones más frecuentes durante el embarazo.

Las complicaciones asociadas a la ITU durante


el embarazo son: el parto pretérmino, el bajo
peso al nacer y el retardo del crecimiento
intrauterino.
EXAMENES AUXILIARES
Sedimento urinario. Se requiere una muestra de orina
espontánea tomada de la mitad de la micción previo
aseo genital, la cual debe ser procesada sin demora.

El análisis de orina es divido en dos partes. La primera es


hecha a través de reacciones químicas y la segunda por
visualización de gotas de orina por el microscopio.
En la primera parte, se sumerge una cinta en la orina, llamada
dipstick

Después de un minuto, se comparan los colores de los


cuadraditos con una tabla de referencia
A través de estas reacciones y con el complemento del examen
microscópico, podemos detectar la presencia y la cantidad de los
siguientes datos de la orina:

Examen Fisico

Densidad
La densidad del agua pura es igual a 1000.
Cuanto más cerca a este valor, más diluida
está la orina. Los valores normales varían
de 1005 a 1035. Orinas con densidad
cerca de 1005 están bien diluidas;
cercanas a 1035 están muy concentradas,
indicando deshidratación.
pH

La orina es naturalmente ácida, ya que el riñón es el principal


medio de eliminación de los ácidos del organismo. El pH de la
orina varía entre 5,5 y 7,5.

Valores de pH mayores o iguales a 7,5 pueden indicar la


presencia de bacterias.

Valores menores de 5,5 pueden indicar acidosis en la sangre o


enfermedad en los túbulos renales.

COLOR
Examen Quimico

Proteínas
La mayoría de las proteínas no son filtradas por el riñón, por eso, en
situaciones normales, no deben estar presentes en la orina.

La presencia de proteínas en la orina se llama proteinuria, y puede indicar


enfermedad renal. El examen de orina de 24h es normalmente hecho para
cuantificar con exactitud la cantidad de proteínas que se está perdiendo en la
orina.

Glucosa
Toda la glucosa que es filtrada en los riñones es reabsorbida hacia la
sangre por los túbulos renales.

La presencia de glucosa en la orina es un fuerte indicio de que los niveles


sanguíneos están altos. Es muy común que personas con diabetes mellitus
presenten pérdida de glucosa por la orina.
La presencia de glucosa en la orina sin que el individuo tenga diabetes suele ser
una señal de enfermedad en los túbulos renales
Bilirrubina
También normalmente ausentes en la orina, pueden indicar enfermedad
hepática (hígado) o hemólisis (destrucción anormal de los hematíes). La
bilirrubina sólo suele aparecer en la orina cuando sus niveles sanguíneos
sobrepasan 1,5 mg/dL. Una inflamación y la cirrosis hepática también pueden
provocar un alto valor de bilirrubina en la orina.

Nitrito
El cuerpo excreta una pequeña cantidad de nitrato a través de la orina.
La detección del nitrito por lo tanto sirve como un indicador de infección
bacteriana del tracto urinario.

Hemoglobina

Los glóbulos rojos en la orina de aspecto poco destacado indican en cambio


una enfermedad de las vías urinarias derivadas, tumores o lesiones.
CETONAS

Los cuerpos cetónicos son productos de la metabolización de grasas. Normalmente


no están presentes en la orina. Su detección por medio del dipstick puede indicar
diabetes mellitus mal controlado o ayuno prolongado.

SALES BILIARES
SEDIMIENTO URINARIO

CELULARES EPITELIALES

LEUCOCITOS

Los leucocitos, glóbulos blancos, nuestras células de defensa. La presencia de leucocitos


en la orina suele indicar que hay alguna inflamación en la vías urinarias. Valores
normales están debajo de las 10.000 células por mL o 5 células por campo.

HEMATIES
los valores normales son descritos de dos formas:
Menor de 3 a 5 hematíes por campo o menos de 10.000 células por mL.
La presencia de sangre en la orina, se llama de hematuria y puede ocurrir
por diversas enfermedades, como infecciones, piedras en los riñones y
enfermedades renales graves.
CILINDROS

CRISTALES

La presencia de cristales en la orina, principalmente de oxalato de calcio,


no tiene ninguna importancia clínica. Al contrario de lo que se pueda
imaginar, la presencia de cristales no indica una mayor propensión a la
formación de cálculos renales.

FILAMENTOS MUCOSOS
Examen normal
COLOR ———— amarillo citrino
ASPECTO ——— límpido
DENSIDAD ——- 1.0115 (normal varía entre 1005 y 1030)
PH —————– 5,0 (normal varía entre 5,5 a 7,5)

EXAMEN QUÍMICO

Glucosa ———- ausente


Proteínas ——- ausente
Cetona ———- ausente
Bilirrubina —– ausente
Urobilinógeno – ausente
Leucocitos —– ausente
Hemoglobina — ausente
Nitrito ———– negativo

MICROSCOPIA DE SEDIMENTO (sedimentoscopia)

Células epiteliales —- algunas


Leucocitos ————- 5 por campo
Hematíes ————— 3 por campo
Muco ——————– ausente
Bacterias ————— ausentes
Cristales —————- ausentes
Cilindros ————— ausentes
TERAPEUTICA

Embarazadas:
Cistitis aguda
-Tratamiento de 1ra elección (Rec. C) (2, 8,14):
Cefalexina (tab 250 mg) 250 mg/6 h (VO) x 10 - 14 días
Amoxicilina 250 mg/8 h (VO) x 10 - 14 días
Nitrofurantoína tab 100mg 50 mg/6h (VO) x 10 -14 días
Sulfametoxazol+trimetoprim (tab 400/80 mg) 2 tab/12 h (VO) x 7 días (*)
*Administrar solo en el segundo trimestre del embarazo (Rec. C 9)
ITU recurrente: durante la gestación se podrán recomendar los mismos
agentes
antimicrobianos empleados en el tratamiento de la cistitis aguda. (Rec.
C)(14).
-Profilaxis:
Nitrofurantoína 50 mg o Cefalexina 250 mg por la noche, hasta el
momento del parto.