You are on page 1of 1

La utilidad de todo es un ensayo muy escalofriante porque a mí me pone los pelos de gallina.

Soy alguien que sube documentos para propagar cada vez más la lógica y la creación y al fin correlacionar la magia de la
inutilidad con lo cotidiano. Esta es la continuación del último libro que espero que os hayáis reído mucho. Pero de verdad no entiendo cómo alguien puede compaginar tanta demencia con una cognición tan brillante.
No sé cómo la utilidad del amor se restringe ante el paso del tiempo que por cierto nosotros hemos creado para concienciarnos de lo que llega a existir. Lo que se fue y lo que se quedo atañe el vinculo entre la
inconscencia de lo inalcanzable y la veracidad del ser. Todo es un círculo eterno que nunca se detiene por lo tanto nunca se ve. Tú lo puedes ver o estás engañado como cualquier otra coincidencia en este mundo?
Estaba leyendo a Pessoa. Pessoa con sus heterónimos. Este hombre sabe envolver la verdad y la Fuente de la naturaleza de una manera impecable. Ahora alguien me pidió el concierto para violin de Britten y no sé
como explicárselo pero me siento un poco mal por mi existencia. Lo ilógico se encuentra en todas partes. Hasta dentro de mi. Dóoonde estás Camus. Ahora quiero saber por qué nos hemos hecho tan complacentes.
No lo entiendo. Necesitamos armonizarnos con las normas de la naturaleza y no con las de nuestro ego. No comprendo. Ahora estoy intentado aprender la historia. Pero seré tonto. La historia no se aprende. Ha
pasado. Ya no existe y si hay unas pruebas de que ha existido esas no tendrían que ser materiales. Increíble. Somos retrasados. Ahora quiero ser artesano. Pero qué artesano. Soy el hijo de mi madre. De verdad no
puedo hacer nada más que ser artesano porque me han lavado el cerebro y os lo van a hacer a vosotros también hijos de la gran iglesia católica. Ahora me llaman mis alumnos de cinco años que me tocan la moral. Por
favor no puedo enseñaros, decid a vuestros padres que se vayan a tomar por la puerta atrás para que vosotros aprendáis guitarra. Por favor, esto es una tortura. Ahora quiero estudiar psicología. Pero dónde me estoy
metiendo. De verdad no me gusta nada Madrid, quiero irme a mi casa por favor. Es que aquí todos son seguínides. Ahora me ha impactado mi amor por la vanguardia. Mira qué tontería más tonta. Estoy escuchando a
mi amigo Berio para calmarme. Qué desgracia. Y ahora tengo examen de historia. No entiendo nada. La historia se repite y por eso la voy a repetir yo también. No soy más que un pobre humano que no sabe nada.
Ahora me duele el cuerpo. Quiero leer mi poesía favorita pero los vecinos de abajo no dejan de gritar. A ver si profundizo en la literatura italiana algún día que tanto me gusta. Ahora quiero unos cuentos chinos. De
verdad son muy graciosos. Uno habla de un mono. Ayyy que me encantan los monos. Son de lo que no hay.