You are on page 1of 12

Tiempo

de clamor.
Cuando oramos a
nuestro Padre,
reconocemos que
estamos bajo el
ataque del
Adversario.
En la oración
reconocemos
que necesitamos
del cuidado de
Dios para no ser
afectado por la
maldad del malo.
¿…?

Existe hombres malos Existe el mal y el


y los días malos Malvado.
Es mejor traducir “Mal” por
“Maligno”, en referencia al
Diablo.
El pedido no tiene el
sentido de no querer
ser probado por Dios,
sino en el sentido de
que al ser probado de
acuerdo a la voluntad
de Dios salgamos
victoriosos de la
prueba.
El deseo del Diablo es dañar de
alguna manera, lo que amamos y lo
que tenemos.
El Diablo es creado,
sujeto a limitaciones, es
poderoso, pero limitado a
la voluntad de Dios

El Diablo fue
derrotado por Jesús
en la Cruz del
Calvario.
El Diablo odia a todo
hijo de Dios,
desarrollando La victoria de
estrategias Jesucristo es nuestra
victoria 1 Jn 4:4; Rom
8:31
Jesucristo derroto al
Diablo 1 Jn 3:8
¿Qué hace Dios?
Dios nos da
sabiduría para
saber que hacer
frente a los
ataques del
Diablo.
Conclusión.
• No tenemos poder para
obedecer, hasta que tomemos
la decisión de obedecer.
• Cuando decidimos obedecer
hacemos a Dios parte de
nuestra experiencia.
Dios hará algunas cosas oremos o no.
Pero Dios hará algunas cosas, solo si
oramos.
Por lo tanto, oremos en todo tiempo sin
rendirnos.