You are on page 1of 18

PSICOLOGÍA

SOCIAL APLICADA
ASPECTOS METODOLÓGICOS
La función generativa de las teorías
La ciencia ha transformado profundamente nuestro material, nuestra vida
cotidiana, nuestra imagen del mundo, las características de nuestras
sociedades. El simple hecho de estar rodeados de objetos técnicos
condiciona (Hübner,1981).
Según Feyerabend, (1982) no son únicamente las aplicaciones técnicas de
la ciencia las que inciden sobre nosotros, es el propio saber científico quien
se incorpora en lo social y lo transforma a partir de la absorción.
Los contenidos del saber científico se infiltran poco a poco en nuestras
representaciones sociales y “condicionan” nuestra visión del mundo a nivel
de la vida cotidiana: imágenes, palabras y razonamientos entresacados de
la medicina, de la psicología, de la sociología, de la economía, etc.;
impregna nuestra rejilla de lectura de la realidad. (Moscovici y
Hewstone,1984)
La función generativa de las teorías

Keneth Gergen mantiene la siguiente tesis, afirma que la


teoría es ya una praxis y las teorías ejercen una eficacia
directa sobre la modificación de la actividad humana. Las
teorías se formulan necesariamente por medio de un material
lingüístico, designando palabras los constructos conceptuales
y formulando definiciones verbales de las entidades
abstractas.
Ese material lingüístico es reabsorbido por la sociedad,
pasando a formar parte del material lingüístico que constituye
una de las bases más importantes del funcionamiento social
La función generativa de las teorías

Gergen explica de forma convincente el proceso de


“acomodación” de la población del saber científico, es decir, como
absorbe y cómo éste crea realidades sociales.
Moscovici recoge este aspecto pero también analiza el proceso
complementario de “asimilación”. En efecto, las teorías
científicas no pasan directamente y en su forma original a
engrosar el bagaje cultural de una población y a modifican su
sentido común.
Sufren una transformación, una asimilación que las modifica y
que constituye su condición de aceptabilidad para el sentido
común.
Las Ciencias Sociales

Las ciencias sociales son esencialmente ciencias no


empíricas y que están fuertemente determinadas por las
convenciones lingüísticas propias de la sociedad en la
que se formulan.

En este sentido, el teórico es básicamente un hacedor


lingüístico que modifica la realidad social por medio de su
discurso y de su producción intelectual
La Autonomía de la Práctica

La intervención social “práctica” no constituye una “aplicación”


del saber teórico. No es mismo tipo de racionalidad el que
opera en la razón práctica y en la razón científica, aunque
ambos sean igualmente racionales. Existe un conocimiento y
un saber que son irreductiblemente prácticos y poseen
autonomía y una racionalidad que le son propias.
En la razón práctica o se puede ir desde una ley general hasta
un caso particular, no se desprenden conclusiones necesarias
a partir del establecimiento de las premisas.
La Autonomía de la Práctica

El razonamiento práctico parte de la propia práctica y desemboca sobre ella,


tomándola ella misma como marco de referencia.
Las reglas pertinentes se establecen en base a los casos particulares y se
verifican sobre esos casos particulares.
Por lo tanto el psicólogo social orientado hacia la intervención social no está
en relación de subordinado respecto del psicólogo social orientado hacia la
producción del saber científico.
Es la propia práctica del primero, irreductible a cualquier legislación desde la
teoría, la que indica qué tipo de producción teórica puede eventualmente
utilizar y de qué forma. (Feyerabend,1982)
El carácter endógeno de la práctica
El psicólogo social orientado hacia la intervención social forma parte de la
realidad sobre la cual opera. No sólo no debe situarse en una posición de
exterioridad sino que, en un cierto sentido, no puede hacerlo.
La naturaleza de las situaciones sociales hace que un observador a exterior,
deje escapar una serie de variables y de aspectos fundamentales de la
misma por la simple razón de que estos aspectos, no tienen referentes
observables y porque no siempre aparecen en las verbalizaciones de los
protagonistas de la situación.
Es únicamente desde “dentro”, metiéndose, por así decir, en la piel de
quienes viven la situación como se captan los significados profundos que
estructuran una realidad social.
El carácter endógeno de la práctica
No se sugiere que el psicólogo “sea” como sus “pacientes”. Sino que se ponga en contra
el clásico énfasis que se da, en nombre de la objetividad y a veces de la deontología,
sobre la necesaria distancia que debe mediar entre el interventor y el objeto intervenido.
También hay que tomar en consideración las exigencias de la objetividad, puesto que al
implicar una exterioridad siempre conllevan una supeditación a los criterios y a los
intereses de una entidad distinta a la que está siendo diagnosticada o intervenida
El carácter endógeno de la práctica

Tanto el teórico como el investigador orientado hacia la práctica,


son creadores de conocimientos, aunque éstos correspondan a
tipos de racionalidad distintos e irreductibles.
Ambos transforman la realidad social y engendran nuevas
realidades que los modifican también a ellos.
Son siempre jueces y partes en el marco de una actividad cargada
de valores. Es preciso, por tanto, que expliciten esos valores, que
opten por las formas sociales que consideren más satisfactorias y
que sean conscientes de qué direcciones imprimen sus
producciones teóricas o prácticas
El carácter endógeno de la práctica
La explicitación de los sistemas de valores, permite
confrontarlos, someterlos a críticas y valorarlos de una forma
que no es meramente subjetiva.

En efecto, ni los criterios de racionalidad científica son tan


«value free» como se dice, ni los criterios éticos son tan
relativos y subjetivos como se pretende. Hay sistemas de
valores que son racionalmente mejores que otros (Putnam,
1984)
El carácter endógeno de la práctica

Según Gergen (1982), la función de la teoría es generar dudas


acerca de las «evidencias» incuestionadas, plantear preguntas
fundamentales acerca de la vida social actual, contribuir a romper
los esquemas establecidos y engendrar, a nuevas relaciones
sociales. En este sentido, se reconoce que Michel Foucault ha sido
el maestro en la formulación de teorías generativas.
Siguiendo Moscovici «…de la misma forma que las ciencias
exactas crean nuevos aspectos de la naturaleza, las ciencias
sociales deben crear nuevos aspectos de la sociedad»… la
cuestión de fondo, es sobre los aspectos que merecen ser creados.
Modelos de Investigación, desde una perspectiva
«externalista»

La Investigación Social Evaluativa: Se refiere al conjunto de métodos y


técnicas puestas en juego en la evaluación social. Su centro es la Evaluación
de programas.
La evaluación de programas tiene como objetivos principales el análisis de la
adecuación de los resultados a las finalidades y objetivos propuestos; la
eficacia de los métodos y técnicas puestas en juego; cierta prospectiva sobre
efectos no previstos y un análisis de los costos y el ajuste presupuestario.
La determinación de la efectividad del programa o de su impacto y de la
relevancia, acostumbran ser las dimensiones sobre las que se efectúa la
evaluación.
Modelos de Investigación, desde una perspectiva
«externalista»

En este tipo de evaluación ha primado el uso de métodos


cuantitativos, en particular, los experimentales y cuasi-
experimentales, acompañados de técnicas de análisis estadístico.
Los principales problemas asociados a esta práctica se derivan
de su condición «externalista».
La investigación evaluativa, está vinculada mayoritariamente al
positivismo, a la aceptación del principio de neutralidad científica
y a la presuposición de la existencia de una realidad objetiva
incuestionable. Por tanto, la labor del profesional, queda marcada
por la artificial separación del objeto que evalúa
Investigación, por indicadores sociales

El interés por los indicadores sociales, aparece cuando se


perciben sus ventajas en la descripción y comunicabilidad de
procesos y fenómenos sociales altamente complejos.
La posibilidad de reducir todo el contenido significativo de los
mismos, en una expresión simple, nítida, transmisible, condujo a
un masivo intento de simplificación de las realidades sociales.
La dificultad principal en el desarrollo de este tipo de
investigación, ha residido en la desatención o abandono, de la
teoría como marco necesario de la interpretabilidad y
comprensión de esos procesos sociales.
Investigación, por indicadores sociales

En la Psicología Social Aplicada, también se puede encontrar el


uso de estos procedimientos. Para Casas (1989), los
indicadores psicosociales permiten un conocimiento progresivo y
la medición, aunque sea aproximada, de fenómenos y procesos
sociales, fácilmente conceptualizables en el marco de las teorías
psicosociales
Modelos de Investigación, desde una «posición crítica»

La investigación desde el «ámbito básico» como en el


«aplicado», estaba definida por un marco epistemológico que
operacionalizaba en términos cuantitativos.
La medición en la ciencias sociales, ha sido un logro,
convirtiéndose en un pivote del desarrollo de las ciencias
sociales en conjunto.
Modelos de Investigación, desde una «posición crítica»

En los últimos tiempos, los paradigmas dominantes en las


ciencias sociales han entrado en crisis y una de sus
consecuencias ha sido la apertura hacia otras comprensiones
de la realidad social y consecuentemente, a otras estrategias
para estudiarlas.
En la práctica se aprecia como los estudios empíricos se
realizan cada día más sobre la base de métodos cualitativos.
Sin abandonar el método cuantitativo