You are on page 1of 8

APARATO DIGESTIVO (APIS MELLIFERA)

APARATO DIGESTIVO (APIS MELLIFERA)


El cuerpo de la abeja se divide en tres
segmentos básicos:

La cabeza
El tórax
El abdomen (Se encuentra la mayor del
sistema digestivo)
LAS MANDÍBULAS

La glándula mandibular secreta un líquido claro que se cree es utilizado para


ablandar la cera y hacerla más manejable. Las mandíbulas son utilizadas
para trabajar la cera, comer polen, morder, agarrar o moldear. En la reina las
glándulas mandibulares producen una feromona conocida como ácido oxo
decenoico ( Sustancia química producida y liberada al medio ambiente para
producir un efecto en el comportamiento y/o fisiología de otros miembros de
la misma especie).
PROBOSCIS

No es un órgano como tal, sino


que es un grupo de estructuras
que se unen.
Por esta estructura retráctil se
ingiere y regurgita, néctar, agua
o miel.
LA BOMBA DE SUCCIÓN

Este aparato de succión es un saco muscular, relativamente grande que


empieza en la boca y se ensancha en su parte media, luego se achica y se
convierte en el esófago.
la abeja succiona el néctar, agua o miel, también sirve para regurgitar los
mismos.

GLÁNDULAS SECRETORAS DE ALIMENTO


En la cavidad de la cabeza de las obreras las glándulas secretoras de
alimento.
Esta red de glándulas produce la jalea real y se conocen como las glándulas
de la hipofaringe.
GLÁNDULAS SALIVARES
Son un complejo de glándulas compuestas por glándulas torácicas y las
glándulas de la cabeza. La saliva es utilizada mayormente en la dilución de la
miel.

EL ABDÓMEN

El abdomen contiene las vísceras


principales de la abeja. En éste se
encuentra la mayor parte del
sistema digestivo.
Glándulas secretoras de
SISTEMA DIGESTIVO Boca
alimento
Bomba de succión

Glándulas salivares Faringe

Glándulas faringeas

Glándulas salivares Esófago

Tubos de malpigio

Buche o bolsa de la miel (Estómago o


Intestino anterior
saco de néctar)

Proventrículo
Ventrículo
Ventrículo (o estómago propio)

Glándula rectal
Tubos de malpigio

Recto
El sistema digestivo comienza con la boca. Ésta abre en la cavidad de la
bomba de succión, y continua con el esófago (tubo muscular), pasa al
estómago o saco néctar. En este la abeja carga el néctar o agua, del campo a
la colonia (carga y almacena alimento). Le sigue al saco de néctar el
proventrículo (aparato regulador del alimento que entra en el ventrículo), un
canal angosto y muscular. La parte anterior del proventrículo que da al saco de
néctar tiene una válvula en forma de X. Mediante esta válvula muscular, la
abeja puede selectivamente, remover el polen del néctar o miel y pasarlo al
ventrículo. Luego del proventrículo sigue el ventrículo, o estómago propio. La
parte anterior del ventrículo tiene una válvula que evita la regurgitación de
material del estómago al saco de miel. En el ventrículo se lleva a cabo la
digestión y absorción de substancias alimenticias. Siguiendo al ventrículo está el
intestino, que se divide en dos áreas intestino anterior e intestino posterior o recto
cuya función es remover agua y materiales de desperdicio. El recto sirve a su vez
como almacén de productos de desecho. Este último abre al ano. En la unión
del intestino con el ventrículo, para la parte del intestino se encuentra una red
de túbulos llamados túbulos de Malpiguio. Estos son órganos de excreción y se
extienden por toda la cavidad del cuerpo de la abeja. Tienen como función
remover desperdicios y sales de la hemolinfa. Estos productos de desecho pasan
por estos tubos al recto y de allí son eliminados.