You are on page 1of 48

La Misión

de la Familia
Resumen de la Exhortación Apostólica
“Familiaris Consortio”
de Juan Pablo II
sobre la misión de la familia cristiana
en el mundo actual
Presentación

 Esta encíclica fue publicada el 22 de noviembre


de 1981, cuando el Papa Juan Pablo II se encontraba
delicado de salud por el atentado que tuvo.

 El documento fue un fruto de su gran trabajo por la


familia y por la vida, ante los ataques contra estos
grandes valores.
Introducción

 La iglesia, al servicio de la familia.

1 - La familia actualmente sufre mucho, pues vive


atacada de muchas maneras. La Iglesia ofrece
ayuda a las familias a descubrir su vocación al
amor y al servicio de la vida.
1ª Parte: Luces y sombras de la
familia en la actualidad
 Necesidad de conocer la situación.

4.- La Iglesia ofrece a la familia el discernimiento


evangélico, al servicio de la verdad, de la libertad y
dignidad de todo hombre y mujer.
 Situación de la familia en el mundo de hoy.

6.- Dos aspectos: uno positivo y uno negativo.


+ Positivo: familia cristiana como signo de la
salvación de Cristo operante en el mundo.
+ Negativo: familia desintegrada como signo del
rechazo del hombre al amor de Dios.
 Influjo de la situación en la conciencia de los fieles.

7.- Los signos negativos más preocupantes son más


preocupantes son el divorcio, la unión libre o
matrimonio sólo civil, debidos al rechazo de las
normas morales que guían la sexualidad dentro
del matrimonio.
 Nuestra época tiene necesidad de sabiduría.

8.- La Iglesia tiene el deber de reflexionar y


de comprometerse profundamente con un
«nuevo humanismo», el humanismo que
relacione al hombre con Dios, a la ciencia
con la Sabiduría divina.
2ª Parte: El designio de Dios sobre
el matrimonio y la familia

 El hombre: imagen de Dios Amor.

11.- El amor es la vocación fundamental e innata de


todo ser humano, imagen y semejanza de Dios.
 Jesucristo, esposo de la Iglesia, y el sacramento
del matrimonio.

13.- El Espíritu que infunde el señor renueva el


corazón y hace al hombre y a la mujer capaces
de amarse como Cristo nos amó.
 Los hijos, don preciosísimo del matrimonio.

14.- El amor conyugal está ordenado a la procreación


y educación de la prole.
El amor paterno está llamado a ser el signo visible
del mismo amor de Dios, del que proviene toda
paternidad en el cielo y en la tierra.
 Matrimonio y virginidad.

16.- Dos modos de vivir el misterio de amor de Dios


por su pueblo. La persona virgen se hace
espiritualmente fecunda, padre y madre de muchos.
3ª Parte: Misión de la familia cristiana

 ¡Familia, sé lo que eres!

17.- En Dios la familia descubre no sólo su identidad


o lo que es, sino también su misión, lo que puede y
debe hacer: la familia recibe la misión de custodiar,
revelar y comunicar el amor.
I.- LA FORMACIÓN DE UNA COMUNIDAD DE PERSONAS.

 El amor, principio y fuerza de la comunión.

18.- Sin el amor la familia no puede vivir, crecer y


perfeccionarse como comunidad de personas.
El hombre no puede vivir sin amor.
 Unidad indivisible de la comunión conyugal.

19.- Los esposos no son ya dos, sino una sola carne,


y están llamados a crecer continuamente en su
comunión.
 Una comunión indisoluble.

20.- El sacramento es al mismo tiempo vocación y


mandamiento para los esposos cristianos:
que permanezcan fieles entre sí, por encima de
toda prueba y dificultad. “Lo que Dios ha unido
no lo separe el hombre” ( Mt 19, 6 ).
 La más amplia comunión de la familia.

21.- Se va edificando así la comunión por los vínculos


naturales de la carne y la sangre, de los padres y
de los hijos, de los hermanos y de hermanos entre
sí, de los parientes y demás familiares.
 Derechos y obligaciones de la mujer.

22.- De la mujer hay que resaltar su igual dignidad y


responsabilidad respecto al hombre, presente en la
Revelación ( Virgen María, respeto de Jesús hacia
las mujeres, misión de las mujeres en la Iglesia de
anunciar el Evangelio ).
 Mujer y sociedad.

23.- En la mujer de hoy se deben integrar las


funciones materna y familiar junto con las funciones
públicas y profesionales, si se quiere que la
evolución social y cultural sea plenamente humana.
 El hombre: esposo y padre.

25.- El hombre ve en la esposa la realización del


designio de Dios: «No es bueno que el hombre esté
solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada» ( Gen 2,
18 ). «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y
carne de mi carne».( Gen 2, 23 ).
El amor conyugal exige que el hombre tenga
profundo respeto por la igual dignidad de la mujer:

«No eres su amo, sino su marido; no te ha sido


dada como esclava, sino como mujer... Devuélvele
sus atenciones hacia ti y sé para con ella
agradecido por su amor» ( San Ambrosio ).

El hombre debe vivir con la esposa


«un tipo muy especial de amistad
personal».( Pablo VI ).
 La ausencia del padre provoca desequilibrios
psicológicos y morales, además de dificultades
notables en las relaciones familiares.

 La presencia opresiva del padre humillan a la


mujer e inhiben el desarrollo de sanas relaciones
familiares.
 El hombre está llamado a garantizar el desarrollo
de todos los miembros de la familia, mediante

+ una generosa responsabilidad por la vida,


+ un compromiso educativo junto con su esposa,
+ un trabajo que no disgregue nunca la familia,
+ un testimonio de vida cristiana adulta,
que lleve a los hijos a la experiencia de Cristo
y de la Iglesia.
 Derechos del niño.

26.- En la familia debe reservarse una atención


especialísima al niño, desarrollando una profunda
estima por su dignidad personal y un generoso
servicio a sus derechos, a ejemplo de Cristo, que
quiso poner al niño en el centro del Reino de Dios:
«Dejad que los niños vengan a mí, ... que de ellos
es el Reino de los cielos» ( Lc 18, 16 ).
Los niños son la primavera de la vida, anticipo de
la historia futura de nuestra patria. Ellos tomarán
de sus padres los valores, los deberes y las
aspiraciones.

La acogida, el amor, la estima, el servicio material,


afectivo, educativo, espiritual, a cada niño, desde el
primer momento de su concepción, deberá
constituir siempre una nota distintiva e irrenunciable
de las familias cristianas.
 Así los niños, a la vez que crecen «en sabiduría,
en estatura y en gracia ante Dios y ante los
hombres»,( Lc 2, 52 ) serán una preciosa ayuda
para la edificación de la comunidad familiar y para
la misma santificación de los padres.
 Los ancianos en familia.

27.- El anciano permanece inserto en la vida familiar,


sigue tomando parte activa y responsable, y sobre
todo desarrolla la preciosa misión de testigo del
pasado e inspirador de sabiduría para los jóvenes
y para el futuro.
 «¡Cuántos niños han hallado comprensión y amor
en los ojos, palabras y caricias de los ancianos! y
¡cuánta gente mayor no ha subscrito con agrado las
palabras inspiradas "la corona de los ancianos son
los hijos de sus hijos" (Prov 17, 6)!» (Juan Pablo II,
Discurso a los participantes en el «International
Forum on Active Aging», 5 ).
II - SERVICIO A LA VIDA.

1) La transmisión de la vida.

 Cooperadores del amor de Dios Creador.

28.- El cometido fundamental de la familia es el


servicio a la vida. La fecundidad es el fruto y
el signo del amor conyugal.
 La doctrina y la norma siempre antigua y siempre
nueva de la Iglesia.

29.- “El amor conyugal debe ser plenamente humano,


exclusivo y abierto a una nueva vida” ( Humanae
vitae, n. 11 y cfr. 9 y 12 ).
 La Iglesia a favor de la vida.

30.- La Iglesia cree firmemente que la vida humana,


un don espléndido del Dios de la bondad.
Y condena como ofensa grave a la dignidad
humana y a la justicia, todas aquellas actividades
de los gobiernos, autoridades públicas que tratan
de limitar la libertad de los esposos en la decisión
sobre los hijos.
 En la visión integral del hombre y de su vocación.

32.- La Iglesia presenta la sexualidad como valor y


función de toda la persona creada, varón y mujer,
a imagen de Dios.
Hay que excluir, como deshonesta, «toda acción
que se proponga, como fin o como medio, hacer
imposible la procreación» ( Humanae vitae, 14 ).
 En cambio, cuando los esposos, mediante el
recurso a períodos de infecundidad, se comportan
como «ministros» del designio de Dios y «se
sirven» de la sexualidad sin manipulaciones
ni alteraciones ( Humanae vitae, 13 ).
 La Iglesia Maestra y Madre para los esposos
en dificultad.

33,- Como Maestra, la Iglesia no se cansa de


proclamar la norma moral que debe guiar la
transmisión de la vida. Como Madre, se hace
cercana a muchas parejas que se encuentran
en dificultad.
2) La educación.

 El derecho deber educativo de los padres.

36.- Los padres han dado la vida a los hijos, y tienen


la obligación de educar a la prole. Ellos son los
principales educadores de sus hijos. Cuando
faltan, difícilmente pueden suplirse.
 Misión educativa y sacramento del matrimonio.

38.- La misión educativa, a través del matrimonio,


consagra a los padres a la educación cristiana de
los hijos, participando de la autoridad y amor de
Dios Padre.
 La primera experiencia de Iglesia.

39.- Los padres dan a sus hijos la primera experiencia


de Iglesia, al rezar con los hijos, al dedicárse con
ellos a la lectura de la palabra de Dios, al comulgar
el Cuerpo Eucarístico de Cristo, al prepararlo a la
iniciación cristiana por medio del catecismo.
III – PARTICIPACIÓN EN EL DESARROLLO
DE LA SOCIEDAD.

 La familia, célula primera y vital de la sociedad.

42.- «El Creador del mundo estableció la sociedad


conyugal como origen y fundamento de la sociedad
humana»; la familia es por ello la «célula primera
y vital de la sociedad» ( Apostolicam actuositatem,
11 ).
 La vida familiar como experiencia de comunión
y participación.

43.- La experiencia de comunión y participación,


que debe caracterizar la vida diaria de la familia,
representa su primera y fundamental aportación
a la sociedad.
 Función social y política.

44.- Las familias pueden y deben dedicarse a muchas


obras de servicio social, especialmente en favor de
los pobres.
Las familias deben ser las primeras en procurar
que las leyes y las instituciones del Estado no sólo
no ofendan, sino que sostengan y defiendan
positivamente los derechos y los deberes de la
familia.
IV - PARTICIPACIÓN EN LA VIDA Y MISIÓN
DE LA IGLESIA.

 La familia en el misterio de la Iglesia.

49.- La familia cristiana está puesta al servicio de


la edificación del Reino de Dios en la historia,
mediante la participación en la vida y misión de
la Iglesia.
 Ministerio de evangelización de la familia cristiana.

52.- La familia cristiana es comunidad evangelizadora,


un espacio donde el Evangelio es transmitido y
desde donde se irradia ( Iglesia doméstica ).
 El matrimonio, sacramento de mutua santificación
y acto de culto.

56.- La vocación universal a la santidad está dirigida


también a los cónyuges y padres cristianos,
en las realidades propias de la existencia conyugal
y familiar ( Lumen gentium, 41 ).
 Matrimonio y Eucaristía.

57.- La Eucaristía es la fuente misma del matrimonio


cristiano. En efecto, el sacrificio eucarístico
representa la alianza de amor de Cristo con la
Iglesia, en cuanto sellada con la sangre de la cruz
( Cfr. Jn 19, 34 ).
 La plegaria familiar.

59.- La plegaria familiar es una oración hecha en


común, marido y mujer juntos, padres e hijos
juntos.
La comunión en la plegaria es a la vez fruto y
exigencia de esa comunión que deriva de los
sacramentos del bautismo y del matrimonio.
 Plegaria litúrgica y privada.

61.- Como Iglesia doméstica, la familia necesita


participar con todos los miembros de la familia
en la Eucaristía y en los otros sacramentos; y de
forma privada, en la lectura y meditación de la
Palabra de Dios, en la devoción y consagración
al Corazón de Jesús, en las varias formas de culto
a la Virgen Santísima, en la bendición de la mesa,
y en las expresiones de la religiosidad popular.
Familia que reza unida,
permanece unida
REFERENCIAS

Exhortación Apostólica “Familiaris Consortio” de S.S.


Juan Pablo II al episcopado, al clero y a los fieles de
toda la iglesia sobre la misión de la familia cristiana
en el mundo actual (22 de noviembre de 1981, Editrice
Vaticana, Ciudad del Vaticano).