Documentación e Internet

Prof. Mariela Gómez Ponce

El impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación digital han creado la necesidad en todas las profesiones de adaptarse a los nuevos medios y establecer una relación diferente con clientes, lectores, oyentes o espectadores. Con Internet, los profesionales de la comunicación cuentan con un gran potencial comunicativo, una herramienta de diseño, desarrollo y promoción de proyectos periodísticos, publicitarios o empresariales. Una buena gestión y aplicación de estos métodos supondrá un factor clave en el éxito y la viabilidad de ideas y propuestas.

La red no es sólo un canal para transmitir contenidos, es también un nuevo medio que ha generado multitud de soportes. Su potencial abarca no sólo la posibilidades de obtener textos, imágenes y sonidos, también puede incorporar interactividad, crear nuevos medios y personalizar cada uno de los gustos del navegante.

Desde esta asignatura debemos conocer y entender los cambios tecnológicos y sociales que se están produciendo, así como las posibilidades que abren a una nueva comunicación que debe replantearse su lenguaje y sus rutinas. En el capítulo 2 veremos cómo funciona la Red y cuáles son los elementos que tenemos que dominar para producir contenidos multimedia, multisoporte, saber cómo hacerlo y dónde encontrar la información para ello.

La libertad y la facilidad de publicar convierten a la Red en el mayor depósito de información del mundo. Allí podemos encontrar casi cualquier cosa que se nos ocurra: desde el artículo científico más riguroso y trascendente hasta directorios para encontrar amigos y por qué no hasta novia; desde la información ofrecida por los gobiernos de todo el mundo hasta la página personal del vecino del frente, la colección de imágenes de la Boda Real o las canciones de nuestro grupo favorito. Y la variedad no se refiere sólo a las materias abordadas o al tratamiento que se da a la información (riguroso o superficial, profesional o lúdico) sino también a los formatos (texto, imagen, vídeo, sonido, etc.) o a los idiomas de los contenidos.

Esta variedad nos aporta tantas ventajas como inconvenientes. Potencialmente podremos encontrar toda la información que nos interese, pero habrá que aprender a buscar, a encontrar y discernir la información de calidad del resto de informaciones de la Red.

Las redes locales (LAN, Local Area network), como las de la universidad, o más extensas (WAN, Wide Area Network, o red de área amplia), como la red IBM o Hewlett Packard a nivel mundial. Se denomina red backbone –columna vertebral en inglés- a aquellas formadas por líneas telefónicas especiales de alta velocidad, cable de fibra óptica y enlaces vía satélite.

Internet es una red de redes en la que distintos ordenadores de todo el mundo están conectados entre sí para comunicarse, para intercambiarse recursos e información. Para que esta información sea posible es necesario que las máquinas utilicen un lenguaje común, que en Internet se denomina TCP/IP (Transmisión Control Protocol). TCP/IP es un protocolo o conjunto de normas necesarias para que pueda producirse la transmisión de datos y el intercambio de información. TCP/IP integra a su vez varios protocolos que hacen posible que la Red ofrezca los servicios que todos conocemos y utilizamos habitualmente. El primero de los protocolos que aparece en la Tabla, DNS, permite que cada máquina que forma parte de la Red tenga un nombre reconocible. Internamente cada máquina es identificada mediante una dirección IP o código numérico. La dificultad de recordar estos “nombres” (161.117.1013) y para manejarse con ellos se hizo necesaria la creación del sistema de nombres por dominios (DNS) que traduce el código numérico a un código alfabético más fácil de memorizar

Cada vez que se escribe una dirección Web en el navegador para acceder al recurso deseado, estamos empleando un nombre DNS. Cada nombre está estructurado jerárquicamente y consta de varios dominios; el primero de ellos es el más específico (nombre de la máquina en la que se albergan los contenidos que consultamos) y el último el más general, en este caso, responde al país en el que se aloja la máquina. El dominio final, es decir, el más general, puede referirse al país o al tipo de institución. Todos los países tienen asignado un dominio. Puede consultarse la lista completa de dominios de país en la pagina de IANA (Internet Assignet Numers Autorithi) Las direcciones de Internet que se rigen por el protocolo DNS también pueden tener un dominio genérico que se refiere al tipo de institución que genera la información de esa página web. Un ejemplo de dominio de institución es el “puntocom” que designa a los sitios de carácter comercial (ej. http:www.hp.com), además de éste, actualmente están operativos los siguientes dominios genéricos: