You are on page 1of 6

LOS JÓVENES Y EL CONSUMO DE DROGAS

 

JóVENES DE LA CIUDAD DE FORMOSA EMPIEZAN A CONSUMIR DROGAS DESDE TEMPRANA EDAD Y POR ELLO SE CONVIERTEN EN ADICTOS A DIVERSAS SUSTANCIAS.

Los jóvenes formoseños tienen diferentes modos de darle sentido a la vida y utilizan diferentes prácticas y representaciones específicas para nombrar el mundo. Como se afirma en el artículo Jóvenes, consumo y medios, claves para pensar la cuestión, de Florencia Saintout y Andrea Varela, en la posmodernidad "se han roto gran parte de los pactos o verdades que guiaron a las generaciones anteriores". Se modificaron conceptos históricos, como "lo que se espera y lo que no" y existe un contraste entre las viejas y las nuevas verdades. Gran masa de la población juvenil vive "situaciones de exclusión social", así como una ausencia de "rumbos y opciones". Y remarcan la presencia insoslayable de una sociedad de consumo, de la primacía del mercado y sus leyes por sobre otras esferas de la vida social. Los jóvenes se han autodotado de formas organizativas que actúan hacia el exterior (en sus relaciones con los otros) como formas de protección y seguridad ante un orden que los excluye y que, hacia el exterior, operan como espacios de pertenencia y adscripción identitaria, a partir de los cuales es posible generar un sentido en común sobre un mundo incierto. Estas formas de organización parten de diferentes prácticas sociales, que son consecuencia de un contexto histórico y social que determina la búsqueda de opciones alternativas al orden social imperante. En la actualidad, los jóvenes están frente a la necesidad de invención de nuevas prácticas y sistemas de clasificación, ya que se enfrentan a un mundo social que los reta a transformarlo. Pareciera que las prácticas y percepciones de los jóvenes para acceder al mundo adulto y darle sentido a la vida social están recreando nuevos principios estructurales. Es decir, nuevos modos de entender el mundo y de estar en él que constituyen un marco de contención ante la falta de efectividad por parte de las instituciones de la modernidad y la implantación de un modelo neoliberal. Karina Elizabeth Cañete es Psicopedagoga y coordinadora de Prevención del Programa “Jóvenes Saludables” del Ministerio de Desarrollo Humano de Formosa. En lo referente al contexto en el que se socializan los jóvenes formoseños, manifestó lo siguiente: El joven hoy vive al límite, disfruta del riesgo. Y esto también tiene que ver con el impacto de la globalización en nuestro país y con un sistema económico y social que responde en este sentido. Esto fue muy acelerado y no estábamos preparados para dar una respuesta en cuanto a contención de jóvenes. Yo creo que hoy por hoy, los padres están siendo invadidos por ciertas necesidades sociales y económicas. Se encuentran desequilibradas y no pueden mantener una contención desde la familia. Y la escuela no escucha a los jóvenes y tendría que darles un poco más de participación y escucharlos.

 www.jovenessaludables.blogspot.com

Florencia Saintout y Andrea Varela, en el artículo Jóvenes: Consumo y Medios, claves para pensar la cuestión, consideran que, cuando se habla de adicciones en los medios, entre otras cuestiones, la gran mayoría de las veces “hay una referencia clara a la idea de consumo ,que pareciera ser un consumo irracional, sin demasiado sentido y del cual muy poco se sabe”. Se dice que los jóvenes consumen tal y cual droga, qué efectos físicos provoca, que consumen de manera compulsiva, como sujetos que han perdido el control sobre sí mismos y no saben qué hacen. Se denuncia la ausencia de “racionalidad”, mientras se muestran unas conductas de las cuales nada se sabe más allá de su condena, abonándose un discurso sobre los jóvenes que los sitúa como sujetos “perdidos”, “desquiciados”, que hay que controlar. Muchos jóvenes hoy consumen drogas para encontrarse, para construir una identidad común en un momento histórico como el actual donde se están redefiniendo las identidades colectivas a partir de fuertes procesos de fragmentación. Consumir juntos, consumir con los pares, con los amigos, con los que consumen con uno, es una forma de construir un posible nosotros. Un lugar donde divertirse o sufrir juntos, cobijarse cuando la ruptura de aquellos marcos regulatorios e inclusivos de lo colectivo se desmoronan. Esta lógica del consumo como modo de integración social, como modo de mediación social, está absolutamente relacionada con el contexto de crisis, incertidumbre, y también vulnerabilidad al cual están hoy expuestos los jóvenes, aunque de diferente manera. Por otra parte, Rubén Vivas, médico hebiatra y director de “La Casita”, centro de tratamiento de las adicciones, durante una entrevista, también se refirió a los jóvenes, el consumo y las prácticas sociales: El consumo de parte de los progenitores o una desatención, un descrédito en cuanto a todo lo que sea valores y conductas en los hijos, una despreocupación o un, “no me hago cargo”. En realidad, son padres que tienen un grado alto de irresponsabilidad.

 

Link Entrevistas http://www.megaupload.com/?d=MKVENOU5 Los jóvenes se expresan de manera contundente acerca de sus realidades y sus modos de entender y estar en el mundo. Soy Yeico, tengo 23 años, trabajé desde los 6 años hasta los 12 años en el frutihortícola vendiendo comida. Empecé a tomar cerveza, consumir marihuana, a tomar pastillas (2-4-6 hasta 20). Tengo varios delitos,pasé mi cumpleaños y las fiestas mucho tiempo preso. A partir de ahí consumí morfina, marihuana y de todo lo que me daban. Este caso muestra cómo la precariedad laboral afecta a la juventud y la conflictiva relación con las autoridades también contribuye a la marginación social, que termina empujando al joven a buscar experiencias que lo alejen, aunque sea momentáneamente, del orden que los excluye. Esto abre la puerta al consumo de todo tipo de sustancias. Dejo 2, 3 y 4 meses porque me cansa, pero después me invitan y empiezo de nuevo a consumir. Pero quiero alejarme de todo este ambiente, que desaparezcan de mi vida, Quiero rescatarme de ese medio y que todos se puedan rescatar de ello, porque no es bueno. Este joven detalla sus conflictos y recomienda a todos los jóvenes que accedan a sus testimonios que no consuman ese tipo de sustancias. Y remarca: Al comienzo es todo muy lindo, pero a lo largo del tiempo te das cuenta que te estás perforando todo el cuerpo. En primer lugar, se aprecia la situación el cuerpo que, como afirma Daiana Bruzzone en su ponencia Construcción del cuerpo, sentidos en juego, es “un campo de batalla de saberes dominantes”. Según el joven consultado, el consumo excesivo de sustancias, que es una práctica social mediante la cual se puede construir un nosotros o una identidad determinada, genera el efecto contrario: destruye la identidad y, en última instancia, la vida de las personas.


 

 

 

Por otra parte, el testimonio de Cecilia, de 28 años, permite entender otros aspectos: Voy a contar una historia triste, en su momento era todo bueno pero para mí siempre fue triste.Midesgracia comenzó a los 8 años. Me pasó algo muy malo con mi familia. Abusaron de mi, creo que a partir de ahí cambio todo. Mi cerebro ya no era el mismo. No pensaba como una criatura sino como grande, mientras los grandes se juntaban a parte a hablar de cosas de grande yo tenía otra mentalidad.Siguieron los años hasta que entré al colegio. Ahí comencé con un cigarrillo, pastillas, etc. Todo era un juego lo hago por esta vez y después no lo hago más. La joven intentó romper con las estructuras que la reprimían y buscó, de la manera que pudo, una práctica social que le brindara un camino para evadirse o pensar otras maneras de ver y entender el mundo. Esto derivó en el consumo de sustancias como prótesis, que puede interpretarse como la búsqueda para crear los cimientos de nuevos principios estructurales. Además, como explican Patricia Schwarz y otros autores en el trabajo Los jóvenes, los usos del tiempo y el consumo de drogas en espacios recreativos nocturnos, los comportamientos de riesgo pueden ser interpretados como “un grito de atención” y como “forma de ruptura generacional”. Si bien en un principio puede ser una vía de escape o, como dice Daiana Bruzzone, una “reparación” del daño social (ante la marginalización y la carencia de oportunidades), deriva en la destrucción del cuerpo (“la matriz de identidad”) y, eventualmente, el fin de la propia vida. También se evidencia en las declaraciones de Yeico. Florencia Saintout asegura: Sea ésta lo que sea, esté conformada con estructuras más tradicionales o más novedosas, sea más o menos democrática, sea la real o la ideal, la familia ocupa un lugar de valoración positiva en los jóvenes. Los jóvenes encuentran en la familia “parte de lo bueno en un mundo cada vez más difícil”. La presencia del relato de los jóvenes peligrosos y la necesidad de “disciplinar y controlar a los jóvenes”. Se comprueba que no son iguales ante la ley y que no tienen ante quien pelear. Además, sobresalen las críticas a Marcelo Kremis y “La Casita” (institución a la que también pertenecen Karina Cañete y Rubén Vivas). En consecuencia, como explica Florencia Saintout, los jóvenes han naturalizado estas condiciones de precarización y explotación: consideran que son normales y que no se puede hacer nada al respecto.



 Y es destacable lo que escribió el cantante Freddie Mercury

acerca de esta temática: “Cuando yo la conocí tenía 16 años. Fuimos presentados en una fiesta, por uno que se decía mi amigo. Fue el flechazo a primera vista. Ella me enloquecía. Nuestro amor llegó a un punto, que ya no conseguía vivir sin ella. Pero era un amor prohibido. Mis padres no la aceptaron. Fui reprendido en la escuela y pasamos a encontrarnos a escondidas. Pero ahí no aguanté más, quedé loco. La quería, pero no la tenía. No podía permitir que me apartaran de ella. La amaba, tuve un accidente y estrellé el coche, rompí todo dentro de la casa y casi maté a mi hermana. Estaba loco, precisaba de ella. Hoy tengo 39 años; estoy internado en un hospital, soy inútil y voy a morir abandonado por mis padres, amigos y por ella. ¿Su nombre? Cocaína. A ella le debo mi amor, mi vida, mi destrucción y muerte”.