GUIA BÁSICA PARA QUIENES VIVEN O TRABAJAN CON NIÑOS TRAUMATIZADOS

1. NO TENGA MIEDO DE HABLAR SOBRE EL
EVENTO TRAUMÁTICO

Los niños no se benefician al "no pensar en esto " o " al ponerlo fuera de sus mentes." Si los niños sienten que los cuidadores están molestos por el evento, ellos no tocaran el tema. A la larga, esto sólo hace que la recuperación del niño, sea más difícil. No tocar el tema por su cuenta, pero cuando el niño comienza la conversación, no evitar el debate. Escuchar al niño, responder preguntas y ofrecer consuelo y apoyo. Puede que no tengamos una buena explicación verbal, pero escuchar y no evitar o exagerar con el tema, consolar al niño, tendrá a la larga un efecto positivo y duradero.

2. OFRECER UNA RESPUESTA COHERENTE, PREDECIBLE AL PATRÓN PARA EL DÍA.
Asegúrese de que el niño tiene una estructura para el día y conoce el patrón. Trate de tener tiempos consistentes para las comidas, la escuela, tareas, tiempo de silencio, tiempo de juego, la cena, etc. Cuando el día incluye actividades nuevas o diferentes, dígale al niño de antemano y explique por qué el patrón de este día es diferente. No subestime la importancia de que los niños sepan que sus cuidadores están en control. Es aterrador para los niños traumatizados (que son sensibles al control) que las personas que cuidan de ellos son, desorganizados, confundidos y ansiosos. No se espera que Los adultos sean perfectos, los cuidadores a menudo se han visto afectados por el trauma y puede ser abrumados, irritables o ansiosos. Si usted se siente de esta manera, simplemente ayude al niño a comprender por qué, y explicar que estas reacciones son normales y que pasará.

3. SER CUIDADOS, DAR CONSUELO Y AFECTO, PERO ASEGÚRESE DE QUE SE TRATA EN UN CONTEXTO APROPIADO.
Para los niños traumatizados por el abuso físico o sexual, la intimidad esta a menudo asociada con la confusión, el dolor, el miedo y el abandono. Proporcionar abrazos, besos, y la comodidad física a los niños más pequeños es muy importante. Un buen principio para esto es que se de afecto físico cuando el niño lo busca. Si el niño se acerca y te toca, devolverlo. Trate de no interrumpir el juego del niño o actividades libres, ser conscientes de que muchos niños con angustia crónica puede tener lo que llamamos problemas afectivos. Ellos tienen estilos inusuales y a menudo maneras inadecuadas de interacción. No se le diga comandos "Dame un beso" o "dame un abrazo". Los niños maltratados suelen tomar muy en serio las palabras, o a asociar los comandos como una asociación maligna. Que une la intimidad / comodidad física con el poder (que es inherente al mando de un adulto de cuidado para "abrazarme").

4. DISCUTA SUS EXPECTATIVAS DE
COMPORTAMIENTO Y SU ESTILO DE DISCIPLINA CON EL NIÑO.

Asegúrese de que las normas y las consecuencias de romper las reglas son claras. Asegúrese de que tanto usted como el niño han entendido de antemano las consecuencias específicas para las conductas adherentes y no adherentes. Sea consistente en la aplicación de las consecuencias. Flexibilidad de uso en las consecuencias para ilustrar la razón y el entendimiento. Utilizar el refuerzo positivo y recompensas. Evite la disciplina física.

5. HABLE CON EL NIÑO.
Darle información adecuada para la edad. Cuanto más el niño sabe sobre quién, qué, dónde, por qué y cómo funciona el mundo adulto, más fácil es hacerle sentido de ello. Lo imprevisible y lo desconocido, son dos cosas que harán que un niño traumatizado sea más ansioso, temeroso, y, por tanto, más sintomático. Pueden llegar a ser más hiperactivos, impulsivos, ansiosos y agresivos, y tienen más problemas de sueño y estado de ánimo. Sin una información de hechos, los niños (y adultos) especulan y llenan los espacios vacíos para hacer una historia completa o una explicación. En la mayoría de los casos, sus miedos y las fantasías son mucho más alarmantes y preocupantes que la verdad. Dígale al niño la verdad, incluso cuando es difícil emocionalmente. Si usted no sabe la respuesta por sí mismo, dígale al niño. La honestidad esto ayudará al niño a desarrollar la confianza.

6. PROTEGER AL NIÑO.
No dude en interrumpir o detener las actividades que están perturbando o sean retraumatizantes para el niño. Si se observa aumento de los síntomas en un niño que se producen en una determinada situación o después de la exposición a ciertas películas o actividades, evítelo. Trate de reestructurar o limitar estas actividades para evitar la retraumatización.

7. DELE AL NIÑO OPCIONES Y CIERTO SENTIDO DE CONTROL.
Cuando un niño, en particular un niño traumatizado, siente que no tiene el control de una situación. Previsiblemente obtendrá más síntomas. Si a un niño se le da alguna opción o algún elemento de control en una actividad o en una interacción con un adulto, se sentirá más seguro y más cómodo y será capaz de sentir, pensar y actuar de una manera más madura. Cuando un niño tiene dificultades con el cumplimiento, use el marco de las consecuencia como una opción para ellos: "Usted tiene una opción - usted puede elegir hacer que pregunte y pueda escoger..." Una vez más, esta definición simple de la interacción con el niño les da cierta sensación de control y puede ayudar a calmar las situaciones en que el niño se siente fuera de control, y por lo tanto ansioso.

8. SI USTED TIENE PREGUNTAS, PEDIR AYUDA.
Estas breves directrices sólo pueden darle un marco amplio para trabajar con niños traumatizados. El conocimiento es poder: al estar más informado más se entiende al niño, lo mejor que se puede brindar es apoyo, cariño y la orientación que necesitan. Disfrutar de las ventajas y de los recursos de su comunidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful