You are on page 1of 11

Rosa Ramírez Ruffinatti E.U.

Heridas

Las heridas son lesiones con pérdida de continuidad de los tejidos producidas por alguna violencia exterior. Ante su presencia, es necesario valorar diversos aspectos:

 Causa

que ha producido la herida y tiempo transcurrido desde la lesión:  De 6 a 8 horas: herida limpia.  Más tiempo, o generada en ambiente contaminado o por mordedura de animal o humana: herida contaminada.
 Extensión :

longitud y profundidad.

Actuación
 La

actuación ante las heridas se basa en controlar sus consecuencias inmediatas (hemorragias, lesiones internas), prevenir las complicaciones tardías por su contaminación (infección), y favorecer la cicatrización. Por tanto, los pasos a seguir son:  Detener la pérdida de sangre  Limpiar y desinfectar. A ser posible, con agua oxigenada o con agua corriente.  Cubrir la herida con paño estéril y vendaje (salvo cuando hay mordeduras).  Trasladar a un centro sanitario, si es preciso.

 Como

prevención, es importante la inmunización antitetánica.  En mordeduras, hay que valorar la posibilidad de rabia y tener en cuenta la protección mediante antibióticos.

En heridas de tórax y abdomen es necesario:
    

Limpiar la herida No extraer cuerpos extraños (inmovilizarlos). Trasladar a centro asistencial. En heridas de tórax, debe dejarse en posición de semisentado En heridas de abdomen, acostado boca arriba y con las piernas flexionadas

-

Heridas en los ojos: colocaremos una compresa o gasa estéril sobre el ojo lesionado que podemos cubrir con un vendaje alrededor de la cabeza y trasladaremos a la víctima lo mas rápido posible a un hospital para que pueda ser visto por un oftalmólogo.

- Heridas en el abdomen: acostaremos al herido sobre la espalda y cubriremos la herida mediante una cura seca. Si el intestino sale por la herida, no lo intentaremos colocar en su posición, lo cubriremos todo con un vendaje. Pediremos ayuda médica inmediatamente y mientras tanto trataremos de mantener caliente a la víctima cubriéndole con una manta. No le daremos al accidentado nada de beber.

Heridas en el tórax

Si son leves, las trataremos como cualquier herida sangrante. Si son muy graves, pueden penetrar en el pecho y afectar a los órganos internos, pudiendo llegar a producir paro respiratorio por acúmulo de sangre o aire entre los pulmones y la pared del pecho. Sospecharemos la gravedad de la herida si aparece dificultad respiratoria, expectoración de sangre, shock, o burbujeo en la zona de la herida causado por la entrada de aire.

En este caso debemos actuar inmediatamente: cubriremos la herida con una gasa grande, sujetándola bien con la mano para impedir que pase aire; trataremos de evitar la posible infección, aunque si no disponemos de gasas estériles lo taparemos igualmente con un pañuelo o material que impida la entrada de aire.

Colocaremos al herido en una postura cómoda con la cabeza y los hombros apoyados e inclinado hacia el lado de la herida, con cuidado si tiene costillas rotas. Si está inconsciente le colocaremos en posición de recuperación elevándole las piernas. Debemos llamar a una ambulancia tan pronto como sea posible y mientras tanto vigilar su respiración por si hubiera que recuperarle.