El Modelo COACH Para líderes cristianos: Unas aptitudes de liderazgo eficaces para resolver problemas, alcanzar objetivos y desarrollar a otros by Keith Webb - Read Online
El Modelo COACH Para líderes cristianos
0% of El Modelo COACH Para líderes cristianos completed

About

Summary

El Modelo COACHTM es un enfoque del liderazgo radicalmente distinto. En lugar de dar respuestas, los líderes plantean preguntas para que las personas saquen lo que Dios ya ha puesto en ellas. Aprenda a entablar unas conversaciones que puedan ayudar a otros a resolver sus propios problemas, alcanzar sus objetivos y desarrollar sus aptitudes de liderazgo en el proceso.

Trabaje con empleados, adolescentes o colegas de otra ciudad, encontrará las técnicas y herramientas adecuadas para aumentar la eficacia de su liderazgo. En este libro aprenderá a:

• Resolver problemas sin disponer de todas las respuestas.
• Ayudar a otros a asumir sus responsabilidades.
• Platear preguntas potentes que estimulen el pensamiento creativo.
• Capacitar a otros con un estilo menos directivo.
• Concentrarse en lo que más importa.
• Apoyar los progresos de las personas.

El Modelo COACHTM Para Líderes Cristianos está repleto de relatos e ilustraciones que dan vida a los principios y las prácticas. Basado en experiencias de primera mano y enseñado por todo el mundo, este libro transformará sus conversaciones en toda una experiencia de aprendizaje.

Published: Keith Webb on
ISBN: 9780966565874
List price: $7.99
Availability for El Modelo COACH Para líderes cristianos: Unas aptitudes d...
With a 30 day free trial you can read online for free
  1. This book can be read on up to 6 mobile devices.

Reviews

Book Preview

El Modelo COACH Para líderes cristianos - Keith Webb

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

Notas

Prólogo de la versión Española

Como líder una de mis preocupaciones más importantes ha sido siempre cómo poder ser más efectivo. Por eso, he sido constantemente un ávido lector de libros acerca de liderazgo y un asiduo asistente a seminarios orientados a la formación y capacitación de líderes.

Fue precisamente en uno de estos seminarios, celebrado en los Estados Unidos en el año 2010, cuando por primera vez entré en contacto con el doctor Webb y su modelo COACH para líderes cristianos. Puedo afirmar que hubo un antes y un después en mi manera de liderar y en la efectividad de mi trabajo.

Se debió a poder inteñgrar en mi estilo personal de liderazgo las herramientas básicas del Coaching tal y como fueron explicadas en aquel seminario intensivo. Esas herramientas, la escucha activa, las preguntas potentes, el ayudar a generar retroalimentación, el acompañar a las personas en el proceso de determinar sus metas y proveerles de apoyo y rendición de cuentas, multiplicaron la eficacia de mi trabajo y mi impacto sobre las personas a las cuales tenía y tengo la responsabilidad de liderar.

Y de eso va precisamente este libro. El autor ha sabido transformar los contenidos del seminario en un ágil, práctico y motivador libro que desde el comienzo hasta el final está lleno de sabiduría, sentido común y buenas herramientas para cualquier líder. Un contenido que es igualmente aplicable en un contexto cristiano como en uno secular.

Agradezco al doctor Webb el hacer accesible estos contenidos a los líderes del mundo de habla hispana. Estoy seguro que como lo fue para mí será para muchos otros un desafío, un estímulo, una ayuda inestimable para sus ministerios.

Félix Ortiz

Escritor, conferencista internacional, pastor y coach.

Prólogo de la versión Inglesa

Los cristianos empezaron a notar la emergencia y relevancia del coaching a finales del siglo veinte. Sin embargo, al margen del mundo de los negocios, poca gente conocía las implicaciones del coaching y tampoco se había escrito mucho al respecto, así que decidí escribir un libro de texto de introducción al coaching. Trabajé en el proyecto durante meses, leyéndome casi todo lo que pude encontrar, entrevistando a buenos coaches cristianos y echando mano de mi propia formación tanto de coach como de coachee.

Nada más empezar, sin embargo, me empezaron a llegar peticiones de una explicación general más breve, más centrada y sumamente práctica de lo que es el coaching y de cómo se ejerce. Llevo varios años intentando escribir algo así pero no ahora. Keith Webb ha hecho un muy buen trabajo y ha conseguido producir un texto elemental para líderes de ministerio, estudiantes y quienes quieran saber qué es el coaching y cómo podemos aplicarlo en nuestro trabajo.

Este libro aporta un perspectiva fresca, empezando por útiles coloquios sobre los esquemas mentales, las actitudes y los valores del coaching y terminando por ofrecer orientación para lanzarnos a aplicar el coaching en nosotros mismos y en los demás. Entre medio, el libro está lleno de ejemplos prácticos y descripciones concisas de las técnicas del coaching. El contenido queda brevemente resumido en el título completo del libro: El modelo COACH para líderes cristianos: Unas aptitudes de liderazgo eficaces para resolver problemas, alcanzar objetivos y desarrollar a otros. Keith cumple de forma admirable la promesa del título del libro.

A diferencia de otros autores, Keith se basa en los seminarios que da por todo el mundo. Él mismo ha aplicado los principios descritos en este libro, ha experimentado él mismo como enseñarlos a otros y ha pulido sus técnicas y enseñanzas a través de su trabajo en múltiples culturas.

A diferencia de muchos otros, formadores y coaches cristianos inclusive, Keith Webb no se entrega a los fundamentos humanistas del movimiento de coaching contemporáneo. Hace frecuente referencia al papel que juega el Espíritu Santo en el coaching y lo vincula a sus conocimientos de las escrituras. Con ello, evita dar una versión descafeinada del coaching. Además presenta los fundamentos centrales y los principios establecidos del coaching y proporciona una visión general que guarda mucha coherencia con dichos principios del coaching. En todo el libro nos muestra que el coaching no trata de dar respuestas sino de plantear preguntas que nos hagan pensar.

A diferencia de la época en que yo escribía mi libro, el coaching ahora ya se conoce mejor y goza de más aceptación. El valor del coaching lo demuestran, experimentan y enseñan pastores, misioneros, consejeros, líderes de seminario y profesores de facultades y seminarios. Aparecen nuevos programas de formación y se siguen publicando libros; muchos de los cuales dicen casi lo mismo. El libro de Keith Webb es distinto. Sé que aparecerá en la correspondiente lista de lectura de los cursos de coaching en que yo trabaje.

Estoy encantado de poder recomendar de forma entusiasta El modelo COACH para líderes cristianos tanto si tan solo siente curiosidad por el coaching, como si es un coach experimentado o que acaba de empezar.

Gary R. Collins, PhD

Autor de Christian Coaching: Helping Others Turn Potential into Reality

Reconocimientos

"Es muy fácil sobrevalorar la importancia de nuestros propios logros en comparación con lo que debemos a los demás."

Dietrich Bonhoeffer

Este libro trata del aprendizaje. Para ser más específicos, de aprender con la ayuda de un coach. Los coaches capacitan a las personas para pensar en más profundidad, sacando partido de la gran variedad de recursos a su alcance, y tomando así sus propias decisiones razonadas. Es el imprescindible conjunto de técnicas de liderazgo que amplifica la interacción con otras personas. ¡Más de esto en las páginas siguientes!

Mucha gente me ha ayudado a aprender las lecciones comunicadas en este libro. Steve Ogne fue el primero en introducirme al coaching en el 1994 y sigue siendo mi amigo y gurú de coaching. J. Robert Clinton, Gary Mayes y Terry Walling influyeron en mi paradigma de desarrollo de liderazgo. Aprendí a ejercer el coaching en Indonesia, infligiendo mis primeros intentos sobre Herman, Jimmy, Medi, Mery, Michale y Rosgentina.

Takeshi Takazawa y yo vimos la relevancia del aspecto multicultural en el coaching [1] cuando dimos unos talleres de tres días utilizando las primeras versiones de estos materiales con gente de Camboya, China, Inglaterra, Hungría, Indonesia, Japón, Líbano, Rusia y Singapur; por el camino se hicieron muchas innovaciones.

En octubre del 2006, Lori Webb y yo dirigimos el primer programa certificado de coaching CORE Coaching Skills; un seminario profesional de 60 horas para líderes cristianos. En los seis años que han pasado desde entonces, hemos formado a más de 700 líderes a través de este programa. Dave DeVries, Kevin Stebbings, Lori Webb, Bryan Wintersteen y Kim Zovak, del equipo de formación de Creative Results Management, me han ayudado a ir mejorando con la experiencia.

¡Gracias de todo corazón a cada una de las personas que han contribuido en mi manera de hacer y pensar!

Mi agradecimiento al Dr. Gary R. Collins por su aportación en el prólogo. Lisa Meaney consiguió con la edición del texto que el libro sea más fácil de leer. Cualquier error que pueda haber es mío.

Lori, vaya viaje. Has estado ahí en cada paso del camino. Estoy tan contento de ir contigo.

Finalmente, me gustaría expresar mi más profunda gratitud a los muchos y fieles colaboradores que han orado por mí y me han apoyado económicamente durante algo más de 20 años. Su apoyo y sus oraciones han permitido a mi familia y a mí llevar a cabo el ministerio que este libro describe.

La mayoría de ejemplos de este libro están basados en conversaciones reales de coaching. Para mantener la confidencialidad, he cambiado los nombres, los lugares y los detalles, de modo que son un compuesto de distintas conversaciones de coaching. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, es pura casualidad.

Esquemas mentales del coaching

"Los analfabetos del siglo XXI no serán quienes no puedan leer y escribir, sino quienes no puedan aprender, desaprender y reaprender."

Alvin Toffler

Padezco una grave enfermedad. Afecta a mucha gente, independientemente de su educación, economía o raza. La padecen desde los catedráticos hasta los obreros de una fábrica. Afecta a personas de todo el mundo: África, Asia, Europa, Oriente Medio, América del Norte y del Sur. Las personas de fe no son inmunes. De hecho, quizás tengan una tasa más alta de infección, pero tampoco muy distinta. A veces, las personas sin fe pueden mostrar los síntomas más fuertes de la enfermedad. Hay quien dice que esta enfermedad no existe; y si lo hace, solo en los demás.

Se trata del sabelotodismo.

El sabelotodismo afecta la capacidad de la mente para retener información y procesarla sin prejuicios. Dicha enfermedad deja a los afectados ciegos a opiniones, respuestas y soluciones que no sean las suyas propias.

La infección se manifiesta en dos variantes: la agresiva y la pasiva. Ambas hacen creer a la persona infectada que sus ideas son correctas y mejores que las de los demás. La diferencia entre ambas variantes de la infección es la manera en que se expresa dicha creencia.

Los síntomas del sabelotodismo agresivo son:

• Apresurarse a hablar

• Escuchar hasta que la otra persona respira

• Tener una respuesta para todo

• Ganar discusiones, pero perder el respeto

Los síntomas del sabelotodismo pasivo son:

• Hacer ver que se está escuchando

• Mantener una expresión facial petulante

• Plantear preguntas para demostrar sutilmente que el otro está equivocado

• Mofarse o criticar internamente al que habla

¿Nos traen estas descripciones a un par de personas a la mente? Estamos rodeados de personas afectadas por el sabelotodismo. Sin embargo, la capacidad de detectar el sabelotodismo en los demás puede ser una señal de que nosotros mismos estemos infectados. De aquí en adelante, intente leer para su propio beneficio y no tanto con el propósito de arreglar a otros.

El sabelotodismo diagnosticado

A principios de los 90, la organización con la que trabajaba por entonces me nombró director de la multiplicación de iglesias en Japón. Tenía 28 años y estaba más que dispuesto a ir. Supervisaba a siete familias americanas cuya tarea era plantar nuevas iglesias. Como padecía de sabelotodismo, mi estilo de comunicación se valía en gran medida de los consejos. Solía repartir consejos en forma de ideas, sugerencias, indirectas, charlas, enseñanzas e incluso motivos de oración.

Al ofrecer estrategias en relación al ministerio de otras familias, enseguida descubrí que mis sugerencias y mi ayuda no eran siempre bienvenidas ni apreciadas. Al igual que yo, ellos tenían sus propias ideas. Durante esos primeros años, me cogieron por banda varias veces para decirme que iba a la mía, que pasaba por encima de los sentimientos de los demás, y que no escuchaba. Me decían que ellos también tenían ideas.

No es tan solo que padeciera de sabelotodismo, sino que como supervisor me sentía responsable de mis compañeros de equipo. Pensaba que si sabía algo que les podía ser útil, mi obligación era decírselo. Sería irresponsable no hacerlo.

Me confundió el que mis esfuerzos por ayudar fueran percibidos como arrogantes y dictatoriales y me sentí frustrado, ya que a sabiendas de lo que estaba ocurriendo tampoco contaba con ninguna otra herramienta de comunicación para ayudar al grupo en la consecución de sus objetivos.

"Mejorar es cambiar;

ser perfecto es cambiar a menudo."

—Winston Churchill

Cambios de manera de pensar

Pasaron tres cosas que no solo cambiaron mis aptitudes comunicativas, sino también mi manera de pensar en cómo