Enjoy this title right now, plus millions more, with a free trial

Only $9.99/month after trial. Cancel anytime.

El esposo ejemplar: Una perspectiva bíblica

El esposo ejemplar: Una perspectiva bíblica

Read preview

El esposo ejemplar: Una perspectiva bíblica

ratings:
5/5 (1 rating)
Length:
426 pages
5 hours
Released:
Jul 23, 2020
ISBN:
9781629461595
Format:
Book

Description

Dios ordenó el matrimonio para el compañerismo, la procreación entre el marido y su mujer, y para que el hombre pudiera tener una "ayuda idónea". Sin embargo en Su Palabra, Dios tiene más que decir a los maridos a que amen a sus esposas, que a las esposas que sometiéndose a sus maridos. El creó el matrimonio para ser una pintura de la relación entre Cristo y la Iglesia. Cristo dispuso su vida en sacrificio para su iglesia, por lo tanto Dios espera lo mismo de los maridos.
El propósito de "El esposo ejemplar" es ayudar a los maridos a cumplir la imagen de Cristo con propósito y permanencia para la gloria de Dios. Fue escrito como obra compañera de "La esposa excelente" por Martha Peace. Las parejas que se comprometen con estos principios bíblicos encontrarán la unidad en su matrimonio, darán gloria a Dios y recibirán su bendición.
"La mayoría de los libros de esta clase carecen de una base bíblica clara y firme para el consejo que se da. Pero este libro, El esposo ejemplar, está lleno de perspectivas divinas y prácticas de la Palabra infalible sobre cómo, qué y por qué puede llegar a ser el mejor marido. Se lo recomiendo mucho". Dr. Wayne Mack Director / Presidente Strengthening Ministries Int.
Released:
Jul 23, 2020
ISBN:
9781629461595
Format:
Book

About the author


Related to El esposo ejemplar

Related Books

Related Articles


Inside the book

Top quotes

  • Un esposo dará buenos frutos en carácter y obra solamente cuando los pensamientos e intenciones de su corazón busquen a Dios, amen a Dios, y deseen os, amen a Dios, y deseen glorificar a Dios.

Book Preview

El esposo ejemplar - Stuart Scott

TRASGRESIÓN"

Reconocimientos

Cuando se me acercaron para escribir este libro para los esposos, yo pensé, Que proyecto ha de ser. Me gustaría nada más que contribuir a la obra que trataría muchos de los asuntos principales con que Dios me ha confrontado y con los cuales, yo aconsejo a los hombres regularmente. Y después, ¡la realidad me golpeó! ¿Qué estoy pensando? me pregunté. ¿Cómo yo puedo pastorear efectivamente, enseñar eficientemente en la universidad y seminario, ser un esposo y padre correcto, y todavía encontrar tiempo para escribir?" Pero, la necesidad me pareció tan grande, que decidí que debería aunque sea empezar a trabajar en esto como yo pudiera tres años atrás.

Digo esto porque desde el principio yo he estado conciente de que este proyecto tendría que ser un esfuerzo de grupo. También he sido impactado con el hecho de que de mí mismo no tendré nada que decir. Yo completamente acepto la amonestación del Apóstol Pablo cuando dijo, ¿Qué tienes que no hayas recibido? (1 Corintios 4:7). No puede haber jactancia alguna. Lo que yo sé que es verdadero, Dios me lo ha enseñado, directamente de Su Palabra o indirectamente por medio de mis maestros tales como mis padres, mis pastores anteriores, mis profesores, el ministerio del pastor Dr. John MacArthur.

También estoy en deuda con aquellos quienes el Señor compasivamente proveyó para ayudar a que este libro sea una realidad. Este libro fue en verdad el esfuerzo de grupo que yo anticipé sería. Dios me ha bendecido con una esposa maravillosa quien me ha ayudado diligentemente en este proyecto haciendo las revisiones iniciales, ayudándome en la investigación, organizando los ayudantes de la oficina, y siendo el contacto para todos mientras yo estaba enseñando en la escuela o pastoreando. ¡No lo pudiera haber hecho sin ti, Querida! También estoy agradecido a mis hijos quienes me apoyaron en este proyecto y han sido muy paciente conmigo durante el proceso.

Yo quiero agradecer a los hombres fieles quienes me han ayudado en esta obra. El Pastor John Crotts leyó el manuscrito capítulo por capítulo como un estudiante diligente de la Palabra, ofreciendo sugerencias provechosas. Mi buen amigo y alentador, Bryan Murphy, quien me ayuda como pasante en la iglesia, me ayudó a alivianar mi obra administrativa, trabajó muchas horas ayudando con el diseño y correcciones del libro, y trabajó para proveer un borrador de la guía de estudio junto con Andy Zinder. John Douglass y Gary Knussman fueron una ayuda tremenda como nuestros correctores de palabras técnicas. El pastor Lance Quinn y David Deuel me ayudaron ha clarificar el Capítulo 15. Nate Prince, nuestro experto en computadoras favorito, nos sirvió desinteresadamente cuando teníamos problemas de computadora. Jim Richard Sr., el director de la Fundación de Servicios Gerenciales, Santa Clarita, California, compasivamente proveyó los materiales necesarios para el área financiera. Bill Vaughan, un interno fiel, nos ayudó con algunos diagramas claves.

Yo quiero agradecer a todas las mujeres que también trabajaron en este proyecto. Martha Peace, autora de La Esposa Excelente y una amiga querida a nuestra familia, ofreció consejo valioso y me animó varias veces a perseverar hasta el final. Su hija, Anna Maupin, quien es una editora por excelencia, laboriosamente me guardó de no desviarme del tema, de ambigüedad, y errores gramaticales, mientras iluminaba sus correcciones con alentamiento y humor. Nuestra buena amiga, Bette Lou O’Brien, quien tiene el don de ayuda, ha servido a nuestra familia infatigablemente y gozosamente a lo largo de todo el proceso del libro. Chris Green fue el mecanógrafo que aguantó por más tiempo y que en verdad disfrutó la obra tediosa de sintetizar las correcciones de cinco personas diferentes. Erin Sokoff y Shonna Silva sacrificaron parte de su tiempo fuera de sus ocupados horarios como estudiantes para ayudarnos semanalmente. MaryAnn Vaughan fue nuestra servidora al tomar el liderazgo del grupo de oración de Zondra por un tiempo para que Zondra me pudiera ayudar, creando unos cuadros, haciendo mecanografía, ¡y dándonos una comida deliciosa! Nuestra amiga querida Marcia Griffiths sacrificó lo mejor de sus vacaciones. Jaime Schmidt, Lioni Kuypers, Teresa Smith, Trudy Feyereisen, Gabriela Contreras, y Joan Douglass también desinteresadamente dieron muchos días haciendo correcciones necesarias.

Quiero dar gracias especiales a Jan Haley, Barb Smith, y todos en Focus Publishing, quienes han sido extremadamente pacientes y alentadores durante este proyecto de tres años. También, sería negligente si no expresara mi gratitud especial a todos los que oraban por nosotros durante todo el camino. Había tiempos cuando no parecía que este libro sería realidad. ¡Agradezco al Señor y al súper equipo que me dio para concluir este libro para El!

Stuart Scott

Prefacio

He deseado por mucho tiempo que hubiera un manual conveniente para hombres que trazara claramente y explicara lo que la Escritura requiere de esposos y padres. Por casi cuarenta décadas de ministerio, he aconsejado a varias parejas con problemas maritales y familiares muy serios. Y siempre me ha parecido que en la gran mayoría de los casos, el éxito o fracaso del esposo como líder espiritual es el factor clave al determinar el resultado de esos conflictos. Si el esposo fuera el tipo de líder que debe ser, la mayoría de los problemas en la familia pudieran ser por último resueltos. Pero si el esposo está en falta en sus responsabilidades bíblicas y espirituales, los problemas sin excepción se empeoran—y a veces destruyen a la familia.

El papel del esposo no es simple, y requiere experiencia que, francamente, no viene naturalmente a la mayoría de los hombres. Los varios deberes del esposo involucran factores sacerdotales, obras organizacionales y administrativas, y varias responsabilidades relacionadas a todo tipo de liderazgo espiritual y práctico. Ser un esposo piadoso requiere la destreza de un director dotado, el corazón de un consejero amante, y la habilidad de guiar al mismo tiempo que ganas el respeto del seguidor— primariamente siendo un ejemplo consistente. El esposo piadoso es un compañero amante del alma, un mentor, un amigo, un protector, un alentador, y un oyente devoto. Esto no es en ninguna manera un llamado de medio tiempo.

Los requisitos de carácter básicos son un corazón para Dios, valor, convicción, paciencia, devoción, amor, humildad, y un compromiso determinado e inquebrantable hacia su esposa y familia. El papel del esposo piadoso requiere prioridades en buen orden, la buena voluntad del sacrificio, y, sobre todo, fidelidad consistente y piadosa.

Entonces nuestra responsabilidad como esposos y padres es una carga pesada y muchas veces amedrentadora. Es especialmente difícil para los hombres de hoy mantener todas estas prioridades, porque vivimos en una época donde la misma fábrica de nuestra sociedad está siendo rasgada por fuerzas en contra de la familia. La vida parece ser más complicada y más rápida de lo que hasta ahora ha sido. Y por cada parte, hay más distracciones y tentaciones que nos halan. Claro que muchos esposos están clamando por ayuda.

Finalmente, aquí está un vistazo al estándar de piedad establecido para esposos cristianos completamente bíblico, intensamente práctico, y verdaderamente espiritual. El Dr. Stuart Scott escribe con la pasión y perspicacia de un hombre piadoso quien también es un esposo y padre comprometido. El trata, reflexivamente, con pasajes relevantes de la escritura. Los interpreta expertamente. Ylos aplica misericordiosamente. Yo recomiendo altamente este libro a todos los que quieren llegar mas allá de las versionas triviales que se encuentran en la mayoría de los manuales modernos acerca del hombre y ver lo que Dios en verdad requiere y que es lo que El bendice.

John MacArthur

Introducción

La carga por un libro como El Esposo Ejemplar empezó hace más de veinte años cuando deseaba que hubiera un libro que yo pudiera leer antes y durante mi matrimonio que me guiara en las bases de ser un hombre piadoso y un esposo piadoso. Estuve buscando un libro práctico que tratara profundamente con mi relación con Dios y como eso se relacionara conmigo como esposo. Estaba interesado en temas tales como conociendo a Dios verdaderamente, mis responsabilidades, actitudes correctas, amando a mi esposa, comunicación, resoluciones de conflictos, relaciones íntimas, y varios conflictos con el pecado que me detenían de ser lo que Dios quería que yo fuera. Durante los años como pastor, he anhelado un libro que yo pudiera usar personalmente para repasar los principios de Dios y darlo a otros hombres quienes están buscando ayuda tanto en su andar personal con Dios como en su matrimonio. Si tú estás buscando tal libro, es mi oración que lo tengas en tu mano.

Como uno de los hombres de la población cristiana, he tenido que confrontar el hecho de que tenemos un problema. Juzgando por mi propia vida y las vidas de muchos hombres cristianos con quienes he servido y aconsejado, necesitamos dirección sana para guardarnos en la dirección correcta al honrar a Dios como esposos. El problema llega cuando empezamos a buscar material que es práctico, aun así basado en el hecho de que la Palabra de Dios es suficiente para toda la vida y piedad (2 Pedro 1:2-4). Necesitamos la sabiduría de Dios y hay muy poco que se pueda encontrar en los libros populares de hoy para el esposo. Lo que no necesitamos son disparates humanísticos y sicológicos. Aunque hay algunas obras provechosas y sanas sobre el tema del papel del esposo escritas recientemente, ha sido mi deseo tener una obra que proveyera una gran cantidad de ayuda sobre la relación del esposo con Dios, a la vez que trata con el papel del esposo al mismo tiempo. ¿Cómo podemos separar nuestra relación con nuestra esposa de nuestro andar con Dios?

Dios nos ha dado un modelo a seguir, para ser lo que El quiere que nosotros seamos, y ese modelo es la persona de Jesucristo. Debemos primeramente querer glorificar a Dios con nuestras vida y entonces debemos darnos cuenta que es la semejanza con Cristo lo que nos ayudará a hacer eso mismo. Cristo es nuestro ejemplo en cada manera y debemos fijar nuestra vista en El completamente. Esto es lo que nos capacitará a ser como El en nuestro papel como esposos y, de hecho, en todos nuestros papeles. El propósito total de este libro es ayudar a los esposos hacia la determinada y duradera semejanza con Cristo para la gloria de Dios. Ciertamente, un esposo no reconocerá esta meta por la simple lectura de este libro, pero lo hará al ejercitar los principios bíblicos que contiene.

Estoy encantado de ser parte de un esfuerzo de proveer una obra doble, tanto para esposos como esposas, a fin de que puedan estudiarlos juntos. Fue aún mejor que la otra obra fuera La Esposa Excelente por Martha Peace. La Esposa Excelente y El Esposo Ejemplar ambos tratan con asuntos del corazón y la senda a cambiar, lo cual yo creo puede servir bien a parejas en su caminar con Dios y en su crecimiento juntos.

Es mi oración que este libro sea exactamente lo que tú necesitas para ayudarte a ser el esposo que Dios quiere que seas. En ninguna manera digo que lo he alcanzado. Todavía estoy trabajando (con la ayuda de Dios) para traer mi vida más en conformidad al patrón maestro, Jesucristo Mismo. ¿Te me unirás en la demolición y la reconstrucción necesarias para ser el esposo que ejemplifica y glorifica a Cristo? Te prometo que cada esfuerzo que tú hagas para ese fin vale la pena.

PRIMERA PARTE

Los Reconocimientos de un Esposo

Verdades Fundamentales para el Esposo Ejemplar

Capítulo Uno

EL ENTENDIMIENTO DE UN ESPOSO

DE SU CONDICIÓN PRESENTE

Un Testimonio Personal

Yo recuerdo una vez en las primeras etapas de nuestro matrimonio un momento crucial para mi esposa Zondra y yo. Todo empezó con una declaración pequeña que ella me hizo una tarde después de una semana especialmente difícil como madre de dos niños pequeños.

Tú estás siendo muy egoísta, ella me dijo. Yo nunca había oído a Zondra hablarme tan directamente antes. Al principio me quedé mudo. "Ella no debería decirme esto, pensé. Intenté desesperadamente de comprender qué yo había hecho que era tan terrible. ¿De donde vino eso? pregunté después que se me fue el asombro momentáneo. ¿Cómo tú puedes decir eso?"

Yo era un pastor joven en ese entonces. Había pasado tanto por una universidad Bíblica como por un seminario. De hecho, yo estaba estudiando el papel del esposo en el matrimonio cuando esto ocurrió. A lo mejor ella está pasando por un mal día, yo racionalicé. Antes que pudiera pensar en otra cosa por decir, ella continuó, pero ahora con lágrimas.

"Tu solo pareces preocuparte exclusivamente por tus propios deseos, circunstancias, e intereses. Ahora que tenemos niños, ya no puedo enfocar completamente en ti. La verdad es, tú actúas como si no te importaran mis circunstancias. ¿Te das cuenta que ya no hablamos acerca de lo que me importa a ? La mayoría de las veces, tú no estás dispuesto a sacrificarte aún en la manera más pequeña por otros, a menos que no te cueste nada o sirva tus intereses. Y encima de eso, ¿te das cuenta que recientemente si yo tengo que pedir tu ayuda en lo que sea, tu reacción muestra tu impaciencia? En verdad creo que la preocupación e interés debe estar en ambas partes."

Así que de esto se trataba. Tú estás enfadada porque yo estaba cansado y no quería lavar los biberones del bebé, ¿verdad? Tú sabes lo difícil que las cosas han sido para mí esta semana en la iglesia. Además, aunque no quería, lavé los biberones, ¿no? Pensando más acerca de lo que dijo Zondra, me puse defensivo. Pensé, Seguro tú tienes la persona incorrecta. ¿Me estás hablando a mí? ¿Tu proveedor y protector? ¿Cómo me puedes juzgar tan mal cuando soy un buen esposo para ti?

Cegado por mi propio orgullo, empecé a informar a Zondra de las maneras en que yo la amaba de manera sacrificial, la manera en que Cristo ama a la Iglesia. Pero mientras yo buscaba ejemplos, estaba completamente perplejo. Mencioné algunas cosas que yo había hecho por ella. Pero la verdad era que hacía lo suficiente para pasar, y varias veces había una recompensa para mí. Mientras más yo evaluaba mi amor por ella, más me daba cuenta de que la conveniencia o hacer un teatro para otros casi siempre estaba involucrado. Aunque no lo quería admitir, ella estaba en lo cierto. Yo estaba consumido conmigo mismo y mis intereses.

Yo recuerdo el momento de ese entendimiento como si hubiera sido ayer. Yo era como el Rey David cuando fue reprendido por Natán el profeta (2 Samuel 12:1-13). Mi boca había sido silenciada por las palabras de Zondra. Nunca había amado a mi esposa de la manera en que pensaba. Vine a darme cuenta que aunque yo creía que dos serán una sola carne, yo, claro, fui el uno.

A eso siguió una semana de inolvidable dolor y remordimiento. Era como si mi piadoso mundo hubiera estallado sobre mí. Las realidades acerca de mi falta de amor bíblico eran tan estremecedoras que continuaba reconociéndolas en todas las áreas de mi vida diaria. Comencé a ver lo que otros desde hace mucho observaban en mi vida. Gracias a mi querida esposa, quien me amó lo suficiente para decirme la verdad, Dios comenzó una obra muy necesitada en mi corazón.

Desde entonces, he estado más consciente de mi orgullo y egoísmo. El arrepentimiento comenzó a través de ese incidente y es un proceso continuo. Me gustaría poder decirte que he llegado y me he convertido en el caballero de la armadura brillante de Zondra. Por el contrario, podría ser igualado a una simple rana lentamente siendo transformada en la forma de su príncipe, todavía sin deshacerse de todas sus arrugas.

La intención de esta explicación es ilustrar mi necesidad de entendimiento concerniente a mi amor por Zondra. Como un constructor preparándose para construir su hogar, he tenido que hacer mi examen personal antes de establecer donde necesitaba iniciar la construcción. Me faltaba verdadera preocupación por sus intereses. Mi egoísmo era una falta de carácter cristiano maduro.

He titulado este libro, El Esposo Ejemplar, por el énfasis en el caminar y carácter de un hombre. La palabra ejemplar suma las responsabilidades en el matrimonio de vivir como Dios instruye. Solo una frase puede describirlo mejor. La frase es semejanza con Cristo.

Más como una meta que una plena realidad, los esposos cristianos deben responder al llamado de Dios para mostrar el camino al ir en pos de la semejanza con Cristo. Al hacer esto, un esposo participará en la construcción del tipo de matrimonio de Dios, y más específicamente, el tipo de esposo de Dios.

La Voluntad de Dios para los Esposos Cristianos

La voluntad de Dios para cada esposo cristiano es que pastoree y ame a su esposa de la forma en que Cristo pastorea y ama a la Iglesia (Efesios 5:23-33). De hecho, los hombres cristianos están llamados a seguir a Cristo en todos sus caminos.

El que dice que permanece en él, debe andar como El anduvo.

1 Juan 2:6

Cristo es nuestro ejemplo perfecto en todas las cosas. Nos han sido dados muchos otros ejemplos en las Escrituras también. Algunos ejemplos son buenos y algunos malos. Se nos han dado buenos ejemplos para que pudiéramos ver claramente el patrón de Dios. Los malos ejemplos nos muestran los patrones equivocados. A través de estos ejemplos malos, Dios está buscando revelar lo que es a menudo difícil para nosotros de reconocer en medio de nuestras propias circunstancias. Dios usa ambos, buenos y malos ejemplos, para movernos hacia Su misma semejanza.

Dios no solo quiere que veamos los ejemplos correctos, sino que El también quiere que cada uno de nosotros seamos el tipo correcto de ejemplo para otros. Necesitamos recordar que ya somos algún tipo de ejemplo para otros. La pregunta es, ¿de qué tipo? Los siguientes son cuadros de la Escritura acerca de Cristo (nuestro ejemplo perfecto), y nuestra necesidad de ser ejemplares. Mientras los leas verás que Dios nos ha hablado claramente y poderosamente acerca de ejemplificar a Cristo.

Siguiendo el Patrón Perfecto

Te sorprenderías al aprender cuanto la Escritura tiene que decir acerca de ejemplos. También podrías sentir que un ejemplo bíblico es un calzado que nunca podrías llenar. En las Escrituras, el término griego por ejemplo (typos), patrón o modelo (hypodeigma), e imitador (mimetes) son palabras claves. Typos, en particular, puede arrojar mucha luz a nuestro esfuerzo de ser ejemplares. Esta palabra carga con ella la asunción de una guía de acompañamiento. Era usada para referirse al trazar y practicar las letras de uno. Un ejemplo claro de esta definición es visto en las escuelas primarias a través del país. Nuestros niños aprenden a escribir alfabeto al ver primero las letras (lo cual sirve de guía), luego al trazar las letras, y finalmente al intentar formar las letras a pulso.

El énfasis de esta palabra no está necesariamente en la perfección de la copia resultante, sino en la atención cuidadosa dada al ejemplo perfecto y al propósito determinado de seguirlo.

Asimismo, nosotros como esposos debemos estar enfocados en nuestro ejemplo perfecto, el Señor Jesucristo. Debemos cuidadosa y decididamente esforzarnos a copiarle, no importa cuan inadecuado nuestro intento sea al comienzo. A medida que continuemos en este esfuerzo seremos ejemplares. Habrá más y más de una semejanza con Cristo que otros puedan seguir. Como el Apóstol Pablo dijo,

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo

1 Corintios 11:1

Entonces, ¿Qué significa realmente ser ejemplar? De nuestro estudio hasta ahora, podemos recopilar una definición de trabajo. Ser ejemplar es:

Servir como una copia en mejoría de nuestro patrón perfecto, Jesucristo, al deliberadamente enfocarnos en y practicar Su Semejanza.

El Fruto (Rasgos) del Esposo Ejemplar

Es Dios quien produce frutos verdaderos en el corazón (Mateo 7:17-18; Gálatas 5:22, 23). Solo el corazón que realmente conoce a Dios y anda con Dios puede comenzar a parecerse al corazón de Dios. Un esposo dará buenos frutos en carácter y obra solamente cuando los pensamientos e intenciones de su corazón busquen a Dios, amen a Dios, y deseen glorificar a Dios. Tal hombre dejará detrás un legado que continuará siendo un ejemplo aún mucho después de haber partido.

¿Quién Puede Ser el Esposo Ejemplar?

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:12-14

Cualquier condición en la que creas que esté tu corazón y vida de fruto, no necesitas ni debes permanecer en esta condición. Para ser un esposo ejemplar tú debes primero estar en una correcta relación con Dios; luego, debes reconocer que el crecimiento y el propósito son necesarios para comenzar a perseguir tu ejemplo perfecto. Luego debes darte cuenta que el pecado es lo único que se puede interponer en tu camino. Tú debes tener gran esperanza en esta verdad porque el pecado puede ser confesado y apartado con la ayuda de Dios. Ningún esposo cristiano esta destinado a ser un esclavo de su carne, desamparadamente limitado por su pasado o tipo de personalidad, o desamparadamente afectado por ejemplos pobres vividos delante de el. Una vez que este acepta responsabilidad por su propio pecado, puede cambiar a través de las provisiones de Dios (Romanos 12:2). (Ver la sección del capítulo 3 de la Provisión de Dios en la Santificación.") Entonces, ¿quién puede ser el esposo ejemplar? Cualquier hombre cristiano puede.

¿Estás Listo?

Convertirse en el esposo ejemplar será un proceso de crecimiento. Al final queremos ser como Cristo. Cada esposo debe hacer su propio examen honesto de la condición de su corazón antes de poder comenzar a construir una vida ejemplar. Luego, él debe reconocer el estándar perfecto de Dios y determinar su compromiso a obtenerlo. Tú debes contar el costo de seguir a Cristo. Es muy seguro que te costará tu propia voluntad y el obtener las cosas a tu manera, porque no podremos tener ambos la manera de Dios y la nuestra. Este hecho debe ser reconocido al principio del compromiso de construir una vida y matrimonio ejemplares.

Existe solo una cosa que verdaderamente motivará a los hombres a seguir el ejemplo de Cristo. Esa cosa es conocer a Cristo Mismo.

You've reached the end of this preview. Sign up to read more!
Page 1 of 1

Reviews

What people think about El esposo ejemplar

5.0
1 ratings / 1 Reviews
What did you think?
Rating: 0 out of 5 stars

Reader reviews

  • (5/5)
    Helpful, easy-to-read and discuss with someone else; any man who wants to know some concrete ways he can grow as a godly husband should read this book