Todo se puede.

Por eso el cuerpo avanza firme y sólido, llevando en su interior la convicción de que engendra algo importante, trascendental, que cambiará al mundo. Cabeza pequeña, pues piensa y reflexiona, pero su actuar está guiado por su corazón, pulmones y vísceras. Es la razón convertida en emoción y en "la causa". Alrededor de su cabeza posee un aura mágica, casi celestial o divina. Es el aura de la inspiración. Su cabellera se mueve al viento, lo cual implica que el cuerpo está inserto en turbulencias, o quizás está cayendo en el vacío… Este cuerpo sueña con serpientes que lo atacan, y que penetrando en su cerebro lo hacen declamar irreales anhelos de libertad, igualdad, fraternidad, y justicia. Sólo unos 30 años más adelante, en el futuro, nos daremos cuenta de que su brazo derecho termina en una mano izquierda, producto de una prótesis colocada equivocadamente. El cuerpo sabía, pero nunca nos confesó este hecho. En esa mano perteneciente a ese brazo confundido entre derechas e izquierdas, el cuerpo sostiene una flor, símbolo de la lucha ardua en pro de un ideal, que se supone sublime, trascendental, y delicado. En su verdadera mano izquierda hay un corazón. Y literalmente el cuerpo avanza con el corazón en la mano, pues le ha sido extirpado por el engendro que lleva dentro. Pies grandes y firmes que llenos de ilusiones avanzan sin transar. Predominancia del negro, de la no-luz, del color de las profundidades de la tierra, de un impenetrable túnel oscuro, que a modo de hoyo negro se traga y destruye todo, hasta los ideales.

El Cuerpo de los 90’s—00’s
Cuerpo fragmentado, múltiple. Cabeza grande. Plástica. Hecha con un molde de tinturas Avon, maquillaje Maybelline, Nivea, la Roche Posay, o Vichy for Men, y un par de posgrados en reconocidas universidades extranjeras o chilenas. Cabeza grande porque piensa mucho. Desde el intelecto busca la belleza e inteligencia espiritual, corporal y material. Pero sólo obtiene prototipos academicistas. Múltiples ojos... Múltiples miradas y discursos que pretenden aprehender simultáneamente la complejidad y simplicidad de la vida, la existencia, el medioambiente, y el ser. Con tantos ojos se marea, pierde el foco, e intenta avanzar casi a ciegas. Cuando logra avanzar, sólo camina en círculos, o gira sobre sí mismo. En realidad el cuerpo cree que avanza o que realiza algún desplazamiento, pero es pura ilusión. Boca grande. Roja. Mezcla de deseo y repulsión. Boca grande cuestionadora, que le exige razones al arte, a la ciencia, a la política, a la justicia, a la religión, a la ética, y a Dios. No, a Dios no. Dios no existe. Boca grande, que enfrenta a sus semejantes, seguidores y opositores, y que no duda en vomitar si es necesario. Vomita sangre, discursos, sermones, comida, y humo de tabaco. De vez en cuando en alguna urna vomita un voto dirigido a alguna coalición alternativa. Torso pequeño, dual masculino-femenino. Así este cuerpo no se mueve con las vísceras ni el corazón, se mueve por lo deseado, por los prototipos sumergidos en una confusión de roles. Piernas delgadas, de una fragilidad sorprendente, lo cual es puro simulacro, pues están añosamente ejercitadas. Estas piernas aún poseen bases decimonónicas: las puntas, sobre las cuales intenta una y otra vez sustentarse, aunque duelen, aunque sangran. Este cuerpo no tiene objeción de utilizar muletas o artefactos varios para lograr mantener el equilibrio. Aún lo cree posible. Cree que sus puntas lo ayudan a caminar sobre turbulencias, ocupando el mínimo de espacio y ejerciendo a la vez el máximo de presión, para así pasar sobre los otros cuerpos sin despertarlos o molestarlos, pues su conciencia, ser, emoción, y demases, están diaria y constantemente expuestos al juicio de otro. Como en el "cara a cara" en un reality. 4 brazos y manos. Como las "naturales" están ocupadas en mantener el equilibrio, necesita nuevos soportes. Tecnológicos, no humanos, conformando un mal necesario e irrenunciable. En su mano izquierda una pinza. Porque a estas alturas hay que andar con mucho cuidado, seleccionando al detalle lo elegido desde el stock multiobjetivo y multifunción que se nos despliega a diario. Además hay que cuidarse de infecciones y enfermedades. Predominancia del dorado: El cuerpo desea vivir en la riqueza intelectual y material y en la cima del desarrollo de una sociedad posindustrial, posmoderna, posestructural, poskantiana, posrealista, possocialista, posoperatoria, postraumática...

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful