BIBLIOTECA HERDER

SECCIÓN DE SAGRADA ESCRITURA Volumen 138

INTRODUCCIÓN A LOS MÉTODOS DE LA EXEGESIS BÍBLICA

INTRODUCCIÓN A LOS MÉTODOS DE LA EXEGESIS BÍBLICA

Obra dirigida por

JOSEF SCHREINER

BARCELONA

BARCELONA

EDITORIAL HERDER
1974

EDITORIAL HERDER
1974

Versión castellana de RAFAEL PUENTE, de la obra dirigida por JOSEF SCHREINER. Einfuhrung in die Methoden der biblischen Exegese, Echter Verlag, Wurzburgo 1971

OBRA DIRIGIDA POR "Josej Sájreiner CON ARTÍCULOS DE Josej Sóreiner • Johannes B. Bauer - JCarl Cehmann • £rid) Zenger • Adolj Smitmans • J-teinrid) Zimmermann • JCarlbeinz CMüller - Qregor Dtetrié • Dieter A. IVolj

IMPRÍMASE: Barcelona, 20 de junio de 1973 t JOSÉ M." Guix, obispo auxiliar y vicario general

© Echter Verlag, Würzburg 1971 Editorial Herder S. A., Provenza 388, Barcelona (España) 1974

ISBN 3-429-00178-1 tela, edición original ISBN 3-429-00179-X rustica, edición original ISBN 84-254-0903-9 rústica ISBN 84-254-0902-0 tela

E s PROPIEDAD

DEPÓSITO LEGAL: B. 43.420-1973

PRINTED IN SPAIN

GRAFESA - Ñapóles, 249 - Barcelona

PRÓLOGO

En el libro Palabra y mensaje del Antiguo Testamento se abordaron en algunos capítulos las cuestiones hermenéuticas y metodológicas, con el fin de llamar la atención sobre su importancia y sobre el estado actual de la investigación. Tales cuestiones quedaron excluidas de la obra siguiente Forma y propósito del Nuevo Testamento, para no alargarla demasiado y para que pudiera ceñirse a su temática y orientación teológica. Los problemas de hermenéutica y de método habrían de recogerse —para toda la Biblia — en un tercer volumen. Además ha parecido oportuno no limitarse a describir el curso de la investigación y sus resultados, sino también ofrecer una reflexión crítica y algunos ejemplos prácticos acerca de los métodos de interpretación. Tal es el origen del presente libro, compuesto también en colaboración con una serie de acreditados especialistas. Su núcleo está constituido, en conformidad con lo dicho, por los capítulos III-VII y x. Desde el punto de vista del estudioso sistemático se ilumina «el horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica» (cap. m) y se analizan los supuestos e implicaciones del punto de arranque metodológico contenido en ese horizonte. «Los métodos exegéticos en un ejemplo tomado del AT» y «en un ejemplo tomado del NT» (cap. vi y vil), al igual que el «ejemplo de crítica textual bíblica» (cap. v), están pensados como modelos de trabajo a los que deben conducir las reflexiones previas sobre «la práctica de la exégesis bíblica» (cap. iv). Dada la frecuencia con que los estudios exegéticos, especialmente los neo7

Prólogo testamentarios, echan mano de los escritos de Qumrán, ha parecido necesario un capítulo sobre el «uso adecuado» de estos textos, a menudo considerados precipitadamente como piezas unitarias (cap. x). No podía faltar una información sucinta, pero lo más exacta posible, acerca de las «formas y géneros literarios en el AT» y «en el NT» (caps, v m y rx), supuesta la gran importancia que se concede en nuestro tiempo a los avances del método exegético sobre la crítica e historia de las formas y de las tradiciones. Los dos capítulos iniciales intentan dibujar esquemáticamente la trayectoria que ha seguido la exégesis del AT y del NT, para entender así mejor su posición actual. Por razones de tipo práctico se ha incluido un índice de los «manuscritos y ediciones de la literatura extrabíblica de Qumrán» (cap. xi); pues semejante compendio es algo que esperan realmente cuantos quieren dedicarse a estudiar esos textos. Por último un vocabulario técnico (cap. XII) intenta proporcionar al lector del libró una primera orientación y delimitación del contenido de algunos conceptos con los que tendrá que habérselas en su trabajo. Quizás algún día pueda desarrollarse hasta formar un diccionario exegético. Así ha nacido un libro de trabajo escrito para todos los que quieran iniciarse en la interpretación de los textos escriturísticos. Naturalmente se ha pensado ante todo en los estudiantes de teología. Pero el libro se dirige asimismo a cuantos intentan entrar en contacto con el estudio exegético y que están decididos a ello, cosa que hoy es indispensable para todo el que maneja la Escritura en la predicación, la clase o la lectura espiritual, supuestos los importantes camoios y progresos de la exégesis. Nadie puede prescindir de familiarizarse con los métodos de interpretación. En nuestro tiempo al teólogo, empeñado en el trabajo práctico de la escuela o de la comunidad, ya no le basta con informarse simplemente sobre los resultados de la interpretación. Hoy se le pregunta cómo llega a los resultados que expone. Por consiguiente le son necesarios un conocimiento y una reflexión crítica sobre la metodología empleada, si es que quiere dar cuenta de su predicación. Para el director de la edición es un deber agradable el dar las más cordiales gracias a todos los colaboradores. Pese a sus muchas ocupaciones, han puesto a disposición todas sus fuerzas y
8

Prólogo posibilidades redactando sus aportaciones a veces con gran premura de tiempo. Consecuencia de ello fue que la entrega de manuscritos se demoró más de dos años. Así es como algunos capítulos (especialmente los caps. II, ix, x) llevan bastante tiempo esperando su impresión, y no se han podido unificar por completo y en todos los casos las notas y abreviaturas. Por ello pedimos benevolencia y comprensión. Merecen gratitud cordial la editorial que ha sabido presentar magníficamente esta obra bastante difícil desde el punto de vista del ajuste técnico; el P. Franz Schicklberger y la hermana María Leo Susenburger leyeron abnegadamente las pruebas de la edición original. Wurzburgo, 21 de febrero de 1971
JOSEF SCHREINER

9

11-31. 11 . Por consiguiente había que intentar comprender lo que aquélla proclama y había que aplicar a la propia situación lo que tiene: que decir. en J. épocas. SCHREINER .hablaba. ni su teología tendría el horizonte de comprensión que le es comunicado por el mensaje veterotestamentario. si es que había de transmitir su mensaje en su integridad y fuerza original. La Sagrada Escritura de la Antigua Alianza era y es para la Iglesia algo más que un objeto heredado que se guarda con respeto. DAUTZENBERG. a través de todos los tiempos. Forma y propósito del Nuevo Testamento.I Breve historia de la exéresis veterotestamentaria-. caminos La comunidad reunida en torno a Jesucristo no ha creado el Antiguo Testamento. Barcelona 1972. la necesidad de una explicación que proceda del espíritu cristiano. Para más detalles véase J. En los comienzos ella fue para la Iglesia la palabra de Dios que le . Diversas son las cuestiones que se plantean. Herder. El mensaje neotestamentario y la palabra de Dios en el Antiguo Testamento. le dio la posibilidad de interpretar el acontecimiento salvífico ocurrido en Cristo y le ayudó a conocer cuál era su sitio y su tarea en el mundo 1 . lo ha recibido.G. Sin él no habría llegado1 a ser lo que es. No siempre cuentan con la misma 1. como son también distintos los métodos que se emplean. La comprensión cristiana de los libros sagrados de Israel era una tarea encomendada ya a las comunidades neotestamentarias. objetivos. las preocupaciones y el espíritu de la época. Con esa interpretación se mantiene firme. p. Pero también para la Iglesia de todas las épocas ha sido un imperativo la interpretación del Antiguo Testamento. SCHREINER.

4. Naturalmente se introdujeron también las ideas propias de los traductores. El esfuerzo exegético aparece en primer lugar en la traducción más antigua del Antiguo Testamento que es la versión de los Setenta. Friburgo de Brisgovia 1968. art. Geschichte des Alten Testaments in del christttchen Kirche. R. carga diferente y contenían un significado más amplio. Stuttgart 31966. valoran sus obras y que describen con detalle los distintos períodos. Die hermeneutische Frage in der Theologie. véase al final el vocabulario técnico. SCHREINER. DIESTEL. Así pues al I fijar su vocalización hebrea se fijó también su significado.M. en O.J. Con todo se puede decir que la puntuación y la fijación de la pronunciación impusieron una cierta interpretación. de su voluntad tal como había sido declarada y puesta por escrito. y en su antigua versión latina también por mucho siglos el de Occidente—. y había que expresar el pensamiento hebreo en frases y giros helenísticos. Por eso citamos a continuación las obras que más extensamente se han ocupado de la historia de la interpretación del Antiguo Testamento. 561-569. J. y es que había que trasladar la redacción hebrea a una estructura lingüística distinta. se puso en marcha una dirección hermenéutica fundamental que tuvo gran alcance: la interpretación a partir de la mentalidad y de los métodos greco-helenísticos. LORETZ . S e .A. También en la transmisión del texto hebreo estaba en marcha un afán exegético. se intentó con ayuda delj qére ( = lo que se debe leer) y en contra del ketib ( = lo escrito) \ subsanar las supuestas o reales corrupciones del texto uniforme. JUGIE . VAGANAY. L'interprétation de ¡a Bible des origines chrétiennes. eliminaron de la corriente tradicional las variantes y recensiones discrepantes. J. ¡ Para la obtención y fijación del texto masorético seguramente se? tuvieron en cuenta los resultados de la exégesis halákica y haggá-^j dica y las interpretaciones de los targumim*. á nos jours. The study of the Bible in the Middle Ages. GRANT.G. C.' adquieren en cada caso un sentido completamente distinto. preciso hasta en los detalles. op. J. De esta manera. BONSIRVEN. sin. en DBS ry 561-646. el concepto se emplea por lo general para designar el trabajo de interpretación de las Escrituras ya terminadas. I. Compárese con lo dicho en este capítulo E. KRAUS. especialmente: L. Al traducir los verbos había que fijarse en los tiempos en que tenían lugar los diversos acontecimientos y no en los posibles tipos de acción. Der Text des Alten Testaments. BONSIRVEN . cit. Pero aquí es mucho más difícil de captarlo porque los soferim (escribas) y los masoretas. Interprétation. ROBERT . Hermeneutische Leitlinien in der Septuaginta. sobre todo en la imagen que presentan de Dios y del hombre y en la interpretación escatológica de determinados pasajes es posible comprobar los objetivos teológicos que perseguían3.W. prueba de ello son las tradiciones dobles y las reinterpretaciones. Los traductores de los Setenta tenían como base el texto puramente consonantico en el que muchas palabras podían vocalizarse de diversas maneras. Esquisse d'une histoire de Vexégése latine au moyen age («Bibliotheque thomiste» xxvi) París 1944. delimitaron frases y fragmentos de frases. Con ello. WÜRTHWEIN. Había que recoger en conceptos griegos lo que expresaban palabras hebreas que a menudo tenían una 2. el esfuerzo por llegar a un conocimiento más profundo. La trasposición de los textos a una lengua y a una mentalidad diferentes trajo consigo necesariamente una interpretación y en parte una modificación del sentido de esos textos. que fijaron el texto uniforme e inalterable. Pero en estos casos no se habla de exégesis. En los mismos libros del Antiguo Testamento se encuentran ya interpretaciones y explicaciones de las palabras del Señor hasta entonces promulgadas y registradas. Los COMIENZOS: ELEMENTOS DE UNA INTERPRETACIÓN JUDÍA Y DE UNA PRIMERA INTERPRETACIÓN CRISTIANA La exégesis de los escritos sagrados de Israel tiene su origen ya antes del Nuevo Testamento. Cf. Las explicaciones que siguen sólo pueden ofrecer un bosquejo esquemático del camino recorrido en las diversas épocas por la exégesis veterotestamentaria. STROLZ. Había que aclarar e interpretar muchas cosas para los lectores de la traducción.C. y en el texto se reflejaron sus propias preocupaciones.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria fuerza la atención a la palabra escrita. Erforschung des Alten Testaments. BAEDYM. o había que hacerlas inteligibles por medio de una imagen. Jena 1869. 356-394. H.. SMALLEY. Debido al gran influjo que adquirió la versión de los Setenta en el ámbito cristiano — fue el Antiguo Testamento de Oriente.L. Para los conceptos empleados aquí y en otros pasajes de este libro. cf. a 3. Neukir- 12 13 . el análisis de lo ya conocido o el afán de lograr una aplicación adecuada de los resultados2. París 1967. Eine Einführung in die Biblia Hebraica. que mencionan autores. que el contexto ofrezca siempre una opción segura. 17-34. Oxford 1952. Geschichte ier histortsch-kritischen chen 21969. SPICQ . de su actuación fijada en las Escrituras. B. SPICQ.

Y aunque los métodos de interpretación se parezcan a los judíos. al menos implícita. según su comprensión guiada por el Espíritu. Por el contrario. sino bajo el concepto de «cumplimiento» de una acción de Dios anunciada previamente y que ahora. art. como se puede ver especialmente en Pablo. Ciertamente parece haber conocido también la práctica de la explicación judía de la Escritura. o pronto. parece recoger la exhortación del Apóstol de que todo ha sido escrito para nuestra instrucción y aviso. De esta manera se experimenta la validez de las Escrituras de la Antigua Alianza al tiempo que sus límites. sobre todo con el Señor y su actuación. en el cristianismo primitivo es «la tradición de la vida de Jesús y la experiencia de la comunidad guiada por el Espíritu» la que. También ésta relaciona la Escritura y muchos de sus enunciados aislados con su propia situación y con la idea que tiene de sí misma. La comprensión de la Escritura propia de la comunidad de Qumrán posee unas características notables. 1519. 15 . Im Urchristentum. De esta manera ya la primera comunidad tiene la libertad de recoger e interpretar aquellos textos que. late también el problema que habrá que superar constantemente a lo largo de la historia y que ciertamente no se le plantea a cada generación con la misma agudeza y claridad. tal como la elaboraron y desarrollaron los rabinos. todo esto tuvo una gran importancia el mundo sirio-palestino. En la contraposición de estas dos expresiones se manifiesta la diferencia esencial que existe entre las interpretaciones judía y cristiana. a este problema. constituyen un anuncio de lo venidero y una explicación de la voluntad divina que se realiza y acontece en Cristo. Pero los intentos de interpretación que le son peculiares. de manera que normalmente la interpretan palabra por palabra. permite reconocer de un modo retrospectivo el Antiguo 14 Testamento como referencia a la plenitud escatológica»s. muestran la aplicación amplia y decidida de algunas sentencias de la Escritura a la situación propia de la comunidad. se hace realidad. Es la cuestión acerca de la inteligencia cristiana del Antiguo Testamento y acerca del grado y extensión de su validez. como suele ser el caso en el midras. al «Maestro de justicia» y a su obra. que es lo que hacía la gente de Qumrán. con sus enemigos y con su futuro. Sobre la utilización del Antiguo Testamento en el Nuevo Testamento véase el artículo citado en la nota 1. en RGG 'v. 6. LA INTERPRETACIÓN DEL ANTIGUO TESTAMENTO EN LA ÉPOCA PATRÍSTICA El uso neotestamentario de la Escritura había acentuado en los evangelios la línea profética. 10.G. Para fundamentar 5. surgió la forma normativa del texto original. Pero en esta diversidad. KÜMMEL. y en la frase de Pablo de ICor 9. cuya oración final está cuajada de palabras del Antiguo Testamento. Gracias a la actitud crítica con que. «en su contenido y extensión totales. Schriftauslegung III. fijada y asegurada bajo el influjo de diversas tradiciones exegéticas. W. «Para los judíos» la Escritura es. En este punto su manera de proceder está cerca de las preocupaciones e intereses que movían a la comunidad cristiana en la época neotestamentaria. La exégesis debe dar una respuesta.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria través de una selección cuidadosa y una conservación fiel. Clemente de Roma en su Carta a la Corintios. No es de extrañar que sea también en su seno donde se acomete la empresa de obtener la versión original de los Setenta (en los Hexapla de Orígenes) y una exacta traducción latina (por obra de Jerónimo).10.11. «justamente a la inversa. y la aplican así a las diversas circunstancias. Jesús devuelve a la Escritura su sentido y objetivo propios. su punto de partida y su orientación son sin embargo distintos6. la comunidad consigue tanto distanciarse de las leyes cúlticas y ceremoniales como el derecho de interpretar el Antiguo Testamento en su conjunto. a los enemigos y a sus actividades. y que se encuentran en los pesaran. el significado existencial que tienen para el cristiano los textos veterotestamentarios. que aparece ya claramente en el NT. II. Pero la comunidad cristiana no pone su comprensión de la Escritura bajo el lema «interpretación» en el sentido de proclamación de un contenido secreto que ahora se ha revelado. refiriéndolo al Señor y a su palabra definitiva. 15171520. según el testimonio del Nuevo Testamento. la norma única para el pensamiento teológico» y para la vida.

procedimiento en el que se va delimitando cada uno de los distintos elementos. En este procedimiento Filón emplea los medios de conocimiento y de prueba que pone a su disposición la filosofía. Filón arranca de la palabra de la Escritura y busca «un concepto más amplio que por su sentido esté relacionado con esa palabra de la Escritura». Breve historia de la exégesis neotestamentaria descubrir. Introd. por consiguiente con ayuda de la alegoresis hay que encontrar (la idea) a que alude la Escritura o que en ella está contenida pero sin desarrollar. CHRISTIANSEN. Pero Filón reflexiona sobre su método e intenta fundamentarlo científicamente. semejanza o identidad parcial 10 —. el acontecimiento de Cristo y sus consecuencias. CHRISTIANSEN. que había que 7. Por el contrario la carta de Bernabé se fija decididamente en el rasgo profético de los escritos véterotestamentarios. Ésta viene a ser entonces el símbolo de aquel concepto8. En los escritos proféticos y en los poemas de Israel era relativamente fácil descubrir muchos elementos de ese preanuncio. Ct. op. pero hemos preferido respetar la distinción que hace el autor entre la alegoría como figura literaria y la «alegoresis» como método de interpretación (cf. para este capítulo: J. y en una serie progresiva se llega a encontrar la idea última e indivisible de la cadena. 145.1 se interpreta del placer sensual. Pueden haber inducido a ello los oráculos de los profetas que con frecuencia bajo una expresión metafórica y simbólica escondían un sentido más profundo. La ayuda vino entonces de parte de la explicación judía de la Escritura. 17 Schreiner. Distinto era el planteamiento para el Pentateuco. Véase J. Quien tuviera la idea de que el Antiguo Testamento era obra de profetas. El presentimiento de una diferencia entre ambos Testamentos sólo se deja oír con sordina en la idea de que en la Nueva Alianza se nos pide más que en la Antigua a causa de la mayor abundancia de gracia. las notas lexicográficas. op. Nota del traductor. en estos escritos se había preanunciado.. el punto clave de su interpretación.44). CHRISTIANSEN. Se trata de la alegoresis *. De lo que se trata por consiguiente es de encontrar y probar esa relación — se trata siempre sólo de una igualdad.Josef Schreiaer su invitación a una actitud moral y una actuación cristiana auténticas toma numerosos pasajes de la Escritura. Así J. 9. 67ss. o que se entiende como metáfora. 16 11. al final del libro). apenas parecía expresarse ningún anuncio de Cristo ni se contaba propiamente con la era salvífica de la Nueva Alianza. según el dicho transmitido del Señor (Le 24. «El símbolo es la expresión de una participación común de dos conceptos en una idea. 47. cit. cit. Además Filón está convencido de que la Escritura revela el conocimiento de todas las cosas. cit. J. Uno de estos conceptos viene dado por una palabra de las sagradas Escrituras. cosa que ya se podía comprobar en los Setenta. La preocupación exegética se dirigía preferentemente a la ley. prescindiendo tal vez de los oráculos da Balaam (Núm 23s). op. cit. Die Technik der allegorischen Auslegungswissenschaft bei Pkilon vori Alexandrien («Beitrage zur Geschichte der bibliscben Hermeneutik» 7) Tubinga 1969. es decir. op. Sólo se llega al conocimiento de la unidad de las ideas a través del conocimiento de la igualdad y mismidad»9. a la vez que se comprueba el parentesco que existe entre los diversos conceptos. 98. 2 . los profetas y los salmos. no contenidos en el concepto. como era el caso de la mentalidad judía y cristiana. Citemos un ejemplo que puede ilustrar otros muchos: la serpiente de Gen 3. «pues el placer sensual es también intrincado y multiforme como los movimientos de la serpiente» n . si bien con una concepción completamente distinta del objetivo de ese mensaje profético. 10. El canon del Antiguo Testamento no era entonces una realidad cerradas lo que por otra parte posibilitó la adición de los libros neotestamentarios a la Sagrada Escritura. del Antiguo Testamento.. fácilmente podría sentirse inclinado a considerar todos los textos posibles como enunciados metafóricos y a interpretarlos en consecuencia. Siguiendo los postulados de una interpretación adecuada a los tiempos. CHRISTIANSEN. interpretación conceptual de una alocución metafórica. J. en su polémica con el judío Trifón. Toma de la filosofía platónica el procedimiento dialéctico de la división de conceptos (diéresis). y Justino Mártir hace de él. Los Padres adoptaron ampliamente este método de interpretación. Filón de Alejandría desarrolló y aplicó a la interpretación del Antiguo Testamento un método que abría un sentido nuevo más allá del tenor literal7.. Claro que en lugar de la idea filónica ellos colocan (casi 8. CHRISTIANSEN. 44s. pues allí. * En castellano se suele decir «alegoría». Es posible que también en algún otro sector del judaismo haya aparecido la interpretación alegorizante.

Así. 12. Pero el sentido espiritual sigue siendo la meta de toda exégesis y de toda comprensión de la Escritura. Pablo entre la letra y el espíritu <2Cor 3. el sentido verdadero y cristiano. por ej. supone que Abraham introdujo la circuncisión con los ojos del espíritu puestos en Jesús. el signo numérico de 10 es t. Esto no le impide postular que se arranque del sentido literal. acontecimientos. Común a todas es el hecho de que detrás del texto escriturístico se busca y se encuentra un sentido más elevado. «La tipología consiste en comprobar la correspondencia que existe entre personas. usando la terminología filónica. prefiere la: interpretación tipológica.T.. que toman a la letra los enunciados referentes a la venganza. Así. que el Antiguo Testamento pertenece a los cristianas. Después de la marcha de Orígenes la escuela alejandrina siguió aferrada a la alegoresis. ve las dificultades.6) y dice. instituciones y objetos de una época anterior y otros determinados de una época posterior. de ahí resulta ^Tjcrou? (Jesús). La interpretación alegórica se practica sobre todo —aquí se deja notar el influjo de Filón— en la escuela de teólogos alejandrinos. Justino sabe que la argumentación mejor está en la línea predicción-cumplimiento.14 con 17. que en la Escritura hay que distinguir el cuerpo y el espíritu. como libro de la Iglesia cristiana. pues. Él es también el que en la gigantesca obra de los Héxapla se esforzó como ningún otro de los Padres por obtener un texto fidedigno. por lo tanto. y es por eso que en su interpretación cristológicá busca sobre todo tipos «que anuncien por adelantado la persona y la pasión de Cristo». Por medio de la alegoresis y de la interpretación tipológica se podía acentuar la unidad de ambos Testamentos y mantener la Escritura de la Antigua Alianza. («Beitrage zur Geschichte der 19 . el de 8 es r¡. la carta de Bernabé. emplea el método de interpretación alegórica. Pero parece darse cuenta de que ésta aporta poco a la hora de probar. Die Génesis in der Alten Kirche biblischen Hermeneutik» 4). alma y espíritu): sólo los espíritus simples intentan encontrar su consuelo en el sentido corporal. Como exegeta inteligente que es. Pero con el hallazgo del tipo se pone también al descubierto la diferencia entre ambos Testamentos: los contenidos veterotestamentarios no son más que un presagio y un paradigma del las realidades posteriores. Dice asimismo que de esta manera se refuerza la posición de los herejes. Así es Orígenes el primero en crear (en el De Principas iv) una teoría de la hermenéutica bíblica.23. los celos y el arrepentimiento de Dios. en el diálogo con el judío.6ss. la cifra de 300 es la T. para distinguir así al verdadero Dios del Dios de los judíos. Clemente de Alejandría es del parecer de que las verdades más elevadas sólo pueden enunciarse por medio de símbolos. Is ll. o que presente una clara gradación» n. que simboliza la gracia. como por ej. sobre todo en la teoría de los múltiples sentidos de la Escritura. Y que por consiguiente quien quiera llegar al verdadero conocimiento no puede quedarse en el sentido literal de las palabras. Tubinga 1962. niegan que la venida del Mesías haya ocurrido ya. y. y que probablemente fue el primero que se esforzó por aducir las citas escriturísticas según su tenor literal. Uno tiene la impresión de que Orígenes toma lo que le parece conveniente del pensamiento cristiano y la incorpora casi arbitrariamente a los pasajes veterotestamentarios. y los perfectos se gozan en el sentido 18 espiritual. el signo de la cruz. los que están más avanzados se alimentan de lo que constituye su alma. de la Escritura. que Marción rechazaba. combinando Gen 14. Dice que de esta manera lo único que se hace es dar la razón a los judíos que se limitan a tomar textualmente las predicciones y consecuentemente ven que. Para ello es en realidad indiferente que la relación sea positiva (Moisés/Cristo) ó negativa (Adán/Cristo). Por esta razón aplica la distinción que hace. que comparte la opinión de Trifón de que en la Escritura no hay nada insignificante. La igualdad que hace posible esta interpretación se obtiene por medio del simbolismo de los números: Abraham circuncidó 318 siervos. las «imposibilidades» y las consecuencias «indignas de Dios» que resultan de una simple traslación del sentido literal a la revelación de Cristo y a la realidad cristiana.27. literal. Orígenes practica la alegoresis a gran escala. También Justino Mártir. pero no volvió a conseguir ni los logros ni la importancia del maestro. Se efectuaron numerosas interpretaciones de este tipo. G. no se han cumplido. 49.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria siempre) la revelación de Cristo. Este esquema fundamental se desarrolla luego con ayuda de la doctrina referente a la estructura tripartita del hombre (cuerpo. la cual siguió influyendo a lo largo de los siglos. AKMSTRONG.

que es el primero en plantearse la cuestión de una Biblia latina. siástica. 8)»13. acérrimo defensor de la interpretación histórica. el cual pasa de buen grado de la interpretación alegórica a la parénesis dogmática. 2) — y en el de la doctrina o tradición ecle13.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria Pero con todo esto todavía no se había atacado la cuestión de cuál era la interpretación acertada... Jerónimo. y toma partido contra la alegoresis pura e incontrolada. G. Y la explica por el plan salvífico de Dios: el Señor quería educar a su pueblo para cosas mayores. pero da mayor cabida a la interpretación literal del Antiguo Testamento. Con Teodoreto de Ciro el interés se centra en conservar y transmitir los conocimientos exegéticos obtenidos hasta entonces.T. Su verdadero fundador fue Diodoro de Tarso. Mientras los Padres palestinos y capadocios oscilan entre la interpretación textual y la alegórica. el místico y el ético. En occidente se deja notar el influjo de Orígenes en Hilario de Poitiers. cit.T. Frente a los gnósticos es sobrio en sus interpretaciones y se mantiene fiel al texto. ARMSTKONG. que es la verdad fundamental del Evangelio». Pero tiene «un firme principio hermenéutico. no examina los métodos de interpretación pero admite un triple sentido en la Escritura: el histórico. en cuanto éstos podían emplear particularmente la alegoresis. como se puede ver en la ley. Y la razón de que posea esta función normativa es que se funda en Cristo.. los planteamientos y principios hermenéuticos que habrían de regir en la época siguiente. en la que se puede desarrollar el principio de referirlo todo a Cristo. En Teodoro de Mopsuestia. fuente de la doctrina cristiana» n. corrientes ya en su tiempo. interpreta la Escritura con vistas a obtener de ella una instrucción de tipo ético. Sin reflexionar acerca de las reglas hermenéuticas suele acertar bastante bien con el sentido literal. ARMSTRONO. cit. 138. y ésta pertenece exclusivamente a la Iglesia que se encarga de protegerla contra toda clase de modificaciones. G. siendo así el único que en la antigüedad rechaza la interpretación alegórica tan extendida hasta nuestros días. op. regula fidei». II. se enfrenta con este problema. si bien se siguieron desarrollando y acentuando diversos aspectos. 14. Tertuliano. pero reconoce también su diferencia.. 59s. Moisés. de los cuatro testamentos o alianzas (Adán. Acentúa la unidad de la acción divina y de ambos Testamentos.. op. 20 21 . en la respuesta a Marción se sirve de la tipología. op. se encuentra en una situación parecida a la de Ireneo y edifica sobre los conocimientos de éste.» Ésta «es un compendio de la fe cristiana tal como se encuentra en el testimonio de la Sagrada Escritura — especialmente en el Evangelio (Prax. Utiliza los dos métodos exegéticos.97. basada en el sentido histórico de un texto. Cristo). Su importancia capital radica en su aplicación normativa a la interpretación y predicación de la Iglesia. La plantearon los grupos heréticos. Para Tertuliano esta norma adquiere una modalidad consistente en la regula fidei.» Así es como «Ireneo combate el intento de adaptar la Escritura a sistemas extraños y tradiciones privadas»14. que dedicó toda su vida a la Biblia y cuyo mérito supremo está en el terreno de la tra15. Algo semejante se puede decir de Ambrosio. el cual defiende la theoria. «Sólo la Escritura contiene la verdadera gnosis. Para ello Ireneo desarrolló la «idea. Mas para evitar que los gnósticos pudieran abusar del Antiguo Testamento y utilizar la alegoresis para sus propios fines. Ireneo de Lyón. L. Así es como a mediados del siglo ni estaban ya elaborados los métodos principales. Ambrosio se deja guiar por el objetivo de la predicación y por las necesidades de sus oyentes. Noé. DIESTEL. el de la. esta actitud le lleva entre otras cosas a considerar el Cantar de los Cantares como una colección de poemas amorosos. principio que había de alcanzar gran importancia en la Iglesia occidental: «Los herejes tuercen con demasiada facilidad el testimonio de la Escritura. idea que como es sabido recogieron más tarde Olevian. 57. cit. La alegoresis le sirve para encontrar y exponer los misterios que se esconden en el Antiguo Testamento. para introducir en la Escritura sus propias concepciones. que escribe contra los herejes su importante obra Adversas haereses. Por consiguiente la interpretación requiere una norma. la contemplación. que influyó fuertemente en Agustín. Ireneo postula que se le interprete «según la regula veritatis. fecunda pero inacabada. Cocceius y otros (III. En Juan Crisóstomo pasa a primer plano el interés práctico. a finales del siglo ni se forma en Antioquía una escuela teológica que pone todo el énfasis en el sentido literal.

referido al estado de cosas neotestamentarios y celestiales. de su inseguridad y de no pocas interpretaciones arbitrarias. Predigt. el sentido espiritual del Antiguo Testamento en relación con Cristo y la Iglesia. IJJ. 3. a menudo por medio de fatigosas y minuciosas divisiones y subdivisiones. especialmente del Antiguo Testamento. Esquisse. Yá hacia el final de la época patrística se había empezado a reunir y conservar lo elaborado hasta entonces. 16. reglas que él conoce y cita y que consisten en una serie de principios hermenéuticos para encontrar. K. gracias a los cuales era posible entender y expresar el mensaje del Antiguo Testamento dentro de la revelación cristiana. W. Al menos en su trabajo de traducción indicó también el camino a seguir para llegar a una recta inteligencia de la Escritura. Stuttgart 21951. que se refiere a la actuación cristiana. el maligno y sus secuaces. En sus obras ha conservado muchos elementos de los escritos exegéticos de los Padres. los exegetas medievales ahondaron considerablemente en la evaluación del sentido literal de la Escritura. el sentido literal.. en los siglos XII y xni. dentro de un sistema de la verdad revelada. Por otra parte. Biblische HermeneutBc für Unterrtcht und 22 23 . Pese a todo el interés que siente por el sentido literal.° sensus tropologicus (moralis). como ningún otro padre. Christentum Así SPICQ. Pero lo que preocupaba a todos — sin que sea posible mencionar y valorar a los numerosos autores en esta breve reseña—• era captar el sentido múltiple de la Escritura. Durante toda la antigüedad y a lo largo de la edad media la alegoresis se fue acreditando constantemente como el medio adecuado para suprimir tradiciones discordantes. tanto en oriente como en occidente. Gracias a sus conocimientos lingüísticos llega a formular juicios críticos sorprendentes. la cual debe basarse en una exégesis esmerada del texto escrito antes de poder pensar en las aplicaciones — a Jerónimo le gustaban las aplicaciones ascéticas—. 2. und Geschichtlichkeit. p.° sensus allegoricus. textual. 18. Inspirados en el ritmo ternario de la existencia cristiana fe-esperanzacaridad. en las llamadas «catenas» (cf. FROR. en interpretación armónica y alegórica.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria ducción.. 374. Wege zur Schriftauslegung. hoy perdidos. que descubre la doctrina de la Iglesia en la verdad revelada. un cuádruple sentido de la Escritura: 1. Con todo no se debe pasar por alto que. en lo que toca a la exégesis y hermenéutica muestra una actitud vacilante. 4. También para Agustín la doctrina de la Iglesia y el uso práctico son los criterios fundamentales en la interpretación de la Escritura. Jerónimo vio. como se puede 17. 46s). En todo esto «difícilmente se puede sobreestimar el valioso papel que tuvo la alegoresis en la conservación de la tradición cristiana total. pone en guardia contra posibles exageraciones y a veces sólo concede validez al contenido literal de los textos. y la historia del Antiguo Testamento se convierte para él en una serie de figuras que presagian la realidad de Cristo. Inclinado de suyo a la interpretación alegórica y al sentido profundo. Dusseldorf 31967. A los exegetas medievales les faltaba una filología precisa y generalmente también un sentido de la historia. las dificultades que para su comprensión plantea el Antiguo Testamento. Las cuestiones que hoy se tratan en la ciencia introductoria no> les interesaban. la verdadera tendencia de su método exegético queda patente en las reglas de Ticonio. Agustín descubre además en medio de los contrastes la unidad que se da en la relación de imagen y cosa. con el literal. Con la exégesis de los padres se adoptan también sus principios y métodos. limitándose a repetir lo que escribió Jerónimo en sus prólogos a los diversos libros de la Biblia18.° sensus literaUs. establecieron. LA EXÉGESIS VETEROTESTAMENTARIA EN LA EDAD MEDIA «En el milenio siguiente a Agustín no aparecen puntos de vista fundamentalmente nuevos sobre la interpretación de la Escritura» lé. KAMLAH. De ellas extraía la exégesis sugerencias y material para una interpretación lo más detallada posible de la Biblia. 91. a pesar de sus deficientes conocimientos lingüísticos. Los resultados se recogían fundamentalmente. 22. en la que expone sobre todo sus concepciones hermenéuticas.° sensus anagogicus. dejando en vigor la necesidad de reconciliar revelación y razón» r/ . Ello fue fruto de su íntimo contacto con los padres y de su afán por captar el espíritu de la Escritura a través de su constante lectura y meditación. En la época siguiente tuvo gran influjo su obra De doctrina christiana.

La exégesis del Antiguo Testamento recibió un impulso importante y eficaz de parte de la exégesis judía. Esquisse. SPICQ. Se piensa que junto con Israel también la comunidad de Cristo espera la irrupción de su futuro definitivo. Nicolás ejerció una influencia de gran alcance. Perceptible ya alrededor del año 1100. pero se toma en serio la significación fundamental del sentido literal y postula para su adquisición segura los métodos hermenéuticos pertinentes. no queda más remedio que decir que el no creyente podrá captar. postulado que «en el fondo no es más que un reforzar el principio que anteriormente se había asentado de manera asaz vacilante». que aceptaba una inspiración literal de la Biblia por parte de Dios. que intenta llevarlos a la práctica.. Y es que el Espíritu Santo. Esquiase. incluso en Lutero. sí. Los autores se dan cuenta de que Dios habla en lenguaje humano. surge la pregunta de si también el no creyente — que no está guiado por el Espíritu — puede percibir y conocer la palabra de Dios. Judíos y cristianos coincidían en la alta estimación que tenían de la tradición y de la alegoresis. op. También en él se ve en acción la gracia de Dios y la promesa. se hacen los primeros intentos por comprobar la existencia de los géneros literarios. empiezan a apreciar el peso que tiene el sentido literal y a valorar el contexto como una ayuda para la interpretación. y que hay que considerar el sentido místico en absoluta dependencia del literal. 250-252. y en él se encuentra ya la Iglesia de Dios. ya que en el mejor de los casos no pasan de ser reflexiones ornamentales y edificantes. 25 24 . Los nuevos principios influyen particularmente en Nicolás de Lyra. surge el principio protestante de la sola Scriptura: sólo la Escritura es fuente y criterio en todas las cuestiones de la fe y de la doctrina eclesiástica. pero no se hace de ella un principio de separación. L. LA COMPRENSIÓN DE LA ESCRITURA EN TIEMPO DE LA REFORMA Con el alejamiento de las interpretaciones y autoridades tradicionales y con el viraje decidido hacia el texto bíblico. si bien dentro de la terminología escolástica19. 198. Se interpreta el Antiguo Testamento a partir del Nuevo y se lo entiende como un testimonio que apunta a Cristo. es quien hace que el creyente las entienda. A partir de esta posición fundamental tenía que cobrar vigor la tipología. 244-246. a saber. de modo que se vieron empujados cada vez más a valorar la importancia del sentido literal. y llegan al conocimiento de que hay que partir de los pasajes claros para iluminar los difíciles20. En consecuencia. DIESTEL. SMCQ. cit. IV. este impulso conduce a resultados palpables al alborear el siglo xiv. pero no el enunciado salvífico o de fe. tenía que ser la Escritura la que procurara argumentos para probar la doctrina de los reformadores. Por consiguiente. y con ocasión de esta pregunta se enciende la discusión sobre la genuina hermenéutica. 21. el sentido literal. C. Ni unos ni otros podían sustraerse al influjo de Aristóteles. C. Ciertamente que también él afirma «la triplicidad del sentido místico. se estableció el postulado de que había que quedarse en el sentido literal. Según él «hay que empezar por el sentido literal». «que por lo menos todo lo que tiene importancia dogmática se contiene también en el puro sentido literal»21. 20. y de esta manera se vuelve otra vez a la hipótesis de los varios sentidos de la Escritura. Entra en el campo visual la participación humana en la composición de los libros bíblicos. aparecen clara y resueltamente en Lutero. tal como 19. que ha inspirado todas las palabras de la Escritura. tanto desde Adán como desde Abraham. especialmente en el terreno lingüístico». Se percibe la diferencia que existe entre ambos Testamentos. y lógicamente en la ortodoxia protestante. Una vez afirmada y aceptada la suficiencia universal y la inteligibilidad de la Sagrada Escritura. Consecuentemente la investigación escriturística volvió su atención al texto original y a su interpretación. Las bases de este movimiento las había creado ya el humanismo con su promoción de los estudios lingüísticos y con la edición impresa de la Biblia hebrea. se rechazó enérgicamente todo tipo de alegoresis. pero no cabe duda alguna de que es Dios quien nos habla desde ellos. como en el caso de Karlstadt.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria apreciar sobre todo en Tomás de Aquino. porque contiene todo lo que puede ser importante para la fe y para la teología cristiana.

H. Superada la ilustración. que ahora se entiende. se hunde en el pasado. Grotius intenta dar una interpretación histórica del Antiguo Testamento dentro de la literatura e historia humanas.S. Aquí hay que referirse a la exposición de H. op. se emplea también con la Biblia la «crítica profana» que se aplica a cualquier obra literaria. Simón —sin estar influido por teorías anteriores— quiere investigar los orígenes del Antiguo Testamento..G. Este método se desarrolla y experimenta principalmente sobre el Pentateuco. Así es como el Antiguo Testamento. Los esfuerzos por entender el Antiguo Testamento se mantienen durante siglos bajo principios y horizontes mentales de tipo filosófico.S. el Antiguo Testamento ocupa la "edad infantil del mundo". El pensamiento histórico surge con Cocceius en la teoría ya citada de las cuatro alianzas de Dios. en un contexto de valoración de lo natural. H. por ej. petición que se encuentra.J. y que sólo 100 años más tarde tendrá repercusiones importantes en Alemania (con J. Semler con una doble consecuencia: por una parte. Herder tuvo gran importancia en lo que toca a la concepción del Antiguo Testamento. aunque no por eso alcanza una relevancia teológica y comprometedora frente al hombre autosuficiente. se modifican la estructura del conocimiento y las normas que habían servido para interpretar el Antiguo Testamento.G. en parte con Semler y totalmente con Lessing. contraponiéndolo a las 27 V. el Antiguo Testamento adquire vida en la vivencia del lector que intuitivamente penetra en él. Eichhorn resume los principios críticos del siglo XVIII y se esfuerza por establecer un nuevo punto de arranque con las posiciones de Semler y de Herder: «Dentro de la evolución del mundo. Además lo que se busca sobre todo en la Escritura es la doctrina. Se podría decir que. y no la historia de Dios con los hombres. Semler).Josef Schreiner Al mismo tiempo florece la alegoresis en la interpretación práctica de muchos teólogos. J. La nueva tendencia de los espíritus repercute primeramente en J.» La forma de expresión propia de aquella época es el mito. con lo cual la verdad eterna conocida por la razón viene a ser el criterio normativo para todo lo que se encuentra en la Biblia. que representa a escala universal la evolución natural del hombre desde la infancia hasta la madurez.J. que por supuesto tampoco está libre de tales prejuicios. Después de estos y otros trabajos preliminares. Al Antiguo Testamento no le queda otra significación que la de haber sido un medio para la educación del pueblo elegido en orden a aquella verdad eterna de la razón. se distingue en ella el contenido divino de la forma humana. y por otra. Pero «el factor que provoca abiertamente a la crítica. op. y desempeña un papel decisivo». Sin embargo el punto de partida para una consideración crítica e incluso histórica del Antiguo Testamento estaba dado ya con el humanismo.E. Las indicaciones que pueden ofrecerse en el presente artículo siguen en gran parte el material elaborado por KRAUS. Breve historia de la exégesis neotestamentaria textos bíblicos. marca la llegada de la investigación histórico-crítica del Antiguo Testamento. hasta que aparece el método histórico-crítico. idea que a partir de Kant constituyó la divisa de la época. se pide una clara diferenciación y valoración dentro de los mismos libros veterotestamentarios y se considera que un extracto de ellos sería suficiente para la religión y la fe cristianas. 26 . Pero luego aparece con G. 23. DIVERSAS POSICIONES Y CORRIENTES EN LA EXÉGESIS VETEROTESTAMENTARIA D E LA E D A D M O D E R N A 2 3 Los objetivos que se anuncian al final de la época de la ortodoxia protestante no atraen directamente el interés en la época siguiente. y la exigencia de que se clarifique históricamente el origen de los libros veterotestamentarios. el Antiguo Testamento se vio sometido en la época de la ilustración a un examen crítico que abarcaba todas sus facetas. 37s. en Masius (con respecto al libro de Josué) y en Pereira (con respecto al Pentateuco). R. KRAUS. Lessing el principio de que «las verdades históricas casuales no pueden llegar a ser nunca una demostración de las verdades racionales necesarias». Spinoza percibe el planteamiento histórico-literario del problema y elabora para solucionarlo una serie de principios hermenéuticos.. es el dogma de la inspiración verbal absoluta «con todas sus consecuencias hermenéuticas»22. J. KRAUS. serio intento científico que por primera vez pone el acento en la historia de las tradiciones de los 22. Bajo el lema «Ten el valor de usar tu propio entendimiento». cit. cit. al alborear el siglo xix.

. progreso. H. cit. cit.. 26. Así pues los diversos impulsos filosóficos dieron como resultado una comprensión previa. todavía con más decisión que H. De esta manera el Antiguo Testamento. en la cual se manifestó la verdad eterna dentro del proceso educativo de la economía salvífica»24. se persigue una historia que cuando llega a su final tiene todos los caminos cerrados. así dice. Tal interpretación apunta siempre a la relación con Cristo.. Ge- 28.J. op. R. En J. Stade.. Nachkritische Schrtftauslegung. cit. Breve historia de la exégesis neotestamentaria aparecen con sorprendente regularidad: evolución. en la cual había trabajado toda la centuria. En la cita que hemos tomado de la obra capital de Wellhausen sobre el Antiguo Testamento se puede apreciar claramente cuál era el campo de trabajo más importante para la crítica histórica y literaria del siglo xix: la investigación de las fuentes del Pentateuco. Vatke. sobre todo en la teología bíblica que escribió W.150. op.» La israelita. BARTH zum 80. Wellhausen acude a la historia de Israel para diseñar a través de ella la evolución de la religión. Prolegómeno zur Geschichte Israels. FROR. El Deuteronomio exige la unidad local del culto divino. la vida ética y piadosa. por ej. Junto a ella discurría cada vez con mayor fuerza el estudio de los diversos estratos que componían los restantes libros veterotestamentarios. De esta manera se impuso en la ciencia bíblica la fijación de unos conceptos cuyas consecuencias aún hoy se dejan sentir.Josef Schreiner historias verdaderas. 215-237. acerca del lugar del culto divino: de los libros históricos y proféticos se deduce que no existe indicio alguno de que en la antigüedad hebrea hubiera un santuario con derechos exclusivos. y en la presentación de la historia de la religión israelita. aparece en el lugar más bajo del segundo grado. También la filosofía de Hegel influyó de manera fuerte y persistente en la exégesis veterotestamentaria. Ewald quiere trazar en su «Historia del pueblo de Israel» la historia de la evolución de la religión verdadera y perfecta.J. B. y llega en un recorrido cauto y reflexivo hasta el presente. daría sus frutos. B. de pensamiento y de representación de tipo sensorial-infantil. KRAÜS. como «religión sublime». v. en Parrhesia (K. tal como la había expuesto H. Wellhausen se ve cómo las diferentes corrientes filosóficas se entremezclan y le llevan a hacer una valoración peculiar. Graf. 28 29 . H. 30. Así.H. B. 25. El análisis lo desarrolla con claridad y agudeza. El escrito sacerdotal (P) la da por supuesta y la transfiere a los tiempos primitivos valiéndose de la tienda de reunión m.M. ve en él a la vez el modelo y el cumplimiento. En cuanto se la pudiera purificar de la valoración enmarañada. Con todo era necesario escribir esta historia crítica de la religión de Israel.L. «Son tres los conceptos fundamentales que aquí 24. 137. para ello se sirve de dos puntos de referencia que son el nacimiento del Deuteronomio y la datación tardía del escrito sacerdotal (Priesíercodex). que repercutió con distintos matices en los diversos autores. El Yahvista (J) aprueba la pluralidad de altares. se sitúa en la evolución (general) de la religión y queda sometido al módulo del espíritu absoluto. la relación entre ambos Testamentos queda otra vez en el aire y sin determinar. y por encima de ella la griega y la romana. Pero al referir los enunciados veterotestamentarios a los valores humanos en general. Duhm ve en los profetas las grandes personalidades que liberan a la religión de Israel de sus vínculos con la naturaleza. Toda la evolución termina en el judaismo legal. personalidad» 27. Berlín 31886. Schultz. Es sobre todo en este punto donde se manifiesta el influjo de los presupuestos filosóficos. Zurich 1966. enormemente alejado del Nuevo. burtstag). op. W. «El sistema por el que el espíritu absoluto llega a la manifestación y a la conciencia de sí mismo a través de los tres momentos de tesis.. SMEND. de Wette pone en tela de juicio el valor histórico de los enunciados del Pentateuco s y al mismo tiempo postula la adopción de una interpretación que edifique y elabore. El descubrimiento y exploración del antiguo oriente obligó a establecer una comparación del Antiguo Testamento con las cul27. en el anquilosamiento. entiende la «teología veterotestamentaria» como una descripción de la «religión revelada en su fase precristiana de desarrollo». por ej. «como una forma de lenguaje. KRAUS. 191s. 222. Descontento con una exégesis puramente histórico-gramatical. una especie de superestructura montada sobre la crítica histórica. el cristianismo constituye el tercer grado26. antítesis y síntesis» se transfiere también a la religión con «este triple grado: religión natural — religión artificial — religión revelada. K. es decir que fomente.

Barcelona 1972. Hace más de dos milenios que se intenta fatigosamente entender las Escrituras. planteamiento que no puede desarrollarse con más detalle en el marco de este esquema. como es natural cayendo en bastantes exageraciones (la llamada polémica «Bibel-Babel») como suele ocurrir cuando surgen repentinamente nuevos elementos de juicio. en la que sólo se han podido ofrecer algunas indicaciones y referencias. Pero quien interpreta los escritos de Israel dentro del ámbito 29. Esto mismo impulsó también a H. interroga también al Antiguo Testamento como un teólogo cristiano. maestra de la humanidad. en conexión con la gran importancia de la «situación vital» (Sitz im Leben). SCHREINER. SMEND. op. labor que emprendió la escuela de historia de las religiones. pero está bien que así sea»30. Los resultados están a la luz. Entonces surge necesariamente el deseo* de encontrar una comprensión cristiana de esos escritos. para facilitar la comprensión de las distintas épocas. SCHREINER. Para que lograsen esta libertad era necesaria la crítica. Aunque generaciones enteras se aparten de ti y te tengan en poco porque no te conocen. pero ¿quién podría decir que ha llegado a escudriñar sus profundidades? Cada época la ha visto bajo una luz nueva. R.» Su tarea «es el encuentro histórico de la verdad. También para sus afirmaciones teológicas y para el mensaje que dirige a los cristianos vale lo que dice H. en: SAT I/i. Herder. Lo que pretenden es poder expresarse acerca de Dios y acerca de las relaciones del hombre con Dios. el proceso predicción-cumplimiento.Josef Schreiner Breve historia de la exégesis neotestamentaria turas y religiones de su entorno. Gotinga 21?20. así como las líneas fundamentales comunes a toda la Biblia31.» JOSEF SCHREINER 31.. Valga una breve mirada perspectiva para cerrar esta exposición sistemática de la historia de la exégesis veterotestamentaria. En conjunto. una y otra vez vuelve a ti la humanidad. la suspicacia hipercrítica de todas las posibilidades del saber al servicio de un principio. así en nuestros días. la relevancia de las estructuras sociales y comunitarias. en id. Por lo tanto no puede limitar sus manifestaciones al estilo y al lenguaje. Gunkel32: «¡Biblia. Die Urgeschichte und die Patriarchen. Sólo después de un trabajo metodológicamente correcto podrá la Biblia pronunciar la palabra que tiene que proclamar para cada época.. la abertura del Antiguo Testamento al Nuevo y a la situación cristiana. J. También merecen atención y un esfuerzo honrado por solucionarlas. op. 30 31 . Hay que repensar lo que significan la tipología. Ahora los textos pueden decir lo que quieren decir y expresarse según sus características propias. no la destrucción ciega o. del cristianismo. a la legislación o a la vida de aquellas épocas antiguas. cit. Nos remitimos al artículo correspondiente en Palabra y Mensaje del Antiguo Testamenta29. El esfuerzo científico. 32. cit. «La crítica había emprendido la tarea de hacer justicia a los textos y a los autores. 30.. lo que viene a ser lo mismo. a la historia y la cultura.. de liberarlos de las camisas de fuerza en que estaban metidos.228. v. 222. por supuesto con más claridad en lo que tienen de negativos que en lo que tienen de positivos. De esta manera hemos llegado al planteamiento actual del problema. la crítica ha realizado esa tarea responsable.. libro admirable. Gunkel a poner en marcha el método de la «historia de las formas». cosa que ya percibieron y persiguieron los padres. Palabra y mensaje del Antiguo Testamento. fundamento de nuestra existencia espiritual! Te asemejas a aquella gloriosa ciudad de Dios situada en las cumbres más altas del mundo y cercana al cielo. El esfuerzo científico para la comprensión del Antiguo Testamento. 48-71. de sus problemas y de los esfuerzos que en cada una se realizaron. El exegeta tiene que hacer lo posible por no introducir sus ideas propias en el mensaje de los textos: lo que ha de hacer es escucharlos y dejar constancia de sus enunciados y propósitos. las nuevas cuestiones que plantean las corrientes propias de cada época. Véanse las observaciones correspondientes en J. Los pueblos te contemplan y beben el agua viva que brota de tus fuentes.

Cath. Geschichte der Erforschimg seiner fróbleme. mientras que el término «hermenéutica» se refiere a la teoría de la interpretación. Berlín 1960. Geschichte der Erforschung seiner Probleme. * Remitimos particularmente a la detallada exposición de W. Jahrhunderts («Evang. Munich 1966. En las líneas siguientes no insistiremos tanto en la historia de la hermenéutica. 67-89. y aunque sólo se dedican pocas páginas al estudio de dicho tema en el tiempo anterior al siglo xvil. Das Neue Testament.. BiLeb (1967) 42-63. Zum Weg der modernen Evangeüeñforschung. Luthers Bedeutung für den Fortschrilt der Auslegungskunst. editado por W. así como los siguientes trabajos. Es importante K. Friburgo de Brisgovia 1958. en Das Erbe des 19.II La exéresis del INuevo Testamento y su trayectoria Con el término de «exégesis escrituraria» se designa la labor práctica de interpretación de la Sagrada Escritura. KOMMEL.. lahrhundert. W. Neuere Exegese .G. Friburgo de Brisgovia 1968. SCHNEEMELCHER. BZ NF 2 (1958) 169-176. SPICQ en Dict. y más concretamente en la interpretación del Nuevo Testamento*.Verlust oder Gewinn?. Tubinga 1921 (y passim). PESCH. Hoix. Das Neue Testament. C. dignos todos ellos de ser leídos: R. Finalmente. Gesammelte AufsStze zur Kirchengeschichte I. SCHKACKENBÜRO. id. en cambio la etapa siguiente de la critica se describe con la atención puesta constantemente en los textos originales (que se citan) de los investigagores estudiados. BROX. Das Erbe des 19. KÜMMEL. citemos el logrado artículo Exegese del Lexikon für Theologie und Kirche (nueva edición). BitLit 40 (1967) 3-16 y R.G. 112-142. 33 . Jahrhunderts für die neutestamentliche Wissenschaft von heute. SCBOLDEK. Theologentag» 1960). bien acotado de datos bibliográficos. Friburgo de Brisgovia/Munich 19S8 proporciona una amplia visión de la historia del problema. En lo que toca al estudio de Lutero cabe citar en particular a K. se fija sobre todo en Tomás de Aquino como exegeta. es decir al establecimiento de una serie de reglas para la comprensión correcta de los textos. pero no en último lugar. de Théol. Die KontinuitSt der Auslegung des NT im Traditionsprozess. cf. id. Der Weg der katholischen Exegese irmerhalb der Bibelwissenschaft. 15/1 (1946) 694-738. N. Urspriinge und Probleme der Bibelkritik im 17. cuanto en el proceso de evolución histórica de la exégesis escrituraria.

o al menos no sólo como salvador de los judíos. 279-289. en vez de «salvará a su pueblo» se lee «salvará al mundo de sus pecados» (Mt 1. Una parte de la tradición omite en Jn 13. sino también obtener de ella una prueba para respaldar una doctrina determinada. Por medio de esta insignificante corrección del texto se ha obtenido la anhelada prueba escriturística del parto virginal de María. Cf. sino que también ha hecho ver con claridad creciente que en la transmisión de un texto escriturístico ha habido teólogos que lo han apadrinado para hacerlo «más comprensible» en múltiples aspectos. Mt 1. de manera asistemática. no pocos códices completan: «es entregado» o «es quebrantado». EPP. E. INTERPRETACIÓN EN LA TRANSMISIÓN TEXTUAL DEL NUEVO TESTAMENTO No podemos empezar con los comentarios propiamente dichos que escribieron los padres de la Iglesia: ya antes se da.22 se lee que «la salvación viene de los judíos».21). H. A veces solamente se añadía tal o cual palabra para aclarar el sentido. A la inversa. y con razón. La labor del crítico moderno que examina los textos no sólo descubre los errores involuntarios de los copistas. En el texto griego bastaba con cambiar dos palabras para lograr el efecto que se pretendía. Bono 1955. y es que Jesús no debe aparecer como salvador de los judíos.» Sólo un copista que no cayó en la cuenta de la diferencia que hay entre «bañarse» y «lavar (una parte del cuerpo)» pudo haber completado el texto de la manera indicada. 35 . sino de Dios son nacidos». VOGELS. La figura di Pietro secondo le variantí del códice D negli Atti degli Apostoli.10: «salvo los pies». En Jn 7. y se la cambió por «Todos dormiremos.51 se encontró que la frase «No todos dormiremos pero todos seremos transformados» ponía en cuestión la ley univer34 sal de la muerte.7. Así es como se prefirió escamotear los versículos referentes al sudor de sangre (Le 22. Cambridge 1966. Cuando en ICo 11. ni de la voluntad carnal.27. Handbuch der Textkrítik des Neuen Téstamelas. MARTINI. Halle 1953. Textgeschichte ais theologisches Problem.33. Cuando en Le 23.7. Jesús habría argumentado así: «El que se ha bañado no necesita lavarse.8 se escribió «todavía no» 2 1.25 rezaba al principio con seguridad: «hasta que dio a luz a su hijo primogénito». que no de la sangre. C.53 .11).La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria I. ni de la voluntad del varón. Muy pronto. E.24 dice: «Éste es mi cuerpo que por vosotros». aunque no con mucha frecuencia.34 se omite el «perdónalos». En algunas ocasiones se procedía de manera que por medio de pequeñas modificaciones no sólo se podía dar una nueva interpretación a una frase de la Escritura. y como esto no gusta se cambia el texto y se pone que viene «de Judea». Pero la interpretación más antigua es la que ha experimentado el mismo texto canónico a través de su transmisión escrita y de sus traducciones. Por eso en el último tiempo se ha exigido. Incluso se ha podido ya demostrar a las claras que no pocas versiones de los textos persiguen constantemente la realización de un objetivo concreto1. Con frecuencia fueron también puntos de vista teológicos los que llevaron a ampliar o abreviar un texto. que se preste especial atención al nexo existente entre las diversas variantes de los textos.J.13 se ha sustituido el plural por el singular: «Que no de la sangre.48 se sustituyeron las expresiones «sus padres» o «su padre» por «José y María» o por «José y la madre de Jesús». por ej. sino de Dios ha nacido». En ICor 15.J. Por ej„ en Jn 1. no se quiere chocar con los paganos y entonces se escribe: «Cuando oréis no seáis habladores como los hipócritas» (en vez de «los paganos») Mt 6. pero no todos seremos transformados».43s) y la perícopa del perdón otorgado a la mujer adúltera (Jn 7. A partir de estos datos se puede suponer que bastantes modificaciones proceden de una tendencia muy precisa. se trata de una supresión intencionada y que se debe a sentimientos hostiles para con los judíos. En un manuscrito sirio antiguo. aparece en vez de esta lectura otra que dice: («los que creen en el nombre de aquél). FASCHER. una explicación de la Escritura en todas las cartas y predicaciones que interpretan y aplican tal o cual texto del Nuevo Testamento. se borró (como se ve por muchos testimonios) la palabra «primogénito». ni de la voluntad del varón.8. The Theological Tendency of Codex Bezjae Cantabrigiensis in Acts. está todo limpio. ni de la voluntad carnal. Pero. Pero también con frecuencia se han suprimido o completado pasajes que resultaban contradictorios o difíciles de comprender. «Atti della xix Settimana Biblica».41.43. Brescia 1968. por miedo de que alguien pudiera pensar que María había tenido todavía más hijos. Por la misma razón en Le 2. En Jn 4. cosa que en parte ocurrió también en Le 2.

a la madre de Jesús de Le ll. Muchos otros ejemplos en J. escribírtelo todo». 36 37 . por mucha importancia que tenga este último3. BAUER. Cuando Lucas en su prólogo (1. que intentaban fundamentar en la Escritura sus teorías peculiares. subió (7.18s): ¡No añadir nada al texto.3). Die Schriftfalschungen der Harefíker. Cuando es posible se aprovecha la ocasión para deducir del texto alguna doctrina determinada. También en A. citados por Orígenes (f 253/254) en su propio comentario a dicho evangelio. y un fragmento que pone en cuestión la historicidad de la historia de Susana. cosa que efectivamente sucedió en dos antiguos manuscritos latinos y en la traducción gótica. Los alejandrinos Panteno y Clemente (f antes del 215) parece que escribieron obras exegéticas notables. Neutest. sobre todo en los trozos del comentario de Heracleón al evangelio de Juan..29). en el cual se defiende su armonía. de tachaduras radicales (como las que llevó a cabo un Marción) y de adiciones considerables es algo que se debe probablemente a la circunstancia de que ya muy pronto adquirieron prestigio «canónico» y se l&s empezó a aplicar aquella fórmula antiquísima que se encuentra también explícitamente al final del Apocalipsis de Juan (22. Bauer en vez de «no». pues. Además no es de extrañar que la gnosis. A la pregunta de los discípulos «¿Dónde quieres que te preparemos la pascua?» hacen que Jesús responda: «¿Acaso pretendo comer carne con vosotros en esta pascua?» Y por medio de una ingeniosa maniobra el alimento del Bautista deja de ser «langostas» (akris) y se convierte en «tortas» (enkris). especialmente sobre el Nuevo Testamento. De los comentarios de Julio Africano (f después del 240). Y esto vale igual para los autores ortodoxos y los herejes. Es bastante verosímil la hipótesis de que los herejes. a pesar de todo. BROX.14). LA EXÉGESIS EN LA ÉPOCA PATRÍSTICA Los llamados padres apostólicos hacen tan poca exégesis sistemática como Justino (f hacia el 165) o como Ireneo (f hacia el 202). bastaba con añadir «y al Espíritu Santo» para convertir a Lucas en testigo de la inspiración de la Escritura. Münster 1925. Poseemos fragmentos de la explicación gnóstica de la Escritura. porque no se quería hacer decir a Jesús «yo no subo a esta fiesta» y luego tener que enterarse de que. I (1966). Una prueba de ello son los casos de Heracleón y Orígenes. para luego poner en boca del Señor una invitación a la continencia: en verdad solamente son dichosos los continentes 2. no quitarle nada! II. Die neutestamentlichen Apokryphen. un presbítero palestinense. Taciano). Gnosis vnd gnostischer Mythos bei Irenaus von Lyon. se adelantasen en el trabajo científico. como intér3.Johannes B. Así. a los maestros que se mantenían en estrecha unión con la Iglesia apostólica.27s con las palabras de Jesús sobre la caída de Jerusalén (Le 23. BLUDAU.B. Cuando uno por convicciones ascéticas se abstenía del vino y de la vida sexual (como por ej. A veces el evangelio apócrifo se aparta de la tradición canónica solamente en la ordenación de los textos. Abhandl. La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria El hecho de que nuestros textos canónicos se hayan mantenido a salvo de modificaciones tan transcendentales. Desde luego que así fue como surgieron también algunas doctrinas extrañas. tampoco se nos ha conservado nada fuera de un análisis de las genealogías de Jesús: según Mt y Le. vol.36 le disgustó que una profetisa hubiera vivido «siete años» con un hombre. Dusseldorf 1968. por lo cual escribió «siete días». En el evangelio de los Ebionitas se deja sentir la mano de los vegetarianos. Así el evangelio copto de Tomás (logion 79) enlaza la alabanza. tenía que resultarle escandaloso que Jesús honrase con su presencia y con un milagro unas bodas en las que se bebió hasta el extremo de agotarse el vino. 2. introdujo en el texto la explicación: «a causa de la multitud de los invitados» (Jn 2. Sólo a principios del siglo m se empieza a dedicar a la Escritura unos estudios más detenidos.3) dice consciente de su propia labor: «me ha parecido también a mí. n/5. Offenbarung. el «conocimiento profundo» de las verdades religiosas. Y en Le 2. la cual entre otras cosas fue ocasión de que se compusieran los evangelios apócrifos. De todos estos escritos exegéticos no quedan más que algunos nombres y fragmentos. Véase N.. todo es cuestión de modificar una sílaba. Con estos últimos ejemplos nos acercamos ya a aquella interpretación herética de la Escritura. «Salzburger Patristische Studien».

como Celso. había de servir de ejemplo y modelo para la ulterior explicación de la Escritura. Basten estos datos para caracterizar la manera de proceder de Marción. fundada por un tal Luciano. y¡ (JHXT) ífffopía) a menudo lleno de contradicciones. y que Orígenes tenía que responder a adversarios. está el SiSacncaXeiov de Orígenes en Alejandría (que no hay que confundir con la escuela catequética erigida en el mismo lugar). inmoralidades o al menos antropomorfismos. 7) Xi£i<. cercena rigurosamente el NT para eliminar cualquier expresión que pudiera contradecir sus propias concepciones.). sin que la apreciación ulterior que puso en tela de juicio su ortodoxia cambiara en nada las cosas. VÓY)[ÍOC. r¡ áXXqYopíoc. lo hylico (Í>XT¡).q. y las fantasías alegóricas que tampoco acababan de inspirar mucha confianza. tenido en poco. Orígenes. Heracleón utiliza el evangelio de Juan solamente para encontrar en el texto una confirmación de sus especulaciones míticas: «Bajó a Cafarnáum» (Jn 2. Puede resultar sorprendente el hecho de que después de Orígenes todos los pasajes bíblicos tengan sí.aTix7) Sir¡yy¡Gi. El sentido histórico. contrario a toda clase de alegorías. por otra parte. Por otra parte Marción. no deja de ser provechoso para las almas simples (á^XoócTepoi). igual que en el organismo humano. Oecopía) sólo se abre a los perfectos (réXetot. tres elementos que difieren en valor y finalidad. En Rom 1. Orígenes le explicaba que había que entender estos textos en sentido metafórico. la cual en principio otorga más importancia al sentido literal y sólo está dispuesta a reconocer en proporciones limitadas un sentido espiritual de la Escritura. está la escuela antioquena. No podemos detenernos más en estas interpretaciones gnósticas. en parte. aunque sin limitarse a ella.v) Tzgóyzipoc. «el gran maestro de las Iglesias después de los apóstoles». y) ávaycoY^)) igual que el espíritu está por encima de las potencias inferiores. A propósito de Jn 2.12): Cafarnáum significa la parte más exterior del mundo. adonde él bajó.13-15 Heracleón opina que la subida de Jesús a Jerusalén significa el camino que asciende desde lo hylico hacia la región psíquica. Como no concede valor alguno a la antigua Alianza. pero no siempre un sentido üteral. Ésta se encuentra en primer lugar en el sentido moral (•/) TpoTCoXoyía = consideración ético-mística.39 no tiene ningún sentido literal. cuando existe. necedades. Pero también en el NT se encuentran ejemplos así: Mt 5. éxSo^T]. ya que lo normal es que todo el mundo pegue con la mano derecha y por consiguiente la mejilla afectada ¡es siempre la izquierda y no 39 . Esto se explica. como lo llama Jerónimo. que vivifica la palabra bíblica como el alma vivifica el cuerpo. Según ésta se pueden distinguir en la Escritura. Pero por encima de todo está el sentido místico (TO áTCÓppvjTov. mucho más que aplicación práctica). si se tiene en cuenta que entonces se concebía con excesiva estrechez el sentido literal.20 el xaivr) que hay antes de SI«8^XY). sin hablar de la severidad y restricción con que compuso su canon de los escritos del NT (el AT lo rechazaba por entero). Está ahí como quien dice en calidad de signo.. La exégesis patrística se caracteriza por la actividad de dos escuelas exegéticas: por una parte. 7Eveuu. para que el lector se eleve por encima de él hacia la verdad divina. Bauer La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria prete de toda clase de enigmas. En adelante fue imposible desprenderse del principio del sentido múltiple de la Escritura. y se buscó sin mucho éxito. el moral para los más avanzados (STCITCÓCTOVáva[3e(37]xÓTss). tuviera especial predilección por todas las perícopas o sentencias oscuras y veladas de la Escritura. un sentido profundo. un camino intermedio entre el sentido literal. Lo que había hecho Orígenes era aplicar a la Escritura la tricotomía platónica.Johannes B. el cual defiende un triple sentido en la Escritura y busca de diferentes maneras las interpretaciones alegóricas y tipológicas. Los impugnadores de los herejes en la Iglesia antigua acusaban a los gnósticos principalmente de falsificar la Escritura. Al cuerpo se equipara la letra. mientras que el sentido místico (llamado también Stávoia. sobre todo para la griega.16 borra elreptoirovy de esta manera desaparece la posición privilegiada que Pablo había reconocido a los judíos en la obra de la salvación. que de conocidos pasajes de la Escritura deducía que Dios tiene manos y pies. tacha en Le 22. el sentido histórico (TÓ piQTov TÓCTtófAomxóv. Su método pasó a ser patri38 monio común de todos los escrituristas posteriores. aunque con gran constancia. desde luego más que la fe sencilla de la masa de cristianos y más que sus maestros. más que a base de tachaduras (como Marción) a base de interpretaciones torcidas.

Johannes B. Bauer

La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria

la derecha...! Tampoco hay ningún monte desde el que se pueda divisar todo el mundo, como afirma el relato de las tentaciones. No menos absurdo encuentra el alejandrino el mandato que da Jesús a sus discípulos de no saludar a nadie por el camino. En todos estos casos la Escritura no tiene según él ningún sentido literal sino sólo un sentido profundo. Pero a todo esto no debe olvidarse que Orígenes, pese a su predilección por el sentido profundo, hizo mucho por la investigación del sentido histórico a base de análisis verbales y de enormes esfuerzos en el terreno de la crítica textual. También son modélicas las formas literarias de los trabajos exegéticos de Orígenes. Ya Jerónimo distingue las tres clases esenciales: los escolios (excerpta, cxó^ia), es decir, explicaciones de pasajes aislados difíciles, las homilías (tractatus, opilícu) o predicaciones bíblicas, y los comentarios propiamente dichos (volumina, commentarii, TÓ[Í.<H). Con las tres clases de exégesis Orígenes sólo trató el libro de Isaías, los Salmos y tal vez Mateo. Pero con frecuencia interpretó los mismos libros en comentarios y homilías, siendo de notar que ni éstas eran solamente edificantes ni aquéllos tenían carácter exclusivamente científico. Las homilías no se preocupan de la brillantez retórica —ófuXíoc significa propiamente conversación familiar— sino que tienen con frecuencia un fello doctrinal tanto en el contenido como en la forma, de manera que vienen a ser algo así como un comentario «práctico». Así es como la homilía carece también de un tema y de una disposición interna. Su objetivo es más bien explicar una perícopa entera, no palabra por palabra (como en el comentario), sino frase por frase y brevemente. La homilía tiene su introducción en el párrafo bíblico respectivo. Esta forma de hacer exégesis, propia de las homilías, no difiere fundamentalmente de la de los comentarios, sino sólo en la extensión. También en las homilías discute Orígenes problemas de crítica textual, de gramática y vocabulario para, arrancando de ellos, avanzar después en la explicación del contenido. Aquí el alejandrino no vacila en echar mano de todo lo que sabe y de todo lo que se podía encontrar en las enciclopedias de entonces para ayudarse en la interpretación: ciencias naturales, medicina, astrologia, mitología, filosofía, psicología, historia y geografía. Son dos
40

los objetivos que el intérprete persigue siempre y con especial insistencia: por una parte, aun en medio de su exégesis sigue siendo un apologeta y empieza por orillar todos los tropiezos que parece ofrecer el texto sagrado; por otra parte, intenta responder a la pregunta que puede plantearse el oyente: «¿Qué me dice esta historia a mí?» Ya dijimos que para ello se sirve sobre todo de la alegoresis. Este método le venía dado previamente por Filón, Clemente y otros predecesores, y le parecía que también estaba sancionado por el NT (por ejemplo en Rom 2,24; ICor 9,9; Gal 4,22ss). También los comentarios del alejandrino se orientan bajo la doble finalidad de la apologética y la edificación. Pero suponen lectores más formados, proceden de manera sistemática y se asemejan a nuestros comentarios modernos: por ej., en su comentario sobre Jn, Orígenes empieza interpretando el número cuádruple de los evangelios, define el concepto de «evangelio» y tras detalladas explicaciones verbales entra en el análisis de conceptos como áp^fj y XÓYO?. Después de la discusión histórico-filológica pone el acento principal en la interpretación filosófico-teológica4.

III.

E L CARÁCTER PECULIAR DE LA EXÉGESIS PATRÍSTICA

En este breve esbozo de historia de la exégesis ni tiene sentido ni apenas es posible citar uno por uno, aunque sólo fuera los más importantes, a los exegetas de la época patrística y enumerar sus obras. Por consiguiente, prescindimos de los discípulos de Orígenes, representantes de la escuela alejandrina, como también de los seguidores de la escuela antioquena. Renunciamos asimismo a destacar la personalidad de los grandes representantes de la exégesis latina con todos sus méritos: un Jerónimo con sus intereses más bien filológicos e históricos, un Agustín con sus formidables interpretaciones teológicas. Preferimos intentar una comprensión del carácter inconfundible que tiene la exégesis patrística, tanto en su
4. Cf. E. KLOSTERMANN, Formen der exegetischen Arbeiten des Orígenes, ThLZ 72 (1947), 203-208, R. GÍJGLER, Zur Theologie des biblischen Wortes bel Orígenes, Dusseldorf 1963; H. DE LUEAC, Origéne, Tabla Ronde, París 1948.

41

Johannes B. Bauer

1

La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria

forma como en su contenido. En lo que atañe a las diversas formas, siguieron en uso las que ya hemos conocido en Orígenes. La homilía solía ser la forma preferida de los obispos, así el Crisóstomo, al que podemos citar aquí como brillante ejemplo. En cambio, los eruditos compusieron más bien escolios y comentarios. El género de los escolios podía empalmar con el bien acreditado esquema «problemas y respuestas» (quaestiones et responsiones, fy¡Tr¡\i(x.Ta xcá Xúoret,?). Y es precisamente este género el que produjo con frecuencia trabajos anónimos o pseudónimos5. A la hora de enjuiciar los métodos y el contenido de la exégesis patrística, lo primero que llama la atención son algunas diferencias fundamentales con relación a la exégesis actual. A. Vaccari6 ha resaltado cuatro de ellas. En primer lugar está el hecho de que la exégesis moderna parte de los textos originales, mientras la exégesis de los padres frecuentemente tenía que conformarse con una traducción. Con respecto al Antiguo Testamento esto valía lo mismo para los padres griegos que para los latinos, con respecto al Nuevo Testamento naturalmente sólo para los latinos. Una segunda diferencia capital consiste en el hecho de que la exégesis moderna se afana sobre todo por poner de relieve el sentido literal, mientras que la preocupación de la exégesis antigua era encontrar un sentido más profundo y escondido, el sentido espiritual. La tercera diferencia está relacionada con esto mismo: mientras en la antigüedad apenas se daba importancia a la historia, hoy día son precisamente los estudios históricos los que ocupan un amplio espacio dentro de la exégesis bíblica. Así es como la mayor parte de los libros históricos del Antiguo Testamento —los libros de Samuel y de los Reyes, las Crónicas, el libro de Esdras, etc. — apenas encontraron exegetas que se ocuparan de ellos en la época patrística. La cuarta diferencia, hoy especialmente digna de atención, consiste en que hoy lo normal a la hora de estudiar un libro es considerarlo primero como un todo y sólo después entrar a explicar cada una de sus partes. Tal procedimiento era desconocido en la edad antigua;
5. S.G. BARDY, La littératwe patrístique des «quaestiones et responsiones» sur VÉcriture Sainte, BB 41 (1932) y 42 (1933), así como H. DSRRIES, art. Erotapokriseis, RAC vol. 6 (1966), 342-369. 6. A. VACCARI, Esegesi antica ed esegesl nuova, Bibl 6 (1925) 249-274.

entonces no se hacía más que ir explicando verso por verso, sin ponerse a pensar, de ordinario, en el contexto total. Ahora bien, ¿qué provecho se puede sacar en la práctica del contacto con la exégesis patrística?7 Se podrá pensar en primer lugar que los padres griegos leían el Nuevo Testamento en su lengua materna y que, por tanto, lo tenían que entender mejor de lo que podemos entenderlo nosotros hoy. Pero esto sólo es verdad en parte, pues la lengua del Nuevo Testamento era la lengua griega común, la llamada koiné, coleteada de múltiples semitismos. Gracias a la investigación sistemática, basada sobre todo en los papiros, hoy conocemos esa lengua a menudo mejor que los padres de la Iglesia, cuyo griego tenía un cuño ático-clasicista. Los padres de la Iglesia ya no estaban en contacto vivo con la lengua griega común y popular, y por eso no pocos vocablos del Nuevo Testamento les presentaban los mismos enigmas que nos presentan a nosotros. A pesar de todo, todavía podemos aprender bastante de la exégesis filológica de los padres griegos, como ha señalado sobre todo Karl Hermann Schelkle: la antigua interpretación sabe, por ej., que el término Sucaioaúvr], tan importante para la carta a los Romanos, significa en sentido activo el ser-justo de Dios y en sentido pasivo el ser-justificado del hombre. También la interpretación dogmática de los padres se estudia hoy con particular interés. Contemplando muchos pasajes del Nuevo Testamento, que en la tradición han llegado a ser argumentos en favor de tal o cual doctrina, de tal o cual dogma, a la luz de toda la historia de la interpretación, las perspectivas del exegeta moderno se amplían en todas las direcciones y abarcan todas las posibilidades de interpretación. A menudo la historia de la exégesis se convierte casi en una historia de los dogmas; así, por ej., cuando se estudia ICor 3,13-15, la clásica prueba escriturística para el purgatorio, o cuando se examina la historia de la exégesis de Mt 16,18, el pasaje sobreeljprimado. Como es natural, no pocas veces se observa que los padres no siempre entendieron por completo la Escritura. Entre otras cosas es su formación filosófica profana la que les impide
7. Para lo que sigue véase K.H. SCHELKLE, Wort und Schrift, Dusseldorf 1966.

42

43

Johannes B. Bauer ver todo el significado de las expresiones bíblicas. Schelkle ha hecho notar que la filosofía estoica se introdujo subrepticiamente en la exégesis cuando los padres empezaron a considerar que su tarea más importante era encontrar en Pablo la doctrina del libre albedrío. Entonces ya no hablaban de éXsuOepíoc con Pablo, sino' con la escuela estoica de auTs^oóaiov. Pero también puede ser que la exégesis de los padres coincida con la actual. Aunque muchas veces no podamos seguirles cuando interpretan frase por frase el Antiguo Testamento en sentido cristológico, sí, en cambio, volvemos hoy a estar dispuestos a apreciar en lo que vale su exégesis cristológica del Nuevo Testamento. La interpretación de las parábolas de Jesús sería un ejemplo magnífico de este hecho. También la historia de la Iglesia puede recibir luz de la historia de la exégesis. Cuando los padres interpretan la carta a los Romanos, que se ocupa extensamente de la historia de Israel, su exégesis puede enseñarnos muchas cosas acerca de su relación con el judaismo. Schelkle ha logrado demostrar que en Orígenes la Iglesia y la Sinagoga están todavía unidas con lazos casi fraternales y que la Iglesia lucha todavía por conquistar a Israel; pero más tarde, cuando el cristianismo ya se había convertido en religión oficial y el paganismo había entrado en la Iglesia con su amplio antisemitismo, las relaciones entre la. Iglesia y la sinagoga se volvieron hostiles. Un estudio de la historia exegética del evangelio de Mateo podría arrojar ciertamente nueva luz sobre la historia del enfrentamiento de la Iglesia con el judaismo. Por supuesto que la historia de la exégesis ofrece también abundante material para documentar el enfrentamiento del cristianismo con la antigüedad pagana. En este punto es, por ejemplo, interesante saber cómo se veían las relaciones de Iglesia y Estado en la interpretación patrística de Rom 13,1-7. Sobre todo el enfrentamiento de la Iglesia con la gnosis giraba alrededor de la correcta comprensión de la Escritura. Probablemente se podría también hacer avanzar en la cuestión de la escatología a base de un estudio de la historia de la exégesis. Parece ser que entre los padres se perdió el conocimiento del sentido original de las palabras relativas a la inminente expectación escatológica. Cuando Pablo dice en Rom 13,12 que la noche del mundo está ya muy avanzada y que se acerca el día de la
44

La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria llegada del Señor, los padres explican así la frase: el tiempo de la espera ha pasado, Cristo ha llegado. Incluso la búsqueda por parte de los padres de un sentido más profundo y espiritual de la Escritura puede ayudarnos en algo, como señala una vez más Schelkle: «Por lo demás la interpretación tipológica parece luchar con un problema que no es menor para nosotros de lo que fue para los padres. Es el problema de la exactitud y literalidad de la Escritura. Si bien es verdad que hay que tomar la palabra textualmente, es cosa manifiesta que las letras y palabras no contienen ni mucho menos toda la verdad de la Escritura; por el contrario es posible que por atenerse a la letra se quede uno sin la verdad viva. ¡Cuánto trabajo se ha desperdiciado en la apologética de la letra, y con cuánta frecuencia en este punto el celo no ha hecho más que perjudicar! Al igual que los padres, también nosotros tenemos que esforzarnos —es la única solución y la única salida de estas cuestiones— por comprender la literalidad en lo que tiene de signo, por captar el sentido vivo de la historia. La interpretación de los padres nos exhorta a seguir las preocupaciones exegéticas más modernas, a entender la historia "sárquica" en sentido "pneumático", "dialéctico" o "existencial".» Reflexionemos todavía un'poco con Xoseph Ratzinger8 sobre los valores perennes de la exégesis patrística. Según Agustín la palabra de la Escritura nunca agota su contenido (Enarrationes in Psalmum 103, sermo 3,4). Tiene una respuesta para cada uno, y, por consiguiente, debe ser leída junto con todas las respuestas que ya ha dado, y nunca sin ellas. Pero ¿en qué consiste el carácter irrepetible de su primera respuesta? a) A los padres se remonta la fijación del canon, ese inaudito proceso intelectual de delimitar los escritos bíblicos que podían considerarse testimonio normativo de la predicación de Cristo, separándolos de todos los escritos apócrifos y gnósticos. Agustín compara este acontecimiento con la división de las aguas que tuvo lugar al principio de la creación (Confesiones 13, 18, 22). En la cuestión del canon son todavía hoy nuestros maestros los que entonces eran padres de la Iglesia, b) Como
8. Die Bedeulung der Vater für die gegenwwrtíge Theologie, ThQ 148 (1968), 257-282 (traducción resumida en «Selecciones de Teología» vm (1969), 265-272: Significado de los Padres para la teol. actual.

45

Johannes B. Bauer

La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria

criterio para la selección de los escritos que habían de reconocerse como bíblicos los padres tomaron la regula fidei, el xavóiv T?JS ITÍOTTSCOI;, que sigue actuando en los símbolos a los que todavía hoy se saben obligadas las grandes confesiones cristianas, c) La lectura de la Biblia y la profesión de fe eran en la antigua Iglesia actos de culto propios de toda la comunidad. De esta manera fueron los padres, la Iglesia antigua, los que crearon las formas fundamentales de nuestro culto divino, d) Con el canon, las profesiones de fe y las formas fundamentales del culto, los padres no crearon solamente estos tres elementos básicos de la vida cristiana, sino que concibieron la fe como una especie de filosofía, decidiéndose así por una justificación racional de la misma. Esto era entonces, como lo es hoy, el presupuesto necesario para la supervivencia del cristianismo. Así pues, la teología, por el mero hecho de su existencia, estará siempre obligada a los padres y tendrá siempre motivos para volver a su escuela. De ahí que tenga razón Ratzinger al decir: «No puede conducir a nada bueno la pretensión de erigir la nada entre uno mismo y la Biblia, olvidando que la Biblia llega a nosotros a través de toda una historia.»

IV.

LA EXPLICACIÓN DE LA ESCRITURA EN LA EDAD MEDIA

Con el siglo v llega a su término el fecundo período de la ex- ' plicación patrística de la Escritura. A partir de entonces se comienza a recoger la cosecha de la exégesis antigua y se renuncia a una interpretación independiente. Se transcribe de los libros de los padres lo que en ellos parece importante e interesante, y con estos textos se compilan los llamados comentarios en cadena (catertae, llamados en griego SXAOY<XÍ, auvaycoy/) I^TJY^CTECOV O Ttapaypacpaí). Estas catertae tienen hoy para nosotros un valor incalculable porque a través de ellas se nos ha conservado, al menos fragmentariamente, la exégesis de no pocos autores relevantes de la Iglesia antigua. Las catertae sobre Mateo y Juan se encuentran hoy en una edición impecable de Joseph Reuss, mientras Karl Staab ha editado las catertae sobre los escritos paulinos. Fundamentalmente aquí termina la historia exegética de los autores griegos. 46

Por lo que hace a la exégesis latina, en principio no está ya al servicio de la ciencia sino de la edificación. La época carolingia produce una literatura destinada a la predicación, escolios, catertae y comentarios, sobre todo a propósito de Mateo y de las cartas de Pablo, comentarios que en sus elementos básicos no son tampoco otra cosa que repetición de la exégesis patrística y que se asemejan v a las catertae. Los padres, cuya autoridad prevalece, son sobre todo los cuatro grandes que todavía hoy encontramos con frecuencia representados en nuestros pulpitos y altares: Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno. Los autores más significativos de esta época son Beda (f 735) y Alcuino (t 804). A un discípulo de Alcuino, Walahfried Strabo (t 849), se le atribuyó también la compilación de explicaciones patrísticas acerca de toda la sagrada Escritura, la llamada Glosa ordinaria, que en realidad no apareció antes del siglo xn y que no tardó en extenderse por todas las escuelas teológicas medievales. La época de la escolástica (siglos XII-XIII) volvió a dispensar a la Biblia un interés científico. Aunque todavía los esfuerzos se dedicaban fundamentalmente a la recopilación de glosas, empezaron a surgir intentos aislados por elaborar las propias reflexiones dejando la imitación servil de la exégesis patrística. El siglo XIII aportó a las universidades una nueva forma de interpretación de la Escritura que consistía en dividir un libro o un capítulo en sus partes principales para luego volver a dividirlas en párrafos, que a su vez se subdividían en unidades menores, llegando de esta manera a un análisis de los más pequeños elementos del texto. En medio de todas las exageraciones y prolijidades en que se perdió este método, estaba, sin embargo, íntimamente ligado a la investigación del sentido literal, que se fue desarrollando cada vez más a partir de aquel momento. Los grandes luminares de la escolástica, Alberto Magno, Tomás de Aquino, manejaron este método de forma magistral Es en ellos donde por primera vez se dilató la mirada del intérprete hasta abarcar la totalidad de un libro bíblico, su conjunto por entero. Cuando Alberto Magno se remite a la exégesis patrística, elige preferentemente la que pone de relieve el sentido literal. A tal explicación la llama vera et literalis, verdadera y literal. Con la misma intensidad se entrega Tomás de Aquino a poner de relieve el sentido literal. Declara
47

y con razón. pues 9. y entre ellos muchos nombres famosos. faltaba todavía el necesario material de trabajo y sobre todo un método adecuado de investigación histórica. LA EXÉGESIS DESDE EL HUMANISMO En el siglo xv se empezó. recordemos a Juan Maldonado (f 1583). vol.° 3292a: «el sentido literal es el que vale. Más de 400 exegetas. Roma 1958. De esta manera Simón se convierte en el padre de la ciencia introductoria al Nuevo Testamento. Códices griegos llegaron a occidente. 48 . No fueron Lutero ni la reforma los adelantados de la nueva exégesis escriturística. más aún. se inició una nueva asimilación de la cultura antigua. y en general prestó excelentes servicios a la ciencia renaciente. Si bien los reformadores declararon una guerra abierta a las explicaciones alegóricas de sus predecesores e insistían en el sentido literal (Lutero. fuerza. El intérprete más importante de la Escritura en esta época fue Hugo Grocio (1583-1645) que en sus Ánnotaíiones in Veías et Novum Testamentum puso al servicio de la interpretación sus abundantes conocimientos de la literatura antigua con auténtico espíritu filológico. no se puede decir que realizaran una auténtica crítica textual. primero en Italia y luego en toda Europa. Vaccari ha hecho notar con razón que es aquí. Erasmo utilizó códices minúsculos que carecían de valor pero que tenía a mano en ese momento. VACCARI sobre Alberto Magno y Tomás de Aquino en Scritti di Erudizione e di Filología. pues ésta tiene ya sus raíces en la escolástica9. Tischreden 3. consuelo. Introd. Simón «termina la infancia de la crítica y 49 Schreiner. 2. donde se inicia ya el camino de la exégesis moderna. Estius ( | 1613). Sólo con R. Dejó de considerarse la Biblia como expresión de la doctrina eclesiástica. volcaron su erudición en la interpretación de la Escritura. A. y sobre todo con el oratoriano francés Richard Simón (t 1712). Éste escribió obras que abrieron nuevos rumbos en el campo de la crítica literaria y textual del NT y una historia de su interpretación. y G. los donas trabajos de A. Por mencionar sólo a dos. sino que la Escritura misma es la única fuente de revelación para el cristiano. Le siguieron sobre todo Faber Stapulensis (f 1536) y Erasmo de Rotterdam (f 1536). El conjunto de la Escritura era el criterio para verificar el acierto de la exégesis de cada pasaje aislado. sin contar con que ni siquiera supo leer siempre correctamente su manuscrito. de ahí que haya que explicar la Escritura a partir de ella misma. en él hay vida. a estudiar de nuevo la lengua griega. Incluso cuando se empezó a cuidar la forma textual de la Biblia y sus versiones. 317-346 y 347-366. doctrina y arte. El siglo siguiente al concilio de Trento (15501650) ha sido llamado con razón la edad de oro de la exégesis católica. y no tuvo reparo alguno en retrotraducir simplemente del latín al griego el final del Apocalipsis que faltaba en su texto original. El elemento principal de tal impulso fue la intuición básica de la reforma de que no son las Iglesias las que pueden determinar el sentido de la Escritura. en su Clavis Scripturae de 1567. que fue la aportación del humanismo. designa este criterio como analogía fidei (concordancia con la fe). Aunque hubo también escritores eclesiásticos antiguos que ocasionalmente comparaban diversas variantes de los textos. La era de los comienzos de la crítica bíblica se abre a mediados del siglo XVII con el protestante Ludwig Cappelli. Bauer que todos los pasajes de la Escritura tienen un sentido literal y que las interpretaciones espirituales más profundas sólo pueden construirse sobre el sentido textual. cuyo comentario al cuerpo epistolar del Nuevo Testamento se sigue todavía consultando. El arte recién inventado de la imprenta ayudó a extenderlos. Los reformadores del siglo xvi dieron gran impulso a los estudios bíblicos.Sólo faltaba el conocimiento de las lenguas antiguas. Cf. Flacio Dírico. Ni siquiera las primeras ediciones impresas del Nuevo Testamento griego delatan un sentido de la crítica textual. N. cuyos comentarios evangélicos se solían citar hasta hace poco. en la escolástica. en la práctica su explicación no se distinguía especialmente de la que habían dado sus adversarios. La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria había pasado de pronto a ser el único documento de la revelación. cuyo sentido no podía ya establecerse desde fuera sino que tenía que fijarse desde la misma revelación. por muy brillante que parezca»). Lo demás es cosa de necios. 4 V.Johannes B. El primero que usó sus conocimientos de la lengua griega para explicar el Nuevo Testamento fue Lorenzo Valla (f 1457).

Además de una exégesis filológicamente intachable.Johannes B. compilación que sorprende por la riqueza de su contenido y que en su mayor parte no ha sido aún superada hasta el día de hoy. Si los escritos que se atribuyen a un Apóstol no proceden de él. «entonces es canónica. Johann Salomo Semler (f 1791). Este planteamiento. Bauer La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria empieza su edad adulta». pero a partir de aquel momento fue la investigación protestante la que llevó indiscutiblemente la batuta. el verdadero padre de la moderna teología crítica. una interpretación que nazca de las circunstancias y de la época en que tuvo su origen cada uno de los escritos. hay que considerar y explicar las sagradas Escrituras como documentos históricos. presentó en 1774/75 una edición crítica de los textos del Nuevo Testamento basada en amplio material manuscrito. y esto de una manera fatal cuyas repercusiones se sienten todavía hoy. Le). sentando así las bases de su comentario auténticamente filológico a todo el Nuevo Testamento. Wettstein introduce en su edición (2 tomos en folio aparecidos en 1751/52. El tubinguense Gottlob Christian Storr fue el primero que sostuvo la 51 . y reimpresos en Graz en 1962) las siglas que se usan todavía hoy para señalar los manuscritos (letras mayúsculas para los manuscritos unciales y números arábigos para los minúsculos). cuyos resultados desorientaron. entonces a no pocos protestantes y católicos provocando sus duras críticas. Semler postula una interpretación puramente histórica. Opinaba que el problema de la autenticidad «era todavía más decisivo de lo que puede parecer a primera vista para la cuestión de la divinidad de la religión cristiana».D. Por consiguiente. En 1689 apareció la Histoire critique du íexíe du NT. sin que el comentarista introduzca conceptos teológicos previamente elaborados y ni siquiera ideas edificantes. Simón demuestra que los títulos de los evangelios. por supuesto. es decir. Johann Jakob Griesbach. Tampoco le favoreció demasiado el hecho de que precisamente fueran racionalistas. con los nombres de sus autores. pero no faltaría absolutamente nada de la palabra de Dios que es inmutable y ^permanente». Para él el canon de la Escritura no es parte esencial de la religión 50 cristiana. ni la inspiración tiene tampoco mayor relevancia. Semler. En el supuesto de que desapareciera la historia de la mujer adúltera (Jn 8). en la que sin prejuicio alguno procede a valorar la tradición histórica. al comienzo de la exégesis crítica se encuentra un católico. Si la carta a los Hebreos es de Pablo. no provienen de los mismos evangelistas. Así pues. «faltaría una pieza de la llamada sagrada Escritura. discípulo de Semler. 4 1788). y fue también el primero en editar una sinopsis de los tres evangelios llamados desde entonces «sinópticos» (Mt. si no es de él. En su trabajo Simón procede con un cuidadoso método empírico-crítico. que el final inauténtico de Me (16.9-20) y la perícopa de la mujer adúltera faltan en muchos códices griegos. «cae también toda pretensión de considerarlos inspirados por Dios». Luego viene Johann David Michaelis y se enfrenta de manera decisiva con los problemas históricos de los distintos libros del NT en su Einleñung in díe gótílichen Scfiriften des Neuen Bundes (Introducción a los escritos divinos de la Nueva Alianza) (1750. si no es de un Apóstol. Por lo demás. Bengel llevó a cabo una labor textual. entonces no tenemos ningún fundamento para admitirla como canónica». relaciona la cuestión de la autenticidad de cada uno de los escritos neotestamentarios con el problema de la inspiración de la Escritura. de Simón. Diez de sus obras fueron incluidas en el índice. se guía por intereses estrictamente históricos. editado en 1742 y todavía hoy de gran utilidad: el Gnomon ( = «índice») Novi Testamenti. de manera que muchos de sus impulsos decisivos carecieron de la repercusión que merecían. Tanto en el terreno de la crítica textual como en el de la exégesis propiamente dicha fueron el pietista suabio Johann Albrecht Bengel (t 1752) y el teólogo reformado de Basilea Johann Jakob Wettstein (f 1754) los hombres verdaderamente importantes. quienes adoptaron sus ideas y principios. abriendo de esta manera la discusión sobre las recíprocas relaciones literarias de estos tres evangelios. escribe en 1777 el profesor de Gotinga J. Michaelis. guiada por unos principios correctos. del problema ha impedido con frecuencia en los dos campos confesionales la posibilidad de una investigación histórica libre de prejuicios. francamente inadecuado. como J. En un segundo aparato (debajo del aparato crítico del texto) ofrece Wettstein una compilación de pasajes paralelos tomados de la literatura clásica greco-latina e incluso de la rabínica.S. Me.

Paulus (f 1851) opina que simplemente eran sucesos inexplicables para los historiadores de entonces y para sus contemporáneos. etc. sería la tesis. la preparación de un verdadero texto crítico del NT. Su maestro Ferdinand Christian Baur se atrevió a acometer arabas tareas y se hizo acreedor de todos los respetos. Esta tesis encontró su verdadero fundador en Johann Gottfried Eichhorn. aun cuando Strauss creía en su conciencia mesiánica. penetra en la investigación del NT un marcado racionalismo. De ahí llegó Herder a la consecuencia de que resulta insostenible todo intento de armonizar la imagen de Cristo que tiene Juan con la imagen de Jesús que presentan los Sinópticos. la cuestión de la autenticidad no tiene importancia alguna para los sinópticos. Estimulado por la filosofía hegeliana de la historia. Julius Holtzmann (-f 1910) demostró con un trabajo esmerado que en la base de los evangelios de Mt y Le está Me y una fuente compuesta de sentencias. con el fin de obtener. mientras que no acaba de decidirse en lo que toca a la primera carta de Pedro. la de Santiago y la de Judas. Con todo. de los fragmentos de un escritor anónimo ( = H. sí al menos el mejor de los que entonces eran asequibles. supuesto que dependiera de Mt y Le. por una parte. nacida simplemente de una crítica tendenciosa. A su juicio. para lo cual se asegura paso a paso del estado de cosas en cada una de las diferentes fuentes. H. las cartas pastorales y la segunda de Pedro no son auténticas.G. hubiera dejado de lado partes tan considerables de estos evangelios. David Friedrich Strauss en su Vida de Jesús (2 tomos 1835/36) forzó hasta el absurdo la interpretación tradicional y la racionalista de los evangelios.E. Si las fuentes no son decisiones «una investigación histórica prudente tendrá que abstenerse de decidir». El judeocristianismo. Eichhorn resume la investigación precedente en los 5 tomos de su Einleitung in das NT (Introducción al NT). de parte judeocristiana la carta de Santiago. y frente a él estaría como antítesis el paulinismo. postulaba un evangelio original hebreo o arameo como fuente de los otros. siguiendo la línea del deísmo inglés. si no el mejor texto. El enfrentamiento con Baur y una visión más profunda de la historia hicieron necesaria una clarificación del problema de las fuentes. si se supone detrás de ellos la existencia de formas de un evangelio primitivo (Urevangelium). la síntesis de ambos. Con la publicación preparada por Lessing. entiende también la historia del cristianismo primitivo como la historia de un enfrentamiento.). No tardó en impugnarse esta construcción histórica. Hase intenta dar una exposición histórica impecable. Ciertamente que a Strauss le faltó profundizar en la crítica literaria de las fuentes. publicados entre 1804 y 1827. como que se esforzó poco por lograr una exposición positiva de la historia del cristianismo primitivo. representado por Mt y el Apocalipsis de Juan. Bauer dependencia de Mt y Le con respecto a Me. documentado por las cuatro cartas de Pablo. el del siglo iv. porque de lo contrario no encontraba ninguna explicación para el hecho de que Me. pero mientras tanto se había emprendido el serio intento de enfocar los escritos neotestamentarios dentro de una evolución histórico-dogmática.Johannes B. Reimarus) que. enfrentándolas en rudo contraste. por ej. Esta «teoría de las dos fuentes» (Zwei-Quellen-Theoríe) ha demostrado hasta. y que por eso se los consideró maravillosos. cuyos testimonios son. La oposición que se dio en la primera Iglesia entre hebreos y helenistas se mantuvo vigente desde el concilio de Jerusalén hasta la separación de judeocristianos y cristianos venidos de la gentilidad. También Karl Hase sigue en su Vida de Jesús (1829) esta explicación racionalista de los milagros (la hija de Jairo estaba durmiendo. El evangelio de Juan marca la transición hacia la Iglesia católica. para acabar califican52 La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria dó de «mítico» casi todo el material evangélico. El equilibrio. Poco era lo que parecía quedar en pie de la historia de Jesús. A pesar de todas las modificaciones que han experimentado los 53 . tarea que corrió a cargo de Karl Lachmann y que apoyó su edición (1831 y 1842/50) eixclusivamente en los manuscritos más antiguos. Lessing. A ello contribuyó. las Pastorales y la primera carta de Pedro. la carta a las Hebreos. Por lo demás. se da en el catolicismo primitivo. Por otra parte. por el contrario.S. y de parte paulina las cartas menores de Pablo. Se explican de forma naturalista los relatos de milagros y pasajes similares.hoy su solidez. somete a una dura crítica la exposición histórica de los evangelios. Hay dos autores que llevaron adelante de forma espectacular esa concepción radicalmente histórica de los escritos del NT.

a Johannes Weiss a construir su interpretación de la predicación de Jesús sobre el reino de Dios (Die Predigt Jesu vom Reiche Gottes 1892). La apocalíptica del judaismo tardío lleva por ej. Ni Jülicher ni Harnack consideraron el NT dentro de su mundo circundante. Albrecht Dieterich. en su escrito Jesu Predigt in ihrem Gegensatz zum Judenium (La predicación de Jesús en su oposición al judaismo) pide que «para llegar a comprender el fenómeno histórico de Jesús se tome en cuenta. Aun sin adherirse a estas conclusiones. Su obra Licht vom Osten. desde el punto de vista de la historia de las religiones. Si investigadores como Holtzmann habían puesto ya de relieve el estrecho contacto del cristianismo primitivo qon el pensamiento judío y helenístico. Junto con ello está también la teoría de que tal evolución histórica está determinada por el enfrentamiento entre la doctrina de los primeros apóstoles. Pero precisamente Bousset afirma la autonomía de Jesús con respecto al judaismo tardío. sobre la base de una rica colección de material no-literario constituido por inscripciones. Precisamente en este tiempo los filólogos clásicos salen de su especialidad estricta y vuelven su atención a las creencias populares helenísticas y al sincretismo. Otto Pfleiderer (f 1908) fundó la teoría que. publica en 1891 sus Studien zur Religionsgeschichíe des spaíeren Altertums (Estudios sobre la historia de las religiones de la Antigüedad tardía) (Abraxas). hay eruditos que. el mundo mental y afectivo del judaismo tardío». pero considera insostenible la construcción histórica de Baur. discípulo de Usener. Hermann 55 puntos de vista de Strauss y Baur. como Georg Heinrici (f 1915). en los cuales interpreta numerosas ideas neotestamentarias a partir del sincretismo. El mismo año Wilhelm Bousset. 1894) se muestra plenamente de acuerdo con estos dos postulados. con la literatura judeo-rabínica tardía. A su vez Adolf Deissman (f 1937). También en opinión de Adolf von Harnack (1851-1930) están condenados al fracaso «los intentos de explicar el nacimiento del dogma de la Iglesia como una derivación de la teología de Pablo. como Gustaf Dalman (t 1941). óstraka y papiros griegos. mientras Paul Wendland describe en 1907 «la cultura grecoromana en sus relaciones con el judaismo y el cristianismo». anclada en el judaismo. y en 1907 otro a las religiones orientales practicadas dentro del paganismo romano. como resultado de una serie de compromisos entre los primitivos relatos doctrinales apostólicos». la razón según él es que con ello se prescinde de un elemento apenas perceptible en el NT pero que pertenece a los presupuestos esenciales del dogma católico: el espíritu helénico. y el cristianismo paulino de los cristianos de la gentilidad. en la cual estudia sobre todo la prehistoria de las religiones griegas. porque «supervalora la importancia del judaismo en la cristiandad primitiva y atribuye exclusivamente a Pablo la defensa de las tendencias universalistas y la edificación de las comunidades paganocristianas». tal vez el representante más importante de la escuela de la historia de las religiones. (Luz desde Oriente) (41923) se difundió rápidamente y todavía se puede leer con gusto y provecho. Pero la investigación acomete también el estudio de los lazos entre el cristianismo primitivo y el judaismo tardío. Hermann Usener publica en 1889 Das Weihnachtsjest (La fiesta de Navidad) y explica la historia evangélica de la infancia a partir del medio religioso helenístico. y se aplique consecuentemente. «en el que no hay verdadera fuerza ni ningún espíritu creador». El belga Francois Cumont dedica en 1899 un estudio detallado a la religión de Mitra. y la inserción de cada uno de ellos dentro del proceso histórico. y más aún. aunque destacando al mismo tiempo su superioridad frente a 54 . dos de sus postulados fundamentales continúan en pie: una explicación exclusivamente histórica de los distintos escritos.Johannes B. Esta visión de la posición totalmente aislada del cristianismo primitivo no podía mantenerse. muestra el carácter frecuentemente popular del lenguaje del NT. establecen una comparación explicativa con la cultura y lengua helenísticas o. Erwin Rohde presenta en 1890 su obra maestra sobre la creencia de los griegos en la inmortalidad y sobre su culto a los espíritus (Psyche). A su vez Richard Reitzenstein recalca enérgicamente la necesidad de profundizar en los estudios sobre el mundo greco-oriental que rodeaba al NT de cara a la investigación neotestamentaria. Bauer La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria las creencias generales del paganismo greco-romano. pretende interpretar el cristianismo como producto evolutivo del espíritu de la antigüedad. Adolf Jülicher en su Einleitung in das NT (Introducción al NT.

Johannes B. Bauer Gunkel encuentra en Ap 12 el mito babilónico de la creación, mientras el ya citado Bousset fija su atención en la idea del Anticristo y encuentra también ahí una variante del antiguo mito del dragón. Luego ofrece, en 1896, un comentario al Apocalipsis en el que establece una comparación con el material de la historia de las religiones y en el que, manteniendo consecuentemente la interpretación histórica, no deja de poner de relieve el carácter peculiar de los escritos neotestamentarios. Siguiendo este método basado en la historia de las religiones, Albrecht Eichhorn trata en 1898 la cena del Señor (Das Abendtnahl im NT) y Wilhelm Heitmüller en 1903 el bautismo. El mismo año Hermann Gunkel en su libro Zum religiansgeschichtlichen Verstándnis des NT (Para una comprensión del NT desde el punto de vista de la historia de las religiones) sostiene la tesis de que «el cristianismo, nacido del judaismo sincretista, presenta rasgos fuertemente sincretistas»; «el cristianismo primitivo de Pablo y de Juan es una religión sincretista». En 1903 apareció también la obra de Bousset Religión des Judentums im ntl. Zeiíalter (La religión del judaismo en la época neotest.); en ella el autor, al igual que Gunkel, considera el judaismo como simple retorta en la que se fundieron los elementos religiosos extraños y de la que resultó, como por un milagro creacional, ese nuevo organismo que es el Evangelio. Se estudia una y otra vez el influjo que ejercieron en Pablo el sincretismo judío y el helenismo. Martin Dibelius estudió en 1939 Die Geisterwelt im Glauben des Paulus (El mundo de los espíritus en la fe de Pablo); Rudolf Bultmann muestra el paralelismo existente entre Pablo y el género filosófico popular de la diatriba. Richard Reitzenstein en su libro Die hellenisíischen Mysterienreligionen (Las religiones mistéricas del helenismo) (1910) no concede ya a Pablo ninguna originalidad, sino que presenta al Apóstol como un místico y gnóstico helenista. En cambio Johannes Weiss, hablando de Das Problem der Entstehung des Christentums (El problema del nacimiento del cristianismo, Archiv für Religionswissenschaft 1913), dice que no se da una creación completamente nueva, pero que no se puede comprender el cristianismo «si no se tiene en cuenta y se reconoce su forma peculiar y sus diferencias afectivas y emocionales con respecto a los cultos mistéricos». 56

La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria Julius Wellhausen, más conocido como especialista en Antiguo Testamento, ejerce una crítica histórica radical. Publicó agudos comentarios sobre los evangelios sinópticos, y en 1905 una introducción a los mismos. Según él, la fe en el mesías Jesús nació en la comunidad primitiva; ahora bien, como quiera que los evangelios son también testimonios de la fe de esa comunidad, es claro que no pueden utilizarse como fuente para reconstruir una historia de Jesús. Más importancia tiene la obra de William Wrede Das Messiasgeheimnis in den Evangelien (El secreto mesiánico en los evangelios, Breslau 1901). Wrede descubre que el problema está propiamente en las relaciones de los escritos neotestamentarios con su contexto histórico-tradicional: las palabras de Jesús nos son asequibles solamente a través de la tradición de la comunidad; están «revestidas y empañadas por numerosas concepciones e ideas posteriores»; por consiguiente, la primera tarea de una teología neotestamentaria es la de liberar la imagen de Jesús de los diversos retoques que ha sufrido, y separar lo que es relativamente claro de lo dudoso. Este proyecto muestra que el método histórico, aplicado del modo consecuente con que lo hizo Wrede, no se manifiesta solamente en la destrucción de las ideas tradicionales, sino que al mismo tiempo lleva al descubrimiento de nuevos puntos de vista; y esto porque, en vez de una exégesis determinada literariamente, pone como puntal de la interpretación neotestamentaria la historia de la tradición. Como se ve, desde R. Simón la investigación avanzó sobre todo en el campo acatólico. Los exegetas católicos agotaron sus fuerzas combatiendo el racionalismo y no fueron capaces de producir frutos propios. Sólo a finales del siglo xix experimentó una revitalización la exégesis católica. J.-M. Lagrange fundó la Escuela Bíblica de Jerusalén, sostenida por los dominicos (1890) y salió decididamente en defensa del método histórico-crítico (La méthode historique, París 1903). Le secundaron hombres de la talla de F. v. Hummelauer (Exegetisches zur Inspiratlonsfrage, Friburgo de Brisgovia 1904). Estos dos autores y sus compañeros entraron en dura polémica con una corriente fuertemente conservadora, entre cuyos exponentes se contaba por ej. Leopold Fonck. En Alemania floreció la exégesis católica, especialmente en las universidades de Tubinga 57

Johannes B. Bauer

La exégesis del Nuevo Testamentp y su trayectoria

(Paul Schanz, conocido por sus comentarios al Evangelio) y de Munich (J. Góttsberger y J. Sickenberger empiezan a editar aquí la Biblische Zeitschrift en 1903). Especialmente digno de mención es también el exegeta católico francés Alfred Loisy (1857-1940). Hombre doctísimo, compuso amplios comentarios, pero llevó su labor crítica tan lejos que negó todo lo que fuera sobrenatural y fue excomulgado. Pertenece al grupo de fundadores del modernismo, movimiento que fue condenado por el magisterio. Y no se pudo evitar que los representantes de la corriente progresista dentro de la exégesis católica cayeran bajo la sospecha de modernismo. Este hecho perjudicó seriamente el sano desarrollo científico de la investigación católica. Hasta 1943, con Pío xn y su encíclica Divino afflaníe Spiritit, no se reconoció la licitud y hasta la necesidad del método histórico-crítico en el estudio de la Biblia. Desde entonces la investigación bíblica ha tomado un impulso insospechado en el campo católico. La instrucción de la Pontificia Comisión Bíblica (1964) acerca de «la verdad histórica de los evangelios» recomienda el empleo de los conocimientos atinados del método histórico-crítico para la investigación bíblica, conocimientos que se exponen en cada uno de los capítulos del presente libro. Pero volvamos a la época de principios de siglo para esbozar brevemente el último capítulo de la evolución de los actuales métodos de investigación dentro de la ciencia neotestamentaria. En primer lugar hay que recordar la grave oposición, surgida en diversos lugares, contra una valoración exclusiva del NT derivada de la historia de las religiones y basada por completo en la crítica histórica. Adolf v. Harnack y Adolf Jiilicher fueron los portavoces de esta anticrítica. Como no estamos escribiendo una historia de la investigación sobre la vida de Jesús ni nada parecido, podemos ser breves. Después de la primera guerra mundial la investigación entró en un nuevo estadio con el desarrollo del llamado método de la «historia de las formas» (formgeschichtliche Methode). Karl Ludvrig Schmidt publica en 1919 su trabajo sobre «el marco de la historia de Jesús». El mismo año aparece Die Formgeschichte des Evangeliums (La historia de las formas del Evangelio) de Martin Dibelius. Al mismo tiempo Rudolf Bultmann trabaja en su Geschichte der synopíischen Traditíon (Historia de la tradición 58

sinóptica), que pudo aparecer en 1921, Si durante mucho tiempo se había interrogado a la historia de las religiones helénicas con vistas a la investigación del NT, en 1922 se hizo también justicia a la componente judía tardía cuando Paul Billerbeck sacó a luz en cuatro tomos su Kommeníar zum NT aus Talmud und Midrasch (Comentario al NT a partir del Talmud y los Midrash), en el cual se ofrecía en traducción alemana todo lo que parecía digno de atención en la literatura judía de cara a la interpretación del NT. En 1928 Walter Bauer promovió una nueva edición de la obra de E. Preuschen «Diccionario griego-alemán para los escritos del NT y de la restante literatura cristiana primitiva», obra que desde entonces dirigió con minuciosa diligencia de coleccionista hasta llegar a cimas inalcanzadas. Por otra parte Gerhard Kittel empezó a editar su Theologisches Worterbuch zum NT (Diccionario teológico del NT), cuyo primer volumen salió a la luz en 1933 y que ha llegado a ser una obra clásica, pues expone el fruto de la investigación en forma excelente, especialmente en los últimos volúmenes (viii 1969, «T-Y»). El último brote en el tronco metodológico de la historia de las formas es el llamado método de la historia de la redacción, iniciado ya en cierto sentido por Wrede, y consistente en una consideración escrupulosa de las realizaciones literarias de cada uno de los portadores de la tradición, de cada uno de los evangelistas. Hans Conzelmann ha aplicado con éxito este método a los escritos lucanos (Die Mitte der Zeit = El centro del tiempo), Willy Marxsen ha estudiado Me, mientras Georg Strecker, W. Trilling y otros se han dedicado al evangelio de Mt. Con esto hemos alcanzado el tiempo actual, en el que católicos y protestantes, en un trabajo sutil y auténticamente científico, se esfuerzan por iluminar la historia de los dogmas del cristianismo primitivo, y para ello siguen las huellas de las tendencias y preocupaciones teológicas que movieron a los portadores de la revelación neotestamentaria.
JOHANNES B. BAUER

59

III £1 horizonte hermenéutico de la exéresis bistórico-crítica

I.

QUÉ ES EL MÉTODO HISTÓRICO-CRÍTICO

Tanto los cortes longitudinales que podemos hacer en la historia de la investigación del Antiguo y del Nuevo Testamento, como una mirada de conjunto a sus formas y géneros literarios, y a los modelos de trabajo que se han propuesto hasta ahora, permiten comprobar claramente que «el» método histórico-crítico sólo existe en sentido relativo: desde el comienzo de su existencia se encuentra en un constante proceso de purificación por el que se va liberando de los axiomas y supuestos implícitos que con el tiempo experimentan una revisión; su potencialidad dinámica, que es la mejor prueba de su vigor interno, lo empuja a una incesante reforma de su propio instrumental metodológico; la esmerada exactitud con que lleva a cabo el análisis de los textos conduce a una clasificación cada vez más refinada de las formas y géneros literarios. Así pues, el método histórico-crítico se encuentra a su vez en un movimiento hermenéutico inacabado. A causa de esta fundamental apertura del método histórico-crítico resulta casi imposible formular juicios de tipo general y abstracto fuera de su mismo ejercicio. Lo que tiene de verdad y lo que tiene de error es siempre algo concreto y sólo como tal se le puede enjuiciar con detalle. Con todo puede ser lícito, supuestos los restantes trabajos de este volumen, formular separadamente las implicaciones hermenéuticas del método histórico-crítico. Por necesaria que sea una diferenciación del trabajo minucioso sobre problemas individuales y delimitados, 61

Karl Lehmann fácilmente puede deslizarse la ilusión de creer que el horizonte instrumental con que se elabora el trabajo exegético es completamente «evidente» y que funciona sin rozamiento alguno. El hecho de que el método histórico-crítico en sentido estricto tenga una técnica aprendible puede hacer olvidar fácilmente que la formación de la crítica bíblica se debe a circunstancias históricas y espirituales muy concretas, circunstancias que hasta el día de hoy siguen determinándola como requisitos indispensables, a pesar de todos los cambios. Incluso una noción preliminar y formalista de lo que es el método histórico-crítico implica un esquema hermenéutico fundamental y global de las relaciones existentes entre la inteligencia humana, la historia y la fe bíblica. Citemos como ejemplo una definición de U. WILCKENS: «La única interpretación científicamente responsable de la Biblia consiste en un estudio de los textos bíblicos que, aplicando de manera metódica y consecuente la razón histórica según el estado actual de su técnica, intenta descubrir y describir — comprendiéndolos desde sus propias circunstancias— el sentido que han tenido esos textos dentro del contexto de la historia de la primera tradición cristiana. El objetivo que persigue el estudio de los textos bíblicos es el llegar a conocer la primitiva historia cristiana como historia de los orígenes del cristianismo, al que nosotros pertenecemos hoy» 1. Quedan aún la cuestión de la estructura y el derecho de la «razón histórica», que al menos desde W. DILTHEY tiene también su propia «crítica», y la cuestión de la legitimación interna de una historia cristiana de los orígenes y de la tradición. El método histórico-crítico se ha impuesto en la teología de manera que hoy —lo que no ocurría todavía en tiempos de E. TROELTSCH 2 — se puede hablar sin prejuicios de sus supuestos y por ende también de sus problemas. Por lo demás las siguientes reflexiones no tienen otro sentido que el de explicar la eficacia siempre fascinante de este método y el de equipar hermenéuticamente a quienes tengan interés por la exégesis, proporcionándoles
1. Ober die Bedeutung historischer Kritik in der modernen Bibelexegese, en W. JOEST, F. MUSSNER, L. SCHEFFCZYK, A. VÜCTLE, U. WILCKENS, Was heisst Auslegung der Heiligen Schrift?, Ratisbona 1966, 85-133, cita 133. 2. Cf. Ober historische und dogmaüsche Methode in der Theologie, en Gesammelte Schriften II, Tubinga 1913, 729-753.

El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica la vigilancia Crítica que requiere el manejo adecuado de la misma «crítica».

II.

LA AUTOCOMPRENSIÓN HISTÓRICA

No se pueden comprender suficientemente las implicaciones hermenéuticas del método histórico-crítico si no se reflexiona sobre el origen de toda comprensión: el carácter peculiar del mensaje bíblico y la historia azarosa de su interpretación que no es independiente de factores extrabíblicos.

1.

Presupuestos de la moderna crítica bíblica

La comprensión de las cosas 3 ocurre casi siempre de manera a-temática, es decir, sin hacerse notar. Esto vale para la experiencia vital cotidiana, para las relaciones interhumanas y (dentro de ciertos límites) incluso para la interpretación científica del mundo. Sólo cuando esa comprensión espontánea se ve perturbada o llega a faltar por completo —comprensión que siempre implica ciertos aspectos intersujetivos —, se suele llegar a una reflexión propiamente dicha sobre el proceso comprensivo. Para ello hay una tradición «normativa» (leyes, tradiciones de escuela, textos sagrados) que pone especial cuidado en la transmisión integral e intacta de los contenidos recibidos. Importa, por lo mismo, asegurarla contra desfiguraciones y falsificaciones, pero también lograr las actualizaciones necesarias en cada caso, a la vez que formar un conjunto de reglas fijas para el contacto adecuado con textos y tradiciones de carácter obligatorio. Semejante hermenéutica regional da por supuesta la validez de una tradición normativa previamente dada, y por su parte está casi siempre al servicio de la aplicación concreta de esa «autoridad» reconocida (cf. por ej. las reglas de la interpretación rabínica de la Escritura). Sólo cuando ya no se trata de
3. Sobre el concepto de la comprensión y de la hermenéutica cf. para una primera información K. LEHMANN, Hermenéutica, en Sácramentum mundi III, Herder, Barcelona 1973, 400-408 (con abundante bibliografía).

62

63

id. EBELING sobre Lutero. propugna y abre paso a los impulsos más originales y críticos del Nuevo Testamento8. etc. Sobre este punto cf. CAMPENHAUSÉN. Tubinga 1921. divergentes también en el contenido de sus concepciones fundamentales. debe atenerse a la intención de los autores apostólicos. l/uther. Díe Entstehung der christlichen Bibel (BHTh 39). Para una iniciación en el tema sigue siendo importante H . y sobre todo si se tiene en cuenta que la inteligencia de la Escritura se daba en el marco vivo de la fe de la Iglesia. bastante heterogéneas. Luthers Bedeutung für den Fortschritt der Auslegungskunst. Y si durante largo tiempo el cristianismo primitivo mantiene la vigencia histórica de su carácter específico. N . Neukirchen 1969. 10. si bien nosotros apenas podemos entenderlo y hemos de empezar por redescubrirlo. sobre todo F . VIELHAUER. P. HOLL. Cf. ABRAMOWSKI. 7. BEISSER. Con el desarrollo de esta tendencia empezaron a aplicarse dos principios hermenéuticos (por cierto. es porque puede proporcionar una inteligencia nueva de los escritos del Antiguo Testamento. J. Sentido cristiano del Antiguo Testamento. Introd. LOHFINK y otros. Claritas Scripturae bei M. G . 6. L a Sagrada Escritura es «per sese certissima. en los grandes teólogos de la Escritura hay detrás de las numerosas reglas sueltas todo un análisis de la comprensión escriturística. aun después de la puesta por escrito del Nuevo Testamento (cf. cumplimiento-promesa. sui ipsius interpres. Tubinga 1968. es decir. como para la formación del método histórico-crítico: a) La interpretación auténtica de los textos bíblicos. La pluridimensionalidad interior de la Escritura y la riqueza de sentido que ofrece su contextura polifónica7 conducen a la formación de una técnica interpretativa sutil. Exégése médiévale (Theologie 4 1 . El sentido espiritual de la Escritura. origen y contenido de la tradición cristiana. a este propósito C . Un primer ejemplo de tan grave problemática se encuentra en las relaciones del cristianismo primitivo con la historia de la revelación veterotestameníaria4. la diferencia entre «espíritu y letra» en Pablo y en la Iglesia antigua). que no sin precedente en la exégesis medieval) con una vigencia fundamental hasta el día de hoy tanto para la futura historia de la comprensión escriturística. GRELOT. Bilbao 1967. facillima. iudicans et illummans» (WA 36. los cristianos. últimamente L . herederos de la Antigua Alianza. Probleme alttestamentticher Hermeneutík (ThB II). Gotinga 1966. Desclée de Brouwer. reciente).F. GOETERS (dir. Sin embargo. WESTEKMANN (dir. 9. La Escritura se interpreta por sí misma10 y de ella se desprende. 5 65 . Ya el Nuevo Testamento muestra los muchos estratos que forman semejante puente hermenéutico (ruptura radical. 414-450. Origine.. Studien zur Geschichte und Theologie der Reformation (Homenaje a E. que la medida última y eficaz de cualquier interpretación debe ser Cristo. la posición de LUTERO con respecto a la carta de Santiago). apertissima. motivo de la superación. y p o r cierto digna de consideración. U n a edición resumida de la Exégése médiévale apareció bajo. Viene luego la reforma que introduce una cesura decisiva cuando. a este propósito K. por ahora publicados a manera de resumen en Luther. 5.). La presencia viva del Kyrios en el Espíritu sigue siendo el principio hermenéutico decisivo. Una etapa previa de esta problemática. B K E R ) . b) El testimonio del Espíritu Santo produce en el oyente de la Palabra la analogía hermenéutica en la que se alcanza el sentido 8. ZIMMERLI. 59).). v. Cf. el título L'Écriture dans la Tradition. id-.Karl Lehmann «errores» aislados o de «malentendidos» ocasionales. DE LUBAC. se da en la cuestión veterotestamentaria sobre la duración d e cada una de las alianzas que existían en forma de promesa entre Dios y su pueblo. Cf. 33-72 (con bibliogr. Neukirchen 1969 (con bibl. que desde luego no busca ninguna fundamentación científica y autónoma de sí mis4. P H . PERUTT. 64 Schreíner. Cf. 42. una inteligencia iluminada por el acontecimiento de Cristo6. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica Bundestheologie im Alten Tcstament (WMANT 36). sino cuando semejante contexto de comprensión previamente dado y hasta entonces «evidente» entra en una crisis interna de principios.)5. en contra de la autoridad de la Iglesia medieval que se consideraba custodio e intérprete de la Escritura. y es que entonces hay que encontrar — si es que se quiere «comprender» algo — una nueva conexión con la tradición rota. en Gesammelte Aufsatze zur Kirechengeschichte I. en L. Einführung in sein Denken. a este propósito H . que pone el acento en el «sensus historiáis». Tubinga 1964. así como los estudios de G. París 1948. omnium onmia probans. F O H K E R . París 1959-1964. Ya aquí se insinúa el problema de la «crítica interna» de la Escritura (cf. con una claridad hasta ahora desconocida. lo cual es comprensible en las condiciones históricas en que se desenvolvía entonces la vida del espíritu. ma.>. Munich 1960.G. París 1966. Table Ronde. se expone de manera contundente en los trabajos recientes de W. Paulus und das Alte Testament. sólo en ese instante irrumpe un planteamiento hermenéutico radical. Pero este mismo hecho acaba por abrir un interrogante: ¿cuál es la instancia desde la que esa nueva comprensión de la Escritura puede declararse como «auténtica»? LUTERO sale al paso de la interpretación que da de la Escritura el magisterio eclesiástico apelando a la evidencia que poseen los mismos textos bíblicos9. L a separación que se da entre las diversas teologías de la alianza. 505s.

y entonces — a partir del siglo xvn— la Escritura empezó a considerarse como «fuente» histórica14. 16. índice). como presupuesto fundamental de la crítica bíblica. 305). MU ausgewahlten Texten von Lessing bis zur Gegenwart. Theologische Tráktate II. H. 92s. 187ss. 159. También los portavoces de la nueva interpretación de la Escritura estuvieron convencidos durante mucho tiempo de que la verdad bíblica era en sí misma inmutable y divina. Ursprünge und Probleme der Bibelkritik im 17. Kant und Hegel. Die unbefriedigte Aufklarung. además R. y en la que radica la necesaria correspondencia interior entre el significado objetivo de la Escritura y la experiencia afectivapersonal de la fe " (aquí empieza el «círculo hermenéutico») n. Spinoza et l'interprétation de l'Écriture. La cuestión de quién ha entendido «mejor» la idea que tenia LOTERO de la Escritura es desde luego una de las muchas apelaciones a LUTERO que a menudo han seguido derroteros bien divergentes (p. tienen carácter normativo en su estructura general o simplemente en su tendencia avanzada. W. al respecto. H. citadas en la nota 14. Tubinga 2 1965. Neuwied 1970. W. 99s. sobre el tema cf. para la época más antigua E. Neukirchen 1970. El destino de la «teología bíblica» está ligado desde el principio a esta problemática. 9-27. Gotinga 1961. Francfort 1969. 40. Acerca de este concepto. W. 1 vols.. la duda sistemática sobre los relatos de la Escritura en el sentido de que quizá podrían más bien dificultar o encubrir su verdadera comprensión. 171. GRASS. también H. De hecho esto significaba que la interpretación histórica de la Escritura. ej. 172. cit. KOSELLECK. 436ss. WlLLMS. PANNENBERG. Geschichte der historischkritischen Erforschung des Alten Testaments.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica de los diversos pasajes de la Escritura a partir del conjunto de la Biblia. Gotinga 1967. «Nullus enim loquitur digne nec audit aliquam scripturam. 59s.W. H. en EvTh 22 (1926) 425-440. Die Anfange der historisch-krltischen Theologie (J.. Theologie und Kritik. 123-158. Cf. Hermeneutik und Universalgeschichte. KRAUS. Beitrage zu einer Theorie der Moderne von Lessing. 43ss. KÜMMEL. 81ss (sobre el concepto de «crítica»). Studien zum Selbstverstandnis des httherischen ProteStantismus. GADAMER. Y es que a medida que avanzaba el análisis histórico aparecía cada vez con mayor claridad que por ej. 13. pese a todas las «críticas». La interpretación histórica significaba para ellos la tarea de liberar la eterna y subsistente verdad de Dios de cualquier recubrimiento de tipo histórico y temporal. Gotinga 1967.Thomas Hobbes" politische Theorie («Politica» 28). Pero a medida que la tradición eclesiástica ya no pudo proporcionar como antes el contexto de la interpretación. 54ss. 474. SCHOLDER. 91-122. Luther im Splegel der deutschen Geistesgeschichte. 12. Friburgo de Brisgovia 1964. RENDTORHF. seguía como tal positivamente subordinada a una aplicación consciente del objeto de la fe cristiana. 191 y passim. KRAUS. H.. 195ss. Hasta bien entrada la época de la ilustración se consideró que el verdadero contenido doctrinal de la Escritura era la absoluta y ahistórica verdad de Dios. todo el Nuevo Testamento. 51ss. tenía un carácter totalmente histórico. HORNIG. G. y se puso de relieve su función crítica frente a la doctrina contemporánea de la Iglesia y a sus múltiples tradiciones. SCHOLDER. Kirche und Theologie. T. Die Antwort des Leviathan . ZEEDEN. H. K. también 4. GLOEGE. Sobre el origen de la critica de las fuentes cf.. Friburgo de Brisgovia 1950-1952. Herder und die Anfange der historischen Theologie. OELMÜLLER. Martin Luther und die Reformation im Urteil des deutschen Imthertums. la virulencia interna de este nuevo enfoque no pasó de ser una manifestación periférica y más o menos «casual» 13. 11.G. FEUERBACH). BORNKAMM. Friburgo de Brisgovia 21970. Krltik und Krise. H. 7-24. acuerdo basado en el principio de la unidad del canon bíblico con base dogmática. Die Religionskritik Spinozas ais La vuelta a la Escritura entendida de ese modo histórico produjo en primer lugar un distanciamiento del presente eclesial ajeno a su origen histórico. cf. KRAUS y W. Die Biblische Theologie. Geschichte der Erforschung seiner Probleme. 14. op.. Ihre Geschichte und Problematik.-J. Über Sinn und Aufgabe einer Theologie des Neuen Testaments. 263-292 (Bibl. Untersuchungen zu Spinozas Theologisch-Politischen Traktat. Gütersloh 1966. Die systematische Funktion des Kirchenbegriffs in der neueren Theologie. HOLL. Die Biblische Theologie. En tiempo de la ilustración llegó a predominar. A pesar de sus muchas Grundlage seiner Bibelwissenschaft. Wahrheit und Methode. Über historische und theologische Hermeneutik.-J. 549. Verkündigung und Verantwortung. en Grundfragen systematischer Theologie. KÜMMEL.-J. Die Krise des Schríftprinzips. Por eso se plantea una y otra vez la pregunta de si los reformadores. Cf. de H.-J. Neukirchen 21969.). Munich 1966. 88. Friburgo de Brisgovia 21969. 99s y passim (cf. B. en Besínnung auf das Neue Testament. 177ss. S. Jh. 52-70. 15. incluso su «núcleo» y hasta el centro de lo que constituye su «esencia propiamente dicha»16. L. París 1965. G.. STRAUSS. nisi conformiter ei sit affectus» (WA 3. y teniendo en cuenta el contexto vital del mundo circundante contemporáneo15. Gotinga 1969.-G. o mejor aún su comprensión de la Escritura. Es interesante en todo este proceso el paso en el concepto de fuente de su significado original normativo (fons) a la designación de una realidad histérico-literaria. 180ss. 26.. sobre este punto K. 109. 11-21. SCHLIER. (Quinta parte 307-395). Berlín 1930. Para este tema cf. es 67 . SEMLER). a este propósito las obras ya clásicas. K. Los comienzos del método histórico-crítico Mientras se dio el suficiente acuerdo fundamental entre sentido objetivo e interpretación subjetiva de la Escritura. ZAC. KRAUS. 166. cf. Von Luthers Tode bis zum Beginn der Goethezeit.G. Das Neue Testament. Gotinga 2 1970. una fuente que debía entenderse según la manera de pensar de sus autores en el momento de su composición. 2. En la época siguiente el método histórico-crítico se volvió enérgicamente contra esos elementos «dogmáticos» que actuaban dentro de él mismo. cf.S.

177ss. sobre todo en F. Cf. 91-100. op. La visión que esbozamos aquí tiene que pasar por alto. 219-239.. Sobre este punto W. 22. op. WILCKENS. 20. sino que representa un momento en el proceso de evolución del espíritu absoluto (concepto tomado de HEGEL). Strauss. 156ss.). Más detalles en H. 1184-1185 (con bibl. Kerygma und Mythos bel David Friedrích Strauss und Rudolf BuUmann. Munich 1964 (con bibl. diferencia que en las etapas anteriores del método histórico-crítico no se había considerado con esa claridad. se pueda poner en duda la reaüdad de no pocos de los hechos relatados.. 177ss. 68 69 .. KÜMMEL. Die GescMchtstheologié Ferdinand Christian Baurs. iluminando así una serie de dependencias e influjos del mensaje bíblico con respecto a ellas24. el marco de toda la «teología bíblica» cambió fundamentalmente23. KÜMMEL. Pero también la crítica radicalizada del siglo xix siguió pensando en gran parte con ayuda del esquema: «hechos históricos casuales. 3. Das Neue Testament. así como se llega a la crítica concreta. A través de esta crisis. KRAUS. David Fligdrich Strauss und die Bibelkatik. 259-414 (con bibl. D. Si los racionalistas habían dado siempre por supuesto que el «núcleo» resultante de los enunciados escriturísticos estaba constituido por unas verdades que estaban directamente en armonía con los principios racionales generales o con los postulados de las religiones y de la moral naturales18.S. SACHS. tras un examen minucioso. el de los Evangelios) apareció en su propio mundo ideológico. y de la repercusión negativa y destructora del método históricocrítico.. 24.. 19. Pero además.. La historia múltiple y contradictoria del cristianismo primitivo es el movimiento mismo de la revelación. en el sentido de su facticidad histórica.. 201ss.. De esta manera la fe bíblica. Hamburgo 1956. Zur Genese der Theologie von D. cit.G. de los relatos sobre los milagros de Jesús. a este respecto W. El desarrollo de la historia de las religiones permitió establecer comparaciones con otras religiones. W. DELEKAT). Rellgionsgeschichttiche Schule. y entonces la crítica histórica impulsada por tales principios. W. Cf. El mundo conceptual de los autores bíblicos. BACKHAUS. 23. lleva a un antagonismo casi irreconciliable entre la Sagrada Escritura y su investigación histórica..G.). entre la revelación garantizada por ella y su historicidad que simultáneamente se va clarificando. KÜMMEL. G. 18. con su forma histórica propia. Spekulatíon und Kritik. siguiendo la filosofía del idealismo alemán. Radicalización de la crítica. ibid. H.. BAUR 2Z. 309ss y passim. cit. ¡por tazones de espacio.). 55s). Por este camino se llega a aplicar expresamente a los evangelios la investigación de las fuentes. KÜMMEL. op. sino que hay que empezar por demostrarlas. al no concebirse ya el fruto de la exégesis como un «sistema» sino como historia de la revelación (por ej. 25. al respecto C H R . por ej. SCHLIER. que era hasta entonces la que más había destacado. a este propósito U. W. Der Ursprung des Mythosbegrlffs in der modernen Bibelwissenschaft. se hizo visible su elemento constructivo: la historia del cristianismo primitivo no refleja una «doctrina eterna» y santa a la que habría que desembarazar de las envolturas de un material expresivo ligado a su tiempo. Tubinga 1932. cit. G.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica incongruencias (cf. la tendencia básica del planteamiento hermenéutico es incontrovertible: no se puede simplemente dar por supuestas la verdad y la originalidad histórica del material atestiguado por la Biblia. y en el contexto de la disolución post-hegeliana del idealismo. 21. 144ss.. en Libertas Christiana (Homenaje a F. dejó de verse primariamente bajo aspectos «racionalistas» o «supranaturalistas» —es el contrapunto negativo—. no dejan de ofrecernos un «núcleo» consistente y eterno.. Zurich 1968. por ej.G.F. GEIGER. Die Bibüsche Theologie. en LTbK* v m ... (nota 1). 155ss. el siglo xix tomó conciencia viva de la fundamental distancia temporal que separa a la Escritura de su intérprete.F. el resultado fue una mayor radicalización del método histórico-crítico. op.-J. Die VerlegeriheU der Theologie. HARTLICH. CHR. 107ss. es ahistórico20. Sisa. las hipótesis de H. MÜLLER. Cf. del cristianismo primitivo).G.. STRAUSS 21 ). Solamente así se evidenció por completo la diferencia histórica que existe entre el cristianismo primitivo y el presente propio. HEGEL y KIERKEGAAR» adoptan una actitud semejante frente a la crítica histórica. cit. sino en su heterogeneidad «mítica»19: el material (por ej. que en sí mismo 17. por ej. 147ss. Mas detalles en W. Pues bien. WOLF. se concibe esencialmente ese «núcleo» como una «idea» (cf.. E. Identitat und lmmanenz. 105ss (acerca del influjo de los deístas. fue desapareciendo cada vez más entre una espesa maraña de numerosos elementos «sintéticos»25. REIMARUS17). verdades de razón necesarias»: aunque. Munich 1957.

SCHLATTER.. KÜMMEL. H. Munich 1962. conscientes de la simplificación que ello significa.G. 310ss. KÜMMEL. en Heilsgeschehen und Geschichte. de los grandes historiadores (cf. Gotinga 1969. ejemplos importantes en E. se le obliga a abandonar su método histórico. 30.exégesis teológica» El joven KARL BARTH. Berlín 1967. Francfort 1966 (bibliografía 149-153).. 358ss. sólo en ese sentido es posible una revelación.. y el contacto creyente con la Escritura es incompatible con una crítica científica. 364-381. 197-218. con vistas a una teología neotestamentaria. W. id. Desgraciadamente hemos de pasar por alto en este estudio la reacción de los teólogos de orientación más fuertemente sistemática. 362-368. 32. KRAUS). 27. cf. pongamos por caso. Selbstbekenntnisse. p. OVERBECK27 descubrió la existencia de una oposición irreconciliable entre la interpretación científica de la Biblia y su aplicación creyente dentro de una religión viva. G. OVERBECK es todavía hoy un documento monitorio que nadie puede pasar fácilmente por alto. Dos fueron los intérpretes significativos que sin reserva alguna sacaron las consecuencias de este estado de cosas26. en principio.). op. Bibelkritik und Gemeindefrommigkeit. las exposiciones de W. de entre el diálogo oficial de las Iglesias. KÜMMEL. A. 31. OVERBECK. KASEMANN. GUtersloh 1966. De esta manera la causa de la fe cristiana se hizo profundamente problemática. 29.G. SCHNELL (dir. 28. KXHLER. los grandes descubrimientos de la critica histórica y sus momentos estelares (cf. KÜMMEL. KRECK. H. La llamada a una «. M. 253ss.. Mientras el exegeta tenga que seguir trabajando. Cf. Sólo Dios mismo puede hablar de Dios. MOLTMANN (dir. así como la. también F. MARXSEN. op.. cit. Jahrhunderts für die neutestamentUche Wissenschaft von heute. Gotinga 1964. ataca el problema con su meditación teológica y programática sobre la carta a los Romanos (1919)32. Para más detalles puede consultarse W. 286ss.. Los materiales más importantes son fácilmente asequibles en la obra de J. III.). Anfange der dialéktischen Theologie I (ThB 17). 26. cit. la exégesis como tal no puede de ninguna manera tener en cuenta las «necesidades vitales de las Iglesias»29. GUNKEL (FRLANT 100). aparecía como algo. El exegeta necesita una total libertad de «crítica» para cumplir su misión. F. «CRÍTICA» Y «TEOLOGÍA» A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX El descubrimiento de la diferencia histórica existente entre la fe bíblica y el respectivo momento presente había llevado en un proceso inevitable a que el intérprete ya no pudiera identificarse «ingenuamente» con el contenido y el sentido del texto. cit. el movimiento confesional Kein anderes Evangelium). Es especialmente sugerente el texto de su trabajo: Über aufgabe und Melhode der sogenannten Neutgstamentlichen Theologie (1897) que puede encontrarse en W. ej. cf..G. Además de los textos reproducidos en W. BULTMANN. Así es como a principios del siglo xx se planteó el interrogante de si a la luz de la teología podía tener sentido el enfoque estrictamente histórico de la crítica bíblica30. En las páginas siguientes sólo nos remitiremos a K. 174s) (con bibl. cit. 77-152. Das Erbe des 19. 1. 70 71 . Especialmente la formación del método llamado historia de las formas seria un ejemplo luminoso para mostrar cómo también la crítica histórica sale una y otra vez al encuentro del carácter peculiar de la Biblia. KLATT. Resulta instructivo al respecto W.G. BARTH y R. Así pues.-J. 439ss.-J. Una situación tan crítica constituía un desafío fundamental sobre todo para la teología sistemática31. 268-290.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la .). 256ss.. W. 385s. Geschtchíe der htstorisch-kritischen Erforschung. 394ss. A. y por eso es que sólo existe una historia de la religión del cristianismo primitivo.exégesis histórico-crítica Ya a finales del siglo xix y principios del xx esta evolución hipotecó gravemente las relaciones de la fe cristiana con el método histórico-crítico. 377-382. Marburgo 1965. Poco a poco la misma crítica bíblica fue perdiendo de vista el objetivo que en parte la había constituido en el siglo xvni. Pero esto significaba que la correspondencia entre la crítica histórica y el carácter de revelación que tradicionalmente se venía atribuyendo a la Escritura. Del Nuevo Testamento no se puede extraer ninguna doctrina que pueda representar una «autoridad normativa» para el tiempo presente. op.M. La obra y vida de F. WREDE 28 la única solución era que la crítica científica siguiera consecuentemente su propio camino. KLETN.G. KÜMMEL y H. Kranzbacher Gesprach der Lutherischen Bischófskonferenz zur Auseinandersetzung um die Bibel. insoluble. W. op. HARNACK). Para W. KRAUS. 389-391. al respecto. El problema persiste desde luego hasta el día de hoy (cf. 388-392. W. impulsado por las necesidades de la predicación. Exegetische Versuche und Besinnungen II. D E WETTE ofrece otro ejemplo (a este respecto H. 250-258.. El Nuevo Testamento como documento de la verdad de Dios se había transformado en una colección de las fuentes más importantes para la historia del cristianismo primitivo. 466ss.. La teología no pueda adquirir por vía histórica una seguridad de lo que es el cristianismo.

(con bibl. Pero BULTMANN rechaza desde luego el menosprecio de BARTH por la investigación histórico-crítica. KEGLEY (dir.. así como también CH. BULTMANN. Munich 1964. HASENHÜTTL. POGGELER (dir. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica mo habla al hombre35. en O. Der Ort der Theologie. Tubinga 1966. HARNACK (1923) cf. Ibid. BARTH: W.). 140-168. RAHNER y R. Hermeneutik una Ontologie in einer Theologie des Wortes Gottes (FGLP xxrx). F. HÜBNER. sino que. 201ss. K. se trata de eliminar de la misma la «metafísica» y el 35.G. Zurich 1966. MAVR. que expresa el significado permanente del kerygma cristiano primitivo en la forma mental de las actuales categorías existenciales3I. La interpretación histórica de los textos neotestamentarios no consiste en la mera exposición de las ideas creyentes del cristianismo primitivo en sus condicionamientos históricos. Hasta qué punto es esta preocupación la que une al primer BARTH con el primer BULTMANN. 157-172). 172-175 ofrece un análisis extenso de la bibliografía más reciente (cf. BARTH. en cuanto que también para él el verdadero objeto del Nuevo Testamento es la palabra de Dios. 238-260). 34. El intérprete sólo cumple su cometido teológico cuando escucha la palabra de Dios testificada en la Escritura y continúa proclamándola en la predicación. saliendo en defensa de los destinatarios modernos del mensaje. 2. representa el camino que lleva a comprender el contenido mismo del que los textos dan testimonio. no como un método propiamente dicho) se da cuando el intérprete entra en los problemas que atañen al contenido del texto34.). KÜMMEL. a la que se puede responder con una actitud de escucha obediente. cit.» 34). Barcelona 1973. op. en Parrhesia (cf. SCHMID. en la cual Dios mis33. en mi opinión las exposiciones más interesantes proceden de R. no es más que un primer paso en el camino hacia el texto. El único objeto de cualquier teología es esa palabra de Dios que se revela a sí mismo. Heidegger («Neue vriss. Los documentos históricos sólo pueden entenderse realmente cuando la comprensión histórica existencial que se manifiesta en cada uno de ellos se percibe de forma clara y es asumida en la existencia concreta por la decisión personal del expositor. Por consiguiente. pasa a hacer al mismo tiempo una crítica de la imagen del mundo que tenía el Nuevo Testamento. y casi no ya ante el enigma del documento como tal»33. Geschichte und Glaube I.). LEHMANN. El concepto «existencial» desgraciadamente no puede ser discutido aquí. si se quiere que los enunciados neotestamentarios tengan todavía algún sentido para el hombre de hoy.. los primeros escritos de R. Arrancando la interpretación de esta idea filosófica. BARTH). MOLTMANN (dir. E. 466ss. Sobre la problemática de este concepto en el primer HEIDEGGER cf. FASCHER. D. Essen 1963. Cf. 215-237. en Parrhesia llss. Bibl. debe desaparecer todo esfuerzo humano.). para la cual la Escritura es un documento humano como cualquier otro. BRAUN. sino que. Esa «desmitologización» se lleva a cabo positivamente en la «interpretación existencial». que es el Espíritu de Dios.K. Frage und Antwort. BARTH y A. The Theology of Rudolf Bultmann. G. Eine Begegnung mit Rudolf Bultmann aus kathoUschem GlaubensverstSndnis («Koinonia» i). nota 34). en Sacramentum mundí 111. mediante una reinterpretación de las imágenes «mitológicas». en Parrhesia (homenaje a K. sobre la famosa correspondencia entre K. Berlín 1968. Nueva York 1966. 159ss (con bibl. pero a través de lo histórico no penetra en el espíritu mismo de la Biblia. BORNKAMM. esp. F. Una interpretación crítica de intención teológica: la «interpretación existencial» R. Bultmanns. es lo que muestra E. Entmythologísterung ais theologische Aufgabe. Nachkritische Schriftauslegüng. Munich 1968. MARLÉ.). 72 73 . BULTMANN en la obra de J. SMEND. 41-57. BARTH). Tubinga 1967. BULTMANN comparte las preocupaciones teológicas de K. también ibid. para un estudio más detallado sobre K. 36. existencial. Verkündigung und Dogmatik in der Theologie Karl Barths. La bibliografía de estos años puede encontrarse en R. la interpretación histórico-crítica. La posibilidad de una «exégesis teológica» (entendida como un «correctivo necesario». G. Anfánge der dialektischen Theologie II (ThB 17). La crítica bíblica es un presupuesto externo perfectamente serio. Cf. «Con mi inteligencia puedo avanzar hasta el punto en el que ya casi estoy solo ante el enigma de la cosa misma. Exegedca. Existenctario. Munich 1963. 9-22. 112.Karl Lehmann Ante semejante automanifestación de Dios. Cf. Colonia 1969. Die Theologie R. Der Glaubensvolhug. 486-492. Así pues la crítica histórica no es solamente un apresto externo (como en K.W. K. Christliche Geschichtserfahrung und ontologische Frage beim ¡ungen Heidegger. KARL BARTH quería recuperar la auténtica dimensión teológica. 37. Frente al historicismo y al psicologismo. así como su «biblicismo». La «teología dialéctica» de los años veinte tiene el mérito' indiscutible de haber vuelto a confrontar conscientemente a la exégesis histórico-crítica con el problema de su significación teológica. Hay que reclamar la «desmitologización» (Entmythologisierung)36. De entre la interminable literatura acerca de BULTMANN me limito a citar a W SCHMITHALS. 63-72.

la comprensión de textos históricos debe llevarse a cabo en un enfrentamiento vivo con la idea previa del intérprete. el contenido de verdad de los escritos bíblicos se ha medido siempre según la propia comprensión que el hombre tenía de sí mismo y del mundo. Cuando la idea previa está al servicio de la máxima abertura para encontrarse con la historia o con el tema del texto. Theotogische Trakeate.HEIDEGGER está todavía por hacer. Todavía no se ha resuelto el problema de si estos fallos están fundamentalmente relacionados con la idea de una «interpretación existencial» (tomada en un sentido pleno «ideal». descuido de los elementos) «espaciales» en la interpretación existencial». Tubinga 1967. en41. o si se deben en gran parte a la reducción que hace BULTMANN de las estructuras existenciales. uso restringido del concepto de «existencia» (Dasein) en el sentido de la «subjetividad» de KIERKEGAARD con su matiz idealista. empujó a BULTMANN a enfrentarse con la cuestión de una forma más consecuente y programática. 70-81. Para evitar una falsa identificación de «autocomprensión» (Selbscverstandnls) con «conciencia de sí mismo» (Selbstbewusstsein) cf. es evidente que hasta cierto punto debe dejarse doblegar por la apelación de que es objeto. 40. Y es que en realidad. 74 75 . de esta manera ofrece — quizás en forma de contradicción — un punto de entronque con cualquier tema y constituye así un requisito para la comprensión. tal como la hemos seguido hasta aquí en sus líneas más generales. 21ss. a fin de que el mensaje formulado dentro de un estado de cosas pasado pueda ser entendido responsablemente por su posible oyente 38. Ct. Por consiguiente. actual.Karl Lehmana El horizonte hermenéutica de la exégesis histórico-crítica «sobrenaturalismo». Un análisis más exacto de la relación BULTMANN .-G. Esta determinación antropológica —todavía bastante indeterminada y en cierto sentido «neutral»— de los enunciados teológicos38 hace que se pueda definir la fe como una nueva «autocomprensión»39 de la existencia humana. incomprensión de la dimensión pública y social del Evangelio. significa la apertura del único horizonte problemático en el que es posible la comprensión. Zur Problematik des Selbstverstandnisses. La «comprensión previa» que el hombre siempre aporta a ese encuentro queda sujeta en el proceso comprensivo a una clarificación crítica y en cierto modo viene corregida. y que en el conflicto con el texto debe adherirse a otros movimientos esclarecedores *>. y de esta manera siempre ha estado limitada por la propia capacidad de fe. La «interpretación existencial» de los textos que tienen algo que decirnos sobre Dios. etc. comprensión existencial que en cierto sentido tiene un cufio filosófico previo y que por cierto apenas puede apelar —en contra de lo que se piensa generalmente— al planteamiento genuino de 41 MARTIN HEIDEGGER en Ser y Tiempo . y para que no aparezca como meros inventos o sueños humanos el mensaje que cristalizó en esos textos. el importante trabajo de H. Es ella la que revela primariamente las fronteras de la comprensión existencial recibida por él de la filosofía. renuncia a cualquier cuestión de «continuidad» en la historia de la fe (actualismo radical). Lo que ocurre es que el aguzamiento interno que se dio en la historia del método histórico-crítico. Munich 1951. El objetivo indirecto de toda exégesis histórico-crítica es el acontecimiento actual de la aceptación de esa fe en el acto de escuchar. Sea cual fuere la estructura formal y material de este «pre-juicio». Hoy son evidentes la estrechez y limitaciones de la «interpretación existencial» desarrollada por BULTMANN: olvido del carácter corporal y social y de la estructura comunicativa de la existencia humana. el destinatario es también en cierto sentido un criterio de verdad para los enunciados neotestamentarios. para la formulación del concepto de Dios. que toda palabra sobre Dios debe interpretarse simultáneamente como palabra sobre el hombre. 39. una comprensión de carácter escatológico. Lo que está históricamente condicionado en este esquema teológico es sobre todo la «comprensión existencial-» que sirve de hilo conductor a esa interpretación del mensaje neotestamentario. la polémica de E. en Kleine Schriften I. Esto significa. Así pues. Generalmente se ha pasado por alto que con este esquema fundamental de BULTMANN en el fondo se formula una problemática interpretativa que de hecho ya desde el siglo XVIII/XIX viene siendo inherente al método histórico-crítico. debido a la intención formalmente «crítica». que aquí no podemos desarrollar). ¿Deja BULTMANN que la Escritura corrija suficientemente la «comprensión previa» elegida por él (en el plano filosófico-formal)? Por supuesto es ésta la pregunta decisiva que cabe hacer a su teología. se encuentran en una relación de dependencia recíproca. y el análisis histórico-crítico de esos documentos. GADAMER. por ejl. hasta que quede claro qué es lo que ambas partes pretenden. PETERSON.

en Wort und Glaube. FUCBS ni su modo concreto de trabajo exegético. Cf.Karl Lehmann tendidas desde el horizonte de una filosofía de la subjetividad y contra la posición filosófica fundamental de MARTIN HEIDEGGER. Tubinga 1960. BARTH. este método postula un enfrentamiento crítico con la tradición. KASEMANN. EEELING. profundamente expuesta a la impugnabilidad de todo lo histórico. «Crítica» y reforma IV.. ZELLINGER. 91-174. En cuanto que desde sus presupuestos ideológicos. también F. está esencialmente ligado a una «crítica objetiva». todavía J. Por lo demás. M. Die Bedeutung der historich-kritischen Methode. a cada nuevo paso que se da por comprender la tradición se vuelve a preguntar qué significa para el 42. Wort Gottes und Tradition («Kirche und Konfession» 7). STACHEL (dir. Por parte católica cf. Einsiedeln 1969. entre sus trabajos de investigación.M. 44. los estudios de G. RoBINSON. hasta hoy no se ha logrado ningún esquema parecido. Die htUbe Wahrheit oder die ganze Schrift. Por eso no es casual que los motivos parciales conducentes a una nueva determinación de la función que corresponde a la crítica histórica. Cuando. GefShrdet die moderne Exegese den Glanben?. Herbert Brauns und Gerhard Ebelings (Hamburgo 1968). en el curso de los descubrimientos imprevisibles del método histórico-crítico. 1-49. Die Hermeneutik seit Karl Barth.. finalmente Marburger Hermeneutik («Hermeneutische Untersuchungen zur Theologie» 9). LOBENZMEIER. Munich 1967. BULTMANN (cf. EBELTNO. mantener y reforzar la opción reformadora del siglo xvi. H. EBELING42 no ve en el planteamiento histórico-crítico ningún problema metodológico de tipo técnico-formal. BRAUN). pese a esos puntos débiles innegables. Sea cual fuere la relación que se establezca entre la reforma y el nacimiento del espíritu moderno (cf. H. 43. Eine vergteichende Darstellung der Theologie Rudolf Bultmanns. Graz 1970 (al alcance del público en general). 2.exégesis histórico-crítica •que al mismo tiempo intenta hacer luz desde la totalidad de la teología correspondiente.. Mas también ahí se funda la confianza de que la crítica histórica no puede sacudir profundamente la verdad de la fe cristiana. por otra parte. en Neuland in der Theologie II (Zurich 1965) 13-108. al respecto G. Exegese und Hermeneutik. Tubinga 1968. Gotinga 1964. E. lo que está claro es que existe una conexión interna entre la justificación sola fide y el rechazo de todas las seguridades previas a la hora de actualizar el mensaje cristiano.). HASENHÜTTL. Die Bedeutung der historisch-kritischen Methode für die protestcmtische Theologie und Kirche. Cf. Gracias a la decisión básica que constituye el método histórico-crítico. que tome tan en serio las profundas aporías del método histórico-crítico e intente encontrar una salida a las mismas41a. MEZGER. «ley» y «Evangelio» *. ya DILTHEY y TROELTSCH). G. Acerca de la situación hermenéutica cf. también O. El caso es que. La «crítica» sigue siendo «un medio imprescindible para recordarle a la Iglesia aquella libertad que tiene sus raíces en la iustíficatio impii» M. cf. sino una opción fundamental del pensamiento teológico. pero. por una parte. FUCHS. En el marco limitado de este trabajo no puede elucidarse la situación teológica de la llamada teología del kerygma según el gran programa de R. Zum Streic zwischen Bibelglauben und histortscher Kritik (BevTh 46). ha planteado problemas teológicos de tal magnitud.cf. la situación presente se diferencia de la anterior en que. en que debido precisamente a sus resultados. Neue Hermeneutik: TbPQ 118 (1970) 130-140. la «crítica» puede presentar logros indiscutibles y por consiguiente pertenece actualmente —si bien con ciertas modificaciones— al instrumental imprescindible de la interpretación escriturística en casi todas las Iglesias y confesiones. lo mismo cabe decir de algunos esbozos aislados como F. MILDENBERGER. Desgraciadamente hasta ahora no se han estudiado a fondo las grandes investigaciones hermenéuticas de E. al respecto G. procedan sobre todo de aquella teología sistemática que en principio acepta el método histórico-crítico. La fe se encuentra. 1. El horizonte hermenéutico de la. que es completamente incapaz de solucionar por sí misma. pero 41a. de hecho. Superación de la distancia temporal por la historia teológica de la tradición y del universo TH. Existentiale Hermeneutik («Unterweisen und Verkünden» 6). el protestantismo del siglo xix ha podido. 48. ExistenzphUosophle und neutestamentUche Hermeneutik (Basilea 1967). 76 77 . La razón de que el método histórico-crítico pueda adquirir tal poder sobre la Escritura está en la diferencia interna que hay entre «Escritura» y «revelación». pues. ESQUEMAS HERMENÉUTICOS MÁS RECIENTES DE LA TEOLOGÍA PROTESTANTE Hoy día nadie puede llegar a un resultado serio en el intento de legitimar teológicamente el método histórico-crítico sin tener en cuenta y discutir la concepción bultmaniana. E.

Su respuesta constituye una crítica al positivismo resultante. COBB (dir. («Neuland in der Theologie» 3). que se suele dar por supuesta. La historia es el escenario de la revelación. Por eso la Escritura sólo es ella misma cuando va unida con este ultimo apocalipsis de la historia y con su propio futuro.M. Este concepto. sino que es un proceso en marcha. LEHMANN.Karl Lehmann presente el acontecimiento anterior. 117. La investigación histórica como evocación de una esperanza que no caduca 45. BULTMANN. la Biblia sólo tiene sentido como documento de una promesa de libertad. 128ss. entre el texto neotestamentario y el mundo actual. Donde se necesita la luz de la crítica histórica es en aquellos puntos de los textos y en los acontecimientos que ellos atestiguan en que irrumpe el futuro. Grundfragen systematischer Theologie. como toda teología. está al servicio de esa libertad futura. en K. 47. es un buen ejemplo de cómo los resultados de los métodos historíeos-críticos fecundan las cuestiones sistemáticas fundamentales. 3. partiendo de la primitiva apocalíptica cristiana. una trama de procesos en un mundo que aún está sin terminar. 46. en el método histórico-crítico —en el sentido de un «nexo causal cerrado» y de una «homogeneidad» de los acontecimientos — responde verdaderamente a la realidad interrogada. en polémica con K. por él hay que interrogar en cada caso al material transmitido. Theologie ais Geschichte. cobra importancia fundamental el problema de cómo salvar la distancia que se abre entre pasado y presente. 11-158. 1968. Bibliografía sobre el tema cf. Sólo así puede cubrirse el abismo que se abre entre el hecho y su significación. promesa que aún tiene que acreditarse. También la crítica histórica. Este esquema no hace desaparecer las diferencias históricas. La investigación histórico-crítica de la Sagrada Escritura no se realiza sólo de manera retrospectiva. El ver los diversos acontecimientos y sus respectivos nexos sobre el horizonte de la historia universal. también 93ss. pero no es capaz de descubrirla en su carácter evolutivo y en su obligatoriedad escatológicouniversal. Zurich 1967 (respuesta de PANNENBERG: 285-351). En este esquema del acontecer total encuentra también su lugar cada capítulo de la investigación histórica. de una manera proléptica. PANNENBERG. en Perspektiven der Theologie. El centro en el que se juntan estos distintos horizontes mentales es el contexto integral de la «historia de la tradición» cristiana46. 113ss. Auferweckt am dritten Tag nach der Schrift (Quaestiones disputatae 38). tomado de la exégesis veterotestamentaria. ese todo es pensable ya ahora. hay que proyectar todos los acontecimientos sobre su futuro. un devenir abierto y todavía inacabado. cf. Ésta adquiere proporciones de historia universal porque.B. Cf. Exegese und Eschatologie der Geschichte. Por lo tanto. entre el kérygma y la historia verificable. al respecto J. se pregunta si la interpretación de la historia. La interpretación de la Escritura resulta estéril si no abre la verdad futura del hombre a partir de Dios.). W. Munich 78 79 . De lo que se trata en principio es de presentar las respuestas fundamentales que la teología ha dado a las perplejidades provocadas por el método histórico-crítico. más bien las salva por primera vez. MOLTMANN48. ROBINSON. 57-92. permite alcanzar la época del intérprete a partir del texto. pues éste considera la historia como una «substancia dada». en orden a obtener una comprensión del pasado bajo las circunstancias del espíritu presente. La historia no consiste esencialmente en una serie inmóvil de hechos. la conciencia histórica se somete a sí misma a una crisis. Por supuesto que una discusión de este programa teológico y de la posición que en él ocupa el método histórico-crítico es algo que supera el marco del presente trabajo47. Por consiguiente. Para superar la discrepancia entre la investigación histórico-crítica y la teoría dogmática. y sólo en ella ha de decidirse el pleito sobre lá verdad del Evangelio. la reflexión teológica está en condiciones de concebir la historia como un todo. Friburgo de Brisgovia 21969. Cf. J. nota 303. J. incluso para la práctica de la vida. PANNENBERG45 hace de la historia del objeto mismo de la fe cristiana — por oposición a toda «doctrina» separada de la historia— el horizonte universal de toda teología. porque en el destino de Jesucristo se han anticipado para la humanidad el futuro y la consumación de esa historia. Con semejante concepción cosmológica de la historia. Y lo primero que hace como «crítica» es luchar contra todos los obs48. W. BARTH y R.

nos encontramos con que la moderna interpretación de la Escritura nos puede mostrar una vez más su fortaleza siempre insospechada: a pesar de la constante apelación a la «historia» como dato primario. De esta manera el problema del método histórico-crítico ya no se plantea aisladamente.. Por consiguiente. 6 80 . sino que se transforma en una conciencia problemática constantemente abierta. pero no está en sus manos el dilucidar cómo deben moverse hoy el pensamiento y la acción dentro de la tradición cristiana. Con ayuda del método histórico-crítico se interroga al Antiguo y al Nuevo Testamento hasta encontrar las señales y promesas. posición que. BIRKNER. en H.. La crítica histórica no da a los problemas una respuesta categórica. Semejante «teoría del cristianismo». por otra. es la más congruente en quien no cesa de interrogar. ración de sus formidables posibilidades se muestra también la limitación de la crítica bíblica: ciertamente puede decir lo que «entonces». Significación ejemplar para una teoría del cristianismo moderno Según T. en el cual se ha realizado y aceptado un verdadero estudio crítico de la tradición.-J. la correspondiente actitud crítica fundamental. RENDTORFF X. con ella se ha impuesto la autonomía moderna. ROSSLER (dir. Dado que esa «teoría del cristianismo» apunta a un concepto de teología en las condiciones del cristianismo moderno. con la victoria del método históricocrítico se han ganado para el pensamiento cristiano la emancipación y la conciencia de libertad propias de la edad moderna. 4. La significación ejemplar de la investigación escriturística queda limitada al conocimiento de las condiciones en las que se desarrolló en aquel tiempo la fe cristiana. por imponentes que sean. del futuro y esperanza escatológicos. 5. fue cristiano. se relativiza la extraordinaria posición especial que hasta ahora ha disfrutado el método histórico-crítico. Enseñanzas Si sometemos estos nuevos esquemas. la tendencia hacia un cristianismo libre de autoridades y. se les pone sordina. Se eligen los temas bíblicos o los exegetas que son más «conformes con el sistema». en el horizonte del pensamiento moderno. D . Kirche und Theotogie. Beitrage zur Theoríe des neuzettlichen Christentums (homenaje a W. constituye un problema de la misma categoría que la investigación histórica. 50. que tiene su modelo en la labor temprana de la crítica bíblica. 72-90. que nunca emite respuestas definitivas ni terminantes. y esto mediante procedimientos científicos expresamente elaborados para ello. (véase nota 15). bajo determinadas condiciones. 89s. Historische Bibelmssenschaft und Theplogie.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica táculos que se oponen a dicha libertad. por una parte. en la cual se debaten las relaciones con la tradición y con el propio presente. a una consideración crítica. si hay motivos que no cuadran. Introd. sólo puede obtener una respuesta de la teología como conjunto. independientemente de las necesidades de respuesta que pudiera tener la teología dogmática: esta autonomía comprende. 81 Schreiner. predomina aquí en cada caso una violenta «presión del sistema». Ibid. Pero precisamente en esa impresionante manifes49. Berlín 1968. «El interés por su estudio histórico (el de la historia escatológica) nace de la esperanza que evoca» m. En la medida en que la crítica histórica ha llegado a ser el único camino científico reconocido. Toda la teología debe alcanzar el nivel en el que puede preguntarse por las condiciones específicas de un cristianismo moderno. sino en el contexto más amplio de todo el cristianismo moderno. asimismo id.)... sólo representa una respuesta parcial. De esta manera arrebata el punto de apoyo a aquellas tradiciones dogmático-eclesiales que en épocas pasadas resolvían de antemano con su pretensión autoritaria todas las cuestiones relativas a la esencia del cristianismo. Ihr Ver hall ¡lis im Zusammenhang des neuzettlichen Christentums. si hay otros textos. Estas alusiones a la teología de MOLTMANN bastan en este contexto para poder ver la transformación que sufre la función del método histórico-crítico en el conjunto de la teología. Sobre todo la apertura metodológica. En este horizonte la interpretación moderna de la Escritura con la susodicha limitación. plasmadas por escrito. ha llevado con frecuencia a identificar la interpretación crítica de la Escritura con la teología. cf. TMLLHAAS).

En este caso la «teoría» más que tarde llega demasiado pronto. 81-103. 40s. R. y la capacidad mediadora de la razón humana —reforzada por el humanismo y el cartesianismo—que proclamaba su afán de poder insistiendo en el necesario autoafianzamiento del saber humano y en la extensión de la crítica racional. pues. 82 . KÜMMEL. de manera que cualquier superioridad especulativa sobre la «existencia de carretero» que lleva la exégesis deba deponer sus pretensiones. W. Richard Simón et les origines de l'exégese biblique. todos estos fenómenos fueron a la larga más fuertes que los lazos 52. Vamos. 53. Origen profundamente enraizado en la historia Parece que el exegeta moderno tiene. debería fijarse más en el lado «empírico» de la exégesis si quiere descubrir y sopesar sus puntos de vista unilaterales. op. SIMÓN S2 creía todavía que la crítica. el prólogo que precede la primera edición. el autor emprendió el intento de establecer un diálogo inmediato entre la exégesis. se convirtió más tarde (cf. Debido a la común y temprana reacción negativa da las Iglesias contra una gran parte de los escrituristas «críticos» que militaban en sus propias filas. 65ss y passim. fue que el criterio para determinar la verdad de la revelación se trasladó al pensamiento claro y racional. la polémica sobre la autoridad bíblica. 6). STEINMANN.G. pero concebida de una manera peculiarmente ahistórica. sí.. con la que se podían demostrar las vicisitudes y superposiciones que condicionan el nacimiento del Antiguo Testamento.. KOSELLECK. adoptar una postura libre de prejuicios ante la investigación histórico-crítica (lo que no excluye de ninguna manera una actitud crítica de alerta con respecto a la exégesis). sin embargo. una conquista moderna. Sobre este punto R. la hermenéutica filosófica y la teología sistemática (cf. París 1960. la palabra «crítica» adquirió un sentido polémico. Pero precisamente aquí basta una mirada a los resultados de la interpretación científica de la Escritura para comprobar cómo se mantiene su polifacetismo soberano. Krtttk und Krise. sobre el objeto concreto de un artículo del credo y de la temática del triduum monis. 102. LAS APORÍAS HERMENÉUTICAS LATENTES La historia problemática del método histórico-crítico ha sacado a luz sin ninguna reserva el cúmulo de dificultades que acompañaron su fundación. a exponerlas con más detalle en algunos de sus aspectos. KOSELLECK. el problema de la certeza de la fe —cada vez más insoluble en la discusión sostenida entre las diversas Iglesias—. y lo difícil que le es. incluso a una teología sistemática abierta.. Lo que al principio pareció ser una tensión legítima entre ambas. J. Cf. 188ss. que en gran parte casi están «olvidados». además la nota 15.. cf. 41-50 y passim. que con el tiempo se reforzaría. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica serie de presupuestos históricos y espirituales específicos. Pero I01 que en realidad ocurrió. 5ss. el desarrollo del método como tal depende de una 51. tanto más cuanto que las reglas de la crítica eran independientes de la fe. 191ss. H. KRAUS. Y. quedan suprimidas. 83 V. lograría demostrar la caducidad del principio escriturístico de los protestantes y la necesidad de un tradición cristiana. Algo parecido les ocurrió a los fundadores protestantes del método histórico-crítico en los siglos XVIII/XIX: la «crítica» constituía un servicio a la fe originaria y a la verdadera Iglesia.Karl Lehmann se los hace a un lado.. Primero tiene que hacer largas experiencias con los pies en el suelo51. las vetas de tradición que no encajan. la impresión de que el método histórico-crítico es. 1. cit. lo fácilmente arbitraria que resulta toda concepción unitaria y sistemática. 90. La evolución de la nueva imagen del mundo. También el exegeta debe pensar aquí con rigor. Por eso en la obra que se cita en la nota 46. por lo general. En este punto la teología sistemática sigue procediendo en plan «grandilocuente». En nuestro contexto no hace al caso un análisis histórico más detallado.-J. cit.. sino la aceptación fundamental de la situación histórico*espiritual que —quiérase o no— trae consigo la adopción del método histórico-crítico. la pérdida de la unidad entre esa imagen y la Escritura. aunque de modo indirecto. BAYLE) en una «crítica»53 que llevó a cabo la separación total de ambos campos. De esta manera se había dado el primer paso en la construcción de un frente entre razón y revelación. (nota 15) 87s. op. p. R. P. Geschichte der histprisch-kritischen Forschung.

dogmáticos tradicionales (al menos. Por el contrario. ¿Ausencia de prejuicios? Una de las aporías del método histórico-crítico. nuestros conceptos y nuestros apriorismos mentales. 54. no se va en principio contra la necesidad de la «crítica» ni se pretende fomentar una actitud de resignación ante la tarea reflexiva. Ciertamente que mientras se le considere sólo como una técnica formal. y esto tanto en el estudio histórico de su origen (fuera de algunas excepciones). y esto por muy radical que sea la voluntad de entendimiento puro. el dualismo joánico o el mundo simbólico de la apocalíptica. el desarrollo reciente de la filosofía y de la hermenéutica 84 85 .Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de Ja exégesis histórico-crítica moderna ha mostradoM lo profunda y secretamente que están inscritos en toda conciencia finita la tradición. de manera que se plantea el problema de cómo va a poder mantenerse dentro de la esfera de control de la razón esa masa de datos proporcionados por la reflexión crítica. Hoy amenaza un nuevo peligro al método histórico-crítico: el material investigado y la correspondiente literatura crecen indefinidamente. la concepción de la infinitud interna y de la lucidez casi divina del espíritu investigador). que sólo se sentía ligada por la futura averiguación de la verdad y. se comprometía sólo a favorecer el «progreso» del conocimiento. cada vez mayor. En este sentido siguió siendo «ingenuo». es decir. un determinado lenguaje y un determinado «modo de pensar». cuando aparece ese profundo peligro. por ej. para las Iglesias reformadas). Pero de hecho hasta el día de hoy más bien se ignora la trama de los presupuestos histórico-espirituales que contribuyeron a su formación. También es cosa clara que el intérprete debe procurarse en cada caso los criterios adecuados. Por el contrario. al no haber captado en el proceso comprensivo esa latente historia efectiva de la tradición. por tanto. como pueden ser la religión cananea. que se concibieron a sí mismos como pasos hacia una total clarificación del sentido de la historia. Pero hay que tener una conciencia clara de la sacudida que de hecho supone la hermenéutica reciente para la «seguridad» del método histórico-crítico: a) Toda comprensión tiene lugar dentro de una tradición viva y activa. cf. la especulación sapiencial de los griegos. no ha podido hacer ver toda la realidad de las experiencias históricas. Además de la bibliografía citada en la nota 3. LEHMANN. han tenido que admitir el carácter dialéctico de esa clarificación55 o un camino interminable. criterios previos que le permitan incluir en el horizonte de nuestro propio conocimiento y comprensión campos relativamente muy alejados. No es necesario recalcar que al poner al descubierto tales limitaciones no se va contra la voluntad radical de conocimiento. El postulado de la autopenetración del espíritu histórico tuvo que reconocer hasta qué punto él mismo estaba determinado por concepciones del mundo filosóficas y contingentes. Mientras la «ausencia de prejuicios» signifique que el intérprete sea dueño de sus opiniones previas. bj Es evidente que el método histórico-crítico. Una apologética ingenua y un diligente mimetismo han frenado hasta el momento las exigencias de un enfrentamiento adecuado con el problema sobre una base amplia. tal postulado resulta evidente. 2. es la cuestión de sus fundamentos científico-teóricos. Lo racional y lo irracional escapan a la reflexión y vuelven a ser material extraño e inmediato. como en el intento de hacer una valoración imparcial de su historia interna. Las verdaderas implicaciones del método histórico-crítico sólo aparecieron con claridad en el proceso histórico de su radicalización. un resumen de esta problemática en K. 55. Pero no se nos puede ocultar que el postulado de una absoluta ausencia de pre-juicios de parte de la «crítica». que rio introduzca inconscientemente en el juego conceptos extraños. sin que se convierta en una especie de nueva objetividad impenetrable (esta vez algo así como de segunda potencia). que a estas alturas no es ya un secreto para nadie. Hay que empezar por reconocer y tomar conciencia de la eficacia de semejante «historia efectiva». en primera instancia. se necesita un método todavía más exacto. se oculta esta problemática de su origen. los que responden a los objetos históricos. Esto no sólo vale en el sentido de que nunca logramos desconectar por completo nuestros prejuicios. y hasta qué punto seguía dependiendo de pre-juicios ocultos (cf. que influye incluso en el proceso interpretativo. se ha manifestado en muchos aspectos como una pura ilusión. Los caminos de la investigación histórica. Die dogmatische Deiikform ais hermeneutisches Problem: EvTh 30 (1970) 469-487 (con indicaciones sobre todo de la bibliografía más reciente).

El destino del oratoriano francés R. ninguna instancia de tipo suprahistórico. la formación de procedimientos exactos de substracción. l l l s . Aceptación En ninguna otra parte se ve con tanta claridad que el método histórico-crítico no es una magnitud homogénea como en el intento de responder a la pregunta de cómo se sitúa ante él la teología católica. que es ciencia y lo que no pasa de especulación primitiva. sino que solamente separa lo. minuciosos estudios monográficos. Sólo con el derrumbamiento del idealismo..Karl Lehmann c) El error del objetivismo o positivismo histórico consiste en que comprendió. 12: «Hemos de reconocer en justicia que la moderna exégesis católica. Este proceso demuestra que el método históricocrítico ha llegado a generalizarse fundamentalmente. ninguna clase de lenguaje abstracto ni tampoco la «existencia» individual. y esto es parte de su indiscutible grandeza. al menos en Alemania y en su entorno. Tréveris 1969. LA TEOLOGÍA CATÓLICA Y EL MÉTODO HISTÓRICO-CRÍTICO 1.» (1957!). ha alcanzado un nivel que por lo general no desmerece ya del trabajo protestante. Así pues.). SIMÓN muestra ya la cantidad de tensiones que se produjeron entre la Iglesia oficial y la naciente ciencia bíblica. que significó la liberación de una serie de axiomas filosóficos e ideológicos dudosos. (cf. todas estas interpretaciones testimoniaban una profunda evolución del lenguaje. la dependencia histórica que condiciona al objeto. Pero el motor constante de su conocimiento ha sido su orientación a la realidad de su objeto. La resistencia que presentan muchos elementos y enunciados de la Escritura ha incitado a menudo al método histórico-crítico a entrar en contradicción con sus propias hipótesis. las premisas ontológicas del concepto moderno de sujetividad quedaron ocultas. Cf. dj Desde el punto de vista filosófico. Para muchos es incluso este camino de unificación subterránea el único que lleva a un auténtico ecumenismo en todos los frentes56.. la presentación de Jesús. la concepción del profetismo. KASEMANN.. pero no descubrió que el sujeto cognoscente tiene también la misma estructura ontológica. ASCHER (dir. HARBSMEIER.. Ya no constituye la característica de una posición teológica de la exégesis. y que incluso lo supera no pocas veces en precisión. E. Historisch-kritische Exegese und personóle Existenz. esp. Evemgelium und GescMchte in elner rationalisierten Welt. La adecuación y aproximación de los distintos frentes quizás sea la nota característica de nuestra época. En principio no es de extrañar que exista semejante relación con el presente. De parte del método histórico-crítico se dio una gran depuración general. VI. En la mayor parte de los casos era una subjetividad profundamente ahistórica la que pretendía cubrir cualquier distancia temporal. y al ponerse de manifiesto sus repercusiones latentes (por ej. ¿cómo puede darse en modo alguno una «comprensión»? Para nosotros hoy ha llegado a ser evidente y natural la impregnación ideológica que presentan no pocas etapas del método histórico-crítico: la imagen de Moisés. Este punto de 56. Si no hay ninguna magnitud metafísica. sí. 2. con vistas a cubrir la distancia que separa al autor de su intérprete. que puedan servir de puntos de referencia sobre los que construir el puente del método históricocrítico. La interpretación sólo puede resultar adecuada en el marco de un pensamiento contemporáneo. Tendencia a la objetivación Esta aceptación tuvo lugar bajo determinados presupuestos. en el concepto de vida de DILTHEY) se radicalizó la cuestión de cuál es el medio' en el que pueden enlazarse los puntos históricos diferenciales. op. del espíritu y de la mentalidad de cada época. en P. para nosotros es hoy día mucho más comprensible el que el Evangelio no pueda reducirse a una descripción «existencial». etc. cit. Se podrían multiplicar los ejemplos a placer. ninguna naturaleza humana universal. Aquí no es necesario trazar de nuevo el camino espinoso que llevó al actual estado de cosas. 102-112. hoy día son sobre todo la eficacia y el éxito los que han cooperado al reconocimiento y estima del método histórico-crítico. En su lugar predominaban pequeñas delimitaciones. 86 87 . G. nota 29). En cuanto a la dimensión ecuménica de la exégesis moderna cf. pero ¿puede nuestra concepción de la realidad llegar a ser la «norma» (última) de la interpretación bíblica? Por ej. Entretanto muchos resultados y métodos de la crítica histórica se han aclimatado también en el campo de la teología católica.

ñala las limitaciones de un progresismo puramente formal. dogmáticos e histórico-dogmáticos. la única que puede aclarar en principio las cuestiones que plantea la relación de la teología histórica y sistemática. Puede que en muchos momentos esta liberación haya ido acompañada por un celo demasiado apologético. Ciertamente que la exégesis. por ej. Limitaciones a un criticismo vacio Hay una falsa actitud «crítica» y es la que considera que todo lo «nuevo». que tenía por objeto someter a prueba las grandes tesis en orden a verificar su solidez efectiva.. Una exégesis de vanguardia tiene que mirar también hacia atrás de cuando en cuando. que ritualiza su propia manera de interrogar y lo único que hace es volver a institucionalizar la crisis de la fe. favoreciendo así al mismo tiempo su eficacia técnica y funcional. Por tanto todo el que estudie los resultados de la exégesis crítica se preguntará también en primer lugar por la corrección y exactitud de los métodos empleados. no son de suyo ninguna garantía de conocimiento científico. es algo que se puede palpar enseguida en las cuestiones. Un gran mérito precisamente de la exégesis católica está en haber impulsado la liberación de la exégesis histórico-crítica de elementos «ideológicos». En cierto sentido el trabajo exegético nunca será lo suficientemente experimental y empírico. Por ejemplo. etc. pero se sale de su incumbencia si juzga que por esa razón la doctrina clásica del «pecado original» carece completamente de fundamento. el exegeta veterotestamentario tiene razón cuando rechaza la posibilidad de encontrar ya en los escritos de la antigua Alianza los enunciados tridentinos sobre el pecado original. Correcciones de detalle A la vista de estos peligros uno no puede menos de alegrarse ante el hecho de que vaya creciendo la limitación a la metodología técnico-formal. Desgraciadamente todavía no se ha escrito la historia oculta del desinteresado trabajo de peonaje que han llevado a cabo muchos exegetas católicos. filosóficos. hermenéuticos. Una exégesis así queda siempre algo «rezagada». de las estructuras del «ministerio» eclesiástico. Verdaderamente «crítico» es el que pone término a las excrecencias exuberantes. 4. particularmente en nuestro siglo. Un trabajo de este tipo es «ingrato». puesto que la legitimidad de los diversos métodos se demuestra en último término por su rendimiento efectivo. el que pone de manifiesto los supuestos indemostrados de tesis afirmadas a la ligera y el que por consiguiente se88 89 . Las etiquetas «progresista» y «conservador» pierden su sentido rápidamente. debe tener el valor de adentrarse siempre en nuevos campos y de aventurar hipótesis dentro de esos campos. Pero el suceders© constante de nuevas hipótesis. la invención aunque sea de puros disparates y la proposición de raras teorías particulares. Hay también un criticismo carente de contenido. 3. si quiere estar segura del camino que recorre. es poco «genial» y no produce precisamente una impresión de «originalidad».Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica vista pragmático — el de su confirmación concreta y su pretensión limitada— no deja de tener un sentido. por su misma estructura. y por lo tanto estéril. del lugar de los «sacramentos» en el Nuevo Testamento. extravagante y radical es criterio y prueba de una crítica inteligente. referentes a la fundamentación de una teología neotestamentaria. Sólo se logra un verdadero «progreso» cuando una hipótesis se acredita a lo largo del tiempo. La implicación casi fatal de los elementos exegéticos. Pero si no era por medio de un trabajo detallado y sobrio. Pero las limitaciones retrospectivas aisladas no pueden impedir a la larga una reflexión hermenéutica propia. el método histórico-crítico no habría adquirido derecho de ciudadanía en la iglesia católica. Pero semejante «espíritu progresivo» no equivale de por sí a una crítica científica. por cuanto sobrepasan la competencia práctica del técnico respectivo. de los comienzos de la «cristología». Entonces se descubrirán los supuestos ignorados y las extralimitaciones ilícitas del trabajo exegético.

se acaba haciendo exégesis a la sombra de alguna dogmática sistematizada que ya no es objeto de reflexión crítica. No es raro que el exegeta. SCHILLEBEECKX. que es lo que en último término llevó —aunque con rodeos— a los grandes descubrimientos. guiada por el «contenido» de la Escritura concebido a su vez de manera sistemática. Además semejante familiaridad oculta una larga serie de implicaciones secretas. También se puede morir de una paz perezosa. teniendo en cuenta las circunstancias histórico-espirituales en que nació la edad moderna. un modo más o menos consciente o inconsciente. al menos con un más amplio trasfondo hermenéutico y de historia del espíritu. La muerte en la torre de marfil de los especialistas constituye quizás hoy la gran amenaza para la teología y aun para las ciencias históricas. Por esta misma razón queda abierta la pregunta de si.) debemos anotar ahora también las desventajas.. SCHOONENBERG. A mi me siguen pareciendo los más significativos los estudios de H . sino que puede también despertar la atención del intérprete en sentido positivo y hacerle adoptar una postura autocrítica. SCHNACKENBURG. Por eso es que no sirve de mucho la aportación desde el exterior. a la teología católica de sistemas 57. Semejante orientación. no tiene por qué oscurecer la mirada exegética. por lo demás. Uno no puede apuntarse los éxitos del método histórico-crítico sin una cierta solidaridad con su propia historia. que ni tan siquiera se plantea la pregunta de su relación con la teología sistemática. VOGTLE. Pero la situación resulta más problemática cuando la misma exégesis se concibe de una manera tan exclusivamente «histórica» y «filológica». especialmente Was hásst Auslegung der Heiligen Schrift? en Besinnung auf das Neue Testament 35-62. R. En cosas irrelevantes puede carecer de importancia el que la crítica histórica tenga conciencia refleja de su horizonte hermenéutico más amplio. Tras haber aducido las razones positivas que hay para restringirse al campo técnico-artesanal (no en sentido despectivo. Skizzen zur Theologie I. En todo caso la discusión hermenéutica clave que se requiere no debe recurrir a préstamos externos tomados de la teología protestante. Cf. Ni siquiera la simple valoración de una estadística de palabras puede llevarse a cabo sin ciertos pre-juicios.El horizonte hermenéutico de la exjégesis histórico-crítica 5. 11-99. en el aná90 6. se declare incompetente. Verbum Caro. Cuando se consideran los grandes problemas con que debe enfrentarse una vasta teoría. Semejante coexistencia indiferente. RATZINGER y otros. P. por muchas que sean las cuestiones en común y por mucho que aún quede por aprender. para dar una respuesta clara y terminante. que las diversas disciplinas teológicas no vivan ya en discusión recíproca. artículos aislados y valioso material constructivo en los cono- cidos trabajos por ej. presentes en el proceso interpretativo. como pretende cierto positivismo ingenuo. etc. cf. F. Lo importante es que tal dependencia a la larga no quede en la oscuridad o se difumine. y de la parte exegética K. en gran parte todavía ocultos e inarticulados. se despoja también al método histórico-crítico de su coraje radical para la interrogación constante. más atención merece H. E. A. se puede reducir fundamentalmente el método crítico a una exégesis histórico-filológica. lo que desde luego no equivale a hacerse más negligente. M Ü S S - NER.H. sino que se limiten a ir trabajando en sus respectivas cámaras herméticamente cerradas sin diálogo ni conflictos de ninguna clase.U. SCHELKLE. 91 . cosa que sólo puede reportar ventajas a la exégesis. sino que debe encontrar una respuesta a partir de los principios estructurales y elementos constructivos propios de la teología específicamente católica e inherentes a ella. RAHNER. Si se niega este origen (que al mismo tiempo es en cada caso el propio origen). SCHLIER. de K. es naturalmente la que vela definitivamente el horizonte escondido de donde procede la crítica histórica y el potencial explosivo que ella activa. así como la historia del problema y las cuestiones todavía pendientes. Esto puede llevar tan lejos. uno se hace más paciente respecto de esta deficiencia. V. Einsiedeln 1960. Lo que pasa entonces en muchos casos es que de. X. inclusa dentro de su propio horizonte... que ya no tiene fuerzas ni para la provocación. La pregunta clave indispensable lisis de textos especialmente cargados de problemática teológica. Condiciones para una teoría adecuada Falta aún en la teología católica una reflexión fundamental sobre el método histórico-crítico57. El puro dominio técnico del método crítico resulta ambiguo. BALTHASAR.

cambios de rumbo. Vom theologischen Recht historisch-kritischer Exegese: ZThK 64 (1967) 259-281. Pues de una manera más o menos ingenua también el llamado laico puede descubrir la historia. E. Sin embargo. 15-29. Pero el éxito de semejante proyecto básico está condicionado de manera decisiva. las ciencias introductorias clásicas. por las razones dichas. Ratisbona 1967. KASEMANN. Semasiologie und Lexikologie: ThLZ 94 (1969) 801-816. en el trabajo concreto sobre un texto determinado y en el método mismo histórico-crítico debe hacerse visible su relevancia teológica. 272-279. J. pero en el horizonte de la ciencia teológica no puede haber ninguna reserva paracrítica (cf.. Sólo así puede evitarse que el método históricocrítico caiga en un neopositivismo estéril.Karl Lehmano hermenéuticos ya hechos y terminados (que desde luego hay que conocer y aprovechar). Eine methodotogische Skizze der Grundlagenproblematik der Form. Constantemente pasan a primer plano nuevos aspectos metodológicos (por ej. y por encima de cualesquiera diferencias específicas confesionales. 1-31. W. Se siente la necesidad de poner de relievelas propias experiencias con la Escritura y la exégesis a la luz de las actuales cuestiones hermenéuticas. Schrift und Kirche. también por otra parte O. de una teoría completa sobre el método históricocrítico. Munich 1969. pese a los abundantes y excelentes estudios aislados que se han hecho.). Al mismo tiempo el carácter inacabado de estas «notas» y la estructura experimental de estas tesis hacen ver las condiciones requeridas para la formación de semejante «teoría»58. sobre todo el postulado de una «exégesis pneumática»). Todavía está por esclarecer. con todo E. Del campo filosófico previo cf. En el presente contexto no se puede entrar en detalles. Como quiera que en principio la verdad del método sólo se acredita en cada estudio particular..: «De ninguna manera es la crítica histórica ei único acceso a ella (a la Escritura). desvíos y reconsideraciones. Vom theologischen Recht. y en un mundo que se halla cada vez más en manos de los especialistas habría incluso que animar enérgicamente la afición entre los no especialistas como la única posibilidad que queda de una relativa independencia» (262). en Auslegung und Verkündigung n .. Punto de partida VE. hoy día el influjo de la ciencia lingüística61). LUTHER. Acerca de los peligros de alienación que entraña una hermenéutica insuficiente. Das politische Element in der hístorisch-krttischen Methode. Munich 1969. Cf. GÜTTCEMANNS.und Redaktíonsgeschichte (BevTh 54). KASEMANN. la experiencia relativamente abundante que brota de un balance de la historia del método histórico-crítico permite comprobar que precisamente en las grandes cuestiones exegéticas existe siempre una unidad entre el concepto teológico general de tipo hermenéutico y la interpretación concreta. Kuss. OÍfene Fragen zur Formgeschichte des Evangeliums. en Schriftauslegung in Theorle und Praxis. J. Die Interpretatlon der Bibel ais theologisches Problem. se hacen pro59. Theotogische und linguistische Methode in der Bibelwissenschaft. independientemente de que se sepa o no. disciplinas practicadas durante mucho tiempo. Kritisclie Wissenschaft vom Text. KASEMANN. 58. 92 93 . 60. como por ej. LA REVELACIÓN TEOLÓGICA DE LA EXÉGESIS HISTÓRICO-CRÍTICA Dado que actualmente la teología católica no dispone. Munich 1970 (bibl. 39-60. Die Funktion der Theologie in Klrche und Gesellschaft. Teniendo en cuenta la función y el carácter peculiar del método histórico-crítico. BARR. E. NEUENZEIT (dir). por el grado en que tal reflexión hermenéutica se abra a los interrogantes filósofos del espíritu moderno y se someta a la «crítica». Vom theologischen Recht. 1. LEIBFRIED. E. 61. BLANK. la transformación que sufrió el espíritu europeo en el siglo XVH y su significación para la teología cristiana de la edad moderna. no puede tratarse de encontrar un lugar junto a él para las cuestiones teológicas. Heidelberg 1970. G. esbozaremos brevemente a continuación y en forma suelta algunas perspectivas y materiales que pudieran servir para una reflexión sistemática más amplia. cf. Cf. El método histórico-crítico presenta a lo largo de su historia muchos rodeos. que no se mantiene en el debido grado de «experiencia».. Por el contrario. FRIEDRICH. sólo así puede salvaguardarse una última unidad irrenunciable entre exégesis crítica y planteamiento hermenéutico60. id. sobre todo. Bibelexegese und moderne Semantik. La posibilidad de que la reflexión hermenéutica general que postulamos se abra y amplíe a campos ecuménicos — como es de esperar— es algo que debemos confiar al futuro. Munich 1965. en P. Para lo que sigue cf. no cabe disimular una exigencia critica con respecto a sí mismo.. Hay ciertamente otros caminos legítimos para llegar a la verdad de la Escritura59. E. Stuttgart 1970. Sprachphilosophie ais Grundwissenschaft.. cf.

formuladas a manera de tesis. (cf.. dentro ya de la reflexión científica. «Jesús histórico». Evidentemente existe una relación intrínseca entre el carácter jndeducible de los acontecimientos históricos así entendidos y la idea de la gratuidad de la acción salvífica de Dios que aparece en esos acontecimientos. y pese a todas las posibilidades de relación que tiene el pensamiento. K. para el NT: M. en Beitrage zur Theoríe. pues lleva a una discusión irremediablemente desfigurada y desenfocada por la polémica. 64. Esta tarea fundamental confiada al pensamiento teológico la asume. tal como lo acabamos de explicar. La dualidad entre verdades racionales y verdades históricas casuales. entre lo trascendental y lo categoría!. Con el concepto de «historia de salvación» habrá que ir con cuidado. Dado que la fe del Antiguo y la del Nuevo Testamento representan unas religiones históricas64 y siguen teniendo como punto de referencia —por supuesto de diversa manera— la irrepetibilidad histórica de la revelación. Al no representar la religión bíblica ninguna idea supratemporal y ninguna magnitud extra-histórica. LEHMANN. 94 95 . Überlegungen zu Begriff und Geschichte der alttestamenttichen Einleitung.M. K. en la situación histórico-espiritual de la edad moderna. J. nota 46) 286-290 (cf. no proporciona el puente necesario para llegar hasta la facticidad indeducible. aunque sí que enseña a evitar errores. por su mismo modo de conocimiento que no excluye la posibilidad de una certeza en determinados casos particulares. etcétera). tiene que llegar a ello con una actitud mental que sea capaz de conservar la prioridad de una historia indeducible.. pero en último término la posesión de ésta no degenera de hecho en «rutina».. so pena de perder el carácter experimental que fundamentalmente posee. Cas Problem des Alten Testamentes ¡n der christttchen Theologie. las siguientes proyecciones teológicas del modo de conocimiento histórico-crítico aplicado a la Escritura: 65. Con la filosofía moderna el método histórico-crítico padece las consecuencias de que no se haya elaborado mental y estructuralmente ningún concepto adecuado de «positividad» en el sentido que arriba se describe. El intérprete se ve constantemente sorprendido por las muchas veces que hay que volver a revisar y modificar resultados que se tenían por «firmes» y «definitivos». 2. RESÉ. PLÍSGER. Para una aproximación cautelosa al tema cf. De este hecho se desprenden en particular. ha de ser una comprensión histórica la que mantenga abierto el correspondiente acceso a los acontecimientos originales. Este concepto no puede ser tratado directamente en estas páginas. la apocalíptica)*3. Sin esta actitud constante de revisión el método históricocrítico se vuelve rápidamente «reaccionario». tiene una profunda legitimación teológica. pero. Cf. se descubren por primera vez campos enteros de la historia de las religiones. hasta ahora abandonados (cf. fracasan ante ella todas las formas de conocimiento de tipo exclusivamente metafísico-especulativo. Si el pensamiento humano quiere encontrar el acceso apropiado al acontecimiento de la revelación en que se basa la fe.. los nuevos trabajos de P. DONNER. en el sentido usual de la palabra. «fórmula». entre el hecho y su significación. conceptos básicos tienen que ser repensados una y otra vez (cf. A todo lo expuesto se añade una limitación importante: la crítica histórica no garantiza por sí misma la autenticidad de ninguna interpretación.Karl Lehmann blemáticas en no pocos puntos a. 66. «teofanía» como forma literaria.. el elemento histórico pone también en juego una «facticidad». Aquí se precisan horizontes filosóficos completamente nuevos. Zum gegenwártígen Stand der neutestamentüchen Einleitungswtssenschajt. para el AT H. SCHMTOT. Frente a la voluntad humana de entender. ROSSLER. pero del contexto siguiente se desprende una idea que aunque tosca es lo suficientemente clara.. Primado de la historia y del contacto con la realidad Pero la estructura experimental del método histórico-crítico. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica (en el sentido específico de la moderna ciencia histórica) pueda abrir el camino a la fe cristiana. también el índice). Cf. (nota 50) 37-52. Por tanto la relación de fe e historia es —de manera distinta en el Antiguo y en el Nuevo Testamento — un elemento constitutivo de la religiosidad bíblica65. VF 12 (1967) 29-38. O. D. KOCH y otros.) no puede haber una fe en sentido bíblico. es ella la que ofrece — con todas sus deficiencias — el camino relativamente más seguro. que en el ámbito de la fe tienen especial importancia. Su «técnica» puede aprenderse. J. diferencias en el concepto de «autor». Auferweckt am dritten Tag. Esto no significa que sola la «historia» 62. Sin esa «positividad»66. sobre todo la «historia» objetiva. transmitida por el pensamiento y conservada por él (positividad que es algo muy distinto de la investigación positivista de unos jacta bruta. «positividad» y «ocasionalidad» últimas. SCHREBJER. OSTEN-SACKEN. 63.

Más detalles al respecto por ahora en K. puede entablar con tales estadios de la historia de la revelación un diálogo muy distinto del que puede entablar el teólogo sistemático. PESCH. o al menos resulta no estar donde se la buscaba. etc. Munich 1970. 71. Más información en K. Sobre las reflexiones metodológicas cf. pero el problema necesita una nueva reflexión fundamental de tipo filosófico-hermenéutico. también ahí los trabajos de C. el curso interno de su propia historia le ha destruido de raíz semejante concepto de «realidad salvífica». dependencias de la imagen del mundo. Positivamente esto significa que el método histórico-crítico conduce al camino en el que hay que preguntar a la fe por el verdadero fundamento de su certeza.L. ¡pero tampoco identificar!)69. tal como se manifiesta en los documentos primitivos de la revelación que se nos han conservado por escrito. Pero el carácter específico de la fe bíblica en la revelación resulta precisamente de cómo los patrones mentales y las formas de expresión extrabíblicos adquieren una nueva «figura» propia gracias a la fuerza conformante y primordial de la «palabra de Dios» que actúa en la historia. 68. De este modo el método histórico-crítico pone de manifiesto que la historia de la revelación. Munich 1969.B. al respecto G. LORETZ. LORETZ. 243-289 (con abundante bibliografía). b) Esto no significa por supuesto que el método históricocrítico se dirija sólo a «hechos salvíficos objetivos». cuenta con la realidad humana como el puer70.). H. la presunta unicidad de la letra bíblica queda relativizada y diferenciada en sí misma. Hamburgo 1966. Jesús Chrístus nach frühen Zeugnissen des Glaubens. GNILKA. a pesar de todas las implicaciones y dependencias que se dan en el curso de las múltiples combinaciones y en el sentido último del «sincretismo» ™ que reúne los distintos elementos. J. Después de los análisis pertinentes. evangelio y situación. J. en Rechenchaft vom Glauben. en cuanto que hace ver ante todo la distancia histórica a que se encuentran los documentos bíblicos. Graz 1968. en: Mysteríum Salutis P. LEHMANN. c) De esta manera hemos alcanzado en principio una comprensión de la diferencia que existe entre revelación y «escritura» (elementos ambos que no se pueden separar. sino que la revelación divina apunta desde su misma raíz al mundo concreto de los hombres y viene medida por hombres68. interpretaciones ligadas al mundo circundante. pues muestra cómo la llamada exigente de la revelación se dirige a un mundo concreto. EvangeHenforschung. que al tener la mirada puesta en el conjunto pierde de vista con demasiada facilidad lo concreto. ROHDE. Desde el punto de vista metodológico cf. a pesar de encontrarse ligada al mundo histórico. WESTERMANN. Friburgo de Brisgovia 1968. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica neos.Karl Lehmann a) El método histórico-crítico llama la atención sobre el primado irrenunciable de la historia de la revelación. 96 Schreiner. Frente a una abstracción ahistórica sólo del significado ideal que tiene el acontecimiento de la revelación. es decir. con su interpretación concreta de cada escrito.). Neuere Exegese . a un mundo marcado por la referencia a su propio tiempo. 74-96 (bibl. Grundsatze tur Auslegung des Neuen Testamentes. de las tradiciones y de la redacción han puesto de manifiesto el peculiar ensamblaje que se da entre fe e historia. 262-301 (con bibl. imponiendo de esta manera la legitimidad de su carácter revelatorio71.. En cambio la historia de las formas. propia de los primeros destinatarios de la revelación. 69. cf. RAHNER-K. no puede trocarse en una magnitud objetiva que pudiera separarse perfectamente de la apertura a la fe. BAUER (dir.Verlust oder Gewirm?. Die hermeneuttsche Frage in der Theologie. Die redaktionsgeschichtUche Methode. Rekonstruktion and Interpretación. representa una realidad propia al menos en el sentido de que se acredita históricamente frente a todas las preguntas del hombre. Introd.). 704-791 (con bibliografía). SCHXFER y O. J. 7 97 . Semejante afirmación suena por su brevedad a demasiado «sistemática» y contiene aparentemente un concepto excesivamente simple de la «continuidad» histórica. SCHREINER. W. J. GOLDSCHMIDT. Friburgo 1968. id. concede también la palabra a figuras como Job y a teologías como la de Qohetet. revelación y mundo humano circundante67. Viena 1969. KLEIN.). diferencia que adquiere relieves plásticos gracias a los resultados de la «crítica» histórica: influjos históricos contemporá67. Puede verse lo grave de la cuestión en el hecho de que la Escritura. Rechenschaft des Glaubens. también R. R. interviene también en favor de la prioridad teológica que poseen los testimonios de la revelación. R. STROLZ (dir. sin perjuicio de la validez fundamental de tal afirmación. ¿Sería una ayuda para el teólogo sistemático el obtener una mayor orientación a base de textos modélicos? Queda pendiente la pregunta. esta fe. MAYER. La exégesis. Madrid 1969. LEHMANN. en O. d) De esta manera el método histórico-crítico diluye una y otra vez el mundo histórico petrificado en la objetivación. Teológicamente esto significa que la Biblia como documento histórico no es un libro caído del cielo y que contenga comunicaciones puramente sobrenaturales. En la medida en que él mismo se orientaba hermenéuticamente hacia un ideal de conocimiento objetivista y hacia fines metodológicos tomados de la historia profana.

e) Lo que pretende esta acometida antiidealista del método histórico-crítico es que no se olvide la correlación existente entre el mensaje de fe y la situación histórica. Acerca de la discusión sobre el tema cf. 32ss. Moderne Exegese und reformatorisches Auslegungsprinzlp. No podemos discutir aquí expresamente este problema. 3.K . Dokumentatíon und kritische Analyse zur gegenwartigen Situarían.. sobre el problema de la unidad teológica dentro de la Escritura cf. Die Schrift Mein. b) La forma crítica de preguntar debilita cualquier argumen26ss (critica objetiva). conserva en sí una parte de la inquietud que se necesita para que el interrogador pueda llegar a ser verdaderamente un hombre creyente sin mermar para ello la realidad humana. b) Los condicionamientos y modificaciones históricos que aparecen en los textos proporcionan a éstos una vitalidad completamente nueva. A. c) Si el mensaje de la fe debe dejarse oír. la crítica histórica rechaza el pensamiento sistemático y las concepciones tradicionales que no respetan expresamente la riqueza y la plena configuración compleja de los enunciados escriturísticos. W. sin pérdidas sustanciales. la liberación del mundo lingüístico pasado y la nueva traducción a una concepción actual del mundo. ésa es la razón de que el método histórico empiece por considerar la Sagrada Escritura como' documento de una historia humana. expresada en otro tiempo. aunque sean de la Escritura. id. 668-686. los problemas no resueltos.). LEHMANN. Eso es precisamente lo que pretende la Escritura. La «desmitologización» por consiguiente es algo que yace en el impulso más íntimo de su trabajo histórico-crítico cuando se lleva a cabo consecuentemente. 9ss. esto tiene como consecuencia una prudencia metodológica ante cualquier sistematización y unificación precipitadas en la interpretación de la Escritura72. por eso. adquieren prioridad metodológica las cuestiones pendientes. El provecho obtenido para la interpretación de la Escritura 4. Vielfalt und Einheit im Neuen Testament. Einsiedeln 1968. se traduzca hoy de tal manera que permita una confrontación responsable con la primitiva palabra de Dios. Así pues. Por consiguiente rechaza una aceptación espontánea e inmediata de enunciados teológicos. que incluye la cuestión del canon y una critica teológica objetiva. STOCK. a pesar de las catástrofes y tragedias de su historia. Así pues se sitúa en contra de cualquier reflexión teológica que convierta en tabú la letra de la Escritura considerándola como «libro sagrado» y sustrayéndola de esta manera a una comprensión humana más profunda y a una posibilidad adecuada de escuchar la verdad de Dios. /) En la medida en que el método histórico-crítico rompe en cierto modo cualquier tradición y recuerda el contacto con la realidad que caracteriza al mensaje de fe. Einsiedeln 1969. la amplia gama de variación y la «contradictoriedad» de los diversos enunciados escriturísticos se exponen sin reserva alguna. 72. Gotinga 1970. Stuttgart 1970. K. rompe todas las tradiciones dadas sobre su significado. tiene que ser posible interrogarlo críticamente. Para poder recorrer todo este camino de búsqueda de una respuesta a las cuestiones que plantea la Escritura sobre la realidad humana. para él la pretensión de verdad sólo es posible en el supuesto de que se conozca el carácter de mediación histórica que tienen los enunciados religiosos y se comprenda el proceso interpretativo a que está sujeta cualquier tradición. op. Einheit des Neuen Testaments.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica to de llegada de la revelación divina. la investigación bistóricocrítica se ha arriesgado también por rodeos y desvíos. (nota 69). la exposición histórica de la Escritura crea una «mentalidad» que genera a su vez una sensibilidad espiritual propia: a) Frente a tesis dogmáticamente establecidas. cit. lo que pide en último término es que la verdad de Dios. Por razón de su actitud crítica. el coraje para construir hipótesis. Das Neue Testament ais Kanon. 98 99 . Erorterung hermeneutischer Grundposition der heutigen Theologie. Repercusiones teológicas En el trato concreto con la Escritura esta actitud metodológica conduce a los fenómenos siguientes: a) La pluriformidad. Lo único que sigue siendo discutible es en qué medida son posibles. TMLLING. R A H M E R . 18ss. el volumen en colaboración: E. KASEM&NN (dir.

sino que la considera más de cerca. el abuso ideológico y los métodos de trabajo ahistóricos de eso que se suele llamar «dogmática». No sólo porque la Iglesia ha negado durante largo tiempo la legitimidad de la teología crítica. supra IV. cf. en su pretensión de validez. sino que el contenido mismo de la Escritura en todos sus aspectos puede y debe ser repensado a partir de sí mismo. tal como quedó plasmada en los libros de la Biblia. y se sitúa contra cualquier identificación ingenua y autoritaria de ambos73. Se combate radicalmente todo lo que sea autoafirmación piadosa. no requiere ya aquí una reflexión sobre el horizonte del trabajo dogmático. Ha sido sobre todo gracias al método histórico-crítico que se han puesto de manifiesto las tendencias deformantes. Pero en todo caso el método 74. de cara a la Iglesia-institución un impulso propio de renovación del hombre y de la Iglesia desde el espíritu del Evangelio. 73. En este sentido no nos pueden llamar a engaño los muchos enfoques positivos que van apareciendo. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica f) Frente a todas las tendencias institucionales de autoconservación. 1-4). KSSEMANN CTubinga U968). sino que interroga a la Escritura misma con vistas a la comprensión actual de la realidad. cosa que sin embargo se hace con demasiada frecuencia. Junto a la diferencia que existe entre Jesucristo y la Iglesia. La teología católica incluye por principio en la idea que tiene de sí misma la afirmación de semejante mentalidad dogmática. y menos aún negar. el acontecimiento de la revelación en su comprensión original. La cuestión de la legitimidad del método dogmático depende primariamente de si se admite que no sólo se ha de examinar a fondo. Además de mi artículo citado en la nota 54. Esta reforma. e) De ahí el ataque a todas las pretensiones de dar un carácter absoluto a las estructuras institucionales y legales en la Iglesia. KASEMANN y I. 5. que sólo puede llevarse a cabo en el conjunto de la teología. Más bien hay que tener en cuenta la unidad en la diferencia y la diferencia en la unidad. J. ensimismamiento. la actitud crítica se vuelve contra cualquier concepción formal y legalista de la tradición. 75. falta de sinceridad y tendencias falsificadoras. y atisba en ella la «llamada a la libertad»74. como puede verse todavía hoy en los esquemas fundamentales de la teología protestante (cf. por eso no confía tampoco la Biblia a la tradición.. al respecto la nota 53. negación de la pureza del Evangelio. Desde el punto de vista dogmático cf. no se puede eliminar. más allá de su relación histórica original. Cf. coloca a la fe cristiana en una relación original con la libertad humana y la responsabilidad personal. con la Escritura. Las buenas virtudes de una interpretación concienzuda de la Escritura generan. 257-273. en la que se citan los trabajos de E. el método histórico-crítico pretende expresar la soberanía de la palabra de Dios. la unidad existente entre ellos a pesar de su enfrentamiento crítico permanente.Karl Lehmann to directo de autoridad. Esquemas para una eclesiología. la crítica histórica en cambio remite al permanente enfrentamiento crítico entre Jesucristo y la Iglesia. el sentido hermenéutico que tiene la tradición. Barcelona 1972. d) La misma relación aparece respecto de las tradiciones dogmático-eclesiales. Die 100 101 . Der Rut der Freiheit de E. y bajo las condiciones actuales. KASPER. incluso desde el punto de vista hermenéutico. el método histórico-crítico ha tenido desde el principio un impulso reformador con respecto a la Iglesia. £2 nuevo pueblo de Dios. descubre la limitación de toda autoridad humana. Es éste un dilema que en el fondo aún no se ha resuelto. sin que por ello haya que discutir fundamentalmente. que han de ser severamente confrontadas. Por tanto es necesaria una revisión a fondo de los métodos dogmáticos de trabajo. tanto menos cuanto que en otro lugar se trata con más detalle75. confrontación en la que desde luego no puede ser «normativo» ningún cristianismo primitivo entendido áhistóricamente. Cf. Con ello se da por supuesto que esta reflexión eclesiástica sobre la fe no se aleja en el fondo de la verdad revelada. BLANK. c) La crítica histórica es particularmente sensible cuando la distancia temporal que separa al Nuevo Testamento de la Iglesia actual se salva ilegítimamente por medio de una «contabilización» de la Escritura en el «haber» de la Iglesia. Método histórico y dogmático El bisturí del método crítico actuó históricamente sobre todo en el terreno de la dogmática. sino por la interna cercanía al Evangelio como única salvaguarda de la libertad cristiana y por haber asumido la defensa de la responsabilidad humana. RATZINGER. W. sobre todo. Herder.

Pero la polémica habitual está algunas pulgadas por debajo del nivel en que se desenvuelven las cuestiones valientemente atacadas pro K. Glauben und Wissen. PROBLEMAS HERMENÉUTICOS FUNDAMENTALES SIN RESOLVER Hoy. en muchísimas piececitas. que hoy nos resulta ya algo retórico y desvaído. por otro. La legitimidad de una «exégesis teológica» VIH. Ciertamente que tal contradicción sólo puede solucionarse de algún modo si se afronta resueltamente el encuentro entre cristianismo y espíritu moderno (ilustración). BARTH. y el reloj —su funcionamiento y el ritmo con que marca las horas— quedará destruido. pero. HEMMERLE. RAHNER. en cuanto palabra de Dios y testimonio de su acción es la norma. 6Sss. La desmenuzaréis y la desarmaréis. Toda interpretación de la Sagrada Escritura pretende introducirnos en la totalidad de ese movimiento. SAOTER. cf.» Hoy se puede volver a plantear sin prejuicios esa pregunta sobre la unidad. cuando el método histórico-crítico ya no tiene que luchar por su legitimación de principio. de las que no se puede decir que estén ya superadas. al igual que los demás documentos literarios. el sentido y la coherencia de los textos bíblicos. y especialmente por R. P. B. IWAND %. La discusión actual sobre «el canon dentro del canon» y sobre la exégesis entendida como «crítica objetiva» de la Escritura. 272. La aporía resultante lejos de superarse más bien se ha afianzado. en Die Treue Gottes und die Kontinuitat der merischlichen Existenz I. Sin embargo lo que interesa no es tanto que estudiemos cada una de las piezas de la maquinaria. BARTH. En el lenguaje de H J . como a un reloj. HONERMANN. situada más acá de los éxitos innegables del método histórico-crítico. K. normmts de toda otra outoridad. Por una parte — y a pesar de todas las aseveraciones en sentido contrario— todavía tiene muchas cosas que clarificar sobre sí mismo desde el punto' de vista hermenéutico. Der Ort der historisch-krítischen Methode in der Selbstauslegimg der Heiligen Schrift. no comprenderéis desde luego su contenido. con su dilema histórico-teológico. Ambos tomaron muy en serio' la «mala conciencia de la teología moderna» (para BARTH esa conciencia eran FEUERBACH y STRAUSS). Razón y revelación Por un lado la Escritura. a este respecto O. cf. 102 103 . quizás se pueda hablar también con más claridad sobre sus límites. junto a los trabajos pertinentes de K. BULTMANN con su esquema teológico fundamental. pero no las podréis volver a componer. Munich 1970.Karl Lehmann histórico-crítico ha descubierto indirectamente las exigencias de semejante revisión. WELTÉ y otros. espec 15-49. padece profundas aporías por lo que toca a las cosas de la fe. Vor anem neuen Methodenstrcit in der Theologie (ThEx 164). estudiaréis y examinaréis con exactitud esas piececitas. Pero el interés vital de la fe por la verdad de la Escritura pide del método histórico-crítico — sin atacarlo en su categoría científica— que se ponga al servicio de una especie de «autointerpretación» de los textos bíblicos. sino que recuerda las 76. en Nachgelassene Werke I. G. B. porque no intenta ser una pregunta pre-crítica. que no es otro que la marcha del pueblo de Dios hacia la meta que le ha sido propuesta. Neukiichen 1967. CASPER. WEBER. ha de ser estudiada con los medios de que dispone la razón humana. si no os dejáis conducir de la mano de la Biblia. 88ss. sino que conozcamos su engranaje y el movimiento que lo llena todo y que la hace andar. Munich 1962. el problema se formula así: «Si no estáis dispuestos a tener en cuenta cuál es el campo de la realidad en el que entráis. 1. 2. viene determinada en último término por los problemas derivados de estas cuestiones fundamentales aún sin resolver. Theologie tus Wissenschaft («Quaestiones disputatae» 45). desde el momento en que no se le concibe desde el punto de visto puramente filológico-técnico. No se puede reactualizar en su sentido originario la «exégesis teológica» de K. por otra parte. Munich 1967. Friburgo de Brisgovia 1970. Methoden der Dogmatik.

(nota 42) 46-49. 504s. Hoy parece que es ineludible una rehabilitación de otras formas de interpretación escriturística.-G. cae no pocas veces en la tentación de hacer su propia apología. Friburgo de Brisgovia 1962. Vatikanum: «Catholica» 24 (1970) 194-204. id. podrían producirse sorpresas (por ej. justo si se piensa de manera radicalmente moderna. Vatlkamims: Annuarium Historiae ConciUorum. El horizonte hermenéutico de la .J. Cf. depende de la visión teológica general. EBELING el haber llamado la atención. también id. Memorándum zur Verstandigung in Kirche und Theologie: ZThK 66 (1970) 493-521. que todavía está por encontrar77. Si además se examina la íntima conexión de la conciencia crítica moderna con el método histórico.. ibid. 35. LThK2X. En el cursq^de tal rehabilitación. el problema de la exégesis alegórico-tipológica)78. notas 3. amplio y abierto para aquello que quiere mostrarse al entendimiento como lo Otro? La «conciencia histórica» con su comprensión de la realidad ¿no llega a un límite cuando se enfrenta. pero también comprensible. Die Bedeutung der historisch-kritischen Methode. desde el punto de vista negativo convergen de hecho el juicio racional. Pero la actitud ahistórica tiene que preguntarse también por qué la Iglesia durante mil setecientos años pudo entender de otra manera. cf. 79. tal como el horizonte de la «crítica» se le proporciona a la fe (por ej. MThZ 20 (1969) 85-103. surgirán nuevos impulsos para una revisión del concepto de autoridad. cf. cuya necesidad hoy día se propala con frecuencia —precisamente por parte de los menos expertos — de manera más declamatoria y patética que científica y convincente. Por supuesto el que ello suceda o no en conformidad con la fe cristiana. Junto a los trabajos teológicos citados ya en la nota 7. antes de toda atención al «objeto». Theologische Traktate 39s. Die Gegenwart der Philosophie. id. Cf. capaz de admitir otras formas de descubrimiento y del ser de la verdad? ¿Cómo se relacionan «verdad y método» en la comprensión exegética? Nadie espere que las respuestas a estas preguntas se decanten simplemente en contra del método histórico-crítico. 54.exégesis histórico-crítica condiciones histórico-espirituales en que se originó tal «crítica». mutable. EBELING. que todavía hoy la condiciona. el «asunto» de la verdad de Dios en la Escritura. ya en el año 1949/50. en el curso de una fuerza crítica potenciada al máximo. ¿Cómo evoluciona la «razón» moderna después de haber descubierto. Bine geschichtsphilosophische und philosophiegeschichtttche Studie über den Stand des phitosophischen Fragens («Symposion» 11). y el juicio teológico. su propia debilidad y finitud? ¿Hasta dónde llega la proporción de alienación científica y objetivación histórica en la «comprensión»? ¿Qué es lo qué en el conjunto del fenómeno queda «omitido» o «escamoteado» de antemano. cf. es decir. W. ROMBACH. espec. también E. Ello no sería sino una señal de que se desconocen sus éxitos y una prueba de cierta actitud mental precrítica w . por tanto. se amenaza con bloquear el encuentro adecuado de la fe cristiana y la época moderna. cf. Cf. finalmente nota 80. Die historisch-kritische Methode und die Erklarung zur Schriftauslegung in der dogmatischen Konstitution vDei FÍUUSD des I. 41a. 99ss. habría que tener en cuenta las reflexiones de H. desde el punto de vista de EBELING. que es determinante para la metodología. en la orientación de los problemas aquí tratados H. sino para esclarecer el cambio de estilo y la riqueza que presenta la comprensión de la Escritura a lo largo de la historia de la Iglesia. Tubinga 1969. procedente de la época en que la Iglesia constituía un mundo cerrado. La 3..). de la verdad. 14. «Internationale Zeitschrift für Konziliengeschichtsforschung» 2 (1970). Es vergonzoso... Kirchliche hehrautoritat und Wissenschaft - 104 105 . como si la crítica no pudiera confesar ni su origen histórico. Der wissenschaftliche Charakter der Theplogie nach dem I. Reconocimiento de la propia contingencia El método histórico-crítico. 505: «La elaboración de estos problemas tropieza con muchas dificultades y causa dolorosas heridas. con la resurrección de Jesucristo? ¿Responde el método histórico-crítico a una comprensión condicionada y. Es un mérito temprano de G. aunque tampoco pueda tener lugar sin él o contra él. de la causalidad intrahistórica) ¿es lo suficientemente flexible. a este propósito G.. sobre la unidad existente entre las cuestiones fundamentales de los métodos históricos y dogmáticos. POTTMEYER. Wort und Glaube II. surge la cuestión de las particulares 77. PETERSON. 61. y es de esperar que no fuera en vano. y se recuerdan los resultados objetivos logrados en el proceso de emancipación del espíritu79. los principios de la igualdad de todo acontecimiento. de la «intramundanidad». con la pretensión de ortodoxia. 56ss. desde luego no para imitarlas. Ahora bien. 67). 73. Éste es un ejemplo particularmente luminoso de que al juntarse una forma de pensar. 57. cf. GADAMER. 80.Karl Lehmann tareas propias de una reflexión hermenéutica total. por el enfoque de este «método»? El marco previo a la comprensión. Pero tal' vez se pueda mostrar ein Gegensatz?.. Si en cambio se toma en serio la historicidad. Y esa visión teológica de conjunto no es un resultado automático del trabajo histórico. ni el hecho de que su progreso presenta notables aspectos negativos. con respecto a la «filosofía trascendental» cf. Lo que crea más confusión es un concepto falso de lo que es la autoridad (junto con sus correspondientes repercusiones en los conceptos de la revelación y de la fe). 315-316 (con bibl. Además de ios trabajos hermenéuticos ya mencionados (cf.. H. habría que confrontar con todo esto la doctrina de la Iglesia que sostiene el carácter racional de los fundamentos de la fe.. BENJAMÍN y otros. por ej.

a pesar de todas las dificultades. La erudición técnica se convierte en un cerco que rodea la Escritura y que la hace inasequible para el hombre corriente. asi como su modo de funcionar. Quizás el teólogo debiera recordar con más frecuencia este fin primordial. hasta el extremo de que parece sustraerse también visiblemente a la lectura y meditación de los fieles. y desde luego también nos la ha vuelto a cerrar. la interpretación de la Sagrada Escritura. VSGTLE. tendrá siempre algo que aprender del método históricocrítico y con él. 61s. Ciertamente que también un época «post-crítica». Pero al mismo tiempo cuando se lee la Biblia a partir exclusivamente de ella misma. Pero no es menos laborioso. aunque se han señalado algunas limitaciones. distante de nosotros en su peculiaridad lejana y extraña. manifestando de esta manera cierta relación con el fenómeno de la evidencia. (nota 1) 29-83. Nos la ha vuelto a abrir. en Was heissí Auslegung. el entregarse en actitud de escucha a la llamada exigente de la revelación. Al servicio de la interpretación escriturística Este trabajo tenía por objeto revisar la esfera de acción de aquellas implicaciones que desde el punto de vista hermenéutico y de la historia del espíritu pertenecen a la comprensión históricocrítica de la Escritura. ya que semejante percepción tiene una importancia hermenéutica decisiva. es precisamente ella la que presenta las exigencias de 82. Was heisst «Auslegung der Schrift»?. Pero de esta manera se nos ha cerrado también la Escritura de una forma nueva al convertirse en objeto de los técnicos. en la multiplicidad de una historia que se hace y que crece con sus tensiones y contradicciones. Laboriosa es ya la clarificación metódica y la traducción del lenguaje — hecho Escritura — que narra el acontecimiento de la revelación. El objetivo de todo ello era sensibilizar al que trabaja en el campo exegético frente a los problemas latentes de sus métodos. y no ya en el contexto de la tradición. El método histórico-crítico se insertaría entonces espontáneamente en un horizonte más amplio de la comprensión escriturística en general. tiene que haber una interpretación de la Escritura. incluso lo es más. 4. Simultáneamente queda señalado el único nivel de los problemas en el que puede tener sentido discutir esta cuestión.. SCHLIER. 81. con y bajo su procedimiento metodológico. Dar Hollandische Katechismus. resulta que la Biblia eleva su pretensión de totalidad y la plantea de un modo nuevo a la teología. Y tampoco en el sentido que le es propio puede reclamar una autoridad de tipo formal externo. SCHLIER 82 expone a modo de resumen unas experiencias que debieran darnos siempre que pensar: «Vista en su conjunto. un servicio en constante renovación a causa de las preguntas siempre nuevas que se le plantean. Tampoco bastaba el marcó de esta discusión para intentar dar una solución a las relaciones entre «Escritura» e «Iglesia». y esto por su misma finalidad. se pueden atrever a decir nada. un objeto sobre el que ni el laico. puesto que lo que se saca de ella a la llana sólo puede dar la impresión de diletantismo. El interesado en la exégesis será el último en sorprenderse de que siga habiendo cuestiones pendientes. Y es que se encuentra de lleno en el marco de la historia. No se trataba de ofrecer una historia de la exéBiblia no posee autoridad en cualquier sentido. por J. un servicio inacabable y que a su vez analiza sin cesar las viejas respuestas. Pero. porque gracias a los esfuerzos de la exégesis percibimos la palabra de la Biblia de una manera completamente nueva. £1 problema ha sido también formulado recientemente. también A. en su originalidad histórica. Corresponde al juicio teológico el determinar positivamente el aspecto bajo el cual tiene vigencia la autoridad bíblica. así como su fuerza específica de convicción. si la exposición escriturística se entiende correctamente y no malgasta su tiempo en futilidades. ni el teólogo que no sea exegeta. como criterios para un manejo adecuado de esos mismos textos. RATZINGER. gesis. El constante diálogo interpretativo dentro del horizonte experimental de la revelación. que constituyen al mismo tiempo su insospechada riqueza.Karl Lehmann El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica de modo más convincente que la interpretación histórico-crítica de la Escritura sólo constituye una forma de interrogación y una dimensión de la comprensión de la palabra de Dios81. si bien había que recordar algunos momentos problemáticos en la evolución del método histórico-crítico. llamada que el intérprete debe percibir en. se presenta como un proceso laborioso pero transcendental. que entonces tiene que acreditarse saliendo al encuentro de esa pretensión. A este respecto H. H. Besinnung auf das Neue Testament. Toda exégesis crítica está al servicio de la interpretación de la Escritura. y en ocasiones también un obstáculo poderoso » para su comprensión. y de forma impresionante. Versuch áner theologischen Würdigung: «Hochland» 62 (1970) 301-313: «La investigación histórico-crítica nos ha vuelto a abrir la Escritura.» Por supeusto que aún queda por diferenciar lo que no es más que un intento de solución. sino que la autoridad que ejerce ha de conquistar su propia validez. cf. encuentro del que no puede salir como entró» (303). cuando se lleva a cabo de manera apropiada y se pone responsablemente al servicio de su inteligencia. Pero con ello se han perfilado el punto de arranque y las alternativas con que ha de enfrentarse una hermenéutica fundamental en la teología católica.. y esto quiere decir: articular el tema fundamental de los textos bíblicos. puede ser una ayuda en general para toda interpretación concreta. Pues aunque no represente otra cosa que un permanente proceso de clarificación. que reflexiona sobre la crítica de la crítica. 106 107 .

un signo o una palabra. palabra o signo es recogido y traducido (trans-ductum) a través de la distancia temporal más o menos larga que media entre su punto de origen y su llegada. Y sólo llegará de manera adecuada y objetiva si se presta oído también al «mundo». bajo su palabra revelada y reveladora de todo. es decir. Vivir bajo la llamada exigente de Dios. Sin ser conscientes de ello.W. ¿quién no lo desearía en un mundo que no sabe cómo será mañana?» KARL LEHMANN IV Trotas para ¡a práctica de la exéresis bíblica Como documento que procede del pasado. tal vez comparamos la carta —consciente o inconscientemente— con . que introduce de lleno en el futuro de Dios. Cada vez que el hombre se ve interpelado por algo. etc. y es ella la que mantiene abierto en el mundo y para el mundo el señorío de esa verdad. Hasta la carta que recibimos sólo unos días después de haber sido escrita.Karl Lehmann la verdad de Dios. ilustra esta ley de la comprensión histórica. WESTERMANN.. 1962. H. El camino reflexivo y metódico de ese «recorrido» es la exégesis bíblica K Su tarea esencial es la interpretación de textos que 1. condicionada por el tiempo. 1-15. reflexionamos sobre su vocabulario y estila peculiares. que le llega desde el pasado ya sea un acontecimiento. nos fijamos en los acentos que pone. la Biblia nos habla siempre desde el pasado. otras que hemos recibido sobre temas parecidos del mismo o de distintos remitentes. Nos representamos la situación del que escribe.. C . leemos la carta con una técnica determinada. que aconteció en la historia y que desde la Escritura se dirige a todas las épocas. nos preguntamos qué será lo que esta carta quiere decirnos o conseguir de nosotros. la situación y el contexto del que procede. En resumen: es como si recorriéramos el camino que va de nuestro lugar especial de comprensión hasta el lugar donde tiene su origen lo que queremos comprender. WOLFF. Was ist áne exegetische Aussage?: ZThK 59.. Ese acontecimiento. leemos entre líneas. Der grosse Jesreeííag (Hos 2.1-3) Methodologische Erwagungen zur Ausle- 108 109 . queda tendido un puente hasta el presente respectivo.

G. O. se encuentra sujeta a una situación concreta y a unos condicionamientos históricos de lenguaje. no será en ningún caso falsa. adopta una postura desde su propia concepción de la realidad. Ad virtutes exegendi. Toda interpretación bíblica tiene que abarcar dos elementos que. K. Friburgo 1968. Y es crítica en la medida en que. es siempre el punto de partida metodológico. El primer elemento se fija primordialmente en el lugar y origen del texto mismo. el impulso de iluminar la oscuridad del pasado. Bíbclauslegung im Wandel. cuya cualidad es definitiva para la candad de la respuesta. le mueve el «ethos de la decisión». por tanto. C . no pueden separarse por completo: la constatación de «lo que dice ahí». A ello están dedicados otros estudios específicos en este volumen. Mediante este carácter crítico hace posible el encuentro del texto con la realidad actual. conociendo la plena historicidad del texto. LOHFINK). y la comprensión de lo que se ha constatado que dice. Si de hecho en el primer momento las diversas posturas. Munich 1964. el segundo considera el texto. Francfort 1967. como pueden ser la cristiana o la atea. del hombre y de la historia.Erich Zenger itSZoLZ .. HAIXER. Munich 31965. examina y juzga su contenido desde su lugar histórico. 110 . 388395. En su condición crítica es el requisito indispensable para el segundo elemento de la exégesis bíblica. W. De igual modo la interpretación de un texto desplazará los acentos según el planteamiento que haga de la cuestión. LOHFINK. No es necesario trazar aquí el panorama teológico y de historia de la investigación en que se mueve la exégesis bíblica. . En el primero le mueve el «ethos de la luz» (N. todo depende del método aplicado. en idem. I" " COndicio -do que poseen los diversos dlStmt S S o s Jt r ° P l a n t e a -i^os de la cuestión exigen Í n t t t a a ^ ° Í S * Pr ° P ° rCÍOnan ****» respuestas. KAISER. . T 5 SUS r e S U l t a d ^ * l o s s o m e t e a « " " « • al tqxto al todo Esto «wr P . Zur hístorisch-kritischen Methode. con lo gung einer alttestamentlichen Perikope. ante todo. 151-181.exégesis bíblica cual nunca se puede decir que esté terminada. O. WESTERMANN.. FROR.. Sólo se deberá d í 7 ° ° * ^ ^ Y ' ^ siguiente. considerados en sí mismos. la necesidad de referir a sí mismo lo que el texto dice. Y es crítico en la medida en que. Zur Auslegung des Alten Testamente. en el segundo elemento de la interpretación sí que juegan un papel importante. Einführung in die exegetischen Methoden. Die hermeneutische Frage in der Theotogie. Es evidente que el compromiso del exegeta será diferente en cada uno de los dos momentos. que es la interpretación teológico-crítica. En la exégesis actual el primer elemento comprende los pasos del método histórico-crítico. En el segundo. Es teológica en la medida en que quiere entender las exigencias objetivas que impone el texto bíblico. Dusseldorf 1966. A esto se añade que la interpretación de textos es un procedimiento lingüístico y. por ejemplo. (dir.STROLZ. es decir. 1965. 181-239. K.. Blblische Hermeiieutik für Unterricht und Predigt. N . Neukirchen J1967. Wea isl Formgeschichte? Neue Wege der Bibelexegese. O. KOCH. ante esa pretensión. Las tres colaboraciones siguientes sólo quieren ilustrar la práctica de la 111 de d a r ^ Í V a ° ^ ladas SUSCltar n U e V a S P r e g U n t a S ^ ^ U SCUra ° '« <«** ° **«**> las ° «««^ ya * ™ - En todo caso la pregunta. sin embargo. desde el punto de vista de quien en cada caso lo lee o escucha entendiéndolo. Gesammelte Studien zum Alten Testament (ThB 22). según su imagen del mundo. Éste es histórico en la medida en que interroga y describe el lugar histórico del texto. la respuesta Notas para la práctica de la .ADAM. La X i ó n s o t r . quedan en un plano bastante secundario (desde luego tampoco pueden estar completamente ausentes). sino que responderá válidamente a la situación respectiva. en id. Por tal motivo la interpretación de un texto hecha por un padre de la Iglesia podrá tener legítimamente una apariencia distinta que la interpretación hecha por un exegeta de la época histórico-crítica.). Por eso es posible que los métodos actuales y la actual interpretación no tengan para la generación siguiente —con planteamientos nuevos y un lenguaje diferente— la misma fuerza obligatoria ni la misma utilidad que tiene hoy para nosotros. Ein Exeget ortet seine Wissenschaft. 50-75. E .KÜMMEL. EvTh 25. Las respuestas pueden ser incluso aparentemente contradictorias según los métodos que se apliquen. . Y. Wege zur Schriftauslegung. . . como unos corpúsculos o bien como una onda. la física puede describir la luz de manera exacta y verificable experimentalmente. en LORBTZ. aplicarle un determinado mé1 mÍdo Y ? .M r U Q a d e n C Í a ' t í e n e <* ue d a r ^ n de si el calino Dor T ^ ^ *° d e s c d b e SUS m é í o d o s (« decir. W. Así.

se carga de problemática cuando se trata de una obra literaria que procede de una época antigua y que se nos ha transmitido en una ancha corriente de tradición y a lo largo de siglos en que su uso se ha mantenido vivo. el distinto acento que tienen la investigación veterotestamentaria y la neotestamentaria. de la tradición cristiana). la sirobexaplar. no la realidad propiamente dicha. la copta. El método es sólo un camino. la historia. como es el caso de la Biblia. Esta frase evidente. Una obra literaria de este tipo. No se puede renunciar a él mientras lo que se trate de interpretar sea la Biblia y no solamente —para emplear una formulación extrema— un texto íntimamente emparentado con ella. El primer ejemplo pone ante los ojos la «crítica inferior» (así se llama á veces a la crítica textual). El ejemplo segundo y el tercero demuestran lo que es la «crítica superior» tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Introd. fundamento y meta de toda interpretación es el texto que se quiere interpretar. errores y modificaciones. Con todo sigue en vigor el principio asentado al comienzo. habrá que reelaborarlos más que leerlos. la etíope. Los diferentes matices que aparecen en estos ejemplos muestran. El postulado. recuerdan que en su realización concreta el método debe ser algo más que un esquema rígido. por otra. implícito en esta ley fundamental de toda exégesis. Si se quiere alcanzar el objetivo que pretenden estos tres ejemplos. Con ejemplos concretos se pretende introducir al lector en el mundo de la exégesis y estimularle así para ulteriores análisis textuales. y que hasta puede parecer trivial. el lenguaje e ideología de Israel. 8 113 . Las traducciones y subtraducciones * a otras lenguas han aportado a la corriente de la tradición textual una serie de variantes. En último término la asimilación de un método es algo que tiene lugar en la práctica. resultado de reinterpretaciones. de Jesús. círculos que están marcados por costumbres populares y hasta por su situación geográfica. la armenia. ha experimentado variadas influencias que han podido desfigurar su texto. ha sufrido modificacioneSí ha estado expuesta a reproducciones defectuosas y ha sido sometida a correcciones.Erich Zenger exégesis bíblica actual. En ella han dejado su huella ciertas ideas y todo el ambiente espiritual de los diversos círculos en que se ha conservado y transmitido. la arábiga. de la comunidad primitiva. y. ERICH ZENGER Ejemplo de critica textual bíblica < Ei punto de partida. 112 Schreincr. El camino de los diversos métodos está preparado y recorrido paso a paso. Pero al mismo tiempo hay que tener siempre en cuenta que ni siquiera el instrumental más perfecto puede llegar a agotar el texto haciéndole decir todo lo que lleva dentro. Es sabido que en tiempos antiguos se confeccionaron así una serie de traducciones filiales de la versión de los Setenta: la latina antigua (Venís Latina). pues la teoría se limita a proporcionar los instrumentos. se precisa y afina por sí mismo cuando se considera la larga historia de las 1. por una parte. A la aplicación del método debe unirse siempre un conocimiento previo del contenido o tema del texto (en este caso la imagen del mundo.

El texto hebreo hallado en ia Geniza de El Cairo ha sido editado en diversas ocasiones. W.W. Friburgo de Brisgovia 1968. Das Neue Testament. KRAUS. no el origina!. Tob.12-26. VOCT. Der jiingst wleder aufgefundene Text des Buches Eixlesiasticus. COÍPENS.11. para el NT: H. véanse también los artículos correspondientes en RE 3 .4b-7. es el único que puede ser objeto del trabajo científico exegético. Novum fotium hebr.6-6. para el A T : J. LThK2. además. Die hermencuiische Frage in der Theoiogie. N.F. y además en su forma original. SWETE .18. en O. Jdí. Friburgo de Brisgovía 1903. The Ben Sira Scroil from Masada. DBS y BL. THACKERAY. Sobre la historia de la crítica textual cf. transmitidos por los Setenta y que se suelen leer y citar según esa misma versión: el texto griego de Eclo2. Véase para el conjunto H. LORETZ .R. JEIXICOE. Y desde luego ia cuestión cíe cuál es la forma original del texto primitivo plantea una serie de problemas en cuya solución trabaja la crítica textual. por N.B. Jerusalén 1965. 361-394. Thé Septuagint and Modera Study. Bonn *1965. S T .Josef Schreirier tradiciones y de las numerosas traducciones: el texto básico (llamado frecuentemente hasta ahora texto primitivo. YADIN. *1950 (separata). Londres 1968. y el del NT en lengua griega. Geschichte der historischhitischen Erforschung des Alten Testaments van der Reformalion bis tur Gegenwart. VOGELS. 171-190.G. para los Setenta: H. Jer 10. 3. í. Cambridge 1914. entra otros. IMac y Bar (ai menos en parte) es una traducción.18). Neukirehen 1956. 7. sobre él ha de apoyarse el desarrollo ulterior con vistas a la predicación. S. Sobro ello puede recogerse una orientación en las introducciones al A T y al NT. With Introduction.W. WEWERS.1-16.7 Ms B: Bib 40 (1959) 10601062. 21905. J.-J. An Introduction to the Oíd Testament in Creek. Sabido es que el texto básico de los libros protocanónicos del AT se encuentra en lengua hebrea (y aramea: Esd 4. Nuevos hallazgos a propósito del texto del Ecl: E. Septuaginta-Forschungen: ThRu. KÜMMEL. Stuítgart 1964. FORMA. D. Sir 15. PETERS. Y. SntOLZ. Kermencutische Leitlinien in der Septuaginta. JUnfShrung in die neu/estamentüche Textkritík. Der Text des NT. La situación es más complicada respecto de los libros deuterocanónicos.R. RGG*.H . OTTLEY . 22 (19S4) 85-138.M. Friburgo de Brisgovia/Muních 1958. Geschichte der Erforschung seiner Probleme. 114 . por ej. METZGER. S. La critique du texte hebrea de l'AT: Bíb 25 (1944) 9-49. TRANSMISIÓN Y TRABAJO CRÍTICO SOBRE EL TEXTO El objetivo de este breve artículo no puede ser el de exponer la historia del texto y de la crítica textual3. en oposición a las antiguas traducciones). SCHREINER. Emendations and Comrnentary. De lo que se trata aquí es de mostrar con un ejemplo cómo se desarrolla la labor de la 2. Handbuch der Textkritík des NT. Dn 2.

época en la que se iba consolidando un texto ya fijo y con valor normativo. claramente distinguibles. la «qumránica» y otras. The Cairo Ceniza. la versión de ios Setenta (LXX) y la biblioteca bíblica de Qumrán. «recensión» ea e¡ vocabulario fina!. refleja la concepción judía. la posición contraria üe P. pues son necesarias para poder comprender las explicaciones siguientes. El texto básico del AT se nos presenta en la forma textual masorética. o de grupos de libros.. Testimonios de ello son el Pentateuco samaritano. la autoridad que tienen las consonantes. 4. una palestina y — para el Pentateuco— una samaritana. y en sus últimos detalles no se fijó definitivamente hasta la edad media. dar algunas indicaciones. KAHLE 4 . Por lo que toca a las consonantes. probablemente de la época anterior al símbolo de Yamnia (hacia el 100 d. por ej. los signos vocales no pueden tener. ni mucho menos. También la versión de los LXX.C). como la premasorética. que no pueden clasificarse simple y llanamente en una recensión griega. diversas formas textuales. esta forma textual data de tiempos muy antiguos. a Ja hora de tomar decisiones críticas con respecto al texto. como se ha podido comprobar con la claridad deseada a través de los nuevos hallazgos de textos en Palestina. Cf. Como se puede comprobar con particular claridad en ciertos pasajes discutidos. 1. Pero se usaban también otras recensiones. que ciertamente se apoya en una larga y buena tradición y en el conocimiento de la lengua y del contenido. el cual supone «que al principio existían diversas traducciones targú3a. Cí. Por consiguiente. usó como patrón para la traducción de libros aislados. La vocalización es varios siglos posterior. 115 . no obstante. especialmente los manuscritos y fragmentos bíblicos de Qumrán. Londres 1947 y ThLZ 7S> (1954) Sl-94. KATZ en Das Problem des Uricxles der Sepluaginia: ThZ 5 (1949) í-24 y otros trabajos.Ejemplo de crítica textual bíblica crítica textual. Se puede decir que éste es —si prescindimos de los diversos estilos de traducción con que se redactó cada uno de los escritos veterotestamentarios— el verdadero núcleo de la tesis de P. Es preciso. Pero el texto masorético (TM) no es más que una recensión de la Biblia hebrea ia . tiene su origen en la labor de los rnasoretas.

Lo que necesitamos antes que nada es. Heidelberg i°l%5.. Símaco. con excepción de 1 QIsa. A la vista de esta situación crece la importancia de los LXX para la crítica textual. sabemos que la versión de los LXX no se ha conservado en su forma primitiva.FOHRER. FOHRER en SELLIN . Por su antigüedad y exactitud. Sobre los textos veterotestamentarios encontrados en Qumrán ofrece una visión panorámica O. la recensión de Luciano (L) que empalma con Orígenes. Parma 1784-88. Les devanciers d'Aqulla..H. 116 . en. Vetus Testamennim Hebralcum cum varüs lectionlbus. compuesta sobre las traducciones más recientes (Áquila. 10. Bibelübersetzungen.. si bien es verdad que. la valoración de cada manuscrito en su conjunto.. 8.. Cierto que el texto masorético de mayor aceptación ofrece. Por otra parte. 0 . variantes que han sido recopiladas por B. I. pero en éi se refleja una versión que abarca todo el AT y que en su mayor parte se sitúa temporalmente antes que los textos de Qumrán. la de manuscritos í .B. Variae Lectiones Veteris Testamenti.Josef Schreiner micas que con ei correr del tiempo se asimilaron al texto que nosotros conocemos como el texto de las grandes unciales (B-S A)» 5 . Grieschiche B. Einleitung in das Alte Testament. 5. GESE 8 y M. La investigación llevada a cabo sobre el texto de los LXX ha logrado distinguir y separar la recensión de Orígenes (O) en su Héxapla. 7.» (434). GGTTSTEÍN9 han hecho ver que de este material no se puede esperar demasiado... pero las investigaciones de H. escritos 1000 años antes que los más antiguos y mejores textos masoréiicos conocidos hasta ahora. Teodoción). Die hebraischen Bibclhandschriften zum Dodekapropheten nach der Variantensammlung des Kennicott: ZAW 69 (1957) 55-69. 2 vols. sólo se nos han conservado en forma fragmentaria. 6.. B/IRTHÉUÍMY. 9. LThK 21I 375-380. ZlEGtER. Art. en una serie de manuscritos. Cierto que no es más que una traducción y en ese sentido sólo un testimonio indirecto del texto hebreo. 544-547.. tiene primacía sobre la Peshitta y el Targum. KENNICOTT6 y G. VTS 10. Por ello es tanto mayor la categoría de ios textos de Qumrán. 4 vols. Oxford 1776/80. DE ROSSÍ 7 . Leidcn 1963. Ha sufrido una serie de recensiones y entre ellas. según se demuestra por los hallazgos de Qumráni0. 378. en conjunto mayor que la de las paráfrasis arameas. algunas de época precristiana. Die Jestñaíi-Rolle und das Problem der Hebraischen Bibelhandschrijtm: Bib 35 (1954) 429-442: «Con toda probabilidad el 95 — o incluso el 9 9 — por ciento de los manuscritos utilizados hasta ahora son completamente inútiles para la crítica textual.

A. RAHLFS.Ejemplo de crítica textual bíblica de catenae. se apoyan. como se observó hace ya tiempo n . y además en diversas recensiones. and Recensionol Development in 13. también la Vuigata en su . J. ZIEGLER. el texto básico. HANHART para las ediciones que. SHENKEL. RAHLFS y R. 117 . «Incluso es posible que los antiguos códices unciales representen de alguna manera un texto especial. probablemente palestina. se hicieron de dicha versión. Cambridge (Mas. D . y para cuya fijación son importantes la Vetus Latina y la traducción copia (en especial la sahídica). abundante material procedente de una recensión especial. 2. 379. cit. en su edición manual. Chronoiogy thc Greek Text of Kings. 11. por lo general unas pocas antiguas con un gran número de otras más recientes. del AT hebreo... Por lo que toca al NT. «La investigación actual suele ordenar los diversos documentos fundamentalmente en tres grandes grupos. al que nos acercamos tras haber establecido la diferenciación de OLCR. A. en el texto masorético tardío. o p . de modo que se puede hablar de un texto B-S. tampoco se ha conservado el texto original de ninguno de sus libros. Las huellas de otras recensiones. Cf. Para una gran parte del AT la edición de los LXX hecha en Gotinga a incluye las diversas recensiones y ofrece. Todos han llegado hasta nosotros a través de copias. atestigua la recensión de su arquetipo. Estas recensiones están descritas detalladamente en las excelentes introducciones que escribieron J. conjunto.) 1968. en cuanto esto es posible. y una versión más reciente (R) que muestra asimismo influencias hexapláricas. Por eso en los manuscritos de los LXX hay variantes que no pueden utilizarse indiscriminadamente para un trabajo de crítica textual Hay que sopesarlas: el primitivo texto de los LXX. O. En la recensión de Luciano se encuentra. y también las recensiones LCR en cuanto están emparentadas con O. recientemente J . como las que aparecen en L. que ya es normativo. como. deben valorarse caso por caso. h a realizado un trabajo preliminar importante para todos los demás libros: Septuaginta. id est Vetus Testaincnmm iuxta LXX ínf£rpr<>íe'~s. un texto A y (en Jer) de un texto Q-V» u. Stuttgart 1935. 12. por otra parte. 2 vois. de los cuales el primero representa el texto "egipcio" o "neutral". ZIEGLER. el segundo el "occidental". que están en relación con los dos anteriores (C). en Gotinga.

— dental" tiene en común con el neutral la ventaja de su gran antigüedad. Novum Testamentum graece ét latine. 14. hay que tener idea del valor que poseen las diversas recensiones. en que difiera del texto "neutral". Ya en el siglo n estaba ampliamente difundido. op. Cuando NESTLE dice que el texto egipcio (§ = hesychiano) está representado sobre todo por BftC y el koine ($).Josef Schreiner y el tercero el texto koine» u. con mayor o menor independencia. El texto "occidental" se distingue del "neutral" sobre todo por la presencia de ampliaciones. ZIMMERMANN. que son resultado de una reelaboración consciente. pero no puede ocupar un sitio como testimonio independiente al lado de los otros grupos textuales»16. Neutestamentiiche Methodeniehre. En general se puede decir lo siguiente: «El texto "neutral" tiene la ventaja de su gran antigüedad. respectivamente por W 6 X y <p. Por eso su importancia no podrá ser decisiva en los casos. ZIMMERMANN. 43ss. Stuttgart 1967. Se pueden considerar como manuscritos clave del texto occidental D lat sy. Véase allí mismo !a clasificación de los mss más importantes.. El texto "occi. de modo que su importancia es mucho menor que la de los textos citados anteriormente.. 15. Al igual que para los LXX. cit.. No se puede exponer aquí con detalle cuáles son los manuscritos que pertenecen a cada grupo. 16. sólo puede tratarse de una regla arbitraria!5. «por ej. Eí llamado texto cesariense (el jerosolitnitano de VON SOBEN) es un texto mixto que está atestiguado. esta recensión existía ya en Egipto en el siglo n. H..» El texto «cesariense» tiene «importancia»para la clarificación de la historia de los textos.. y a veces también por omisiones.. pero sus listas pueden encontrarse en las ediciones críticas. en los Hechos y en las cartas por HL. en los Evangelios por EFGH. 118 . son también importantes los leccionarios y las citas de los padres de la iglesia. Como otra característica del texto "neutral" cabe mencionar la escrupulosidad de su tradición. H. 40. 12s. así como por la masa de manuscritos posteriores». Como lo demuestran P46 y P66 con seguridad. en eí Apocalipsis por o46. El texto koine es el resultado de una serie de retoques y reelaboraciones. Stuttgart 351963. Para poder emitir juicios de crítica textual sobre los escritos neotestamentarios.

La crítica textual llevada a cabo con métodos científicos comienza para ambos Testamentos en la época del humanismo. Systetnalische Darsiellung dar ¡exíkritischen Criindsiiizc für Philologen und luristen. Londres 1920. son principalmente éstas: errores de lectura. sus puntos culminantes han sido para la Biblia hebrea el trabajo de los masoretas. cí. H. El crítico textual tiene que contar con todas estas posibilidades. desviaciones de la vista debidas a homoioteleuton y homoioarkton (respectivamente. que originan variantes falsas. ditoarafías y haplografías de letras y palabras. KANTOROWICZ. Las resultados alcanzados 17. para los Setenta la obra de Orígenes. 119 . Por ej. Leipzig 1921. Las experiencias hechas desde entonces sobre los textos han sido reunidas. en 5 tomos. partículas y palabras pequeñas. Fue entonces también cuando se empezó a poner de relieve la existencia de distintas recensiones. la filología bíblica recorre en gran parte los mismos caminos que el estudio crítico de los textos profanos16. SCHLEUSNER para Jos Setenta. clasificadas. Las juentes de errores. a la catalogación de los manuscritos y al procedimiento para restablecer las modificaciones textuales. terminaciones y comienzos iguales). en el *Novus Thesaurús philologico-criticuss de J. Einjührung in die Textkritik. asimilaciones sintácticas y gramaticales y las muchas modificaciones conscientes o involuntarias que pueden proceder de las ideas e inteligencia de los escritores y copistas. modificaciones debidas a pasajes paralelos. de escritura o de dictado en la composición de nuevos manuscritos.II. De manera que se pueden formular instrucciones generales. cambio de palabras y giros de sentido semejante. 1.E. omisión y adición de letras. 18. LA CRÍTICA TEXTUAL COMO MÉTODO El estudio crítico de los textos bíblicos cuenta con una larga historia. Por lo que toca al AT comienza ciertamente con la fijación de un texto normativo. confusión de letras parecidas. divisiones erróneas de palabras y frases. registradas 17 y elaboradas hasta obtener unos principios básicos. y para la Sagrada Escritura latina la labor de Jerónimo. interpretación falsa de abreviaturas. Por lo que respecta al reconocimiento de los errores que aparecen en las tradiciones de los textos.

la relación que guarda el texto en cuestión con la religión e historia de su época. la experiencia personal y cierta sensibilidad para detectar los motivos de las corrupciones deben enseñarle a ver esas causas y a encontrar la lectura correcta.Josef Schreiner por oíros. Zimmenrcann. Metzger. hay que tener en cuenta que no todos los manuscritos de un grupo dan siempre testimonio de éste ni van siempre con él. Critica cextus. con la arqueología y demás circunstancias objetivas. F. Por lo que respecta a los LXX y al NT. De todos modos remitimos a las amplias y buenas colecciones de ejemplos que existen y que son fácilmente asequibles19. 120 . debe intentarse la interpretación filológica. puede trazarse con J. Berlín y Leipzig 1920. DELJTZSCH. BEGRICH 20 aproximadamente así: a) En primer lugar se reseñan y comparan los manuscritos de que se dispone. f) La crítica textual no puede llevarse a cabo con total independencia de la critica literaria y de la historia de las formas.und^Schreibfehler im AT. Un cuadro general de cómo hay que proceder en el estudio crítico de los textos. si se quiere evitar una desviación por pistas falsas. Vocr. 19. d) Se consignan y examinan críticamente las variantes divergentes. y durante todo el trabajo ulterior. e) Al mismo tiempo. pues para poder enjuiciar las variantes tienen que estar claras la división y articulación de las unidades originales del texto. No es éste el lugar indicado para aducir ejemplos de las mencionadas fuentes de errores. g) Asimismo hay que tener en cuenta. Zur frage tter aUtrstamcntlichm Textkritik: OLZ 42 (1939) 473-483. la agrupación de las recensiones y manuscritos según que coincidan o se opongan mutuamente. c) En el AT hay que examinar sobre todo las traducciones y su fuerza probatoria en favor de la forma original del texto. E. Roma 1951 (dactilografiada) y las obras antes citadas de Vogels. se consideran las fuentes de errores. así como lo que quieren decir. 20. según la mayor importancia de los testimonios. b) Hay que examinar y sopesar. 2. h) Dentro de esta asociación con los demás métodos exegéticos. Die Lese.

que han de estar comprobadas. pues. k) Si la tradición textual falla por completo y no se encuentra ninguna variante al menos satisfactoria. 37-53. 21. En tal caso hay que preguntar cómo está documentada en los manuscritos y traducciones. Pero éstas tienen que demostrar su propia posibilidad iluminando el texto corrompido con ayuda de las fuentes de errores. los manuscritos. de 1710. ha de ceder ante la lectura refrendada por los otros testigos.A. se pueden reducir a un principio único: a) Ha de preferirse la lectura más difícil a la más fácil. cic. y lo más amplio posible. cit. Siguiendo a ZIMMERMANN. Con todo esta regla no puede tener un valor absoluto. 121 . 3. se puede acudir en última instancia a la conjetura. cuando la lectura más difícil sólo tiene a su favor testimonios escasos y tardíos. De esta manera se rechazan todas las simplificaciones y armonizaciones ulteriores. Y aquí es evidente — sin necesidad de más explicación— que la vanante mejor atestiguada es la más original. 36-17. entonces hay que suponer la presencia de alguna corrupción. j) Si dentro de las reflexiones hechas hasta aquí nos encontramos con que una variante ofrece el sentido correcto. Según las conclusiones de J. y el texto así reconstruido debe ser irreprochable desde el punto de vista lingüístico.. entonces existe la posibilidad de que dicha variante represente el texto (más) original. que 2i conviene citar y explicar brevemente. por otra parte para explicar así la corrupción del texto a partir de la conjetura propuesta. BENGEL en la introducción que hace a su edición crítica del NT. op. op. b) En primer lugar tienen la palabra los testimonios exteriores.Ejemplo de crítica textual bíblica i) Si a lo largo de todas estas reflexiones resulta que el texius recepius (el texto normativo que nos ha sido transmitido por la tradición) no parece tener ningún sentido (satisfactorio). o sea el sentido mejor. En el proceso del trabajo crítico textual se han ido elaborando unos principios metodológicos. Para ello debe disponerse de un material seguro. es decir. y a J. de pasajes paralelos relativos a casos semejantes o de iguales circunstancias. COPPENS.

d) Sin embargo.Josef Schreiner c) En todo caso para poder hacer esta afirmación hay que haber examinado el parentesco de los manuscritos y hay que haber sopesado los grupos de testigos. debe tenerse en cuenta. 122 .W . *• K. K r r r a . i) Por último. Biblia Hebraica Stmtgartcnsia. Biblia Hebraica. pues es más probable que alguien haya ampliado y explicado el texto. que sólo en caso de necesidad se ha de recurrir a las conjeturas. que no que lo haya acortado. Así. también en contra de ia variante mejor atestiguada. por ej. h) Es asimismo evidente que a partir de la variante que se considera original han de poder explicarse las demás con ayuda de las fuentes de errores que ya hemos mencionado. es cosa clara y que en realidad no requiere explicación. No tienen apoyo alguno en la tradición textual y se puede sospechar que han nacido de una opinión preconcebida del exegeta. Como consecuencia de este último principio no se pueden sostener muchas de las proposiciones que anota BHK* en el aparato crítico bajo «prps». de ahí que BHS** sea mucho más reservado en las anotaciones. RunoLPii. . y e) hay que hacer una valoración común de las variantes que se encuentren relacionadas sintáctica o temáticamente. UN EJEMPLO: EL SALMO 110 Vaya por delante la observación de que no existe ningún texto que permita mostrar todas las posibles fuentes de error y la apli* R. pues la mera copia de un manuscrito carece de importancia y la calidad de las diversas recensiones es muy variable (cf. f) En general la variante más breve es la más original. la Vetus Latina no tiene voz propia cuando se lee junto con los LXX. supra). III. Stuttgarl 1968ss. no se ha de suponer que el autor haya metido en su obra un cuerpo extraño o una contradicción. incluso entre testigos diferentes. E L L I G U R . g) Naturalmente la variante preferida debe concordar con el contexto.. el influjo paralelo de pasajes emparentados. Stultgnrt '1951.

Si en los LXX R falta ó en o y. no se toman en consideración las meras conjeturas. Unos pocos manuscritos omiten l" en tragláka^ leyendo por fanto la conexión del status constructus. lingüísticamente intachable. 2: Parte de los testigos griegos (véase Ra.12). que presenta el enjuiciamiento de un texto n. se trata de una modificación condicionada por el dominus latino que naturalmente carece de artículo (cf. únicamente de exponer la forma de trabajo y el problema.1. una forma de soslayar la dificultad que presenta el hecho de que Yahveh «extiende» desde Sión el cetro del rey y no el suyo propio. No se puede objetar nada contra el texto masorético (TM). MeOger. lo cambia por aot (L) y se corrompe en as. Zimmermann. Der Text des AT. Se da por supuesto que el icetor tiene a mano ios textos utilizados y las siglas adoptadas según el cuadro correspondiente que suele ofrecer cada edición.Ejemplo de crítica textual bíblica catión de todas las operaciones de crítica textual. por tanto.5. por lo general.1. sobre Salmo 2. Is 66. Sluttgart "'1966. 123 . Lam 2. de cuño probablemente litúrgico. Se exponen verso por verso los problemas textuales importantes y se discuten a base de pequeñas anotaciones. véase W C R T H WEIN. 2a se dice como palabra que acompaña a la acción y el v. Al rey le es entregado su cetro. Ra. Pero si se toma el salmo 110 como texto (oráculo de entronización —por eso se dice a! principio neúm «oráculo» —) propio de un ritual de entronización. Ga) se cambia el orden der£> SauíS/^aXaó^. que quizá quiere establecer una distinción entre el estrado que pertenece a Dios en virtud de su potencia creadora y el que recibe el rey como regalo de Dios. V. Por eso resulta incomprensible que BHS 22. V. es por una acomodación al lenguaje corriente. el TM resulta correcto.. En unos pocos manuscritos de LXX Hie La hay una asimilación a los pasajes citados. 26 como fórmula de misión. Forma y tradición textual del salmo 110 (109).úpioc. que junto con la construcción de genitivo está también atestiguado por LXX Hie La y se encuentra en el texto masorético también en Sai 99. con lo que el v. Se hace una transcripción de las letras hebreas. 1: Si en parte de L y de los salterios latinos (Ro. Se trata.) omite GOU I o (S). y Jas obras citadas de Vogsis.

" u. pero que los LXX no traducen por vpxh e n n m " guno de los dos pasajes en que aparece.» Para traducá. quizás con ayuda de nedibñhtí'.. mishár es una palabra de la que no hay testimonios en el resto del ATS y parece que se trata de un nombre. quedan dos posibilidades: o se lee con los LXX rcpo éoccpápoo missaítar 23. y de manera similar el manuscrito % Sy. de ella podría depender el orietur de Hie. (r¡) áp^vj de Ro Ga. V. en ornato sagrado [viene] a ti el rocío de tu juventud desde el seno de la aurora (?). más que ser una interpretación libre y conforme al sentido). SCHLEUSNER / 449. mientras que una parte de la tradición latina. 124 .) podría ser un indicio de que los LXX no entendieron correctamente el género del salmo.Josef Schreiner siga proponiendo selah en vez de yiSlqh.év>]<.» Junto a esta recensión está la de !os LXX: «Contigo [está] el señorío en el día de tu poder. especialmente Ro. hay que decir que no puede apoyarse en la tradición textual. La tradición textual revela que existen varias recensiones. puede que fuera una interpretación libre de ndbt hecha bajo el influjo del «en el día de tu poder» que sigue. Al comienzo de 2b ponen we (xaí). <x' la concibió como participio y la tradujo por s5a>p6ptcru. traduce el imperfecto yirdah por dominabiiur (el dominaberis de Ro refleja el imperativo. pero LXX La Hie mantienen el imperativo. También áitoarsXeí (fut. en esplendor» el targum de muchos manuscritos a Hie lee ^har^ré «en las montañas» — por tanto res en vez de dedet. sin que por eso esté respaldado por dicha versión. Con el TM se podría verter así: «Tu pueblo es decisiones voluntarias en el día de tu poder (militar). traducido por el principium también ambiguo. En vez de tyhadre «en ornato. sino que reflexiona sobre la lectura de los LXX «yo te he engendrado». Tampoco LXX. un trueque de letras muy corriente y fácil —. 3: Textualmente es éste el versículo más difícil del salmo. Cuando BHS señala la conjetura hóMeka por heláka.era aoü los LXX leyeron seguramente 'immcka en vez de '•amm'ka. Pero dado que en ninguna otra parte del AT está documentado un verbo shr. en el esplendor de los santos te he engendrado del seno antes de la aurora.15 significa «dignidad». que en Job 30. han captado plenamente el contenido.

donde significa «juventud». la conjetura ketal. no resulta ninguna diferencia de contenido. Tanto su significado como su parsimonia no hablan en favor de que yaldüt sea aquí original. Es sólo una tentativa por conciliar las consonantes que presenta el TM con la lectura y'lidtika. Podrían haber sido una nota marginal (glosa) que ulteriormente entró a formar parte de! texto. y. Muchos manuscritos ó s¡3p LXX Sy íeen y-íídtíka. parece que el MT tiene sentido en 3a<x. 2 se habló de los enemigos.7) del oráculo de unción. por io que naturalmente no hay razón alguna para abandonar el TM. no hay ninguna razón para cambiarlo por dlbrat como hacen dos manuscritos. 5: De que se lea 'adonay o se lea con muchos manuscritos targúmicos yhwh. lo cual quiere decir que pertenecía a la recensión del modelo hebreo.as. hay que ser consecuente. Mas si se opta por la recensión de los LXX. Un procedimiento de selección es problemático y. en todo caso presupone la lectura yaldutaka del TM y se encuentra atestiguada ya en el texto de « V (6') Hie. Yaldüt. no por eso hay que suponer que los LXX las han preterido. como lee el TM. V. 4: Si aibrüü es un antiguo status constructus (GeseniusKautzsch § 109). pero no en el enunciado mitológico de nuestro versículo. Considerada desde este punto de vista. Sin embargo. la expresión yaldutaka podría haber sido escogida por una recensión palestinense (a' Hie) para la cual y'Hdtíka resultaba soportable en ia fórmula adopcionista (Sai 2. 3 se traduce yldtyk por kz. V.z-{hvqaá.7 «(tú eres mi hijo. además de aquí. Mientras «tu pueblo» cuadra bien. Es difícil juzgar cuál de las distintas lecturas lo es. propuesta también por BHS.9s. a lo largo de las cuales posiblemente fue un acierto leer ro's como 125 . después que en el v. Esta lectura puede apelar a Sal 2. debe estar en condiciones de justificarse. procedente de leka tal. teniendo en cuenta la historia del texto. por tanto. solamente en Eclo ll. Son palabras que molestan también si al final del v. tiene pocas probabilidades de reproducir el texto original. aparece. Las palabras leka tal no las leyeron los LXX. 6: Los LXX atestiguan totalmente la versión de] TM en este verso que ha experimentado muchas tentativas de corrección.Ejempio de critica textual bíblica o se supone una ditografía de la m y se lee sencillamente salvar «(del seno) de la aurora». V. hoy) te he engendrado».

el artículo básico: Ugaritic andtlie OM Teslntuent. tributorem dominii constituet eum» o «heredem dominii constituet eum». 25.. y lee un part. Hie leyó (implebit) valles. la puede servir de ejemplo para ver lo que es una pura conjetura basada en consideraciones referentes a la historia de las religiones. no cabe hablar de una modificación del TM. se leen minnahal baddarak yistáh «beberá del torrente en el camino». o bien una lectura de rhm (~ rabblmi ante nwbt suponiendo una ditografía de la m. DAHOOD25. que todavía en Qumrán son muy parecidas —. que en el TM.. hay que preferirla. pero también la que tiene sentido. y. los textos de Ugarit han hecho grandes aportaciones a la filología del AT. sigue siendo una mera hipótesis que no se encuentra respaldada por el testimonio de texto alguno. ETL 44 (1968) 126 . El v. la siguiente lectura: mcmhíl baddarak y'sitehu «dis-. NOBER 2+ ha propuesto para el grupo de consonantes «mnhl bdrk ysth». 24. lo mismo que « V geüyóí «valles» (según la retrotraducción que hizo Field de Syh). pero esto no es más que una aclaración posterior. de manera que hoy se es mucho más prudente a la hora de modificar palabras difíciles o hapaxlegómena oscuros y peculiaridades estilísticas. que está respaldado entre otros códices por los LXX. P. V. por ej. Por lo demás. En vez de gcwiyyól «cadáveres». que significaría «dominuam). para lo cual se cambian sólo las vocales y no las consonantes del texto. Ciertamente. Pero la conjetura mencionada. eDe tórrenle (n vía 6¡6eí» (Ps 110.Josef Schreiner sustantivo colectivo y ver en TCOXXWV o bien una traducción libre de rabbüh.8. Cf. pese a que temáticamente puede remitirse a Sal 2. se podría pensar en leer rosó en lugar de ro's. como hacen dos manuscritos Sy. El TM ofrece la variante más difícil. 35-54. como han demostrado los numerosos estudios de M. hifil del verbo nhl y el verbo syt. por consi: guíente. 7: Entre las variantes atestiguadas podría discutirse la lectura de yarüm (algunos manuscritos Sy) en vez de yarím — un cambio de fas letras yod y waw. Para ello se remite al ugarítico drkt. 7a): VD (1948) 351-353.

que tiene también los mejores testimonios en Mt. que se encuentra tam> bién en Mt y Le. La diferencia existente entre las dos variantes que se nos han transmitido tiene importancia teológica27: Ú7to-óSiov alude a la victo26.íQou rell. 35: o 'I-qGovt. Aquí se trata del texto de Marcos26. es una asimilación al texto de los LXX. Se da un caso parecido en Is 59.34. es probable que lo haya tomado de Mí 22. donde se pone otra vez de manifiesto el influjo de Mt.IV. cosa que 127 .43. El término proviene del hebreo tahat. el texto original es el que se aparta de los LXX. En cambio.41. que caería en el campo de la crítica literaria. su triple documentación sinóptica y la cita que contiene del AT. en vez de EI-SV. sí-sv después de ispeó. La adición de ó antes de y. Pero esto no vale para el xáOstrov de B en lugar de y. y probablemente es a partir de ahí que ha penetrado también en ei texto de Me de DAfi. concepto que empalma con Is 52. Se ha escogido esta perícopa a causa de su brevedad. su unidad. D it presenta Asyst. si bien sólo citamos 27." y el 2.°. el TM Ice: <y viene a Sión (l'syyón) y que se ha de entender a partir de poslexílica de Jcrusalcn. Como quiera que se trata de una asimilación más que de un cambio. los códices m i s importantes. IXeysv: cuando W lee Asysi. que en el salmo 8. es con seguridad la lectura original en contra de Ú7io7tóSiov que aparece en N ít A 0 = LXX. Nos apoyamos en el lexto y aparato crítico Stuttsart 3 1964. V. D it colocan ó 'I. AULND. SíAW el T<Ó i. Oreo EJEMPLO: Me 12. Según I QIs» el salvador de la Synopsts quauuor Evangelioruiii. Aquí se trata probablemente de una modificación estilística. Aquí el salvador». tal como se viene hacia Sión ('/ syv/nj.35-37ct Lugares paralelos: Mt 22. de K.'jpioc en £ K AW. Le (donde sólo el texto occidental ofrece la forma ¿Ttoxárco) y Act 2. V. En este análisis no se pretende establecer una comparación sinóptica. Le 20.7 se traduce por ÚTO^á-rto: «todo lo pusiste bajo sus pies». = LXX.41-46. 36: y«p en S A es una variante que facilita la lectura y que puede haberse inspirado en Act 2. También el cambio de colocación de uíó. SGTLV AautS en íiAW podría estar influido por el orden de las palabras en Mt 22.35. B omite el -roí 1 ?.7s ia indigencia en que se encontraba la comunidad refleja en el Tritoisaías. una variante que es claramente secundaria por ir contra las formas textuales normales y por haber tomado el ¿Irtzv de Le 20.Ó7coxáT<ú.41-44.20.42.

Le.losen Schreiner riosa derrota cíe los enemigos. 37: La variante el en vez de apró? en E sys procede de Mt 22. mientras el texto occidental sigue su propio camino. ia variante de Me da sin embargo al texto un matiz propio.26. corno el punto central del reino de Dios y al que Yahveh ha asegurado una función mediadora y salvifica en su inmediata vecindad. au-roü IcTiv en N Sí AW sigue a Mt. V. procedente de Mt. la edición de i. nocAso en vez de Hyu aparece en el texto VF y otros procedentes de Mt.22: «la salvación vieno de los judíos». la inversión de las palabras: uE6<. Seguramente en todas estas variantes se trata de errores fácilmente explicables en la lectura y de cambios de letras (l en vez de ' ' Y 'l y en vez de m). en cuanto que pregunta más por el fundamento que por la posibilidad de la filiación davídica. tiene como objeto el contenido y mensaje de la palabra de Dios. que sé ha separado del templo y que ve cómo gobierna en él et «sacerdote inicuo». parece más acertado leer ÚTcoxá-rcu. que está a la base de la interpretación. Más bien habrá que preguntarse frente a muchas variantes si detrás de cuas no se oculta alguna intención. Le. el punto clave de toda la frase es la colocación del auxoü. acompaña sus pasos ulteriores y que. Le. Los dos ejemplos que acabamos de exponer no pretenden desde luego ser los mejores posibles. 128 . Pero diversos inanuscritos (cf. Y es que se trata de una preocupación fundamental por el texto. según parece. Para el texto de los X.XX el redentor viene a causa {üvsxsv =• 'al) de Sión. TC<5S en X W &. Ziegler) leen toe Sit>>v ( = missiyydn) como por ej. Pero sí que pueden haber mostrado lo importante que es la crítica textual para la comprensión e interpretación de una perícopa. JOSEF SCITRÜINER resulta comprensible si se piensa en la situación de la comunidad de Qumrán. Con todo $ acierta con seguridad con el TCÓOSV C/JUTOÜ ecmv UÍÓ5. en todo el capítulo 11 de la carta a los Romanos Pablo recalca la afirmación de Jn 4. Otros influjos y asimilaciones son: oüv en Sí Á. y lo mucho que a su vez se encuentra implicada en reflexiones exegéticas y teológicas. La exégesis no puede renunciar a ella. pero no se puede afirmar que aquí no hay nada mus que errores. Es claro que en un testo en el que se trata de la soberanía de Cristo sobre David. tomado de Mí. con lo cual se considera a ésta. OTeassá-s'&i u Ü¿ ¡aasusira*» * j W eHiiesf-ttHri. Rom 11.45. en último término.

cuya validez y practicabilidad tiene que volverse a pensar y circunscribir en cada caso. 129 . La tarea más urgente que se le plantea hoy a una reflexión sobre estos métodos. Se olvida con demasiada facilidad que los nuevos métodos no son simples posibilidades suplementarias que se añaden a los métodos practicados anteriormente. De una manera semejante. de manera insuficiente. y aparecidos con posterioridad. También la pluralidad desconcertante de la terminología que usan hoy nuestros manuales se puede atribuir en parte a ese desacuerdo que reina todavía a la hora de describir los diversos pasos metodológicos. son los nuevos métodos los que diferencian a los métodos y planteamientos antiguos.VI £os métodos exegéticos en un ejemplo tomado del Antiguo testamento La investigación exegética de este siglo ha desarrollado un variado abanico de métodos con los que llevar a término el análisis histórico-crítico de un texto bíblico. La investigación exegética no ha tenido siempre ante los ojos este hecho de que son los mismos métodos más diferenciados. el método de la historia de la redacción hace avanzar una problemática que antes era tratada por el método de la crítica literaria. los que diferencian y cualifican a su vez a los métodos que se practicaban con anterioridad.. es la de coordinar acertadamente los diversos pasos metodológicos. con frecuencia. aunque. el método de la historia de la tradición y el análisis estilístico estudian desde un ángulo de mira más preciso una serie de cuestiones que ya antes de la aparición de esos métodos entrevio implícitamente el método de la historia de las formas. Así por ej. Por el contrario.

así tendríamos una nomenclatura paralela a los términos de crítica textual y crítica literaria. que pudo esconderse. ya sea en lo tocante al método o al contenido. por otra. cf. :se inclinó su corazón hacia Abimelec. y nos ha parecido además apropiado porque. crítica de los géneros. Ibid. a Ofra. Abimelec. los hijos de Jerobaal.. «Sólo se salvó Jotán. supra). se fue a Siquem. es difícil desfigurarlo por prejuicios teológicos y. ya generalizados. Además. Por esta razón elegimos a modo de ejemplo un texto ya analizado por él 2 . 130 . p. junto a los hermanos de su madre. Pero no registraremos expresamente los puntos en que nos apartamos de él. que os dominen setenta hombres. W. hicieron rey a Abimelec : junto al terebinto de Musab. necesita precisamente una iluminación metodológica para que quede a la vista su contenido teológico. 4 Le dieron setenta sidos de plata de la casa de Baal de la alianza. La distinción a que aquí se alude entre crítica de las formas y crítica de los géneros. hijo de Jerobaal. El ejemplo de Jue 9 (el signo: señala los hemistiquios a y b de cada verso). 5 Bajó con ellos a la casa de su padre. Para ello lo mejor es una traducción del texto original (teniendo en cuenta la crítica textual. etc. El uso general del elemento «crítica» deberá recordarnos en primer lugar que se trata siempre de un método. RICHTER. El texto elegido es Jue 9. ya que éstas son más bien el resultado del proceso metodológico. y fueron y. el hijo menor de Jerobaal. que no de historia de la redacción. preferimos hablar de crítica de la redacción. Untersuchungen zum Richterbuch (BBB 18).. y mató a sus hermanos. todos hijos de Jerobaal. E L TEXTO Antes de proceder al análisis propiamente dicho es necesario aclarar un poco el texto en sus peculiaridades lingüísticas y de contenido. 2. pues se dijeron: éste es hermano nuestro. notables de Siquem. El especialista lo advertirá por sí mismo. setenta hombres sobre una misma piedra. :con que pagó a los hombres vagos y perversos que le siguieron. por rey. quedará fundamentada cuando se discutan directamente estos pasos metodológicos. A tal propósito responde también la propuesta que hacemos aquí de emplear una terminología consecuente y diáfana para cada uno de los pasos metodológicos. así os oiga elohim a vosotros. Por consiguiente. :Les habló a ellos y a toda la familia de la casa del padre de su madre diciéndoles: 2 Hablad a los oídos a todos los notables de Siquem: ¿Qué es mejor para vosotros.Erich Zenger Por esta razón lo que intentaremos en las páginas siguientes será comprender con exactitud el fundamento de los respectivos métodos y determinar con la mayor nitidez posible cuáles son sus funciones dentro del proceso total del análisis histórico-crítico. por una parte. o que os dominé uno solo? : ¡Acordaos de que yo soy hueso vuestro y carne vuestra! 3 Habiendo hablado por él los hermanos de su madre a los oídos a todos los notables: de Siquem conforme a aquellas palabras. y al «visitante» la discusión no haría más que confundirle. con la 131 11 1. crítica de las formas. 7 Súpolo Jotán y fue a ponerse en la cresta del monte Garizim. 8 Pusiéronse en camino los árboles para ungir rey sobre ellos. A) OBSERVACIONES PRELIMINARES SOBRE EL TEXTO I. 246-318. que está en Siquem. La variante que aquí exponemos frente a la metodología usual sigue en lo esencial la concepción metodológica elaborada recientemente por W. o al menos una lectura atenta de distintas versiones. crítica de la tradición. :y dijeron al olivo: ¡Sé rey sobre nosotros! 9 Les dijo el olivo: ¿Voy a renunciar a mi pinguosidad. Traditionsgeschichtliche Bonn 21966. ° Reuniéronse entonces todos los notables de Siquem y toda la ciudadela. y alzando su voz gritó :y les dijo: Oídme. RICHTER 1 .

hijo de Obed. :si habéis obrado bien con Jerobaal y su casa. que salga fuego de la zarza espinosa y devore a los cedros del Líbano. 33 Por la mañana. los árboles a la vid: :¡Ven y sé rey sobré nosotros! 13 Y les dijo la vid: ¿Voy a renunciar a mi mosto. venid y poneos a mi sombra. y se detuvo a la puerta de la ciudad. con sus hermanos. alegría de los dioses y los hombres :para ir a mecerme sobre los árboles? 14 Y dijeron todos los árboles a la zarza espinosa: :¡Ven y sé rey sobre nosotros! 15 Y dijo a los árboles la zarza espinosa: Si de buena fe queréis ungirme rey sobre vosotros. recogiendo a su gente. :y llegó esto a conocimiento de Abimelec 26 Vino a Siquem Gaal. gente que baja de las cumbres de los montes. 16 Ahora bien: si al hacer rey a Abimelec habéis obrado de buena fe y con lealtad. 25 Pusieron los notables de Siquem en las cumbres de los montes asechanzas. Y lo supo Abimelec. :que haga Abimelec vuestra felicidad y que hagáis vosotros la suya. :y muchos cayeron antes de llegar a la puerta. :a los hombres de Hamor. 133 . hijo de una esclava suya. levántate y despliega frente a la ciudad. hijo de Obed. para ir a mecerme sobre los árboles? 10Dijeron. padre de Siquem? ¿Por qué entonces vamos a servirles a ellos nosotros? 29 ¡Quién me diera este pueblo en mis manos! Yo expulsaría a Abimelec. 36 Vio Gaal a la gente y dijo a Zebul: Mira. gobernador de la ciudad. 24 para que llevara sobre sí el asesinato de los setenta hijos de Jerobaal :y la sangre de ellos cayese sobre Abimelec. la dividió en tres secciones y se puso en emboscada en el campo: Vio: mira. . que ha venido a Siquem con sus hermanos. :y se pusieron en emboscada cerca de Siquem. yéndose a Ber : donde habitó por miedo a Abimelec. setenta hombres sobre una misma piedra. gente que sale del ombligo de la tierra."mientras que Zebul impidió a Gaal y. maldiciendo a Abimelec. el pueblo que sale de la ciudad. comieron y bebieron. :y salga fuego de Siquem y de la ciudadela y devore a Abimelec. pues. :y haciendo rey sobre los notables de Siquem a Abimelec. y la gente que con él tenía. mira como están sublevando la ciudad contra ti. :se hicieron traición los notables de Siquem a Abimelec. de la emboscada. de noche tú y la gente que tienes contigo. :y levantóse Abimelec. :Le diría: ¡Refuerza tu ejército y sal! 30 Llegaron a oídos de Zebul. * Pero Abimelec lo puso en fuga y él emprendió la huida ante él. 18 levantándoos hoy contra la casa de mi padre y matando a sus hijos. y sobre los notables de Siquem. de noche. para que le sirvamos? ¿No sirvieron el hijo de Jerobaal y Zebul. que salga fuego de Abimelec y devore a los habitantes de Siquem y la ciudadela. al salir el sol. Arremetió contra ellos y los machacó. 42 Sucedió al día siguiente que el pueblo salió al campo. y a la vista de los notables de Siquem. dijo: ¿Quién es Abimelec y quiénes somos nosotros. 22 Tres años fue príncipe Abimelec sobre Israel. que despojaban a cuantos pasaban cerca de ellos por los caminos. a Mandó elohim un mal espíritu entre Abimelec y los notables de Siquem. las palabras de Gaal. :y si no. 38 Dijóle entonces Zebul: ¿Dónde está ahora tu boca con que dijiste: ¿Quién es Abimelec para que le sirvamos? :¿No es ésa la gente para ti despreciable? ¡Sal. su gobernador. 34 Levantóse Abimelec y toda la gente que con él tenía. :y montó en cólera. 28 Gaal. 41 Abimelec volvió a Aruma. 31 Mandó secretamente mensajeros a Abimelec para decirle: :Mira Gaal. hijo de Obed. 43 quen. :y entrando en la casa de su elohim. su hermano. hijo de Obed. divididos en cuatro secciones. :Los notables de Siquem pusieron en él su confianza. 20 Pero si no. porque es hermano vuestro— 19 si hoy habéis obrado de buena fe y con lealtad con Jerobaal y su casa. :y cuando Gaal y los que le siguen salgan contra ti. :Y le dijo Zebul: Son las sombras de los montes que se te hacen hombres. que le habían prestado ayuda para matar a sus hermanos. 27 y salieron al cam132 po. pues. los de Siquem.a los suyos permanecer en la ciudad. :y ponte en el campo en emboscada. 32 Levántate. haz contra ellos lo que puedas. los árboles a la higuera: :¡Ven y sé rey sobre nosotros! " Y les dijo la higuera: ¿Voy a renunciar a mis dulces y ricos frutos :para ir a mecerme sobre los árboles? 12 Dijeron. su hermano. a darle batalla! 39 Salió Gaal. :y hay un cuerpo que viene por el camino de la encina de los adivinos. 35 Salió Gaal. que los había matado. pues. combatió contra Abimelec. pisaron e hicieron gran fiesta. si lo habéis tratado según el mérito de sus acciones — — 17pues mi padre combatió por vosotros :y exponiendo su vida os libró del poder de Madián. vendimiaron sus viñas. 21 Retiróse Jotán y emprendió la huida. hijo de Obed. pues.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo Testamento que se honran los dioses y los hombres. 37 Volvió a hablar Gaal y dijo: Mira.

5 ?y sobre las gentes de Siquem hizo caer elohim todo el mal que habían hecho. Esto puede lograrse planteando las dos preguntas siguientes: 1) ¿Se encuentran en el texto repeticiones llamativas (incluso verbales)? 2) ¿Se encuentra en el texto un vocabulario llamativo (por ej. :1a sitió y la tomó. un diccionario. 50 Fue luego Abimelec a Tebes. también toda la gente cada uno su rama y siguieron a Abimelec. : y mandó a su gente que hiciera prestamente lo que le veían hacer a él. en la que se refugiaron todos los habitantes de la ciudad. asesinando a sus setenta hermanos. hombres y mujeres. : cumpliéndose en ellos la maldición de Jotán. Luego se ordenan.9a. tal o cual concepto interesante)? Para poder responder a la segunda pregunta se requiere cierta familiaridad con el lenguaje del Antiguo Testamento. 49 Cortó. virajes en la narración. 46 Así que lo oyeron los notables de la fortaleza de Siquem. un comentario o un vocabulario teológico se pueden entender muchas cosas. 54 Llamó él enseguida a su escudero y le dijo: Saca tu espada y mátame. conviene distanciarse de él y «revolverlo» metodológicamente. El material así reunido podrá emplearse a lo largo del análisis propiamente dicho según lo exija el fin que se pretende. SORPRENDENTES PECULIARIDADES LINGÜÍSTICAS DEL TEXTO El análisis supone cierta capacidad y sensibilidad para captar los matices y las particularidades del texto. 55 Viendo los hijos de Israel que había muerto Abimelec. y murió Abimelec. II. hijo de Jerobaal. y tomando en su mano un hacha. : mientras los otros dos cuerpos desplegaban contra todos los que estaban en el campo arremetieron contra ellos. cortó la rama de un árbol y se la puso al hombro. :Se acercó hasta la puerta para pegarle fuego. 45Abimelec combatió todo el día contra la ciudad. :Así murieron todos los notables de la fortaleza de Siquem. 53 Entonces una mujer le lanzó contra la cabeza un pedazo de rueda de molino :y le rompió el cráneo.. :E1 joven le traspasó. El ejemplo de Jue 9 1) Repeticiones llamativas en el texto N.° Versículo 1 2a\\3a 2 3 4 5 3611186 5a||18a 6a\\Sa 6a\\l6a\\m Observaciones «hablar a los oídos a todos los varones de Siquem» «hermano nuestro/vuestro» «setenta hombres sobre una misma piedra» «fueron» para hacer rey «hicieron rey a Abimelec» (6a) «hacer rey a Abimelec» (16a. para que no pueda decirse de mí que una mujer me mató.Erich Zenger 44 Abimelec y la sección que con él tenía desplegaron y formaron posiciones a la puerta de la ciudad.que se habían reunido todos los notables de la fortaleza de Siquem. ^ y subió al monte Selmón con toda la gente que con él tenía. unos mil entre hombres y mujeres. 51 Pero había en Tebes en medio de la ciudad una fuerte torre.lla. fuéronse cada uno a su casa. 47 Supo Abimelec . : se retiraron a la torre del templo de el de la Alianza. Pero con ayuda de unas concordancias. al pueblo que estaba en ella le dio muerte. : destruyó la ciudad y la sembró de sal. un/me por rey» 135 6 7b\\9a\\lla\\13a \\15a 7 Sa\\15a 134 .. pues. n Abimelec llegó a la torre y la atacó.l3a) «dijo a los árboles» (15a) «ungir. 56 Así hizo caer elohim sobre la cabeza de Abimelec el mal :que había hecho a su padre. y cerraron detrás de sí :y se subieron a lo alto de la torre.. y tomó la ciudad. Las pusieron contra la fortaleza y prendiéndoles fuego la incendiaron. giros o fórmulas estereotipadas. Si se trata de un texto demasiado conocido y de fácil lectura. catalogan las diversas observaciones. fraseología teológica.í8b) «les dijo» (7b.

si habéis obrado bien: cf. 31... de Abimelec) padre» en Ofra (5a) «la casa de mi (esto es. Gen 23. a la puerta de la ciudad» (35a) « antes de.Erich Zenger «reina sobre nosotros» «¿voy a renunciar. combatió contra Abimelec» (39) «Abimelec combatió» (45a) «arremetió contra ellos» (436) «arremetieron contra ellos» (446) «tomó la ciudad» (45a) «la tomó» (506) a) 8-14 consisten casi exclusivamente en fórmulas repetidas (cf...y ponte en emboscada en el 18 32||43a||34||35|| campo» (32) 25a « . 6-11) b) 18 consiste fundamentalmente en paralelos literales con el resto del texto (cf.. para ir a mecerme so9 9IU1H13 bre los árboles?» «los dioses y los hombres» 10 9a||13a «ven» 11 106|1126||146 «si de buena fe (15a) 12 15a||16||19a (118.7) 137 26 2a. entre otros. de Abimelec) madre» en Siquem (16) «la casa de su (esto es...3a 136 .5a. Dt 5. núms.18-22. 32. 28. 50.. ..3..19a) 13 156||20a||206 «salga fuego de. y devore» 14 23s||56s Insistencia en el motivo del castigo 15 256||426 «llegó esto a conocimiento de Abimelec» (25b) «y lo supo Abimelec» (42b) 16 27a||42a||336 «salieron al campo» (27a) «salió el pueblo al campo» (42a) 43a|]35a||39¿¡ «salgan contra ti» (33 b) «salía el pueblo de la ciudad» (43a) «salió Gaal» (35a.18.18a «la casa del padre de su (esto es.8.44.1.y se puso en emboscada en el campo» (43a) «levantóse ..16. Núm 14.5) c) 42-45 tiene muchos paralelos üterales en el resto del texto (cf. 15. 8..28. asechanzas» (25a) 19 33a||44a||446 «despliega (tus hombres) frente a la ciudad» (33a) «desplegaron» (44a. para que le sirvamos?» (28a) «¿quién es Abimelec para que le sirvamos?» (38a) «levántate .15.. 13.....356) «si. de la emboscada» (35) «pusieron.y se pusieron en emboscada cerca de Siquem» (34) «levantóse. a darle batalla» (386) «salió. 30... usado sobre todo en el siglo vi (cf... Jer 26.356: el mucho bien que éste había hecho) con Jerobaal y su casa» (16.446) 20 346||43a «cuatro secciones» (346) «tres secciones» (43a) 8 86||106||126||146 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento 21 35a||406|¡44a 22 386|]39||45a 23 436||446 24 45a|¡506 Primer balance: «salió.la puerta» (406) «formaron posiciones a la puerta de la ciudad» (44a) «sal.. de Jotán) padre» en Ofra (18a) «hablar a los oídos»: modismo estereotipado...28 —P... 2. 44. núms.. 24) d) 46-54 apenas tiene un eco en el resto del texto 2) Modismos llamativos 25 lb. habéis obrado de buena fe y con lealtad (16: .39a) «¿quién es Abimelec y quiénes somos nos17 28||38a otros.4).16 = P.. Gen 20. atestiguado ya por textos más antiguos (por ej. núms.

como modismo estereotipado sólo se encuentra atestiguado en el reino del Norte (cf. 11.1.10..4. Gen 2.16. en la «fábula» el «sé rey sobre» es una alusión.39..112. 147.20a 30 6a 31 6a. IRe 19. tomar) d) noticia de la totalidad de la victoria (campo de cadáveres hasta la puerta de la ciudad) Aquí tenemos un esquema fijo que es típico del tiempo de la primera monarquía ¿Se trata en el fondo de una etimología popular de la palabra Siquem? Abimelec se puso la rama al hombro = sekem = Siquem. Jos 24. de una batalla con los siguientes miembros: a) verbo de movimiento (salir .9) fraseología teológica: «para que llevara sobre sí el asesinato. sitiar) c) verbo de victoria (poner en fuga. cayese. ir) b) verbo de técnica guerrera (combatir.44.16. 2Re 10.14) = «fórmula de solidaridad».9.5.18b 28 3b 29 6a.14. 19. 12) = «fórmula de unción del rey». soy vuestro hermano»: giro formulístico para designar el parentesco (cf. Sal 119.30) = «fórmula de entronización». «fuéronse c a d a u n o a su c a s a » : m o d i s m o estereotipado (cf.llb. aquí dividida en dos miembros y predicada de diversos sujetos. 126. 21. 19. 2Sam 5.24.3.. núms.1.15. y la sangre. en el verso 6a la formulación pleonástica del original es ya una variante que se desvía de la fórmula..43. IRe 1.13.4.»: término técnico para designar la unción real.18b.. Prov 2. 23. IRe 2.2) «[todos] los notables de Siquem y [toda] la ciudadela. elohim «ungir rey sobre.\3b «soy hueso vuestro y carne vuestra..14-23.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo.15. 28) 139 .57a 33 8a..36.10b. 8.21. ISam 25.6.23.57 Primer balance: fraseología teológica: «.) «toda la gente que con él tenía» (34a) «la gente que con él tenía» (35b) «la sección que con él tenía» (44aj «toda la gente que con él tenía» (48a) Acompañamiento de Gaal: «la gente que con él tenía (33a) descripción técnica.21.23a. Alusión al cambio frecuente de las ciudades de residencia antes de Samaría (¿880?) 138 35 23a 36 24 37 26-40. 12.Sb. IRe 8.12.50 40 48a «mal espíritu» enviado por Dios: teologúmeno (cf. sólo: 2Sam 19. 26.» (cf. Testamento 27 2b. sorprendentemente lacónica..» «proclamaron rey a Abimelec [=«mi padre es rey»]»: ¿etimología popular? «hacer a alguien rey sobre»: término técnico aplicado a la elección de rey en el reino del Norte (cf.14& 32 7fc.32s.23) = «fórmula de parentesco» usada también para expresar la capacidad de contrato y de confianza en la esfera pública (cf.3. ISam 11. 11. 15a 34 9b.7).56a. a) 1-6 emplean con relativa frecuencia modismos estereotipados (cf. 16.elohim hizo caer el mal sóbrela cabeza. ISam 16. en uso sobre todo en el siglo vi (cf.32). 14. J u e 7. aquí se trata de una clara alusión «mecerse sobre los árboles»: no aparece en ningún otro pasaje del AT.» «notables de Siquem» o bien «notables de la fortaleza de Siquem» Acompañamiento de Abimelec: «la gente que tienes contigo» (32a. 2Sam 2. 2.. 18.46-49 38 32-48 39 39s.9.27. Gen 29.. «se inclinó su corazón»: modismo estereotipado.58. 41 55Z> 42 56.3b. 2Re 9.

el «padre de la Iglesia» J. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento tradicciones. STAERK. 1962. núms.6-21 o la narración de Ezequías e Isaías en 2Re 18. y luego se lo descomponía en sus distintos estratos o en sus distintas fuentes. Cf. El oráculo isaiano de Is 7 fue interpretado y ampliado en el llamado memorial de Isaías (Is 6-9). Así por ej. HISTÉRICO. 1966. Grenzen der Literarkritik im Alten Testament. el cual nos ofrece un modelo de comentario. Zur alttestamentlichen Literarkritik. los cortes. / 140 141 . es decir intentaba descubrir entre los diversos estratos literarios la «fuente» originaria que era la que en adelante acaparaba el interés. STOEBB. El libro de los Proverbios adopta e interpreta de manera comprobable algunos pasajes de la doctrina egipcia del Amen-em-ope.CRITICO LA CRÍTICA LITERAL3 1. H. A partir de entonces el historiador se formulaba también ante un texto bíblico las tres preguntas siguientes: 1) ¿Quién es el autor del texto? 2) ¿Cuándo y dónde se escribió? \ 3) ¿De qué fuentes se ha servido el autor? Pronto se demostró que en la mayor parte de los textos veterotestamentarios había participado más de un autor. Formgeschichte. ThLZ 91. 305-325.1-39.. componer o extractar los textos recibidos de la tradición no hace del Antiguo Testamento un caso aislado en el oriente antiguo.. los libros de los Reyes dan a entender repetidas veces que constituyen un trabajo de síntesis o un resumen de varias fuentes.. las diferencias de vocabulario.L. Zur Methode der alttestamentlichen Literarkritik. Así se buscaban las tensiones que contenía el texto.8 indican de manera incontrovertible el procedimiento de una complementación ulterior. I.Erich Zenger b) fraseología teológica solamente en 23s. de forma lenta pero cada vez más consecuente. 1962. El punto de partida metodológico Dentro de la investigación histórica toca a la crítica literal averiguar cuál es el texto «auténtico».14-20. Überlieferungsgeschichte. en contextos diversos. RINGGREN. el decálogo en Éx 20.. Desde luego la crítica literal clásica4. Cuando se le presenta un texto.. Desde el siglo XVII la aplicación de este planteamiento crítico-literario fue completando. H. W.-J. ThZ 18. 56s.. WEIXHAUSEN. etc. 138-153. Hebraüsche Erzahtung und biblische Geschichtsschreibung. SEGERT. Este procedimiento corría el peligro de conceder validez exclusivamente al modelo de elaboración literaria de un texto. Literarkritik. Esta tendencia a reelaborar.19||Is 36. una interpretación de la Biblia que antes se basaba puramente en el análisis gramatical (filológico). 34-47. 1924. 1956.l-17||Dt 5. S. TbZ 18. los duplicados. 641-650. RENOTORFF. para poder juzgar según estos datos la calidad de la información proporcionada por el texto. ha de intentar descubrir el origen del todo y de cada una de las partes. y apenas intentaba comprender todo el proceso (el camino y los motivos) que había dado origen al texto 4. Ciertos dobletes que se encuentran dentro del mismo Antiguo Testamento. El mismo Antiguo Testamento ofrecía algunos modelos para explicar cómo esos diversos estratos habían llegado a formar un texto bíblico unitario. como lo es Is 24-27 frente a Is 13-23. Por lo tanto para llegar hasta el texto «auténtico» había que descubrir antes de nada las diversas manos que habían trabajado en el texto respecx tivo. B) EL ANÁLISIS I. ZAW 42. respondía bastante rápida y rigurosamente en el sentido de la crítica de las fuentes. Literarkritik und Traditionsgeschichte... 385-400. 610421. por ej. las con3. SEELHSMANN. al plantearse la pregunta del origen de un texto veterotestamentario y de su carácter unitario y homogéneo. También de la epopeya de Gilgamesh. (cf. ArOr 24. Encontramos un proceso semejante con la mera comparación fugaz de la obra del Cronista con los libros que van del Génesis a los Reyes. 1967.42) c) en general predominan los verbos de movimiento. ha de comprobar si es unitario. R. 35. como por ej.36. las excavaciones nos han aportado un buen número de documentos textuales que en parte difieren considerablemente entre sí. Grundsatzliches und Methodisches. EvTh 27.. La elaboración en Is 60 de algunos versos aislados tomados de Is 40-55 responde a la categoría de un erudito «trabajo de escritorio».

el género. reciben aquí el nombre técnico de «fragmentos». Semejante unidad puede pensarse en cada caso como obra de un «autor» (la crítica literal no puede precisar más. Puede darse también el caso (por ej. sino siempre a partir de la visión conjunta de un contexto más amplio. 2) el tema o acontecimiento que empieza con ella se desarrolla consecuentemente (es decir. la disección del texto por la crítica literal. para proceder luego a la investigación de su forma.x tituyan unidjd^jdej>easa^ento_. se tendrá una base más amplia para determinar de manera fehaciente la identidad del autor o autores del texto (por consiguiente también las llamadas fuentes del Pentateuco). oral y escrita. Los trozos restantes que no llenan las condiciones de tales unidades menores. así como los modismosUamatiyos (co-x muñes o exclusivos) de las mismas unidades y fragmentos. la cual ha repercutido en la forma con que se ha ido fijando por escrito a lo largo de su tradición. etc. Una vez que la crítica literal ha dividido el texto en varias unidades menores y fragmentos.. Una unidad menor está determinada por estas tres características: /) se manifiesta'por medio de un nuevo comienzo. los compara entre sí y procura descubrir entre ellos una primera coordinación recíproca y una % relativa estratificación. por ej. Ésta se suele dar cuando dentro del texto analizado las unidades o fragmentos están tan fuertemente relacionados entre sí que una unidad 143 . A diferencia de la crítica literal corriente. sin llegar a descri/ bir este último con más detalle. en los Salmos). considerados en sí mismos. y positivamente cuáles de ellos pueden tener un origen común. género. en los Salmos) de que el texto sujeto a análisis consista simplemente en una sola unidad.c>. por ej. sin contraX dicciones ni repeticiones) y llega 3) al resultado que persigue. / En un paso ulterior se estudia finalmente si las mismas unidades y fragmentos proporcionan alguna clase de indicios que permitan construir una cronología o estratificación relativa. ' Esto tiene lugar por medio de una disección del texto en cuestión. cosa que habrá de decidirse en los siguientes pasos metodológicos). cons. o de los autores (y por consiguiente también la cuestión de las fuentes del Pentateuco) sólo puede solucionarse legítimamente una vez que se ha estudiado más de cerca el carácter peculiar de tales textos (el cual no aflora simplemente de las contradicciones y repeticiones observadas por la crítica literal). sino que sólp_puede preguntarse rwr_su (^rácter jmjitario._de acción. Aquí emplearemos el término técnico «unidad menor» para designar esos trozos unitarios que han resultado de /. la tradición y la redacción del texto.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antigüe Testamento en cuestión. en la crítica del Pentateuco. o es P. Si es posible llegar a conocer tal relación (lo que no ocurre siempre. no se va más allá del mismo texto que se ofrece a examen. Aquélla ya no se pregunta hoy día por la autenticidad del ^ texto. pero semejante decisión no puede tomarse a partir solamente de un texto aislado^ — y sólo con éste contamos al principio del análisis—. La investigación de la historia de las formas ha demostrado que la mayor parte de los textos del Antiguo Testamento han recorrido a menudo una larga historia preliteraria. Entonces se puede pasar inmediatamente al análisis de su forma. La cuestión del autor. Comprueba negativamente cuáles son las unidades y fragmentos que no poseen un origen común. 142 / su género y su tradición. o es E. de un texto concreto. dividiéndolo en fragmentos que. La disección de un texto en las citadas unidades puede tener lugar de dos maneras: 1) positivamente: empezando por considerar una nueva unidad cuando empieza un nuevo tema o un nuevo episodio. así como también ha de dejar pendiente la cuestión de si se trata de unidades de origen oral u escrito. De aquí la necesidad de determinar con mayor exactitud la conexión de la crítica literal con los restantes pasos metodológicos. Los criterios para calibrar esas conexiones positivas o negativas de tipo crítico-literal son las series de pensamientos o de sucesos que pueden darse por encima de las pequeñas unidades.. Desde luego la crítica literal no podrá diseccionar un texto en puras unidades menores. Esto quiere decir en concreto que lo mejor es dejar a un lado la cuestión del autor hasta que se haya analizado la forma. 2) negativamente: tal unidad queda destruida por la presencia de narraciones dobles y de tenV siones internas. según el siguiente esquema: o es J. se puede plantear la cuestión de su relación con otros textos. La referencia apresurada a las «fuentes» se hacía y se hace todavía hoy la mayor parte de las veces. Sólo cuando se ha llegado a conocer en la medida de lo posible la historia completa.

2 no juega ningún papel en la decisión de los siquemitas en 3& 51 2 = 6 la naturalidad con que se corona rey a Abimelec en el v. en 8.28=8. 2) Ordenación crítico-literal 144 .24||8. dentro del proceso del análisis ' histórico-crítíco de un texto. c) Intento de establecer una relativa clasificación de las unidades y fragmentos dentro del texto analizado. la crítica de las tradiciones su procedencia material. 50 2=36 la alternativa entre oligarquía y monarquía a que se refiere el v. Introd. sólo 8. El procedimiento metodológico de la crítica literal abarca según lo dicho los siguientes pasos: 1) La delimitación crítico-literal a) Agrupamiento de los duplicados (motivos. la crítica de las formas comprueba su forma individual. modismos). topografía. d) Agrupamiento de las unidades menores y de los fragmentos así delimitados. el objetivo final es que vuelvan a unirse constituyendo el mismo \ mosaico del texto en cuestión. por razones de crítica literal (cf.Erich Zenger presupone formal o materialmente la(s) otra(s). b) Unidades y fragmentos que necesariamente tienen distinto origen.31 sabe algo acerca de una concubina de Gedeón en Siquem. representaciones. c) Minucioso examen crítico-literal en vistas a delimitar las unidades menores y fragmentos (análisis del texto verso por verso). 6 supone la monarquía como 145 Schreiner. tendencias dobles). requiriéndose al mismo tiempo para ambas.24||18 setenta hijos de Jerobaal || de Gedeón asesinato de los setenta por Abimelec || por los siquemitas 45 23s||26-41 el mal espíritu enviado por Dios hace que los siquemitas traicionen a Abimelec || Gaal subleva a Siquem contra Abimelec 46 34-40||42-45 doble combate y victoria total de Abimelec contra los siquemitas desde la emboscada II batalla en campo abierto 47 40||41 expulsión de Gaal perseguido por Abimelec || por Zebul b) Agrupamiento de incongruencias y contradicciones 48 ls=cap 6-8 el lugar de la acción cambia repentinamente de Ofra a Siquem. b) Agrupamiento de incongruencias y contradicciones (en el mismo texto y en el contexto inmediato en relación con personas.30 44 5. En cierto modo la crítica literal desmenuza el texto en una serie de piedrecitas que luego son estudiadas en ulteriores pasos metodológicos. cronología. y la crítica de la redacción su ensambladura dentro del conjunto. El ejemplo 1) Delimitación crítico-literal a) Agrupamiento de los duplicados 43 2. pero nada de sus aspiraciones al dominio de la ciudad 49 1.31 Abimelec es designado con la fórmula «hijo de Jerobaal». Una imagen puede aclararnos la función fundamental que corresponde a la crítica literal. 10 / 2. Pero la elaboración de las conexiones crítico-literales no sirve para atribuir inmediatamente a ciertos «autores» cada una de las unidades. 3. supra) una procedencia distinta. la crítica de los géneros su uso habitual. acciones.31 su padre es Gedeón. relatos.5. Este hecho sólo se puede explicar si la \ primera unidad ha sido conocida por el «autor» de la segunda. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento a) Unidades y fragmentos que posiblemente tienen el mismo origen. Lo único que nos da esa elaboración es el orden en que se han de analizar las diversas unidades y fragmentos en los siguientes pasos metodológicos. pero ahora entendido genéticamente.

17s hace irreales las condiciones puestas en los v. 1-6 la ciudad aparece como una unidad política independiente el v. 2 diversas denominaciones del ejercicio de gobierno de Abimelec: «dominar».20 69 186 70 18b=8. «ser príncipe» diversos títulos otorgados al dios de los siquemitas: Baal de la alianza o bien El de la alianza en secuencia inusitadamente rápida dos acontecimientos destacados.20=46-49 57 6.16-21 =resto de Jue 9 58 8-15= ls 59 8-15=2 60 8-15=6 61 8-15=6 62 8-15=16-21 fonna normal de gobierno. 16.19.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo Testamento 52 2=6. 71 y 72 «ciudadela» y «fortaleza»: ¿diferentes denominaciones del mismo edificio.16-21 saben que Abimelec es rey de Siquem. 40-45 son muertos a golpes. por otra éste se anticipa ya en el v. 25. en los v. éste plantea la alternativa oligarquía-monarquía la fábula y el relato tienen un ritual diferente: en aquélla es una entronización con unción.20: mientras por una parte son los mismos acontecimientos los que deben servir de juicio. en éste Abimelec ( = el rey) la fábula y el relato tienen tendencias diferentes: aquélla se refiere solamente a la monarquía. que es a los que sin embargo se dirige el discurso distinta situación de la madre de Abimelec con respecto al padre de éste: una vez esclava.31 diversas que deciden en cada caso la aparición de las consecuencias anunciadas: el comportamiento simultáneo a la proclamación de rey y el comportamiento anterior la fábula y el relato tienen un distinto portavoz que anuncia las consecuencias: en un caso es el mismo rey ( = la zarza espinosa) y en el otro una tercera persona ( = Jotán) en la fábula y en el relato es distinta la proporción de personas a las que alcanzan las consecuencias: en aquélla son sólo los electores del rey ( = los árboles). Jue 6-8. Abimelec no muere ni a manos de los siquemitas ni abrasado por el fuego.5. en éste solamente entronización la fábula y el relato tienen un número distinto de candidatos reales al trono: en aquélla son varios árboles.3 lss incluso lo excluyen la fábula y el relato tienen protagonistas diferentes: en aquélla los árboles ( = los que eligen un rey). en éste sólo Abimelec de hecho la fábula y el relato presentan circunstancias 146 63 8-15=16-21 64 8-15=19b. por el contrario. 6. 6-8 67 17 = 1-6 68 17s=16. cada uno fijado localmente en un punto: matanza de los setenta sobre una única piedra y proclamación de Abimelec como rey junto al terebinto distinto número de los hijos de Jerobaal: 70. mientras que en los v. «hacer rey».3 no sabe que la victoria de Gedeón significara la conquista de Siquem el v. 46-49 los siquemitas mueren abrasados. los sucesos narrados en los v.56 56 6. o edificios diferentes? sólo los v.20b 65 8-21 =40-54 66 17=cap. y otra.18=22 53 4=46 54 5(i=6 55 2. por lo que resulta poco auténtica la alternativa que plantea el v. en éste son los electores del rey y el mismo rey el final que sufren Jos siquemitas y Abimelec sólo responde en parte a la fábula y a la maldición de Jotán: sólo en los v.24. 17 considera a Siquem como parte del reino de Israel.19.16. concubina 147 . 17s se menciona en tercera persona a los ciudadanos de Siquem.

55 el acompañamiento de Abimelec es repentinamente «los hijos de Israel». La única razón que dan para ello es la fórmula de parentesco. La colocación de la palabra Ofra detrás de «la casa de su padre» es insólita. con inusitada aglomeración de aposiciones. se hallan igualmente allí. n.° 48). los hijos de Jerobaal. 42 el pueblo vuelve al día siguiente a salir tranquilamente a trabajar al campo en el v. 5 «hermanos» de Abimelec. una formación artificial (literaria). Queda oscuro si el número de los hijos de Jerobaal es 70 (en el v. 8. 25 dice: «llegó esto a conocimiento de Abimelec» diversa función estratégica de «las cumbres de los montes»: por una parte escondrijo de los salteadores puestos por los siquemitas. 2 aquí se ha suprimido.56s no desempeña ningún papel en los v. El v. n. desde el punto de vista de la historia de los nombres. 25-55 es casi imposible que en el v.24. 2a llama la atención el dato ampuloso «setenta hombres. También este detalle constituye una separación de 9.° 50). el doble nombre de Jerobaal-Gedeón en 8. setenta hombres». 4 no es del todo fluido. La pretensión de los hijos de Jerobaal de gobernar sobre Siquem no se puede fundamentar en el contexto de nuestro verso. Ciertamente que los 70 sidos de plata hacen pensar en los 70 hijos de Jerobaal. En el v. El v.30. Con todo. 149 73 25=26-41 74 25=36 75 34=43 76 40=42 77 55=23-54 c) Examen crítico-literal de las unidades menores y de los fragmentos El v. n. 2 ofrece dos diferentes puntos de vista en la argumentación de Abimelec en favor de su dominio: la alternativa oligarquíamonarquía y la fórmula del parentesco (cf. puesto que Abimelec no mata a Jotán.11. en el v.° 49). El empalme del v.55 se habla de Israel. 18) o «concubina» (Jue 8. 22.Erich Zenger 71 22. la alternativa mencionada en el v.lss con respecto a Jue 6-8. n.° 70). la ejecución de la propuesta de Abimelec. 2a (cf. según Jue 8. El v. A éstos se les llama en el v. 26-41 que lo presentan en la ciudad: de lo contrario los siquemitas no habrían podido comisionar a los salteadores. no se dice por qué recibe Abimelec los 70 sidos de plata.31 es. mientras que hasta entonces sólo se había hablado de «la gente que con él tenía» Ejemplo tomado del Antiguo Testamento Jerobaal. 1 marca. Jue 6-8 no sabe nada del dominio de Gedeón sobre Siquem. Tampoco nos enteramos de ello en el curso ulterior del texto. 2a no parece pesar nada en su decisión (cf. 2 ofrece un orden distinto de palabras: «sus hermanos. a Siquem (cf. n. 2 «todos» = 70). El escenario cambia de Qfira.32 Ofra es la residencia de Gedeón cuyos 70 hijos. a pesar de que la madre de éste es sólo «esclava» (v. Según Jue 6. n. Pero el v.31) de su padre (cf. todos hijos de Jerobaal». tal como se desprendería de los v.55=resto Jue 9 72 23s.° 27). por otra. camino por el que avanzan las tropas de Abimelec distinta táctica de Abimelec: una vez cuatro secciones y otra tres a pesar del campo sembrado de cadáveres que se extiende hasta la puerta de entrada de Ja ciudad. ni para qué ajusta a sus seguidores. Con respecto al v.27. 6 nos traslada otra vez en rápida sucesión a Siquem (cf. 71 ó 72 (los 70 asesinados más Jotán y Abimelec). por lo menos tendrían que habérselo anunciado a Abimelec. 3& los siquemitas se deciden por Abimelec. El v. El adjetivo «todos» del v.° 1). 25 esté Zebul en Siquem. Abimelec entra en acción como un nuevo protagonista.56s=22-55 sólo en los v. donde tuvieron lugar Jue 6-8. por lo demás se trata siempre de Siquem el carácter de castigo que se recalca en los v. 3G relata. En el v. El padre de Abimelec se llama aquí 148 . con respecto al capítulo anterior (Jue 8) un comienzo claramente nuevo. 23s. 5 mendona a Ofra como nuevo lugar de la acción. mientras que en Jue 8. esta pequeña incongruencia no requiere ninguna operación crítico-literal. ciñéndose literalmente al v.31 es Gedeón (cf.

n.° 60). n. en la unidad que forman los v. 19o. Los v. 7 (¿o es que el asesinato y el discurso de Jotán ocurrieron el mismo día?). más aún.Erich Zenger n. 16 «si lo habéis tratado según el mérito de sus acciones» (v. no justifican ninguna operación de tipo crítico-literario. a los que se refiere el v. En el v. se esperaría leer más bien: «haciendo rey vuestro. En ella corresponde el papel principal a Jotán. el v.19. no se menciona expresamente a la ciudadela.° 54) y además introduce un nuevo grupo de gente. 186 en vez de «haciendo rey de 150 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento los notables de Siquem a Abimelec».° 62). n. del portavoz que anuncia las consecuencias (cf. sin embargo. 21 y 23. 16a. Por lo demás.° 63) y del círculo de personas a las que atañen las consecuencias (cf. 16 y 19. el v. al v. 7. dado que además presentan varias irregularidades y contradicciones con respecto a su contexto inmediato. de manera que cuadra menos con el v. queda aislada en medio de la narración (cf. n. 8 no requiere necesariamente ir precedido del v. 16 ó el v.. pues el paréntesis no se toma en serio las condiciones alternativas propuestas en los v. Así pues. 16 vuelve a dirigirse directamente a los mismos siquemitas. n. 19a tiene ante la vista la matanza de los hermanos el día de «hoy». Los v.2-9 y IRe 14. el v. pueda reanudarse sin perder su sentido. El propósito que intentan realizar los árboles desde el v. Dado que según su contenido estas palabras están en íntima relación con el v.25s). n. éste se anticipa en el v. !6bB-l9a.° 61). 7. por tanto. 2.l6aba.° 59). varias irregularidades. 23s es elohim el nuevo protagonista. La naturalidad con que Abimelec es coronado rey en el v. 16 responde a la situación del v. El v. habrá que delimitar los v.° 72). ¿Es aquí el v. Los v. 17s (cf.° 12). que desde el v. 18. n.° 68). 8 se hace realidad en el v. 15.° 58). que decíamos había que delimitar. 16. 21 corresponde. 17s. Así pues. 16 (cf. 8-15 forman una unidad con sentido propio. Se diferencian de éste en la respectiva presentación de los protagonistas (cf. 19a el que se repite? El v. 196-21 forma una unidad menor.20. 7. como acotación.. podría empalmar muy bien con el v. Si es así tenemos aquí el caso típico de la «inclusión». Abimelec alcanza la meta que se había propuesto en el v. 7 es el primer discurso claramente puesto en boca de Jotán. que quedó interrumpido por la inclusión. Las últimas palabras del v.18 son un paréntesis que interrumpe la hilación existente entre los v. 16. Al incluir una unidad en otra. de la circunstancia que decidirá la aparición de las consecuencias anunciadas (cf. Es una anotación que.» El v. 7. la pieza incluida queda enmarcada por la repetición de la misma frase o idea de la pieza incluyente (cf. n. 21. habrá que contarlas también como pertenecientes al paréntesis. Esta pieza no cumple las condiciones de una unidad menor. El carácter de castigo que se pone de relieve en estos versos no juega después ningún papel en el enfrentamiento entre Abimelec y Siquem (cf n. En el v. 17s. empalmando así con el «hoy» del v. 7 comienza una nueva sección. tan usada en el Antiguo Testamento. En casos particulares se puede volver a tomar el miembro anterior o posterior del marco. En cambio. Falta una fórmula de introducción a la fábula. del objetivo (cf. 6 presupone la existencia de la monarquía como forma usual de gobierno.° 71). No se dice claramente que es Jotán quien la pronuncia. 19» repite literalmente la mayor parte del v. del ritual (cf. 196-20 continúan de manera coherente la frase de Jotán empezada en el v. 22 debe deslindarse de los v. Los oyentes son «los notables de Siquem». a modo de ilustración 2Cró 12. El v. 166) no se repiten en el v. 7 se detiene hasta su huida a Ber en el v. Así pues. Pero habrá que tenerlas en cuenta en el análisis sucesivo. 7. Esto es necesario para que el hilo «antiguo». El v. 19a pertenece a los versículos incluidos 18s. sino que es un fragmento. Mientras son los mismos acontecimientos los que deben constituir el juicio. que de esta manera abarcaría los v. los habitantes de la «ciudadela». 1-6 se dan. n. El discurso iniciado por Jotán en el v. En tal caso es poco consecuente la alternativa que se plantea en el v. 17. Con su entronización. 1. n. del número de candidatos reales a la corona (cf.° 64). 6s. Con el v. y. Abimelec parece haber desaparecido del escenario por el momento. con su interés por Israel. El v. que. La sección v. Ambos versículos constituyen como un marco alrededor de los v. hay que separarlo de éstos. 8-15 como una pequeña unidad. Abimelec no encuentra la muerte en la lucha 151 .

36 son el camino por el que avanzan las tropas de Abimelec (cf. En el v. Una crítica del contenido aconseja también deslindar estos versículos de los v. Las «cumbres de los montes» que se mencionan en el v.° 72). 40 llegan hasta las mismas puertas de la ciudad. 56s interpreta el destino de Siquem y de Abimelec como castigo de Dios. 25 de lo que sigue. en el v. 46-49 constituyen una unidad menor. 41). 50. En el v. n. El v. De lo contrario. es un duplicado de los v. 25 son el escondrijo de los salteadores. 41 o ya en el v. La acción de Gaal termina en los v. 25 apenas es posible si está en Siquem Zebul. d) Agrupamiento de las unidades menores y fragmentos delimitados Unidades menores: 1-6 7. donde Dios mueve a los siquemitas a la insurrección. 26ss. sino ante la fortaleza de Tebes. En el v. No se puede distinguir claramente si el final de la pequeña unidad está en el v.° 73). 46 introduce una nueva escena cuyos «héroes». 23s para Abimelec. pero con otra función. pues su contenido concuerda bien. n.° 74). con el asalto de Abimelec a Tebes. primero a cargo del mismo Abimelec (v. en el v. 25 difícilmente puede ser el castigo anunciado en el v. los nota152 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento bles de la fortaleza de Siquem. n. 49. Los v. A este carácter punitivo ni siquiera se ha hecho alusión en la exposición de los hechos mismos (cf. los siquemitas no podrían colocar tan fácilmente a los salteadores. Por tanto. desde el punto de vista crítico-literal hay que delimitar estos versículos. También esto justifica el que separemos el v. por lo tanto. 25 aparecen también en el v. Pero es un versículo que tampoco forma originalmente una unidad de sentido con el siguiente. El v. 42-45 tampoco hay ninguna huella de una estancia de Zebul en Siquem. Los v. La doble expulsión que tiene lugar. Los v. 40) y luego de alguna manera post festum a cargo de Zebul (v. Pero esta vez a Abimelec le cuesta la vida. en el v. 46-49. tanto más cuanto que las unidades menores precedentes están terminadas. 36. n. 55. 23s. La sublevación de los siquemitas contra Abimelec en los v. 42 el pueblo al día siguiente ya vuelve a salir al campo para trabajar (cf. provocada por Gaal. tal como aparece en los v. 50-54 forman una pequeña unidad que hay que deslindar del v. 26-41.° 47).Erich Zenger con Siquem. 40 y 41.° 76). 24. Las dos veces la población se retira a la fortaleza. comienza otra escena. En los v. que en ambos casos Abimelec quiere incendiar. La actuación de los siquemitas en el v. 23. 26-40. 40. hay que deslindarlo de él. El v. Por lo menos Zebul tendría que haber dado aviso a Abimelec.16aóa. sin embargo. encuentran la muerte en el v. La entrada en escena de Gaal en el v. A pesar del campo lleno de cadáveres que según el v. 45 Abimelec pone fin a la nueva situación que se produce al salir los siquemitas al campo. 25 sólo se dice de manera impersonal y pasiva «llegó a conocimiento» (cf. 19621 8-15 26-40 42-45 46-49 50-54 Fragmentos 16bB-19a 22 23s 25 41 55 56s : Camino de Abimelec hacia la corona Amenaza de Jotán Camino de la zarza espinosa hacia la corona Victoria de Abimelec sobre Gaal Victoria de Abimelec sobre la ciudad de Siquem Victoria de Abimelec sobre la fortaleza de Siquem Muerte de Abimelec en el asalto a Tebes : Palabras amenazadoras de Jotán : Nota sobre el dominio de Abimelec sobre Israel : Nota sobre el castigo de Dios : Nota sobre los salteadores colocados a la entrada de Siquem : Vuelta de Abimelec y expulsión de Gaal a cargo de Zebul : Reacción de los israelitas ante la muerte de Abimelec : Nota sobre el castigo de Dios 153 . empalma con dificultad con el v. n. con los dos infinitivos que presenta el texto original. n.° 77). La estrategia se asemeja a la de los v. El v. 26 marca una nueva sección en el curso de los acontecimientos. habla más bien en favor de una separación de ambos versos (cf. pero no por eso habrá que separarlo de él. ya que aquí la comitiva de Abimelec la forman inesperadamente «los hijos de Israel» (cf. el gobernador de Abimelec. 42-45 forman en sí mismos una unidad menor.

ba).° 53) y la acrópolis (cf. 46-49.46-49: el final sufrido por los siquemitas sólo en parte concuerda con la fábula. y) 26-40 = 23s: o es Gaal quien subleva a los siquemitas contra Abimelec. N. Los v.20.42-45. poseen características lingüísticas comunes que no se pueden pasar por alto (cf.5ós: ambos fragmentos presentan casi el mismo vocabulario (cf.50-54: estas unidades presentan una serie coherente de acontecimientos. n. 42-45 habrán de considerarse como una imitación lograda.16a¿oc. P).° 22: Las repeticiones de los v.° 65). V. La emboscada de las huestes de Abimelec en el v. asimismo es una buena táctica la asechanza nocturna de Abimelec y su tropa en los v.os 19.13). las contradicciones que comentábamos antes entre la fábula y el relato (cf.23s: o estaban presentes los siquemitas cuando la matanza de los setenta. b) Unidades y fragmentos que necesariamente tienen distinto origen: a) 8-15 = l-7. sólo en los v.Erich Zenger 2) Ordenación crítico-literal a) Unidades y fragmentos que posiblemente tienen un mismo origen: a) 26-40. 196-21. pero que. 27a el pueblo sale al campo para la fiesta. o lo que es lo mismo sus tropas aniquiladas. análogo al que hacen los v.56s: la presencia común de elohím hace suponer una relación (cf.23.46-49.° 15: En el v.26-40. por otra.35.34.55: ambos fragmentos se interesan por «Israel». P) 8-15 = 26-40. v. n. muestran la victoria total de Abimelec. 40: junto a la puerta de entrada solamente Abimelec.° 45). n. 3) 1-6 = 46-49: terminología diferente para designar al dios de los siquemitas (cf. a partir de ahí se trama la conjuración de Gaal. no tienen un origen común (cf. 26-40. con lo cual muestra su origen artificial. Gaal.. o no lo estaban. 50-54. Como tal presuponen los v.os 15.24.7. 25. 40-45 son degollados (cf. Y) 23s. pero el hecho de que aparezcan tantas veces en un texto tan breve es un argumento contra su carácter originario.l9b-2í. 25a la asechanza de los salteadores es un medio adecuado al fin.46-54. 42a resulta extraño. Abimelec. P) 42-45 presupone 25. 1-6.l6aba.18-22). sino que deben explicarse por una imitación intencionada: Ejemplo tomado del Antiguo Testamento N.° 14) y se relacionan recíprocamente según el esquema promesa-cumplimiento.16aba.26-40.os 58-64). s) l-6. 42¿ es sók> el dato pálido de la salida del pueblo de la ciudad. o es Dios (cf. ya aludido. La nota no es más que un dato externo sobre la situación. 35: junto a la puerta de entrada. seguro de la victoria — en el campo. Pero cobra importancia si se supone el uso intencionado de la puerta de entrada. 5) 23s.56s suponen como marco por lo menos 26-40. El detalle de la puerta de entrada tiene mucho menos sentido en el v. n.l9b-21. P) \-6H. tiene menos sentido.° 18: En el v. la crítica literal sugiere continuar con el análisis de las unidades en el siguiente orden: 8-15. 32. por una parte. 155 154 . Y) 22. n. Esto sólo se puede explicar si el autor de 1-6. Sin embargo. de la «inclusión».7. El v.l9b~21: cf. 46-49 perecen abrasados.7. 44cr. en los v. 25b se trata de una verdadera noticia sobre los salteadores. N.os 12. 196-21: el dato «súpolo Jotán» al principio del v.16.Í6aba. 7. Tampoco esto dice nada a favor de la originalidad. Según lo dicho hasta aquí. 7 empalma directamente con los v. 43. 1-6. 8) 16¿P-19a presuponen 7.25 apenas contienen indicios de una imitación intencionada. 35a y 40b están logradas: por medio de un simple cambio de papeles. n. ya que sólo así se da el fenómeno.° 16: En el v.16aba.\6aba. pues no se ve por qué la salida del pueblo ha de excitar a Abimelec a la lucha. después de la salida de los siquemitas. n.° 56). mientras se mantiene la misma indicación geográfica.21.23s. s) 166P-196 = l-6. 42-45. el contenido del v.40.í9b-2l presupone 8-15. en el campo Gaal. 35. No se pueden pasar por alto los llamativos paralelos lingüísticos que se dan en estas unidades (cf. no indican un origen común. N.16aba. Son unidades que. n.l9b-21 tenía a la vista la unidad 8-15. Los n. c) Intento de establecer una clasificación relativa de las unidades y fragmentos dentro del texto analizado: a) 1-6. el auténtico vencedor.

en resumen. Ldtwortstil in der Ruthrolle. 371-386. 42. particularmente. Stil und Ziel einer alttestamentlichen Schrift (SBM 6). WEISS. y. actual. oraciones construidas de forma complicada o artificial. Weiteres über die ErzShlens in der Bibel. 1961. figuras literarias. Bemerkungen zum cittestamentUchen Sprachstil. MUILENBURO. Stttistik. los pasos siguientes: 1) Un análisis sintáctico-estüístico detallado (el intento de describir verso por verso la sintaxis y el estilo de la unidad). Die stiUstische Analyse bei den Propheten. 1969. 143-172. el Antiguo Testamento vive en la contextura de un lenguaje muy hecho. ALONSO SCHSKEL. 42.. en Studia Bíblica et Semítica (Fs. Hermeneutics in the Light of Language and Llterature: CBQ 25. Deuterojesaja stilkritisch untersucht (BZAW 37). el primer camino que conduce hasta él es el análisis de esa su forma lingüística.. de un giro o de un período en un lenguaje tan característico como es 5.. L. El proceso metodológico de la crítica de las formas comprende. W. VTS i. ALONSO-SCHSKEL. el del Antiguo Testamento. el significado de una palabra. sucesivas repeticiones habrán de identificarse 157 156 . L. figura etimológica. 145-157. KOHLEB.). 1963. La forma lingüística no es un vestido que se pueda cambiar. 108-114. simbolismo de números o sonidos. quiasmo. hay que preguntarse por su función en el texto (por ej. 255-302. 1961. VT 13. 1960. en Eucharisterion Gunkel i. sino que el texto concreto va ligado a ella. formas estructurales. E. Bibl. la crítica de las formas es la búsqueda del «rostro personal» de la unidad. WEISS. juegos de palabras.. pero que dentro del lenguaje veterotestamentario resultan naturales y menos misteriosas. por ej. Wageningen 1966. que primero se toman y describen fenomenológicamente. El análisis de los elementos sintácticos atiende al uso del verbo (por ej.. 1-18. DOMMERSHAUSEN. conocimiento que tampoco puede ya pasar por alto la exégesis bíblica. Se trata. Cuando decimos «forma» de la unidad. forma narrativa. Bibl.. 181-206. entendemos todos los elementos formales de su configuración lingüística (sintaxis. Einiges über die Bauform des ErzShlens in der Bibel. 97-111.. Al interpretar Un texto veterotestamentario hay que tener en cuenta una serie de fuerzas que influyeron en su configuración lingüística. W.. es necesario establecer la presencia de tales elementos para evitar una interpretación exagerada o falsa de algunas formulaciones que a nosotros nos resultan menos comprensibles. enlaces verbales. ya que sólo así se puede conocer el «lugar» y. Leipzig 1900. Bibl 46. etc. 1963.. Form Criticism and Beyond: JBL 88. La unidad de forma y contenido radica en la esencia misma del lenguaje.. GERLEMAN. El análisis de los elementos estilísticos se centra en las figuras lingüísticas y retóricas (por ej. Pero no basta con registrar cada uno de estos elementos.. una modificación sorprendente del orden normal de las palabras da un acento especial a la frase. 2. KONIG. Munich 1967. 456-474. tópicos. MUILENBURG. se inquiere cómo está articulada.Ejemplo tomado del Antiguó Testamento H LA CRÍTICA DE LAS FORMAS 5 1.. W. etc. paralelismo. etc. combinaciones peculiares de las mismas). BAUMGARTNER. ALONSO-SCHOKEL. oraciones simples. DOMHERSHAUSEN. la extensión relativamente limitada de la tradición oral y escrita. el proceso de transmisión oral de esa misma tradición.-Vriezen). por tanto. Poetik in Bezug auf die biblische Literatur. una serie de oraciones simples o de formas enunciativas puede caracterizar el curso rápido de la acción. 1965.). del análisis estilístico y estructural de la unidad.. 1953. ALONSO-SCHOKEL. palabras clave. Berlín 1923. por lo tanto. M. la fijación del lenguaje por obra del culto y de la corte real. 154-164. G. VTS 7.. L.. Die Estherroüe. cuál es su dinámica interna y qué pretende decir. J. Con frecuencia. J..). Para la comprensión de un texto veterotestamentario es requisito indispensable el análisis del estilo. disposición especial de las palabras para poner algo de relieve. Ein Kapitel vom hebrátschen Erzahlungsstil. M. yuxtaposición o subordinación de oraciones.. por tanto. Así es como.. ErzShUamst im Buche der Richter. El punto de partida metodológico La reciente ciencia literaria ha llegado al conocimiento de que un texto «vive» esencialmente de su peculiar configuración lingüística.. M. En un grado mayor que nuestras culturas modernas. circunstanciales. Stuttgart 1968.. y sobre todo el carácter propio de las frases (por ej. L. Barcelona 1963. WEISS. causales. Dado que el texto tal como lo encontramos (más exactamente: la unidad menor delimitada por la crítica literal) es ante todo una formación lingüística. Bhetorík. L „ Estudios de poética hebrea. etc. Gottinga 1923. Wege der neuen Díchtungswissenschaft in ihrer Anwenthing auf die Psalmenforschung. A Study in Hebrew Rhetoríc: Repetition and Style. 394-407. como son la predilección que sienten los orientales por los giros estereotipados.). en Theotogie im Wondel. puntual) así como el del nombre (por ej.

Entre una locución directa y otra no hay más que formas verbales de la palabra «decir».relacionan recíprocamente con la preposición la: «sobre»: «sé rey sobre» y «mecerme sobre» 86. 4) La cuestión del horizonte de la unidad: El horizonte de una unidad (su punto de vista. El ejemplo: El camino de la z<&za espinosa hasta la monarquía: 8-15 1) Análisis sintáctico-estilístico La perícopa empieza describiendo en paronomasia ( = composición de palabras con sonido similar): «marchando marcharon». 86-15 ya no son más que una 158 alternancia de discursos y contradiscursos. y que también es posible comprobar en otros textos bíblicos. que al estar en modo narrativo (forma enunciativa normal de la lengua hebrea). tacado: zar.11). Los v. por ej. La inclusión del v.° 8) pero que se hace resaltar con la adición za espinosa de «todos» a árboles V. El análisis de la estructura interna considera las relaciones existentes entre discurso y acción. dan la impresión de que estuvieran contando un suceso. 156 se encuentra acentuada por su mayor explanación y con el climax de la construcción ascendente. el número de personajes. 8 (comienzo) con «ungir» (cf. la función del tiempo (relación entre «duración de relato» = el tiempo que se necesita para contar o leer el texto.° 8. la vid. 8c exposición enfoque de la situación 86-13 tres estrofas cada vez alocución + respuesta. cuyos puntos de construc.° 6). En la unidad además puede haber datos materiales que llamen directamente la atención sobre la existencia de un contexto más amplio.15 climax des. se trata de una unidad compuesta y transmitida por sí misma o dependiendo de otra.13 vid 14. el problema de la estratificación o hilación de acontecimiento e idea.. al medio o al final (construcción ascendente). cuya apódosis negativa en el v. la amplitud de su campo de interés) puede deducirse en algunos casos de sus fórmulas y esquejrias. n. que ya se destaca de manera especial por su selección de palabras. el olivo. la misma locución tiene otras formas sintácticas y otras palabras.Erich Zenger Ejemplo tomado deí Antiguo Testamento más bien como figuras retóricas que no como figuras «teológicas»..° 8. n. explicación previa o recapitulación del acontecimiento).n.centrales consisten en giros (cf. está hecha de frases condicionales. frases que con su forma verbal apuntan al presente actual. la cuestión del horizonte ofrece un criterio comprobable para encontrar un posible contexto más amplio de la unidad. En su lugar encontramos una 159 .„propios.9) que se ción parale. 2/ El estudio de la estructura de una unidad: La estructura externa abarca el montaje y la articulación de las escenas. el juego de trasfondo y primer plano. 3) El objetivo Lo que interesa a la perícopa no es un caso aislado. Por ello faltan detalles y alusiones concretas.° 7) señala asimismo el climax. o iban los árboles andando de uno a otro? La locución de los árboles consiste cada vez en los mismos imperativos (cf. Mas no se cuenta precisamente lo que «sucede»: ¿estaban juntos.9 olivo 10. la ordenación del relato con el acento al principio (construcción descendente). La respuesta de la zarza.11 higuera 12. 3) El fin que persigue la unidad (¿qué es lo que propiamente se quiere decir? ¿de qué se trata? ¿dónde está el núcleo de la unidad?). 3. n. 14 = alocución como en la estrofa 1-3 (cf. datos cronológicos directos. n. Según que el horizonte de una unidad nos remita o no más allá. y «duración de la hazaña relatada» = el espacio de tiempo que ocupa la acción relatada. Por consiguiente.V. nota introductoria como en la estrofa 1-3. 2) La estructura La perícopa sobresale por la severa articulación de su forma. la higuera y el espino. 15 = respuesta. pero que se hace resaltar con las palabras «a los árboles» en vez de «a ellos» (cf. y la respuesta negativa en frases interrogativas literalmente iguales. Al mismo tiempo esta figura llama la atención por cuanto estorba la normal fluidez verbal.

la unidad se entiende por sí misma. 2. La victoria misma sólo se añade en el v. 28s comienza con una frase nominal como preludio de un período trenzado e introduce a Abimelec sin que éste tenga que aparecer ya en acción. La diferencia cualitativa entre los que la rechazan y el que la acepta (árboles frutales contra zarza. Solamente el v. adelanta ya realmente la victoria de Abimelec. es decir. Cada escena está determinada por un personaje distinto: 1.. así como la única inversión de la perícopa en el v. el v..a escena = Gaal. 39s. a la monarquía como tal. n. suceso-alocución. La monarquía tiene tan poco valor que sólo a la cuarta proposición es aceptada.a escena = Zebul. que articulan la perícopa recapitulando o preparando lo ocurrido. el v. dos frases nominales iniciadas con un «mira» recapitulan los acontecimientos de los v. mecerse») caracterizan al rey elegido y no a los electores del rey. suceso-alocución dialogada.a escena 26s 28s 30-33 2: escena 30. 8-15 constituyen una unidad originariamente independiente. Los discursos están siempre al final de las escenas. Ésta debe resultar plástica. alcanzan a la misma monarquía. El v. 156 alude al v. La tercera escena tiene una alocución dialogada que refleja la repercusión del suceso en quienes hablan. así como la ironía del espino-rey (duda de la sinceridad de sus electores pero intenta ganarse su asentimiento con advertencias ridiculas: dice que su escasa sombra servirá de protección. La primera alocución del v. 38. por medio de unas preguntas hechas una vez más en frases nominales. hasta que queda como único vencedor en la palestra.° 39). 2) La estructura 26-29 1. Los giros («ser rey. La interrumpen solamente varios discursos (sólo en éstos se encuentran frases nominales. el interés de la perícopa no gira en torno a un rey sino en torno aí rey. Las palabras de Gaal y Zebul en los v. Introd. Así pues los v. 35.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo Testamento serie de repeticiones monótonas que más bien hacen suponer un fenómeno conocido por larga experiencia.31a 316-33 34-38 3. 26-29. 3.). La perícopa formula una crítica de la monarquía. 32 marca con un «pues» acentuado la nueva perspectiva de futuro. 20 pero sin que por eso este versículo sea necesario para la comprensión de aquél. En la segunda alocución — v.a escena 34s 36-38 Sucesos Alocución de Gaal Sucesos Alocución de Zebul Sucesos Alocución dialogada Gaal-Zebul Sucesos Protagonista Gaal. amenaza en plan grandilocuente al cedro del Líbano. en frase 161 Schreiner. 33). 36s describen —otra vez en frase nominal— las respectivas 160 impresiones. en una sucesión temática y poco plástica de verbos narrativos (cf. Victoria de Abimelec sobre Goal: 26-40 1) Análisis sintáctico-estilístico La perícopa consta en general de una sucesión de relatos que producen la impresión de una secuencia rápida.a escena = Abimelec.). Abimelec todavía está relativamente lejos Protagonista Zebul Abimelec se acerca Protagonista Abimelec: su acercamiento victorioso se refleja en las palabras de Gaal y Zebul Victoria de Abimelec sobre Gaal 39s iclusión Por consiguiente el corpus está articulado artificialmente: suceso-alocución. Abimelec entra en escena artificiosamente y de forma cada vez más plástica. coloca frente a frente a los dos protagonistas: Gaal y Abimelec. 4) El horizonte El horizonte coincide con el objetivo. No se trata tanto de los hechos de Abimelec como de su figura. Dado que no se evidencia ninguna situación individual.. El efecto que produce fascina tanto al narrador como a los oyentes. 3 1 — . con tres verbos descriptivos. 3) El objetivo Ya la articulación externa permite percibir que el interés propiamente dicho gira en torno a Abimelec. Por eso en el climax no se encuentra la descripción de un acontecimiento sino un diálogo que. 11 . ungir.. mientras que Gaal y Zebul van quedando cada vez más en un segundo plano.

Sigue luego un relato continuado en forma narrativa. Por consiguiente. No se trata tanto de su hazaña como de la alegría que produce su figura en el narrador. ésta contiene a su vez otras con citas de un discurso directo. se entiende por sí sola. De este modo resultan tres grupos de personajes: Abimelec. como principio articulador. 39s.Erich Zenger nominal. 39s podría. expresando el número redondo de los caídos: un millar «entre hombres y mujeres». No entra en el relato por su propio valor. O nos hallamos ante una frase nominal que otorga una disposición importante al relato y que suele encontrarse inmediatamente al principio de una perícopa narrativa. la cuestión del horizonte confirma la coordinación crítico-literal que hemos hecho. 51o. lo que no amplía necesariamente el horizonte. El colorido histórico propio de la época no tiene más que un papel subsidiario. marca asimismo un cierto comienzo. 49b el relato corrobora el claro éxito de Abimelec. 54 termina relatando en forma narrativa el cumplimiento de la orden y el final irrevocable de Abimelec. Se asemeja más bien a uno de los nuevos 163 . y en comparación con los v. La tropa de Abimelec repite lo que él mismo ha realizado antes.!). 48b con una oración enunciativa que desemboca en una imperativa. Solamente el v. O se toma la frase como una oración verbal. Como tal se nos ofrece el de los v. 4) El horizonte El narrador alcanza su objetivo con el v. 52 habla de la táctica del incendio. cabe pensar que la unidad era en su origen una realidad tradicional independiente. con lo que tendríamos una inversión que. aparece demasiado pronto para articular la perícopa. que para hacer más efecto empieza con una inversión («una mujer me mató»: ¡precisamente una mujer. 46 presupone un acontecimiento. en cuyo centro se encuentra Abimelec. 26-40: los ciudadanos de la fortaleza de Siquem se atrincheran porque están aterrados ante la noticia de la victoria total de Abimelec sobre Gaal (v. El v. 38 o con los v.. el v. sino que pertenece a un contexto más amplio. La oración enunciativa aporta un colorido especial al hacer coincidir discurso y acción (Abimelec hace lo que en ese momento está diciendo). Por tanto. su tropa y los siquemitas. La acción discurre rectilínea.. 3) El objetivo La perícopa quiere pintar el ingenio y la astucia de Abimelec. con su forma esquemática. Muerte de Abimelec en la batalla de Tebes: 50-54 1) Análisis sintáctico-estilístico La perícopa comienza con una sucesión de modos narrativos que en su esquemática reproducción de una batalla (cf. El v. 54 corta el hilo de verbos narrativos por medio de una frase volitiva en estilo directo. aludir a una táctica usual también en otras partes. 51a interrumpa la serie. 40). n. El v. El v. describe la impresión que provoca en Gaal y Zebul la creciente proximidad de Abimelec. El v. El acompañamiento de Abimelec aparece con mayor relieve que en el resto del capítulo. En la perícopa no hay nada que remita a algo fuera de sí misma. el conjunto representa una acción unitaria y plástica. La victoria de Abimelec sobre la fortaleza de Siquem: 46-49 1) Análisis sintáctico-estilístico La rápida serie de modos narrativos que se van sucediendo de forma directa (en toda la perícopa no hay ni una inversión) se interrumpe sólo en el v. También los motivos que impulsan a Abimelec parecen explicarse desde otro punto. En el v. 2) La estructura Desde el punto de vista formal la perícopa está poco articulada. Una breve arenga de Abimelec prepara la acción propiamente dicha. 46-49 es más breve y objetivo. Así pues. Asimismo la presentación de la troja de Abimelec y de los siquemitas produce la impresión de que son personajes ya conocidos. de suerte que Abimelec puede llevar a término su maniobra. 2) La estructura La perícopa está escénicamente poco articulada. Los siquemitas se encierran en la fortaleza. 162 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento 4) Ei horizonte La perícopa nos remite más lejos. En consecuencia no puede tratarse de una unidad transmitida independientemente. El único elemento aglutinante.° 39) dan la impresión de moverse por un interés histórico objetivo. Consta de dos imperativos (en crescendo) con una explicación («para que no»).

seis tienen el mismo contenido. 3) El objetivo De las dieciséis formas verbales finitas que contiene la perícopa. 50 y 51a guardan desde luego cierta coherencia. Así es como no surge tensión alguna. De esta manera queda claro lo que el autor quiere representar: la total aniquilación de la ciudad y sus habitantes.Erich Zenger comienzos que se emplean en otros pasajes. El único rasgo plástico viene cuando el resultado consta ya claramente. Sus contrincantes forman sólo un cuerpo colectivo que primero abarca a la población y después súbitamente. Los v. Los antagonistas — incluso la mujer que lo mata — quedan desvaídos y en el anonimato para no desviar la atención del personaje central. el horizonte nos remite más allá de la unidad. 43¿ con una frase nominal introducida por un «mira». a partir del v. también a la ciudad. la cual tiene por objeto reflejar la sorpresa de Abimelec ante el avance ofensivo de los siquemitas. Por esta razón se nos ofrece como contexto. La mirada está fija no en los hechos sino en la persona de Abimelec. 3) El objetivo El interés gira inequívocamente en torno a Abimelec. 44. 165 . lo cual sería precipitado. su escudero y la población de Tebes. En medio de su infortunio el gran Abimelec da muestras todavía de la presencia de espíritu que representa el evitar el oprobio de una muerte a manos de mujer. Por consiguiente. el pasaje de 26-40. el pueblo = los siquemitas y Abimelec aparecen frente a frente como los dos contrincantes. también desde el punto de vista de la crítica de las formas. retrasa los acontecimientos y prepara el final decisivo. Como quiera que a la mujer ni se la llama por su nombre ni se la describe con ningún otro dato. A las imitaciones lingüísticas de los v. según el v. e incluso faltan los rasgos pintorescos. Además no se dice en ningún momento de qué ciudad se trata. ninguna alocución 456 Final Consignación del resultado El único personaje concreto es Abimelec. por tanto. El final está marcado por la noticia del éxito. Victoria de Abimelec sobre la dudad de Siquem: 24-45 1) Análisis sintáctico estilístico La perícopa arranca con un «sucedió» + un dato temporal indefinido.46-54. Lo que la perícopa quiere hacer resaltar no es tampoco el mero hecho de su muerte.46-49. Las noticias objetivas e históricas se dan sólo en la medida en que tienen importancia para el destino de Abimelec. 42-45 es por qué luego el acento carga precisamente sobre la total iniquilación de la ciudad. La sucesión de los acontecimientos se interrumpe ya en el v. a un contexto más vasto. El narrador quiere suscitar compasión y emoción. De donde se sigue que la unidad no ha sido transmitida de manera independiente. apenas destaca del grupo de sus conciudadanos. Abimelec hace tiempo que está enterado de ese avance. Y éstas no encuentran suficiente expresión en los versos 50-54. sino el carácter trágico de la misma. 4) El horizonte La estructura interior gira toda ella en torno a Abimelec. Pero la sorpresa resulta suma164 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento mente rebuscada puesto que. 26-40. Por tanto. 43 sólo actúa ya Abimelec. La alocución constituye el punto culminante. 45 prcsenta un quiasmo: tomó la ciudad — al pueblo que estaba en ella le dio muerte. Lo que no queda claro a partir de los v. 26-40 ya hemos aludido antes. Pero a partir del v. Todo apunta consecuentemente al éxito de Abimelec. El v. 4) El horizonte La muerte de Abimelec sólo tiene un efecto trágico si se sabe la grandeza y la fuerza fascinadora que caracterizaban al héroe. Pero la delimitación crítico-literaria no nos permite ver ese contexto más amplio en el plano de los v. 42b. 44s traen una sorprendente cadena de inversiones que no pretenden articular sino poner de relieve a cada uno de los personajes u objetos aludidos. 2) La estructura La perícopa tiene una construcción formal bien simple: 42 Exposición Enfrentamiento de los dos bandos 43-45a Corpus Sucesos. seguimos teniendo el número triple de personajes en acción: Abimelec. tienen que estar contadas en alguna otra parte. Desde el punto de vista del contenido los v.

Como es frecuente en el AT. 5 Abimelec es el único que actúa. es lógicamente muy breve: sólo un «pero si no». un contexto más amplio. En el v. Los v. la presenta un relato de varias oraciones simples con una serie de verbos de movimiento y de lenguaje. 20: el acento principal recae en la amenaza. en forma narrativa. habría bastado la expresión «lo coronaron». como suele rezar la fórmula usual en el AT (cf. 36-40). El v. El v. 21 termina rápidamente con dos verbos sinónimos en indicativo (retiróse. sino que están insertos a su vez en la serie de acontecimientos que se suceden (cf.l9b-21 1) Análisis sintáctico-estilístico El v. El discurso presenta una construcción clara: una llamada de atención (7b). 3) El objetivo El acento está indiscutiblemente en la oración condicional nega167 El camino de Abimelec hacia la monarquía: 1-6 1) Análisis sintáctico-estilístico El v. La multitud de personajes. por consiguiente. Más bien el v. el discurso de Jotán empieza en el v. 7b. Todos los personajes introducidos se refieren a él. Por lo que atañe a la construcción externa. nombre que significa «mi padre es rey») pone de manifiesto aquello que más interesa al autor: el pro166 . 16 introduce el contenido propiamente dicho del discurso. en una serie de verbos narrativos. ls dan pues la disposición de la perícopa. Su pro?tasis. 2) La estructura Nos encontramos ante un discurso (v. es decir. Los v. los v.19b. claramente delimitado por un «ahora bien».16aba. Es sorprendente que ya en ese mismo esquema empiece la acción.21). reproducen los acontecimientos sin hacer uso de la alocución o el diálogo para producir tensión alguna (el breve discurso del v. la condición para el cumplimiento de la amenaza. El discurso conminatorio de Jotán: 7.l9b y 20). El v. El v. n. 5b introduce. El autor de la perícopa tiene predilección por los giros estereotipados (cf. habla y vuelve a desaparecer. y el contenido explanado en dos oraciones condicionales (I6aba. emprendió la huida). 3) El objetivo La perícopa está centrada por completo en Abimelec. sino que toda su actuación apunta al protagonista. 6. Sólo Jotán aparece. hicieron rey a Abimelec».. Desde el punto de vista formal. 2).20) enmarcado por una acción (7o. aunque sin excluirse. cosa que no suele acostumbrarse en las narraciones. el v. Si se tratara del simple hecho..° 31). 36 es sólo un enunciado en oración nominal acerca de la situación que ya se conoce por el v.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo Testamento ceso por el que Abimelec fue coronado rey de Siquem. No tienen vida propia. 2 los pone en contacto a uno y otros por medio de una alocución y pone además en escena a otros dos grupos (los notables de Siquem y los hijos de Jerobaal). Ib con un imperativo continuado con una forma desiderativa (jos oiga!. El uso triple de la raíz «rey» (mlk) en el punto culminante («por rey. n. tiene más bien un efecto desconcertante. La más larga es la apódosis negativa del v. que ni están presentados con relieve ni actúan realmente. 5 y 6 rivalizan en la importancia de los acontecimientos que narran. 2) La estructura La perícopa es muy uniforme e inarticulada. 1 arranca súbitamente con verbos en modo indicativo que introducen al protagonista (Abimelec) y a un grupo que participa en la acción (la familia de su abuelo materno). 6 aparecen todavía como últimos grupos los «notables de la ciudad». 20 se destaca además por el hecho de que dos miembros de la apódosis tienen la misma construcción incluso en los términos seleccionados. 5 constituye el presupuesto objetivo del v.). No se utiliza para aumentar la tensión el recurso de hacer aparecer frente a él a sus rivales. en los v. Sólo cambian el sujeto y el complemento. Consta de una oración condicional positiva y otra negativa. 3-6.os 26-28). En todo caso falta el desarrollo de una acción propiamente dicha y falta el juego de los personajes. como si el cumplimiento de la amenaza no dependiera en absoluto de eso. la función distinta que tienen por ej. siendo muy aleccionadora la longitud de cada uno de los miembros. 4) El horizonte Desde la propia perícopa difícilmente se explicará el oyente o lector por qué tiene importancia que Abimelec haya llegado a ser rey precisamente de esa manera. Finalmente en el v. La unidad requiere.16aba. Tampoco los discursos sirven para articular la perícopa. a un personaje más (Jotán).

344-399. la unidad de los v. Ahora bien. temporal y geográfico que ocupan el autor o los oyentes y lectores). La situación en la que viven se llama en exégesis. 576 no resulta claro sin el discurso de Jotán.. Gottinga 1913. Quedaba además pendiente la importancia del dato de la supervivencia de Jotán.Erich Zenger Ejemplo tomado del Antiguo Testamento tiva del v. III. Si pertenecen al campo de la tradición escrita. Por otra parte. El camino metodológico que permite adoptar esa actitud diferenciadora incluso frente a un texto bíblico. es la unidad siguiente: v. 168 169 . o lo que es lo mismo. la circunstancia sociológica. tanto en su conjunto como en detalle. aun cuando en ambos casos el tema sea el mismo. se suele hablar de «género literario» y de «encuadre en la literatura». 4) El horizonte La razón e importancia de la crítica que se hace de la monarquía^ no se explican con la suficiente claridad a partir de la perícopa misma. 159. 196-21. Traditionsgeschichtliche Vntersuchungen zum Richíerbuch (BBB 18). y como tal brota siempre de la vida de una comunidad 6. p. además de su «fisonomía personal». La predicación de un cardenal ante un público numeroso forzosamente ha de tener un género distinto que el diálogo de unos enamorados. formas lingüísticas semejantes. un acervo de formas lingüísticas que —por así decirlo. RICHTER. que a su vez no se comprende sin los v. H. y a la comunidad se refiere. El que habla una lengua emplea. está sometido él mismo a sus mismas leyes: experiencias semejantes crean. 1-6. Reden und Aufsatze. Gesammelte Studien zum Alten Testament.-H. 7.16a¿>a. BERNHARDT.. es claro que al interpretar un texto es necesario atender a su género y a su situación vital.. el «lugar» espiritual. no coinciden su objetivo y horizonte. El punto de partida metodológico Cada unidad menor tiene. el tono y el ritmo de las notas» 7. El lenguaje es una institución humana. desde H. en id. 5-45. El resultado. En cierta medida el lenguaje se compone a sí mismo según lo que haya que decir. Así pues. W. GUNKEL. Munich 1964. Esta unidad cuenta cómo el camino de Abimelec hacia la monarquía se convirtió en su destino..7. es lo que se llama crítica de los géneros. Die Grundprobteme der israelitischen íiteraturgeschichte. Así tenemos que ambas unidades se complementan desde el punto de vista de su función. La perícopa no constituye una unidad independiente en su origen. quiéralo o no. Calibraremos de manera muy diferente las fórmulas que pueden encontrarse en un folleto de propaganda o en el discurso de un político la noche de su elección. «situación vital» (Sitz im Leben: la referencia vital o temporal. 29-38. o mejor a la monarquía como tal. 1-6. reclamaba un horizonte que explicara por qué era tan importante el hecho de que Abimelec hubiera llegado a ser rey de Siquem y el modo como había llegado a serlo. la práctica. LA CRÍTICA DE LOS GÉNEROS* 1. el v. una forma típica. precisamente el asesinato de sus posibles rivales en el trono fue la maldición que acabó aniquilándolo a él mismo. y partiendo de nuestra propia experiencia vital. Tanto el género como la situación vital pueden darse lo mismo en el ámbito de la tradición oral que en el de la escrita. Die gattungsgeschichtliche Forschung am Alten Testament ais exegetische Methode. desde el punto de vista de la crítica de las formas. Antes de cualquier reflexión. esto se explica a partir de la unidad que forman los v.23s.56s. Pues bien.W.loaba. 7. que desde el punto de vista de la crítica de las formas tampoco era autónoma. si aquél no empezara por interpretar correctamente la clave. 1959. l-6. que son típicas de esa situación. GUNKEL. sin que el hombre haga nada de su parte — se desarrollan dentro del lenguaje mismo y se elaboran a partir de él. Lo que está escrito ciertamente no llegaría al oído del intérprete con el sentido que le quiso dar el autor. Ergebnisse und Grenzen: Aufsatze und Vortrage zur Theologie und Religionswissenschaft 8. H. 20. Bonn 21966. Al ser un reflejo de la experiencia. A esas formas lingüísticas típicas las llamamos «género» (Gattung). el uso. Se trata de hacer una crítica a la coronación real de Abimelec. Ella es la que proporciona «al intérprete algo así como el tono y el ritmo de la partitura que trata de leer y de tocar.l9¿>-21. en sü amenaza. WOLFF. en un ámbito lingüístico temporal y espacialmente similar. K. El lenguaje nunca está completamente sometido al poder y disposición del individuo. las que se emplean en la carta de un amigo o en el texto de un contrato oficial.

8-15 la presencia de elementos característicos de una fábula transmitida originariamente de forma independiente. es decir. pero desde el punto de vista del género es un poema satírico. GUNKEL. Finalmente. Is 14. por una parte. pero como género hay que incluirlo en el «derecho de la Alianza». KOCH.ll^l^íP^í^vidual) y ^^^(^^^cpt^^-z r^tón lingüística típica. un género sólo puede determinarse. Neukirchen 21967. Se trasponen al reino vegetal o animal sucesos tomados de la vida humana. ó5.. 3. H. Elementos sintáctico-estilísticos en 2Re 14.. Ahora bien. una prohibición. El procedimiento metodológico de la crítica de los géneros abarca los siguiente pasos: 1) La determinación del género: tomado en su sentido estricto y original. 135. La estructura resultante es similar: Situación Demanda «La zarza espinosa del Líbano envió a decir al cedro del Líbano: «Dame tu hija para mujer de mi hijo» 2. 170 171 . p. H. las fórmulas (el género en forma breve). 2) La determinación de la situación vital. lo que ocurre normalmente es que la unidad en cuestión se incluye en uno de los géneros previamente elaborados por la investigación exegética. articuladas por una intención semejante).9. Así como. nos parece necesaria porque una forma puede realizarse. así también el género una vez establecido puede ayudar a describir mejor la situación. 8. en un género distinto. Por ej. las representaciones y alusiones que aparezcan en la unidad correspondiente. el género se puede deducir de la situación.9b: También 2Re 14. 8-15 I) La determinación del género Una comparación con la unidad de 2Re 14.por medio de la comparación de varias unidades (por lo menos dos) que presenten una estructura semejante (es decir. según su función y su contenido. Sin embargo. que desde el punto de vista de los géneros habría que calificar como tratado de teología de la historia.. que tiene una estructura semejante. ZIMMERMANN. Gottinga 1913. Éx 20. Was ist Formgeschichte. ISam 10. da como resultado en los v. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento esto supone que se ha hecho el análisis de la crítica de las formas y que se conocen los géneros literarios más importantes del Antiguo Testamento. que se explica a partir de éstos. Neutestamentliche Methodenlehre.Erich Zenger En la ciencia literaria moderna (que por lo general sólo distingue tres géneros: épico. Stuttgart 1967. condicionada por las circunstancias sociológicas). p. el discutidísirno formulario de alianza aparece en el Antiguo Testamento no como un género sino como una forma. 9. consta de alocución (imperativo) y respuesta (aquí una acción). Un texto. el propio género. distingue de otra forma. una vez conocido.4-21 presenta la forma de un canto fúnebre. En mi opinión.6-16) o de una homilía (por ej. es una referencia a la situación.1-17/Dt 5. El ejemplo La fábula de los v.9b está en estilo narrativo. puede tener la forma de un diálogo (por ej. o más concretamente del encuadre literario: las primeras preguntas que pueden dar la clave de esa situación son éstas: «¿Quién es el que habla? ¿Quiénes son los oyentes? ¿Qué sentimientos dominan la situación? ¿Qué efecto se pretende?»9 Otros indicios pueden ser los giros (expresiones hechas). 6r21 tiene como elementos formales una fórmula de autopresentación. Reden und Aufsatze.. La misma ciencia bíblica apenas suele distinguir entre ambos. un mandato. una enumeración en forma de lista. de manera que se puedan describir los elementos que tienen en común como típicos de las mismas. para lo cual este volumen quiere ofrecer una introducción en capítulo aparte.. lírico y dramático8) no se usan de modo uniforme los términos de «forma» y «género». comienza con una inversión. ISam 12). Dle Grundprobleme der israelittschen Literaturgeschichte en id.elementos deL ljtjx^guraráón. La división terminológica que proponemos aquí entre formas_(= todos los. Es de todo punto necesario mantener esta distinción contra K.

debido a la fuerza del destino (la fiera anónima). que es al que propiamente apunta. en nuestro caso por el elemento de la alocución. La institución a que se hace referencia es la monarquía electiva. que tiene que recurrir al instrumento de la ambigüedad para poder criticar un estado de cosas. y que.33) consta sólo en el reino del Norte.C. Son éstos: a) Predominio de los indicativos que marcan el ritmo fundamental en un avance consecuente hacia el objetivo. Por lo tanto. c) Originalmente se entiende por sí sola.os 31. 8-15 critican la monarquía. Entonces utilizan la fábula y atacan a la monarquía en su representación más solemne que es la elección. domina aquí la escena principal (34-38). no puede ser interrumpido por ninguna inversión. El fin que persigue la unidad es asimismo crítico: El inferior sale siempre perdiendo en contacto con el que está más arriba. con lo que terminó la «oscilación» de las capitales residenciales (cf. c) El principio y el final ciertamente que suelen estar marcados con mayor vigor que aquí: falta por completo la exposición inicial.). parecen darse por conocidas. su forma ingeniosa) que sufrían bajo la opresión pero que no tenían 172 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento fuerza suficiente para denigrarla abiertamente. división en un protagonista y dos personajes de segundo orden. Su disfraz se debe a cierta situación forzada de la que es im posible hacer una exposición unívoca. La fábula tiene su origen en círculos cultivados (cf. Por eso acude a la ambigüedad del sentido aparente. En tal caso lo más pronto que se la podría situar cronológicamente sería durante el reinado de Jeroboam i (que empezó hacia el 931 a. que apuntan por completo a producir un efecto narrativo. n. o más concretamente una experiencia negativa de la misma. de ahí que su origen carezca de contento. 26-40 1) Determinación del género La crítica de las formas ha señalado elementos típicos del género de la narración (oral). 2) La situación vital Faltan en la narración unos esquemas y una fraseología que permitan determinar con más detalle su marco espiritual. 27 ofrece todavía la apariencia de una fiesta yahwista. y el final suena demasiado esquemático. que sólo pueden enfrentarse alternativamente. ya que la narración presenta rasgos de una gran antigüedad. Así es como ni Abimelec ni los siquemitas aparecen como israelitas. presuponen su existencia. b) Gusta del diálogo como recurso estilístico. y la. supone una situación de opresión y falta de libertad. ambos datos hacen suponer que la patria de la fábula es el reino de Israel. 2) La situación vital Una fábula. de cuyo sentido aparente hay que deducir un segundo sentido. e) Ausencia de fórmulas y de enunciados categóricos.Erich Zenger Respuesta En eso pasó por ahí una fiera del Líbano y pisoteó la zarza espinosa». Abimelec).C. Zebul. d) Su objetivo es hacer una crítica a alguna experiencia negativa. fórmula de unción del rey (cf. Así pues. Los v.° 34). sino en forma de frases nominales (FN). Pero la construcción bien articulada nos remite a la categoría de narradores profesionales que puede situarse en el tiempo anterior a la monarquía. d) Las circunstancias concomitantes no están en oraciones verbales de indicativo. El relato oral de los v. b) Construcción claramente articulada. por tanto. Las expresiones «el interior de la tierra» y «la encina de los adivinos» (v. Pero la experiencia negativa de la monarquía es posible ya bajo el duro gobierno de Jeroboam. 37). interpretación o doctrina adicionales. n. y lo más tarde cuando la fundación de Samaría. í) Disposición escénica de los actores: tres personajes (Gaal. El diálogo. que no falta en ninguna narración auténtica. se pueden destacar los siguientes elementos formales del género: a) La fábula emplea una narración traspuesta al reino animal o vegetal. La fiesta otoñal del v. 173 . cosa que también habla en favor de una antigüedad relativamente elevada. por Omrí (en el 880 a.) como ciudad residencial estable.

los giros tópicos parecen estar fuera de su situación (v. con su estilo sensible.6-40 y el de los v. que no pretende despertar una alegría malsana sino compasión. triple número de personajes. unidades. El marco histérico-teológico de los v. como un trenzado narrativo.° 39) nos remite a la primera época de la monarquía. 26-40. y no en una época de rudos y crueles enfrentamientos. la alocución no articula sino que incluso lleva el peso máximo (v. Sin embargo. 2. hubo asimismo observaciones que son características del género «narración»: una serie de indicativos1 interrumpida. sobre todo se insinúan elementos objetivo-informativos (en especial 50-52). 26-40 como narración (oral). Por último. 1-7. 26-40. 56s). diferente empleo de la alocución. 27. cabe pensar incluso en la época de Salomón. fraseología teológica. cabe determinar la unidad de los v. En el análisis de las formas que hicimos en los v. en el v. De Siquem 174 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento y de Tebes conoce no sólo detalles topográficos sino también sus costumbres específicas. uso de giros estereotipados. de que estamos en tiempos tranquilos y de sentimientos delicados. 56-57 1) Determinación del género Es imposible clasificar la perícopa en el género de la narración (oral) debido a las observaciones hechas en la crítica de las formas: falta de construcción. etc. 46-50: los detalles están parcamente explicados. hace el efecto. Al principio faltaba la exposición usual. presentaba ya elementos que en estilo esquemático nos aproximan al género «relato». Con todo. ningún giro tópico. abundancia de personajes que entran en escena pero que aparecen con poco relieve. o de acontecimientos relacionados con la «conquista de la tierra» por parte de Israel. por ejemplo. clara conducción del relato hacia el resultado apetecido. o más bien articulada. se encuentran elementos que apuntan en la dirección del relato.46-54 1) Determinación del género Acabamos de definir los v. Pero tampoco éstos cumplen su función específica: la exposición es ya una parte de la acción misma (v. El arranque brusco.Erich Zenger El trenzado narrativo de los v. El final. 46-54. tal como se refleja. Desde el tiempo de la monarquía se hacen intentos en Israel por establecer nexos históricos más amplios. Consta de tres pequeñas. en los v. aunque sin destruir el carácter narrativo del mismo cuerpo. muestra que el autor es consciente de su propio punto de vista religioso. la discreción con que se destaca la tragedia de la muerte de Abimelec. ya que cuando se narra el incendio del templo de Baal no se hace el más mínimo comentario teológico ni se añade una sola palabra de elogio o de reproche. Así pues. Como además el compositor de la historia de la sucesión en el trono cita como ejemplo la muerte trágica de Abimelec (2Sam 11. tendrán que volver a ser objeto de discusión cuando hagamos el análisis de las tradiciones. el comienzo y el final no estaban tan claramente marcados como sería típico de la narración. lo cual responde a la predilección que se sentía por el número triple de personajes y de escenas en las narraciones. En todo caso no existe ningún interés religioso. 2) o es parte de la acción (v. Los elementos «objetivos» tienen siempre la función de establecer el contexto más amplio sin destruir por eso el carácter narrativo del conjunto. Í6aba. por una alocución. en Jos 24. Todo lo más la expresión «la casa de su Dios». Todavía no puede encontrarse ninguna huella de la llamada importancia anfictiónica de Siquem. desde el punto de vista del género. y las transiciones «objetivo-informativas» entre las pequeñas unidades. 2) La situación vital El trenzado narrativo no tiene ningún tipo de giros acuñados que nos den algún indicio sobre la patria espiritual de su autor. 196-20).23-24.21). n. 2). la inversión no contribuye a la articulación sino sólo a subrayar un elemento específico (v. Desde luego no se pueden pasar por alto las diferencias existentes entre el cuerpo de los v. 6) o al menos no quedan 175 . 39s. Un indicio útil para la localización temporal y local del autor podrían ser los mismos sucesos que se cuentan: o se trata de rivalidades existentes entre ciudades cananeas.16aba.l9b-21.46-54. También la forma esquemática que presenta el relato de la batalla (cf. los personajes son poco plásticos a excepción de Abimelec. También este dato sugeriría que la patria espiritual del trenzado narrativo es la era davídico-salomónica. que era el dato del éxito (Siquem) o fracaso (Tebes). sin que por eso lo haga entrar en escena.

56-57 sitúa el trenzado narrativo.5. 20a deja ver la función que tiene la unidad de los v. pues ésta conserva una relación inmediata con los acontecimientos. 42-45 dentro de su género y de la historia de su origen.57. señalados ya al hacer la crítica literaria. necesarios para su composición. la insistencia en la completa destrucción de la ciudad de Siquem y la reiterada aparición de la raíz «baal» (en el nombre de Jerobaal: v. I6aba. supra). 6 la fórmula de entronización. por lo que la fórmula de entronización queda deformada y sirve al mismo tiempo para presentar y para interpretar la acción. La fórmula de entronización no sólo está aquí fuera de su encuadre vital.2. Ititrod.23 (dos veces).13) y la función de un marco que ejerce la perícopa muestran de manera evidente que los v. la época de 177 Schremer. 6. los n.í9b-2l da a la fábula una perspectiva de futuro. El objetivo de estos encuadres es poner de relieve el propósito de ambas narraciones. Entre sus recursos destacan la repetida insistencia con que presenta el camino sangriento de Abimelec hacia la monarquía. También el cambio que ha experimentado en el v.24.). Gracias a este marco la fábula y el trenzado narrativo adquieren una función totalmente nueva. hay que preguntarse por su puesto en la literatura.16. es decir. El juego de palabras que hace al transcribir la fórmula de entronización procedente del reino del Norte (con lo cual al mismo tiempo la interpreta). Todo esto habla contra el carácter de una narración original. cuadran bien con la intención «enmarcadora» que hemos consignado aquí. 1.l9b-21 se explica mucho mejor suponiendo una composición escrita.. y por lo mismo también una nueva «situación» (de esta manera los v. ¿Es posible reconocer una función literaria a la perícopa? Las resonancias de los v. nos da la posibilidad de clasificar también la unidad de los v. en la designación de los notables de Siquem como «fia'oíé»: v.3. Más bien se trata de una «narración imitada» que conscientemente se compuso o construyó como tal.42) ilustra el carácter interpretativo de la perícopa. tampoco pueden pasarse por alto. Este conocimiento de la técnica de enmarcamiento e interpretación que tiene el autor. que si bien no destruyen el carácter unitario de la narración. También la fraseología teológica empleada (cf.52. El primer marco relaciona la fábula con la situación descrita en el v.6.os 35. 4245. Al autor del «marco» le pareció que en el trenzado narrativo todavía no estaba suficientemente descrita la ruina de los siquemitas que estos versículos. Los elementos de imitación literal.56-57 sirvieran de marco al trenzado narrativo. De hecho. 16aba. 2) La situación literaria Como quiera que se trata de un género escrito. muestra que no se trata de una narración en el sentido original de la palabra. (dos veces). 12 . como el propio género elegido. 2. 46b) por el «Baal de la alianza» (v. Para ello la fábula ofrece el terminus a quo. Así se explican también las irregularidades señaladas en los n. El autor llena ese hueco con los v. 26-40 tienen ya un tercer «enclave». muestra que al autor no sólo le interesa el reinado de Abimelec: junto con él y a través de él se trata de valorar la monarquía del reino del Norte. Parece que aquí el autor tuvo que juntar diversos elementos.. Asimismo la construcción rebuscada de los v. la modificación probablemente intencionada del «El de la alianza» del trenzado narrativo (v. anuncian amenazadoramente.24. al tiempo que con los v. 3) La situación vital del autor del marco Para deducir el encuadre espiritual e histórico de este autor hay que fijarse sobre todo en cómo carga el acento sobre sus versículos. l-7A6aba. El marco de los v.l9b-21 fueron compuestos para que acotasen la fábula. que en su origen sólo pretendía 176 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento despertar compasión. descrita en la crítica de las formas. que sólo el curso de los acontecimientos anunciados decidirá cuál de las dos condiciones se cumple y si la crítica de la fábula alcanzó realmente a la monarquía representada por Abimelec. 4a). sin dejarse conducir por el tema mismo del relato. De esta forma la fábula se convierte en profecía.36.51.Erich Zenger necesariamente insertos en el desarrollo lógico (v. es decir.os 12. n. 23-24. sin hablar para nada de una destrucción completa de Siquem. El original hebreo juega con la raíz «rey». y los v. y la aplicación intencionada de recursos estilísticos (cf.°s 50. sino que asume una función completamente nueva.54. 42-45. 8-15 (cf. 2-3). allí sólo se decía que se luchó delante de Siquem y en el recinto del templo. bajo el arco tenso de la amenaza y el cumplimiento de una maldición (muy grato a una interpretación histórica). 23-24. Al mismo tiempo el v.

era uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoyaba la existencia de Israel. 69-81.-J. 1) La cuestión de la existencia previa de motivos y tradiciones ya formadas. H. teológicamente bastante desorientada. cuyo oscuro comienzo fue un pronunciamiento. Asimismo hay que tener en cuenta su pertenencia a una de las épocas principales de la formación de tradiciones dentro del Antiguo Testamento. no es lo mismo que un texto proceda de la época en que comenzó la monarquía con David y Salomón. AHLSTROM. ligada a instituciones como la monarquía y el culto) o con la teología del norte (más crítica. pero en cambio con menos «eco» en el pueblo.Erich Zenger Jeroboam. con una mayor acentuación del carisma y de la palabra de Yahveh que se dirige inmediatamente al hombre.21-24) nos da una buena idea del círculo espiritual al que también podría pertenecer nuestro autor. Finalmente es ella la que escribe la historia de las diferentes situaciones vitales que han ido viviendo las unidades hasta que llegaron a constituirse en el texto que tenemos delante. La correcta inserción del texto en la (historia de la) tradición de Israel puede darle dimensiones teológicas que lo coloquen bajo una luz insospechada. o de la época del exilio. llegado el caso. No así la crítica de la redacción. La tradición (oral y escrita). la crítica de la tradición estudia la historia del fragmento textual a partir de los indicios que él mismo proporciona. La política ambiciosa y sin escrúpulos de Acab. en cuanto proceso y en cuanto contenido. (cf. El punto de partida metodológica La crítica de la tradición analiza el camino que han recorrido las unidades menores y sus diversos elementos materiales y formales.W. G. con una profunda conciencia teológica. así como los motivos que las llevaron a insertarse en el texto actual. ZAW 73. tiene una importancia especial a la hora de interpretar un texto veterotestamentario. La «maldición» que lanza el profeta contra Acab (IRe 21.. 2. y especialmente ver si las distintas unidades estuvieron precedidas de tradiciones formadas (sólo como tales nos son asequibles). Ya casi se ha hecho costumbre la aniquilación sangrienta de la casa real reinante para llegar al poder (cf. El proceso metodológico de la crítica de la tradición comprende los pasos siguientes: IV. Da querer localizarlo con más detalle.. Zur Geschichte des Überüeferungsbegriffs in der alttestamentttchen Wissenschaft. A diferencia de la historia de la redacción (cf. y el culto a Baal que fomentó especialmente su mujer Jezabel (cf. 10.16: Zimrí asesina a Elá. El reinado de los omridas. 1956. 179 178 . 1961. FOHRER. Su tarea es averiguar la prehistoria de los motivos e ideas teológicas. O.27ss: Basa aniquila a la casa de Jeroboam. por lo tanto. EvTh 16. 1-30. 1966. 2Re 10: Jehú elimina a los setenta hijos de Acab). complementación e interpretación). cuyo punto de vista es horizontal y siempre considera el texto dentro su contexto más amplio. Oral and Written Transmlssion: Some Constderations. el hijo de Basa. HThR 59. se podría ver en él a un crítico de la casa de Omrí. colección. describe los diversos estadios que han recorrido las unidades dentro de la tradición (tradición popular. seguramente que no sólo provocaron las iras de un Elias. Tradition und Interpretatlon im Alten Testament.. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento es decir. vertical. la erección de un templo de Baal en la capital de Samaría). las fuertes tendencias sincretistas que se daban en el reino del Norte). IRe 15. KRAUS. IRe 16. Es la que clasifica las unidades en las diversas líneas de tradición del Antiguo Testamento y la que. el enfoque es. infra). Por consiguiente. LA CRÍTICA DE LA TRADICIÓN10 1. 371-387. terminó con la sangrienta aniquilación de toda la familia real después de Acab. establece la comparación histérico-religiosa con las corrientes e ideas del antiguo oriente.19. Un texto ha de interpretarse de distinta manera según se halle relacionado —aquí naturalmente sólo pueden trazarse unas líneas muy esquemáticas— con la teología jerosolimitana (inclinada al sistema y a las fórmulas enfáticas. más condicionada en sus fórmulas por la situación concreta. A partir de esta genealogía sangrienta del reino del Norte se comprende el tono pesimista del autor.

La fábula de los v. tal como suele darse normalmente en las narraciones. IRe 12.6. En todo caso 180 3) Ordenación de las unidades en las líneas de tradición del Antiguo Testamento Dado que a nosotros lo que nos interesa es sobre todo el aspecto metodológico. Por esta razón difícilmente serán originales.4. 8-15 Aquí apenas se puede comprobar la extensión y el tipo de la tradición anterior. A través del marco de la interpretación queda inserta en la historia de la tradición del reino del norte (cf.20. También es muy difícil que el v. 3) La ordenación de las unidades en las lineas de tradición del Antiguo Testamento. para tener así una transición a los v. más abajo se darán algunas explicaciones al respecto. 51-54 26-40. Gen 12. el hijo menor de Jerobaal». al hacer una interpretación histórico-salvífica). 26 haya sido el comienzo del trenzado narrativo.19b-21.56. Asimismo es posible que se hayan tomado de ella los diversos motivos. 50 intenta emplear la misma técnica de la transición «historizante». Jos 24. cuya frase final habría contado probablemente la desatinada fuga de Gaal. Ciertamente que las dos fórmulas proceden de la tradición. También podrían proceder de la tradición la indicación incomprensible «sobre una misma piedra» y el dato local «junto al terebinto». 56s ción Relato imitado Meditación histórica Situación Círculo de narradores de la época anterior a la monarquía Clima culto del tiempo de Salomón Reino del norte después de la separación de los reinos Círculos fieles a Yahveh en los tiempos después de Ajab \ 3. también el uso de elohim como denominación de Dios).23s. El ejemplo 1) Tradiciones y motivos anteriores El trenzado narrativo de los v. 46-54 Trenzado Preocupación Colección narrativo por contextos más amplios Crítica Fábula Uso popular 8-15 social Colección e l-16aba. el diferente enjuiciamiento que se hace de Saúl.23. 46-49. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento parece que en ella tenía su marco propio el elemento «Abimelec. Entonces tendríamos que en la perícopa 26-40 los v. El autor del trenzado narrativo sustituyó esta frase final por los v. La construcción artificiosa de la fábula habla en todo caso en contra de una creación instantánea. Hasta qué punto el autor tuvo delante esta narración.Erích Zenger 2) La historia de la tradición de cada una de las unidades. interpreta26-54. 181 . b) la historia de la tradición de Siquem (cf. 35. Son sobre todo los complejos desde los cuales se podría iluminar nuestro texto en el sentido de la historia de las tradiciones: a) la historia de la tradición del reino de Israel (cf. 19b-21.41-45. 34. 39s. resulta verosímil ver también en los v. es verosímil que se trate de un préstamo de la tradicional.46-54 Los elementos «historizantes» observados en los v. en los llamados textos monárquicos y antimonárquicos del libro primero de Samuel). El marco de los v. bastará con hacer aquí un bosquejo esquemático de esta ordenación. Así pues. el primer rey de Israel. anteriores al autor. 2Re 14. El trenzado narrativo es todavía irrelevante desde el punto de vista teológico. Es probable que le precediera una narración sobre el origen y la subida de Abimelec. hijo de Jerobaal» y asimismo «Jotán. Pero nuestro análisis crítico de los géneros ha descubierto la ausencia de una exposición inicial.16aba. 26-38 representarían una tradición anterior ya formada.57 Por supuesto que este autor se encontró con la fábula y el trenzado narrativo anteriores a él. ya que las «fábulas de plantas» (cf. 2) La historia de la tradición de cada unidad La historia de la tradición del texto analizado puede representarse aquí esquemáticamente: Función Género Unidad Tradición Narración Placer de Uso popular 26-38 narrar como parte: 46-49. 39s y 50 se destacan de su contorno dentro del trenzado narrativo.9) pertenecen al repertorio normal de la tabulación. 33.24. es algo que ya no se puede establecer. l-7. Como quiera que el v. 26-40. 46-49 y 51-54 tradiciones ya formadas.

. empieza la posibilidad de describir el lugar espiritual y la concepción teológica de los redactores con más exactitud de la que permitía hasta ahora el texto aislado. de los géneros y de la tradición ha analizado cada una de las unidades desde su respectivo punto de vista. enlazan y enmarcan por medio de anotaciones. tan diferentes entre sí. 41. What is Redaktionsgeschichte?. Redaktor. R. El ejemplo13 Desde el punto de vista de su «preocupación espiritual» (A.. art. de manera semejante la reinterpretación que se hace en IRe 17-19 de antiguas tradiciones sobre el profeta Elias. nos indica ya que estos textos no pretenden ser leídos como un acta mosaica de la creación.25. El hecho de que. las expurgan. hayan sido yuxtapuestas sin correcciones por un redactor. es decir. 2) La cuestión de las «fuentes»: una vez que la crítica de las formas. 1969. 51-75. En el caso de la crítica del Pentateuco la pregunta ulterior acerca de las fuentes tiene la ventaja de que sólo al final del trabajo se introduce en él una hipótesis general (por mucho que nuestra hipótesis vigente sobre el Pentateuco sea la mejor que tenemos por el momento ¡no deja de ser una hipótesis!).. el problema clásico de la crítica literaria por sus autores. 3) La intención de la(s) redacción(es): una vez conocido el contexto horizontal más amplio. etc. El proceso metodológico de la crítica de la redacción comprende los estadios siguientes: 1) La ordenación de los fragmentos: a diferencia de la crítica literaria tradicional. por último. R. I6ba-19a. Frlburgo de Brisgovia 1969. que solía descalificar tales fragmentos como puras «glosas». Noth et la Redaktipnsgeschichte des Livres historiques. Estudia el trabajo realizado por los «redactores». ROHDE. 12. pueden aparecer ahora una serie de rasgos comunes en el campo de la configuración formal y retórica. El punto de partida metodológico La crítica de la redacción considera al texto dentro del amplio contexto horizontal en que se encuentra. 1) La ordenación de los fragmentos restantes v. aquellos varones que «compilan las tradiciones particulares. 45-56. Aquí no podemos ofrecer ese análisis previo. aquí se intenta averiguar la función que desempeñan en el texto'. PrakHsches Bibeltexikon.Erich Zenger LLES) Ejemplo tomado del Antiguo Testamento 2. o bien formando con ellas composiciones mayores y las "redactan". Junto a los argumentos que antes solía presentar la «crítica de las fuentes». PESCH. les imprimen un acento o un sello teológico nuevo» a. todo lo cual puede reforzar la asignación del texto a un «estrato de fuentes».22. el resultado de la crítica de la redacción adquiere una importancia teológica especial — ¡cosa que ignoran los críticos literarios clásicos! —. GRABNER-HAIDER. las dos narraciones de la creación que nos presenta el Génesis en sus capítulos 1 y 2. con ello. en el origen del mismo ámbito tradicional. V. Sencillamente aceptamos sus resultados para poder ejemplificar el paso metodoló- 182 183 . Brujas 1967. Díe redaktlonsgeschichtliche Methode. Einführung und krttische Sichlung des Forschungsstandes. 925. las ordenan.. . 11. STEIN. Jonuestro complejo textual pertenece al grupo de textos que se dedican a interpretar teológicamente el momento teológico actual a base de inscribir acontecimientos actuales en tradiciones anteriores (cf. J. es decir. por ej. LA CRÍTICA DE LA REDACCIÓN " 1. C H . TILESSE MINETTE DE. en la misma historia del género. p. y.55 13. disponemos de una base más amplia para examinar la posibilidad de que tales unidades pertenezcan a complejos literarios mayores y. en A. Desde luego que todo esto supone un previo análisis general del contexto general. Dado que la Iglesia cristiana ha tomado como su libro sagrado la forma «redactada» del Antiguo Testamento (y no una de sus formas previas). M. a base de inscribir en las guerras arameas los manejos de la reina madre Jezabel y toda la situación de Israel). en HAURET. La crítica de la redacción supone el análisis previo del contexto más amplio en el que se encuentra el texto que se pretende analizar.. orales o escritas en colecciones parciales. JBL 88. AUX grands carrefours de la révélatlon et de Vexégise de l'Ancien Testament. 3.H. Berlín 1965. las reelaboran lingüísticamente.

Así pues. es más probable que la misma mano lo haya modificado en el mismo versículo y no en el v.22.13. por lo tanto. Mediante una localización artificial de estas tradiciones.6-9. Es el guerrero carismático de Dios y el jefe ideal en la 185 184 . 42-45. que son los v. 8.12fl6a.9-llo. que hubieran sido indicio de contextos más amplios igualmente independientes. 6. el caudillo llamado por Dios. infra).1.55 coinciden en establecer una referencia a Israel. 55 están' antes de las notas teologizantes del autor del «marco». 7. Por medio de un encuadre temporal daba la impresión de una historia continua. también se puede extender a Israel el reinado siquemita de Abimelec. 4.Erich Zenger Los v.32.176.11617. El v. ya que no responde a su costumbre habitual.l«.4. 55 se «israelice» asimismo la tropa de Abimelec.22.1 (sin número). a partir del contexto más amplio. el que «enmarca» el complejo narrativo sobre Abimelec. cabe preguntar si en el resto del libro de Jueces se puede encontrar esa mano enmarcadora. Este «enmarcador» reunía tradiciones de guerras de Yahveh en cuyo centro hubiera la figura de un héroe: Ehúd (Jue 3). lanza un cabo que engancha con Jue 8. 16b$-19a relacionan la victoria sobre los madianitas. esto es inverosímil.4o. 22.22s.27-29. Una técnica parecida y una tendencia igualmente «israelizante» se encuentran también en el resto del libro de los Jueces: 3. convirtiendo así a la ciudad en una parte de Israel.2a. Tal vez le pareció necesaria la expulsión de Gaal por parte de Zebul por no saber ya qué hacer con la presencia de Zebul en los v. Barak (Jue 4). BBB 21. 42-45. al hablar de la crítica de los géneros. 3) El propósito de las reelaboráciones a) El «enmarcamiento». Se procede incluso con sensibilidad literaria: tanto el v. Ahora se puede completar.25-8. 186) y otra vez con la raíz «señor» (v. Pero entonces también resulta problemático que sea el mismo redactor el que una vez reproduce el dominio de Abimelec con la raíz «rey» ((v.10-13. Gedeón (Jue 6-8) y Abimelec (Jue 9). con Siquem.23s.3. El v. También la identificación de Jerobaal con Gedeón se debe a sus armonizaciones. hay que atribuirle además: 3. 5. Si se supone que el dato de los tres años procede de una mano distinta (cf. Dle Bearbeitungen des tRetterbuches» in der deuteronomischen Epoche. 18.3a.26-5. W. El enlace lo establece Jue 9. Es posible que el dato de la estancia de Abimelec en Aruma le haya venido dado por la tradición anterior. 3160. que según Jue 6-9 fue granada por Gedeón para los israelitas. que comprendie Jue3*-9* y en cuyo centro está la figura de Gedeón. Los v. 4. Bonn 1964). Las tensiones que surgen de todas estas modificaciones quedan compensadas para él por la posibilidad de hacer una composición más vasta. 25 no ofrece ninguna clase de argumentos para que se le atribuya a esa mano. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento 2) La cuestión de las «fuentes» El análisis no daba como resultado la existencia de dos relatos independientes. partiendo de estos pasajes resulta problemático que el número exacto «tres años» proceda de esta mano «israelizante». Dada su técnica relativamente estereotipada.29.22. 43).22.31.33s. Para ello tuvo que atribuir a Jerobaal los setenta hijos de Gedeón. 22 como el v. comprensible sin tener en cuenta la redacción «israelizante» que acabamos de esbozar. Probablemente se trata aquí de una nota antigua que el autor del marco del trenzado narrativo adoptó por tener una preferencia especial por el «motivo de la emboscada» (cf. 16fra-19fl. A este autor de 8.25-27o. 6. Por último no deja de ser consecuente que luego en el v. acerca del lugar espiritual del autor del marco. Allí Gedeón rechaza la merecida oferta que le hacen los israelitas de que «reine» sobre ellos. Ahora bien. Con una técnica elemental se abre aquí un vasto marco.316 (sin número). En todo caso se desprendía una edición «enmarcadora» del capítulo. podía montar una narración que abarcara toda la tierra al oeste del Jordán. tuvo que trasladar a Gfra la residencia de Jerobaal y convertir a la madre de Abimelec en la concubina de Gedeón. lo que se dijo antes. su propio v.2: a base de un juego de palabras y motivos. RICHTER. 41 es seguramente una nota que el autor del «marco» del relato incluyó antes de su «construcción». que es. gico (cf. que es lo que ocurre en el v. 22).11. originariamente independiente. mientras que aquí Abimelec no escatima ningún medio para alcanzar el «reinado». aunque sin entrar en demasiados detalles.30. Así las cosas.l4-15cia.23s.2. Quien traza el «marco» es el autor de un libro sobre un salvador.28 (sin número).

y es la que encontramos en los comentarios bíblicos. y la crítica del reinado de Abimelec será más dura: el violento rey se arrastra a sí mismo y a su ciudad a la ruina total. que no lleva a cabo sus guerras para sí mismo sino para su gente. Aquí se trata de una edición posterior del libro del caudillo salvador (Jue 3*-9*). Para ello nuestro texto experimentó sólo una modificación pequeña pero significativa en el v. Gottínga 31965. LA EXPOSICIÓN DETALLADA Aunque los pasos metodológicos que hemos expuesto hasta ahora han aportado ya implícitamente muchos elementos para la interpretación minuciosa del texto. confirma la conjetura hecha más arriba de que se encuentra próximo a los círculos proféticos. Por eso es poco lo que puede modificar en la historia de Abimelec. A este redactor no le interesan tanto las figuras aisladas. Podemos pensar en la época de Josías. Quizá pretendía contribuir a ello esta reedición del libro del caudillo salvador. 14. Con todo. simultáneamente el «rey» Abimelec pasó a ser el «señor» (con lo que adquiere la misma posición que el gobernador Zebul. En contraste con la historia sombría de Abimelec. Richter. ésta constituye todavía un paso metodológico específico que se apoya en los anteriores. Fue él quien intentó volver a restaurar el antiguo llamamiento a la guerra. que abarcaba el tiempo desde el éxodo hasta la consagración del templo por parte de Salomón. Por ej. la semitística. contaban entre los verdaderos «gobernantes». lo sitúan claramente en el reino del norte. Según el contenido del texto habrá que echar mano de las diversas ciencias bíblicas auxiliares como la orientalística. 30a). la epigráfica. Para no tener que meter entre ellos a Abimelec lo dejó en «señor». Por eso proyecta los efectos de la muerte de Abimelec sobre Israel: todos se marchan a casa sin más (v. Se intercaló el raquítico tiempo de tres años que duró el reinado. obtiene la salvación de su pueblo. HERTZBERO. y pertenece al gran campo de tensiones en que se enfrentan el bien y el mal «a los ojos de Dios». jueces y reyes. Se añadió el número porque ello respondía a la técnica deuteronomística de insertar a todos los que ostentaron el mando en un sistema cronológico general de 480 años. 203-208 (estudio que en parte se aparta de nuestro análisis). c) La interpretación deuteronomista.. También corrobora nuestro emplazamiento temporal: dentro de su marco geográfico Guilead ya no juega ningún papel. 187 . La interpretación tiene lugar normalmente verso por verso. la 186 Ejemplo tomado del Antiguo Testamento aventura de Abimelec juega un papel concreto en el gran esquema histórico-teológico de esta escuela. la geografía y arqueología bíblicas. p.Erich Zenger guerra de Yahveh. Die Bücher losua. 22. mientras que el salvador llamado por Dios. 55). Mas para el deuteronomista sólo los salvadores. El encuadre vital de esta reelaboración pertenece a una época de conciencia nacional que al mismo tiempo considera la guerra como la tarea máxima de la existencia nacional. Ruth (ATD 9). Así es como los israelitas no le dejan en la estacada cuando sale a pelear. Así pues. Lo que pretende es subrayar la importancia que tienen para Israel. El texto adquirió un matiz nuevo cuando el libro del salvador. su figura resultará mucho más atrayente. La interpretación minuciosa es propiamente una comprobación de «lo que dice ahí». La importancia que da a las instituciones norteñas de la guerra de Yahveh y de la figura del salvador. entró a formar parte de la obra histórica del deuteronomista. El castigo de Dios se contrapone a la ayuda divina en la necesidad. le interesa consignar que naturalmente fue rey de Israel y no sólo de Siquem. guerrea también toda la población hábil de la nación. Asimismo se pueden determinar ahora con más detalle el tiempo y el lugar de este autor. La inserción de la profetisa en Jue 4. la cronología. etc. lo cual nos remite asimismo al tiempo de Ajab. Esto le parece importante: cuando el rey está en guerra.W. v. «israelizado». puede encontrarse en los comentarios al libro de Jueces14. VI. o mejor para su tranquilidad frente a los enemigos. en H. Y entonces se le podía dar sin dificultades un número de años de gobierno. Aquí por razones de espacio hemos de renunciar a la exposición completa de este paso metodológico. b) La elaboración israelizante. De todas maneras su tiempo no pertenece al tiempo de salvación sino al de perdición.

sobre todo el libro de Job. La interpretación antropológica Un primer camino para entrar en diálogo con el tanto es el intento de entrar en conversación con el mismo hombre. que frente a la interpretación existencial «clásica». Mientras el yahvista. Ésta es la esencia de la «interpretación existencial» (llevada a cabo sobre todo por R. Pero un diálogo teológico sólo es posible cuando se sabe y se tiene conciencia del lugar desde el que se lleva a término ese diálogo. Según sea la condición de ese emplazamiento distinto será el curso que siga el diálogo con el contenido del texto. Para ello se interroga al texto en busca de la comprensión que de él tenía su autor o sus transmisores. Aufsütze zum 188 189 . desde el Nuevo Testamento (el suelo que él pisa es el Nuevo Testamento). con un tono programático —y recurriendo. por ej. K. u hombres. Para el teólogo cristiano el lugar desde el que llevará a cabo su diálogo es triple: el acceso desde la antropología (es un hombre). como tantas veces. Investiga los presupuestos antropológicos del autor y examina hasta qué punto la comprensión existencial que se deduce del texto puede llegar a ser la del intérprete. últimamente se ha levantado la objeción de que en su reducción de la existencia humana a unas cuantas situaciones fundamentales. hay que ampliar el enfoque de la «interpretación existencial» mediante la inserción de planteamientos sociológicos y psicológicos. LA INTERPRETACIÓN TEOLÓGICO-CRÍTICA El teólogo cristiano no puede quedarse satisfecho con el análisis histórico del texto bíblico. se mueve realmente impulsado por el interrogante que se abre en torno al origen y posibilidad de una. La interpretación histórico-salvíficali Ya el análisis histórico-crítico nos mostró que la larga historia de la tradición de Israel era el horizonte necesario desde el que 16. BARTH ha puesto de relieve este propósito en contra de una exégesis que trabajaba con una mentalidad historicista. BARTH. 2. que nos han transmitido ese texto. WESTERMANN. es decir. Probleme alttestamentlicher Verstehen des Alten Testaments (ThB 11). Quiere entender las cosas de las que habla el texto y tomar posición frente a ellas desde su propio horizonte. BULTMANN y G. Munich 41924. Der Romerbrief. y desde su tradición eclesial (se encuentra en el marco de su Iglesia). A una interpretación entendida de esta manera la llamamos «antropológica» (en sentido amplio): es la que se pregunta por la comprensión que tiene el hombre de sí mismo en su responsabilidad social. Por cierto.. Por consiguiente. intenta penetrar en el enigma del hombre. Hermeneuttk. Los MÉTODOS 1. en busca de la comprensión existencial que habla en él.Ejemplo tomado del Antiguo Testamento C. (dir. No pocos textos del Antiguo Testamento piden expresamente esta interpretación.existencia auténticamente humana (cf. I. Munich 21963. C. en los textos legales del escrito sacerdotal (P) o en los relatos de los libros históricos la intención antropológica está menos en la superficie y sólo puede descubrirse al ordenar el texto dentro de su contexto más amplio. es decir. otros. hasta que Pablo hable en el texto y el hombre del siglo xvi escuche. 15. repensarlo quiere decir enfrentarse con él todo el tiempo que sea necesario hasta que resulte transparente el muro que divide al siglo i del siglo XVI. En la introducción a su Romerbrief. su historia de los orígenes). se mostrarán poco elocuentes al respecto. desde la comprensión previa que el intérprete lleva consigo siempre que se acerca al texto. Su verdadero deseo es llegar a un diálogo con el texto. a Calvino— dice: «Con qué energía se pone Calvino a repensar su texto después de haber comprobado concienzudamente "lo que se dice ahí".). X. olvida el elemento de la historicidad y la concreta trama sociológica en que vive cada hombre (cf. y toda la literatura sapiencial. hasta que el diálogo entre el documento y el lector se centre por completo en aquello que no puede ser distinto entonces y ahora»15. en cambio. la crítica de la «escuela de Francfort» y el objetivo de la «hermenéutica política»). K. EBELING).

por el contrario. «El adjetivo "tipológico" quiere . A veces se llegó a considerar el Nuevo Testamento. su diálogo con un texto veterotestamentario siempre tiene lugar en el marco del Nuevo Testamento. de abrir al menos. Concretamente esto sucede en la medida en que intenta traducir el lenguaje de su texto a un lenguaje filosófico-teológico y al lenguaje llamado profano. Y no pocas veces la actualización posterior o reinterpretación aporta nueva luz a los enunciados anteriores. en el sentido de que ésta no se limita a repetir una expresión bíblica sino que. H. señala un camino genuinamente teológico. ya en el Antiguo Testamento pero mucho más en el Nuevo Testamento. 271. Por el contrario. Precisamente el estudio de los enunciados específicos de un texto veterotestamentario será el que provoque. la actualiza. A la exposición que parte sobre todo de las correspondencias neotestamentarias se la llamó «interpretación tipológica» (typos = modelo). Pero hay que tener en cuenta que aquí la palabra «tipológica» tiene un sentido especial. quieren tener un carácter de interrogación y de examen. Tales intentos del exegeta no pretenden ser autoritarios sino críticos. el Antiguo Testamento en último término llega a través del Nuevo Testamento. Esta fase de la interpretación entra en aquel marco de nuestro quehacer científico en que el dogmático con sus métodos se encuentra como en su casa. WOLFF. como la exposición de las relaciones de Dios con el mundo y el hombre. como la clave hermenéutica y el contexto necesario del Antiguo Testamento. Lo que le interesa sobre todo a la interpretación histórico-salvífica. es reconocerle a cada texto el valor que tiene en el conjunto del mensaje bíblico.W. La interpretación dogmática La interpretación teológica que el exegeta lleva a cabo en relación con su tradición eclesial (cf. 3.Erich Zenger empieza a hablar cada texto. Al texto hay que interrogarle para saber qué dice exactamente sobre el tema de la teología. op. sobre el trasfondo del Nuevo Testamento. supra) no puede quedarse ni en el texto veterotestamentario concreto ni en la referencia al conjunto del Antiguo y Nuevo Testamento..subrayar que se pretende entender el Antiguo Testamento en su relación específica con el Nuevo»17. no sólo porque toda pregunta auténtica abre el camino a un nuevo conocimiento. las palabras de una época anterior de la historia de salvación pueden interpretar —aunque sólo sea por contraste— una palabra pronunciada más tarde. A esta interpretación del Antiguo Testamento en cuanto referido al nuevo Testamento. las puertas de ese recinto. para él. es decir. En principio sigue simplemente el camino que recorrió la misma tradición bíblica. sino siempre desde la situación de la teología contemporánea. Esta interrogación del texto no puede tener lugar a un nivel de inmanencia bíblica (¡sería el biblicismo!). para este método no se trata en primer lugar de descubrir las correspondencias materiales aisladas que puedan darse entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Para el intérprete cristiano este horizonte se amplía por el hecho de que. Ejemplo tomado del Antiguo Testamento tario. 190 191 .. La discusión sobre las relaciones existentes entre ambos Testamentos todavía no ha llegado a ningún resultado en la investigación. Por consiguiente. le imprime nuevo acento y en cierto sentido la relativiza según la nueva situación histórico-salvífica en que se encuentre. nos parece mejor llamarla «interpretación histórico-salvífica». en la medida en que procede de la interpretación metódica de la Escritura. no sólo para el cristiano sino absoluta y fundamentalmente. o que presenten una primacía objetiva frente a éste. Por tanto. La teología sistemática debería estar agradecida al exegeta precisamente por sus preguntas críticas. Lo que hará más bien será subrayar en el Antiguo Testamento aquellas frases y aspectos que estén en contradicción con el Nuevo Testamento.. sino sobre todo porque la pregunta del exegeta. que nunca ha dejado de reflexionar sobre ese problema. el diálogo teológico que le interesa al intérprete cristiano. Tampoco pretende encasquetarle un esquema neotestamentario a cada texto veterotestamen17. . Pero el exegeta no puede dispensarse. el contenido del texto debe ser oído como una de las muchas voces que contribuyen al desarrollo de la única teología. cit. como.

COBB.22s. Zum hermeneutlschen Problem in der Theologle. Los dos elementos que aparecen en el comportamiento de Abimelec (colocarse en el sitio de Yahveh. Munich 1965.. Con ayuda de una religión extranjera y del fratricidio se coloca en el sitio de Yahveh. Zurich-Stuttgart 1965. y eliminar al prójimo. STACHEL. En la tradición es el lugar en que a Israel. Se opone a la decisión de su padre. O. 13 II. E. Salamanca 1971). E. historia que conduce a sus dos puntos más bajos: la caída del reino del norte (cf. Aufstieg und Nledergang des ¡ndivlduums. Perspektlven der Theologle. Caín mata a su hermano (Gen 4).JR. M. Níarburger Hermeneutlk. y recurre incluso a los servicios del culto a Baal para alcanzar su objetivo. Tubinga 1959. y su inclusión en la obra deuteronomista. IRe 12). Munich 1968. E. Die neue Hermeneutlk. razón por la que finalmente tiene que fracasar. Francfort 1967.. MOLTMANN. J„ Existenzgeschichte und Weltgeschlchte. 124-152. Jue 8.B. que no creyeron en Yahveh. Abimelec se deja conducir por sus propias ambiciones. constituido por el poder despótico y la falsa sumisión. Dle Gretas dar existentialen lnterpretatíon.. Tradition und lnterpretatíon. Zur Kritik der imtrumentálen Vernunft. sino incluso «rey». el asesinato de los setenta) reflejan la tentación primitiva del hombre: Adán quiere ser como Dios (Gen 3). 210-226. consideran a Abimelec como un eslabón en la larga historia de perdición del pueblo. Munich 1967.. En este campo de fuerzas. La edición «israelizánte» del libro del salvador.. además no sólo se hace «señor». Hermeneutik. 192 . Kerygma und Mythos VI. Hamburgo 1963. Bad Cannstatt 31963. Sobre este fondo se ve que Abimelec y el criticado reino del norte se han decidido por los dioses de Canaán. FUCHS. elimina a sus hermanos. después de la entrada de Josué en Canaán. 1. en id. 65-90. su Dios» (2Re 17. HORKHEIMER.). que muere a manos de sus 193 Schreiner.. (versión castellana: Esperanza y planificación del futuro. EICHHOLZ. se le plantea la disyuntiva: o servís a Yahveh o a los dioses de esta tierra (Jos 24). 128146. FUCHS. Ein Oberblick.Ejemplo tomado del Antiguo Testamento vista del autor del «marco») había rechazado tanto para sí como para sus hijos (!) el poder que le había ofrecido el pueblo después de su gran victoria. el hombre es invitado a oponer resistencia a la razón de estado. cf. ROBINSON. Y es que sólo Yahveh debe ser «rey» sobre Israel (Jue 8. La interpretación antropológica19 La autocomprensión del hombre en su responsabilidad social debe ser vista aquí sobre el fondo de la crítica social que se hace en nuestra perícopa. FUCHS. Studien zum Neuen Testament und zur Hermeneutlk.22s). E L EJEMPLO También aquí las explicaciones han de ser esquemáticas. Dado que el origen de una verdadera monarquía norisraelita se sitúa en Siquem (cf.. . des Evangeliums. A diferencia de los «salvadores» Ehúd (Jue 3). J. La advertencia y la maldición de Jotán son una de las muchas acciones de Yahveh para intentar mover a su pueblo a la conversión. cf.. tanto de la monarquía arbitraria como de la ingenuidad con que la secundaban los siquemitas o Israel. Introd. la crítica de Jue 9 parece alcanzar a la monarquía en su misma raíz. espec. 1 (Theologische Forschung 30) Entmythologisierung und exlstentlale Interpretaron. Auf dem Wege zu elner politischen Hermeneutlk.13s). Die neue Hermeneutlk. G. la perícopa hace una crítica de la monarquía de su tiempo. rivales en potencia. en id. en id. así como a combatir por los derechos del individuo y por el verdadero bien común (¡no el de los que gobiernan!) 2.. Tubinga 1968. Por eso resulta tanto más despreciable la conducta de Abimelec. Así que nuestra perícopa es un caso grave de conducta humana negativa. J. La interpretación histórico-salvífica Como parte del llamado libro del caudillo salvador (Jue 3*-9*). Barak (Jue 4) y Gedeón (Jue 6-8) que estaban poseídos por el espíritu de Yahveh. ya que se trata principalmente de establecer el punto de partida metodológico. Die exlsteittiale Interpretatton. Pero «ellos no escucharon y endurecieron sus cervices como sus padres. Su padre Gedeón (tal es el punto de 18. El resultado más extremoso de esta tentación es el destino de Jesús. sirviéndose del asesinato. (dir. 2Re 17) y la destrucción de Jerusalén junto con el exilio. Teológicamente tiene especial importancia el hecho de que este acontecimiento tenga lugar en Siquem. como el que se describe ya en la historia yahvista de los orígenes. la división de los reinos de Judá e Israel en la «asamblea» de Siquem.M.

Munich M965. PESCH. Ole neutestamentliche Exegese. la última palabra de Dios sobre el pecado del hombre no es el juicio sino la salvación. El pecado es una falta que opera el juicio. por ej. R. Der reiche Fischfang. Por eso son éstos los más apropiados para explicar los pasos metodológicos. así como las cuestiones inherentes a una historia de perdición del hombre —o de los hombres — querida por Dios. ¡Éste es interpretado como destrucción del orden querido por Dios (aspecto teológico del pecado). hay que explicar por qué. KÜMMEL.. los Hechos de los Apóstoles y las cartas de Pablo existen ejemplos excelentes de interpretación metodológicamente reflexiva'. Según su concepción. W.. El pecado de Abimelec consiste ante todo en el asesinato de sus setenta hermanos. en Elnfühnmg ¡n die exegetischen Methoden. La interpretación dogmática El problema dogmático del texto es el eslabonamiento pecado/ culpa y justicia punitiva de Dios. Finalmente. En pocas palabras: se ha escogido el ejemplo neotestamentario como «programa de contraste» con el ejemplo tomado del Antiguo Testamento. A ello se añade que para los Evangelios. Die Vision des Stephanus (SBS 12) Stuttgart 1966. 194 195 .O. la aversión del pecado con la conversión al hermano y a Dios.1-UIJo 21. NeutestameMllche Methodenlehre.Erich Zenger hermanos los hombres. pero su verdadero final es ciertamente (¿para todos?) la salvación absoluta. Ap i4 3. Abimelec cae en la esfera de perdición y arrastra consigo a su mundo circundante (aspecto social del pecado). Con su acción. ZIMMERMANN. PREPARACIÓN INTRODUCCIÓN Los métodos de la exégesis tanto vetero como neotestamentaria han sido descubiertos y pensados predominantemente en el estudio de los llamados textos «narrativos». H. nuestro texto está en el contexto de la obra deuteronomista. La crítica de la redacción. Pero ya el discurso de Jotán señala otro camino para salir de ese nexo acción-juicio: actuar «en fidelidad y honradez».1-14. Frente a otras clases de textos no siempre se muestran igualmente fecundos todos los métodos exegéticos (en cuanto planteamientos de la cuestión). Lo más natural a la hora de poner un ejemplo es tomar un texto en el que todos los pasos metodológicos den sus resultados de la misma manera. Dusseldorf 1969. sí. Stuttgatt 1967 (hay versión castellana). es imprescindible para poder escuchar el enunciado propio de un texto evangélico. es decir. La historia de Dios con el hombre conoce. id. Si las razones de nues1. fases de perdición. porque éstos no pueden aguantar la llamada exigente de Dios que habla a través de él. ERICH ZENGER A) I. Lk 5. Si se elige un texto de otro tipo. en cambio no aportará ninguna respuesta nueva acerca de la carta de Pablo a los Gálatas. VII Los métodos exetféticos en un ejemplo tomado del "Nuevo Jestamento-.

8 Y otro ángel. y los manantiales de las aguas. 12 Aquí es (necesaria) la paciencia de los santos que guardan los mandamientos de Dios y la fe en Jesús. 15 Y salió del templo otro ángel que gritó con fuerte voz al que estaba sentado en la nube: envía tu hoz y siega porque ha llegado la hora de segar. y el mar. sus cítaras. El concepto «historia de las formas». mientras que como historia de la tradición parece tener un peso teológico propio. 14 Y miré.. pues sus obras les acompañan. Se ha mantenido en lo posible la terminología que emplea el artículo precedente sobre el Antiguo Testamento. la (ciudad) grande. 1 E L TEXTO Y miré. la elección estuvo determinada sin embargo por el propósito de mostrar una cierta variedad de problemas. fuera de los ciento cuarenta y cuatro mil que han sido rescatados de la tierra. y he aquí que el Cordero está de pie sobre el monte Sión^ y con él los ciento cuarenta y cuatro mil que llevan escritos en sus frentes su nombre y el nombre de su Padre. Ya dentro del Apocalipsis. Y nadie podía aprender el cántico. 13 Y oí una voz que decía desde el cielo: Escribe: dichosos son los muertos que en adelante mueran en el Señor. 13S. Al lector informado no se le ocultará el hecho de que el estudio metodológicamente reflexivo del Apocalipsis está todavía en sus comienzos. Sí. La configuración individual de cada unidad encuentra su expresión — ciertamente que insuficiente — en la crítica literal. que renunciar a él sería sembrar confusión. tiene en la exégesis neotestamentaria una tradición de tanta importancia. op. 4 Éstos son los que no se mancharon con mujeres. (a toda) lengua y nación: T decía con fuerte voz: Temed a Dios y dadle gloria. 9 Y otro ángel. en cuanto crítica. II. y la voz que oí era como de citaristas que tocaran 2. y he aquí que había una nube blanca y sobre la nube sentado uno.16 Y el que estaba 197 196 .. y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y delante del Cordero. más bien a la crítica literal. 6 Y vi otro ángel que volaba en el medio del cielo y que tenía un Evangelio eterno que anunciar a los habitantes de la tierra. Éstos han sido rescatados de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. la crítica de la tradición parece pertenecer. 5 y en su boca no se encontró mentira: no tienen tacha. Así por ej. 2 Y oí una voz que venía del cielo como la voz de muchas aguas y como la voz de un gran trueno. los conceptos de crítica de las formas y crítica de los géneros se emplean en el sentido que les da H. y adorad al que hizo el cielo. en la copa de su furor. puro. en la interpretación del Apocalipsis de Juan ocupa un espacio inusitadamente amplio la cuestión del material elaborado. y la tierra. ZIMMERMANN2. les siguió y decía con fuerte voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen y acepta una marca en su frente o en su mano. ZIMMERMANN. 3 Y cantan un cántico nuevo delante del trono y delante de los cuatro seres y de los ancianos. H Y la humareda de su tormento se eleva por los siglos de los siglos.Adolf Smitmans Ejemplo tomado del Nuevo Testamento tra elección son suficientes. a todo pueblo y raza. el espíritu dice: descansarán de sus fatigas. porque ha llegado la hora de su juicio. el segundo. Éstos son los que siguen al Cordero dondequiera que vaya. habrá que aceptar en cambio el que sólo se puedan presentar de manera desigual los pasos metodológicos. cit. los que adoran a la bestia y a su imagen. y como cuestión secundaria de la crítica de las formas. pues son vírgenes. en cuanto estudia la configuración de una «unidad menor» con sus condicionamientos literarios y sociológicos. que está preparado. ya que el texto tiene sus dificultades especiales. que lleva en su cabeza una corona de oro y en su mano un ahoz afilada. y no tienen reposo ni de día ni de noche. semejante a Hijo de hombre. le siguió y decía: Cayó. aunque todavía no se ha llegado a un acuerdo. 10 ése beberá del vino del furor de Dios. Así pues. porque la mies de la tierra está seca ( = demasiado madura). Así por ej. Habría que ponderar el grado de atención que de hecho merece en la exégesis neotestamentaria. No se ha adoptado la expresión «crítica de las formas». y si uno acepta la marca de su nombre. el tercero. cayó Babilonia. la que emborrachó a todos los pueblos con el vino del furor de su prostitución (o: con el vino del furor [de Dios] contra su prostitución).

20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad. para presentar algo que se ha escuchado: y.18.1 sISov. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento ce) dd) ee) III. especialmente desarrollado en el v. el fuego y el azufre. cuya proclamación sin embargo atañe a la tierra. del v. la falta de reposo. Se empieza por anotar los puntos llamativos. 8 (reduplicación del verbo). de los v. xal ESoü.17 y 15. 19s. v. De la misma manera que las alocuciones tienen lugar en forma de grito. V. la humareda del tormento. 12. en medio de todo esto se encuentran también expresiones familiares: el 199 . bb) Las imágenes se ordenan en series por medio de sujetos igua198 hh) les: ácXXo? &yyeKoq: 1. v. Sólo la interpretación decidirá cuál es su importancia real. <po)vy¡v (<pow¡<.).9. porque plantean ciertos problemas y más tarde pueden servir de criterios para ver si la interpretación ha respondido a la peculiaridad del texto. 15. especialmente los v.15.17. día y noche. Otras fórmulas: «ha llegado la hora». Los v. 14-20 presentan el juicio sobre la tierra. así en la introducción de una visión: xal síSov. cf.18. 2. v. la copa del furor de Dios. aunque no todas de la misma manera. La única excepción es la amonestación del v. y además está acentuado por el contraste que presenta con el v. es cuando resuena desde el cielo el «cántico nuevo». para introducir una explicación: OSTOI. 1 y 6. El giro enmarca la escena de los v. Por una parte la imaginería resulta extraña y sorprendente para el lector cristiano actual. //) gg) 2. de los v. que ha sido fallado desde el cielo. 4 (3 veces). 9-11. 13 una palabra celestial dirigida al vidente.18. 19 Y el ángel envió su hoz a la tierra y vendimió la viña de la tierra y echó (las uvas) en el gran lagar del furor de Dios. como bienaventuranza en el v. v. 9. Pero todas estas observaciones son provisionales.a. Sin embargo.ouc<x. 1-5 es la tierra. Acerca del método La interpretación va precedida normalmente por una primera lectura del texto que tiene por objeto percibir su contenido y observar su lenguaje. 7.a serie. el v. v. 17 Y salió otro ángel del templo del cielo.15. 2. 18 Y salió del altar otro ángel que tenía potestad sobre el fuego. 8.9. 11. OBSERVACIONES SOBRE EL TEXTO Y SU PRIMERA ARTICULACIÓN 1. De la primera lectura resultará también una primera articulación. como amenaza en los v. Aplicación a) Observaciones formales: aa) El lenguaje es formalista. 3. v. 9-11. 7. 1 y 14. 12 parece ser una amonestación dirigida a la comunidad. v. v.8. también él tenía una hoz afilada. y si uno acepta la marca de su nombre». 14. Casi todas las alocuciones tienen lugar év cpwvfl u-eyáAD (o algo parecido): v. y brotó sangre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos en una extensión de mil seiscientos estadios. 6-11 presentan a los ángeles en el cielo. y gritó con fuerte voz al que tenía la hoz afilada: envía tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra. v. lOs. 13.9. 7. Todas las escenas se representan entre el cielo y la tierra. y. Simplificando se puede decir que el lugar de los v. «los que adoran a la bestia y a su imagen. Esto se relaciona con el hecho de que las alocuciones en estilo directo están formuladas a manera de exclamaciones: como imperativo en los v.a serie. El v.1 fy. 15 y 18.8. como proclamación solemne en el v. 1. Se encuentran además otras coordinaciones: frente a los dos seres celestiales preparados para el juicio se hallan los dos ángeles que gritan desde el cielo: v. 2 y 13. Es el caso de los cuatro seres y de los ancianos del v. 6. tanto en lo que respecta al contenido como al lenguaje. antes de una alocución en estilo directo: Áéywv. el ángel encargado del fuego.Adolf Smitmans sentado en la nube envió su hoz a la tierra y quedó segada la tierra.a.18. la gran Babilonia del v. xpá^tov. 6. los monstruosos lagares con sus ríos de sangre. Los v. también el decorado escénico es de una amplitud formidable. v. lleno de giros hechos. porque están en sazón sus uvas. 7 y 15. 18. cf.

v. 2: frente a la tradición se añade el dato del sonido de la cítara. no ha de entenderse el texto solamente en sí mismo. los cuatro seres y los ancianos del v.. Un caso claro es el Evangelio eterno del v. 13. v. xsacrepáxovTa téaaoLpzc. el espíritu en el v. 15. 12s abandonan ciertamente el lenguaje figurado de la apocalíptica.) en el v. 8. la contraposición que se pretende hacer con el «cántico nuevo» en el v. 14. En medio de las imágenes se encuentran también expresiones irreprensentables. en los v. 1. 18. él lagar «fuera de la ciudad» en el v. 12. 1. 4s. 3. 1.Adolf Smitmans Cordero de los v. ^iXiáSeí. 9 y 11. con genitivo en el v.oí 7)Yopaa[xévoi (mase. en los v. 1. 19.14-20 Los ángeles del juicio 201 ii) jj) kk) II) mm) nn) . 1. el trono del v. 12s parecen presentar las consecuencias. oí TYjpoüvTs? (en vez de genitivo). 14. 2.. 6-13 Los tres ángeles mensajeros 6s El ángel del Evangelio eterno 8 El ángel del juicio sobre Babilonia 9-11 El ángel que anuncia el juicio 12 Amonestación 13 Bienaventuranza 14. del v. el circunloquio del v. T. Cf. 13.yíu>v . i. 1. 16. 14. Respecto de los v. 20. 14. gpaXsv -co Spércavov . 7rpoaxuvecv con dativo en el v. en el v.10. así. el monte Sión del v. cf. 3 (por cierto. xal tSoG T6 ápvfov (indicativo más imperativo). como los 144000 de los v. la interpretación de los 144 000 como vírgenes que no se han manchado con mujeres. la fe en Jesús. en el v. Esto se expresa conscientemente con el ¿<.3a Audición: el cántico nuevo que viene del cielo 36 El cántico y los 144000 4s Interpretación de los 144 000 14. x. SJAOIOV UÍOV áv8pc!>7rou (en vez de uíñ). 3. Tampoco es fácil imaginar aquello de que. Las irregularidades se pueden derivar casi siempre del' hebreo: xaí sISov.. por ej. morir en el Señor en el v. el significado de Babilonia en el v. nadie podía aprender el cántico nuevo. y quizás también con el Sfxoiov del v. ya sea el conjunto del Apocalipsis de Juan. su nombre y el nombre de su Padre. v. T. El vidente parece esforzarse por ser exacto en la reproducción de sus vivencias. exceptuados los 144 000. b) Obstáculos y dificultades desde el punto de vista del contenido: aa) La visión y la audición nos resultan extrañas. c) Primera articulación 14. 4s. cf. 2. pero resultan sorprendentes para el cristiano. Xéytóv (en vez de acusativo). de momento debe quedar pendiente la cuestión de si han de entenderse literal o figuradamente. con acusativo en los v. 8.) en el v: 3. áxoúeiv con acusativo en el v. 7. TSV á. Como quiera que sea. éni TYJV Y^V en el v. Hay una degeneración gramatical de la lengua griega. que también en sueños se dan parecidos calificativos y entorpecimientos derivados de la «visión»).. Es especialmente sorprendente el hecho de que dentro de un 200 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento capítulo se aplique la gramática de forma tan poco unitaria. ya sea alguna otra tradición con la que estarían muy familiarizados los destinatarios. es decir. finalmente el «Hijo de hombre» en la serie de los ángeles del juicio. bb) El contenido de no pocos giros es incomprensible sin una explicación. ce) Otras cosas parecen claras en su sentido literal.4. SIQ TTJV yy^ en el v. 1-3. 13. T.5 El Cordero y los 144000 1 Visión: el Cordero y los 144 000 2. Los v. ^ w v ( e n v e z de acusativo) v. Por tanto. los v. é^ousat (fem. 12. 2. 4s aclaran la visión precedente. la bestia y su imagen en el v. 7. v. la fuerza con que se presentan el furor y el juicio de Dios en los v. 1. Pero precisamente el doble comienzo del relato indica que existe una diferencia entre la vivencia y su reproducción. sino que remite a un contexto más amplio. el templo en el v. los v. 9. 6. en el v. 14-20. Entran numerosos personajes y cosas con el artículo determinado.l9s. que se les da por conocidos: el Cordero del v. los santos en el v. 12. 10s. v.. el altar en el v.

Y fueron los exegetas del AT los que primero lograron demostrar que el texto del Pentateuco (= los cinco libros de Moisés). En el caso de los Hechos de los apóstoles es plausible la hipótesis de un relato de viajes como fuente. Por consiguiente. Por lo que atañe al Apocalipsis de Juan. Se pudo establecer con suma probabilidad que Mateo y Lucas habían utilizado. LA CRÍTICA LITERAL 1. En cambio otros intentos de discriminación de fuentes no han podido imponerse. Acerca del método Desde el punto de vista de la historia de la investigación se entiende por crítica literal en primer lugar el estudio de un texto bíblico para descubrir las fuentes escritas con que ha sido elaborado. Por tanto. como fuentes comunes. está formado por varias fuentes literarias importantes e independientes (Yahvista. desprender sus elementos respectivos del texto tal como lo tenemos hoy. Su tarea consiste en describir las unidades de un texto. las rupturas y contradicciones. Pero sobre todo se demostró que las «fuentes» escritas y orales fueron asumidas y transformadas en un proceso gradual de elaboración viva. sus características y su relación con el texto actual (cf. La tarea de la crítica literal consiste en alumbrar esas fuentes literarias. con la?! mayor exactitud posible en su lenguaje. se requieren métodos mucho más diferenciados que los que puede ofrecer la crítica literal por sí sola (cf. que en algunas cartas de Pablo (2Cor. Estas fuentes no están simplemente yuxtapuestas.. por ej. entendido como estudio de las fuentes escritas. y determinar finalmente su origen literario y sus peculiaridades teológico-literarias. que es preciso explicar en cuanto a su origen. En el curso ulterior de la investigación se demostró que el método de la crítica literal. Sacerdotal y Deuteronomio). Resultó. El enfoque de la crítica literal se mostró también fructuoso frente a otros escritos neotestamentarios. Elohísta. en cambio son poco probables otras discriminaciones más detalladas de sus fuentes. restableciendo el nexo de los textos originales. no han podido considerarse ciertas ni la hipótesis de que se sirvió como fuentes de apocalipsis judíos o cristianos. En la exégesis del NT se comprobó que el mismo método resultaba útil al menos para explicar las mutuas relaciones de los evangelios sinópticos. el método de la crítica literal ha de mantenerse abierto a su complementación por medio de ulteriores pasos metodológicos. el Evangelio de Marcos y un segundo texto que reunía preferentemente 202 . Ni siquiera es capaz de esclarecer la historia previa de los escritos neotestamentarios. interpretación que no responde a la génesis real del Evangelio. Y es que éstos utilizan también en grandes proporciones un material acuñado en la tradición oral. los artículos sobre «crítica de la tradición» y «crítica de la redacción»). las diferencias existentes tanto en el lenguaje como en el mismo enunciado teológico. Flp) estaban refundidas varias misivas del Apóstol. para esclarecer la génesis de los escritos neotestamentarios. •) 203 B) EL ANÁLISIS HISTÓRICO CRÍTICO I. es fecundo pero insuficiente. y que los habían completado con un material distinto y propio de cada uno. el capítulo sobre la «crítica de las formas»). sino ensambladas unas en otras y no sin las correspondientes manipulaciones de los textos. ni la suposición de que en él se encuentran resumidos diversos escritos del mismo autor. sus medios de expresión. procedente de tradiciones escritas u orales.Adolf Smitmans 14 15 16 17 18 19s El Hijo de hombre preparado para la siega El otro ángel llama al juicio La siega El ángel preparado para la vendimia Llamada a juicio del otro ángel Vendimia y pisa del lagar Ejemplo tomado del Nuevo Testamento dichos de Jesús (fuente de los logia o dichos). tal como lo tenemos hoy. al menos por ahora. Es el caso de cierta interpretación del Evangelio de Juan basada en la hipótesis de que el autor utilizó una colección de relatos de milagros y un texto gnóstico de «discursos de revelación». El método de la crítica literal nació de la necesidad de explicar y valorar las repeticiones materiales que aparecían en los textos.

Henet 86..9.33 etc.4.1. 4Esd ll. 36..14). el lugar en el que Yahveh habita y revela su nombre (Éx 15. Por lo demás en el Ap dice fíe-rá TXÜTOC eíSov xod l8ov (4-1.5s). Sal 43.8 y 14. son las diez tribus que fueron deportadas de su tierra en los días del rey Josías (se refiere al final 3.5. entre los horrores del juicio final. También el monte Sión (TO Spo? Sidáv) va acompañado de artículo. es el Señor de los acontecimientos finales. (lo mismo en Act 8. En la apocalíptica judía no aparece la expresión «cordero» (Test Jos 19. soplan vientos apocalípticos sobre la tierra.1 y passim.2. el único que puede abrir el libro de los siete sellos (5. Aplicación a) El cordero y los 144 000 aa) V. 5 se le había presentado como el vencedor.3.9 y passim. Así pues. se dice OL[LVÓC. «El Cordero. y luego en la literatura apocalíptica extracanónica: Henetiop. 19. Él aniquila a sus enemigos. i de manera que las cuestiones de sus eventuales fuentes. 204 205 . El autor parece suponer que sus lectores conocen la teología veterotestamentaria y judía extracanónica acerca de Sión.1. 6. El término ápvíov sólo se encuentra en Sal 113(114) 4. en Jn 21. 14. 2. Jos 19.. Zac.). Sof. 27. G. A partir del exilio Sión-Jerusalén es la ciudad de la esperada salvación escatológica (numerosos textos.Adolf Smitmans su relación con otros textos bíblicos y extrabíblicos. pasajes en que la palabra no tiene ninguna aplicación cristológica. 7. le sigue correspondiendo la tarea de reconocer las fuentes elaboradas. se tratará de la predicación propia de Juan. seguida de un nominativo en vez de un acusativo.1 pero que ha abandonado la imagen del Cordero y presenta al Mesías en figura humana.6s.6. y textos recientes de Is). 305-318.42-45. 12-14. Test. especialmente de Ez.2.22. En el cap. espec.19).ls y passim. «Entonces aparecerá mi hijo. la fórmula introductoria del v. Barsir. 15.32. (Éx 12). por otra. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento 5-7. desde la construcción del templo. Él mismo pondrá su pie sobre la cumbre del monte Sión . 7. cuando en el Ap se mencione al Cordero. a pesar de que sólo se le menciona esta vez. de su «situación vital». Por tanto. los 144 000. Por una parte.8 es una interpolación cristiana).. etc. 4Esd 11. 6). TÓ ápvíov se encuentra 28 veces en el Ap (en los cap.36. El Cordero va acompañado del artículo determinado.19. el varón que has visto salir del mar. o bienTCpópaxovy ápvó<. Con todo en el AT no se encuentra una representación del Mesías en Sión.10. Se encuentra por primera vez en Ez 1. y su contenido. Dan 4. 17. Según Joel 3. como degollado» (5. 1 se encuentra documentada a partir de Ezequiel como introducción a una visión profética. (una fórmula más breve KOCI SISOV se encuentra más abajo en el v. el Cordero.7). 2. En el AT griego (los Setenta).5. La fórmula introductoria (cf. F O H B E R . 291-338. En el AT Sión es. pero el evangelista emplea la palabra griega ó á(zvó<. los que invocan el nombre del Señor y por eso se salvan3.29. 1 El verso presenta una construcción clara: una fórmula que inaugura la visión. que se determinan más de cerca.13 y passim.2. IPe 1. de su forma y género. y convocará y reunirá un nuevo ejército de hombres pacíficos. LOHSE.45. A Cristo se le llama también «Cordero de Dios» en Jn 1. resulta poco griega y es traducción del hebreo 'eroeh wehinneh. Pero sí se encuentra en la sexta visión de Esdras: en ella sale del mar un varón «por el cual el Altísimo quiere redimir la creación». proporciona el material para ulteriores pasos metodológicos.5 en el monte Sión se congregan. Jl.14s. en correspondencia con Dan 7. de manera parecida en Zac 1. Sieiv XTX. 6. 21s) y designa siempre a Jesucristo. Fuera del Apocalipsis la palabra sólo aparece una vez en el NT. en los dos pasajes que se suele citar para explicar el título de «Cordero» aplicado a Cristo. un texto cristiano que alude a Ap 14. Sal 87 y passim).E .8.. y aparece sobre todo como algo peculiar del género literario apocalíptico. pero ahí designa la comunidad que Pedro ha de apacentar. Esto supone que en el curso ulterior de la investigación haya que seguir comprobando constantemente la delimitación y las características teológico-lingüísticas de las unidades descritas por la crítica literal. Miq. Jer 11. en ThW VII. puedan recibir un planteamiento y respuesta convenientes.6) parece ser para el vidente la fórmula más peculiar y querida de la proclamación de Cristo. Esto queda confirmado por 4Esd 2. (IS 53.17.

24 las alas de los seres vivientes hacen un ruido como el ruido de grandes aguas. un número pleno y enormemente elevado. Con respecto a los 144000. Según Ap 13. Tubinga 1900 (reimpresión en Darmstadt 1962) y en P. los que se encuentran en mi territorio santo. 1) se le añade una audición. Una y otra proceden de direcciones distintas.3. la voz viene del cielo. KAUTZSCH. aun fuera de la Biblia. La imagen no parece tener ningún paralelo literario.25-50. el paralelo más cercano es Is 42.6. Juan posee un tono propio.10. AltjUdlsches Schrtfttum ausserhalb der Bibel.3a A la visión (v.10).2-4). En Ez 1. Es posible que ambos hayan utilizado una fuente común o que hayan bebido de la misma tradición.4.25s. los secuaces de la bestia enemiga de Dios llevan una señal en la mano derecha o en la frente (— Sal Salom 15. con lo cual publica una cosa nueva (42. sólo en Ap 5. 4s).4 los que han de ser preservados en el juicio llevan una señal sobre la frente. procede de la división del año en 12 meses. no sólo «n el contenido. protegerá a su pueblo. Pero tampoco basta Joel 3.C). La literatura judía extracanónica (excepción hecha de los escritos de Qumrán) puede encontrarse en E.14. Por una anfictionía de este tipo se explica probablemente la liga de doce tribus que constituían el pueblo de Israel. Ap 14. y al que le es familiar el lenguaje de la apocalíptica veterotestamentaria y extracanónica.8 se encuentran las cítaras en manos de los ancianos. 2. desaparecida de la historia. 7. con personalidad propia en lo que dice y en la manera de decirlo.5-9 Dios proclama su voluntad salvífica escatológica. cf.1 manifiesta tener un autor cristiano. Y mientras 4 Esdras se refiere a la historia de Israel —las diez tribus son la población del reino del norte. Lo que más se aproxima es 4Esd 6. Pero al mismo tiempo son también aquellos que han quedado de tu pueblo. Entonces pues. La comparación de la voz con el sonido de cítaras está en curioso contraste con los ruidos pavorosos y con el trueno. probablemente son.32. pues. Pero teniendo en cuenta el contexto.3s. Die Apokryphen und Pseudepigraphen des Alten Testaments Mi. no son lo suficientemente numerosos ni lo suficientemente importantes como para probar la existencia de un nexo literario. 21. Job 37. Otra vez en 4Esd 6.1. su imagen tiene un contenido propio. y el «pueblo que está en mi territorio santo» es el resto del reino meridional—. RTESSLER. que es cristiano. También en Ez 9. En el mejor de los casos 4Esd fue compuesto simultáneamente con Ap. Sin embargo es 4.15 para explicar su coincidencia. Es decir: es. por tanto sobre la tierra. bb) V. En no pocos salmos se invita a cantar un cántico nuevo (33.. La especial importancia que tiene el número 12. a cuantos queden de él» (4Esd 13. La respuesta de alabanza debe ser un cántico nuevo (42. infra a propósito del v. Sobre todo.16s.Adolf Smitmans del reino del norte) . Los marcados con el sello llevan el nombre del Cordero y el nombre de su Padre. 40.48s)4.2 un ruido semejante acompaña a la gloria de Dios. El servicio en los santuarios tenía lugar en turnos mensuales. en conformidad con la voluntad de Dios.9 buenos y malos reciben una marca similar). El Cordero y los 144 000 están sobre el monte Sión. en Ez 43.4 y passim). Aunque Juan dependa de Ez 9. En Is 42.1 como la «traducción» cristiana de 4Esd 13.4 se explica el número: son 12000 de cada una de las 12 tribus de Israel. El número de los «siervos de Dios» sellados y preservados así del horror final es de 12 X 12 veces 1000. Juan dibuja la figura ideal de un pueblo de doce tribus. aunque dignos de consideración.3.» En el AT la voz de Dios es como un trueno (Sal 29. cuando aniquile al ejército de los paganos reunidos. En todo caso el número doce llega a ser un número de totalidad. No se dice quién es el que canta el «cántico nuevo».39s.35. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento poco probable que se dé entre ambos un nexo literario. el hecho de que se les introduzca sin artículo se ha tomado como argumento de que no se trata del mismo grupo (cf. quizás no antes de la muerte de Domiciano (96 d. que los puntos de contacto de ambos libros. Con todo.12. Quizás haya aquí un eco de la teología cristiana del bautismo.17: «Entonces resonó una voz que hacía un ruido como el ruido de muchas aguas. En 7. el Israel completo de la Nueva Alianza. Una significación semejante tiene el número doce en Ap 12.9). Ausburgo 1928.13 la voz reveladora retumba con enorme potencia y hace temblar el lugar en que se encuentra el vidente. So intenta describirla con un triple ó)?. Juan supone que los lectores todavía tienen presente la for207 206 . Para los 144 000 no se encuentra ningún paralelo literario. Se podría entender Ap 14. sino también en la descripción de su experiencia visionaria..

2. El v. R. 4s como una glosa.36 valen para todos los cristianos. los 144 000 parecen ser solamente célibes. Jl 3. Esta imagen sigue siendo el trasfondo determinante en los capítulos del libro que tratan de los últimos tiempos. 16 y 36 5. Sin una previa explicación del elemento material. The Revelalion of St. 4s con los 144 000 se refieren a hombres célibes. anteriores se usa ahora el presente. Se pueden aducir algunas observaciones a favor de que los v.5 —véase el análisis que hicimos del v.3a). Pero según 14. que a su vez es susceptible de ser interpretado en relación con la libertad del celibato. único en el Ap. 46 se alude a un dicho de Jesús: Mt 10. 65-68. El triple O3T<H no tiene paralelos en el Apocalipsis. Las características de los 144 000 en 14.1) se dice: No habla nunca mentira ni tiene lengua engañosa (Sof 3. los 144000 son árocpx?). Todos llevan en la frente el nombre del Cordero y del Padre. cosa que queda clara comparando con 5. están intactos y limpios de mentira. 36. 4c. 3.9s y sin necesidad de recurrir a Pablo.3 Juan «ve» que nadie puede abrir el libro sellado. CHARLES.H. Dle Christologie der Apokalypse des Johannes (TU 85) Berlín 1962. 6.4. 15. 2. Precisamente de este resto de Israel que «busca protección en el nombre del Señor (cf. 4s. La fórmula escueta recoge el «cántico nuevo» que cantan los cuatro seres y los ancianos en 5. han sido rescatados como primicias.a el trasfondo veterotestamentario de la visión. jj). El autor parece entender el texto como una explicación de lo visto. redondeando así la unidad que forman los v.4). ya que el vidente sufre por ello y llora (5. Lo cual significa que adora al Dios verdadero (cf. con los seres y ancianos que lo rodean. podría referirse a la selección de un grupo limitado. la función protectora del nombre en Ap 14. 1-3.16. sino que pertenece a la imagen. supra. ya v. 4.30s.20. Y allí la comprobación del «no poder» pertenece claramente a la visión. y en cambio hay razones de peso que hablan contra una interpretación literal de 4a: 1. cf.7. Pero ninguna de estas observaciones es irrefutable. 19. imagen que se ha vuelto a presentar de forma parecida en 7.23) pero prefiere la imagen del rescate de los esclavos (é^ayopá^eiv en vez de áyopá^eiv como aquí)5.4. Introd. 1). 36 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento coinciden con la interpretación de los v. En el v. John II (ICC) Edimburgo 1920.1. habría que entender los v. 14 209 . y esto es lo que hacen no pocos comentarios 6. Finalmente. Ap 14. al pueblo que ha alcanzado la salvación escatológica (2Re 19. como una intercalación posterior que reduce el sentido que tienen los 144 000 de acuerdo con el alto aprecio que el cristianismo primitivo tenía del celibato. Pero no hay que emitir un juicio precipitado sobre el particular. Mt 8.) En el AT la imagen de los que están congregados en Sión durante el juicio final se refiere siempre al «resto» salvado de Israel. lo que significa «primicias» y tiene un sentido de primacía frente a los demás.1-11. fuera de los 144 000. 4s La disposición. 7. 3 b establece el lazo de unión entre la visión (v. 16) se dice quiénes son los 144 000. Pablo puede hablar asimismo de una acción de «comprar» por parte de Cristo (ICor 6. califica a los 144 000 de «rescatados de entre los hombres».9s: el Cordero ha comprado con su sangre a hombres de toda tribu y de toda lengua. Cf. A diferencia de los vv.38 par. no se puede emitir un juicio sobre la unidad literaria de estos versos. lo cual prueba el carácter unitario de la obra. Si realmente es éste el sentido del v. Parecen alternarse desordenadamente determinaciones fundamentales con otras que atañen a un comportamiento particular. siguen al Cordero.19 par. forma y contenido de estos versos son problemáticos.Adolf Smitmans midable imagen del trono celestial. Todos han sido rescatados de la tierra. 16) es una señal de propiedad.5). Nadie podía aprender el cántico celestial.12s. Con un segundo giro (cf.).36 una nota intercalada. El giró. 65-68. El nexo interno de los enunciados parece difícil de determinar: los 144 000 son vírgenes.a el contexto del mismo Ap. A propósito del origen paulino de la imagen cf. T. ce) V. a diferencia del v. Por tanto. El v. HOLTZ. 208 Schreiner. También el nombre que llevan los 144 000 (v. 1) y la audición (v. (cf. /. También en 5. descrito en Ap 4. la frase no es tampoco en 14. dd) V. Aparentemente el enunciado encuadra con dificultad en la visión y la audición (cf. Pero sobre todo se abre el interrogante de si la determinación de los 144 000 en los v.a el lenguaje neotestamentario.

se presentan todas las virtudes. De manera sorprendente se presenta a «otro ángel» sin que quede claro a qué se refiere SXKoq. 2) En el NT tanto la imagen del matrimonio (Ef 5.46).4s encuentran así también una interpretación satisfactoria.18.1 como 14. b) Los fres ángeles mensajeros aa) V.17). Ap traza una imagen paralela del Israel de la antigua y de la nueva alianza en el cielo. 6. En cambio en 211 210 . Mt 12. Notes sur l'Apocalypse: 161-172. Cf. Juan contempla a Babilonia como la gran ramera con la que han fornicado los reyes de la tierra (cap.3.3.4. Ap 14. Ya en 7. 8.1) tienen que ser 7. En la mayor parte de los casos se destaca al ángel de un grupo de ángeles mencionados anteriormente. Las dos imágenes representan de manera expresiva las dos posibilidades que se dan en las relaciones con Dios.1.16). ninguna razón para separar literariamente los v. Para la apocalíptica judía la palabra es desconocida. En los 24 (12+12) ancianos que están alrededor del trono. así también los que están marcados con la señal del Cordero y de su Padre (14. Sobre todo (AoXiivw (Ap 14.2s. Esto habla en favor de la unidad de texto y sentido. Y de la misma manera que allí están marcados con la señal de la bestia todos los que le pertenecen (13.5 dejan entrever un paralelo con Sof 3. 14.4a) significa en las otras dos citas neotestamentanas el contacto con lo pagano. 18.4 viene requerida finalmente por dos razones tomadas del contexto del libro.1-5 es una contrafigura del cap. en los textos paralelos a Mt. 17 y 18. ICor 8. Tanto Ap 14. 1-3. Sim 10. 13. 8 y 9 se enumeran sucesivamente «otros ángeles». cf. sin artículo.4c)7. Ap 14.1-5 que se encuentran en 5. y a menudo.8. 16. pues. Por eso los «ecos anticipados» de 14. 22. En el AT griego no existe la palabra en singular. especialmente 8. han omitido (xoix«^k).9 confirman la explicación que hemos dado: Con el sonido de cítaras cantan los cuatro seres y los 24 ancianos «un cántico nuevo» en honor del Cordero que ha rescatado un pueblo para Dios. 4s de los v.6 y passim. En cambio.3). cf. Con todos estos datos se caracteriza a los 144 000 como el Israel de la nueva alianza.4 y tal vez también Ap 2. la Iglesia perfecta es la novia que espera la llegada de su prometido (21.9). Sólo en este pasaje de Ap se dice que un ángel «vuela» (verbo que por lo demás sólo se aplica a las águilas y pájaros. Allí se describe al pueblo elegido por Dios como una novia (2. 5. ya que en los v. en los Evangelios y en los Hechos eüayY&iov es un término sumamente frecuente. Además había que haber dicho ya que Ap 14. y no sólo la continencia. 7.Adolf Smitmans Ejemplo tomado del Nuevo Testamento Sof 3. y por consiguiente falta un sentido específicamente teológico.2 y 8. RB 59 (1952) 161-181.2-8 se les había presentado como el nuevo Israel. 3) La interpretación figurada de Ap 14. cuya fe se ha mantenido fiel también en las tribulaciones del final.-E.1. como aquí.4: la fidelidad de los pocos cristianos de Sardes no debe reducirse a la pureza en el terreno sexual. 14. Más bien se enuncia de forma alterna el carácter totalitario de la pertenencia a Dios y a Cristo. También fuera del NT la Iglesia primitiva conserva esta imagen: en el Pastor de Hermas. cf. También es ésta la única vez que se encuentran en Ap estas dos palabras.17. Por el contrario en Pablo.15. más adelante.1.7 y Ap 3. La expresión se encuentra también en otros pasajes. cf.13).39.6 se podría pensar como punto de referencia en el coro de los v.32) que sigue a Yahveh hasta el desierto (cf.2s. BOISMARD. por muy distinta que sea la forma de ambas piezas (cf. Finalmente la serie de aclaraciones que se dan en 14. sobre Ap 14: necesariamente todos los creyentes. como una «virgen».2. Al mismo tiempo es santo y por eso está preservado de toda desgracia como primicia de la cosecha de Dios (Jer 2. Todavía más interesantes son las conexiones con Jer 2. No hay. cf. La misión del ángel es proclamar «un Evangelio eterno». u). 10. M. la infidelidad en la fe puede llamarse fornicación o adulterio. cf. Así por lo que toca a 14. En todo caso no se puede modificar el texto en el v.2) pueden servir para representar las relaciones que la comunidad de la nueva alianza mantiene con su Señor y a la inversa. 6s Koel eTSov introduce formalmente una nueva visión. Llama la atención el hecho de que las citas provengan de escritos que están especialmente ligados al lenguaje del AT (Me y Le. No es que alternen actitudes cristianas fundamentales y virtudes especiales. Sant 4.2.25-27) como la de la virgen (2Cor 11.

sino de Roma («sobre las siete colinas» 17. Sobre la fórmula introductoria del v. o bien al Cordero. De repente cayó Babilonia. 17. el culto celeste tiene lugar en repetida proskynesk (4. No se trata de Babilonia.18 cf. También fuera del Ap hubo cristianos que adoptaron esa manera de hablar (cf.155-179 presentan una predicción del fin de la ciudad. 9 y 11). Ya hay textos judíos que hablan de este modo (OrSib 5. O bien 0U¡AÓ¡. TOÜ 6U¡JIOQ TOÜ 0eoü 14. De esta manera queda íntimamente vinculada al cap. los manantiales de las aguas». G. Para ello se recurre a las diatribas de los profetas veterotestamentarios contra Babilonia. aparentemente superflua en este contexto. En tal caso el uso de esta imagen uniría estrechamente la pequeña escena con el resto del libro. v. O bien se entrecruzan dos imágenes: de la misma manera que la prostitución embriaga (ó olvo? TY¡? 7iopveía<. cf. 13). 212 213 .6). Pero también en el resto del NT el Evangelio puede formularse de esa manera. cf. 13. La adición «que ha hecho .7). «pasión». y por eso sucumben en el juicio.9 («Cayó.143.2) de «éxtasis».13). también el furor de Dios está representado en la imagen del vino (ó oívo<. yy¡<.. FRIEDRICH. que embriagaba a toda la tierra: de su vino bebían las naciones.2s).. 9. Para Ap 14. así como en el AT y en la literatura judía. 8. por otra. BlIXERBECK. IPe 5. a lo que queda por debajo de todas las cosas creadas. 721-s.13s.») y Dan 4. Se podría pensar si la expresión no polemiza contra los numerosos eúocYY&ioc (proclamas de benevolencia. se presenta como contrafigura la adoración del dragón y de la bestia (cf. rige dativo.7s: «Babilonia era una copa de oro en la mano del Señor. Entonces habría que tener en cuenta este modismo peculiar en la marcha de la interpretación (cf.9.». Eclo 12.2). OrSib 5. su empleo no permite sacar conclusiones crítico-literarias.6). sobre todo Jer 51. Los lectores a quienes el libro se dirige se ven en la necesidad de decidir a qué comunidad de adoradores quieren pertenecer. ce) V.15-17 los seguidores de la bestia llevan su señal en la mano derecha o en la frente.6-11 fue compuesta como una unidad. Pero dado que 7rpoaxuvetv aparece también con frecuencia en el resto del NT.5). tiene aquí el sentido (como en 18. Me 1.15.. junto con los v. se ilumina a la luz de 4Esd 4. Sal 29 y passim). Difícil es la expresión ó oívo? TOÜ 0U(JLOÜ 1% 7ropvsía<.27 («la gran Babilonia»).Adolf Smitmans todo el NT eúaYyéXtov atóvtov sigue estando también en singular. 8 La entrada del v. textos rabínicos9) para velar su polémica antirromana. también la versión más larga en 18. La buena nueva se pregona por toda la tierra (series parecidas en 5. Cf. Se ha sospechado que es ésta una per9. 6 y 9.11.19.9.10. 7 véase antes (dd y mm). acusativo. 17. la exclamación sorprende a todas luces. Barsir 11.159.ílb). 13.14 y passim). Desde el punto de vista de su contenido. Adorar a Dios como creador de todas las cosas. en otro caso.7 que se refiere a las fuentes de las profundidades del abismo. 5. muestra que la perícopa 14. pero formulado de esta manera es simultáneamente una invocación cristiana primitiva (Act 4.24). Por una parte. la ciudad edificada a las orillas del Eufrates. también 16. solamente aquí se los considera de un modo positivo como los destinatarios de la buena nueva. Es evidente que por eso tiene que cambiar la expresión. 8. (en lugar de xaToixoüvxe?) se encuentra a su vez sólo en este pasaje.1 y passim.. eúotYY&iov.10 y passim). Ejemplo tomado del Nuevo Testamento bb) V. ni hasta el cap. III.. también 17.. que es comparable a la de Ap 18. de Babilonia no se había hablado hasta el momento. además de Is 21. cf. üpoaxuvew «adorar de rodillas» es una palabra clave del Ap (si es Dios al que se adora. Según 13. 816. y se perturbaban.15 y especialmente Act 14. es una postura judía (Éx 20. Sólo los que están marcados de ese modo pueden tomar parte en el mundo de los negocios. T h W II. 9-11 La escena anuncia el juicio que tendrá lugar contra los que adoran a la bestia y llevan el signo de su propiedad (v. cayó Babilonia. 18 se describe con detalle su ruina (cf. ¿Refleja la exclamación el contenido de la buena nueva? Llama la atención que no se mencione a Cristo. indicando así lo preciso y cuidadoso que es el lenguaje de Juan.. Fuera de aquí los «habitantes de la tierra» son siempre los secuaces de Satanás. La exclamación se concibe en suelo judío (cf. especialmente cap.9.. Sal 146. 7. anuncios de victoria) relativos al culto del emperador8. xa6r¡(jisvot ÍTÚ T5J<.

16).. 12 La tercera escena de los ángeles se cierra claramente con el v. De esta manera llega a su fin la serie de visiones inaugurada con elSov (v. y ambas han encontrado acceso al NT. 10 está profundamente penetrado del pensamiento judío-apocalíptico. Le 16. Desde entonces uno y otro constituyen un tópico para expresar el juicio de Dios (Éx 38. Así pues se puede emitir el juicio. 8. cf. 2Tes 1.5. el juez celestial está acompañado de los ángeles (Henet 1. Gotlinga Ejemplo tomado del Nuevo Testamento chos los detalles que encuentran eco en Juan: de beber hablan Is 51 y Sal 75. Así se explicaría por qué la participación en el mundo comercial está relacionada con la señal de la bestia y con su imagen. Die Offenbarung des Johannes imd Kaiser Domilian.17: «Levántate. está la segunda.17).2 y passim. Probablemente tenemos ante nosotros una mezcla de varias imágenes 10. 4Esd 7.» Ninguno de estos textos viene citado. Allí sólo falta el motivo de la falta de reposo. La inclusión del Cordero no da a este material ningún sentido realmente nuevo. sin necesidad de pensar en una fuente determinada. de su condimentación Sal 75. un ejemplo excelente de cómo se trenzan en una sola varias representaciones judeo-veterotestamentarias. les escanció una copa de vino sin mezcla para que se embriagaran. tú que has bebido de mano de Yahveh la copa de su ira. 1933. Más que el orden en que se citan. espumante de vino lleno de mixtura: lo escancia él: sorben hasta las heces. ni de los que están alrededor del trono y del Cordero. 13 el influjo de alguna fuente judía. lio. En fuego y azufre perecieron Sodoma y Gomorra (Gen 19. que parecen explicar nuestro pasaje. ninguno tiene la importancia de una fuente. Jer 25. que se consideraba sagrada. En todo caso. lo beben todos los impíos de la tierra. Jerusalén.15-31). Según una de ellas. sorprende el hecho de que no se haga mención ni de Dios mismo (cf.8.3 se recoge la imagen en un canto de victoria. La configuración del texto obedece por completo al cuadro que de la caída de Edom hace Is 34. El juicio está representado con dos imágenes netamente distintas: los que adoran a la bestia deben beber el vino del furor de Dios.22. El adverbio 215 214 . del vino y la copa de Dios hablan todos los textos mencionados.9.14: «Entonces Dios les infundió un espíritu de ceguera..» SalSalomón 8. R.24). así como a las marcas de consagración propias de los cultos mistéricos.7). hace el efecto de ser una réplica de la adoración incansable de los cuatro seres en Ap 4. Junto a la imagen de la bebida. y ya sólo se habla del signo en la mano y en la frente {9b). 58-66. dd) V. Cf. Sal 75. 3Mac 2. que precisamente en la literatura apocalíptica se llaman «santos ángeles» (Henet 1. del juicio. También sigue siendo discutible si la hipótesis de una fuente judía explica por sí sola la manifiesta actualidad que tiene la señal para Juan. como lo fué ya el v.5.36. la del fuego.690s. fuera requisito indispensable para poder realizar actividades comerciales.9: «Hay una copa en la mano de Yahveh. Una subordinación especial del Cordero a los ángeles es ajena al resto del Ap.9. SCHÜTZ. del vino sin mezcla SalSalomón 8. Por el contrario. 9. 6) el v. Según la otra.Adolf Smitmans versión de la costumbre que tenían los judíos ortodoxos de llevar tefillin (unas cápsulas con textos de oraciones) en la cabeza o en la mano izquierda. Jdt 14). de la copa de furor Is 51. y que por tanto se puede suponer para el cap. OrSib 3. En 19. De forma sorprendente se dice que el juicio tiene lugar «delante de los santos ángeles y delante del Cordero». lQpHab 10. 12 produce un efecto de desconexión. También se ha recurrido en la explicación a las señales de propiedad que llevaban los esclavos y los soldados. el locutor queda sin precisar. Por tal motivo se ha llamado la atención sobre la acuñación de las monedas con la imagen del César. pero el sentido es el mismo y son mu10. 9b y 116. este rasgo específicamente judío se habría borrado en la fórmula de los v. que está preparado sin mezcla (es decir sin agua) en la copa de su furor (v.23). Se podría además arriesgar la hipótesis de que un documento testificando haber participado en el culto al emperador y sellado con el nombre del César. 116 que recoge el v.9s. el cáliz del vértigo has bebido hasta vaciarlo» (cf. y especialmente del mundo celestial (Henet 48.38 par. 10a). 6. hay dos representaciones propias de la apocalíptica judía. El texto es. Para citar tan sólo las más evidentes: Is 51. Lo mismo cabe decir del v. Me 8. el juicio tendrá lugar en presencia de los justos. en cambio. del vino Sal 75 y SalSalomón 8. también Ap 9. de que el v.

17. etc. La orden de escribir se da también en 19. ee) V.5 una promesa y una amenaza escatológicas. 'IYJCTOU cf. 13 comienza una nueva audición. 16. Iv jcupí<¡> tiene resonancias paulinas. bien cabe esperar a priori que su lenguaje recuerde otros temas de la predicación neotestamentaria.14). W.11) atestigua.50).9 introduce también un macarismo. por tanto. textos.10s). En todos los pasajes se interrumpe el nexo de las imágenes.10.9) o que se comporte como debe (13. Cf. 'Y7CO{JIOV^. 12 ofrece algo así como una súmmula de la existencia cristiana.12).10. la palabra puede llegar a ser un término técnico para designar el martirio (4Mac).). HAÜCK.2. 11. en 13. 19.19). El macarismo es una forma estilística griega y. Sir 25. la relación con Dios se llama en el Nuevo TestamentoTCÍGTK. Jer 36. 18.3. en cambio. parece que independientemente de Mt ll. 13 Con el v.26 (Gal 2. Cada una de estas frases plantea una exigencia particular al lector: que entienda (13.16. Siempre que en Ap sale la palabra es en alocución directa a los lectores. Die sieben Sellgprelsungen in der Offenbarung des Johannes: ThZ 10 (1954) 13-30. y el autor habla directamente al lector. 4Esd 14.22 y passim).28s contrapone ambos conceptos y promete el descanso como don de Jesús. 14.17).14) que no pueden ser fruto del azar. el concepto opuesto son las fatigas de este tiempo (Is 65.28. La promesa escatológica.12 se recoge otra vez esta expresión con un nuevo matiz: lo característico del cristiano es guardar los mandamientos de Dios y la fe en Jesús (idem en 12.). BlLLERBECK. En una homilía sobro Sal 95-7-11 la carta a los Hebreos (3. tiene en el AT griego el sentido más amplio de «esperar en Dios». Si el v. pero en el marco de la esperanza mesiánica farisea. procedente del judaismo).9. Rom 3. F. Cf. que aquí sólo puede significar paciencia. El paralelismo con ICor 15. imotiéveiv XTX.2.12-4. 585-593. El descanso es un bien salvífico escatológico (Jer 30.9.9. Pero la exigencia especial de cara al juicio es la Ú7IO[Í. «perseverar».. a propósito deizlaxic. BIEDER. En cambioa Ap contiene siete macarismos (1. cf.11 y passim).16 permite suponer lo segundo y hace pensar en un tópico cristiano primitivo..U . 17.23). 11.96.1. y sí un signo del carácter unitario que tiene el libro13. 14. Se proclama dichosos a los que a partir de ahora mueran en el Señor (&K' ap-u pertenece a á7to0v^CTxovTe<.15. La apocalíptica judía no parece conocer esta orden directa. Mt ll. 189. a pesar de que para ella la puesta por escrito de las revelaciones es tan importante que el término «escritor» llega a ser un título del autor apocalíptico (Henet 12. Ez 24.12. con respecto a esta situación. 22. En Ap 13. el giro Tqpetv évToXá? se encuentra solamente en Un y en los discursos de despedida de Jn (fuera de una vez que lo usa Mt 19. pero también a Cristo (11. la esperanza de que el justo descansará de sus obras junto a Dios (4. De 12. muy diversos desde el punto de vista teológico.7). así por ej. 3. pero también en los salmos (Sal 1.13.7.3s. aparece en SalSalomón 17. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento En 19. 14. Por el contrario. En Ap se llama xópto? en primer lugar a Dios (4.. ITes 4. Strom v.17. 13. por lo demás.5 (relativa a todo el libro en 1. el llamado Evangelio de los Hebreos (Clemente de Alejandría. En el judaismo tardío pasa a primer plano (lo mismo que en el griego profano) la actitud frente a los enemigos perseguidores. Ap 4. La gran extensión e influjo de la palabra la certifican TestLev 18. EvTom 90. En la mayoría de los pasajes del NT designa el aguante firme del cristiano en medio de las tribulaciones del perverso tiempo presente.7-10). ÚTCO^OVY) es una palabra fundamental en Pablo.13b hay un eco del lógion de Jesús. 14. ThW iv. en 21.9 (interpolación cristiana).18.2) lo emplea Juan (y sólo él en el NT) en un sentido figurado que también es posible en otras lenguas: «aquí».28s.8. En 14. 2Clem 6. 20.OVY).11.6.8.Adolf Smitmans &&e (que normalmente es adverbio de lugar.10 se combinan ambas palabras para describir cuál es la exigencia que se le plantea al cristiano mientras se encuentra bajo el dominio temporal del mal. 216 217 . En la apocalíptica judía los macarismos carecen de relieve. En cambio se encuentra en los profetas veterotestamentarios (Is 30.18.1 y passim) y en la literatura farisaica (SalSalomón 4. eñ este asunto.10. se halla con frecuencia en los escritos sapienciales veterotestamentarios (por ej.7. Sab 4. 21. Y en Ap 14. 663.3). «paciencia».44. 17. I.6.18. en la carta a los Hebreos y en la carta de Santiago.23 y passim) y rabínica n. es decir.

Das Buch Daniel und selne Probleme (SBS 36).13: «Meted la hoz porque la mies está madura. 218 219 .35 y. Henet 46ss. Sin embargo. 15a) y con la instrucción que da el ángel (v. como en la profecía de Joel. 55-67. De la misma manera que en nuestro texto. El Hijo de hombre de Ap 14. La serie de las tres visiones de ángeles ha llegado ya a su fin con el v. 19 (cf.yyeXoc. lleva en la cabeza una corona de oro (b) y en la mano una hoz afilada (c). a pesar de la intensa investigación. El hecho de que áxoóeiv esté construido con genitivo. Ahora bien. (y. en la visión inaugural es indiscutible que se trata del Señor glorificado como Señor de la Iglesia. Cf. con la visión del cap. 13. por lo que toca al contenido. Los motivos b y c parece que no se dan en 15. venid. a diferencia de 6. ¿Puede ayudar a esclarecer las cosas la configuración de la imagen en Ap 14. c) El juicio La visión se puede además articular fácilmente según las cuatro figuras que aparecen en ella. 12 y 13 son frases sueltas: una amonestación y un macarismo que cierran y resumen lo dicho. Pero el conjunto de la pieza constituye ciertamente una unidad en la que se desarrolla más ampliamente la doble imagen de Jl 4.. 14 empieza de nuevo con la fórmula xod síSov. pero tal como la tenemos hoy plantea algunas cuestiones difíciles: ¿cómo hay que interpretar la figura del que está en el trono.14? Además del título aparecen tres motivos: el Ser semejante a un hijo de hombre está sentado sobre una nube blanca (a). 14 Para la comprensión de la figura del hijo de hombre son significativosr tres grupos de textos: los textos de la apocalíptica judía relativos a dicho personaje. De cada uno de estos grupos de textos hay que decir que.14 no tiene nada en común.5. 116.24s). sabemos con certeza cuál es el modelo de nuestra perícopa. Stuttgart 1969. Además hay en el libro muy pocos ejemplos de que después de un neutro plural el verbo vaya en sigular. CHARLES. 14-16 y 17-20 presentan dos imágenes. especialmente 19. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento tiene por el contrario un sentido positivo: la recolección de la cosecha madura? La escena del juicio — que en este lugar del libro resulta sorprendente — ¿es el fragmento de una fuente más o menos elaborada? En el contexto del Apocalipsis el juicio final no se describe hasta el cap. 2. ciertamente sólo prueba la irregularidad que rige el uso del caso después de áxoúsiv14. se siguen debatiendo el origen y la importancia de su imaginería. Finalmente el v. El análisis literario tiene que consignar un corte profundo después del v. después de Uva sigue el futuro segundo de indicativo pasivo de «va7taúsa8ou (en 6. 156/ Por último el Cristo juez aparece de manera diferente en Ap 19. los textos del NT relativos al mismo tema. Por último. que el lagar está lleno. Los v. y las cavas rebosan. lo cual se subraya con el giro SXkoc. se presenta —faltando a las reglas gramaticales— a un 6(xotov ul&v «v9pcí>7tou. I. S. especialmente Me 13. «uno como hijo de hombre». 1. o 14. Antes que cualquier otro texto hay que tener en cuenta la visión del Hijo de hombre que aparece en Ap 1.1 Adolf Smittnans las fatigas se distinguen las obras compañeras del justo (a propósito de «sus obras les acompañan» cf. DEXINOER. Además parece estar situado en la misma línea que los ángeles. fuera del título. a un juicio condenatorio. Así pues. a diferencia del v. El v. su nombre es «la Palabra de Dios» y su título «Rey de reyes y Señor de señores».15). y finalmente el propio Ap.12-20. 4Esd 7. tan grande es su maldad. aa) V.9-14.11. Al mismo tiempo los v. existen también reparos para hacer coincidir a ambas figuras en una. Así pues. CXL. una interpretación de Ap 14. Ciertamente este detalle constituye de antemano un fuerte argumento en favor de la identidad de tal figura. al lado de los ángeles? ¿Se refiere la primera parte de la visión.11 está el futuro de subjuntivo medio). Últimamente F.14 sólo puede hacerse prudentemente y con reservas. pisad. Esto dificulta la posibilidad de interpretar las visiones de los v. xal íSou. 4Esd 13. 14-20 como formando un todo con las precedentes y estableciendo así una serie septenaria. sobre todo Dan 7. Pero h xupícp es único en Ap. 13 presenta algunas peculiaridades lingüísticas. y sólo en estos dos pasajes. también ITim 5.» Estas palabras se encuentran en Joel dentro de un contexto en el que se anuncia el juicio de las naciones que tendrá lugar en el valle de Josafat.24-27 par.

Me 4. sin que ésta llegue a convertirse en el tema central. Estos versos están bajo el influjo de Ez 40.2). y probablemente tam220 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento bien en 3. la nube (a) pertenece a la representación del hijo de hombre.1.29. No queda claro si Ap 14. cf. presuponen estas palabras. y se dice que están delante del trono celestial y que adoran en el templo. Dan 7.17). III.12 se habla de él de manera puramente figurada: el vencedor pasa a ser una columna en el templo de Dios. Junto a la imagen de la siega para el juicio (Jl 4). que en este último pasaje se dice que precisamente los ángeles ignoran la hora del juicio —. BlLLERBECK. Las fuentes rabínicas afirman que el templo terreno y su altar corresponden exactamente. el altar de las ofrendas y a los que adoran dentro del templo. 16. como la lleva el primero de los jinetes apocalípticos (6. La exclamación «ha llegado la hora de segar» recuerda el evangelio de Juan (4. Del templo todavía no se había hablado en el cap. 15 y 16 el templo es el lugar de donde salen ángeles y voces (15. Se ha pensado también en Mt 13. por lo tanto. literalmente «secarse».27 este eón es recogido para el juicio.41 la misma misión apunta a una recolección para el fuego. 8. En 7. Es evidente que en 21.13. también reciben una corona los «vencedores» (2. en 14. Según 4Esd 4. 6 empezaba de la misma manera. bb) V.15 se habla de una multitud innumerable vestida de blancas vestiduras. como puede ser el caso de Ez 40-48..12.26. en un sentido positivo (Is 27. Los v. En ninguna parte constituye el templo el tema central de una visión.35). En Me 13.10 y passim). Los puntos de referencia veterotestamentarios suelen ser a este respecto Éx 25.9). En conjunto existen razones de peso para admitir que se trata de Cristo.ls. 221 . Por tanto. mientras que en 14.4 y passim).8.22 se dice que la nueva Jerusalén no necesita templo alguno porque su templo es el Señor y el Cordero.27 el Hijo del hombre envía a sus ángeles para que reúnan a los elegidos.15. precisa que se trata de la siega de cereales. En 3.2.8 y Test Lev 5. ya en el AT se aplica también la figura de la siega o la cosecha a la recolección de los salvados.35. En los cap. También el v. los motivos de la imagen no pueden proporcionarnos una decisión segura.40 y Jer 17. Según 15. Es probable que la exclamación pertenezca sencillamente a la paráfrasis de Jl 4. y están colocados frente a él. pero el contexto se refiere a la Iglesia. De hecho la concepción del templo en el cielo es de origen judío y se encuentra ampliamente documentada en los escritos rabínicos16. a diferencia del texto hebreo que ha llegado hasta nosotros. está lleno de la gloria de Dios.17-20. Desde luego en ninguna parte se dice que sea blanca (cf.7. pero no es seguro. con ambos significados en Mt 13.22. en Barsir 70. 16. Coronas de oro llevan en el Ap los 24 ancianos (4. Jn 4. 4Esd 13. En el NT «segar» tiene preponderantemente un sentido positivo. En ll. cf.30 y Me 13. sin que se nos dé una visión más aproximada. En cambio en 11. Llama la atención el hecho de que en 14. Los restantes pasajes de Ap que lo mencionan no ofrecen una representación unitaria. 15s Del hecho de que aquí se introduzca «otro ángel» no se sigue que también se conciba como un ángel al ser semejante al hijo de hombre. Mt 9.12s).19 el templo se abre en el cielo y queda a la vista el arca de la alianza.12 y 11.39 mencionan un altar de oro que está delante del trono de Dios. en cuanto a su situación yfigura. Y sólo el ángel del juicio empuña una hoz afilada.Adolf Smitmans ningún otro de los textos referentes al hijo de hombre. Me 13.2 ambos significados se encuentran yuxtapuestos.18 falta la adición correspondiente acerca del templo y del altar. 14.30ss. sin embargo.ls el vidente tiene que medir el templo de Dios.1. tenemos una predicación cristiana.al modelo celeste original. Un punto de referencia puede ser la pluralidad de ángeles que intervienen en el Ap. Así pues. £>qpaíve<T0ai. preservada de los horrores de los últimos tiempos. En 21.17 el ángel viene expresamente del templo del cielo.5s.14-16 puede entenderse también en sentido positivo. en Mt 13. es posible que la imagen tenga sentida positivo. En cambio. Que es relativamente antigua lo muestran Sab 9.32 — por cierto. el Hijo del hombre. sin hablar de ningún templo. donde los Setenta (7capéoTY)xev) y los targumim árameos. Dan 7.37s. El carácter fragmentario y disperso de los demás pasajes muestra que Juan depende de una tradición.13. Ap 1. 700-704.

» 186: «Mete tu hoz afilada y vendimia los racimos de la viña de la tierra. Cabe comparar con el v.Adolf Smitmans ce) V.20. 14). Por otra parte hay una serie de argumentos lingüísticos que han hecho sospechar la existencia de interpolaciones18. xs9aXvjq del v.5 se menciona a un ángel de las aguas. Ciertamente que el cambio de páXXsiv lid (v. a pesar de todo el paralelismo. Por tanto. c) Se dice siempre o ércl vhfi. Según Henet 100. Pero si el participio está en un caso que no sea nominativo. la segunda concede mayor importancia a la recolección en sí misma.18. 16 STÚ TÍ¡V -f¡f¡v es único. La concepción es judía. se da por supuesta.1 a un ángel del viento. b) El ¿TCI TYJI.2.12. 15. 4. el genitivo en el v. pero ahora se dice explícitamente: del templo del cielo. Aquí el juicio de los pueblos tiene lugar desde Jerusalén (4. 186 es de nueva formación. Henet 60 y otros. de ahí que difícilmente pueda tener la misma categoría. sní rige el mismo casa. 15b corresponde a Jl 4. porque la mies de la tierra está madura. se aparta de esta regla la construcción T<¡S XOCOTJUÍVÍJ) ETCÍ TÍJ<. el altar es. cf.7 y passim. 15) representa frecuentéis. 17s Sale del templo el segundo portador de una hoz. En 16. Exposiciones sobre el lenguaje de Ap en W.4. Die Offenbarung Johannis. El v. así también el códice A y una serie de códices minúsculos en 14. la morada del ángel del fuego. CXVU-CUX. habrá que preguntar por la posibilidad de una fuente para los v.5-8).2-4. El contexto más próximo en el que se puede pensar es una vez más Jl 4. 19).14). STTÍ -ri)v v£cpéXr)v xaOyJLievov (v. g) Iv con dativo (v. 2-4. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento fuera de la ciudad. pero podría deberse a influjo del verbo: después de páXXeiv suele ponerse también snl con acusativo (2. Fuera de este pasaje no se encuentra el número 1600. el acento es distinto en una y otra: 156: «Mete tu hoz y siega porque ha llegado la hora de segar. de la morada de Dios (cf. (v. Podría darse una interpretación simbólica: cuatro es el número de la tierra.13. Gotinga «1905. también Zac 14. sin decir de qué ciudad se trata. Lo que requiere especial atención es el uso de las preposiciones. 156 y el v. se encuentra documentada en numerosos textos rabínicos17. 159-177. que corresponde al ángel del y. Pero mientras al final del v. así de manera regular en los v. 9. En el v. en el juicio los caballos están sumergidos hasta el pecho en la sangre de los pecadores. 186 insiste en que la guadaña está afilada. a) Después de ó xa9Vj(¿svo<. 818SS. Una comparación de los mandatos de 156 y 186 muestra que. CHARLES. bb) V. pues. puede seguir en Ap inl con genitivo. 20-22. 20. 19s se la describe por extenso. habremos de remitir al lector a los correspondientes estudios sobre el tema19. o et? T)JV yíjv (así en el v.17. además de Jl 4. 222 223 . Desde el altar le sale al encuentro otro ángel. 16 sólo se menciona la cosecha de pasada. 19s A la diferencia que hay entre las instrucciones que se dan en el v. Viene. en los v. Cf. f) Con indicación de alejamiento arcó sólo se encuentra en el v. e) Después de é£épxe<x6ai Ap prefiere usar éj« (en vez de ornó que también es posible).24.1-6. 14-20.13o. en 7. I. por tanto. II. Pero se describe su aparición sin ningún detalle. en Joel no se habla de la recolección de la uva.16) en el valle de Josafat (= Yahveh juzga). es probable que se quiera expresar un desbordamiento de sangre sobre la tierra entera. En Ap 14. 15. 18). 15. aparte de Jub 2. dativo o acusativo. cf. sólo el v. BlLlERBECK. CHARLES. En cambio el v.3. Por lo que toca a la comparación con el resto del libro. porque están en sazón sus uvas. 14 contradice ai uso normal de Ap que suele construir í%\ -rijv xeipaXíjv (4. d) Después de s^ouaía s7tí parece que se intercambian sin regla alguna el acusativo y el genitivo (v. (v. se hace imprescindible un examen del lenguaje usado en esta perícopa. Por el montaje escénico su situación es paralela a la del Hijo de hombre. más que para ningún otro fragmento. 15). 18. vs^éXY). III.19). la imagen de la pisa del lagar tal como aparece en Is 63. y que tiene potestad sobre el fuego. BOÜSSET. cf. •ff¡c. 186 corresponde el diferente relato de la ejecución. 16) por [3áMsiv ele. 19) no permite dar una interpretación segura. La tradición ha identificado ese valle simbólico con el valle del Cedrón. 16. 20.» Mientras la orden primera pone de relieve que ha llegado el tiempo de la siega (dos veces STI). Se pisa el lagar 17. 19.136.

aunque no en exclusiva. por el lugar y el contexto en que llegan a formu224 . El comentario político y la canción son. a los que debemos el NT. En la historia de la investigación la crítica literal se completó desde el principio con la crítica de los géneros. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento larse en palabras. El análisis de la forma es en principio indispensable para no salir al encuentro del texto con falsas esperanzas. Acerca del método Toda afirmación se hace dentro de alguna forma. 7 y 9). pero ha mostrado además que el texto posee una estructura sumamente rica y que no se abre fácilmente. me ato de antemano a las esperanzas que despierta la forma elegida. Son pequeñas unidades yuxtapuestas y enlazadas con mayor o menor trabazón. Así pues.17. el texto no contendría nada específicamente cristiano. ha entendido la figura de la siega en sentido positivo.14-20 se dan coincidencias y divergencias con el lenguaje usado en el resto del libro. sino más bien por su «situación vital». Ap 14.13. a la tradición oral. Introd. se relaciona con las circunstancias sociales. habrá que preguntar por su «género». las estructuras y los caminos de la predicación. Entender un texto en una supuesta abstracción del tiempo y del marco en que ha nacido. tampoco puede apoyarse en ellas la hipótesis de una interpolación. Pero además se encuentran de forma fragmentaria numerosas concepciones judías.. Al elegir una u otra. la crítica de las formas pone al descubierto la realización de la fe. Y además las divergencias no son lo suficientemente numerosas ni lo suficientemente específicas como para probar la existencia de una fuente en lengua griega. CRÍTICA DE LAS FORMAS Y DE LOS GÉNEROS 1. es algo que conduce siempre a entenderlo mal. los conceptos de forma y género se entrecruzan tanto por razones objetivas como por razones procedentes de la historia de la investigación. sin embargo. dos formas actuales. h) La teoría de que Juan no puede unir xpá^eiv con sv <pcovy) (Jiey^Tl (CHARLES) queda refutada por Ap 18. El examen pone de manifiesto que en Ap 14. a las etapas de tradición que precedieron a la composición final del texto. a diferencia de Joel. La exégesis neotestamentaria empezó por estudiar las variadas formas de tradición oral que todavía pueden reconocerse dentro del marco de los evangelios sinópticos.14-20 se presenta como un texto de características peculiares. Dejando aparte la interpretación del ser semejante a un hijo de hombre. 18). Por medio de su forma un enunciado se relaciona con otros muchos. es incapaz de comprender la intención enunciativa del texto (en la historia de la interpretación esto ha ocurrido muchas veces). Por lo tanto. sin que por eso sean ellas las que llevan el peso del enunciado. A la investigación de estas formas y de su «situación vital» la llamó «historia de las formas». Cierto que se basa en Jl 4. bajo el mismo nombre. Tampoco vienen determinadas solamente por el contenido del enunciado. Las formas por lo general no son obra de un individuo aislado. 225 Schreiner. por ej. tal como los tenemos hoy. Hay fuertes razones para pensar que el autor.Adolf Smitmans mente el dativo instrumental (cf. Y dado que se encuentran repartidas a lo largo del texto. el que quiere decir algo se las encuentra hechas. En el caso de una unidad literaria de tipo más amplio. los v. El que escucha una leyenda teológica en la hipótesis de que se le está comunicando una tradición histórica. se determinará según su «forma». Pero el análisis formal ayuda también a conocer la situación de un texto. pero no ha logrado una conclusión segura al respecto. compuesta tal vez de varias formas. hay que estudiar y diferenciar con más exactitud las diversas formas literarias y las distintas maneras de elaborar la tradición. La investigación veterotestamentaria no tardó en extender su trabajo. Así pues. En las páginas siguientes la pequeña unidad literaria que pertenece preponderantemente. No existe una palabra aislada de todo tiempo y situación.2 y 19. hablo dentro del contexto social que las hace posibles. 15 II. que. como recolección de los salvados. también puede darse sin preposición (v. Ésta preguntaba por la forma literaria (género) de los libros bíblicos y de sus diferentes partes. El análisis de todo el capítulo ha confirmado la primera articulación. Al mismo tiempo puede ayudarnos a descubrir cómo la predicación estaba condicionada por el marco vivo.

. se descubre con sorpresa que está repleta de sabiduría teológica. Tubinga 31964. 21. Más bien se impone a través de ellas lo nuevo e indeleble del Evangelio. comparables a los rasgos propios de un cuadro surrealista. A esto corresponde totalmente que se comunique la audición.1-3. el conjunto de la escena es un cuadro que encaja con el cap.. b) 14. 1-3). AlttestamentUch-jiidische führung. De cara a la fuerte discusión que se ha suscitado sobre si la apocalíptica prolonga y debe su origen a la profecía veterotestamentaria o a la literatura sapiencial judía22. o revestirla a su vez de otras imágenes y símbolos. pero su experiencia decisiva es escuchar20. probablemente está relacionada con las persecuciones de finales del siglo primero de nuestra era. BENZ. J. Tales frases explicativas son frecuentes en la literatura apocalíptica y van precedidas de una fórmula introductoria (OSTOÍ eltriv oí). su «situación vital» es en primer lugar el trabajo literario del autor.Son necesarias por el lenguaje cifrado de la imagen. los v. El predominio del elemento visionario es típico de la literatura apocalíptica. la cual aparece de primeras perfectamente lógica (ruido de aguas y truenos). Y a cada palabra que sigue aparecen otras nuevas. constituyen una unidad claramente delimitada. Las fórmulas más fáciles de destacar son las tomadas de la predicación cristiana: «Cordero». a pesar de que. Barsir). Estos versos son una frase explicativa que aclara el significado de los 144000 (v. E. en «Verkündigung und Forschung» 14 (1969) 44-69. Die Apokalyptik in ihrem Verhaltnis zu Prophetie und Weisheit («Theologische Existenz heute» 157). Stuttgart 1969. Por lo tanto. parece digno de tenerse en cuenta el hecho de que en Ap 14. queda un texto con perfecto sentido. 422-427. También el profeta puede tener visiones. Die Vision. La teología de estos versos tiene un triple origen: procede del Antiguo Testamento.1-3 hayan llegado a formar una estrecha unidad la conciencia visionaria y la predicación doctrinal y teológica. sigue una audición. Si se medita sobre la exactitud. Lo que justifica esta forma es el contenido de la visión. También la interpretación puede contener a su vez. VON OSTER-SACKEN. paralelamente con una ola tardía de la apocalíptica judía (4Esd. Ésta no es independiente (por eso tampoco contiene ninguna alocución directa). «rescatados de la tierra». el ensamblaje que se da en el v. los 144 000— están cargadas de abundantes referencias teológicas. pero éstos no se identifican con la imagen propia de la visión. sólo al final de todo surge un pensamiento («los que han sido rescatados de la tierra») que amenaza con hacer saltar la contextura metafórica.. 13. El contenido de una visión es siempre una imagen.1-4)21. sino que más bien forma parte de la visión. Sobre la visión en general cf. Y no cabe ninguna duda razonable de que se apoya en experiencias visionarias (señal de ello es el esfuerzo expresivo del v. 20. independiente de la tradición). Tales experiencias no eran extrañas en la primitiva Iglesia (cf. Aunque. II.SCHNEEMELCHER. como en este caso. SCHREINER. P. Con ellos se mezclan elementos reales: el monte Sión. Se presuponen los cap. los cuatro seres. 3b. Elne Ein- 226 227 . Ya las primeras palabras —Cordero. pero luego resulta algo imprecisa (eó?) y comprensible sólo para un círculo selecto. Como se ve por la fórmula introductoria. 2Cor 12. ni escrita ni oral. J. Coordinada con la misma. monte Sión. puesto que abarca cielos y tierra. si se sustituye la palabra «Cordero» y se tachan las otras dos fórmulas. 82-86. aquí nos encontramos con el segundo caso. Apokalyptlk. Y todas están integradas en la imagen. de la apocalíptica judía y de la predicación cristiana. 14. 2. Munich 1969.1-3 es el relato de una visión. Esto no quiere decir que hayan sido intercaladas en un texto ya formado. Neutestamentliche Apokryphen. Y es que su lenguaje figurado y su contenido presenta una vinculación demasiado estrecha con otras partes del libro. P. Aplicación a) 14. El Cordero.4s.Ejemplo tomado del Nuevo Testamento 2. los 144000. 1-3 nunca han tenido una existencia independiente. Erfahrungsformen und Biiderwelt. Cf. cf. elementos imaginativos. Munich 1969. en HENNECKE . Como en casi todas las visiones apocalípticas. son símbolos. 22. 4s. originalidad y belleza de la imagen. Forschung zur jüdischen Apokalyplik. que así se diferencia de la profecía veterotestamentaria. «su nombre y el nombre de su Padre escrito en sus fuentes». comparable al de 4Esd 13. Ésta puede presentarla de manera realista.M. los ancianos. VIELHAUER. SCHMIBT. Su plasmación literaria.

Pero pueden surgir reparos que impidan ver en él un auténtico relato visionario: y es que. aa) V. Es ésta una característica de la predicación profética. el hecho de apoyar la exhortación en el juicio es un dato que nos remite a la predicación profética (cf. como lo están también otros relatos visionarios (cf. Dan 7. Ahora la cuestión parece plantearse de nuevo por razones formales. En el contexto de Ap no era difícil convertirla en imagen. 13-17 confirma nuestra hipótesis: allí la frase explicativa se convierte en palabras de promesa inconcebibles en boca de Juan. y podría entenderse por sí mismo. las formas verbales: imperativo. Finalmente es un indicio apocalíptico tradicional la expectación de una proclama universal del Evangelio. Sólo aquí queda en el anonimato el sujeto que hace la explicación. 21. y no si procede de un intermediario que pretende explicar las imágenes. Tales amonestaciones son propias de la catcquesis y la predicación.14 («Ésta es la resurrección primera». pero sí como palabras del anciano —para lo cual se ha elegido la forma adecuada —. 7. cap. produce el efecto de algo concluso tanto en su forma como en su contenido. aoristo de indicativo.4s como una interpolación.2s la exclamación es un vaticinio. la marca de los habitantes de la tierra). Am 5.yyeXov) el verso empalma con la imagen precedente y a través de su terminación (Xéywv év < < v j yLeyakfl) con la exclamación del v. La primera exclamación consta de dos amonestaciones que tienen casi el mismo contenido. Tal vez se podría citar Ap 20. Con respecto a la segunda exclamación cf. Propiamente sólo el v.). 12 habrá que demostrar que son palabras dirigidas por Juan a sus lectores. un recurso estilístico que expresa la certeza absoluta con que se anuncia el acontecimiento en cuestión (cf. la versión más larga en 18. semejante repetición es característica de los himnos. emplea un lenguaje escogido con varios giros que son únicos (el ángel volador. aunque el centro de gravedad de las tres escenas está en la palabra. pero podría explicarse también por las características de la «visión». «ésta es la muerte segunda»). Con respecto al v. El núcleo de la tercera exclamación es una amenaza (10. la imagen se piensa mejor que se contempla (cf.116. futuro de indicativo). tanto en su contenido como en su forma. el evangelio eterno. Había que empezar por decir que el triple O3T<H no tiene paralelo. Por lo demás.Adolf Smitmans La frase interpretativa en cuestión tiene ciertamente dos características peculiares. Esto puede significar una conexión más estrecha con la visión precedente. añadiendo 229 .2s.4-7). 6.5. Is 9. 228 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento aquí sorprenden las diferencias. pero semejantes observaciones son demasiado escuetas para constituir casos paralelos. Estos versículos son también (como 14. El resultado del análisis (cf. en Ap 7. el marco que la encuadra (9.) expresa solemnemente la condición bajo la cual entra en vigor la amenaza. ce) V. 6. 14.4s). es necesario hacer un análisis más detallado de la imagen y de las palabras. Esto se explica mejor por un trabajo literario que por la espontaneidad de la visión. supra.6-11.1-3) el relato de una visión. Una comparación con Ap 7. Ya en el análisis literario hubimos de preguntarnos si por razones de contenido no habría que juzgar Ap 14. Mas también las palabras difieren material y formalmente (cf. Pero de la misma manera que entonces las razones eran insuficientes. primero. como se ve por el contexto del cap.7).6.1 lo). bb) V. también aquí cabe alguna otra explicación de la peculiaridad formal. Pero mientras lo normal es que las distintas escenas se correspondan mutuamente. apoyadas y reforzadas por el anuncio de que ha llegado la hora del juicio. segundo. 6 ofrece una visión. también aquí el que habla queda en el anonimato.16. Ambos textos hablan de un suceso futuro en forma de pasado (también en 18. 7. Por medio de su introducción (xal sí&ov aXXov tí. En el resto de los casos es casi siempre un ángel el intérprete que transmite al vidente las explicaciones adecuadas (cf. c) 14. por cierto que con una introducción más sencilla. 8. El relato está claramente articulado en (tres) escenas. 8s. Por tanto. dd) V. Sin p oy embargo. i) fue que las precisaciones que se hacen sobre los 144 000 coinciden también en el contenido y sólo se diferencian en la imagen. 14-20). Tal canto de alabanza tiene sentido en boca del autor. el «evangelio eterno» y el carácter universal de su predicación) y. este dato refuerza el carácter hímnico de la explicación. 9-11. Más concretamente.13s lo hace uno de los ancianos. Ap 17. 14.

Esto obliga a admitir que el vocablo tuvo una historia previa al contexto en que se encuentra. Así pues. la divinización idolátrica del Estado romano y de sus representantes con el culto al emperador (14.13. El encuadre visionario que rodea los vocablos da impresión de artificialidad. no de la apocalíptica (para más detalles.15-17 pone de manifiesto que este hecho se experimentaba como algo sumamente oprimente y totalitario. Mas para poder juzgar si los tres dichos tienen realmente una prehistoria propia hay que comparar y sopesar otras observaciones: 23. es decir. cf. se pone la hora del juicio ante los ojos de los perseguidos (14.3-12) tienen una unidad formal ((iaxápio? como predicado. 22. 82-104. propia del autor en esta forma. El punto de referencia es probablemente no sólo la visión relatada en 14. A juzgar por los datos que aporta la crítica de las formas de los evangelios sinópticos.18s) abriéndolo con una visión vocacional que responde a las visiones vocacionales de los profetas del AT (Ap 1.16-21. ni mucho menos.9-20. 24.7. Una vez más la amenaza del juicio es una forma propia del discurso profetice La conexión con el derecho se encuentra especialmente en Ezequiel (cf. 7Tpoc7xuvetv) reaparecen en el «cántico de Moisés y del Cordero» que entonan los vencedores como para cumplir el imperativo del v. formulado de manera general en 3. 7 ((po[37)6?jcT8ai. Cf. la amenaza de los v. 9-11 resuenan en 19. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento a pesar de que los tres textos están bien acabados desde el punto de vista formal. d) 14. Ya nos hemos referido al paralelismo del v. como lo atestigua Josefo entre otros varios24. Did 11 y 13). El mismo Juan entiende su libro como profecía (1. 7 (15. supra i). Al menos hubiera sido necesario que el destinatario conociera un enunciado y un lenguaje equivalentes a los de 13. Cf. Gotinga 1964. Por último. Ap 13.15-17. El lenguaje es característico de la parénesis cristiana. 14. la 231 230 . o si tienen una prehistoria propia. infra m). Esta cuestión de la prioridad deberá ser examinada con más detalle en la crítica de la tradición. Por eso.2s. y tres dichos proféticos. La bienaventuranza está puesta dentro del marco de una audición.3. 10 muy probablemente no es original (cf.3. 6-11. e) 14. 14. Es inverosímil que Juan hubiera acuñado él mismo unos vocablos formalmente tan distintos para montar una serie de visiones. Jer 1 y passim).10. Esto nos hace caer en la cuenta de lo estrechamente unidos que están los tres dichos con otros pasajes de Ap. 13.8). en Exegetische Versuche und Besinmmgen II. Ez 14. A pesar de las numerosas resonancias que contienen.7s. VIELHAUER. que escenifica un enunciado teológico. 8o£á£siv.9-11).24s. Podrían ser ellos los que hubieran suscitado textos similares. cf. La palabra profética proclama la voluntad de Dios en una situación concreta y se remite a su acción punitiva y salvadora.4).28. sino también 14. 13. La «situación vital» de las palabras que estamos examinando es evidentemente el hecho de que se adora a la bestia y a su imagen.1-5. Die Anftinge christlicher Theologie. 6s estaría expresada con mayor claridad si el vocablo no hubiera tenido ya su forma propia. No hace sino sacar las consecuencias de lo dicho hasta ahora con vistas a la actitud de los cristianos. el giro «y delante del Cordero» en el v. éstos no son citas veterotestamentarias. Los v.7) y se provoca la predicción de la caída de Roma (14. parece que apenas se podrá exagerar la importancia que tuvo para la primera Iglesia la predicación profética23.4. sobre todo. la profecía en la época neotestamentaria. Pero no queda totalmente descartada una posible independencia original de los tres vocablos. KASEMANN. quizás incluso el cap.. El argumento más fuerte para afirmar que las exclamaciones de los ángeles tuvieron una historia propia sigue siendo su peso específico dentro del marco de los v. E. desde el punto de vista de la forma la serie de escenas de los v. Cabe preguntarse si Juan los compuso para incluirlos en el contexto que ahora nos ocupa.12 es una amonestación. La conexión entre visión y palabra en los v. 8 con 18. 9-11 es incomprensible sin el cap. cit. Is 6.6-11 abarca cuatro unidades: el relato de una visión. cf. Las palabras decisivas del v. op. Gracias a Pablo sabemos la importancia que tuvieron los profetas cristianos de los primeros tiempos (ICor 12. 18). Pero tampoco dentro del judaismo se había apagado. Las bienaventuras neotestamentarias (cf. Esto último es en principio posible.. Mt 5.Adolf Smitmans por tanto un elemento jurídico. 422-425.6-11.

en cuanto promesa. 16. se ha formulado de cara sobre todo a la experiencia de la muerte. Ello puede deberse al mismo lenguaje figurado: la pisa del lagar es especialmente apropiada para describir la aniquilación. siendo también diferente en cada caso la relación entre metáfora y doctrina). ¿Pero qué relación tiene ese hablar del Espíritu (v. hace presente para la comunidad al Cristo salvador y juez. sino que son un elemento dramático que se mantiene dentro del carácter metafórico de la visión.7. desde un contexto completamente distinto. el hecho de que la profecía cristiana. por eso es que se encuentran sobre todo en los sinópticos y en el Ap.Adolf Smitmans persona ensalzada con artículo).17 el Espíritu ora con la Iglesia. No hay ninguna otra perícopa en el cap. Esta característica está expresada aquí de manera contundente: la parte de la promesa tiene una forma inusitada: en vez de un simple 6-ri se encuentra intercalada la frase vaí.° Instrucción de un ángel con su razonamiento. También en otros pasajes de Ap aparece ese vaí enfático (1. finalmente contiene enunciados parenéticos (v. Por consiguiente. Los mismos relatos visionarios son de distinto tipo: puramente metafóricos (v. de amenaza (v. Su lenguaje es estrictamente metafórico. La unidad resulta también desde el punto de vista formal. 8) y de promesa de salvación (v. ninguna que sea tan judía en el lenguaje y en la forma. 6. 7).11 y passim). Desde el punto de vista de la forma Ap 14 se presenta como un texto sumamente complejo y hasta incoherente.7. Pero responde también a las leyes de la poesía hebraica. la audición venida del cielo sólo guarda una tensión aparente con el hecho de que el autor de las palabras sea el Espíritu.7. Y es que el texto literario de Juan no toma esas formas plurales como asimilando cuerpos extraños de los que se distanciara para luego referirlos.13). Concretamente habremos de pensar que habla por medio de aquellos que tienen el don de profecía. Su contenido ha sido tomado de la literatura (Jl 4. El estricto paralelismo de la forma parece oponerse a la posibilidad de considerar el primer cuadro como una siega para la salvación y el segundo como una vendimia para el juicio. Y. 3. Pero al mismo tiempo es Cristo quien habla en estas cartas. 9-11). 1-3 y v. El relato mismo de la visión está perfectamente estilizado en dos series paralelas: 1. proféticas y parenéticas. g) El género del discurso apocalíptico en Ap. Las audiciones no tienen un peso propio (todo lo contrario de 14.15-17 confirman. de anuncio de desgracias (v. 14 no se da conexión alguna con el resto del libro. íva. Dentro de Ap 14. 13b) con la voz venida del cielo (v. La visión y la audición son dos formas de experiencia profética. como se ve por los títulos y emblemas cristológicos (cf. En cambio. se consolidan las razones para suponer que el fragmento tenía una historia propia antes de su inclusión en el Apocalipsis. en cuanto habla a la comunidad (cf.) f) 14. también 2Cor 3. Al final de las siete cartas a las iglesias es él el que anuncia las promesas a los vencedores (2. así como sus exigencias en la hora ya llegada de la persecución y del juicio. para enlazarlas. valiéndose de esa variedad de formas. 14-20). Así pues. Xéysi TÓ mieii^a. la crítica de las formas no puede aportar respuestas definitivas.17). Lo que hace más bien es atestiguar experiencias visionarias.30). Fuera del v.9-20). 12) e interpretaciones figurada y laudatoria (v. en primer lugar desde el punto de vista del contenido. 22. en el sentido de que Juan. el relato de esta visión. Desde el punto de vista del contenido. 4s). 14-20. En ese proceso las formas de predicación oral son sacadas 233 . con sus dos escenas. 13a)? En 22. 2.6-11).° Ejecución de las órdenes. Sea éste u otro su origen.° El ser celestial dispuesto para la^ primera siega. Además se encuentran en él dichos proféticos en forma de amonestación (v.1-8 con 1. su palabra es siempre en Ap una promesa escatológica. es el que produce una impresión más armónica y acabada desde el punto de vista de la forma.14-20. Desde el punto de vista de su contenido pertenecen a la predicación escatológica. que gusta de dar más fuerza a la segunda serie de un paralelismo. lo decisivo es la autoridad que tiene la palabra pronunciada por el Espíritu. metafóricos y teológico-doctrinales (v. 14 que esté formalmente tan bien acabada. Por lo que atañe a las cuestiones planteadas en los v. todo esto constituye una unidad. el Espíritu es el Señor glorificado. 232 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento Sólo este tercer elemento presenta un relieve desigual en la segunda serie. (Las palabras del Señor glorificado en ITes 4. 13). sin embargo. 2. reducidos a un simple marco (v 6-11).

Finalmente hay que ordenar. y en la salvación que se obtiene por medio de él. Además. Acerca del método En la crítica literal se estudió ya la procedencia de la mayor parte de los motivos. más adelante). todo es nuevo: no es Yahveh ni la figura salvadora del «hombre» la que está encima del monte Sión. carece de una verdadera tradición con historia propia. cuatro seres). Por otra parte. 202s. La designación nominal expresa una relación de propiedad. imágenes y enunciados de Ap 14. Sin embargo. sino el pueblo completo de Dios. Pero también Jl 3. Is 42.4. 234 . pero sí lo suficiente para mostrar la continuidad del autor con la antigua alianza. aunque no se pueda probar que tenga una conexión literaria con algún escrito determinado.5 se había dicho.5 podría haber sido remoldeado en sentido cristiano. Además hay que describir el camino que siguieron esas unidades textuales.10). sin necesidad de aludir al bautismo. al igual que en otras partes. junto con las imágenes.Adolf Smitmans de su aislamiento y se convierten. en una predicación extensa y apremiante de la actuación y las exigencias de Dios. Ésta se expresa también en la cifra de los 144 000. acerca de la comunidad que estaba en Sión. En la descripción que hace de las cosas «celestiales» Juan está ligado también aquí (voz del cielo. con una historia anterior al texto que ahora tenemos ante los ojos. como presupuesto necesario para delimitar las diferentes unidades que contiene el texto. No le rodean las diez tribus y el resto que ha sido salvado (4Esd 13). Su papel es más bien el de reforzar la predicación profético-parenética. Dado que la unidad ha sido forjada por Juan. Cabría preguntarse si no hay aquí un eco de la terminología bautismal. hay que meditar sobre su contexto (cf. Para enjuiciar su valor dentro de la teología neotestamentaria. la fe en la muerte y en la resurrección de Jesús. la historia. etc. Act 4. 2. En todo caso. Juan conoce las tradiciones de la apocalíptica extracanónica. Mt 28. a la tradición veterotestamentaria. y más concretamente a las concepciones profético-sacerdotales que arrancan del exilio (Ezequiel). en cuanto ponen a la vista el trasfondo y el futuro sobre los que se proyecta la situación actual. las tradiciones veterotestamentarias. 25. el «cántico nuevo».). como en el AT. LA CRÍTICA DE LA TRADICIÓN 1. supera. dentro de la historia de la predicación neotestamentaria. Para el cristiano ésta se basa en el bautismo (cf. Es cierto que no se hace especial hincapié en que Sión es el lugar de la salvación. El texto tal como aparece hoy se relaciona sobre todo con 4Esd 13: no es Yahveh. tal como aparece en Ap 14. Puesto que sólo el pueblo de Dios unido con el Cordero es capaz de «aprender» el cántico del cielo. Sólo cuando sea inevitable repetiremos aquí los testimonios aportados en p. una expresión veterotestamentaria. los diversos estratos de tradición y las unidades hechas que se encuentran en el texto.1-3.1-3. Queda aún la tarea de enjuiciar la elaboración de estas tradiciones y la de poner de relieve su importancia para el texto actual. Así. sino el Cordero. es decir. En Jl 3. Aplicación25 a) 14. sino «su Hijo» el que está sobre el monte Sión y el que reúne en torno a sí a los salvados.19): el cristiano vive «en el nombre de Jesús» (Jn 20. cual sería el concebirlos como algo puramente maravilloso o la transmisión de unos conocimientos (sobre el más allá.12). Esta misma línea de Juan la sigue la apocalíptica judía. que se salvará el que invoque el nombre del Señor. No cabe duda de que Juan se mueve dentro de las tradiciones de Israel.31. Pero ya ahora puede quedar clara la 235 III. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento Pero Juan mantiene al mismo tiempo una relación propia e independiente con el AT: la señal sobre la frente y el concepto del «cántico nuevo» están tomados directamente del AT (Ez 9. en este contexto los relatos visionarios quedan a cubierto de malentendidos. Este pueblo lleva el nombre del Cordero y de su Padre y ha sido «rescatado de la tierra». se convierte en un término polémico contra quienes permanecen en la antigua alianza. De los mismos círculos procede la teología de Sióri.

el cual alaba al Cordero porque ha rescatado a los hombres para Dios y ha hecho de ellos un reino de sacerdotes. la pertenencia a Dios y al Cordero. Esta hipótesis se ve reforzada por el hecho de que el lenguaje de 14. Resulta difícil decidir si es 14. 2b y 36 no se encuentran en nuestro v. La idea de que el Evangelio tiene que ser proclamado a todos los pueblos antes de que llegue el final. b) 14. (cf. 7copve£a<. 18 es un texto para el que por muchas y buenas razones se ha admitido la existencia de una fuente.22-24 los cristianos se han acercado al monte Sión.7 lo que ha dado origen al cántico de 15. siendo especialmente llamativo el hecho de que reaparezca el difícil giro ó OÍVOÍ.4s es una adición hecha por Juan para explicar los v. a Jesús el mediador de la Nueva Alianza. Hay que contar también con la posibilidad de que Juan haya compuesto ambos textos. por lo tanto. Sorprende la difusión que tales motivos han encontrado en el resto del NT: para comprobarlo hay que mencionar a Pablo. TOU 8O(XOÜ TT¡C. Por lo demás las palabras son idénticas.6-11 aa) V. LOHMEYER. En este caso Juan habría tomado de tal fuente. El mundo conceptual del v. La alusión a Is 51. Die Offenbarung des Johannes. Además la imagen está cambiada: en 14. abreviado una vez más en 14.13) — se encuentra en un contexto por lo demás neotestamentario: la fidelidad a la fe.. 9-11. Todavía más impresionante es el intercambio que se da dentro de las teologías neotestamentarias cuando se toman en consideración otros textos que hablan de la comunidad reunida en torno al Señor. piedra viva puesta en Sión. apartado i). el vaticinio. el seguimiento. sacerdocio real.2s. op. 237 . bb) V. todo el cap. 18. Un motivo veterotestamentario — no hay mentira en el resto sjalvado de Israel (Sof 3. 425s. ce) V. que probablemente era de origen judío27. cit. E.4$. Ya se hizo notar (en el apartado n) que en el «cán236 tico de Moisés! y del Cordero» se recogieron los imperativos de la amonestación profética (15. Ap 14. elaborada en el cap. Por tanto.4-10 la comunidad ha de acercarse a Cristo. Ninguna de las dos versiones presenta una concepción específicamente cristiana. que entonan ese cántico. «Transforma» las funciones de ese mundo hasta convertirlo en una proclama de Cristo. 131. se ha elegido conscientemente un lenguaje veterotestamentario. Allí la exclamación adquiere un mayor desarrollo (los v.9s. atestiguan lo extendida que estaba una tradición doctrinal con rasgos comunes tanto en la forma como en el contenido.10. También según Heb 12. «más pronunciadamente que ningún otro canto del Ap» 76 .7s se encuentran yuxtapuestas ambas fórmulas). a Dios juez universal. Ciertamente que el estudio crítico de las formas hace suponer para el dicho profético una prehistoria independiente.8. Tubinga 21953. 1-3. a la ciudad del Dios vivo (ambos concebidos en el cielo). Es interesante la conexión que tiene este verso con 18. 8. la carta de Santiago.14). pueblo santo y adquirido. No hay razón alguna para suponer la existencia de una fuente o al menos de su influjo.4). a la asamblea de los primogénitos. También este poema está configurado por completo a partir del AT. Ahora bien. BOUSSBT.8 es Babilonia la que ha embriagado a los pueblos. Mt 24. los sinópticos y el evangelio de Juan. El discurso de amenaza está íntimamente en26. no tiene una prehistoria propia. porque en él la liberación de Israel de manos de los egipcios sirve de tipo para la salvación de los «vencedores». 7 parece ser de corte judeo-veterotestamentario. este verso está dentro de la tradición profética veterotestamentaria.3s. como linaje elegido.). está tomada de la tradición cristiana (Me 13.7s es posible que se encuentre repartida en ambos textos. Y según IPe 2. c) 4. La polémica contra Babilonia fue transferida a Roma. i). Aun cuando no se pueda colocar estos textos en una misma línea tradicional.3 son los pueblos los que han bebido (en Is 51. primero por el judaismo pero luego también en la predicación cristiana. A estos textos cabe añadir aún el himno eclesiológico de Ap 5.3 se aparta probablemente del usado en el resto del libro (cf. o viceversa. expresada en la imagen de la virginidad. Tanto por su forma como por su lenguaje.Adolf Smitmans Ejemplo tomado del Nuevo Testamento dinámica que adquiere la predicación neotestamentaria cuando se la inscribe así en el mundo figurativo judeo-veterotestamentario.8 y de 18. a la comunidad de los ángeles. 6s. 27. en 18.

aunque pesa mucho la diferencia que presenta con un relato ciertamente compuesto por Juan (14. HOLTZ. Luego también porque el paralelismo de las dos escenas queda roto por la figura del Hijo del hombre. PESCH. con lo cual puede haber cambiado también su sentido.12. salvación de los elegidos y juicio.13. cf. HOLTZ. La segunda mitad del macarismo. El reiterativo «y delante del Cordero» es un añadido de Juan.11). el juicio precede a su aparición (7. el uso de S8s) como el concepto (cf.1. colocando su acción entre el templo terreno y el celestial.13 o si se dieron etapas intermedias. e) 14. el paralelismo formal de ambas escenas habla en favor de un sentido originario idéntico. d) 14. Pero el conjunto del verso es de origen cristiano. supra. 1. Por estas razones parece probable la existencia de una prehistoria para Ap 14. Cabe preguntarse si el texto que tenemos hoy a la vista se inspiró inmediatamente en Jl 4. Tendríamos un argumento todavía más convincente a favor de la composición judía de las escenas. 14. una serie de imágenes relativas al juicio y de procedencia judeo-veterotestamentaria. Me 13.14-16).24-27)29. Para ello ha tomado el que se podría suponer un primer ángel y lo ha convertido en la figura del Hijo del hombre. no tiene conexión alguna con la predicación neotestamentaria.14-20: a partir de Jl 4. Pero está relacionada con la predicación cristiana anterior. c i t . si los ángeles de los w.1-3). pero nunca solamente juez. 157-175. op.. Pero en este caso la idea del juicio al final de la segunda serie está recalcada de una manera que sólo se da cuando hay una repetición ascendente de la misma idea (cf. Además. si nos encontrá238 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento ramos con la concepción judía que enfrenta el templo terreno al templo celestial. ya que en 1. R.13 un autor judío ha construido una doble imagen dramática del juicio. está formulada con representaciones judías. 109-137. La respuesta dependerá de las observaciones aisladas y del juicio que pueda hacerse sobre el sentido de ambas escenas en la redacción actual. apartado i). después de áyíwv. 14-19.9) indican que la amonestación es de Juan. Tanto más inverosímil resulta tal limitación para Ap. el Hijo del hombre no es juez sino señor soberano y representante de la salvación (7. Y esto. Esto no es seguro.Adolf Smitmans lazado al principio y al final.14-20. 13. como acumuladas por el sobresalto. En el centro del oráculo conminatorio se apretujan con gran densidad.15-17. Esi cierto que en textos más recientes es simultáneamente juez y salvador (Henet 46-48. A propósito del discutido papel del Hijo del hombre en Me 13. En Dan 7. 239 . con cuyo lenguaje empalma Juan conscientemente por medio de una expresión tan poco frecuente como óu-oíov uióv áv0p¿)ra>u28. 15 y 18 estuvieran representados sobre la tierra. la promesa salvífica.17 con 3. con 13. 14-16 y 17-20) anunciaron originariamente el juicio. Dusseldorf 1968. pero sí posible. porque la imagen de la siega tiene un sentido positivo en el resto del NT. 30. es decir. a causa del év xupícp y a causa de su sentido escatológico. Basándose en la ambigüedad de la imagen de la siega.24-27. Sof 2. 4Esd 13. sin que probablemente sea de Juan (cf. fuera del v. De esta manera se habría conservado el sentido de Jl 4. cit. Pero cabe poner en duda que siga siendo ése el sentido del texto actual. Esto quedaba facilitado por la comunidad que existía en el acontecimiento apocalíptico en28. especialmente con Pablo y con los discursos joánicos de despedida. Sof 3. Cierto que paralelos formales pueden tener también un sentido opuesto (Prov 10.10-12). Juan ha hecho de ella la imagen de la doble expectación apocalíptica. f) 14.12-20 designa al Hijo del hombre como el Señor de la Iglesia30.13. Sólo se puede sospechar que originalmente estaba en conexión más1 estrecha con el cap.13s). Naherwarlungen. Esto podría ser desde luego la consecuencia necesaria de su armonía metafórica interna. Deberíamos empezar por decir que el relato visionario. en la cual se habla de la opresión vigente por causa del culto al emperador. en primer lugar. No se le puede reconocer una prehistoria. Por lo tanto es verosímil que ambas escenas (v. op. Tanto el lenguaje (la colocación poco griega de T7¡pouvTe<. Cf. Precisamente por eso la amenaza del juicio no debe ser suya. También ahí el lenguaje es1 probablemente el de la tradición judeo-apocalíptica. 29.

Se distinguen de la profecía clásica por el «lugar» en que sitúan la salvación y el juicio: la actuación salvífica y judicial de Dios ya no es esperada dentro de la historia. 12s) que proceden de otros esquemas soteriológicos. también se aleja desde sus comienzos de la apocalíptica judía. en el que desaparece esta era del mundo y comienza la era salvífica.38. por una parte. por ejemplo. Dado que con la muerte de Jesús la salvación se hizo realidad. otorgado a la comunidad cristiana. Por otra parte. CRÍTICA DE LA REDACCIÓN 1. mientras ésta sólo recibe luz de su perseverancia esperanzada en Yahveh (o bien en el Mesías). En textos con una historia más larga de tradición pueden haberse dado sucesivamente varias redacciones. de contenido predominantemente soteriológico. «morir en el Señor» (v. Aquí no podemos ni siquiera esbozar el alcance teológico de este cambio. Si en la profecía clásica del AT se trata de que Israel se convierta dentro de su historia. está fundamentalmente superada la separación dualista entre la era buena y la era mala del mundo. Al mismo tiempo se manifiestan las fuerzas que actúan en la historia: ejércitos de poderes supraterrenos buenos y malos. Bajo este aspecto viene a coronar los métodos precedentes del análisis histórico-crítico. sino al final de ella. profecía cristiana y la inherente parénesis. no son para ella más que dolores a través de los cuales se revela la victoria del Cordero. El concepto procede ante todo de la investigación de los Evangelios y significaba en ese campo la ordenación. la crítica de la redacción destaca por una parte el propósito especial del autor. Vamos a ver cómo esta prevalencia del Evangelio se ha impuesto en la redacción de nuestro texto. Por eso.Adolf Smitmans tre el Hijo del hombre y los ángeles (Me 8. entendidos como los «últimos autores». 16 . Acerca del método La crítica de la redacción estudia el proceso por el que un autor reelabora un material tradicional. Se describe el curso de la historia con la mirada puesta exclusivamente en su final. no puede ya describirse como algo meramente futuro. Además el AT está interpretado de manera apocalíptica. apocalíptica judía. 3s). por cuanto el análisis del lenguaje y del propósito específicos del autor ayuda también 241 Schreiner. Por otra parte comprueba una vez más los resultados obtenidos hasta ahora. en el horizonte de estas concepciones. Introd. elaboración e interpretación de las fuentes escritas y orales por parte de los evangelistas. Se han escogido preferentemente aquellos textos veterotestamentarios que en la época exílica o postexílica conducen a la literatura apocalíptica (Ez. La fe en la resurrección de Jesús y el don del Espíritu a las comunidades son. cuyos enigmas y sufrimientos sólo al final se iluminarán y se tornarán en favor de los justos. materiales de la profesión de fe cristiana. pues. Pues. Así el contenido de la escena se aproxima al de Ap 14. En la apocalíptica extracanónica el cambio de enfoque es todavía más radical. Jl. la persecución y todas las fuerzas del mal. g) Impórtemela de las tradiciones elaboradas en Ap 14 para la predicación neotestamentaria Las tradiciones elaboradas en Ap 14 pueden dividirse en cuatro grupos: profecía veterotestamentaria.27. tanto el punto de irrupción de las concepciones apocalípticas en la predicación neotestamentaria como su corrección. se entendieron como el comienzo de ese cambio de rumbo. Si se trata del autor último o — en el caso de que el texto solamente haya sido modificado con algunas glosas— del autor principal. nos encontramos con giros como «rescatar» (v. siendo incluso la redacción anterior un presupuesto de la última.1-5. IV. ahora se trata sobre todo del aguante y la perseverancia en un tiempo de infortunio. 13. La resurrección de Jesús y el don del Espíritu. En Ap 14. Dan). Desde el momento en que el futuro ha irrumpido de ese modo en el presente.31). Así se explica que la imaginería apo240 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento calíptica no pueda constituir su único lenguaje. probablemente también «guardar los mandamientos». igual que el judaismo. que sufrió en su tiempo. «fe en Jesús». Mt 25. Así pues. La predicación cristiana primitiva tuvo lugar. la crítica de la redacción se fija en el sentido del texto tal como lo tenemos hoy. para la predicación cristiana ese cambio de rumbo es ya una realidad con Jesucristo.

12 es ciertamente de Juan.22). Esto muestra hasta qué punto la predicación cristiana podía seguir ligada a la profecía judeo-veterotestamentaria. cartas que constituyen la parte pareñética del libro (1. Precisamente este último pasaje aporta imágenes de la máxima variedad: la mujer en el cielo y el dragón (cap. vemos que los cap.1. del relato visionario que tenemos en el v. y entender lo que dice como una interpretación del citado material. tendrá que considerar el lugar que éste ocupa en el conjunto del libro. La parte apocalíptica está subordinada a la doble visión del que está en el trono y del Cordero (cap. Esto justifica a posteriori su elección como unidad expositiva. 14 dentro del Apocalipsis. No se puede pensar que Juan fuese 243 2. Cada una de estas series comporta un incremento de la desgracia. 14 se presenta en todos los sentidos como un capítulo de transición que supone un doble viraje: por una parte. Los cap. el cap. (c) Un relato visionario (14. en una época en que el proceso de helenización del cristianismo estaba ya muy avanzado. están descritos en tres series septenarias de visiones relativas al juicio (6.8. pues. Ahora bien.1-11) viene la visión del Hijo del hombre. que es lo mismo que la guerra contra los santos (13. En cuanto a estos mismos. de las fuerzas del mal (cf.7. irrumpe ya la hora del juicio definitivo (14. Ambas imágenes forman el trasfondo que sustenta los acontecimientos apocalípticos. 15s). 13. convertida en una doble escena de juicio (14. por lo que respecta al material. dentro de ciertos límites.15-19. 9-11. 12 y 13 pertenecen a la profecía y predicación cristianas. 17-20 presentan un cuadro amplio y minucioso del juicio final. De los dichos sueltos (b). 21 s tratan de la nueva creación. la manifestación del mal en las dos bestias (cap. Los cap. es una gran ayuda para comprender el propio texto y lograr traducirlo a nuestro momento presente.7).9-11.[14]15-20). 12).14-20). El montaje de Ap plantea aún muchas cuestiones. por lo tanto. 4s). 13). Lo que crea dificultades son los trozos intercalados en esta construcción: cap. aunque sean incompletos.2-9. De estos materiales. se contrapone la imagen de los salvados que forman grupo alrededor del Cordero (14. 6 y de su interpretación en los v. 12 y 13 coinciden en que 242 . (b) Cinco vocablos sueltos tomados de la profecía y de la predicación (14. 8. 14 tiene. 8 y 9-11. 10.7). 4s. incluso aparentemente aniquilador. 12-14.1-17 junto con 8. En lo esencial ambos textos parecen haber sido asumidos incluso con la forma que ahora tienen. (a) es probablemente de origen judío. Si buscamos un elemento común a todos ellos. de origen judío. Llegar a entrar así en la comprensión del autor. Aplicación a) El cap. De este modo llega a ser posible.Adolf Smitmans a poner de relieve con más claridad las características del material previamente dado. no se han obtenido resultados seguros. Esto es probable también para los v.13.1-3).14. 7. al ataque desenfrenado. con la cual están íntimamente relacionadas las cartas a las siete comunidades. b) El material. 15 se convierte en el tema del libro y que ahora viene incluso anticipado (14. Por lo que toca a los v. su lugar y valor propios en el conjunto del Apocalipsis.21 junto con 11.12. traducción que cabe intentar en el análisis teológico-crítico. que a partir del cap. no pertenece al material previo tomado en sentido estricto. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento ambos describen el ataque que llevan a cabo las fuerzas anti-divinas contra «los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús» (12. Las exclamaciones podrían ser. Al limitarse a un capítulo.1-5). recorrer críticamente el camino que anduvo el autor desde el material hasta el texto actual. El v. aunque es bien sabido que la división de los capítulos en el NT se hizo bastante tarde y no coincide necesariamente con la unidad de conceptos. la crítica de la redacción ha de considerar un libro en su conjunto. Por otra parte. Desde algunos rasgos fundamentales de su articulación son ciertos: después de la introducción con un relato vocacional (1. y nuestro capítulo 14. Lo mismo cabe decir. Gracias al análisis podemos suponer —con más o menos certeza— que Juan tenía delante probablemente el siguiente material: (a) La ampliación de la sentencia judicial de Jl 4. 7.17). El cap. Entonces es posible que llegue a algunos resultados.13). 6-13). concebido por su autor como una unidad. 8. En su sentido más estricto.1-11. los v.12-3. que sin embargo sólo se formuló en el contexto del libro y que. aunque con mayor probabilidad.

al menos en principio. En concreto. y las palabras de la promesa se pronuncian de nuevo en un ambiente tranquilo y recogido.Adolf Smitmans el único en mantener este contacto. Al comienzo. abarcando cielo y tierra. 10. congregado y protegido en torno al Cordero y en comunión mediante el cántico celestial. que abarca unidades tan variadas. si se prescinde del carácter metafórico del v. llega a convertirse a su vez en signo apocalíptico al empalmar con la proclamación universal del Evangelio entendida como señal apocalíptica previa. y el cántico celeste que procede del trono. pero no se limita a asimilarlas formalmente al relato visionario. 12 la amonestación se encuentra sin introducción. 6. permanece lo que materialmente sabe decir acerca de los 144000. poco antes de que ese movimiento fuera marginado de la Iglesia por el helenismo (y por el ministerio uniformado). 6-11) están puestas en boca de los ángeles. Orientada ya antes escatológicamente por el anuncio del juicio. y b) en que el contenido óptico del fragmento es prácticamente nulo (exactamente: sólo se «ven» tres ángeles). c) La elaboración. Mientras en el v.13. Gracias a su buen acabamiento formal. Su realidad permanece en medio del tumulto de sucesos apocalípticos: es el nuevo pueblo de Dios. 13) se atribuye a una voz celeste y.'ib) subrayan la tranquilidad. que a su manera resulta también problemático. porque la alabanza está siempre por encima de todo acontecimiento individual y expresa lo que es una fe perseverante. el cambio más fuerte lo ha experimentado la amonestación del v. Y sin embargo se puede hablar de una unidad. Sin embargo no se puede probar que las cosas hayan sido así. podemos remitirnos a los resultados de la crítica de la tradición: una ampliación judía de la doble imagen de Jl 4. En los v. 6-13 nos encontramos con unos cuantos vocablos proféticos y parenéticos que fueron incorporados en un segundo momento al marco visionario y de este modo adaptados al lenguaje de la apocalíptica. 9 y 116 fueron redactados de nuevo por él. Por eso. El cap. se utilizó como imagen que representa la congregación de los elegidos y la aniquilación de los malos. por tanto sin otro apoyo que la autoridad del autor. no constituye una imagen armónica. 7. ya se dijo que era de Juan. El marco unifica las sentencias. al quedar enlazada con la visión del v. Las notas sobre la esencia de los 144000 (v. De esta manera la palabra se detiene pausadamente. 1-5. Pero este efecto nace sobre todo del canto de alabanza explicativo. 14. Dado que esta modificación tiene sentido en el contexto del cap. en las que continuaba vivo el movimiento profético de los comienzos. Como quiera que no se describe ningún acontecimiento sino un «estar». Aquí. 14. al Espíritu. potencia de las voces). A pesar de sus enormes dimensiones (extensión. Probablemente también los v. 244 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento Por lo que atañe a los v. La adición «el Espíritu dice» y la frase sobre las obras constituyen una ampliación formal que apenas puede ser casual. 14. En cuanto a (c). retardada después del rápido cam245 . convertida así en dos escenas metafóricas del juicio. el relato visionario de los v. A esto responden las formas gramaticales: imperativo. la imagen no desaparece cuando el vidente dirige su atención a cosas nuevas. al final del v. en lo que tiene de promesa. multitud de los congregados. aoristo profético. el macarismo (v. 1-3 podría subsistir sin la interpretación que le sigue. Que este marco es secundario se manifiesta: a) en la independencia formal y material de las diversas sentencias. está la grandiosa imagen del Cordero y de los 144000. futuro. La siguiente imagen es movida: figuras angélicas alternan volando sobre el cíelo. estabilidad y sosiego. es de Juan. d) La forma del cap. Con la parénesis se rompe (v. El giro «y delante del Cordero». Más bien se abren aquí a nuestra vista las estructuras de la predicación. 14-20. Apenas cabe duda de que con esta redacción se pretende subrayar la autoridad que competé a la palabra profética. ya no se habla ni siquiera materialmente de lo permanente. sino de los apremiantes sucesos apocalípticos. Por lo que no se puede hablar de una «elaboración» para los v. 6. Ib. la escena rebosa tranquilidad. las tres sentencias proféticas (v. Parece tener también un alcance teológico. cabe sospechar que no tuvo lugar hasta la redacción del mismo. 12) la serie de los ángeles.

Pero es una promesa con características propias y que no proporciona una esperanza ultramundana. según la fe del vidente. John. que vendrán a continuación. pero para ello apenas tienen que cambiar de sitio. Herder. Por esta razón citemos una vez más los comentarios más importantes: W. Al ampliarse la imagen de la pisa del lagar. Desde luego el Hijo del hombre y los ángeles hablan y actúan. Pero tampoco la comprensión que tiene de sí mismo nos es inmediatamente asequible. E. pero tampoco la movilidad de las escenas angélicas precedentes. En cambio. como se suele hacer en los comentarios. Pero no es su formidable serenidad el único contenido de la proclama. Por el contrario. Desde el punto de vista del contenido.H. CHARLES. La doble imagen de los v. Tubinga 21953. LOHSE. Ciertamente que su dogmática no es la nuestra. ocupa un lugar intermedio: no tiene la serenidad de la primera visión. Dle Offenbarung Johannis. 1-5) y una tarea (v. Y es que también la hora en que irrumpe el juicio tiene una doble cara: comporta una amenaza (v. en la medida de 31. Su forma responde a la seguridad con que ocurren las cosas indicadas. LOMMEYER. y se presenta el juicio. al que con ello se interroga críticamente está ya de antemano en el terreno del NT. se vuelve a hablar otra vez de lo permanente. Todo su horror recae sobre los que llevan la 246 Ejemplo tomado del Nuevo Testamento señal de la bestia. 12s). El contenido de esta hora es complejo: ya están congregados los salvados en torno al Cordero. 8-11) y una promesa (v. 7 y 15): cosa que sólo aquí ocurre. La siega y la pisa del lagar ocurren por medio de instrumentos que se han presentado como activos. lo que quiere decir también que en el de la Iglesia. y se hace con una precisión de detalles como sólo se da. La imagen supera el capítulo precedente y los enunciados relativos al juicio. E. Die Offenbanmg des Johmmes. pero en el fondo sería repetir lo mismo con un orden diferente. Gracias a ello y a la configuración paralela de ambas escenas. Cierto que de esa manera se aclararían todavía algunas posas. Edimburgo 1920 (reimpresión en 1963/66). Esta doble cara es la que constituye su seriedad y sus exigencias: por eso se habla de la actitud ante esta hora. Gotinga U960. Así pues. De este modo no se suprime la imagen de los v. comunes a los v. Dos veces se dice «ha llegado la hora» (v. interpretada por Juan. Die Offenbanmg des Johannes. pero sí entra a formar parte de las imágenes de ruina que aparecen en los capítulos siguientes. la interpretación teológico-crítica se pregunta cuál es hoy día su sentido. No sólo en el conjunto de la estructura del libro es Ap 14 un capítulo de transición. para los que guardan los mandamientos de Dios y creen en Jesús. fueron la razón formal para insertar aquí la imagen del juicio. Por lo que hace al movimiento. en la parénesis de los cap. se realiza en su propio presente. 14-20 apunta ya al juicio. estos capítulos contienen una promesa y una parénesis. como un cambio de rumbo y como un umbral. Gottinga «1906 (reimpresión en 1966). 7 y 12s). 6-13 y 14-20. Desde su parte central (v. que empieza con la caída de Babilonía-Roma. Al análisis histórico-crítico podría seguirle una interpretación del texto verso por verso. BOUSSET. 6-13) se refuerza una vez más la probabilidad de que este juicio deba entenderse como reunión de los salvados y como juicio punitivo. incluso materialmente. Proclama también un cambio que. Para la exposición del NT no parece que sea recomendable la división en diversos pasos metodológicos (interpretación antropológica. Al mismo tiempo se manifiesta claramente la tarea peculiar de la tradición profético-apocalíptica: con ella se describe la hora del mundo.Adolf Smitmans bio de las imágenes angélicas e. como de un don (v. la imagen es de una fuerza y una grandeza enormes. Cabe pensar que los ángeles. 1-5. Pues la predicación universal del Evangelio es un preanuncio del juicio. cuenta la promesa. The Revetalion of St. C) INTERPRETACIÓN TEOLÓGICO-CRITICA I. 1-5. e) El enunciado del capítulo 14. El hombre. Barcelona 1969. 13). histórico-salvífica y dogmática). 247 . Llama la atención el hecho de que el ritmo de las imágenes sea el más pausado cuando con certeza nos hallamos ante un material específicamente cristiano (v. al principio del fin la puerta que conduce a ella es la muerte. A. 2s31. El Apocalipsis de san Juan. M I . el acento recae en la desgracia del juicio que irrumpe al final de todo el capítulo. del salir airoso de ella. ACERCA DEL MÉTODO Mientras el análisis histórico-crítico intenta comprender el enunciado de un texto dentro de su situación histórica. WIKENHAUSER. dentro del Ap. R.

no habría nada que decir. tiene que posibilitarla. el camino que separa al entonces del ahora. Ésta es la razón por la que. Señor Jesús!» (Ap 22. en sentido inverso. No es pequeño el peligro de repetir al presente las mismas cosas antiguas sin modificarlas. y el enorme poder que poseen los que adoran a la bestia. es la de si podemos pensarnos como aquellos que tienen necesidad de ser salvados y protegidos. Es. hasta superarlo. Una de las cuestiones. Para 248 En Ap 14 resalta con toda claridad el tipo peculiar de experiencia con que Juan percibe las imágenes y palabras de la fe. Vivimos al mismo tiempo delante de la imagen del Cordero. cf. los v. en el mensaje del Cordero que fue degollado y que de esa manera rescató un pueblo para Dios. 13). Entonces se comprende también por qué para Juan las obras decisivas del Cordero son las de guardar y congregar: en la imagen del pueblo de Dios congregado y protegido (v. en la bienaventuranza que va más allá de la muerte (v. evidente que en último término una interpretación teológico-crítica sólo puede ocurrir en el ámbito de una verdadera vida (del individuo y de la Iglesia) guiada por el diálogo con la palabra de la Escritura. hay que volver a leer en Ap 13 los horrores de que Juan ve amenazadas a las comunidades. Para eso son demasiados los abismos de la existencia. que exponga ese mensaje a la luz de este presente. Hay grandes dificultades a la hora de hacer de las debilidades del hombre el punto de entronque de su experiencia de Dios. Es ahí donde nos resulta comprensible el mensaje de Ap acerca del juicio y de la ruina. Esa fe no apunta a fórmulas doctrinales y a su conocimiento (aunque también resuenen tales fórmulas. 14-16". Al cristiano de tiempos posteriores el contenido de la fe le sale al encuentro de manera mucho más distanciada. El conocer yo mi presente. la exégesis sigue apareciendo todavía a los ojos de los hombres como algo que no les atañe. Sin embargo cabe preguntarse si es posible. 1-5). Lo único que hay que proporcionar son los puntos de partida de ese diálogo. El Espíritu Juan vive de la fe en el Evangelio. en la recolección de la siega por parte del Hijo del hombre (v. Ver y oír. Un requisito indispensable para el éxito de la interpretación es que las preguntas arranquen realmente del momento actual. en el poder que tiene para salvar y para juzgar. Una dificultad apenas superable está en el hecho de que ni el individuo ni la comunidad o la Iglesia tienen conciencia de cuál es el verdadero rostro del presente.Adolf Smitmans los temas planteados por el texto. de cuya respuesta depende hoy día la posibilidad de la fe. alrededor de la cual están congregados los 144000. y que nos lancemos hacia adelante: «Amén ¡Ven. sino una tarea de la existencia. si es que nuestra interpretación es correcta). pues. Ejemplo tomado del Nuevo Testamento hacerse cargo de lo serio de la situación. La obra sdvífica del Cordero 2. Vivimos en el horizonte de nuestra culpa y de nuestra muerte. aun cuando la concepción apocalíptica del mundo no sea la nuestra. APLICACIÓN 1. Es fe en la obra del Cordero. Ib y 12). todo eso no es sólo cuestión de un método científico. Si no se dijera esto. con lo cual nos resultan extrañas. Aquí se agita todo un desbordamiento vital de imáge249 . la pretensión de prescindir de la experiencia de Dios que puede hacerse en la frontera del hombre. y si es teológicamente correcta. La exégesis de la Escritura no puede ocultar o sustituir a la «exégesis de la vida». el que la Iglesia conozca su presente y lo exponga seriamente a la luz del antiguo mensaje. El mandato del Evangelio es que tomemos en serio esa dobe característica de nuestra hora. a pesar de toda la atención que se presta a la palabra de la Biblia. aunque quizás también más equilibrada. II. habremos de recorrer una y otra vez.20). tanto en nosotros como en la historia. De esta manera se puede olvidar demasiado fácilmente la tarea de desplegar las fuerzas del hombre para luchar con el mal en sus múltiples formas. Al mismo tiempo resulta evidente que la exégesis no puede alcanzar nunca su objetivo si se entiende como una pura labor intelectual.

Actúan además las fuerzas celestiales y las fuerzas del mal. a lo largo de la historia de la Iglesia. Pero falta cualquier responsabilidad frente al mundo y su historia. La historia El lugar que ocupa Ap 14 es. acaba callándose por completo. y el don del Espíritu en el bautismo se convirtió en una fórmula vacía y sin relevancia alguna para la experiencia. La espera del juicio es una consecuencia de la fe en la justicia de Dios y una consecuencia de la responsabilidad del hombre. el de transición hacia los textos que hablan de la consumación del juicio. En este contexto el «furor de Dios» se convierte en expresión dominante (v. 4s). se amenaza con un juicio terrible a los que llevan la señal de la bestia. aunque ya no se apoye en una experiencia de fe. 19s). 1. puede triunfar sobre el testimonio «falsamente» formulado. 4. nosotros no podemos «hacer» profetas. como hemos visto. se concibió cada vez más con unas dimensiones cósmicas (en la profecía postexílica y en la apocalíptica). En el NT se encuentran yuxtapuestas múltiples y variadas concepciones. El profeta está poseído. tanto en sus dimensiones como en su duración (v. según la cual el juicio se realiza ya en la misma fe e incredulidad (cf. como en todo el Apocalipsis: ha llegado la hora del juicio. es demasiado simple. Sin duda hay que valorar la fuerza sugestiva de sus imágenes (cf. Se habla en todas partes de una crisis de fe. y esto no sólo en cuanto al contenido sino en cuanto al mismo lenguaje. Lo que permanece es la seriedad de la opción. De lo cual se sigue que ninguna de las imágenes aisladas puede resultar obligatoria.19s). es un hecho inaudito que aún no se ha valorado teológicamente. la profecía enmudeció.10s y 14. Se le llama a que tema a Dios y le adore (v. individualizado (en la literatura sapiencial). y con él la verdad que podría haber dicho (de hecho en la Iglesia siguen siempre separados los que enseñan y los que escuchan). Es éste en último término el mensaje del libro entero (cf. El juicio El juicio ocupa un gran espacio en Ap 14. y el mensaje necesario de que a Dios no se le puede dejar a un lado. cabe sospechar que una de sus causas principales está en el hecho de que a la fe se le ha quitado su palabra personal para posibilitar un ejercicio más fácil del magisterio.1). En la medida en que. Ese peligro se agiganta cuando el testimonio de fe del individuo.Adolf Smitmans Ejemplo tomado del Nuevo Testamento nes y palabras. Hay poco espacio para una actuación del hombre. por una parte. especialmente los v. Pero la explicación de que la profecía era un don especial para el principio de la Iglesia y que por tanto después se ha callado. Su gloria consiste en rechazar la idolatría (v. pero. o lo que es lo mismo el proceso de marginación que ha sufrido. 8). Dondequiera que vivamos nos encontramos ante una llamada exigente que nos aniquila si no le respondemos. por otra. Pues bien.19. se le exhorta a la perseverancia (v.19). No hay ningún otro punto en que Ap plantee a la Iglesia de hoy cuestiones tan candentes y apremiantes. 10s. en la doble imagen del juicio se destaca especialmente el juicio condenatorio. pero a la vez va más allá del tiempo. No existe el espacio neutral. 13). Precisamente en su predicación del juicio el Ap enlaza con el final de la profecía veterotestamentaria y con la apocalíptica judía. La pérdida de la profecía en la Iglesia. hasta llegar a la del evangelio de Juan. Su felicidad consiste en morir en el Señor. A quien se le priva de la palabra. Juan habla como profeta. El final es obra del Cordero. 8). Pablo previo el peligro de que apagáramos el Espíritu (ITes 5. de forma abreviada también en el v. Ahora bien. ciado es un acontecimiento ultramundano (v. se mide con fórmulas obligatorias. El juicio anun250 . el don del Espíritu se fue concentrando en el ministerio. 7). falta toda misión 251 3. Por eso no hay ya ningún tiempo. 12). 10. palabras con las que se hace referencia al martirio (v. que tiene su propio lenguaje. En el judaismo tardío el juicio fue. Así es cómo la fórmula. mas no las podremos hacer nuestras. se anuncia el juicio que tendrá lugar sobre Babilonia-Roma.l9s). es el Espíritu el que habla en él. Cierto que todo esto no es solamente algo pasivo. también las diversas imágenes del juicio que aparecen en Ap 14.

ADOLF SMITMANS VIII formas y géneros literarios en el Antiguo Testamento El AT expresa lo que tiene que decir de maneras muy diversas. Es precisamente esto lo que se sigue de la hora histórica. Sólo raras veces designa el AT las formas de discurso en que están redactadas algunas partes de sus escritos. en los escritos veterotestamentarios se encuentre una abundancia de formas y tipos literarios. Nota preliminar: algunos conceptos y problemas fundamentales. Los autores disponían de muchas posibilidades de expresión. y las emplearon copiosamente. por 1. Distingue. de su fin y de su estar sometida a las fuerzas satánicas. Was Ist Formgeschichte?'. sino también dentro de la misma obra. Hermann Gunkel (FRLANT 100). KOCH. 2. ¡en este punto hay que escuchar a Juan! —. nuestro horizonte sigue siendo más ancho. Oottinga 1969. Neukirchen *1967. Este trabajo está aún lejos de haber llegado a su fin. como lo demuestra un vistazo a la literatura del antiguo oriente. Cí. de muchas maneras de hablar. el fundador del método de la historia de las formas. Al hablar concentrándose tanto en el final — es indiscutible que también nosotros estamos bajo la llamada exigente de ese final. 16ss. Esto no puede escapar a una simple lectura. y que viene «pronto». Trataremos de mostrar en forma esquemática dónde se sitúa actualmente y de qué cuestiones se ocupa. 253 252 . De aquí que. Véanse las indicaciones que se dan en la obra de K. Así pues tenemos planteadas otras tareas que las que vio Juan. conocer su estructura y rastrear su «situación vital» (Sitz im Leben). El mensaje que expone y predica no fue vaciado de un molde unitario mantenido desde el comienzo hasta el fin.Adolf Smitmans creadora en el tiempo. Aun cuando se piense que la historia del individuo y la del mundo no accederá a su nueva creación de forma paulatina sino solamente a través de la muerte. comenzó a tener verdadero peso en la ciencia veterotestamentaria con HERMANN GUNKEL2. de manera que el tiempo que nos queda tenemos que emplearlo con y para los demás. Lo que ya comprueba el lector del AT y lo que siempre ha notado el exegeta'. W. en escribir su historia —utilizando para ello los textos del antiguo oriente— y hacer que sean fructíferos para la interpretación. que varían. Pero a nosotros se nos concede tiempo cada día. no sólo de libro en libro. Desde entonces se trabaja en captar y describir los géneros del AT. paga esa concentración con un estrechamiento visual que no podemos admitir. KLATT.

nuevos aspectos y finalidades que hallan expresión en la forma. hídah (enigma) y neum (oráculo). épica. K. H. 5. empleando para ello nombres venidos de fuera. 6. hay que contar con que no se aplicarán con precisión a la realidad veterotestamentaria y son quizás un recurso de emergencia. con su descripción más o menos lograda de las formas literarias simples. «lírica. (con bibl. bien contentándose con la designación de dábár. BERNHARDT. Sin em3. Die gaitimgsgeschichtliche Forschung am Alten Testament ais exegetische Methode. apenas será posible establecer una separación categórica y realmente precisa»8. Según esto. Stuttgart 1968. surgen dos problemas espontánea e inmediatamente.). Menciona algunos motivos: motivos generales de experiencia. parece que se va dibujando una línea de acuerdo. habría que hallar y comprobar el género en la conjunción de actitud fundamental. C. 8. conoce el mñsál (sentencia). Si lo dicho es correcto. En tales casos. postura.. y ni aun en los salmos se distinguen los cánticos por su carácter literario. Bonn 21966. Formas y géneros literarios en el AT bargo. Berlín s. transiciones y elementos comunes. son tan frecuentes que poco se puede deducir con certeza acerca de su carácter literario. por tanto. dramática». Cí. y en parte hasta lo rechaza. En la presentación veterotestamentaria de la historia es donde mejor se echa de ver que el concepto histórico-literario y la manera de hablar israelita no coinciden plenamente. Son. 344-399.A. Frente a estos modos de proceder y a estas propuestas divergentes. RICHTER. según parece.Josef Schreiner ejemplo. Elne Einfllhrimg' In die Literaturwissenchaft. por los elementos estructurales (figura. sino que se expresa lo dramático en los otros dos campos) serían la forma y «situación vital» en la que se expresan la actitud y los elementos estructurales. W. tiempo) vinculados siempre a la forma. que no son pocos. KELLER. pero sólo una comparación cuidadosa nos puede decir en cada caso qué significan mispaftm. Esta dificultad patente indujo a recorrer nuevos caminos. dicho en conceptos tradicionales. no hay ni siquiera un criterio suficiente que permita definir qué es propiamente un "género" en particular. ha de dar calificativos a los escritos veterotestamentarios. y a W. Ppillah (petición) y Phillah (cántico de alabanza). hablar) y. KAYSER7. cf. La ciencia literaria más reciente discute con acaloramiento este concepto. espacio. cuyas formas se imitan4. Así. dabar y. 7. más aún. se siente la tentación de proponer un nombre nuevo diferenciador. según parece. Añádase a esto que incluso dentro del género empleado aparecen desplazamientos del centro de interés. 30. Por tanto. y a menudo es imposible hacerlo con exactitud.. 330-387: «el tejido del género». o bien considerando como género la narración y el relato. inmutable. sus «características no han sido elaboradas con precisión. motivos procedentes del campo dei derecho y motivos humorísticos. huqqót y tórót. en caso de que la historia de las formas quiera evitar que los tipos literarios encontrados se queden sin nombre. frecuentemente difíciles la delimitación y distinción. De aquí resulta «que entre los géneros. Das sprachttche Kunstwerk. se plantea la pregunta acerca de lo que es un género (Gaítung).a. lOs. Berna/ Munich "1969.. que llega a determinados géneros partiendo de las actitudes fundamentales. Einfache Formen. La vida es polimorfa y jamás se expresa sólo de manera esquemática. 254 255 . pues. en que se introducían diferencias según los distintos motivos3. en las que incluso textos de diferente género literario pueden coincidir»5. Pero hay un problema: ¿hasta dónde se ha de llegar en el proceso subdivisor? ¿No sería mejor mantener el concepto genérico. De estos hechos surge la consecuencia de que.H. apostrofar. No hay ningún concepto determinante en las obras que exponen la historia de Israel. tipos y formas habrá diferencias. para el AT las componentes determinantes dentro del género descriptivo-narrativo y del lírico (el dramático no aparece como género. Formgeschichte der Dichtkunst. PRANO. JOIXES 6. oponiéndolo a motivos de orden puramente material o a propiedades meramente estilístico-métricas u otras marcas particulares. 191. forma y elementos estructurales. religioso-cúlticos. históricos. Tubinga *1958. Die Gefahrdung der Ahnfrau. debñrtm. gracias sobre todo a A. 4. en lo épico. ZAW 66 (1954) 181191. En efecto. Traditionsgeschichtliche Untersuchungen zum Richterbuch (BBB 18). no rarasi veces se entrecruzan y. con alguna determinación adicional? El concepto de género exige ciertamente abarcar en él varios textos y no sólo uno. cambiándola o dándole una nueva función. y pasando en lo lírico por las actitudes (nombrar. especialmente p.

pues. Introd. con respecto a la actitud. véase allí el § 15. I.. en el que se formulan las tareas para el futuro. forma lingüística y acto de dicción» n. como las listas dentro de ciertos tratados. 11. NARRACIÓN Si se entiende este concepto en el sentido de que con él se señala cuanto es o puede ser narrado14. Hay que notar finalmente que el AT no sólo contiene «literatura». 255. cit. mientras personalmente se guía por una intención teológica. memoria. puede aplicársele a una gran parte de las tradiciones históricas del AT. Por ejemplo. como son las listas y las leyes. hace suya la idea de H. se puede llamar «narrativa». El esquema que elegimos aquí se apoya en SELUN . Offene Fragen zur Formgeschichte des Evangeüums. GUNKEL: «Sólo en la "situación vital" oral tienen los géneros un estilo totalmente puro. 252s. op. op. pues. 256 Schreiner. mecanismos lingüísticos. A estos cambios pertenecen no sólo el aumento de extensión sino también las desviaciones y las mezclas del estilo puro». su época se interesaba por el memorabile ". 12. cit. 17 257 . GÜTTGEMANNS.und Redaktlonsgeschichte (BEvTh 54). E. Los géneros a que aquí se alude son seguramente (en primera línea) los que elaboró H. KAVSER. cit. cuando se las aplica justamente (cf. Heidelberg "1955 (con bibl. Eine methodologische Skizie der Grundlagenproblematik dar Fortn. por así decirlo. enigma. 14. Corresponde. por así decirlo.. que al ponerla por escrito ayuda a configurarla.. Si. Gunkel para la literatura narrativa. con una segunda «situación vital» para el texto: la de los escritores que viven en un grupo y sociedad determinados. 200-217. a la investigación el captar lo que es una «saga» yahvista. saga. Cf. caso. chiste). op. A) LA TRADICIÓN HISTÓRICA El AT da a entender claramente en muchos lugares que el deseo más urgente de Israel era comunicar lo que le había ocurrido por obra de Yahveh en el decurso de su historia. Los géneros10 han sufrido múltiples transformaciones bajo el influjo de la escritura. sentencia. Munich 1970. I. intensidad y plenitud de voluntad expresiva en el conjunto de los géneros resultantes. que partiendo de la lingüística moderna alcanzara la exégesis. después de estas anotaciones previas. KOCH. op. algo que no coincide exactamente con lo que era para los narradores cananeos o israelitas primitivos. que lo destaca con insistencia. Jolles. Einleilung in das Alte Testament. 31-33 expone en paralelo los intentos más importantes que se han realizado en orden a lograr una visión de conjunto de los géneros velero y aeotestamentarios. han de ser necesariamente inexactas (al menos en parte). o sea. no de la elaboración de una nueva problemática. discute sus procedimientos y comenta las ventajas y desventajas que tienen las exposiciones de orientación histórica y las de orientación sistemática. como forma natural. De aquí resulta que las llamadas «formas simples» (leyenda. 366. JOLLES. «situación vital») a un texto como nombres de géneros. También contiene manifestaciones escritas que fueron. Es posible clasificarlas desde la historia de las formas.Josef Schreiner También el proceso por el cual lo oralmente transmitido pasa a ser fijado por escrito implica un problema que ha de ser considerado en el trabajo de la historia de las formas. Formas y géneros literarios en el AT plica más cuando los géneros se insertan en otros más amplios y asumen una función. que cae bajo la valoración de «obra artística de expresión verbal». que coinciden con las «formas simples» descritas por A.). cit. Y este aspecto se com9. Pero existe en este caso un desnivel interno. De aquí que tratemos en primer lugar de las formas y géneros en los que estas tradiciones encuentran su expresión natural13. lo que contiene y expresa. mito. porque todo el material tiene que entenderse desde ese punto de vista. 13.FOHRER. formuladas para un uso puramente práctico. Como lo comprueba la historia de la sucesión de David en el trono. K. una saga es para el Yahvista. 10. E. párrafo 158. GÜTTGEMANNS 9. En este caso incluye varios géneros < cuya forma. Hay que contar.. como sería el campo metodológico descrito con los conceptos de «estructura y formación lingüísticas. presentamos formas y géneros veterotestamentarios. se trata de una introducción al método de la historia de las formas en sus resultados. Véase al respecto A. según un uso verbal muy extendido.

SELLIN . Die althebraische Literatur. el género de la saga se encuentra ampliamente documentado. cit. 16. por un «y sucedió que» con indicación de fecha. tiempo (18). de transformaciones. 126ss. op. incluidas las del AT. En ésta. o conversaciones. en una rápida sucesión de estos elementos. y sobre todo el estudio fundamental de A.FOHRER. pasajes deseos. de felicidad y de y SELLIN . v. Neukirchen 1967. No se narran cuentos de hadas en el AT. 15. Die Estherrolle (SBM 6). transmitido entre el pueblo y de autor desconocido». según logren imponerse los elementos estructurales épicos 18. 2. 20. por ser importantes para el suceso. 22. relatos J. DOMMERSHAUSEN.. fantástico e increíble. Postdam 1930. como «una narración. La saga Formas y géneros literarios en el AT Mientras el mito. acciones y locuciones.. Los v. Destacan el carácter gráfico y la unidad de acción. Se trata aquí —y vamos a anticiparlo— de una saga heroica. llega a la conclusión. por medio de una alocución). RICHTER. Génesis (BKAT). El climax se encuentra en la segunda escena. Jue 3. que celebra a Ehud. se distingue de la saga porque!. H. las reflexiones acerca del género en la obra de C. PBANG. menciona indicando los concretos: cuentos de encantamientos. Stuttgart 1963 (separata) 16. 18-25 forman el cuerpo de la unidad. a un objeto o lugar»21. en la que se comunican importantes circunstancias. Ibid. Cf. sagas (Gen 2-9. luego. WESTERMANN. de tal suerte que la terminología fluctúa en las publicaciones sobre los géneros veterotestamentarios. Epische Gesetze der Volksdichtung en «Zeitschrift für deutsches Altertum und deutsche Literatura 51 (1909) 1-12). op. 19.28ss). adquieren una característica especial. no se puede trazar una delimitación clara entre la saga y la leyenda. que es por lo general algo extraordinario. Viene luego una serie de circunstancias (en oraciones nominales o de relativo). 17. 376ss. Einleitung 97 alude además a las fábulas de animales y los de estado. está provista de tres episodios con dualidad escénica (cada vez aparecen dos personas como actores) e incluye una conversación. Véanse las indicaciones de W. cit. Porque el cuento popular no tiene ninguna pretensión de verdad ni pretende ser creído en un sentido real». La unidad está articulada (por una inversión.15b-26: Exposición (156-17). Gen l) 20 . RICHTER16. que también surge en el pueblo y es objeto de tradición. cf. La forma llamada «narración». Einleitung 95. Verdad es que hay elementos míticos en narraciones (cf. pero sí hay motivos del género reelaboradosn convertidos en portadores de pensamientos religiosos. segunda escena (20-23). sino que se orienta casi exclusivamente al campo de lo maravilloso. Las sagas. 384. y en principio se une a un suceso muy concreto. puede aplicarse de muchos modos cuando no es espontánea sino obra de un escritor que la imita con determinados fines17. «Por saga se entiende en general un relato oral. RICHTER. siguiendo a W.g. se concentra la atención. al que podemos definir con H. W. Sirven como elementos estructurales. dichos proféticos y palabras sapienciales de formación posterior. tampoco falta el recurso de la repetición. 87. Como ejemplo de esta construcción podemos citar. primera escena (19).. o en la acción siguiente. cit. 392ss. o a un hecho o persona inusitados. entre otras). La conversación se encuentra en la escena principal y señala el climax. El cuento.FOHRER. Véase la descripción que hacen W. cuyos personajes son dioses». 258 259 . la burra parlante de Balaán (Núm 22. no encontró cabida en el AT —«en la fe yahvista faltan los requisitos para la formación de mitos (politeísmo y magia)» 19. La narración como forma literaria En la totalidad del material narrativo se destacan ciertas unidades que muestran un comienzo y conclusión nítidos15. tercera escena (24s). GUNKEL18. Stuttgart 1968.. Está «unida a un lugar y tiempo. 17. Die israelitische Literatur. 21. Con esto queda determinada la forma. La narración se abre con una afirmación o fórmula general en oración nominal y llega a su climax a través de una serie de elementos narrativos. op. vienen elaborados y reinterpretados y reciben una función nueva. HEMPEL. que puede también caracterizarse por una fórmula. cánticos. pero no se ha encontrado aún el género. 1S4. OLRIK. conclusión (26). Por el contrario.Josef Schreiner 1. preparado por medio del diálogo (19) y marcado por la locución (20). «prácticamente no tiene relación alguna con la realidad.

55s. 28. E. y también algunos trozos de las narraciones sobre Elias. Narran el origen de un lugar o la formación de sus peculiaridades llamativas.FIORENZA. para Israel. ha sido simplemente añadida o pertenece a la esencia de la unidad. aldea y ciudad. como un nuevo elemento típico se añade un rasgo etiológico. 3. ante todo el personaje ejemplar. Esto vale ante todo para las narraciones de la era de los patriarcas. KOCH. un carácter fuertemente etiológico. el ejemplo mencionado en K. como regla general. y 260 261 . con un gusto por el milagro como prueba del poder divino y reconociendo la acción vigorosa de Dios. por tanto. Gen 21. habla a partir de una situación y estado de ánimo y tiene una forma de expresión concisa y tensa. en la que se explican fenómenos naturales. en su totalidad.FOHRER. cit. cf.c. que se une o enriquece con otros géneros o motivos24. cil.. b) La saga heroica otorga un lugar central a la figura del héroe (en sentido positivo) y a veces también (en sentido negativo) a la figura tenebrosa y nefasta. PRANG.. Porque «parte de la idea de que una tribu o pueblo tiene un antepasado cuyos rasgos esenciales y cuyos destinos representan los de la comunidad. 163-181. nombres.. op. en el AT. que .. Ejemplos de método exegéüco. 26. KOCH. SCHÜSSLER . Cf. 25. Einleitung H. Las narraciones 23. Cf.22-31). condiciones tribales o hechos cultuales. la historia de la construcción de la torre (Gen 11. Surgen así los siguientes subtipos del género: a) La saga tribal a popular se orienta principalmente hacia el acontecimiento. etc.las mencionadas etiologías no han provocado una narración sino que han sido añadidas a un relato ya existente. SCHREINER. Con un lenguaje edificante que mueve a confiar en Yahveh y a obedecerle. significa originalmente. Herder. por J. llamado y poseído por Yahveh. Anecdóticos son algunos trozos de la historia de Sansón. el ejemplo en K. dir.FOHRER. lo mismo que para b). Barcelona 1972) 467-495.)». La forma fundamental es la narración. Constituyen su mundo lo santo y lo imitable (en sentido positivo y negativo) y. Cierto quedantes de emplear esta denominación genérica. a) La leyenda relativa a un santuario y la leyenda cultual se 27. «Vale. cit. entre Moisés y David25. 4. Puede ser calificada como una variedad de la saga. los fundamentan o reflejan. Convierte en realidad el hecho de que la saga. Con frecuencia se puede comprender allí nítidamente que se trata en realidad de tribus o pueblos»23. según su etimología. histórica o inventada. De ahí que la comunidad se encuentre ligada a una figura particular. pertenecientes a las leyendas proféticas. aunque ésta ha de ser tenida. que puede ser tan fuerte que domine la unidad. pero la historia sí ha de ser tan probable y característica que no se la pueda trasladar sin más a otras personas y tiempos. es fundamental la forma narrativa. no una palabra hablada. con una valoración del «bien y del mal». op. Einletlung 99. en Palabra mensaje del AT (ed. por tanto. La saga local tiene. d) También se habla de sagas etioíógicas.. por una saga heroica. pertenece al material narrativo del pueblo. «lo que ha de ser leído». La leyenda 24. c) En la saga local el marco está evidentemente en el primer plano del interés. es preciso cerciorarse de si la etiología.Josef Schreiner (acontecimiento. Generalmente ha sido compuesta por desconocidos. La anécdota Se presenta como una narración breve y aguda «relacionada con una personalidad de la vida pública o con algún elemento "original" de una comunidad viva (vocación y estado. es una historia de familia. escenario).1-9)M y la narración sobre Sodoma (Gen 19). 135-162. Surge y tiene su puesto en la gran época del enfrentamiento y afirmación victoriosos de un pueblo. SELLIN . en su sentido primitivo. y se debe reconocer que la historia narrada podría al menos haber ocurrido tal como se la presenta» M.. «No es preciso garantizar la verdad de lo narrado. op. v. SELLD) . personaje. se carga el acento y finalidad en el contenido simbólico del acontecimiento. Para este subtipo. Formas y géneros literarios en el AT nacidas de una etiología son etioíógicas en su totalidad y desarrollan la explicación a lo largo de la exposición»27 (cf. Cf. 101.

Einleitung 105s. pero el mensaje está ante todo en lo que cada género dice a su manera.2-9: la circuncisión. 10. * Dejamos el término alemán Novelle.8-39). 262 263 . Cf. en cuanto que son manifestaciones escritas destinadas al uso práctico. con una disposición y perspectiva clarasí Ejemplos veterotestamentarios son la historia de José y la narración sobre Rut. 9. las diversas listas de Esd 2. los problemas de la vida humana en este mundo! Se centra en un conflicto principal. pues se disputa en castellano el nombre adecuado a este género. cf. L Lo narrado en los géneros mencionados se basa en hechos reales. luid. cf. narrado de forma concentrada. cit. Los anales. 12. Cf. Nota del traductor. Cf. lugares y cosas. como por ej. de manera simple y bajo un punto de vista determinado 31. W. genealogías (como Gen 36). la veneración de las «serpientes de bronce» en el templo de Jerusalén. Tal vez la expresión más aproximada sería la de «novela corta». para Betel Gen 28-10-22. fortalezas.FOHRER. Jos 5.24-26. «el accidente de Ocozías» en K. c)¡ Las listas de objetos: ofrendas a Yahveh en Éx 35. Para hallar el contenido histórico hará falta siempre un análisis crítico.39s) ofrece los siguientes criterios para determinar la forma de la 31. que enumeran personas. ciudades importantes) como las de Jos 15-19.Josef Schreiner ocupan de lo sagrado. JEPSEN.41) y del «Libro de los anales de los reyes de Israel o de Judá» (IRe 14. Emparentada con los anales.. listas de oficiales y guerreros (2Sam 8.16-18. El concepto de relación ha de ser. que cita dos ejemplos (Jue 4. 2. 1. los hechos más importantes. Formas y géneros literarios en el AT II.1. 378s. 5. Sólo se conservan extractos.. 29)32. que en el AT gira ante todo en torno a las figuras proféticas. SELLIN .8-10. objetos de botín en Núm 31. Einleitung lOls. por ej. correspondiente al francés «nouvelle». de la manera concreta allí expuesta. 23. a) Entre las listas de personas hay que mencionar las siguientes: la tabla de pueblos (Gen 10).FOHRER. objetiva y esencial. pues. recogen por años. en gran parte tomadas de los cananeos. 233-238. no experimentaron sólo la personalización y nacionalización israelíticas (al ser trasladadas a los patriarcas y a sus hijos) sino que recibieron también la impronta de la teología «yahvista» ^ 29. el elenco de estaciones de Núm 33.23-26. Tampoco lo pretende. Gen 17.4-9. Éx 4. en Núm 21. LA RELACIÓN Los géneros que vamos a exponer a continuación pertenecen a la literatura sólo de modo parcial. dentro de las concepciones creyentes de Israel. está la relación en sentido estricto. 2Mac).. op. a propósito de la suerte de un individuo y con rasgos inequívocamente dramáticos. La leyenda cultual fundamenta un culto o rito. en el libro de los Reyes29. y tal vez en parte idéntica a los mismos en cuanto a la forma. La primera pretende explicar y fundamentar por qué se considera un lugar como sagrado y se siente o venera a Dios en él. Porque las sagas y leyendas. Las narraciones sobre Daniel (Dan 1-6) se orientan ya hacia las leyendas de mártires (cf. 32. Die Quellen des Konigsbuches.22. en forma de enumeración objetiva. escritos en las cortes reales y también en el templo.15-22. 30. IRe 16. en forma de notas oficiales. Halle 21956. 3. 33. b) Lo santo y lo imitable se unen en la leyenda personal. al respecto SELLIN . La «novelle» * Trata. b) Las listas de lugares (lugares fronterizos.19. 30-36. tomado en un sentido amplio: son formas y géneros en los que se relatan hechos y acontecimientos. El estilo es narrativo. 8. Pero no se relaciona con la historia como un documento o como la historiografía crítica. El AT contiene una serie de listas. 20. tomados probablemente del «Libro de los hechos de Salomón» (IRe 11.12-16. Véase entre otros el ciclo de Elias y Eliseo y las leyendas de Isaías. RICHTER 33 . KOCH. Neh 11. la reconstrucción de la crónica — por lo demás sincronizada — en A.

que se mantiene fiel al suceso. También la autobiografía es un tipo de relación. 2Re 18. El discurso «Hay que suponer que Israel disponía de una cierta técnica oratoria y que ésta tendría unas formas fijas. 1. ni climax. Die Nehemia-Denkschrtft. para comenzar luego la exposición propiamente dicha»36. Así. sólo se interrumpe por la alocución. 264 265 . siguiendo la costumbre egipcia. Por lo general. se atribuyen a sacerdotes y levitas. no hay inversión. Un ejemplo que suele 36. en ZAW 76 (1964) 176-187. por ej. sólo hay rastros de ella en el AT (por ej. a) Se utiliza el discurso como medio de influencia política.FOHRER. conclusión también estereotipada. cf. Como discursos religiosos. " Formas y géneros literarios en el AT terminar mediante una fórmula o la repetición de la proposición principal. G. 6. 2Crón 13. III. SELLIN . a lo que A. Einleltung 88s. se indican las circunstancias mediante expresiones tópicas. a la que califica de «historiografía estereotipada»: generalmente es narrativa. remisión a hechos pasados. no hay división de escenas.13) y aterrorizar al enemigo (2Sam 2. Aquí cabría también el género de la memoria. JOLLES llama un memorable. que se sitúa entre ambos Testamentos. También entra dentro del campo de la relación35 la miración de sueños. que pretende abarcar cuanto merece ser comunicado. descripción de hechos futuros. que los cuenta ordenadamente. En la apocalíptica. ha de realizarse en el discurso.10-17). en el que sale a relucir una situación determinada y un acontecimiento desacostumbrado. buscan mover al pueblo a hacer la voluntad de Yahveh.. También en medio de los géneros narrativos hay discursos. EL TRATADO 2. lo característico del v personaje o lo típico del suceso. Mas por su argumentación abundante y clara se acerca al tratado teológico. También podrían encontrarse trozos que se aproximan por su género.17-25. Habría que analizar la tradición davídica por lo que hace a la existencia de este género. b) Israel conoce la arenga bélica. 5.26s. Pero éstos son a veces autónomos y poseen finalidad y peso propios. ISam 12).Josef Schreiner relación.4-12). c) El discurso de despedida de personalidades destacadas tiene importancia especial (Jos 23s. para depositar luego su relación en el templo. LA COMUNICACIÓN. Conocedores de la historia y de la tora sacerdotal. motivos y consejos. Einleltung 108s. Gran parte del material de los libros de los Reyes presenta estos distintivos. adquiere mucha importancia. nombra a aquellos a quienes se dirige e indica la importancia de su tema. Así SELLIN . y puede 34. llegar al climax y a la meta buscada con un «ahora bien» o algo semejante. VON RAD. o sea la presentación y pintura de un suceso de actualidad. Puede comenzar con un encabezamiento. Gen 37. exponiendo en primera persona lo soñado. Las homilías Es evidente que el lenguaje informativo.5ss y los sueños de Gen 40s. Manda que se guarde silencio y pide atención. hay que conseguir el asentimiento de los oyentes.FOHRER. concentración en torno al personaje principal. así en Jue 9. rinde a Dios cuentas de su actividad. así debió hacer Nehemías34. interés en la fijación geográfica y en los detalles objetivos. sólo se nos transmite el cuerpo del discurso. o partes de los mismos. en la que. que pretende animar a los combatientes antes de la batalla (2Sam 10. un oficial. con el que.12. comienza el orador con un llamamiento en el que invita al pueblo a que se congregue. Se destacan los rasgos importantes. 35. mediante amonestaciones. 4. como ofrenda para recuerdo suyo.. repetición y corroboraciones. Am 7.7-20. IMac 9.

4 se trata de una serie de sermones levíticos. 266 267 . Est 9. B) TRADICIONES JURÍDICAS El AT transmite o testifica una profusión de formas y una serie de géneros referentes a la conducta jurídica y a la vida ordenada legalmente. WESTERMANN.N. Deuteronomium (ATD 8).10-15. LOHFINK38 las considera como grandes conjuntos de comentarios levíticos al mandamiento principal.17-26.15). Das Hauptgebot (Analecta Bíblica 20). PROPOSICIONES AFIRMATIVAS Hay que mencionar en primer lugar las proposiciones afirmativas que con carácter válido y obligatorio enuncian unos hechos o situaciones. respuesta de Dios.4). 116.) también habría que estudiar desde este punto de vista del género «tratado teológico» los estratos del yahvista. Is 9. infra): introducción (15. I. o cuando se licencia a las huestes: «Cada uno a su tienda. elohísta. utilizando giros estereotipados. como cuando se dice después de la victoria: «Yahveh ha entregado a N.1-11. N.) el esquema deuteronómico (Jue 2. determinadas concepciones o determinados pensamientos teológicos. G. Así C.16). conclusión (6).1).1-6) están estructurados a imitación del oráculo de salvación (cf. En el AT no busca una objetividad neutral.1-6. 20-25. cf. que en dicho libro se considera como un discurso de Moisés. etc. 3.16-19.34. $) el esquema y encuadre deuteronómicos de los reyes de Israel y Judá. 8. 39. b) El tratado teológico puede escoger la forma de conversación. junto con sus argumentos y exigencias. e.1-6.11-23) y el marco deuteronomista de las narraciones de Jueces. 8. VON RAD 37 cree que a partir de 6. pone de relieve los relatos de promesa (18-34) que en parte (por lo menos Gen 15.4-9. anuncio de la salvación (4). en Forschung am AT. 7. El análisis estructural y la determinación de la forma dependen del modo de entenderlos. sino que conscientemente se dirige al lector y su aprobación.20-31 (noticia sobre la carta de los purirrv). Tratado Podría ser el nombre dado a un género que procura exponer un punto de vista. señales (5). por su contraste con las cartas (comunicaciones personales. RICHTER39 a propósito del estrato E de Éx 3s. Das fünfte Buch Mose.12-16. Israel» (2Sam 18. En ellos se expone la teología deuteronómica.7-20. IRe 2.5). hay dos ejemplos de epístolas que. Gotinga 1970. Arlen der Erzahlung in der Génesis. a) Mientras en el AT sólo en el período persa (Esd 4-6) se nos transmiten cartas y antes de esa época sólo se las cita a manera de extracto (2Sam 11. Die sogenannten vorprophetischen Berufungsberichte (FRLANT 101). según opina W. y) el tipo de selección de materiales y la exposición del período monárquico. Gotinga 1964: 6. Esto lo evidencian a. bajo el pensamiento guía de «Yahveh está con él». También puede adoptar la forma de una narración m\ c) Sirve de nombre para los grandes discursos de la obra deuteronómica y también en gran parte para la oración de Salomón en la consagración del templo. Munich 1964. 37. es rey». 39a. 8) por primera vez propiamente la redacción de los trozos aislados de la «historia del ascenso de David».17.Josef Schreiner aducirse son los «discursos introductorios» de la ley deuteronómica (Dt [4]5-ll).17). en nuestras manos» (cf. 9. o al nacer un niño: «Te (nos) ha nacido un niño» (Gen 35. Jos 23s. Roma 1966. Jos 6.31-4. o en la elección del rey: «N. réplica en forma de queja (3. 9-91.N. promesa de salvación (16). ISam 12. oficiales) son verdaderos tratados: Dan 3. Formas y géneros literarios en el AT d) También las composiciones redaccionales de los «libros históricos» y la historiografía israelítica son fundamentalmente tratados teológicos. 38.

jugaban un papel importante en esas formulaciones. declaración de libertad (Jer 26.21). cf. III.19.1-3).20).» (Dt 27. su parentesco con la amonestación sapiencial es patente42. en modo yusivo) («Honra a tu padre y a tu madre.15) o en vetativo ('al + Impf: «No levantes tu mano con un culpable. en Kleine Schriflen I. DECÁLOGOS. Se las llama. W.. fórmula apaciguadora (ISam 26. Código deuteronómico. 268 269 . Die Ursprünge des Israelltischen Rechts. CHR. y éste muere.: «deberá morir». Para el conjunto del problema véase: E. en Lev 18. prohibitivo (L5 + Impf: «No matarás!» Éx 20. compra de esposa. ki.1-17 es una formación de 42. apelación para introducir el procedimiento de la prueba (Is 1. Munich 1966. también la serie 'arür de Eteut 27. Estas series (cf. Éx 21. mandamientos y prohibiciones fueron expuestas en determinadas proposiciones. 2. También se emplea el estilo participial: «El que golpea a un hombre.15) sólo se antepone la pena. Berlín 1964.. Su «situación vital» parece ser el «ethos» o el derecho tribal. 1. FEUCHT. esp. El llamado derecho casuístico Nos referimos aquí a las fórmulas jurídicas que prescriben un modo concreto de proceder o un castigo para un determinado estado de cosas (prohibido). 94-126.12).25). PROPOSICIONES JURÍDICAS IV.» Éx 20. Munich 1953. Las formulaciones legales similares por estilo o contenido solían ordenarse en series. apelación del acusado (2Sam 24. Versuch einer Ortung des welsheltUchen Mahnspruchs (StANT 15).7-12. Neukirchen 1964.14-16.18). que se añaden a las proposiciones legales casuísticas.12-15). También el Decálogo (ético) de Éx 20. GERSTENBERGER. siendo más tarde incorporadas a la «ley». Wesen und Herkunft des apodlktlschen Rechts (WMANT 20). Untersuchungen zum Heiligkeitsgesetz.15-26) tenían ya una vigencia parcial en determinados sectores del Israel preyahvista. fórmulas para evitar litigios (como Jos 22. A partir de ciertas peculiaridades estilísticas especiales ('im. 'im puede también señalar el caso especial que cae bajo ki. Ordenan en imperativo (o. Redeformm des Rechtslebens im AT (WMANT 14). Neukirchen 1965.Formas y géneros literarios en el AT posiciones que ordenan y prohiben en nombre de Yahveh. Recht und Ethos. Código de santidad) ha transmitido Israel muchas dis40. Del material expuesto aquí se cita en cada caso solamente un ejemplo. «en el caso de que».9). Había además determinadas fórmulas que se empleaban en la compra y venta.1).10-12). op. FÓRMULAS Y GIROS ESTEREOTIPADOS Una serie de fórmulas y giros estereotipados se refiere a la «vida jurídica». es posible deducir la «situación vital»43. discursos de defensa (Jer 26.2-4. 278-332. por ej. 110-130.. HJ..12).18-20). En la interpretación es importante conocer estas formas de expresión y tener en cuenta su trasfondo jurídico. o con 'im. la serie de diez sobre normas sexuales. En la fórmula «maldito el que.» Éx 23. CUERPOS LEGISLATIVOS Las prescripciones acerca del modo de proceder en casos jurídicos. 'is aser). ALT.7). los contratos! y los casos de derecho civil (adopción. que tienen un sentido de plenitud. BOECKER40 menciona los siguientes: exigencia de que se entregue al acusado (2Sam 14.24). discursos acusatorios (Dt 21. por tanto. El llamado derecha apodíctico*1 En sus cuerpos legislativos (Libro de la Alianza. Cf.8). 118-146. «si». 43. La distinción entre «derecho apodíctico y casuístico» se remite a A. será condenado a muerte» (Éx 21. Cf. fórmula de acusación (Jue 8. GERSTENBEKGER. entre otros). SERIES. fórmulas de confesión (ISam 26. El casa va en la oración subordinada con ki. cf. declaración de las consecuencias de un hecho. Los números diez y doce. sin usar las conjunciones «si» y «pero». propuestas de arbitraje (IRe 3. cit.16b). Gen Í3.. Prov 24.. 'is ki. respectivamente. proposiciones jurídicas apodícticas.. fórmula del juicio: «eres culpable» o «eres justo» (cf. apelación del acusador (Jer 26. 41. RICHTER. II.

al tener que ver con lo puro y lo impuro. Instrucciones para los sacerdotes (da'at sacerdotal) Se encuentran reunidas en Lev 6s. con diversos retoques. por ej. que contiene cuatro mandamientos y seis prohibiciones. aunque en la actualidad el texto se encuentre ampliado por encima de los límites de la fórmula». y en cualquier caso la comprobación de la lepra. fundar y contentar las formulaciones jurídicas. 270 271 . «Al lado de la forma más breve. 4). que establece la existencia y validez de ciertos hechos o normas y recuerda en parte las fórmulas judiciales del lenguaje jurídico. V.. La fórmula aparece con casi todos los términos sacrificiales. También se remontan a estas series la enumeración de acciones mandadas o prohibidas. 2. Ibid. determinado con precisión) (1. Esto favoreció el que se las unificara en los ya mencionados cuerpos legislativos *•. Formas y géneros literarios en el AT clusión. cf. regulan el modo de proceder en el servicio sacerdotal.14. 24. sacrificio (v.3-6). ahí las citas de los pasajes. Así se aproximan a la predicación y al tratado teológico no sólo los trozos que las enmarcan sino también las series. Éstas nos han sido transmitidas ante todo en el escrito sacerdotal del Pentateuco (especialmente en Lev). 9b). 6). se expresaba mediante ella (Lev 13). con leyahwah (por ej. A su imitación se formaron otras series. «la fórmula expresa un juicio sobre pureza o impureza cúltica»45...14-26). ya se trate sólo de instrucciones para el sacerdote. Los textos. cf. ya de trozos que eran leídos (al que hacía la ofrenda) en el culto. 3. ya de una denominación de cualificación o descualificación cúltica. 4.18. Éx 29. en Lev 1-5. R. 5. «con un hü' acentuado (respectivamente. 45.. en la mayor parte de los casos. Se encuentran en las llamadas «Torot de los sacrificios» (por ej. imposición de mapos (v. DISPOSICIONES CULTUALES Los rituales Es evidente que también el culto y cuanto se relaciona con él necesita de normas jurídicas con carácter obligatorio. 6. con kl (Éx 29. se encuentran también formas un tanto ampliadas». Para esta problemática cf. formgeschichllich imtersucht (WMANT 6). 5s. R. también aquí hay formas difuminadas. que consta sólo de sustantivos y pronombres personales. igualmente los «mandamientos» 1-4 del Decálogo.28).21. En estos textos «se trata. 1. 5b). Lev 1-5) y expresan. ya de un tipo determinado de sacrificio. 2.. 5a). en sus rasgos más importantes. Lo mismo cabe decir del llamado decálogo cultual (Éx 34. y casi siempre a modo de con44. el tipo de una ofrenda sacrificial. entre otros H. 3. con un hf o hem). cremación (v.Josef Schreiner este tipo. tratamiento ulterior de la víctima (v. que aparece en Ez 18 y las de las liturgias de entrada (Sal 15. Neukirchen 1961. RENDTORFF * ha precisado las siguientes formas básicas: 1. regulan. 74s.. que reúne (en parte) tres series originalmente diversas.25).3). El lenguaje Lo primero que llama la atención es un cierto lenguaje formal. porque había la tendencia de ampliar. Es muy probable que el comentario y la profundización teológicas hayan tenido lugar dentro de la exposición que probablemente se haría de las mismas en las celebraciones cúlticas. GRAF REVENTLOW. ofrenda (del animal para el sacrificio. Claro está que no siempre es fácil reconocer las series..22. Su posición permite reconocer.9. una comprobación acerca del objeto tratado». RENDTORFF. Se encuentran. aspersión de la sangre (v. Éx 29. Cf. Lev 4. Das HeUigkeilsgeselz. y enriquecerías con argumentos e ideas teológicos. que se trata de una conclusión. Se puede dar a estos giros estereotipados el nombre de «fórmulas declaratorias». 5. Por otra parte. 46. Die Gesetze in dar Prleslerschrift (FRLANT 62) Gotinga 21962.

48. Cf. a los participantes en el culto. experimentan. esta celebración se desarrolló de una forma determinada y el «libro de la Alianza». pero sí hay textos deuteronómicos que parecen atestiguar un esquema en esta dirección y que se aplica desde la época de Josías. SMEND. Es una instrucción oral y por tanto sólo rara vez se la pone por escrito (como en Lev 7. en 2Re 23. sería importante saber qué forma tenía y si hay otros textos veterotestamentarios relacionados con él. su contenido era la obediencia a Yahveh.16ss). La «tora» sacerdotal concertación de una alianza. según sus pasos legales y su ceremonial. «puro» e «impuro». Studien zum AT.Formas y géneros literarios en el AT 4.4s. Der Gottesbund im AT (SBS 13). cf. si hay algo así como un género de «formulario de la Alianza». Zurich 1963.FIORENZA. Prescripción ceremonial Para determinadas fiestas y celebraciones eran necesarias reglamentaciones obligatorias que precisaban cuándo y cómo. BEGRICH. 51. respectivamente51. y han de traducirla en palabras humanas. Die Blindesformal. experimenta un cambio de estilo (incluso una formulación positiva. por lo general. No nos ha sido transmitido ni el desarrollo total de la 47. K. se consideró con seguridad como el documento de la alianza. también en Israel se cerraban contratos privados y estatales.J.22-32.3. No podemos discutir aquí el formulario de la Alianza y su justificación. Deben interpretar la experiencia misteriosa. nosotros su pueblo». Introd. Estas reglamentaciones indicaban a veces igualmente lo que se habría de decjr durante la ceremonia. 18 273 . en un hecho misterioso que viene del mismo Yahveh (en forma de visión. según la esencia y voluntad de Dios. Stuttgart 1966 (con bibl. Ahora bien. La tora se proclama por encargo de Yahveh y se predica como palabra suya. Es una instrucción dirigida al pueblo. 232-260. es decir. FORMULARIO DE LA ALIANZA < * Como se acostumbraba en el marco del antiguo oriente. Véase el ejemplo en E. BALTZER49 ha estudiado la cuestión reelaborando el género correspondiente50. de aquí que no nos sea posible obtener del AT el correspondiente género o formulario. Para ello se valen de ciertas formas y géneros.1017). 24A).1-11. 5. 272 Scbrdner.). Cf. de conformidad con el rollo de la ley que había sido encontrado. la palabra de Yahveh que pueden y deben predicar en una experiencia personal. de la cual también proceden probablemente las fórmulas de la Alianza: «Yo soy vuestro Dios. Is 1. MCCARTHY. de manera derivada. se narra que Josías. cf lRe 5. D. Cf. cit. en su forma original se publica. con qué preparativos y circunstancias concretas se había de efectuar la acción cultual. cerró una alianza con Dios. V C) TRADICIONES PROFÉTICAS VI. Das Bundesjormular (WMANT 2). SCHÜSSLER . Neukirchen 1960. vosotros sois mi pueblo» y «Yahveh es nuestro Dios. Está dominada por los conceptos «santo» y «profano». el trabajo fundamental de J. Dt 26. por ej. CONTRATOS.22-27) y en parte hay que deducirla indirectamente a partir de la polémica profética (Am 4. que les dirige su dñbar). op. Die priesterliche Tora. junto con todo el pueblo o en su nombre. con estilo apodíctico de prohibición y cuando. Las necesidades determinan también la estructura formal de un género como éste. 50. R. Los profetas de Israel — sólo de ellos se tratará en las páginas siguientes— perciben. ni tampoco el documento de un pacto. de audición. un participio). Sin embargo. Munich 1964. bajo el «Espíritu» o la «mano» de Yahveh. en Ges. o sea el rollo de la ley encontrado. Naturalmente. 49. El AT da repetidas indicaciones acerca de los ritos empleados al firmar la Alianza y transmite trozos de contratos (IMac 8. comunica al visitante del santuario las condiciones para participar en el culto (Sal 15.

199-236). sirve la llamada «fórmula justificante del mensajero» («Botenspruchformel»): «Así habla Yahveh» o.1-9. Como señal de que sus palabras son palabra de Yahveh y de que Él los ha enviado. SELLIN . Una mirada de conjunto a los libros proféticos muestra que este tipo de dicho es el que alcanza mayor extensión en el (auténtico) material oratorio profético. por ej. Anuncia un castigo y juicio de Yahveh. Varía la colocación de ambos elementos: la acusación puede ir al comienzo (introducida con «porque» ya'an kí.FIOREKZA. presionar sobre el presente desde el futuro.2) y aluden a su experiencia místertósaT «Peculio maticales son ía acumulación de preguntas e imperativos. Jer 23. Ésta es igualmente una finalidad de: 1. se suele introducir con láken. Lo que los mensajeros del Dios de Israel tienen que predicar se expresa en un lenguaje agitado. ambos profetas pudieron expresarse también en prosa. Incluye. por ej. «por tanto». SOBRE EL ESTILO. 53. pretende influir en la conducta actual de los hombres a quienes se dirige. Einleitung 384. Ejemplos en E. «Así ha hablado Yahveh» (es a saber. 55. promulgó su decisión).19ss. 1954. A menudo se la pone al comienzo de la sentencia profética. LA SENTENCIA PROFÉTICA No es de extrañar que en la palabra profética hablada se conserve el estremecimiento de la vivencia que ha irrumpido y sacudido al portavoz de Dios. «La sentencia profética pretende comunicar la voluntad de Yahveh y sus repercusiones. SELLIN . sin añadir un juicio 54. por lo general. «¡ay!». como expresión de acontecimientos futuros. LA FORMA Y LA FORMULACIÓN II.21). cit. Vaciados en formulaciones incisivas.° la acusación. mejor. «sucederá en aquel día». infra). 274 275 . Como lo demuestran los libros de Jer y Ez. por tanto. FOHRER (Über den Kurzvers: ZAW 66. Al anunciar lo que Dios ha de hacer (pronto). así como el llamado perfecto profético. Einleitung 385. un elemento dramático. tal como se manifiesta a consecuencia de la jjresenteacUtud^x|stenciaj del hombre para ía configuración del futuro»*4. b) La amenaza razonada55 añade a la amenaza del castigo su motivo en forma de acusación. o bien con hoy. La palabra de desgracia Llega como palabra de amenaza al propio pueblo y a los pueblos extranjeros. puede venir introducida por una de las fórmulas antes indicadas o también por un «en aquel día». 2° el juicio. expresan en forma de sentencia lo que ha dicho Yahveh (cf. 52. a) La pura amenaza presenta por medio de una sentencia breve la actuación punitiva de Yahveh.FOHRER.. Is 7..22. breves y rotundas. c) La reprensión sólo aduce la acusación. op. Como sucede por lo demás con todas las sentencias proféticas. 20. u otrasi fórmulas) o al final (introducida a veces con «puesto que». Is 3.16-24. aun habida cuenta de las interpretaciones posteriores. u otras semejantes (cf.. El profeta busca. que al profeta se le aparecen tan ciertos y reales como si ya hubieran sucedido»52. IRe 22.FOHRER. con homilías e instrucciones semejantes a la tora53. kí). pues. cuando en la reunión del consejo celestial. de forma clara y a veces casi exagerada. cf. Hay ocasiones en las que comienzan pidiendo atención (Is 1.. que anuncia y describe la intervención de Yahveh. SCHÜSSLER . además de las fórmulas mencionadas: 1. De aquí que los discursos proféticos posean. cf. de imágenes atrevidas y acabalgadas. Según todas las apariencias. Si el juicio punitivo va después de la acusación.18s. No se puede discutir aquí el problema de los llamados «discursos de Jeremías en estilo deutetonómico» ni el del verso breve postulado por G. el estilo poético (bajo la forma de sentencia rítmica) no es condición imprescindible de su modo de hablar.I. al final de la cual aparece con frecuencia un «Oráculo de Yahveh» (neum yhwh). al rey y a los personajes importantes. configuradas rítmicamente y ligadas a una métrica.

presentadas aquí según la estructura que caracteriza al género. a los individuos del mismo y a los pueblos extranjeros. cf. Pero debió de tener para ellos¡ una importancia especial la primera visión57. era en efecto su profeta. se dirigen al propio pueblo. su palabra (Jer 1).. la misión. Is l. pero aquí no se trata de esto. Munich 1960. Estos relatos de vocación profética siguen un esquema estructural preciso. al respecto C.1-9. 3. Como lo muestra especialmente Ezequiel.relato de aparición» se encuentra en Isaías. puede ampliarse de diversos modos56. Cf. Exige apremiantemente que se haga la voluntad de Yahveh. o mejor dicho de relatos de visiones: la visión de presencia (Yahveh se hace presente). De hecho no faltará al menos una alusión velada al juicio de Dios. distingue tres tipos de visiones. así como las amenazas.12-15. el estilo. o sea de lo que el profeta hace y experimenta al transmitir la palabra que le ha sido encomendada. Sus elementos están prefigurados en IRe 22. también pueden incorporarse elementos de otros géneros (por ej. Berufimgsberlchte 138s. 4. 56. Grundformen prophetischer Rede (BEhTh 31). Jue 6 y ISam 9s. Las amenazas y las palabras de salvación. Am 5. Anuncian la donación salvífica que Yahveh ha de llevar a cabo. Jer 31s.2s. por consiguiente. 276 277 . 2.también Ez 1-3). los elementos de forma y género presentes en cada texto. tiene su expresión plena en el oráculo salvífico y sacerdotal del Deuteroisaías (cf. RELATOS PROFÉTICOS No trataremos aquí de los relatos de la predicación profética. 130-135. Las palabras de salvación. Jeremías y Ezequiel.19-23: Vi a Yahveh 57. la primera vivencia en la que Yahveh los tomó a su servicio. 5. HPJRST. Sof 2. con frecuencia va unida a una amenaza. «al fin de los tiempos». y la visión de un acontecimiento. Muchas veces se emplea la fórmula «vendrán días». Die Vtsionsschilderungen der atl. Pueden distinguirse dos tipos. En uno ocupa el primer plano la aparición de Yahveh (Is 6. o Is 3. Am 7. La palabra de salvación Aparece ante todo en Oseas. en el otro.22). en cuanto que proclaman el castigo de los enemigos opresores. encontró los siguientes elementos estructurales: 1. la promesa de ayuda.y que. No nos equivocaremos suponiendo que tales relatos vocacionales debían servir como argumento de que el respectivo portavoz de Dios realmente había «asistido al consejo de Yahveh» (Jer 23. como el de Is 7. El relato vocacional Si a Yahveh así le place. de tipo cultual o legal). Jeremías y Ezequiel la exponen detalladamente.1-3). Isaías. también las palabras de maldición dirigidas a los pueblos extranjeros son palabras salvíficas para Israel.. b) La forma del «. en los que W« RICHTER 58 . a) Como antecedente de este género se puede considerar los «llamados relatos vocacionales preproféticos». «en (los) días venideros». la indicación de una situación difícil. analizando cada vez los giros estereotipados. 1. 8. Evidentemente. es preciso estudiar los casos concretos. WESTERMANN. Narran lo que han visto y oído (cf. cf.4s. de tal manera que se debe ser cauto al sacar conclusiones acerca de la personalidad del profeta.6. cf.. examinando Éx 3s (JE). F. la objeción. 58. los profetas relatan a sus oyentes lo vivido en la visión. III. Propheten: EvTh 20 (1960) 193-205. d) En la elocución profética judicial se emplea también la palabra de exhortación y amonestación. más adelante). donde la acusación aparece como un pleito forense. Para reconocer el tipo exacto de anuncio profético de salvación o maldición. la visión de símbolos verbales o bien de asonancia.Josef Schreiner que anuncie la actuación punitiva de Dios.3. la señal. sino de dos tipos especiales de relato profético: 2. por ej.

2. 5-7). con la palabra. 278 279 .1) sentado en un trono (excelso y elevado) (1) —unos serafines se mantenían en pie en torno a él (2) — oí la voz de Yahveh que dijo (8) — ¿a quién enviaré. supra: objeción). HABEL 59 destaca aquí los siguientes elementos: confrontación con Dios (o mejor. la réplica «hasta cuándo» (cf.° interpretación de la misma. El relato sobre acciones simbólicas Es bien sabido que los profetas no sólo predicaron la voluntad de Yahveh con la palabra. expresiones de la promesa de Yahveh para la realización de lo simbolizado. 3.. los mezclan y logran nuevas creaciones. Los mismos profetas nos informan acerca de tales acciones. Einleitung 390. Tubinga 1955. IV. La investigación trabaja aún en el estudio de estas formas tomadas de otros campos y en la determinación de las características propias del nuevo género resultante. Formas y géneros literarios en el AT acciones de este tipo. Ezechtel (HAT 1/13).Josef Schreiner (Is 6. 2s) — alusión a su fortalecimiento (4a). El relato vocacional de Ezequiel. promesa de ayuda). combinan e interpretan (por lo que toca a su contenido y aplicación) géneros ya fijos. une elementos de ambas formas y los reelabora. SELLIN .») — preparación («he puesto mi espíritu sobre él») — misión («implanta en los pueblos el derecho» etc. en lugar de: iré y me haré espíritu de mentira en la boca de todos sus profetas)—. que en su obra sobre Ezequiel dice: «Al determinar el tipo de géneros que han surgido de estos complicados procesos» —con la elaboración racional de las experiencias misteriosas y la plasmación poética y artística de las palabras proféticas— «se encuentran entre los dichos y relatos de Ezequiel 60. 63. FOHRER.4) —frase introductoria (5a) — misión (5b) — objeción del que va a ser llamado (6) — corroboración por parte de Yahveh (7s) — la señal (9s). FOHRER 62 — aunque la investigación ha hecho entretanto grandes progresos en la tarea de diferenciar los géneros. 1. d) Sólo en sentido impropio se puede llamar relato vocacional a Is 42.. como queda claro al estudiar Ez 1-3. 2.. el magno comentario de W. sino también por medio de acciones simbólicas (Is 20. The Form and Signifícame of the Narratives: ZAW 77 (1965) 297-323. GÉNEROS ADOPTADOS Géneros tomados de otros campos de la tradición. Neukirchen 1969. y para la referencia de la acción al acontecimiento simbolizado»61. N. utilizando el comentario para una autopresentación. xx. quién irá de parte nuestra? (8) — uno gritaba al otro y decía (3: clamor de alabanza de los serafines. Los profetas recibían de Dios la libertad de utilizar formas de lenguaje pertenecientes a otra «situación vital» y de darles un desarrollo ulterior.1-4 (junto con el comentario de los v. que es una reinterpretación de las voces que deliberaban en IRe) — Dije: heme aquí: envíame (8) — Ve y di a ese pueblo (9s) — tocó mi boca (7 señal. de Jeremías. c) La forma del «relato centrado en la palabra».° orden de llevar a cabo la acción. Handlungen der Propheten (ATANT 54). Este «relato de presentación» es remoldeado en Is 61. 1.FOHRER. «Pueden añadirse tres elementos accesorios: indicación de los testigos oculares. ateniéndose a una forma determinada60 cuya estructura es la siguiente: 1. O. 2 vol. ZIMMERLI 63 —. EZECHIEL (BKAT xm).1-3. FOHRER . Como indicación del número y variedad de estos géneros incorporados al uso profético sirva una cita de G. 61.° relato de su realización. Die symbolischen rich 1968. cf. Yahveh presenta aquí a su Siervo bajo los siguientes elementos estructurales de la unidad: presentación («he aquí a mi Siervo») — aceptación. Zu- 62.GALINO. Cf. en Ezequiel se nos transmiten doce 59. se apoya más en el esquema dado en a). la confirmación (11b con el comentario 12s. vocación («a quien yo sostengo. Isaías añade el reconocimiento de la situación caótica (5). cf. Jer 13). Al hacerlo echan mano de giros suplementarios.

dos veces se repiten la reprensión y amenaza combinados con promesa». 10). una amonestación. En el Deuteroiscáas hay una serie de géneros imitados por el profeta para exponer su mensaje especial. que según todas las apariencias presupone el consuelo salvífico de haber sido ya oídos (oráculo salvífico sacerdotal). a veces empleando para ello una cita (49.10). Finalmente se menciona el objetivo (v. Este género ofrece al profeta un buen medio para proclamar la unicidad de Yahveh. 10 reprensiones conminatorias. obrada por el Dios poderoso en favor del pueblo que vive en el exilio. Responde directamente a una queja formulada. que aparece con claridad como la negación del objetivo propuesto. " " ~ 2. 15s). Faltan la interpelación y el consuelo salvífico. 92-170. e intenta refutarla. En el fallo tiene lugar la declaración de nulidad de la pretensión de los dioses. Is 48. que puede ampliarse con referencias a la antigua acción salvadora de Dios (v. Sal 6. v. en Forschung am AT. unareprensión acoiap^ñaHaT deuna consideración histórica añadida. 3 alegorías.20s) son himnos o fragmentos hímnicos. 45. el anuncio de la salvación. Is 41.23-28). 8 lamentaciones y elegías proféticas. que se apoya en estudios de J. 281 280 . Son típicas las preguntas (que frecuentemente se acumulan) cuyo tema es: ¿Quién ha hecho esto y aquello? (Is 40. d) Los discursos forenses. amenaza razonada o discurso judicial combinados! con promesa.Josef Schreiner (incluidos los suplementos posteriores) los siguientes géneros: 8 relatos de vivencias extáticas que él experimenta (además de 3. Todo desemboca. 44. Sprache und Slruktur der Prophetie Deuterojesajas. WESTERMANN *•. 6 discusiones. Siguen la citación.8-9). El verdadero punto de controversia es el anuncio de lo que va a venir. Se indica en primer lugar la queja (Is 41.Í(M1 como suplemento): 12 relatos sobre acciones simbólicas llevadas a cabo por él. la vista y el fallo. aquí se ha cambiado la estructura y el fragmento ha sido asimilado a la refutación. a ser posible. en una proposición final (v. b) WESTERMANN distingue de este oráculo salvífico y como un género propio la promesa de salvación.21-29. Formas y géneros literarios en el AT consecuencias que tendrá la intervención de Dios para el que se lamenta y para sus enemigos (v. Esto se deduce indirectamente del cambio repentino ocurrido en la lamentación (por ej.. BEGRICH65 ampliándolos.14). y Yahveh prueba que sólo él. una amonestación nacida de la discusión. 17b) y su intervención (v. que imitan las formas de hablar de los medios legales y utilizan también el correspondiente lenguaje formal.1-5. Sigue luego el anuncio de la salvación como promesa de la generosidad de Dios (v. 20). en el rechazo de sus pretensiones y en su condena. 18s).» (v.. Los discursos forenses. Studien zu Deuterojesaja. cuyo tema es «Yahveh frente a los dioses (o los pueblos)» (41. que expone igualmente la refutación de la tesis. varias veces hay combinados en un mismo párrafo diversos géneros: aparecen sendos ejemplos de amenaza. 19 amenazas razonadas. Munich 1964. que puede valerse de todos los recursos formales y estilísticos que parezcan favorables y consta a veces de afirmaciones (acerca de realidades fácilmente observables. Munich 1963 (reedición). Una forma derivada la constituye el pleito de Yahveh con el Israel recalcitrante (como en Is 43. dos suplementos a manera de reprensiones con consideraciones históricas.'» (cf. c) La refutación discute una tesis expuesta o implícita. 8 promesas. es capaz de hacerlo. sirven ante todo en la discusión de Yahveh con los dioses. a) JQ oráculo salvífico debió parecer especialmente apropiado para el anuncio de la salvación. yo soy tu Dios» y verbal: «Yo te fortalezco.20-25) siguen en su estructura la marcha del proceso judicial. Se caracteriza por el dicho consolador «¡No temas. e) Los cánticos de alabanza escatológicos (cf. Sigue luego la «prueba». con construcción nominal: «Yo estoy contigo. Le sigue la motivación. 17).na). Luego se indican las 64. En la argumentación no se procede siempre con una lógica estricta.12-14). Le precede la alocución a los destinatarios. 16 amenazas. Los expondremos siguiendo en lo esencial a C. Das priesterliche Hellsorakel. y su divinidad en exclusiva.6-8. y no los dioses. A esto hay que añadir que también las formas de locución genuinamente proféticas se encuentran a menudo mezcladas con elementos de otros géneros. 43. el Dios de Israel.8-15. cf. 7 enseñanzas proféticas (tom). 8s).. a menudo sirve de argumento la conclusión por analogía. también id. 12s). 65.

también E. a ser posible. de tal manera que las tenebrosas amenazas fueran iluminadas.FOHRER. pero la interpretación no puede pasar por alto estas colecciones formadas conscientemente. tampoco escapan a esta amenaza.10). sino destacar. Para el aspecto formal.de la época„del exilio. El mismo AT indica y refiere que los dichos proféticos eran anotados por escrito (cf. De diversos modos imitan los profetas la tora sacerdotal (Is 1. Gotinga 1963. V. que se promulga en la acción cultual. Expone en primer lugar la «parábola». Jer 36). se enmarca dentro de este triple paso. los demás pueblos. se da en abundancia la est^turajdesgracict salvación y da la impresión de que los portavoces de Yahveh hacían que al anuncio del juicio siguiera la promesa salvífica. cuando han infringido el orden divino. en cuanto que representan. Einleitung 393-396. No es posible enumerar los géneros y formas empleados por los portavoces de Yahveh en el discurso profético. 115-131. La situación es distinta en cada profeta (y en cada libro). cf. 282 283 . inserta en la elaboración posterior. que es al menos un mensaje de tiempos posteriores y un testimonio teológico de esa época. por medio de ciertas precisiones qué es lo específico de las formaciones a las que la libertad y autoridad proféticas dan lugar. pero al final se encuentra.10-17. conforme a su género. Weiser). En cada caso hay que analizar las unidades textuales concretas. Se le da la vuelta y viene a decir que un sacrificio que prescinde de la interioridad o que sólo se celebra formalmente. Lo que en los comienzos existió sólo como «hojas sueltas» fue reunido. 1) Donde pareció que tenía sentido hacerlo y que era posible. la salvación del pueblo de Dios y de quienes se le hayan unido67. 11-15^ y la instrucción (v. esto lo hacía en parte el propio profeta. el vocabulario y el estilo.1-7. es el primero que se encuentra amenazado por el juicio de Dios. 2) En la estructuración de los libros proféticos se empleó un principio formal prenunciado ya en las grandes colecciones: palabras de desgracia contra el propio pueblo —• palabras de maldición contra pueblos extraños—. WÜRTHWEIN. y así hay que interpretarla. Formas y géneros literarios en el AT especiales. Kuhpolemik oder Kultbescheid?. dentro del género conocido. las fechas sobre diversas unidades en Ez. como meta. La investigación trabaja hoy de manera especial en este campo de los «géneros aplicados».Josef Schreiner 3. Así resulta que. a partir. las palabras forenses fueron agregadas a los anuncios salvíficos. han despreciado el encargo divino o han luchado contra Israel. 67.21-24). Después de la invitación a que se le escuche (Is 1. los)66. formaciones propias con una finalidad y fuerza expresiva 66. Am 5. Luego exhorta a adoptar la actitud correcta. COLECCIÓN DE DICHOS PROFÉTICOS De las colecciones de dichos proféticos sólo se hablará brevemente. WESTERMANN. siguen la reprensión (v. tanto la estructura fundamental como la indicación de la transformación experimentada. Cuando la predicación profética. 5. ÍLa composición dio origen formalmente a nuevas estructuraos en un doble aspecto:. en colecciones y libros. palabras salvíficas para Israel (y otros). para dar luego su interpretación. C. SELLIN . Con esto se expresarían simultáneamente. El resultado tal vez sea el establecimiento de nuevos géneros. ni encuentra el agrado de Dios ni es aceptado. También hay que referirse al discurso parabólica de Is 5. Es evidente que hay que tomar cada unidad de por sí. ni la doctrina que contienen en su composición. En parte se las insertó en medio de éstos. y ni siquiera describir de modo aproximado las elaboraciones que experimentan y las nuevas formaciones que surgen. El fin es convencer a los oyentes de que Yahveh está por completo en su derecho al actuar judicialmente. 4. por su posición especial. Pero parece aconsejable no diferenciar demasiado recurriendo a nuevos nombres. en Tradition und Situation (homenaje a A. contiene una fuerza dominante de las líneas fundamentales de la fe israelítica: el pueblo de Yahveh. que también para ellos tiene validez. desde el punto de vista de los géneros. c£. Grundformen 146. en parte sus discípulos o su círculo de amigos. dentro de los escritos proféticos.

en la palabra berákáh. en el temor de Yahveh— promete al hombre que se esfuerza seriamente por conseguirla (cf. B. cuya historia en Mesopotamia (en Sumeria. Servía al recto vivir y tenía como finalidad el dominio de la vida en toda la extensión del concepto. FOHRER. para apoderarse del mundo. es preciso notar que la «sabiduría».6). se atribuía una fuerza especial a los deseos expresados en la despedida. el que mostraba una superioridad en determinadas situaciones. etc. en última instancia. Lo mismo sucede cuando se saluda a alguien con la fórmula '"sre (há'is)'"ser. sino a su familia entera y sus posesiones (ISam 25. Si la sabiduría es el esfuerzo y el arte de configurar la vida de manera acertada y feliz. la palabra tenía en sí un poder eficiente. Con frecuencia se expresa lo que efectivamente se quiere para su felicidad. En la recolección de la cosecha dicen los que pasan: «la bendición de Yahveh sea con vosotros. dominar las tareas vitales y. llamada h°kmñk por Israel. influyó en los demás campos del pensar y de la expresión y ha dejado sus huellas. 1.8). Con ello se desea a la persona aludida la fuerza beatificante del Dios de Israel. sino de soluciones de tipo práctico. Para ellos no eran meras expresiones amistosas sin contenido. «bendición». consejos para X) y en Egipto (sobre todo enseñanzas. también colecciones de proverbios. lo mismo que en Israel se expresa en determinadas formas y géneros que aquí no podemos detallar.D) TRADICIONES SAPIENCIALES I. causaba el estado de bienestar o al menos lo fomentaba. era una ocupación intelectual. el artesano que producía obras de artesanía buenas y artísticamente valiosas. de tal manera que viene a ser la prudencia y el saber encaminados a la configuración práctica de la existencia»68. Aquí tenía su lugar la fórmula «Vete en paz» (Éx 4. Según parece. la salud (sean contigo)». según la concepción israelítica.9). Se refiere a la vida entera y actúa en todos sus campos. Bendición y maldición. «la paz. Se pueden ampliar estos deseos. 128). secretas. porque. 127. SELLIN . a las formas de locución sapiencial pertenecen aquellas maneras de hablar y aquellas afirmaciones formales que pretenden alcanzar ese fin para quien habla o para su interlocutor. que da 285 68. Lo abarcado por el concepto sálóm encuentra expresión para el campo de la fecundidad y para el establecimiento de una situación saludable.).1. Saludos y deseos También los israelitas naturalmente tenían la costumbre de saludarse y expresar sus buenos deseos al encontrarse y despedirse. Se trata de bienes como los que la sabiduría —consistente. la vida misma. 2Sam 15. cf.18. instrucciones para X). una actitud ambicionada y un campo literario que se extendían por todo el antiguo oriente. G. La «sabiduría» es un proceder y obrar cuidadoso y reflexivo. según su concepción. todo el que poseía facultades especiales. mediante el cual uno se inserta en el orden cósmico existente.). basadas en exigencias concretas. Eintettung 332. Por el contrario. el saludo sálóm o salóm Pica. sobre todo como ciencia de las listas. Eran sabios.FOHRER. ante las que se encuentran Dios o el hombre. En este sentido se desea que «seas bendecido por Yahveh» (ISam 15. Así. aplicándolos no sólo a la persona a quien se habla. Testament. poseía experiencia práctica de la vida y sabía explotarla. 284 . experto y hábil. aotfla XTX. al que lo recibía le ayudaba en la configuración sana de su vida. Sin embargo. Altes ThW vil 476-496 (con bibl. os bendecimos en el nombre de Yahveh» (Sal 129. por ej. el rey que sabía gobernar. Por tanto. Después de lo dicho ya se comprende que la corriente sapiencial no tenía en Israel una existencia propia y aislada.. No se trata «de un dominio teórico de los problemas de la vida o del mundo. GIROS ESTEREOTIPADOS o FÓRMULAS PARA EL DOMINIO DE LA VIDA La sabiduría. Sal 1. 2. «feliz (el hombre) que» (Sal 1. la prosperidad.13).

De aquí que se pongan en su boca las fórmulas correspondientes (Gen 27. Ez 13). Con el término 'árür. 2. Pero la cita «¡Templo de Yahveh. Sólo Yahveh puede romper su poder e inclusive convertirla en bendición. junto con la amonestación sapiencial. LA SENTENCIA La expresión natural. ¿comparación?. «maldito». Ordenadas en series.4). la cesta y la artesa. En el campo de las bendiciones no se contentaron con meras fórmulas de saludo. II. junto con la concepción del mundo.12. «bendito». templo de Yahveh es éste!» (Jer 7.8 se sitúa en una determinada «situación vital». alcanza la maldición al hombre y a su campo vital (Dt 28. con lo que se impone su validez. Literatur 44. el fruto de las entrañas y el fruto del suelo. J.Josef Schreiner la fecundidad y la prosperidad. sus leyes y el orden que se manifiesta. y para transmitirla como doctrina o admonición. que la sabiduría se procura para expresar en palabras la experiencia de la vida que se ha ido acumulando. El refrán expresa de manera sencilla y sentenciosa la experiencia sobre la vida. como las que poseen todos los pueblos y culturas. Son proposiciones basadas en la experiencia. o le dan a una verdad la expresión que permite que otros la aprueben. la manera de obrar de la bendición sobre el que iba a ser bendecido. Según la concepción del antiguo oriente. el modo de ser de la época en la que surgieron.29. El Dios de Israel no toleraba prácticas oscuras que buscaban un dominio sobre la vida de los otros. Ecl 9. Constituye la forma de lenguaje sapiencial más sencilla y breve. por medio de giros estereotipados y frecuentemente en forma rítmica.16ss). El proverbio se distingue del refrán por su formación conscientemente artificial.26).11. ya de una sentencia «de los sabios»70. 1. también la maldición se relaciona con la concepción sapiencial de la vida.17s). Las fórmulas de maldición y de bendición recuerdan por su poder operativo los hechizos y fórmulas mágicas. Núm 22-24)..3s). El pensamiento sapiencial sabía también describir. y pueden determinar quiénes son los portadores de la bendición o sus bienes (Dt 28. por así decirlo. apropiada y. Reflejan. el parto de las vacas y la cría de las ovejas (Dt 28. 3.. 70. cf. 78. para expresar de manera eficaz tanto las prescripciones como sobre todo las prohibiciones (cf. HERRMANN. Gen 49). no son propiedad exclusiva de Israel. y en determinadas ocasiones puede afectar al bien sobre el que se fulmina: el suelo (Gen 3. buen sabedor de que sus vecinos poseían esa sabiduría en grado elevado. Pero como Yahveh es fuente de bendición puede decirse simplemente: «Yahveh sea contigo» (Jue 6. una ciudad (Jos 6. Cf. típica. se lo designa como sentencia. 287 . Ya en el refrán. J. los bienes de la vida y la misma existencia se aniquilan mediante la palabra operativa de la maldición. por pura y benévola donación suya (cf.39s. el mundo. Estas formulaciones se introducen con el término barük. IRe 20. 7.4: ZAW 62 (1956) 321s.14. templo de Yahveh. supra). pero también se emplea este nomb/e para unidades mayores (Sal 49. cf. tales eran los patriarcas o los moribundos en sus últimos momentos.27ss. el decurso de los acontecimientos. Se puede reforzar la maldición con acciones eficaces. Con la palabra poderosa de la maldición se niega y destruye para el aludido aquello que quiere ofrecerle al hombre la sabiduría. Naturalmente había personas de quienes se pensaba que estaban provistas de poderes especiales. ya se trate de una experiencia vital del pueblo». 69.4. En el AT se la llama mñsñl (¿igualdad?. es la sentencia.17). Por el contrario. Quizás habría que emplear esta designación para aludir a proposiciones «que crean una realidad. compartida también por Israel. las fórmulas de maldición se traspasan a la esfera legal y sirven allí. ZU Jer 22. que poseían más poder que otros para invocar una bendición o maldición efectivas. sus conexiones. Rut 2.2). ¿sentencia autoritaria?). HEMPEL. De aquí que los conjuros eran extraños al AT. Por medio de una derivación etiológica el refrán de 2Sam 5.5.4). En la religión yahvista estaban severamente prohibidas la hechicería y la magia 286 Formas y géneros literarios en el AT (cf. recuerda una fórmula mágica69. ISam 24. con su triple repetición.

hay formas de transición que son composiciones en las que se ha insertado material sapiencial. la rima (Prov 11. y el estilo rítmico. «La obra del "sabio" no consiste. No es posible establecer un límite claro entre lo popular y lo que fue formación de los sabios. Sin embargo.11).1) o de una comunidad determinada. Esto se logra no sólo añadiendo el razonamiento (Prov 25. muestran. o bien integrando la sentencia en formaciones organizadas temáticamente. se utilizan sinónimos (17. IRe 10.24ss). Su forma es x/x+1.2). presentadas en enigmas. Al comienzo sirvió seguramente no tanto para la pura diversión.25). como podría deducirse de Jue 14. Tubinga 31964.16). prueba de ello es el nombre müsál. E L ENIGMA El enigma (hidah) adopta la forma estilística de la pregunta y crea con ella un género propio dentro del discurso sapiencial. SAÜER.2. la paronomasia y la asonancia (11.27) y los juegos de palabras (6. 113. Aun71. Introd. EISSFELOT.» (30. de manera que luego muestra su eficacia en la configuración de la vida. común a ambos. LA SENTENCIA NUMÉRICA La sentencia numérica.27s). el género avanza hacia la unidad armónica y acabada. sintético. Se 73. es decir. El recurso estilístico ayuda a hacerlo memorizable. en la primera parte del versículo se da un número determinado. al ser reconocidas. ahí reside parte de su fuerza. 288 Schreiner. con todo.11).3). así como la rima (11. en lograr la sentencia concreta que — según demuestran las observaciones comparativas— representa con mucha frecuencia un material recibido de la tradición.4s). 72. Es de pensar que debió ser útil en el aprendizaje de conocimientos sapienciales. en la segunda parte se da ¡el número inmediatamente superior bajo el mismo calificativo que 'se desarrolla a continuación: «Seis cosas hay que aborrece Yahveh. Es de notar que el proverbio artístico tiene forma métrica. el estudio de G. Etnleitung in das Alte Testament.25)» 71. propio de los sabios. SELLIN .Josef Schreiner formado en boca del pueblo y que surge de modo espontáneo. Formas y géneros literarios en el AT que debió surgir «del arte popular de la palabra». propia del ámbito cananeo74. Éste es el caso patente de los cantos sobre la sabiduría personificada (Prov 8. 9).21 s) y la finalidad (26. J. Ciertas realidades. IV.2). En su estructuración tiene un papel especial el parallelismus membrorum (sinónimo. dentro de una sentencia. En el proverbio encuentran aplicación la paronomasia (Prov 13. como ya se ha indicado. antitético). de exhortación (en especial Prov 1-9) y de advertencia (6.18). Job 20. Die Sprüche Agurs (BWANT 84).21). HEMPEL. 12. Stuttgart 1963. sino para probar si el interlocutor había de ser tenido igualmente por iniciado en los misterios de la vida (cf.14-18. Era un arte especial. siguen siendo dichos sapienciales independientes (cf. «En la práctica. V. el ordenar las sentencias aisladas dentro de unidades mayores.» (Prov 6.1-23). 74.30ss) y la comparación (15. debió surgir de la yuxtaposición de sentencias que. Pero también en la facilidad con que el discípulo del sabio.. la intuición y la capacidad del interrogado. la aliteración (8.FOHRER. sino en su inserción dentro de una serie como tal. Cf. Ésta es la unidad "estética" buscada y constituye a la vez el tránsito a los "poemas sapienciales"» 72.25) y repetición (3.4-29). «Tres cosas hay que me desbordan y cuatro que no conozco:. la sentencia presenta la forma de declaración afirmativa (Prov 10. el ejemplo (24. 19 289 . lo aprende y conserva. El poema didáctico sapiencial. que trata un tema con una secuencia lógica de pensamientos. Estilísticamente. y siete que le causan horror:. O. acompañado de una tipificación. Literatur 50. Einleltung 341. la enumeración (24. llamado frecuentemente «hijo»... representa un medio conocido también en Israel para enlazar en una unidad el material sapiencial relacionado entre sí. Junto a éstas. se da un cierto sello característico. pronto fue «asumido también por la literatura sapiencial»73. E L POEMA DIDÁCTICO SAPIENCIAL III.. aunque tratan del mismo tema. sino también con medios estilísticos (30.

y en torno a la alabanza y necesidad de la sabiduría. es con el objeto de indicar desde el comienzo que en Israel no se les puede separar. No sólo los sabios. Sin embargo cada uno de estos campos posee su carácter propio. que no necesariamente han de ir unidos. para cada uno de los textos O.15-24. Se emplearon. 7). los dos reinos aparecen como dos hermanas impúdicas (23). 40. en una narración. la parábola de 2Sam 12. Como era de esperar. ÍNDICES VI. Hay una serie de salmos que han sufrido su influjo o han sido compuestos según este tipo de poesía (cf. GUtersloh 1963. Pretende con ello visualizar pensamientos. Das Buch Hiób (KAT xvi). tan estimada por la literatura sapiencial.6ss). La temática de estos poemas didácticos forjados en el pensamiento sapiencial. los rasgos esenciales que han de aplicarse de modo explicativo a la persona o cosa significadas por ella. con lo cual resulta tan claro para el que entiende como inaccesible —y es su desgracia— para el que está obcecado. para hacer una crítica velada o rechazar una exigencia desmedida. LA COMPARACIÓN También se empleaban en Israel géneros que colocaban la comparación.2-8. 75. VIL ENUMERACIONES.27-37. enumeraciones. 290 Las series. 36. y aparecen en forma de la mujer legítima y la mujer extraña. sin embargo. 291 .26.4-39. 38. cf. Ejemplo conocido es la fábula de Jotán.13. • Formas y géneros literarios en el AT 3. La alegoría construye una historia a partir de metáforas expuestas con mayor o menor extensión. La interpretación puede darse automáticamente. también los profetas sabían que el lenguaje plástico puede hacer que las ideas y afirmaciones resulten gráficas. también 2Re 14. La parábola no tiene aún la forma precisa de las parábolas neotestamentarias. El enunciado permanece aquí encubierto. que cuenta entre ellos 24. Estos poemas didácticos se encuentran en el punto de transición hacia la poesía lírica. o bien se añade expresamente (Ez 15.2541. como en el caso de «la mujer-sabiduría y la mujer-necedad». También la fábula. listas. Cf. cf. en el centro de la exposición y argumentación. se centra preferentemente en torno a la suerte del justo y del culpable. 1.Josef Schreiner requieren investigaciones sobre el estilo y el vocabulario para separar lo que es herencia recibida por tradición y lo que ha sido compuesto expresamente. FOHRER. reflejan la situación de Palestina. palpables y asimilables. El libro de los salmos da testimonio de ello: los salmos son con frecuencia oración y canto al mismo tiempo. con la energía de su interpretación: «¡Tú eres ese hombre!» (v. aunque ciertamente prefiera una prosa elevada y artística. 34). 2. Sal 1. Así por ej. sino que frecuentemente se sirve de la prosa. no fueron asumidos en su totalidad por el AT. tiene su lugar en el AT. 40. índices de materias o de nombres. que toma sus materiales del mundo animal o vegetal. E) TRADICIÓN DE CÁNTICOS Y PLEGARIAS Si se toman en conjunto estos dos campos. Ezequiel presenta a Israel como el leño de una vid (15) y como una niña expósita (16).14-16a¡ 28. 30. Pero ofrece asimismo. en cánticos salpicados de elementos sapienciales (Sal 104) y dejaron sus huellas en el libro de Job75.30. ni la oración requiere una estructura poética.5-8. de Jue 9.9. De ahí que unos y otros utilizaran formas de locución que de suyo pertenecen al lenguaje sapiencial. surgidos de una actividad lexicográfica de carácter didáctico. Tampoco en Israel es religiosa ni expresión orante cualquier poesía. en Prov 1-9 se personifican la sabiduría y la necedad. conceptos y hechos importantes.

EISSFELBT. que pretende animar y a la vez asegurar el éxito.7-8. 79. 7. véase el comentario de W.12). se nos han transmitido textualmente composiciones que celebran una victoria y que deben incluirse en el género del cancionero.9-17.19-27. 6. una hazaña particular o al jefe victorioso (cf. es un canto compuesto por un poeta cortesano o un profeta cúltico. el canto de exaltación. en Gottes Recht. Los cantos de amor y de bodas... a diferencia de Cant. Incluso en los himnos triunfales pueden aparecer versos satíricos intercalados (Jue 5. Pero los mismos profetas adoptan este género y lo desarrollan en cuanto que la canción satírica «se compone en relación con un suceso futuro presentándolo como ya sucedido» m (por ej.13s. el canto descriptivo. Is 5.. quiere hacer de alguien el hazmerreír de todos..20s. Einleltung 120. 1-3. Y cantan los jóvenes en la oscuridad una copla satírica sobre la belleza otrora alabada (Is 23.21-28). Die Klagelteder (KAT XVII. una canción de trabajo. por ej. Se puede establecer una serie de géneros menores: «el canto de admiración. l. CÁNTICOS DE LA VIDA COTIDIANA «También en Israel cantan los niños en la calle mientras juegan.1 ls es la canción del centinela. y los adultos en el trabjo y en el campo. El Cantar de los Cantares contiene toda una colección de estos cantos que exaltan el amor y las nup76. en la celebración de la victoria hay tiempo para componer y ejecutar cantos más extensos (Jue 5). por ej. 2. 3.7s. cf.. H. La canción satírica. 1.16) .17s.8s. Einleltung 296. Die israelitische Lileratur S. que destaca lo esencial del acontecimiento. Einleitung 124s. l. Éx 15. se entona una canción de pocas palabras. por ej. en parte. 2. la canción del centinela.Formas y géneros literarios en el AT I. Is 21. la relación con Dios está expresada con claridad (v. la alegría y el canto resonaban cuando. 80. son cantos compuestos para la celebración de la boda y ejecutados en ella (3. el diálogo jocoso. 77. Das Buch Ruth.4s»79. No se trata ni de un drama de amor. Por el contrario. ISam 18. 2. desde lo alto de la torre. Gütersloh 1962. Suele introducirlo la exclamación 'ék o 'ékah. 292 293 . que debían provocar la derrota del enemigo (cf.27-30) y exaltar la propia superioridad (2Re 19. F. Is 47). los parientes o las plañideras profesionales (cf. y que tiene lugar inmediatamente después de regresar el ejército y en fiestas organizadas expresamente para celebrar la victoria»77. EISSFELUT. Los aludidos quedan malparados y vencidos. ni de la celebración de las bodas de los dioses. 2. 3). 9-11.FOHRER. En este contexto habría que mencionar también el salmo 45. el relato anecdótico. y el cántico de nostalgia. por ej. Munich 1961.28-30). RUDOLPH. 6.1-7. En Israel parece que con la aparición del profetismo la antigua poesía satírica fue quedando cada vez más relegada a un segundo plano. cias.33s). 78. La canción satírica «representa un arma política. por ej. GÜKKEL. desprestigiar a pueblos y tribus enteras (Núm 21. en la cámara mortuoria o junto al féretro. habría que catalogarlos más bien entre las «sentencias» y en la categoría de la maldición. «Con frecuencia oímos hablar de la ejecución de tales cantos de victoria. 4. Y en la noche resuena con fuerza. Es preciso resaltar algunos géneros que llegaron a ser importantes para el AT. Con la espontánea alegría que produce el regreso de los combatientes victoriosos. El júbilo. y los textos de conjuro.8-14).4ss aluden a las canciones de tos bebedores. comparaciones y alegorías.8s. Das Hohe Ued. Einleltung 133. 2Sam 1. SEULIN .5s. terminada la cosecha. Mientras que en el AT sólo se conservan alusiones a los cánticos de batalla (como Jue 5. O.llss y Am 6. tarea que atañe sobre todo a las mujeres. Núm 22). 1.6s). por ej. O... Cant 1. HORST. La entonan. en honor del rey y con ocasión de su boda.. cantos de amor rudos y naturales.2. que proporcionaba protección y confianza al propio pueblo y hundía al enemigo en el desprecio y la aniquilación.6-11. 4. «¡ah. siendo reemplazada por las amenazas proféticas contra los pueblos extranjeros». A. para subrayar expresamente la superioridad del vencedor. testigos de un erotismo fuerte. se celebraba una boda con fiestas que duraban siete días. en Núm 21. por ej. pero sano y limpio (1. «En parte son.1517. una especie de másál. El cántico de victoria. por ej. la autopresentación. O. EissFEUxr.1-6)78. La elegía (qináh). l. El canto acompaña todos los momentos culminantes de la vida»76. 176-187. Die Formen des althebraischen Liebesttedes.

aparecen claramente dos sufrimientos: la enfermedad y la acusación ante un tribunal. la parte principal (corpus hymni). después asimiló algunos motivos e influencias del entorno de Israel. op. El género de la descripción teofúnica83 (cf. los cánticos sobre Sión (46.1-14) lo mismo que a los pueblos extranjeros (Ez 27. 76. con ocasión del servicio cúltico de su pueblo. SCHÜSSLER .. u otras semejantes) — típica de las lamentaciones—. GUNKEL-J. De ahí que sólo sea posible mencionar los géneros y. Einleitung iif die Psalmen. 388ss. también C.. aludir a sus subdivisiones. En la estructura básica de la lamentación destacan tres partes principales. Berlín 1953. /) La gran masa de los salmos se compone de cánticos en los que se expresan las tres actitudes fundamentales de la expresión suplicante. op. K. Israel coleccionó los cantos que entonaba ante Yahveh y la lírica cultual que ejecutaba delante de su Dios. que celebran el reinado del Dios de Israel con la fórmula característica jhwh málak. que destacan como tema especial el motivo hímnico del poder creador de Dios. Canta con dolor el pasado y el presente. se convierte aquí en un terrible anuncio del juicio por encargo de Yahveh.. El cambio 83.. Por lo general está estructurado en tres pasos: la invitación a la alabanza de Dios (en imperativo. Como subespecies del himno mencionaremos: los cantos de entronización (47. KOCH. con un dominio de participios o de oraciones relativas. salvo algunas excepciones. la plenitud de la vida precedente y la rigidez actual de la muerte. KOCH. con la descripción de las penas (enfermedad. pues. Die Geschichte einer atl. 195-208. Cf. «Yahveh reina». Para la investigación de los géneros de los salmos siguen teniendo importancia fundamental: H. seguramente que muchas fueron consideradas y utilizadas como formularios. aportación de motivos que deben mover a Yahveh a intervenir (su voluntad salvífica. en el libro de los Salmos. cit. «alabanza. Conforme a su naturaleza. 82. su vieja actitud generosa. con la que se pide a Dios que escuche y ayude. alabanza. I. con peticiones. de la misma manera que debió ocurrir con los cantos de acción de gracias. repetición de la invitación. SCHREINER. acusación. aplicándolo al propio pueblo (Ez 19. sobre todo por obra de Ezequiel. Gotinga 1933. 294 295 . o algo semejante)M. CANTOS CULTUALES (SALMOS) Formas y géneros literarios en el AT «salmos creacionales» (8. op.Josef Schreiner cómo. la alabanza de Yahveh. Gattung (WMAKT 10). b) Las lamentaciones presentaban ante Yahveh las necesidades del pueblo o las del individuo. el «libro de oraciones» de la comunidad postexílica M. introducida por ki. 48. Mezclada frecuentemente con la burla. la parte principal. etc. id. que en cada caso resulta evidente el sello peculiar de los cánticos. reuniéndolos. distinguir dos grupos de lamentaciones individuales: los «salmos de enfermedad» y las «súplicas del acusado». la introducción. II. en E. El final. también de cantos de lamentación y de acción de gracias. cf.!». utilizando para ello la descripción y glorificación de la sede de su reinado terreno. los ejemplos en K. 19A. Struktur und Geschichte der Klage im AT. Véanse los ejemplos. y el final (petición. su honra atacada por los enemigos1. por lo general en imperativo. «porque». y dedicado a describir las propiedades de Yahveh o de sus hazañas. cit. 84.) protestas de inocencia. reconocibles siempre por su contenido y su propósito. Das Loben Gottes in den Psalmen. Hirie Israels stell uns wieder herí Auslegung von Ps 80: BiLe 10 (1969) 95-111. 104). Theophanie.4-21). Hab 3). WESTERMANN. 96-99). Se inserta el género en el ámbito profético..32.. 209-222.4s. a lo más. J. Is 14. Cuando el individuo despliega ante Dios su situación atribulada. cf. Se puede. en Forschung am AT 264-305. en cuanto confiesa el poder irresistible y victorioso del Dios de Israel. Cf. yusivo o cohortativo). petición. a) El himno (fhilláh. BEGRICH. JEREMÍAS. 122) que exponen. Sal 29. Se distinguen las lamentaciones del pueblo y las del individuo. Es posible que tenga su «situación vital» en el cántico de victoria cúltica. 93. 84. cit. acción de gracias-». los 81. está marcado por las características propias del himno. son tan variadas sus posibilidades expresivas. en cada caso de manera propia. y a veces también confesión de los pecados. cántico de alabanza) resuena en honra y alabanza de Yahveh. Neukirchen 1965.FIORENZA. como petición renovada o expresión de la certeza de ser escuchados o de haberlo sido ya M. manifestaciones de confianza. puede ampliarse mediante una breve enumeración de motivos o razonamientos. También en otros géneros los motivos y enunciados hímnícos van unidos con la acción de gracias y la súplica. como llamada a Yahveh. Jue 5. 87.

16) o la confesión de pecados (cf. en poemas a veces muy extensos. Este salmo 110 es una especie de declaración de gobierno. son la ley de Yahveh (Sal 19B. el justo (Sal 1. 86. Así por ej. Como característica distintiva. a) Salmos reales. puede explicarse. manifestadas a los circunstantes. Rara vez ocurre el canto de acción de gracias del pueblo86. Temas tratados.Josef Schreiner repentino que las lamentaciones individuales ofrecen. Auslegung von Ps 124: BiLe 10 (1969) 16-25. alabando a Dios y. 13. ante la comunidad reunida. El salmo 107 constituye un canto de acción de gracias para cuatro grupos. Sal 6. acción de gracias) y que no pueden por tanto contarse entre los géneros (1 a-c). B. el Sal 110 un formulario para su entronización. Pueden desarrollarse incluso en sentencias de experiencia o doctrinales (Sal 32. hacia el final. Haciendo caso omiso de los ya mencionados salmos 15 y 24A. BEGRICH (cf. SCHREINER. Se impone la forma de la poesía proverbial 87. El Sal 21 se mantiene a medio camino entre la acción de gracias y la petición. 130). Aus schwerer Kmiikheit errettet. 78. frecuentemente lo hace en modo cohortativo y con la fórmula «quiero alabarte. Sal 11. supra) de la profecía del Deuteroisaías. 119). o también por autodenominarse má$ál (Sal 49. El Sal 2 pudo haber sido un formulario para la unción del rey. 2) Es preciso mencionar expresamente una serie de salmos que no surgieron de las tres actitudes fundamentales mencionadas (alabanza. Mientras el salmo 89 ha de contarse entre las lamentaciones y el 18 entre los cantos de acción de gracias. que incluye igualmente una exposición de la necesidad precedente y del giro experimentado. 73). Wenn dar Herr nlcht für uns wdre. los salmos 20. ThLZ 81 (19S6) 341s. Sal 51. Al comienzo expresa el hombre agradecido su intención de alabar a Yahveh en una acción de gracias. etc. JT. sirve la comproba87. a nivel de género. Cf. Israel podía expresar su gratitud en los himnos. la historia de Israel con las enseñanzas derivadas de ella (Sal 78. 144 y. Auslegung von Ps 30. La parte principal contiene como elemento característico el relato de la ayuda experimentada. la conducta recta (Sal 37). seguramente. ORACIONES No es posible establecer naturalmente un límite preciso. a quienes invita a su vez a que den loa a Dios. cantados por el orante (II. hay que mencionar que la investigación trata de determinar lo más exactamente posible la «situación vital» de cada caso. como la expresión de confianza (cf. Es posible que algunos temas de la lamentación se independizaran y extendieran hasta formar verdaderos cantos. Al final puede volver sobre 85. Pero en el salterio hay abundantes muestras del canto de acción de gracias del individuo. petición.FOHRER. también el 72. 1 a-c) y las oraciones. con mucha frecuencia. y normalmente lo hacía así. Formas y géneros literarios en el AT la idea del comienzo. 44. ya como la adición de una acción de gracias que resonaba en el templo después de la liberación.. y su misma existencia está sometida a discusión. Finalmente. 34. WÜRTHWEIN85 querría entender el Sal 139 en el sentido de que el orante pide «un proceso contra sí mismo. Seguramente que en algunos casos esta certeza la provocaba un oráculo salvífico sacerdotal. entre los cánticos cultuales. mediante el cual desaría evidentemente que se llegara a probar lo insostenible de la acusación elevada contra él». III. la recompensa (Sal 49. 112). sobre la acción de gracias individual: id. 11. Se pueden reconocer los cantos de origen o rasgos sapienciales por la forma acróstica que presentan (25. b) También la sabiduría dejó sus huellas en el salterio.2). con el canto de acción de gracias a Yahveh (cf. BiLe 10 (1969) 164-175. 105s). como concluyó J. la gratitud por la ayuda de la que el Señor ha dado pruebas. 22). expresar un voto de alabanza. y probablemente implica un reconocimiento de la monarquía. 112). exponer una petición. Erwagungen zu Ps 139.5. c) El canto de acción de gracias (tódák) expresa. Etnleitung 308-318. 296 297 . Véase para todo el salterio la relación de SELLIN .E. Yahveh». Resume su experiencia en proposiciones de validez general. Y el Sal 132 es una liturgia para celebrar el santuario de Sión y al rey davídico. la concordia fraterna (Sal 133). 73). representan oraciones por el rey. normalmente. vamos a presentar brevemente dos grupos. ya como expresión de la certeza total de ser escuchado.

4-19) con una mirada histórica retrospectiva. Cf. Dan 9. Oraciones que se aproximan a tratados teológicos. siendo de notar que Neh 9 presenta también un claro «carácter cúltico»88. 56-82. porque es evidente que el evangelio de Marcos contiene también tradiciones verbales. Sólo con un estudio cuidadoso y continuo de su modo de hablar es posible percibir y transmitir su testimonio90. en prosa o prosa artística. tomar esta división en sentido exclusivo. La acción de gracias puede introducirse al comienzo (Gen 32. O. 90. En la oración penitencial es la petición de perdón de los pecados el tema único (Jue 10. 299 298 . salvando y juzgando. 3.10-19. o bien con una «narración laudatoria». su lenguaje creyente y confiado acerca del Dios y Señor que. 46s. Neh 1. Verkündigung des Gotteswortes aus moderna. Los autores veterotestamentarios querían expresar lo que ellos creían y confesaban por medio de las formas y géneros que hemos debido presentar en una rápida ojeada de conjunto. y puede tener en ella su fundamento.5-11). El contenido no va mucho más allá de los discursos. No debemos. una confesión de los pecados.6-12. lCro 29. mientras que la fuente de logia (Q) aporta el material de los discursos. J. 1. se encuentran en la obra deuteronómica (IRe 8) y en las Crónicas (por ej. antes de las palabras petitorias. Esta división bimembre recuerda la teoría de las dos fuentes de la crítica literal: para Mateo y Lucas el evangelio de Marcos suministra principalmente el material histórico. cuando se pide la realización de aquello en que se cree y que uno confiesa89.Josef Schreiner ción de que estas últimas están compuestas. obra la salvación de los hombres. el recuerdo de las muestras anteriores de benevolencia por parte de Dios (IRe 3. SCHREINER. El Cronista utilizó como recurso expositivo la oración para dar realce a personas importantes y a su obra. Jud 9). 28). y presentan por lo tanto una menor elaboración formal. Wurzburgo 1968. 89. en Aspekte heutiger Exegese. 2Sam 7. 645. las súplicas llegan a ser francamente detalladas y ampulosas (2Cró 20.10). Jue 16. y. petición o deseo. tiene su precedente en la distinción de la tradición judaica tardía en halakha y haggada. Leipzig 1957. cf. Estas breves súplicas penitenciales se amplían hasta convertirse en largas oraciones (Esd 9. que puede comprobarse ya en la primera Iglesia. 2.6-9). la fuente de logia Q ofrece perícopas aisladas que por su forma se acercan más a la tradición histórica. Finalmente. «pero se puede hablar de manera más conmovedora en la oración.6-15. PLOGER. Das Prosagebet In der nachexiUschen Literatur (disertación). LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS Las formas que se dan dentro de los evangelios sinópticos se pueden dividir en dos grupos fundamentales y podríamos designarlos como tradición verbal y tradición histórica. I. JOSEF SCHREINER 88. Dehn. mientras que los relatos sobre los hechos y episodios de su vida pretendían explicar quién y cómo era Jesús. Reden und Gebeíe im deuteronomistischen und chronistischen Geschlchlswerk. 35-49.18-29). En general podemos decir que en la Iglesia apostólica las palabras y dichos del Señor se consideraban como instrucciones doctrinales. IX Jornias y géneros literarios en el TJueva testamento Los escritos neotestamentarios contienen un material de tradición acuñado en diversas formas y fórmulas literarias. La división de la tradición en verbal e histórica. HORNIG. y motivación o exposición del objetivo buscado (cf. en Festschrift G. B. a su vez. Neukirchen 1957. Las oraciones de súplica constan de invocación. con todo.Exegese. ThLZ 83 (1958) 644-646. También tiene cabida. 10-13.

24. sino por razón de lo que ven y oyen. 35. es naturalmente objeto de discusión. y con la alocución (cf.13.1. está puesto en futuro. más concretamente en la perícopa Mt 13.19. y asimismo Is 8.2.12. '1967.16. El anuncio salvífico del reino de Dios se expresa por medio de una frase con fai ( = porque). sobre el que claramente se carga el acento.). Eclo 48. Aun admitiendo que quizás Lucas recorta el parallelismus mémbrorum. y como la fórmula introductoria del v.1-10). Podemos elegir algunos ejemplos para estudiar brevemente su forma. como ya en el Antiguo Testamento y en los escritos tardíos del judaismo. 7-10). que tiene su paralelo en Mt 6. 3-6.2. 59. al paso que Lucas la sitúa en un conjunto de sentencias escatológicas (Le 13. a) Dichos proféticos.7-11) como en textos apocalípticos (Henesl 42.10-17. el mensaje de salvación reviste forma de macarismo.22). Mateo lo pone en el capítulo de las parábolas.4. los condensa Jesús en el anuncio de su mensaje sobre la proximidad del reino de Dios. Tal vez dependa también de esto el orden invertido que se observa en Mateo entre las dos: partes del logion.12. Con ello el logion se acerca formalmente a los macarismos. Mateo y Lucas lo insertan en contextos diferentes. 10.5.44). Bajo diversos aspectos se piensa siempre en las mismas personas 1. Jer 10. 43. 114. lo incorpora Lucas a la sección 12.28. sobre todo cuando tales palabras faltan en el relato paralelo de Lucas (Le 7. Ya en el Antiguo Testamento y en la literatura del judaismo tardío se encuentran listas de macarismos. La tradición verbal La clasificación de los logia en grupos. Le 12. Is 10.21.32: El logion. que se encuentra frecuentemente en los discursos proféticos veterotestamentarios (cf. 11 repite la del v.28.23.45). Podemos admitir en lo esencial.14. el de la literatura apocalíptica (Dan 12.24 = Mt 13. Jer 46. La frase comienza con el requerimiento «No temas».20-23). Esto es más patente en Mateo que en Lucas: aquél articula los macarismos en dos estrofas (v. Sal 1. 4Esd 7. 300 » El anuncio de la salvación aparece en la segunda parte del lo\gkm e imita los vaticinios salvíficos de los profetas (cf. 6-14. BULTMANN.11.11. es decir. y esto tanto en la literatura sapiencial (Eclo 25. 41. Lo que ven y lo que hace que sus ojos sean bienaventurados es la salvación mesiánica (cf.. 54.12: Mateo trae la sentencia dentro de la perícopa de la curación del siervo del centurión de Cafarnaúm (Mt 8.Formas y géneros literarios en el NT ''•' 1. SalSalomón 17. y otro.4. Jer 3.22-30).3-10 = Le 6.14.7.4.22-31. Es evidente que Jesús utiliza la forma del macarismo apocalíptico. Dte Geschichte dar synoptischen tinga 1921.28.6. «sin embargo la originalidad está ciertamente de parte de Lucas cuando los oyentes no son proclamados dichosos precisamente por oír y ver. A veces. Lucas lo hace en la acción de gracias de Jesús. de lo que viven»'. la proposición 8TI contiene una afirmación sobre Dios. 50. 10. Mal 1. Macarismos en serie ofrecen los evangelios sinópticos en las bienaventuranzas del sermón de la montaña (Mt 5.5-13. el de la sabiduría proverbial (Prov 3. Tob 13. 18.44. Al igual que éstos. Le 10. la agrupación que reseñamos aquí sin pretensiones de ser exhaustivos. Le 13.25-33. Tradition (FRLANT NF 12). 44. sin embargo. R.5-13).11). etc. Is 7.10. Los dichos proféticos que se refieren a la salvación. cf.29 = Mt 8.1-16).12. 17. Mateo es ciertamente más original por expresar las afirmaciones sobre los bienaventurados en tercera persona. En todo caso.5. 51.24). pero con una nueva introducción. 52. Al anuncio salvífico. etc. hay que admitir que la redacción lucana de la sentencia — como suele ser frecuente — se aproxima más a la redacción de Q que la del evangelio de Mateo. le precede una palabra profética de amenaza.17: Estamos ante un nuevo logion sacado de Q y que originariamente fue una pieza independiente. es seguro que el primer evangelista ha incorporado las palabras a la perícopa de 8. a diferencia de éstos. SalSalomón 4.18. pero.1). Aquí con toda evidencia presionan dos modelos: uno. éste contrapone cuatro amenazas a cuatro macarismos. Go- 301 . 8. con su precisa caracterización.32s. (Le 10. Como por su forma el logion no encaja en un relato milagroso. Is 49. pieza autónoma en un principio.23.

«Pues. Tal vez quepa pensar aquí en la bienaventuranza pronunciada en Le 11. El concepto del término comprende una gama amplia: desde el refrán. alegoría (Mt 13.25). Esto vale tanto para los proverbios como para las frases formuladas en forma proverbial: Ejemplos: Me 6. que le acreditan como profeta.49-51.45: «El hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca cosas buenas. paradoja (Me 10. Is 5.13-15.9). y el malo saca cosas malas del mal tesoro de su corazón» (paralelismo antitético). como por ej. En ambos casos se debe observar que el ius talionis «se desplaza a la época escatológica»2 (cf.34í>: «Bástale a cada día su afán». Mt 7. reside en el anuncio que hace del tiempo nuevo de la sal> vación.6-19.42 = Le 11. maSal alude principalmente a un dicho que contiene una comparación o la provoca. Lo contrario del macarismo es la maldición. Por este camino la vinculación formal de los macarismos con la forma de los enunciados escatológicos encuentra también su correspondencia real.1.24-30).. Nos encontramos.23). Lo mismo que en la literatura sapiencial del Antiguo Testamento y del judaismo tardío. a modo de un parallelismus membrorum: Le 6.Heinrich Zimmermann que se caracterizan por su actitud ante Dios y su conducta con el prójimo.37-39 = Le 13. en Exegetische Versuche und Besmnungen yol. hasta la parábola propiamente dicha y la alegoría. hay que clasificarlos como dichos sapienciales. b) Dichos sapienciales. o en forma casuística como en Me 10.19. SStze hettigen Rechtes int Neuen Testament. cf. Gotinga H965. esas maldiciones se acercan a los discursos conminatorios de los profetas (cf. Mt 19. Hab 2. Henet 94-103) y aparecen frecuentemente asimismo en los dichos de Jesús (cf. Probablemente es por eso que Lucas contrapone cuatro maldiciones a las cuatro bienaventuranzas (Le 6. Para todas las acepciones comprendidas en el concepto de este término se pueden encontrar ejemplos en las palabras de Jesús: refrán (Le 4. E. de la abundancia del corazón habla la boca». constituye una serie de variaciones sobre el mismo bien: el reino de Dios. Si bien tales logia pertenecen a un tipo de enseñanza muy extendido y que colocan a Jesús en la línea de los doctores del Antiguo Testamento y de sus contemporáneos. también en los dichos de Jesús se acude con frecuencia al ¡nasal.21-24 = Le 10. Mt 23. d) Parábolas. II.8-12.41. y aquí hay algo más que Salomón» (Mt 12. Mt 11. KXSEMANN. la paradoja y el enigma.4ss = Le ll.57 = Le 4. Mt 26. La novedad de los logia de Jesús. Todas las maneras de hablar de los evangelios sinópticos que 2.34-36 = Le 11. forma que Jenía ya un patrón en la literatura sapiencial veterptestamentaria y en la del judaismo tardío.43ss.31. 303 . Aunque más exactamente deberíamos hablar del masal como de una forma de logion. Entiende el Antiguo Testamento por masal la exposición breve y vigorosa de un pensamiento valiéndose de una sentencia y proverbio.2. 302 Formas y géneros literarios en el NT Dijimos antes que en las sentencias sapienciales se utilizan los macarismos.32.456.24-26).31. como también en otros libros se encuentran yuxtapuestos macarismos y maldiciones (cf.34. '! Como se ha hecho notar una y otra vez. Mt 23. por lo mismo. proverbio (Mt 7. enigma (Jn 2. Mt 7.24): «Ningún profeta es tenido en poco sino en su patria y entre sus parientes y familia».4 ( = Mt 13.41. Mt 23. que recibe propiamente la promesa de salvación.38). 69-82.17). Le 6. c) Dichos legales. 70. También la motivación de las bienaventuranzas. Henet 5.35). Un proverbio de esta clase puede construirse también con dos miembros. Mt 12. cf.6. Desde el punto de vista de la historia de las formas. del Reino de Dios. o la presentación más o menos desarrollada de una idea mediante una imagen o comparación. 33. Varios logia de Jesús adoptan forma de dichos legales y hay que admitir con toda seguridad que así los entendió y transmitió la Iglesia primitiva. debemos decir sin embargo — como en el caso de las palabras proféticas— que «Aquí hay algo más que Jonás. pasando por el proverbio de tipo sapiencial. No cabe duda de que muchos de los logia de Jesús.1. con logia en forma de sentencias jurídicas apodíctícas.42.1 y Me 8.32).7).4-7). parábola (Le 15. la forma de la sentencia profética hinca profundamente sus raíces en eí Antiguo Testamento. Mt-6.61 par). 10. Le 11.12 (cf.10.28.. En esl 52. desde el punto de vista de su forma.36-43 comparado con Mt 13.

43) o «acaso» (cf. 12.49. Introd. Aunque las parábolas propiamente dichas a veces puedan haber nacido de frases metafóricas (como por ej. la parábola se ciñe a un caso particular y su nota característica es ser «una narración ornamentada con pequeños rasgos secundarios. del mismo modo en el cielo (forma sustitutiva de Dios) habrá alegría por un pecador convertido. Formas y géneros literarios en el NT la parábola hace referencia a una cosa que cualquiera en general haría. Me 4. 13.45. donde la parábola de la cizaña entre el trigo (Mt 13. O bien se abren con una introducción más larga. en ThW v (1954) 741-759.21).47. Mientras la comparación arranca de un hecho general conocido o de la experiencia. de la que arranca y expresa. También las acciones parabólicas pueden contarse en el grupo de las parábolas. Así Mt 13.24. mientras que el sacerdote y el levita pasaron de largo sin atenderle (Le 10. El contenido de la narración no es lo que un hombre cualquiera hace o podría hacer.31. valiéndose de un «es» o de un «son». lo que yo debo hacer. rexpapoM).8). ha realizado alguna vez (cf.20. 24-30) se expone alegóricamente. 18. metodológicamente no es admisible hacer resaltar todas y cada una de las imágenes. cf. Mt 13.36 —Mt 7. y no es raro en la vida de Jesús. Aquí está precisamente la línea divisoria entre parábola y ejemplarización: 3.24. Mt 7.31 = Le 13.1.1 — Mt 13.45.31. como Me 4.16.14. se siente a la mesa con los «pecadores» y los reciba en su casa (Le 15.44. art. Lo 6. Lo mismo ocurre en las comparaciones de Jesús (cf. 20 304 .25 par) o «es imposible» (cf. la alegoría en cambio consta de una serie de metáforas encadenadas) de manera que todas pretenden ser explicación de un acontecimiento real. por ej. por analogía.44.52. La metáfora describe un acontecimiento real o imaginario de la vida de la naturaleza o de la vida cotidiana del hombre. F.46). Por ej. sencillo o desarrollado.16) o Le 6. la ejemplarización propone un caso modelo: este samaritano concreto procedió ejemplarmente cuando se compadeció del caminante apaleado por los ladrones. Otra característica de la parábola propiamente dicha es que logra su fuerza expresiva por medio de una verdad general asequible a todo.26. Mt 6.33 = Le 13.21.22) o «todo aquél» (cf.47.30-37). Mt 7.36-43. en la mayoría de los casos se trata de una comparación desarrollada en la que metáfora y realidad se contraponen. 12. Aquí el tertium comparationis es la alegría.12-16). 13. Me 2. de las comparaciones rabínicas con dativo. sino lo que un personaje concreto.20s (algo similar en Mt 11. Me 4. De lo que ese personaje ha hecho en realidad se concluye.4. Como gesto parabólico se ha de interpretar el que Jesús. En la alegoría el hecho natural va cobrando paso a paso un sentido figurado: cada objeto y cada figura se convierten en una imagen del tema del que se quiere hablar.44). Le 15.30 = Le 12. A esto se añade el hallazgo de un rasgo común al acontecimiento natural y a una verdad divina o a una exigencia moral.43. Gesto parabólico es que tome a un niño. y en una situación concreta también. Mt 24. Las parábolas de los evangelios sinópticos suelen comenzar con una sencilla fórmula introductoria (por ej. 22.18. Esta introducción corresponde al comienzo.24. son el desarrollo de dos formas fundamentales: la comparación y la metáfora.Heinrich Zimmermann llamamos parábolas.19 par. Le 15. Mt 25.26.30s (cosa parecida en Le 7. 11 = L c 11. Por interesar sólo este rasgo. aquí todas las imágenes conservan su significación natural y propia.19. 749. 25. Mt 7. Ésta es la razón de por qué con frecuencia al comienzo de la parábola se ponen frases como «nadie» (cf.. Frecuentemente topamos con este fenómeno en los profetas veterotestamentarios. La parábola y la ejemplificación son formas especiales dentro del esquema parabólico.19.34.13-19 = Mt 10. Mt 7.1. 20. resultado final de la elaboración del material metafórico»3.26 — Mt 11. HAUCK. Si la parábola está muy cerca de la simple comparación y expresa con todo un proceso o una narración lo que la comparación indica con un «como» y la metáfora correspondiente. Mt 13. o cuando escoge de entre sus discípulos a los «Doce» para que sean patriarcas del nuevo pueblo de Dios (Me 3. Mt 13. 4-7: como un pastor se alegra de haber vuelto a encontrar la oveja descarriada. Me 2. Mt 13. 2-4 = Le 6. Le 6. se equipara a los relatos objetivos.2). No raras veces nos encontramos en las comparaciones rabínicas con la conclusión de lo más fácil a la más difícil.32. o bien hay una fórmula introductoria a modo de interrogación (cf. Por eso la metáfora.28. lo 305 Schreiner.23. Me 4. es el llamado tertium comparationis.16 = Le 7.2).13).18s) o Le 13.

El ejemplo anterior de las sentencias relativas al seguimiento nos ha demostrado que ya en Q se habían agrupado. o cuando lava a los discípulos los pies en la última cena (Jn 13. Especial atención merecen las frases que empiezan con las¡ palabras «Yo he venido». Me 9. o cuando maldice la higuera estéril (Me 11.18-35) sean otros tantos ejemplos de composición de dichos dentro de la fuente de los logia. Con todo.21).33s). Según esto cabe admitir que en Q estaban dispuestos en serie tres logia de forma muy semejante.28.35) o negativamente (Me 2. a lo que responde Jesús con una formulación breve y sentenciosa. si no os volviereis y os hiciereis como niños.20-49. A la misma forma pertenecen aquellas sentencias en las que en vez del «yo» se pone como sujeto «el Hijo del hombre». no entraréis en el reino de los cielos» (Mt 18. Derivan de la conciencia que Jesús tiene de ser el enviado de Dios (cf.21 ó Me 1. o bien de que le conceda un plazo. o la agrupación de las palabras relativas al Bautista (Mt 11. Con esta «dramatización» del diálogo el logion se asemeja mucho a una historia vocacional.1-10 = Mt 21.17).33-50 y 10. tal como puede reconstruirse a partir de Mt 5-7 y Le 6. Suelen introducirse con el giro «el Hijo del hombre ha venido» u otros semejantes (así Me 10. con un criterio objetivo. 60b. Formas y géneros literarios en el NT y la adición del v.1-9 =Lc 19. 25 = Le 10. La tradición parabólica que hay en Q muestra que la agrupación de parábolas semejantes dio origen a parábolas dobles (así. Mt ll. cf. Hay otras sentencias en primera persona que no deben considerarse formas propias por estar insertas en otras formas (por ej. e) Sentencias en primera persona del singular (Ich-Worte).24. no sobre el hecho en sí.2-19 = Le 7. Estas 307 306 . También la reunión de parábolas (Me 4. Le 4. f) Sentencias de seguimientos. cf.57-62— ya agrupadas en Q y presentar determinadas características formales. cada vez es un personaje anónimo el que se dirige a Jesús con la petición de que le acepte en su seguimiento. Nótese que en ninguno de los tres logia se habla para nada de cómo reacciona el interesado a los requerimientos de Jesús. i Mt 8. Le 19.Iss). que cobran un significado ejemplar. Mt 10. cosa que no falta jamás en las historias vocacionales. aquí —como en los otros dos logia— el acento carga.1-32) probablemente fue en líneas generales un hecho anterior al segundo evangelista.18-21 •= Mt 13.18-22 y Le 9.10. El segundo logkm (v. Me 1. o bien frases de diversa formulación en las que Jesús j habla de su misión (cf.18ss = Le 7. cabe pensar sobre todo en las grandes composiciones de Me 9. Le 9. 10. cf.45 = Mt 20. Le 22. 207. Mt 15. Das Evangelium nach Lukas (ThHK 3) Berlín 51969.24). en las que «la misión sirve para preparar la venida ' de Jesús»4 (cf. y lo que tiene que hacer. y palabras misioneras dirigidas i a los discípulos. Ya se ha demostrado antes que Lucas reflejó fielmente el modelo de Q hasta las mínimas correcciones estilísticas 4.1-3. Pueden estar formuladas positiva (Le 12. g) Composiciones de dichos. Le 13. Tal vez la forma originaria del sermón de la montaña. por ej. En estrecha relación con estas sentencias están las afirmaciones de los demonios sobre la venida de Jesús (Me 1.31-33).33-37. Le 10.. sino sobre las palabras terminantes de Jesús.49.. Mt 10.28-30).Heinrich Zimmermann ponga en medio de los discípulos y afirme: «En verdad os digo.29-38.46-48). GBUNDMANN.9). W. Gesto parabólico es asimismo cuando Jesús hace su entrada en Jerusalén cabalgando sobre un asno (Me 11. 59-60) cambia este esquema y empieza por la llamada de Jesús a su seguimiento. Zac 9.34.17. El tratar de las sentencias que hablan de seguimiento como de una forma especial creemos que se justifica plenamente por estar —como se ve en Mt 8.1-45. Dentro de la tradición pre-evangélica se pueden señalar taless agrupaciones de dichos no sólo en Q.16 = Le 10. para terminar con las palabras definitivas de Jesús. sino también en la tradición anterior a Marcos. cf. Por lo que hace a la tradición anterior a Marcos.19s. Mt 11. los logia similares.3. Tienen de común los siguientes caracteres: los tres están construidos en forma de diálogo.38) y contienen en formulación precisa la tarea de su misión. viene luego la petición de un plazo por parte del personaje anónimo.20. Se trata de exponer de forma plástica e impresionante lo que le espera al que ha sido llamado al seguimiento. Mt 5.12-14.29).17 par.34).

de la misma manera que dentro de Me 9. G. Si uno se atiene fundamentalmente al fondo tradicional que tuvo delante el evangelio de Marcos. directamente con los oyentes.» Prescindiendo de la teoría demasiado estrecha sobre la predicación.» 5) «Resonancia del relato en un pensamiento útil para la predicación. muy breve y sencilla. en una acción ejemplar de Jesús. y segunda. Los distintos aspectos no se excluyen mutuamente. BULTMANN mantengan posiciones notablemente dispares justo en este punto. lo más posible. Según él encontramos en el paradigma los siguientes rasgos típicos: 5. de extraño que M. Formas y géneros literarios en el NT 1) La perfección redondeada del relato que no necesita introducción ni epílogo. Nos hallamos efectivamente ante una pieza completa. 1-32). según puntos de vista formales y de manera adecuada al material de la tradición. pues en ésta no se encuentra una «historia de Jesús» que no haya que entenderla al mismo tiempo como una «historia de Cristo». apenas se dice lo imprescindible. podrá considerar posible la siguiente clasificación: a) Paradigmas.1-32). relaciona toda la narración. cuando constituye bajo esa forma el final de la perícopa. y esto por dos razones: primera. El ejemplo de la curación del paralítico (Me 2.33-50) o según el modelo de composición por enlace verbal (Me 9.49-50). extraídos de las diversas narraciones. 1. la reunión de parábolas en Me 4. 308 . Nada tiene. Tubinga H966. Sin apenas más datos sobre la situación. M. La tradición histórica La determinación de las formas particulares del material narrativo ofrece bastantes más dificultades que la clasificación de los logia. nada realista en un sentido mundano». DIBELIUS llama paradigmas a narraciones cortas y completas en sí mismas que servían como ejemplos en la predicación5.21-25). 2) La brevedad y sencillez de la narración. de la que se hallan ausentes tanto el interés biográfico como los rasgos personales de los actores. porque la determinación de las formas se ha de hacer. en cuanto regla de fe o de vida. Así. pues.40. nos encontramos con una típica composición por enlace verbal (Me 4. se pueden considerar acertados estos rasgos característicos. pruebas de su realidad». sino que las más frecuentes son las formas mixtas. 2. se describe cómo entre cuatro llevan ante Jesús al paralítico en una camilla. » ¥ 309 2. ¿Qué sabemos en el fondo de los personajes que nos salen al paso en los paradigmas? «Apenas nada. 12). a puntos de vista temática (como Me 9.49. cosa que a mi parecer no se ajusta al material de la tradición sinóptica. posee significación universal y.» 3) El estilo edificante.Heinrich Zimmermann agrupaciones de dichos del Señor obedecían a razones formales (cf. porque rara vez se presentan formas puras de un tipo concreto.33-50 se encuentran logia encadenados por su fondo temático (Me 9.50). 34-66. BORNKAMM ha propuesto — y muchos la aceptan hoy — la división entre «historias de Jesús» e «historias de Cristo». ya sea en una sentencia general. Lo que realmente sabemos y debemos saber es cómo responde Jesús a ese contacto. o finalmente en una exclamación del coro que ensalza el hecho. Faltan «datos sobre el historial del enfermo. 1. No se nos dice ni una palabra sobre quiénes eran aquellos hombres ni qué fue lo que les impulsó a llevar al enfermo a Jesús. si no es el hecho de que entran en contacto con Jesús y cómo han llegado hasta él. indicaciones técnicas acerca de la curación. él «tono absolutamente religioso de la narración. 4) El relieve acusado de las palabras de Jesús. La narración termina con la aprobación final a manera de coro (v.18). «Y siempre se advierte que la sentencia de Jesús. es decir. Es una señal de que la narración ha tenido una existencia aislada antes de su inclusión en el Evangelio. Die Formgeschichte des Evangeliums.2) el relato comienza con el vago «y llegan» (cf.1-12) puede esclarecer brevemente esas características: después de una transición e introducción redaccionales (v. dentro de una agrupación de parábolas (Me 4. Sobre el enfermo mismo. DIBELIUS y R.

Obsérvense aquí principalmente dos cosas: en primer lugar.20). Contra R.14 par).13-17. Pero se equivoca por cuanto que en la tradición sinóptica se encuentran disputas imposibles de catalogar como paradigmas. la llamada de Jesús está en imperativo: «venid conmigo» (Me 1.13-22). Como también es patente que figuran en primer plano las palabras de Jesús.1-12. í la unción de Betania (Me 14. BULTMANN les asigna. cf. Podemos esclarecer esto con el ejemplo de la «cuestión sobre los poderes de Jesús» (Me 11. la del perdón de los pecados y la de que «el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados» (v. DIBELIUS se niega a reconocer en las disputas una forma propia de tradición. Precisamente en ella encontramos el elemento paradigmático de la narración. el problema de la resurrección.20). La distinción podría quizás formularse de este modo: en contraposición al paradigma. 15-19. la cuestión del mandamiento supremo. Esta palabra tiene importancia general para la fe cristiana y establece una conexión inmediata con los oyentes. BULTMANN hay que decir que coloca entre las disputas algunas perícopas que pertenecen a los paradigmas (como. M.Heinrich Zimmermann Asimismo hay que notar el «estilo edificante» de la narración: lo que importa es la fe y el perdón de los pecados. como en la historia de los primeros discípulos: «dejaron inmediatamente las redes» (Mt 4.. Lo que se trata de mostrar de manera ejemplar es que Jesús tiene poder para perdonar pecados. por ej. junto con los «diálogos doctrinales». Me 12. la vocación de Leví-Mateo (Me 2. 27 es en sus elementos esenciales una composición redaccional del evangelista. provocada por un epiosdio determinado. Jn 2. que narra un acontecimiento. al referir la vocación de la segunda pareja de discípulos puede decirse con una frase de contenido equivalente: «y los llamó» (Me 1. de la curación del paralítico (Me 2.27-33): se trata de la primera de cinco disputas que en el evangelio de Marcos vemos distribuidas entre el tercero y cuarto día de la semana da pasión en Jerusalén.35-37) que parecen seguir todas en el fondo un esquema común.16-20 par. y la pregunta sobre el Mesías. que no tiene su centro en la curación corporal del enfermo.1-6). sino que entresacaremos las que se pueden considerar típicas: la vocación de los primeros discípulos (Me 1.3-12)— contienen un elemento dialógico al estilo de las disputas. mientras que R. o (como en la vocación de Leví) se dice concisa y enérgicamente: . ya aludida. en la historia.. puede decirse también: «se fueron tras él» (Me 1. Formas y géneros literarios en el NT b) Disputas. DIBELIUS en cuanto que se dan narraciones que —como. escribas).14 par)..1-11). Me 12.23-28).18-27..23-28 y 3. La obediencia inmediata a la llamada de Jesús. No vamos a recorrer ahora cada una de estas historias. Por eso.1-6). por ej. cf. Aquí no hace falta precisamente el verbo «seguir». A diferencia de las otras cuatro disputas inmediatas (sobre el tributo.3-9). fariseos. la disputa contiene la relación de un enfrentamiento de Jesús con_ sus adyersarips.20 par). un lugar especial dentro de los apotegmas. La segunda observación se refiere a la obediencia incondicional con que responden los interesados a la llamada de Jesús. Me 2. o bien: «dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros. El coro final contiene una alabanza de Dios y habla del asombro de los hombres ante lo sucedido. 2. Tiene razón M. El v. Como grupo especial de paradigmas podemos considerar las historias vocacionales. Otros paradigmas: los discípulos arrancan espigas en sábado (Me 2. «sigúeme» (Me 2.» (Me 1. a pesar de ello hay que contarlas más bien entre los paradigmas y no entre las disputas. al igual que el orden en que se suceden los interrogadores (sanedrín. La sucesión cronológica se debe probablemente al evangelista. Los relatos de vocación valen como ejemplo de cómo llama Jesús y de lo que^ tiene que hacer i aquel a quien él ha llamado. la curación del hombre de la mano seca (Me 3. El diálogo mismo se construye según el conocido esquema de las disputas rabínicas: 311 310 .17 par). o se pinta de un modo gráfico. sino que hay que clasificar como forma aparte. La introducción narrativa del fragmento tradicional anterior premarciano pudo haber sido del siguiente tenor: los adversarios de Jesús — probablemente encargados de la custodia del templo— se le acercan y le plantean la pregunta sobre sus poderes. 10). Me 12.28-34. esta primera enlaza con la precedente anécdota de la purificación del templo (Me 11.20). «se levantó y le siguió» (Me 2. Me 12.14). Le 5.

A diferencia r de las narraciones paradigmáticas de milagros. 8. 31-32). 7.30. aquí ese punto lo ocupa el milagro.23-25) y con el que Pablo se 313 .25. cf.41.1-23).22-25. En uno y otro caso el punto culminante de la narración está formado por una verdadera frase revelatoria (cf.18). resulta que es la suegra de Pedro (Me 312 Formas y géneros literarios en el NT 1. las historias de milagros se pueden caracterizar así: la mayor parte de las veces son los mismos hombres los que acuden a Jesús en demanda de ayuda (Me 1.27). 9.50).40. Por su forma. Me 1. tienen su analogía en narraciones parecidas del mundo circundante.15-20).33s. Otras disputas.17. ciertamente no son uniformes. 8.46-48).45) o va en seguimiento de Jesús (Me 10.2-12) o de las purificaciones legales (Me 7. 10. ya que los endemoniados revelan explícitamente la identidad de Jesús. 2) contrapregunta de Jesús. 7. 8.. De la misma manera que en los paradigmas es una sentencia de Jesús la que constituye el punto culminante de la historia.30) y se nos informa de los vanos esfuerzos que se habían hecho ya para su curación (Me 5. falta cualquier interés psicológico.7 y 6.29-31. Lo que les imprime una marca común no es un esquema formal al que se atengan estrictamente.45-52).22.30.38). la manifestación de su divinidad y de su poder sobrehumano. 5. Me 1.25). o con la nota de que el individuo que ha sido curado proclama la «palabra» (Me 1. en las que el punto I culminante de la historia lo constituye un dicho de. Le 22. a éstos hay que añadir el relato correspondiente que encontramos en la primera carta a los Corintios (11. 7. de Bartimeo se dice que era un mendigo ciego que se sentaba al borde del camino (Me 10. un relato sobre la institución de la eucaristía durante la última cena que celebró Jesús con sus discípulos^fíMc 14. lo mismo que en los paradigmas. 4) denegación de la respuesta como consecuencia que se sigue de la respuesta de los adversarios. d) Relatos de institución. cuya curación se nos cuenta en Me 1. 3) respuesta de los adversarios. Con frecuencia se describe con amplitud de detalles cómo Jesús lleva a cabo la curación (cf.17b o en Me 12.34b.Heinrich Zimmermann 1) pregunta de los adversarios. dentro del marco de la historia de la pasión.41. De vez en cuando la narración termina con un coro final de alabanza (Me 7. Por eso podrían llamarse. si bien los relatos de milagros presentan una estructura bastante unitaria. Me 1. milagros de epifanía. 9. a diferencia de la predicación. 9. En ocasiones se señala la clase de enfermedad (cf. y hasta se les describe con más detalles: la mujer enferma.28-34). También se consigna a veces explícitamente el éxito de la curación (cf.22). como en el hecho de que a la respuesta de los adversarios (v. El estilo y la forma de la narración responden a este propósito y.23-25.25. 33) preceda una deliberación entre ellos (v. Naturalmente la disputa presenta sus peculiaridades si la comparamos con el esquema precedente. Mt 26. a Jairo se le pinta como jefe de la sinagoga (Me 5. la mujer que pide la curación de su hija es gentil y sirofenicia de nacimiento (Me 7. los relatos milagrosos que ahora vamos a comentar tienen por objeto la reve: lación del mismo Jesús.46). sino la intención de proclamar el poder divino que tiene Jesús. porque para eso ha sido enviado (cf. Aquí falta la advertencia final que aparece. Me 9. 5.26-29.52). como las que tienen lugar acerca de cuál es el mayor de los mandamientos (Me 12. por ej. en la que es Jesús quien se acerca a los hombres. Milagros de epifanía en sentido estricto son la transfiguración de Jesús (Me 9. 32. con la que descubren su punto flaco.2-10) y su paseo sobre las aguas (Me 6. Con todo. Me 1.46). como era de esperar.22).31. en Me 12. Hablando de los paradigmas hemos mencionado ya los relatos sobre los milagros de Jesús.26).30). usando la palabra en su sentido más amplio. acerca del divorcio (Me 10. Las mismas historias de demonios habría que considerarlas como milagros epifánicos en un sentido especial. acaban en diálogos doctrinales.26. Bartimeo (Me 10. A veces se dice el nombre de los que piden un favor: Jairo (Me 5.22.25ss. c) Relatos de milagros. Los tres sinópticos traen.37). Jesús con I carácter normativo para la fe o la vida cristianas. Esta caracterización muestra que.

» 9. correspondió a la narración más antigua la tarea de poner los cimientos de este kerygma y al mismo tiempo explicarlo. sobre todo cuando la tradición preevangélica puede presentar colecciones de dichos del Señor. anterior a los acontecimientos (función similar a la que cumple el lavatorio de los pies en el evangelio de Juan). lo que se ha hecho ha sido incorporar una na7. 10. BLINZLER. dentro de la tradición preevangélica. 238s. f) Composiciones narrativas. Y es que desde el primer momento cobraron importancia decisiva en la predicación de la.1-45 debe considerarse como una composición anterior al evangelista10. se retrotrae con Pablo a una tradición común que parece reflejarse de modo más originario en su relato que en el del apóstol Pablo.. ICor 15. Cf. según parece. 72. Según esto. de las palabras que pronunció sobre los mismos. Iglesia primitiva la muerte y xesurrección de Jesús (cf. > Esto lleva consigo el que no se deba considerar la historia de la pasión. es algo que puede sostenerse fundándose en sólidas razones.Heinrich Zimmermann remite a la tradición normativa sobre la primitiva celebración cristiana de la eucaristía. e) la historia de la pasión. a este propósito J. en esta composición no se trata únicamente de una yuxtaposición de logia.3-9 y 14. Una vez dentro del marco de los relatos de la pasión. Si es verdad que los autores de los relatos difieren en detalles concretos. Der Prozess Jesu. hacer comprender a los creyentes que la pasión y la resurrección eran acontecimientos de la historia de la salvación. además de la historia de la pasión. están al servicio de una interpretación de la pasión y muerte de Jesús. Las diversas formas fundamentales de la tradición tenían su «situación vital» en la liturgia de la Iglesia antes de ser incorporadas a los Evangelios o. cf. no contenía una sola palabra que aludiese a la grandeza humana de Jesús en el sufrimiento. sino que más bien debe definirse como una exposición histórico-salvífica. otras composiciones narrativas más breves. Cf. Neutestamentllche Theologle.3-5). Formas y géneros literarios en el NT desde el plan del sanedrín de dar muerte a Jesús hasta la tumba vacía»7. a los relatos de la pasión. se puede admitir con seguridad que ya en la tradición pre-evangélica la historia de la pasión «estaba expuesta en un relato coherente»6. Rntlibona '1960 (con abundantes datos bibliográficos). M. Lucas. Es verdad que en la pasión. Más bien nos transmiten la forma en que se celebraba la eucaristía en su tiempo y en su comunidad respectiva. / Que la historia de la pasión existiera como pieza acabada y que corrieran entre las comunidades diversos relatos independientes. Sin embargo. se encuentran algunos bloques literarios que fueron originariamente independientes. y esto «en sucesión continua. tal como la trae el evangelio de Marcos. al respecto M. Dijimos que la perícopa de Me 10. 4 314 315 . por ej. Con todo. También aquí se transmite una frase que pretende legitimar la praxis de la Iglesia y que probablemente debe su forma (la fórmula trinitaria) al uso litúrgico. un relato de la pasión independiente de la tradición de Marcos. DIBELIUS. Una especie de relato de institución referente al bautismo se encuentra en el mandato misional que imparte el Señor resucitado en Mt 28. SCHNACKENWRQ. 186: «La historia más antigua de la pasión no era ni conmovedora ni heroica. que hay que tener como el conjunto narrativo más antiguo. cuando se aparta de Marcos. Los elementos esenciales son comunes a todos los textos: una relación de lo que hizo Jesús con el pan y el cáliz. Con toda probabilidad se dio este fenómeno en más de una tradición. Cabe preguntar si. como palabras concomitantes de su distribución. Die Formgeschichte des Evangeliums. 179. 6. R. Dentro de estos textos pueden distinguirse claramente dos grupos: Marcos/Mateo y Lucas/Pablo. Me 14. ni una palabra que apelase a la sensibilidad humana de los lectores. desde el punto de vista de su forma. 8. más concretamente en nuestro caso. hay que tener en cuenta que ninguno de ellos pretendía ofrecer una relación exacta y notarial de lo que el Señor hizo y dijo en la última cena. DIBELIUS. Munich 1963. es decir. Mateo depende de Marcos.19s. Baste un ejemplo. Die Formgeschichle des Evangeliums.22-25. puesto que tanto Lucas como Juan tomaron cada uno. ni como un tratado edificante8 ni como un relato histórico9. no se podrán encontrar. No deberla hacer falta probar que con esto no se emite ningún juicio de valor sobre la historicidad de los hechos narrados.

DIBELIUS. Cuando Pablo en ICor 317 11. desde el punto de vista del contenido. Berlín n966. Este requerimiento se convierte en 2Tes 3. 209. es ahora el Apóstol. palabra de la reconciliación (2Cor 5.17-22) con la que van íntimamente unidos los «logia» siguientes (10. gracias al tema de la riqueza y de la pobreza en relación con lá entrada en el reino de Dios» M. 316 . no es posible desconocer el carácter paradigmático de la narración: no se dan detalles sobre la persona del que pregunta. tenía junto a la tora escrita la tora oral.23-31).Heinrich Zimmermann rración (v. 18).que. Ni se dice qué fue lo que le movió a plantear a Jesús la pregunta sobre la vida eterna.6 en una amonestación solemne a que se alejen de todo hermano que no viva de manera ordenada y conforme a las tradiciones que ellos han recibido. 17) y su promesa (v. STAUFFER. Esta parte de la composición 10. 14. Algunos ejemplos pueden aclararlo: en ICor 11.15 el Apóstol exhorta a los destinatarios de su carta que están en Tesalónica a que guarden las tradiciones que han recibido de palabra y por escrito. Pero el elegido da media vuelta y se marcha. DIBELIUS. 12. en el que había crecido el apóstol Pablo. nota 1). llamado por el mismo Cristo. como palabra de Cristo o del Señor.2 Pablo alaba a los cristianos de Corinto porque se acuerdan de él en todo y retienen las tradiciones que él les ha transmitido. A pesar de estos rasgos singulares e individualizantes. E. W.23 y 15. también ésta quiere mostrar la manera con que Jesús llama13 y que se puede rechazar la llamada de Jesús. 48. que da la razón de este rechazo (v. II. El contenido de la paradosis cristiana es la «palabra». la autoridad de la Sagrada Escritura. 30). y más concretamente una historia vocacional. 238. una vez cristiano. M. llama a la (ora oral «las tradiciones de mis padres». 14. 21). Pablo sigue sosteniendo. ni tampoco el curso que siguió su vida después de su encuentro con Jesús. Sólo por estos pocos pasajes se ve ya. no como una moción afectiva o como un «gesto de cariño: "le pasó la mano"» (M.3. a la cual se atribuía la misma autoridad que a la palabra de Dios fijada por escrito. 19). En 2Tes 2. Das Evangelium nach Markus (ThHK 2). Sólo después de la confesión del que pregunta.57. mas rechaza las tradiciones de los padres. «Pero la historia original es un paradigma» ». 13. cobra unidad «gracias a la pregunta sobre la vida eterna (v. portador de la tradición judaica. Die Formgeschlchte des Evangeliums. formada por la perícopa 10. que puede designarse más concretamente como palabra de Dios. «pues tenía muchos bienes». en que la iniciativa no arranca de Jesús sino del que pregunta por la vida eterna (cf. como palabra de la cruz (ICor 1. y. 47. 10. Por cierto que una historia singular de vocación. En las cartas paulinas se encuentran abundantes alusiones a otra tradición que no es identificable con la tora oral de los judíos. ThW i. Al igual que las otras historias vocacionales. Cf. en su enseñanza y en sus cartas transmite la auténtica paradosis cristiana. en lugar del rabí judío.61). GRUNDMANN. 22b).18).17-31. con lo que el relato cobra carácter de advertencia. para designar la recepción y la transmisión de la tradición Pablo emplea los mismos términos que los rabinos. sirvió de ocasión para empalmar los logia que siguen. Probablemente está relacionada con esto la actitud inicialmente esquiva que adopta Jesús y que se manifiesta en la pregunta: «¿Por qué me llamas bueno?» (v. «todo esto lo he guardado desde mi juventud» (v.1-45. lo mismo que como evangelio. 22). y en la referencia a los mandamientos (v. en forma de plática a los discípulos.13. LAS CARTAS El judaismo. La última frase de la narración.19) y palabra de la vida (Flp 2. 48: «Jesús ama al joven rico con el amor de Dios que llama a lo más elevado»). Como se puede apreciar por el uso frecuente del Antiguo Testamento en las cartas paulinas y por la importancia capital que atribuye el Apóstol a la «Escritura». sin embargo Le 9. el que en su predicación. Die Formgeschichte des Evangeliums. Pero no es que toda paradosis hubiera dejado de tener valor para él. 20) se produce el cambio repentino: Jesús le elige12 y le llama a su seguimiento (v. sino que es la tradición de Jesucristo y de su obra salvadora fundada en su muerte y su resurrección. Como lo demuestran ICor 11. En Gal 1.16). pues le tienen atado sus riquezas (v. donde Pablo habla de la conducta que observó en otros tiempos dentro del judaismo. Así habría que entender el «le amó» (cf.

22. 10. que prosigue su acción salvadora también ahora.5. y el amén están delatando en la doxología su procedencia del Antiguo Testamento y de los textos oracionales del judaismo tardío. En la literatura del Nuevo Testamento se pueden distinguir. bien puede afirmarse que el Apóstol. sino que hemos de considerar también el tesoro tradicional que nos sale al encuentro en el resto de la literatura epistolar neotestamentaria. Pablo puede decir que Cristo mismo constituye la tradición porque en ella se hace presente el mismo Señor. La tradición paulina está totalmente determinada por Cristo y por su Espíritu.3.27. Mientras las doxologías del primer tipo suelen encontrarse al comienzo de una alabanza más larga (cf. contemporáneo de Jesús.23) y en los textos de Qumrán (por ej. El «alabado».3. El judío piadoso. Flp 4. De la coincidencia material de evangelio y parádosis se desprende que en la «tradición» no se trata meramente de la transmisión de un relato histórico acerca de un acontecimiento sucedido en el pasado. Pero aquí tenemos que tratar no sólo de la tradición asumida por Pablo. Ef 3.6.9s. y en la época de la Iglesia primitiva.13. ITim 1.6. Esto no ha de entenderse en el sentido de que Cristo fuera solamente el principio por el que la tradición hubiera de orientarse formalmente.21).31.25. más aún. Las fórmulas Por «fórmulas» entendemos expresiones breves y estereotipadas.11. Rom 16. confiesa que Jesucristo es el Kyrios (Flp 2. rezaba dos veces al día el sch'ma.11). compuesto de tres perícopas del Pentateuco: Dt 6.5 y en 2Cor 11. IPe 1. porque tienen por contenido al mismo Jesucristo.16). 11. No.8. Característico del primer tipo es que la doxología empieza con la palabra «alabado». tres tipos de fórmulas: la doxología.. el final de los cinco libros de los Salmos).3. Dentro de los escritos neotestamentarios podemos distinguir 318 dos tipos de doxologías.25). Ef 1. Palabra transmitida y evangelio son al mismo tiempo narración y acontecimiento salvífico operante. pues el evangelio predicado por él.37-41. sino como una confesión de fe. Ap 4. o en que la alabanza se dirige a Cristo —como en Rom 9. o en otra similar (cf. Se designan con este término sentencias breves de alabanza y ensalzamiento de Dios. 6.5—. 3Mac 7.30. Ef 1.» Una forma más sencilla se encuentra en Rom 1.Heinrich Zimmermann 15. La «situación vital» originaria de las doxologías es el culto cristiano (cf. Ef 3.5) o de una carta (Rom 16.27.20.36: «A él la gloria por los siglos. a) Las doxologías.6.l2. traducción del baruk hebreo ( = bendito). ICor 14.12. 5. y a esto corresponde la comunidad que.3 se emplea la misma expresión: «Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo.3. 2Cor 1. En él 319 .9. las del segundo tipo se hallan frecuentemente al final de un canto de alabanza (Rom 11. Formas y géneros literarios en el NT 1.3). Rom 15. Gal 1. Amén». desde el momento en que lo acepta la comunidad.1 habla del «evangelio que os he predicado y que vosotros habéis recibido».18). etc. 7. Ef 1.4-9. En 2Cor 1.26.18) en la forma que encontramos en Rom 11.3. Abundantes doxologías de forma parecida se encuentran en el Antiguo Testamento (cf„ por ej. 9. Por el contenido de estos tres pasajes escriturísticos se puede ver que el sch'ma no debe entenderse propiamente como una oración. También este segundo tipo puede estar transferido a Cristo (2Tim 4. al aceptar la tradición. 2Tim 4.3 y IPe 1. La cristianización de estas doxologías tomadas de ambientes no cristianos se manifiesta en el hecho de que a Dios se le llama «el Padre de nuestro Señor Jesucristo» (2Cor 1.17. 5. se convierte en «parádosis». entre otros SalSalomón 2. la buena nueva de Cristo se ha convertido en el contenido mismo de la parádosis. b) Las homologías.21. 1 QS 9.36. sino de un mensaje actual que actúa eficazmente en el presente.. terminando en todos los casos con un «amén».).13-21 y Núm 15. de un prólogo (Gal 1.3). 11. en vez de «Evangelio» podría haber escogido igualmente el concepto de parádosis. IPe 1. Flp 4. con seguridad.18). 1 QH 2. 2Tim 4.37. Sobre todo en el Apocalipsis abundan las doxologías procedentes de la liturgia (cf. la homología y la fórmula de fe. en la literatura del judaismo tardío (cf.20.

que es una confesión en el sentido estricto de la palabra. La fórmula de fe de la Iglesia naciente se refleja con variados caracteres en las cartas paulinas. Se puede determinar la relación himnohomología diciendo que aquél se concibió pensando en ésta» .Heinrich Zimmermann confiesa Israel su pertenencia al Dios único y su sumisión a sus mandamientos.19 son una prueba de que la Iglesia primitiva tomó esta homología del judaismo creyente. Ibid. 64. una aclamación del Señor glorificado y presente en la Iglesia. 17.6 y Ef 4. el examen de la estructura y de la historia de la tradición del himno cristológico de la carta a los Filipenses nos muestra que posteriormente se relacionaron con la homología los enunciados sobre el camino redentor de Cristo que se expresan en el esquema de anonadamiento y exaltación.5) demuestran que al mismo tiempo la amplió en el sentido de la fe cristiana. Zurich-Stuttgart 1963. KRAMER. aclamándolo como Kyrios. En Flp 2. a saber ICor 12. Gal 3. tal como puede verse con toda claridad en ICor 8. Por una parte.6: «Para nosotros no hay más que un solo Dios. Brevemente podía expresarse en esta homología: «Hay un solo Dios. por consiguiente.30. es decir. y un solo Señor. Christos.» Gracias a esta fórmula el judaismo definía su postura en el mundo que le rodeaba: confesaba la fe en el Dios único frente al culto de los dioses del emperador. Untersuchungen zu Gebrauch Bedeutung der christologtscnen Beielchnungen bei Paulus und den vorpaulinischen meinden (AThANT 44). Kyrios. de manera que surgió una fórmula bipartita.7-10). en la versión Kyrios lesous. 63. A diferencia de la homología. Jesucristo. es decir.. 65.20 y Sant 2. La proclamación de Cristo como Kyrios por el Padre se describe como el final del camino redentor que conduce a Jesús del anonadamiento a la exaltación. W. a la que Pablo acude en otros dos pasajes de sus cartas. Las versículos de Flp 2. en el ámbito del culto»19. Esta confesión constituía el fundamento de la fe judía y servía en el culto sinagogal para aclamar al Dios único.16.10. del cual proceden todas las cosas y del cual somos. 19. de manera que viene a ser la llamada a una nueva aclamación.5. a una nueva confesión»18. ICor 8. el Padre.» De aquí podemos deducir que la homología propiamente cristiana encuentra su expresión en la confesión de fe del Kyrios Jesús. Ibid. ITim 3. 21 321 . Gottessohn. Por lo tanto bien se la puede considerar como una homología. Heb 5. und Ge- Formas y géneros literarios en el NT Este tema de la estructura y la historia de la tradición del himno reviste una doble importancia. La «situación vital» de la homología es el culto cristiano. 320 Schreiner.9.. Introd. en la que la comunidad se somete al Kyrios. c) Las fórmulas de fe.. «El grito de aclamación existía ya antes de ser incorporado al himno. «La proskynesis y el grito de aclamación de los poderes ante el kosmokrator reflejan en el espacio cósmico universal lo que la comunidad realiza en su ámbito. 62. El himno presupone la aclamación de que Cristo es el Señor y a ella se ordena. tenemos textos 16.. Por un lado nos permite conocer que al principio está la aclamación Kyrios lesous (Khristos). 15. Kyrios.6-11). esquema que está también en la base de otros himnos a Cristo que encontramos en el Nuevo Testamento (cf. «una "confesión" en el sentido estricto del término» ".11 muestran claramente las ideas que la comunidad ligaba a la aclamación. Gottessohn. Rom 3.9 la aclamación está unida con el verbo «confesar». Quizá donde mejor destaca es en el himno cristológico de la carta a los Filipenses (Flp 2. Ibid.3 y Rom 10.11 y Rom 10. sino de una aclamación directa. en él la Iglesia confiesa a su Señor glorificado y presente. por quien son todas las cosas y por el cual somos nosotros. Con otras palabras: «la homología no es un "anuncio" sino una proclamación. En la homología «se trata no de la formulación del acontecer salvífico.5. Pero además la primitiva homología queda así incorporada al esquema de anonadamiento y exaltación.6 (cf ITim 2. Por otra parte. KRAMER. a quien aclama por su dignidad» 16. W. 18. La homología Kyrios lesous (Khristos) está repetidamente documentada en las cartas de Pablo. El grito aclamatorio es. Christos. la «fórmula de fe» expresa un acontecimiento salvífico pasado.

Gal 2. la presencia de oraciones de relativo (ocurriendo a veces que.10).14) indica que su «situación vital» es la predicación cristiana.11.12.Heinrich Zimmermann como Rom 10. el verbo está en aoristo. El último rasgo está en conexión con los elementos objetivos comunes a todos estos himnos: todos describen el camino redentor que recorrió el Señor y que conduce del anonadamiento a la exaltación.14. sino al hecho de su cuño litúrgico. La frase tiene tres notas características: el sujeto es Dios. Act 3. ITes 4. El hecho de que frecuentemente la fórmula se encuentre en conexión con el verbo «creer» (Rom 4. como consecuencia de su inserción en el contexto. a) Himnos. 14.9.15. 4. de cada una de las piezas de la tradición. El sujeto de la frase es Cristo.14).21-24). También de este fenómeno dejan constancia las cartas paulinas: la explicación que da Rom 6. sus raíces en la glorificación de la actuación histórica y salvífica de Dios en su hijo Jesucristo.16 (cf. Sus peculiaridades estilísticas son: el uso de la tercera persona para describir la actuación y obra del Redentor (en contraste con la segunda persona. ICor 6. También en otros escritos neotestamentarios puede encontrarse la fórmula de fe en esta o parecida forma (cf.33-36. ITes 4. Las formas Las formas de la herencia tradicional que se han conservado en las cartas neotestamentarias pueden dividirse en dos grandes grupos que expondremos a continuación.3-9). Col 1.30. es decir. Tal ocurre en el bautismo: el neófito confiesa la fe cuyo contenido se le ha expuesto y explicado durante su catecumenado. habrá que buscar también su «situación vital» allí donde la fe se expresa y confirma. donde el contenido de la fe se resume en la frase «Dios le ha resucitado de entre los muertos».9. la muerte de Cristo se dice expresamente que es una muerte «por nosotros» (cf.9. ITes 1.2-9 de lo que ocurre en el bautismo. Rom 6. que se encuentra en Rom 11. y esto no sólo en sentido general. Con toda seguridad podemos admitir que los himnos que han hallado acogida en la literatura epistolar neotestamentaria deben su formación a la liturgia.24. además Rom 5. 14. Ef 1. 13. 2. la construcción antitética. para centrar nuestra atención en los característicos himnos cristológicos. Frecuentemente la fórmula aparece compuesta de dos miembros reuniendo la muerte y la resurrección de Cristo (cf. 322 323 .15-20.6.37. Rom 8. Podemos dejar a un lado el único himno completo dedicado a Dios.40.13). a la «situación vital».20.6-11.30. Se diferencian de las confesiones por su tono encomiástico y de alabanza. IPe 2.11. simultáneamente con la predicación y el bautismo se hacen presentes y eficaces la resurrección y muerte de Cristo. El lenguaje. 10. A) FONDO DE TRADICIÓN LITÚRGICA Con esta determinación formal no nos referimos al origen. Con la predicación y el bautismo no sólo se alude al acontecimiento salvífico de la muerte y la resurrección de Cristo como hechos pasados. tenemos en Rom 5. 5. por tanto. IPe 1.4. La adoración y la alabanza tienen. Col 2. Varias veces ambos miembros presentan un desarrollo (Rom 4.14. puede entenderse como una explanación de la fórmula de fe. el verbo está en aoristo y alude al suceso salvífico que ocurrió una sola vez en el pasado.34.24.10.25. Por otra parte. Pero.1. dado que la fórmula de fe resume de manera precisa el contenido de la fe. y la resurrección se especifica como resurrección «de entre los muertos» (cf. ITim 3. estilo y estructura de estas piezas ponen claramente de manifiesto su carácter poético. Rom 8. ICor 8. 2Gor 4. 2Cor 13.15. 10.21.21).8 la formulación «Cristo murió por nosotros». Gal 1. que resulta familiar por su uso en el Antiguo Testamento). las palabras sin artículo. se omite el nombre de la persona ensalzada). 2Cor 5. sino en el muy concreto de que la fórmula y sus ampliaciones vienen a ser como el fundamento de la predicación. tal como los tenemos en Flp 2.15. 3.

su sepultura. 3) En el contexto de ICor 15 lo que le importa a Pablo es la resurrección de los muertos. la forma de la parénesis —mejor diríamos «discurso de exhortación»— está tomada frecuentemente del mundo judío y helenístico.10. y las apariciones del resucitado. 324 Formas y géneros literarios en el NT mientras que el «según las Escrituras» remite —igual que en la historia de la pasión — a la comprensión salvífica de esos acontecimientos. que se registran en abundancia dentro de la literatura epistolar neotestamentaria (ejemplos de catálogos de vicios: Rom 1.3. Esto tiene su razón de ser.3-5. Los himnos y profesiones de fe son testimonios de la fe cristiana primitiva.Heinrich Zimmermann b) Confesiones de fe. Con la repetición constante del «que» se hace resaltar el carácter de tesis que tiene el enunciado. Los cuatro miembros se encuentran emparejados de dos en dos. Gal 5. en cambio. Ef 4.21. En cambio.18-22 han entrado unas fórmulas de fe anteriores. 2). Los dos miembros dobles forman un paralelismo. en la parénesis se evidencian los esfuerzos del joven cristianismo «por asentarse en lo cotidiano» w. enlazados por un «y». En favor de lo cual existen los siguientes indicios: 1) La fórmula introductoria que responde a la terminología rabínica. Así se comprende que se atuvieran a las formas usuales. en los que son característicos el estilo laudatorio y su estructura en forma de cántico. Se admite comúnmente que también en Rom 1. la profesión empieza ya con la muerte de Jesús. 2) El lenguaje. La profesión de fe presenta una arquitectura diáfana: «Que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras.19-21. y que fue sepultado. desacostumbrado en Pablo. La celebración de los sacramentos del bautismo y la eucaristía requería la confesión de fe. su resurrección.9. ICor 5.18-21 y 3. Los primeros misioneros cristianos tuvieron ciertamente que enfrentarse con cuestiones y problemas ante los cuales habían de reconocer —como lo hizo el apóstol Pablo— que no tenían al respecto ningún mandamiento del Señor (ICor 7.13.31. SCHELKLE.20.» Consta de cuatro miembro sencillos. ITim 20. subrayado vigorosamente por la frase primera siempre más larga y que termina con un marcado «según las Escrituras». totalmente determinada por Cristo. se puede decir que son testimonios de la nueva forma cristiana de existencia. Se puede admitir sin lugar a dudas que en ICor 15. introducidos con la conjunción «que» y yuxtapuestos de manera paratáctica. por lo tanto. Pero comparado con éste es de otro tipo. La profesión recoge en sucesión cronológica los sucesos salvíficos esenciales del pasado: la muerte de Cristo por nuestros pecados. 5. A diferencia de los himnos. Con toda seguridad es éste el caso en los catálogos de virtudes y de vicios. 2Cor 12.4 tenemos una confesión de fe ya existente y adoptada por Pablo. y que resucitó al tercer día según las Escrituras.10. K. Col 3.29-31.5-8. también las confesiones de fe ocupan un puesto firme en la liturgia de la Iglesia primitiva. que él ve indisolublemente unida con la resurrección de Cristo. 96.3-5 Pablo cita una profesión de fe anterior a él. Der Judasbrief (HThK 13. las profesiones de fe buscan formulaciones breves y expresivas de lo que se cree. Die Petrusbriefe. a) Catálogos de virtudes y vicios. y que se apareció a Cefas y después a los doce. Como los himnos. Friburgo de 325 . B) FONDO DE TRADICIÓN PARENÉTICA En la literatura epistolar del Nuevo Testamento existe un fondo de tradición parenética por lo menos igual en extensión al fondo de tradición litúrgica. Mientras que en los himnos y profesiones de fe que hemos visto se trata de productos con sello cristiano.25). Asimismo en IPe 1.11. 6. Brisgovia 1961. 13. aunque infundiéndoles un espíritu cristiano.H.

como puede verse en IPe 2. The First Epistle of St. En la carta a los Colosenses se expresa con la repetida adición de la fórmula «en el Señor» (Col 3. Selwyn.1-7 y Tit 1. Con todo. Si en aquéllos se exhorta a las personas que forman el «orden doméstico».8.1. Tit 2. SÉNECA) y de la ética judeo-helenística (FLAVIO JOSEFO. sino que sufre modificaciones. en éstos se citan las cualidades que deben ostentar los que están investidos de un ministerio —o aspiran a él— en la «casa de 22. Flp 4.G. 3. ya que viene totalmente determinada por la fe.1-10 a los ancianos y ancianas. Ef 4.12s) se ve que especialmente Pablo debió recurrir a un esquema testificado sobre todo en los textos de Qumrán. Este hecho deja de traslucir la fuerte influencia del esquema tradicional. sin que por eso llegue a desarrollar la doctrina de los dos caminos. que es posterior. Tit 2. Col 3. en ITim 3.6 para los presbíteros. 2Tim 3. 2Tim 2.22.2-14).13-3.20) o «como al Señor» (Col 3. en ITim 5.1-5.16-31. como en la primera carta de Pedro. en la carta a los Efesios. Sab 14. 467-488.10. 96.8-13 para los diáconos y en ITim 5.11. a su vez.26s).5-7.13-3. Pero es que además la parénesis. Mientras en Ef 5.9 y Col 3.12.1-10. K. La carta primera de Pedro muestra además —como lo hará también más adelante y de manera parecida la primera carta de Clemente— que el cuadro de moral familiar se incluye en el tema de toda la carta. FILÓN). que puede observarse con frecuencia en el cuadro de moral familiar de la primera carta de Pedro (IPe 2. cf. 1 QS 4. en EPICTETO y FLAVIO JOSEFO. no se puede desconocer esta influencia en las listas neotestamentarias de virtudes y de vicios.12 expone las obligaciones con respecto al Estado. Pero el ropaje helenístico de la moral doméstica está entretejido también con otros hilos. en los catálogos neotestamentarios falta el deber de adorar a Dios.3-7. 2Pe 1. IPe 2. b) Cuadros de moral familiar. íntimamente relacionados con los cuadros de moral familiar están los catálogos de deberes como los que aparecen en ITim 3. y finalmente IPe 2. 20. SCHELKLE.8. a modo de catálogos. hijos.H.12.12) siguen evidentemente un esquema que se encontraba ya en la tradición parenética de la primera Iglesia. 3. Rom 13. En ellos —en la Mishná y en los textos de Qumrán — este uso se limita. A diferencia de las enumeraciones que podemos encontrar. ITim 2. Londres 21955. para reconfortar y consolar a los cristianos en sus padecimientos. D.8-15 se dirige a los maridos y mujeres. Henet 91. fuertemente marcada por el Antiguo Testamento. cf. 23. D. Los cuadros de moral familiar que aparecen en el Nuevo Testamento (Ef 5. Peter. ITim 4. esclavos y señores.2-4. Formas y géneros literarios en el NT ejemplo.21-24. 6.19-23.7-9 para los obispos. DAUBE ha hecho notar que el uso del participio imperativo. Ejemplos de catálogos de virtudes: Gal 5. varones.9. a las mujeres y hombres jóvenes y a los esclavos. Col 3.13-3.22-6.24-27.22. al enunciado de normas y de instrucciones generales. padres. IPe 3.2. The New Testament and Rabbinic Judaism.23). Der Judasbrtef.9.1.22).18.2-10.5. por 21.10.17-19 y Tit 1. de virtudes y vicios (cf. a los esclavos. El esquema de catálogos de virtudes y vicios se configura al modo de los que traían los libros de filosofía popular cínico-estoica.3-16 para las viudas. En general es fácil percibir la cristianización de los cuadros de moral doméstica. En la concepción cristiana la adoración no pertenece al círculo de obligaciones que abarca la moral familiar. idem. 90-105.9). ITim 2.1 se exhorta por igual a mujeres. c) Catálogos de deberes. o en la frase complementaria «temiendo al Señor» (Col 3.3. a las mujeres y a los maridos.22-6. DAUBE. inducía a hacer enumeraciones.12-14. esquema que a su vez había sido tomado de la filosofía estoica (EPICTETO. que.23. 326 327 .18-4.18.Heinrich Zimmermann 1. está tomado de los escritos hebraicos del judaismo tardío22.18-4. Appended Note a R. Ef 5. el esquema no es idéntico en todas partes. la cristianización de los cuadros de moral familiar está considerablemente más evolucionada. En la relación que guardan tales catálogos con la fuerza que en cada caso empuja al hombre (Gal 5. en cambio. Jub 7. 4Mac l.18.3-9. ejercieron un fuerte influjo sobre la literatura del judaismo tardío (cf. Se designan así aquellas series de exhortaciones que «describen el orden de la vida doméstica y las relaciones de la familia con el mundo circundante»21.7. 92.8-15. Die Petrusbrlefe.

los catálogos de deberes que aparecen en las cartas pastorales se atienen a un esquema de virtudes previamente existente. se le exigen cualidades que. Por supuesto que no siempre es fácil determinar exactamente la «situación vital» de una forma o de una fórmula. El esfuerzo por llegar a las formas literarias partiendo del conocimiento de la vida cristiana primitiva.15). Sólo algunas se pueden considerar específicas del obispo y del presidente de la comunidad. coinciden con las que se piden para el obispo. por el contrario.8-13. también la vida de la primera Iglesia produjo múltiples formas y fórmulas. Desde este punto de vista resulta comprensible que. Ya este detalle nos hace sospechar que. . ITim 3. hemos intentado descubrir su Sitz ttn Leben. A esto se añade que la mayor parte de las cualidades requeridas en el diácono por ITim 3.1-7 y Tit 1.5-9. M. al tratar de las formas y de las fórmulas. se quiera deducir a partir de las formas cuál es el cuadro vital del que proceden.Heinrich Zimmermann Dios» (ITim 3. Es. DIBELIUS. El conocimiento de esa vida hace posible una determinación más exacta de las formas y fórmulas en cuestión. Con otras palabras: las formas permiten deducir el Sitz im Leben.7-9) con el cuadro de moral familiar (Tit 2. o que una homilía se diferencia formalmente de un comentario a los sucesos políticos del día. 1193.1-10). y viceversa. Así pues. como éstas permiten a su vez inducir la «situación vital». LA «SITUACIÓN VITAL» Frecuentemente. lo mismo que en los cuadros de moral familiar. Si nos fijamos en las cualidades que exigen a un obispo. Un tratado escrito o una conferencia hablada quedan marcados 23. 24. no debe malentenderse como un «círculo vicioso». Esta sospecha resulta verosímil con las siguientes observaciones. La «situación vital» de la Iglesia primitiva Como se ha podido ver por lo dicho hasta ahora. Formas y géneros literarios en el NT en su forma por los diversos ambientes vitales de los que proceden y a los que se dirigen. 1. Pero en todo caso hay que plantear esa cuestión. introducido por H. 7. ya que se basa en la idea de la interacción existente entre vida y forma literaria. GUNKEL M no es para el hombre moderno tan extraño como pudiera parecer a primera vista. El hecho de que en la carta a Tito se encuentre refundido el catálogo de los deberes del obispo (Tit 1. pues. ¿Qué significa propiamente esta expresión. también en los catálogos de deberes se recurre a un esquema previo. casi en su totalidad. la misma vida la que crea la variedad de las formas. Hablando en general se puede decir que la «situación vital» de la literatura neotestamentaria en la Iglesia primitiva es la predicación de la buena nueva. evidencia hasta qué punto en las cartas pastorales los cuadros de moral familiar y los catálogos de los deberes del respectivo estado están íntimamente relacionados. idea a la que apunta cualquier investigación histórica. el culto cristiano y la catequesis de la fe cristiana. es decir. competen también al marido y al padre de familia cristianos. la «situación vital». «la situación histórico-social en la que surgen y se desarrollan precisamente esas formas literarias»24. Sabemos que una carta comercial tiene una forma distinta a la de un trabajo científico. En RGG' i (1909). por ej. siguiendo el camino contrario. Die Formgeschlchte des Evangeliums. se comprueba que la mayor parte de estas exigencias no son características del obispo ni de su ministerio. 328 329 S. modificándolo según los diversos estados a los que se propone. bien conocida en el método de la historia de las formas y que aparece sin traducir en muchos libros y artículos de diversas lenguas? El concepto. Para ello hay que responder más o menos a las siguientes preguntas: ¿Quién es el que habla? ¿A quién van dirigidas esas palabras? ¿Cuál es la situación que las provoca? ¿Qué situación presuponen? ¿Cuál es la intención que las guía y qué fin se proponen alcanzar? I.

Hay que desmontar la tradición estrato por estrato para llegar a esa situación original. el himno cristológico de la carta a los Filipenses. Y no se puede decir por la sencilla razón de que también el testimonio de la primera Iglesia y el enunciado del autor inspirado son. ls). Pero la narración no es unitaria. Es fácil ver que con esto se produce al mismo tiempo un desplazamiento de sentido: en el contexto de Flp 2 se trata de contemplar el ejemplo de Cristo que se humilló a sí mismo. Ejemplos tomados de la tradición sinóptica Las composiciones de dichos y de relatos. que solamente se trata de «abrir un acceso. En los materiales de tradición de los Evangelios hay que preguntarse además por la situación original de una narración o de un «logion» en la vida de Jesús. Die Cleichnisse Jesu. Para citar otro ejemplo. en la que se nota claramente el trabajo redaccional del evangelista. II. Así. Ahora bien. por ej. con el argumento de que «nadie que no sea el mismo Hijo del hombre puede conferir autoridad a nuestra predicación»2S. Gotlnga '1965. que. el relato eucarístico de Me 14. a los escritos neotestamentarios. esto presupone necesariamente la determinación de las formas y el estudio de su «situación vital».Formas y géneros literarios en el NT 2. Pero esto no quiere decir que se pueda considerar el estrato más antiguo — para seguir con la imagen del trabajo arqueológico— como el único importante. ha modificado su «situación vital»: dentro del evangelio de Marcos ha pasado a ser el relato de lo que acaeció en la última cena. cambia su «situación vital» originaria. pueden servir como ejemplo de la historia que han seguido las formas dentro del material de la tradición sinóptica. cuya «situación vital» original parece que fue el culto cristiano primitivo. más bien está compuesta de dos 25. en su forma definitiva. En efecto se puede observar que diferentes piezas de la tradición han recorrido ya una historia bastante larga antes de haber sido incorporadas. JEREMÍAS en 330 De la historia de las formas ha tomado su nombre el método homónimo. adquiere una «situación vital» nueva cuando el apóstol Pablo lo incluye en el contexto de una parénesis y lo introduce con la frase «Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús». al ser incorporadas al género correspondiente. para luego dar con la «situación vital» de la forma o. el prólogo de su libro sobre las parábolas. cuyo lugar originario era la celebración de la Eucaristía. sino exponer además la historia de esas mismas formas. JEREMÍAS.22-25. no sólo teológicamente relevantes. en su lugar. Para ello el mejor procedimiento metodológico es intentar determinar primeramente la «situación vital» del género. 1. y es que sólo con estos datos se puede trazar correctamente la curva de cambios experimentados por la forma y por su «situación vital» a lo largo de la historia. Pluralidad de «situaciones vitales» Los ejemplos que acabamos de aducir indican que en el fondo tradicional del Nuevo Testamento hay que contar con varias «situaciones vitales». de la fórmula. Añadamos aquí algunos otros casos. 331 . sino portadores de una revelación que nos compromete y obliga igual que las ipsissima verba Jesu. Se impone distinguir claramente la «situación vital» de los géneros de la «situación vital» de la forma o de las fórmulas.1-12: Prescindiendo de la introducción (v. tan seguro como sea posible. J. 5. de las que ya hemos hablado.. El cambio de la «situación vital» En la mayor parte de las formas y fórmulas se nota. pues su misión es no sólo determmar las distintas formas y esclarecer su «situación vital». LA HISTORIA DE LAS FORMAS 3. Me 2. a la ipsissima vox Jesu». mientras que el himno en su sentido original describe en forma de alabanza el camino redentor de Cristo. seguramente que Marcos se encontró el paradigma tal como lo transmite. No se puede decir. como afirma J.

se espera una reacción de sus adversarios (como es el caso por ej. H. determinadas formas literarias para su proclamación del misterio de Cristo. Ello no ha alterado la «situación vital».» La fórmula de fe ha seguido una doble evolución: por una parte. 12 es la conclusión orgánica de un relato milagroso.3-5 es la fórmula de fe la que se desarrolló hasta constituir la forma del dogma. ICor 15. aproximadamente como podemos deducirla de 2Cor 5. 5a tiene su continuación natural en el v. El hecho más bien es que en todos los géneros está asumido. por otra. El coro final (v. Ejemplos de tradición literaria epistolar El himno a Cristo de la carta a los Filipenses. 11. Contiene la confirmación de la curación y el coro laudatorio final. que en ella pronuncia su palabra poderosa y eficiente. En este relato no se intercala la disputa sin suturas. en Me 3. 6)? Tras la respuesta con que Jesús justifica las palabras que ha pronunciado sobre el perdón de los pecados. 333 26. la disputa parece que tendría sus topos en el enfrentamiento con los judíos. tal como la que se encuentra todavía en el pasaje paralelo Le 22. en ICor 15. Me 14.22-24). Es fácil demostrarlo analizando la perícopa: los v. 11) sobre la cual se concibió y compuso el himno.15-18» x.25 fue añadido posteriormente al relato de la institución (Me 14. que vive en su Iglesia. (7-14) 15-18. 15-20 resulta que Me 14. la predicación. 12) no cuadra de ninguna manera con la disputa. Lo más probable es que el empalme de la «perspectiva escatológica» con el relato de Ja institución no se deba de primeras a Marcos. 332 . Así pues. Se puede reconocer el contenido del versículo «como rudimento de una unidad originalmente más amplia. originariamente distintos.Heinrich Zimmermann formas: en el relato de un milagro (v. desde el punto de vista del contenido. ScHÜRMANN.12) se ha intercalado una disputa (v. El v. según lo requerían las exigencias de la vida — la fe. Münster 1953. con los que la Iglesia primitiva empezó a crear. la catequesis y el culto divino—. 11.4). A la diversidad de formas responde una diversidad de «situaciones vitales». Mientras que la del relato milagroso se ha de suponer que es la predicación.5). un abundante material de tradición. Para terminar se puede decir lo siguiente: A través del estudio de los escritos neotestamentarios se llega a la conclusión de que no fue con los géneros. aunque en distinta medida. I. seguramente en la tradición premarciana se habían asociado ya esos dos fragmentos de la tradición. ¿De dónde salen repentinamente los escribas que «estaban allí sentados» (v. es decir con las cartas. se amplió cada uno de los dos miembros con la alusión a la Escritura. se pertrechó a ambos miembros con una serie de hechos a manera de prueba. pues cabe pensar que tanto la de la homología como la del himno es con seguridad el culto cristiano. Der Paschamahlbericht lk 22. 42. 2. Pues.3-5: Si en Flp 2. es lícito suponer que el dogma desarrollado se remonta a la fórmula de fe más antigua. la forma del himno ha incorporado la fórmula homológica. El elemento común a todas las formas y fórmulas es que. al que ya hemos aludido varias veces (Flp 2. y que realiza en ella su acción salvífica.12 forman una narración bien acabada. 56-9).7-38 (NTA 19. Teil etner quellenkritischen Vntersuchung des lukanischen Abendntahlberichtes Lk 22. 2-5a. ¿O se ha de suponer que la palabra «todos» se refiere también a los adversarios? El objetivo que persiguen ambas narraciones es diferente: en el relato del milagro es la curación. vienen determinadas por la fe en el Señor glorificado y presente. material que fue acuñado en diferentes formas y fórmulas. en la disputa es el perdón de los pecados.6-11). 2-5«. los evangelios y el Apocalipsis. Del ensamblaje de ambas formas surgió la nueva forma del paradigma.15: «Cristo murió por [nosotros] y resucitó [de entre los muertos]. El v. deja entrever también que su forma es el resultado de una evolución.22-25: de la comparación de Me 14. Ya nos hemos referido a que en este proceso actuó la ley del paralelismo. o en su caso a adoptar.6-11 la fórmula homológica «Jesucristo es Señor» se desarrolló hasta constituir la forma del himno. 11.22-25 con Le 22. Más antigua que el himno es la homología «Jesucristo es Señor» (v.

es decir.Heinrich Zimmermann También es un elemento característico del fondo tradicional el hecho de estar conformados como alocución e interpelación dirigida a los hombres y encaminada a la situación concreta de sus respectivas comunidades: su fe. C. Cf. 11. MAIER. 334 335 . 1-18 (K. HUNZINGER). 1 QM y CD La época anterior a la aparición de Jesús. procedente del templo de Jerusalén. I. Una parte de ese «saeculum obscurum» quedó de pronto iluminado cuando en el verano de 1947 empezaron los descubrimientos de textos esenios en la orilla noroccidental del mar Muerto. Con los perfiles de un movimiento reformista de tipo sacerdotal. su culto y su vida deben llevar el sello de Cristo.G. 740-756 (M. los documentos de Qumrán significaron una aportación esencial para la mejor comprensión de la originalidad del mensaje neotestamentarío. K. KUHN. J. Darmstadt 1964 (con texto hebreo puntuado). Übersetzung. quedaba al descubierto un sector importante del entorno inmediato de Jesús. Anmerkungen se ha cuidado de hacer una excelente traducción de los textos al alemán (MunichBasilea 1960). Friburgo-Basilea-Viena 1969. pertenece a los períodos relativamente oscuros de la historia judía. El capítulo que sigue no pretende aumentar con un ejemplar 1.G. La investigación internacional recibió con espíritu cada vez más reflexivo estos manuscritos que se extrajeron de once cuevas — hasta la fecha — situadas en la parte sur de las ruinas de Schirbet Qumrán'. DE VAUX. BURROWS. MÜLLER). 701-703 (K. Tubinga 1958. E. Die Texte aus Qumrán. HEINRICH ZIMMERMANN X Supuestos metodológicos para el uso adecuado de los escritos de Qumrán por el especialista del "Nuevo Testamento Observaciones y resultados de la crítica literal para la historia interna de 1 QH.-H. R. y de la primera comunidad. MEVER. Dejando de lado toda clase de especulaciones precipitadas. Die Texte vom Toten Meer. KUHN) y v (1961) Sp. LOHSE. el último siglo precristiano. R." Una visión • de conjunto sobre el estado de la investigación se encuentra en los capítulos Essener y Qumrán en RGG >n. asi como en el artículo Qumrán en Sacramentum Mundi iv.

2. 4. De entre el número de exposiciones generalmente asequibles podemos mencionar: M. La cuestión fundamental para el enjuiciamiento de ese «yo» es la siguiente: ¿qué pretenden los testimonios que da de sí mismo el orante. J. así como las descripciones que hace de la conducta de sus adversarios? ¿Buscan exclusivamente presentar de manera estilizada las típicas situaciones existenciales por las que atraviesa el varón piadoso. Le travail d'édition des fragments manuscrlts de Qumrán. Es cierto que también Prov 27. Traman maldades contra mí.13 y que podrían atribuirse a un segundo manuscrito de 1 QH. El criterio normativo para una discriminación de las fuentes en 1 QH es la diferente estructura del «yo» que habla. Pero según informaciones fidedignas4. cuya interpretación histórica. Está todavía por hacer la publicación de los fragmentos de 4 Q. &b) ni está en la línea tradicional de las sentencias veterotestamentarias ni pertenece al estilo de los hodayot.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán más las muchas introducciones ya existentes2 a la literatura de Qumrán. RB 63 (1956) 64. tablas 35-58. CBOSS Jr. Mehr Klarheit über die Schriftrollen. 11 Y apartan de los sedientos la bebida de la sabiduría. 12a se deje cegar por sus tiempos festivos y se enmarañe en sus redes. la del texto bíblico dé Hab 2. STRUGNELL. BuRROWS. Neukirchen-Vluyn 31967. Dix ans de découvertes dans le désert de luda. Munich 1957. Introd. que corresponden a los capítulos de 1 QH 7. Titulo de la edición inglesa revisada: The Dead Sea Scrolls of Ihe Hebrew Universlly. En cambio coincide con una noticia del comentario esenio a Habacuc. Die Schriftrollen vom Toten Meer. en 1 QpHab 11. París 1957 = Ten Years of Dlscoveries in ihe Wllderness of Judaea (xStudies in Biblical Theology» 26). con el fin de que al conocer su complejidad el lector caiga en la cuenta de la diferenciación interna que presentan los mismos enunciados de la literatura qumraniana.M. SUKENIK y dispuesta para la imprenta después de su muerte por N. ha conservado el recuerdo de un incidente acaecido en la vida del «Maestro de justicia»: (4) Su interpretación (a saber. Jerusalén 1955. Esta demostración se efectúa por un camino positivo: presentaremos tres de los documentos más importantes por su contenido. Pero son intérpretes 10 de mentira y videntes de engaño. A esto se añaden los dos restos manuscritos de 1 Q 35 1. Su objetivo es preponderantemente metodológico. preparada por E.5-29a. para que yo trueque tus instrucciones.L. AVIGAD. Ya el hecho de que varíe el orden en que han llegado hasta nosotros los hodayot pone en tela de juicio su unidad literaria. no se puede percibir en ellos el eco de un interés biográfico? Un «yo» individual puede manifestarse ejemplarmente en 1 QH 4.27-8. Pero la afirmación de un orante de que ha tenido que abandonar su tierra (1. Londres J1963. tampoco es su intención esbozar una historia prematura de la evolución teológica que experimentó la comunidad del mar Muerto.L. J. AVIGAD.15) hace referencia al sacerdote impío que (5) persiguió al Maestro de justicia para 337 Schreiner. 35-58. los fragmentos de cuatro o cinco (?) manuscritos están estrechamente relacionados con 1 QH sin reencontrarse allí. sometiéndolos a la crítica literal y de las formas. Las lineas 8f>-12a presentan este tenor literal: I. como si se tratara de una realidad totalmente homogénea. las que has grabado en mi corazón.4-8. 336 . E L ROLLO DE LOS HIMNOS (HODAYOT: 1 QH) 86 Pues ellos (los adversarios) me arrojan de mi tierra 9 igual que a un pájaro de su nido. y me tienen por un cacharro inservible. y para su sed les dan a beber vinagre. para que ponga los ojos en el error de ellos.16 comparan al desterrado con el pájaro arrojado de su nido (línea 9a). Ozar hammegülot haggenusot. Por ello sa apela legítimamente al método de la crítica literal. Sobre todo: F. 3. a cambio de adulaciones para tu pueblo. Todos mis amigos y conocidos se han dejado apartar de mí. Cabe además esperar de 4 Q restos de seis manuscritos paralelos (cinco rollos de piel y un papiro) cuya ordenación de los himnos no coincide con la de 1 QH. Lo que intenta es mostrar el peligro de caer en un prejuicio poco objetivo al colocar la literatura de Qumrán al servicio de la interpretación neotestamentaria. contiene 18 columnas y 66 fragmentos sin ordenar3. 2.T. id. MlLIK. tal como se encuentran dentro de un cántico..8 y SalSalomón 17. 22 La edición de 1 QH. Die antlke Bibliothek vori Qumrán und die moderne biblische Wissenschaft («Neukirchener Studienbücher» 5). E. Munich 1958. Jerusalén 1954 p. SUKENIK-N.

está provisto de un buen número de imágenes desarrolladas y que a menudo se superponen apretadamente. 7. La peculiaridad del «yo» que habla no es el único indicio críticoliterario que permite deslindar los mencionados poemas del Maestro de la serie de los restantes hodayot. 6. 4-8.1-19. es decir: el sorteo empezaba el primer domingo (I) después de tnazzot (Lv 23. en el lugar de su exilio. en todos los poemas 14-1). Según 4 Q Mish 2. con ayuda del pHab resulta posible para 1 QH 4. En el cuadro de esta experiencia singular y concreta. 5. sino también en 1 QH 4.4-8 cuenta de un intento.9b-12a descubrir el perfil de acontecimientos reales detrás de la hojarasca de motivos estilísticos tradicionales: el judaismo hostil luchó oficialmente para hacer volver al Maestro de justicia 0. 7. Y fue durante la fiesta del reposo (7) del día de la reconciliación que se les apareció para devorarlos (8) y para hacerlos tropezar en el día de ayuno de su reposo sabático.25s. cada tres meses 31 días): de este modo todas las fiestas del afio caen en el mismo día de la semana. HEINZ-WOLFGANO KUHN. 4. de la ortodoxia judía para desviar al Maestro de justicia de su comprensión específica de las «instrucciones de Dios»: en el día de la reconciliación. De esta manera también caen en miércoles el día de afio nuevo (el 1. Der Lehrer der Gerechtigkeit (Studien zur Umwelt des Neuen Testamente 2). 9b-lla). Gotinga 1966. en todo un grupo de himnos nos sale al encuentro un «yo» que.1 Os. Esto significa: al igual que Yedaías. 8b-9a) de su observancia especial del calendario (1.4-40. dir. Sobre 1 QH 4. llb-12a). MIUK. La distribución coincide casi por completo (26 turnos sacerdotales en vez de 24) con lCró 24. GERD JEREMÍAS. el «yo» que habla durante todo el poema de 1 QH 4. La sospecha se hace certeza comparando las líneas siguientes (10-12a) con el comentario de Habacuc que acabamos de citar. groseramente montado. 24s): una distribución del servicio en el templo entre las familias sacerdotales que se sucedían semanalmente en los «días festivos del primer año». Se suman también las características externas de un uso peculiar de las imágenes y de un lenguaje distinto. hizo su aparición el sumo sacerdote enemigo en el exilio del Maestro para provocarlo a que renunciara a su calendario especial. adquiere un carácter innegablemente excepcional.» de nlsan) y los comienzos de las cuatro partes del afio solar compuesto de 364 días ( = 52 semanas = 12 meses de 30 días. 21s.7-18 y puede completarse a partir de este texto. 338 339 . Gotinga 1963. el «motivo del mediador de revelación»7. para que se dejara «cegar» por las propias festividades sin perjuicio de un cómputo opuesto del tiempo (1.8)«. que la congregación fijaba según un cálculo de tiempo que difería del calendario oficial del templo de Jerusalén. 1957. Cada uno de los salmos del Maestro. A estos «poemas del Maestro» pertenecen con seguridad los siguientes pasajes: 2. como se puede ver claramente en los renglones 11b-12a. 5. Enderwartung und gegenwdrtlges Hetl («Studien zur Umwelt des Neuen Testamenta» 4). que enlazan estrechamente a estos himnos.La reconstrucción del calendario esénico ha sido posible gracias principalmente a 4 Q Mishmarot (ed. 8.14. El hecho de que en 1 QpHab 11.5. el objetivo que persiguen los adversarios es mover al orante al trueque de las instrucciones de Dios por adulaciones. 1 QH 1. 11. En cambio. tal como aparecen en 1 QH. 1 Qp Hab 11. 7. y esto cuando se hallaba en el exilio.86 se trate de un contexto de acontecimientos concretos: se impone la sospecha de que en la lamentación del orante por haber sido «arrojado de su tierra» tengamos el dato autobiográfico de un suceso externo que aconteció al Maestro de justicia.T.15).6-25. 211-213. Asi pues. se deje cegar por sus tiempos festivos»5. En concordancia con esto. además de un relato concreto de sus penalidades. 10.31.15s. Pero no sólo es en este pasaje del comentario a Habacuc donde se trata del controvertido calendario de la comunidad de Qumrán.29. para de esta manera apartar «de los sedientos la bebida de la sabiduría». según 1 QpHab 11. 5.5-29«. todos los turnos sacerdotales empezaban su servicio en domingo. por la peculiaridad de su destino y la exclusividad de sus pretensiones.5-29a: 204s. Según 1 QH 4. También la historia de los géneros nos proporciona argumentos para llevar a cabo la desmembración crítico-literaria de los poemas del Maestro del corpus de los hodayot tal como ha llegado hasta nosotros: Todos los himnos que se han atribuido al Maestro de justicia contienen. Desde el punto de vista de la historia dé las formas queda confirmado definitivamente el carácter independiente de los salmos del Maestro.10s. que apunta al Maestro de justicia. La estadística de vocablos de los hodayot reseña conceptos que se encuentran exclusiva o preponderantemente en los poemas del Maestro. 12.5-19. Y a la inversa. que vienen inmediatamente a continuación: «para que ponga los ojos en el error de ellos (de los adversarios). En cambio el lenguaje metafórico de los restantes poemas se reduce a figuras aisladas e inmóviles.6 se hable del «exilio» del fundador de la comunidad hace verosímil que el 1 QH 4. VTS 4.10. 168-177. el «sacerdote inicuo» pueda hacer su aparición el día de la reconciliación de la comunidad: según el calendario lunisolar de la ortodoxia judia éste no era ningún día festivo.20-7.11 («el día siguiente al sábado») con el primer día de la semana. De ahí se explica que. faltan aquí los atributos divinos que en los restantes himnos se consiguen mediante enlaces de genitivo (cf. pesak toca el tercer día del orden de Maosías (12-1 ¡ 18-1) = miércoles 15-1 (que se cuenta desde la noche del Los escritos de Qumrán Además de 1 QH 4. Se comenzó el sorteo el día 26 del mes primero: «el primer (día de turno sacerdotal) de Yedaías» (4 Q Mish 3). indica la personalidad concreta e inconfundible de su autor. De esta manera se relacionaba Lv 23. 15.26.5-29a. 7.Karlheinz Miitter devorarlo con el despecho (6) de su ira. por J.

86-12a).326. que es la 9.5-9.22-25.13-15. 5. Otra es la situación en 2. el Maestro de justicia se presenta constantemente como portador único de salvación para su comunidad.5-19. es la nitidez con que aparece siempre la diferencia existente entre el «yo» del orante y el de la comunidad. Pero Dios los ha salvado (20) de su mano.1-18. en 5. El texto de la segunda columna está muy estropeado a partir de la 1.1-19. AI relato de las tribulaciones individuales que presenta el poema del Maestro 1 QH 4. Sin que se pueda relacionar este enunciado con un acontecimiento concreto. Ibid.5-29a. Así en 2. 4. y que antes citábamos (1.5-29a.1-18 es el salmo más debatido de los hodayot. a base de una analogía del nacimiento confeccionada con profusión de detalles.4-40) ofrecen la figura unitaria de una realidad perfectamente coherente dentro de 1 QH. 1.5. No se puede discutir la posibilidad de contar 1 QH 2. 24a que se reúnen comunitariamente alrededor de tu alianza. Por medio de este elemento temático.Karlheinz Müller Los escritos de Qutnrán Con las lineas 38-40 se destruye casi por completo el final de 1 QH 8. Además de 1 QpHab 11.31-39 entre los poemas del Maestro.19. A continuación el orante deplora el plan que tienen sus adversarios para «aniquilarle» y «derramar su sangre sobre el altar» de Dios. Una característica de este detalle.31. 20s. e inmediatamente fueron entregados a manos de hombres violentos de los gentiles.1-19. Por consiguiente queda abierta la eventualidad de que el precedente poema del Maestro (8.. para «salvar». La adscripción de otros himnos a este grupo de poemas del Maestro es dudosa.5-29« (1. quedando por consiguiente restringido a los salmos del Maestro de justicia. y no cubres de vergüenza el rostro de todos [los] que se dejan buscar por mí. A partir de los supuestos metodológicos de la crítica literal y de la historia de las formas. Sin embargo habla en contra de esta posibilidad el hecho de que la lamentación del orante en 9. habría que considerar sobre todo 4 Qp Sal 37 2. 2. 8-10.31-39 empieza con una triple invitación a la alabanza. destruidos.4-40) no concluya hasta 9. Al igual que la mayor parte de los hodayot. 7. sólo aparece en la 1.33a aparecen huellas de un relato de tribulaciones personales.4-8. Como en 1 QH 4. debido al distinto contenido de ambas series de textos. falta el motivo del mediador de revelación: en ningún momento el «yo» que habla tiene la pretensión de ser el que abre a los de fuera el acceso a la salvación. en 7. Sobre todo las líneas 236-24a.20-7. 3. 5.18 contenga un único himno. los seis salmos del Maestro (2. la del texto bíblico de Sal 37. falta también la idea del mediador de revelación. El argumento decisivo para catalogarlo entre los himnos del Maestro es la descripción que hace de la fundación de la comunidad en los renglones 6-12. que 2.6-25. 23. 366-39.5: 5. Si en 1 QH 2. de manera que me escuchan [todos] los que andan según el camino de tu corazón. en 5. La coincidencia inseparable de este motivo con las descripciones de las penalidades personales es tan característica de todos los poemas del Maestro.13. en 8. 5. 340 . 27a pueden expresar lo dicho de manera gráfica: 236 Pero tú te me has aparecido a plena luz con tu poder. Junto con los relatos de aprietos individuales. 8. 8. bien puede ser que el correspondiente motivo del mediador de revelación hubiera estado en los últimos renglones finales. para que fueran juzgados».1 contenga el comienzo de un nuevo salmo.21-24. A pesar de todo resulta improbable. 236-29). 6. Falta por completo el comienzo de 1 QH 3. 37. 27a Y por medio de mí has iluminado el rostro de muchos y los has hecho tan numerosos que no se les puede contar. 7. Tampoco quedan apenas restos de los dos primeros renglones de la columna contigua. 16. 341 en que se echa de menos una descripción semejante de las penalidades personales.17. 9.6-25: 1.1-36 no abandona el marco de los enunciados típicos sobre los sucesos que acaecen al fiel veterotestamentario. A esto se añade el lenguaje: el verbo nzl.4-40: 1. el motivo del mediador de revelación aparece en todo el grupo de los mencionados salmos del Maestro. 1. La alusión al hecho de que unos enemigos hubieran querido «derramar su sangre» no tiene ningún equivalente en el AT ni en 1 QH.5. que el orante se hace a sí mismo razonándola. 5.20-7.14s) hace referencia a los hombres impíos procedentes de Efraím y Manases que intentaron poner las manos (19) sobre el sacerdote y sus ayudantes en el tiempo de la purificación que vino sobre ellos. tal vez resuene en él el pensamiento de atentados fallidos contra la vida del Maestro de justicia.36. así como en 2. Hasta el punto de que las fotografías no permiten emitir un juicio sobre la posibilidad de que 9. que desde el punto de vista de la historia de los géneros se puede calificar justamente a estos himnos como «poemas encomiásticos y narrativos del mediador de revelación8.18-20: «(18) Su interpretación (a saber. 3. que formalmente no representa ningún elemento genérico acabado.31-3.31-39 y 3. sigue en las líneas 236-29 el correspondiente motivo del mediador de revelación. Tal cantidad de motivos metafóricos se encuentran exclusivamente en los poemas del Maestro.

Así en 3. solamente informan de la actuación de Dios sobre su autor. cualquier miembro de la comunidad puede identificarse con el «yo» del orante. Por otra parte. cabe sospechar que su «situación vital» fueron las ceremonias cúlticas de la fiesta de la renovación de la alianza. 7. surge casi de forma espontánea para este segundo grupo de himnos componentes de 1 QH la etiqueta de «poemas comunitarios»9. 216-22.21s. cosa que se recalca con frecuencia. 15. 12.26-33. 13.. Ibid. «¿cómo?» y «¿quién?». se encuentran irremisiblemente abocados al juicio de una aniquilación total por parte de Dios. contienen los presupuestos esenciales de la fe esenia. ll.20-30. Es característico el uso frecuente de oraciones interrogativas que empiezan con las partículas «¿qué?».32a-ll.31-39 y 3.. la ausencia de la idea del mediador de revelación. Los salmos que quedan en el rollo de los himnos. 26. el Maestro de justicia. La historia que ocurre alrededor y a través del Maestro de justicia no es nunca objeto de una valoración predestinacionista.. que se celebraba anualmente (1 QS 1. una vez separados los ocho poemas del Maestro. que nos salen al paso en casi todos los poemas de la comunidad.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán nológico: se repiten con pequeñas variaciones de vocabulario giros.216-276.146-186. En ninguna parte se discute como tema central la situación desgraciada del hombre. No es sólo el enfoque de la crítica literal y de la historia de las formas el que asegura a estos himnos un lugar esencial y claramente delimitable entre los hodayot.1-18. 7.126-136.28-33.. oraciones e incluso párrafos enteros. 10. Su discurso se abstiene de repasar recuerdos autobiográficos. En ocho pasajes nos tropezamos con atributos divinos. 10. que habla en primera persona. En ninguna parte aparece en el contexto de una consideración que divida a la humanidad en dos campos establecidos por Dios antes del curso de la historia como escenario de la lucha entre potencias espirituales contrarias. Un análisis de los poemas comunitarios desde el punto de vista de la historia de las formas registrará.19s.246-36.7a-14. El abismo insondable que separa a la comunidad salvífica del Maestro. 3. Sólo de vez en cuando. es algo que se deduce de la propia tribulación y de la propia situación existencial. también su teología presenta un sello distinto del de los otros salmos. de la impía aglomeración de los que están fuera de ella. 17. Ni en 1. Ibid. 11. en un sentido auténticamente dualista.12a-26. 10. Ibid.206-236. ni tampoco en las columnas 9. La relación de este grupo de salmos con la simbología y el lenguaje está curiosamente rota. ni se desarrolla una doctrina salvífica coherente. El lenguaje es fuertemente termi342 Los elementos genéricos típicos de los poemas de la comunidad. Es más bien de tipo gnómico. 24s. 29. enlazadosi en status constructus. Ibid. 27 12. Como quiera que el sujeto que habla y la comunidad son fácilmente intercambiables. Gracias a lo que sabemos sobre las mencionadas peculiaridades estilísticas de los poe9. 176-18. por consiguiente.186-21. 15. En primer lugar hay que citar las «confesiones soteriológicas»10. Los adversarios del Maestro han roto la alianza divina y. Como segundo elemento genérico aparecen unas «doxologías de humillación»11 que confrontan la condición de criaturas y de pecadores de los miembros de la comunidad con la justicia y omnipotencia de Dios.34-8. 7.1-3. Jamás se la reduce a un decreto previo del Dios.2-12. Van siempre introducidas por la fórmula «y conocí que» y ponen de manifiesto la especial actuación salvífica de Dios.1-18. rasgos individuales. y de manera marginal. 343 .2. que delatan una vez más una postura refleja y epigónica con respecto al lenguaje vivo. Sumando 2. además de la falta de relatos de tribulaciones individuales. Al haber sido escritos en situaciones históricas aisladas. Se encuentran en 1. los salmos comunitarios presentan unos elementos genéricos que no se encuentran en los himnos del Maestro. 14.33. 14. Los poemas son sorprendentemente parcos en el uso de imágenes: las columnas 13-17 no presentan ni una sola imagen desarrollada. se tocan teologúmena de validez universal.3.19-36. y que detrás del lenguaje formulario nunca aparece el destino histórico de un individuo piadoso. 2. en una ocasión concreta. 13. resulta que 1 QH contiene ocho poemas del Maestro.4s. la confesión soteriológica y la doxología de humillación. Dado que estos «poemas confesionales del fiel»12 nunca pierden de vista la entrada en la comunidad.12).1-39. aparecen por su parte como una formación con consistencia propia y características comunes. presenta el sujeto. 17.

cf. Aufbau und Abgrenzung der Lobtteder von Qumran.C. 16-34. el altísimo.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán mas de la comunidad. II. 50-56. la extensión original del documento queda en la oscuridad. La coincidencia de ambos métodos en este resultado parece aconsejar que en la discusión sobre 1 QH se respeten los poemas del Maestro y los himnos de la comunidad como unidades especiales que tienen sus respectivas teologías con diferente acento y desarrollo.4 integró su propósito originalmente individual en la comprensión teológica colectiva y más avanzada de la comunidad. 4 QM1*"1 nos han llegado en muy escasa proporción. En cambio disponemos de unos 70 fragmentos de 4 QMa. 31 Es más bien a Dios. De la columna 19 sólo tenemos la parte central que está completamente separada del resto del rollo16. Gotinga 1964. MORAWE habla de «cánticos de acción de gracias» y «cantos hímnicos de confesión».5-29ai) y por medio del añadida 4. JEREMÍAS.5-29a. 32 para hacer perfecto el camino de los hijos de los hombres. El primero que expresó la idea fundamental de que en los hodayot hay esencialmente dos géneros fue G. 344 345 . introducida por la típica fórmula «y yo conocí que».15. op. Hay restos. que aparece repetidas veces como «sacerdote impío». hay un pasaje de los hodayot en el que es posible hacerse una idea del tipo de contacto que tenía la comunidad esenia con la tradición de los poemas del Maestro. J.296-5. y de que el sujeto que habla no presenta apoyo alguno para la valoración individual. 36-78. op. MORAWE. Así pues. G.. entonces la fundación de la comunidad por el Maestro de justicia podría haber tenido lugar al comienzo de la segunda mitad del siglo II antes de Cristo. Con una división distinta. con el fin de que conozcan todos los hechos que él realiza con su fuerza poderosa y la abundancia de su misericordia para con todos los hombres 33a en los que tiene su complacencia.296-5..29Z>-5. El salmo 1 QH 4.N. El estado de cosas en 4. EL ROLLO DE LA GUERRA (MILHAMA: 1 QM) El manuscrito se ha conservado en cuatro fragmentos de piel y 19 columnas. Su brusca continuación en 4. 15. procedentes de la cueva 4. El origen temporal de los salmos del Maestro depende de la inserción de su autor en el curso de la historia judía. Hay que contar sin embargo con la posibilidad de que se remonten a los tiempos del Maestro de justicia. con el sumo sacerdote Jonatán (160-142 a. Si se identifica al antagonista. En cambio. a no ser por el espíritu que Dios le infundió. Berlín 1961. AVIGAD.4 es completamente distinta. presenta los rasgos inequívocos de los himnos del Maestro. hasta el momento no ha sido posible proponer ningún dato exacto para determinar la fecha de nacimiento de los salmos comunitarios. Falta el tercio inferior de cada columna. Veamos: 296 ¿Qué es la carne a su lado? ¿Y qué figura de barro (es capaz de) hacer tales maravillas? No es más que pecado 30a desde el seno materno. el camino del hombre no tiene ninguna consistencia. Así que la composición de los poemas del Maestro tendría que situarse en el período que va del año 150 a 120 a. En los renglones 30í>-33a sigue una confesión soteriológica. Das Hell Gottes («Studien zur Umwelt des Neuen Testamenta» 3). al que pertenecen todos los hechos justos. 13. de cuatro copias distintas del libro Milhama. Por el contrario. 14. Así pues la crítica literaria y la historia de las formas permiten dividir los hodayot en dos13 grupos heterogéneos de himnos14. 1 QM 15 y 18 están escindidos cada uno en dos mitades que no presentan ninguna conexión directa entre sí. cit. y hasta la ancianidad (está sumida en) sacrilega culpabilidad 30£> Y yo conocí que el hombre no posee ninguna justicia. 16. y que el hombre no tiene ningún camino perfecto.G). En los renglones 29¿>-30a hay una doxología de humillación con las oraciones interrogativas que son características de este elemento formal.4 no deja ninguna duda de que la redacción de la comunidad amplió en un segundo momento el poema del Maestro (4. cit. SUKENIK . cuadros 16-34. que ya hemos citado varias veces. BECKER. Edición: EX. No es sólo el hecho de que la amenaza que sufre el orante por parte de sus adversarios se mantiene aquí dentro por completo del estilo de los modelos veterotestamentarios. Es que además los renglones 296-33a contienen todos los elementos genéricos que arriba enumeramos como criterios plausibles para juzgar la pertenencia de un salmo a los poemas comunitarios.

13b).4-6a: lectura de la oración «para el momento de la guerra» y ordenamiento de las filas de combatientes por parte del sumo sacerdote. varón de la gloria! ¡Y roba (11) tu botín. adornaos con adornos magníficos.66-16... Hijas] de mi pue[blo]..7-18: profesión de fe en Dios. 12a) y ampliaciones ornamentales (r. enseñoread en el [señorío . El resto de las columnas 10..] ¡Y que tu espada devore carne! ¡Llena tu tierra de gloria y tu herencia de bendiciones! [-. 15. 4 QMa demuestra de manera fehaciente la elaboración que se hizo en 1 QM de ejemplares anteriores.... (8) .3-18..Karlheinz Müller cuya publicación parcial ofrece un texto que no coincide con 1 QM 14. Mofa (12. 13.. romped en júbilo ruidoso. tú que tienes poder! |Pon tus manos sobre la cerviz de tus enemigos.. 15. tus pie[s] s[. oh Sión.56-19.1-16.. (19... adornaos con adornos magníficos. pues el Santo.. 18.] Israel con señorío eterno. Con 18.2: discurso del sacerdote responsable durante el tiempo de guerra.56-14: oración de acción de gracias del sumo sacerdote. Las columnas 10-14 y 15-19 contienen relatos paralelos sobre el desarrollo de una gran batalla. tú que tienes poder! Pon tus manos sobre la cerviz de tus enemigos. te rendirán homenaje todos tus opresores. Los escritos de Qumrán lamerán.. manifiesta tu júbilo. pues santo es nuestro Soberano y el Rey de la gloria está con nosotros. Las líneas 14.(4) ... ¡Alégrate grandemente. regresan al campamento (1.2-18 dejan constancia de las acciones que tuvieron lugar después de la batalla: al día siguiente de la victoria los guerreros.18a: oraciones y alocuciones del sumo sacerdote. 15. Son claramente secundarias y se percibe en ellas la mano de un recensor.1) los hé]roes. .13 entran de nuevo en escena los hechos posteriores a la batalla.. |Levántate. 346 347 . romped en júbilo ruidoso. 26-3) y dan gracias a Dios porque ha manifestado una vez más su fidelidad a la Alianza. Y el polvo (15) [de tus pies [. Sus reyes te serviráfn]..1 se ocupan de las circunstancias inmediatamente anteriores al comienzo de la batalla.16-12. 13... con vestiduras limpias.. levitas y «jef[es. plata y oro y piedras (13) preciosas en tus pal[a]cios. Ambos empiezan con los preparativos para el enfrentamiento armado y terminan con la situación resultante de la lucha. ..1-8. héroe! |Llévate fuera a tus prisioneros. Jerusalén. tus opresores...8) y escarnio para los héroes. [Nuestrojs jinetes [son como] nubes y bruma matutina para cubrir la tierra (10) y como lluvia temprana para embeber con justicia todos sus confines. La crítica literal encuentra un espectacular punto de partida en el doblete 1 QM 12...16-6: alabanza de Dios y maldición de su antagonista Belial por parte de los sacerdotes.] [Hijas] de mi pueblo. que eligió a los que estaban prestos para la lucha en tiempo de sus padres e hizo llegar en su auxilio la figura del «príncipe de la luz».. |Y que tu espada (12) devore la carne culpable! ¡Llena tu tierra de gloria y tu herencia de bendiciones! Que haya ganado a montones en tus campos. Sus reyes te servirán.. de los sacerdotes. para [cujbrir la tierra y como lluvia temprana para embeber con justicia to[dos... Las columnas 16. Los contextos del mencionado doblete sitúan este hallazgo en un conjunto más complejo desde el punto de vista de la historia de la tradición..(16)..1-3: avance de los ejércitos al tiempo de la tribulación escatológica. sino que presupone una forma textual más concisa e indudablemente más antigua17. (3).-H. El pueblo de los santos hé[roes y] el ejército de los ángeles está a nuestro servicio. oh Sión.... ¡Y roba tu botín....8b-9a). levitas y ancianos que se han alineado para la batalla junto al sumo sacerdote.1-8 tiene relevancia temática. y brumas matutinas. Pero ninguna de sus divergencias con respecto a 19. (2).5a registran las diversas fases de la lucha que se lleva a cabo con la ayuda de «Miguel» contra el «príncipe de las potencias sacrilegas». HUNZINGER. ] de tus [. ] e Israel con señorio [e]terno. [. Se limitan a repeticiones (12.] del orden (de batalla») por la «redención eterna» (1.11). y exultad todas las ciudades de Judá! Manten (14) constantemente abiertas tus pue[r]tas para que te traigan la riqueza de los pueblos. interpretaciones (r. el Señor y el Rey de la gloria está con nosotros.] monto[nes.8-16 se desvía. 19. ] tus palacios. 131-151. (5). te rendirán homenaje [. tus pies sobre una montaña de cadáveres! ¡Aplasta a los pueblos. Y el ejér[cito. 10..tu]s [. (6) ] la riqueza de los pueblos. C.1-13: 17. • y exultad todas las ciudades de Ju[dá! .8-16/19....16-14. ZAW 69 (1957). Fragmente einer alteren Fassung des Buches Milchama. 15. (7) Es significativo el tipo de doble tradición que presenta este himno: hay tres pasajes en que 12. (9) El héroe de la gue[rra] está en nuestra comunidad y el ejército de sus espíritus con nuestros pasos.2 ofrece una segunda descripción del estado de cosas antes de la batalla.. .. hasta la persecución victoriosa de los enemigos. ¡Alégrate grandemente..

Por lo demás la primera columna del rollo de la guerra produce una impresión relativamente armónica y no da lugar a que la crítica literal adopte medidas de mayor alcance. VAN DER Pl-OEO.1-19. 45.2) relativas a la lucha misma se restringen a su comienzo y a la victoria final de los «hijos de la luz».M. considera las columnas 10-14 y 15-19 como una auténtica unidad literaria. Resulta especialmente notable en cada una de las series de discursos y oraciones que tienen lugar antes y después de la lucha. 15. Las pocas alusiones (14.18 no se encuentran ni una división de la batalla en distintos períodos.P.11-13 cuentan con una victoria interina de Belial en la primera parte de la lucha. BECKER. hay que tener en cuenta tanto el doble marco situacional de las columnas 10-14 y 15-19. y la fuerza de Dios reconforta] el corfazón de los hijos de la luz. nota 2. 9).1-5.16 empieza con la batalla «en la ter[cera] suerte». J. Antes de su comienzo se recuerda de forma coincidente la elección irrevocable de Israel por parte de Dios. que es Belial.Karlheinz Miiller homenaje de adoración a Dios en el «lugar del frente» un día después de la victoria 0. con ayuda de alocuciones y plegarias bastante análogas. Con razón J. y 16. Bajo la presión de estos datos.6-19.8-16/19. Así es como en l. el doblete 12. Berlín 1963.136-17. proceso en el que se llegó a los duplicados (1 QM 12. Además los renglones 16.18 y 15. ciQumranprobleme. También en 17.126-15a con su articulación septenaria: después que 16. ni tampoco indicios de una derrota. Pero] en la séptima suerte la inmensa mano de Dios someterá (15) [a Belial y a to]dos los ángeles de su dominio.5a> supone el plan de lucha de los renglones l. op. y 18. Los batallones de las tropas intermedias sirven para que el ejército se desvanezca. cit. 293-298. París 1958. CARMIGNÁC. cf. anterior a ambas1*. En la línea de lo expuesto habrá que adscribirla sin restricciones a aquella concepción de la batalla escatológica que quedó plasmada en 1 QM 15. 10-12 ¡ 15.3-13a ha hablado de la primera suerte. se esconde una representación diferente del curso de la batalla.8-16. objeta contra estas explicaciones que olvidan por completo el proceso claramente diferente que sigue la lucha en ambas versiones (1 QM 10-14 y 15-19). Tres veces está la suerte de parte de los hijos de la luz para aplastar a la maldad. A la hora de hacer una evaluación de las mencionadas observaciones de tipo crítico-literal.13 y que giran alrededor de una batalla. en el tercio que se ha perdido. 17. y la identidad del verdadero antagonista de los combatientes. En cambio en 10.126-15a se encuentra un esbozo de la batalla que coincide con el desarrollo de la lucha que 16. Los escritos de Qumrán Es sorprendente el paralelismo de los acontecimientos consignados en 10. evidentemente diversas. los períodos que faltan de la lucha tienen que haber sido comentados en la columna 17.15 de la segunda. La regle de la «Ohuerre des fils de lumiere contre les fils de ténebresn.1-5a contempla ya la séptima suerte.3-18. Tras un examen más detallado se puede ampliar el alcance de las dos recensiones compiladas en 1 QM más allá de las secciones 10-14 y 15-19.19. Detrás de la doble presentación y enmarcamiento de la misma lucha.13 tiene la idea de un enfrentamiento que se desarrolla en fases exactamente articuladas. tal como quedó plasmado en 16. 19.318. Dado que 18.13) que (ue rellenado con 1 QM 2-9. En ambos ciclos el fin victorioso de la guerra desemboca en una alabanza a Dios.14615a se espera de la «séptima suerte». Zur literarischen Kompositión der Kríegsrolle..1-8 sólo permite sacar una conclusión: En el núcleo central del rollo de guerra se han formado dos recensiones independientes de una misma descripción de la lucha.16a se habla de una «ter[cera] suerte». Hay dos hechos suplementarios que apoyan semejante ordenación: la agrupación de los adversarios en «hijos de Jafet». Y tres (veces) se recogerá el ejército de Belial (hasta que) se retire la suerte (14) [de la luz.16-14. las anteriores manifestaciones del poder divino a lo largo de la historia.5a nos presenta articulado en distintas fases: (126) Y el día de su combate con los quíteos (13) sa[len para la ma]tanza en la guerra. El párrafo 15. De aquí se puede deducir que el desarrollo del enfrentamiento con los «hijos de las tinieblas». 18.1-8) y mutaciones (1 QM 10-12). «Asiría» y «quíteos». la asistencia segura de seres celestiales. entonada por los combatientes al día siguiente y en el mismo campo de batalla. BARDTKE. supone un escrito primitivo (1 QM 1.16-14.1 comienza el relato de la intervención final de Dios con palabras que no pueden menos de recordar el viraje de la batalla que en 1. en H. como las dos concepciones que se dan del curso de la batalla. 348 349 . J. Intenta hacer justicia a su innegable paralelismo pronunciándose en favor de una descripción jerárquica (1 QM 10-14) y otra cronológica (1 QM 15-19) de la misma lucha.1-19. 200.

6&-8a) es una cita de Núm 10.6: plan de marcha y aprovisionamiento de las tropas auxiliares que se mueven entre los frentes enemigos. Cf.16-6.17: los estandartes. 11. no sólo resulta determinante para las columnas 15-19.13-14.1-7: antigüedad y grado de pureza de los restantes cuerpos de ejército. The Scroll of the War of the Sons of Llght agaimt the Sons of Darkness. dirigidas contra otros tantos pueblos (1.10. no parece incluir ninguna derrota en el cálculo militar.3-9.11).13-9.1-14 no hay lugar para una derrota de los «hijos de la luz».1 se define el momento de la lucha como «tiempo de la tribulación».7 acerca del aprovisionamiento y estrategia de las diferentes partes de la tropa. Las intervenciones de las trompetas. 5. aparte seis años de preparativos (2.6-8/4.9. Es importante observar que la planificación del hecho bélico en distintas fases escalonadas (2.6.9) y cuatro años sabáticos (cf.15-3. Lo que queda por averiguar es si las irregularidades literarias de la sección sólo tienen su origen en su incorporación al contexto al rollo de la guerra.9: papel directivo de los sacerdotes en la lucha.139. aparece también en 18. 5.11612a y en 15. cada una con una función (3.17 no puede ser una magnitud originalmente unitaria. al que se menciona por su propio nombre.13 empieza una enumeración de materiales bélicos y de instrucciones tácticas.3-7. cf. 9. y que además constará de nueve campañas distintas.8s). 351 . En 3. en 1. í-6a). Sin embargo no puede ponerse seriamente en duda su asignación a la recensión de 350 El doblete 4.1-10.9 vuelven a aparecer las instrucciones que se dan en 5. 26-11).11 contiene una lista de fanfarrias bélicas. sino también para la secuencia textual de 3.l-2a) e inscripción diferente (1.ls. Oxford 1962 passim.11.10-14. con escudo. La duración de esta lucha se restringe a un único «día de la ruina» (\. 1 QM 2 es diametralmente distinto de 1 QM 1. ñjadas con exactitud. o si proceden de la mano de compiladores que lo manipularon ya antes. Si se tiene en cuenta que el plano de la lucha en las columnas 10-14. sólo que en otro orden. 10-14).3-14: formación y armamento de las tropas regulares.Karlheinz Müller tada en 1. marcadas por las trompetas de guerra. de manera análoga a 5. puede ser válido para cualquiera de las guerras aisladas proyectadas en 2. su distribución por grupos. Asi que las columnas 7. 17. 7. inspirada en Núm 10. En cambio 1 QM cuenta con un evento bélico que. instrucciones que están tomadas de la organización militar greco-romana19. cada una de cuyas divisiones está colocada bajo la protección de un ángel.11-13. sus dimensiones. hace esperar una lucha de 29 años.10-17: maniobras de unidades especialmente equipadas.9 que no atribuye a las trompetas ninguna relación con el desenvolvimiento planificado de una batalla.9-14. muestra que 3. Y.2. 1. El texto de 2. que llega hasta 9.2.15-3.15-3. sus inscripciones. Esta coincidencia en la descripcián del esperado enfrentamiento bélico se limita a los renglones 16. en la que cuenta mucho el tercio que falta del manuscrito: Otro detalle: en 7. YADIN. sin ir más lejos. 6. es importante el hecho de que en 2.6. Para no debilitar el contingente militar durante estos cuarenta años de esfuerzos bélicos.5 y articulada asimismo por toques de trompeta.12).10-18. tal como aparece en 2.17: 3.8-17: intervención de la caballería. 9. se destina a los sacerdotes y levitas mayores de 50 años para que aseguren el desempeño del servicio diario del templo (1. 7. Esto puede esclarecerse por medio de una estadística.6). están dedicadas al armamento y disposición táctica de la tropa ligera de infantería 19. nos encontraremos con que es realmente posible que se dé una correlación entre 1 QM 2 y la recensión de 10-14.9-9. La primera columna del rollo de la guerra concentra su interés en el desenvolvimiento gradual de una única batalla de exterminio contra el conjunto variopinto de pueblos y contra sus combatientes judíos (l. lanza y espada corta.15-9. Los escritos de Qumrán las secciones 15-19: el único pasaje de las columnas 10-14 en el que se habla de toques de trompeta (10. Pues la ordenación de las trompetas.16-6. señalan los capítulos de una batalla cuya planificación estratégica se repite en las fases de que consta la lucha narrada en 1 QM 16. que no supone más que ataque y victoria. 4. 6¿>.15-9. Para la cuestión pendiente de las relaciones literarias de 1 QM 2 con los dos esquemas de batalla de las columnas 10-14 y 15-19. su antigüedad y sus pertrechos.

que era una parte de la comunidad.» El texto cuenta de un enfrentamiento del varón de la mentira con el fundador de la comunidad esenia..reo. 10).9-13 cf. dice el comentador. por lo cual regresó al templo y de esta manera «despreció la tora (interpretada por el Maestro)» (cf.14) no podía encontrar compatible la separación del templo de Jerusalén llevada a cabo por el fundador de la comunidad esenia con su obediencia a la tora..repuBjsa un ouioo -osajSai *anbB}B 'uopBzipAoui sopjidBD soi «sBjadraojj SBI ap uapjo» p ua uapuodsajjoo BrpnBq sun ©uno -sip anb SBI J o d S3SBJ S3X> SB í s3 V . Esto podría significar que el grupo apóstata congregado en torno al «charlatán» (CD 1.IBS» iBrrejBq BJ ua sBuiaiquia soi ap uopuaAiaiui BI ap sojuauíoui sajj B ¡Bpuasa oí ua UBJIUIII as anb ojad ajuauqBjajii uBpaanauoo anb sajJBd SBUHSIB uBjuasajd (W6'P/8-9'V) uopBnup -uoo B uan8is anb sopBoqdnp soq -sauoroduosur SBI A uopnqujsip BI " BÍg anb ojuaureiSaj p Buiuna} c> uoo 'Ll'^-Zl'Z op «sajiBpuBjsa soi °P uapjo» p ua awBfauías ojuaiuiipaooad un asjBp aoajBj •saiBjipmB SBdojí SB[ c[|9 ap UBj. al que intentó «corregir». Pues 1 QpHab concentra su interés en el cabecilla de los apóstatas. CD 20.13) se refiere a la casa de Absalón (10) y a los varones de su consejo.9-12).8: «y no se separaban del pueblo».Karlheinz Müller En 1 QpHab 5. 2.1-7 no permite concebir duda alguna de que los tres bloques polémicos de la parénesis del CD tienen ante la vista a los mismos adversarios.10 se designa a los adversarios como «charlatanes (cf.34 califique categóricamente de «traidores» a los adversarios. Y es que en 4 Qplsb 2. del texto bíblico Hab 1. La «casa de Absalón».9-12 se dice: «Su interpretación (a saber. Ibid. 19.9-13.i3i as A eqonj BJ ua UBjjua anb soj jod A s}irajj [ap sapBp -tun SBSJSAJP SBI UBiBdas anb soioedsa soi *jpap sa '«BiianS BJ ap SEjiand» SBJ ap BjqBq as p'91 A pi'6 'p'S :s 9I'6'¿ 'l'í na ojos x -oiuana ja JEOOJ ap sopBSjBoua sejiAei uaaaiBdB £\'LX Í8'9I A SI*n"6'8 -H'L u a °I 0 S '-61SI j^Q j uoo 6'6-6'L trezBpra anb 'sauopBAJasqo sop SBIJO SBUiapB ABH El manifiesto paralelismo de las acusaciones lanzadas contra el varón de la mentira y sus seguidores en 1 QpHab 5.35s. ZSZ pj sauorsnpj SBI anb Bjuano ua jauaj anb A"uq sBuiapy "(t.'S-l'Z ranM -p) 82-¿I'0I oniN ° 3 *s*l os anb *cV£l*£ »P «saiJBpuBjsa SOT ap uapjo» ¡a — «SEpdraojj SBI ap uapjo» JB zaA ns B opfns — 6l" c I JMO l °P BIIBíBq 3 P Buianbsa IB jBoijdB ured ouiureo un ojjuoona ss f\-9'p uoo anb JBSuad aqBO opadsB ejsa oÍBg -ejaduiojj ap sa[Buas jod SBPBOJBUI Bqonj BJ ap SBdBja sanrejsaj SBJ ap uop -uaui BSsq as ou f\-6't/S-9'V u9 s n b JBUBJjxa ap sa ou *BUIJB unSuiu sa ou aj. el varón de la mentira despreció la tora delante «de toda la comunidad». No se dice en qué consistió el «desprecio de la tora» por parte del varón de la mentira y la consiguiente ocasión de su enfrentamiento con el fundador de la comunidad. que guardaron silencio cuando tuvo lugar la corrección del Maestro de justicia (11) y no le ayudaron contra el varón de la mentira. 119-126. por parte del varón de la mentira (1' QpHab 5. por cuanto refrendó con el silencio su «corrección» del Maestro.(<<jraAlOA>> : £l/8 'i) «uqoni v\ ap esjBaijaj» :(u/¿ *i) «uqoni BI B as.13s) es 25. que ha despreciado (12) la tora en medio de toda su co[muni]dad.11) que están en Jerusalén».8'0I m^R 'P) flm6'L un3as 'uppnoafa B/íno 'lYi-gj'z ua oppaiqBjsa Bpdraojj ap sareues ap vmsim p jod BpBuruiiapp auaiA L'L'i'S B opadsaj uoo BAtspap Bpuaaajtp Bq •BpBdsa X BZUÍJ 'opnosa uoa UBqoni f\-£'s un3as anb saJBpiSai SBdaii SB¡ ap (6'6-ci'¿ ua) Bpuas -aid B¡ auodns as anreuiaumsuoo SBJjuaiui 'BjjanBqBo v\ ap IBHJIUI oa{duia ja ua uppuajB ns Bfn 6-£'6 u^iquiBj '¿í _ 8'9 8 t l D I B n S ! IV (saJB|i|xnB SBdojj) jarmpv zuraqfiB^j 368 .iaoB» Í(«JBZUBAB» :(6/9 *i) «jBqoni B J.6. Pero la perspectiva es diferente en cada caso. Lo que consta es que esta ocasión fue lo suficientemente importante como para llevar a la apostasía al predicador de la mentira (1 QpHab 10. Cf. Probablemente se puede obtener un indicio de la causa que motivó esa «corrección» pasada del Maestro. 1.1 ls)». Durante ese encuentro. 10. con ayuda de CD 8. En tales condiciones se comprende que CD 1.9) capitaneando una «comunidad» (ibid. mientras que para el escrito de Damasco lo único importante después de la muerte del Maestro de justicia (CD 19. •saiBjopjaoBS Bjaduioij op sanboj ap auas Buisrra BI ejqos BpB[naijJB Bjnpnjjsa Bun Bjuasajd 6l _ c l SBumnioo SBI °P ^IP^q BI anb BA* '6'6-6'L n o ° u9pBpi ns jod 61 "SI SBtramioo SBI °P °í-red sr| JBUIJOJ B opBSají Bq L'Lrl'S b ap sisajodiq BJ B pnjjifuiisojaA Bjsaad u oqoaq ajsg '6'6'Sl'L 3 sopBUHB sodjano so\ sopo} B BpBjjua BJ JBP ap uioq v\ B JOSIA ua euapuBm os anb A 'sarejopjaoBS soiajfsd " -uioj} B opBAjasaj spanb '(" .9-12 se hable de una discusión que tuvo lugar dentro de la comunidad esenia.9-12.16-18 estaba explícitamente mandado que se cumpliera el deber de la «corrección» exclusivamente con miembros de la comunidad. Comoquiera que según 1 QS 9. apoyó el proceder del varón de la mentira. 1 QpHab 10. 1 QpHab 5.12. resulta muy probable que en 1 QpHab 5. 20.

316-34 par 8.35a6). Por este camino de identificación de los adversarios en la parénesis del CD. Finalmente. al que se acusa de haber profanado el templo. Su caudillo aparece como «charlatán» y «predicador de mentiras» o «varón de la mentira». 367 .la).266-31a par 8. permiten el matrimonio con sobrinas. dentro de la comunidad.96-122)). que es a la vez sacerdotal y aristocrática. conoce al varón o predicador de la mentira.14) permite fijar la fecha en que tendrá lugar el juicio de Dios sobre los enemigos: pasarán unos cuarenta años desde la muerte del «Maestro de la comunidad» hasta la exterminación de los enemigos por parte de Dios (20. En un paréntesis se recuerda la situación diametralmente distinta de la comunidad esenia: así como Dios amó desde el principio a los patriarcas que «dieron testimonio contra el pueblo y a favor de Dios». podemos dar un paso adelante gracias a la observación de que también el comentario a Habacuc. par 8. A ellos les atañe lo que se asegura en Dt 32. que «construyen el muro y lo recubren con argamasa».18-20a par 8. Y es que el «predicador de mentiras» los ha desorientado de tal manera que el «furor de Dios» se volvió contra toda la turba que 366 Si de entre las paráfrasis citadas reunimos los enunciados acerca de los adversarios que no encajan en el marco general de la polémica veterotestamentaria contra los impíos. Tampoco la secuencia 4. Tienen una doctrina propia y desviada en lo que toca a la menstruación y su carácter impuro. que es la única que conserva intactos los mandamientos (1.216-25 par 8. obtenemos el siguiente cuadro: los enemigos constituyen una «comunidad». para preservar de toda mancha de descendencia su pureza familiar. desde el punto de vista cultual. es decir.14s. Entre los adversarios se encuentra un poderoso grupo sacerdotal. niegan toda ayuda a sus parientes (cf. Esta vez se dirige contra la manera apóstata de pensar y de actuar.12c-13). Estos miembros de la comunidad.10. Hacen lo que bien les parece y perseveran en el «endurecimiento de su corazón» (19. no se han dado cuenta de que el día del castigo divino está ya a las puertas con el asalto de los pueblos (19. Sobre todo «no se separan del pueblo» (19. Dt 2. A ellos les sucederán las cosas con que en Ez 13. defienden la licitud de la poligamia y del matrimonio con sobrinas. renegados.20c par 8.176-6. Son vengativos y rencorosos. odian a sus hermanos.176 par 8. Pues «hace ya tiempo que Dios ha visitado sus obras» (1. mientras que para la comunidad es un mandamiento supremo el apartarse de los «hijos de la fosa» (cf.De la misma manera que entonces.136-17a. 19. a los que se hastían de cumplir los mandamientos (20. Al contrario de la comunidad esenia. Pero de lo que no cabe ninguna duda es de que los adversarios de la comunidad esenia presentan unos rasgos notablemente sacerdotales: «profanan el santuario».16-4a). 5. deliberadamente por el camino del pecado (19. Janes y su astuto hermano Jambrés se opusieron a Moisés y Aarón. pero luego se apartaron de la «fuente» de ese «agua viva» (19.16-13. ÍSb-ílcO. 31-20.5c-8a). sí. por medio de Belial.18-21 (fin del manuscrito) par B: 19. Pero ellos. 8. desprecian secretamente la tora. Ellos predican la «apostasía» de los mandamientos de Dios y se cierran a la comunidad de los esenios.29-35.8c-9a).86-13«>.1 ofrece ningún punto concreto de apoyo que pudiera servir para identificar de manera inequívoca a la falange enemiga dentro del marco de las agrupaciones religiosas del judaismo que nos son conocidas. llega irremediablemente sobre cuantos entraron. cf.7) y practican el incestuoso matrimonio con sobrinas.35o20. 19.196-6.16-15a).Karlheinz Miiller pectiva a la época del desierto. 6. «No se separan del pueblo» y se atraen a no pocos miembros de la comunidad de los esenios. La tipología del tiempo del desierto (cf.14-18o).9 se amenaza a los profetas de mentiras y adivinos de engaños: serán excluidos del pueblo de Dios y sus nombres no se incluirán en la lista de miembros pertenecientes a la comunidad de salvación (19.21a par 8. y en primer lugar contra todos los que ciertamente estuvieron una vez en el camino recto.56). Luego vuelve el texto a los apóstatas y a su conventículo en torno al «predicador de mentiras»: el odio de Dios se dirige preferentemente contra tres agrupaciones de entre los «constructores de muros» y sus «seguidores». de la cueva 1. así también actúan en los actuales momentos de «desolación» religiosa del país esos adversarios que «trastornan las fronteras».14. Is 58. por consiguiente toman parte en el servicio del templo.1). Los escritos de Qumrán seguía a ese falso profeta (19.136-26.-86 hasta el ñnal de Ai). semejante medida punitiva de Dios constituye una amenaza para aquellos que desde el principio rechazaron el propósito de la comunidad empecinados en la «dureza de su corazón» (20. «cuando Israel fue salvado por primera vez». entraron en la alianza y adoptaron la doctrina de la vida. pero no «se apartaron del camino de los traidores» (19.256-26« par 8.14s). Como les pasó a los «príncipes de Judá» de Os 5. así también ama ahora a sus descendientes que están en la comunidad (19. el juicio punitivo de Dios. se manchan con la «fornictón» y tropiezan en sus «riquezas sacrilegas» (19. introducida por los enemigos en la comunidad. Caminan «con la mano levantada». en la «alianza de conversión». Este juicio alcanza además a cuantos. Encontramos una última actitud polémica coherente en Aj: 8.86).

166-17). la Peshitta y los rabinos entendieron esta palabra en sentido personal. porque toman durante su vida dos mujeres. tuvo que salir al paso a una parte de los sacerdotes en funciones con la inculpación de procedencia irregular. se presenta la objeción de que «David» obró en sentido contrario. 1. d t . de la tora)» al afirmar que «no están sólidamente fundadas» (1. 21c). El hecho de «mancharlo» consiste en que los enemigos «blasfeman las prescripciones de la alianza (esto es.1).l'6-2a). La dureza de este castigo tiene otras razones. hoya y trampa».116 se cita otra transgresión de los adversarios. 365 . También AQUILAS. Lo único claro es que se trata de un movimiento religioso dentro del judaismo y que representaba una seria amenaza para la comunidad esenia. Por otra parte. 1. La sección inmediata que se ocupa de estos enemigos va desde 4. 26-3a).17 se hace notar expresamente que el «príncipe no debe tomar muchas mujeres» (1. según el citado pasaje. Los escritos de Qumrán de los adversarios.10: «mientras él (el pueblo) construye un muro. a un varón le está prohibido el matrimonio con su tía. Esta exigencia del matrimonio único para toda la vida excluye toda clase de poligamia. con ayuda de Miq 2. Frente a semejante reforzamiento de la tora.27) está bien claro que Dios «creó al hombre como (un) varón y (una) mujer» (1. 126-15a). SÍMACO. el matrimonio con una sobrina era para la ortodoxia judía una obra especialmente acepta a los ojos de Dios 24 . a pesar de que según los «fundamentos de la creación» (Gen 1. 146-15a). 12b). 2. Esta dificultad es obviada con la indicación de que el libro de la ley se hallaba sellado dentro del arca. 5.15 se había dado como el número de las «redes de Belial».76-lla).11. Por eso «ardió el furor de Dios» contra ellos (1.10). La comunidad encuentra en Lev 18. Los enemigos «andan en busca de lisonjas» (1. 136-16a). El término zaw para designar al caudillo del grupo enemigo procede de Os 5. op. 136-19a): la fornicación y la profanación del santuario (de la tercera red de Belial. 206-21).1162. Dt 28. a una mujer no se le puede permitir el matrimonio con su tío (1.21. es decir practicando el acto sexual durante la regla de sus mujeres—.13 una serie de acusaciones que pretenden probar que los enemigos han caído por lo menos en dos de las «tres redes de Belial» (cf.1a). «Andan espiando los escotes y escogen lo bueno del cuello» (1. La acusación es que «manchan su espíritu santo». En 5. Is 30.Karlheinz Müller Al ser la «última generación». Los adversarios practican la fornicación.196 hasta 6. Son una «comunidad de traidores» (1. análogamente.1. de una predicación que vaya al encuentro de sus deseos (cf.2 se corrobora este ajuste de cuentas con los enemigos por medio de una apelación retros- El gran número de fórmulas veterotestamentarias no permiten etiquetar de manera inequívoca a los adversarios aludidos en 1. en las que se inculpa a los sacerdotes de que profanan el sacrificio con la menstruación. probablemente con el único fin de completar el número tres que desde 4. que los enemigos tienen asegurada la maldición con que Dios ha amenazado a quienes se opongan a los mandamientos. riqueza y profanación del santuario. El efecto que produce la predicación de este profeta mentiroso es la apostasia de la ley y de las tradiciones de los padres (1. 5.13 un punto de apoyo para esta su actitud rigurosa. las costumbres laxas son la ocasión que los induce a ir en busca de una predicación agradable y debilitan la tora.6. Pero Belial ha tendido una segunda red a los adversarios de la comunidad esenia: son profanadores del santuario. y en Dt 17. 66-7«).17. 116-12a). que contradice la práctica de la poligamia. 19b) y seducen también a otros hasta hacerles transgresores de la «alianza» ( = tora). Esta acusación recuerda fuertemente las palabras de SalSalomón 8. «Se apiñan para conspirar contra la vida del justo» y lo persiguen «hasta la espada» (1. JEREMÍAS. a base de falsos profetas).206-5. Semejante apostasia no queda sin castigo. no se vuelve a hacer mención).9. Cf. 1. ocurre entre los enemigos que cada uno «toma [por mujer] la hija de su hermano o la hija de su hermana» 0. generalmente legitimada en el judaismo ortodoxo. la riqueza. Tuercen el derecho (1. 116-13a).20). Los renglones 196-20a apostrofan a los enemigos como «constructores de los muros» y a su jefe como zaw. En los renglones 5.1. De manera equivalente en CD 4. Por eso no puede quedar sin culpa ninguno de los que se acercan a los adversarios (1. ellos lo recubren de argamasa»: los adversarios de la comunidad pretenden recubrir un edificio ruinoso (su falsa doctrina) con argamasa (según Ez 13. el Targurm. Él «disolvió su reunión» y declaró «impuro su quehacer» (1. 206-216). Este «espíritu santo» es la fuerza moral inmanente a todo hombre. Después de esta introducción se levantan en 4.12. y se presenta a su jefe como un «charlatán» que «hace manar en Israel aguas de mentira» (1. Y es que a veces «se acuestan con la que ve el flujo de su sangre» (1. La expresión «constructores de los muros» es una abreviatura de la frase de Ez 13. el material que presenta O. de ahí se deduce que. los enemigos viven en la proximidad inmediata y amenazadora del juicio final (1. 20a. como las «tres redes de Belial»: fornicación. 18).196.10. 103s. 76-8a). 19a). y por tanto a su alianza (cf. En 4. puesto que Dios «los hizo entrar en el arca de dos en dos» (Gen 7. con lo cual no pudo estar oportunamente a disposición de David (1. En razón de la pureza de la descendencia de un sacerdote. Las «maldiciones de la alianza» pronunciadas por Dios se pegan al predicador de mentiras y a su comunidad (1.136-19a se interpretan las palabras «espanto.156-6. Cuando la comunidad esenia prohibió el matrimonio con sobrinas. Nos informa de diferencias concretas que existían entre la observancia legal de los esenios y de sus adversarios. de Is 24. se refiere zaw al «predicador» mentiroso 364 24. es decir. 29.

8). 19. que se limitan a una traditio simplex. De aquí saldrá el «príncipe de la comunidad» y Mesías real de la casa de David para aniquilar a los pueblos extranjeros que harán su embestida en el fin próximo de los tiempos (7. 19. De los textos paralelos que hemos aducido se desprende además que Aj y B han elegido textos escriturísticos distintos. despreciadas por el resto del judaismo (7. Los escritos de Qumrán cía su patrón común.Karlheinz Müller maestro de la Ley (19) que vendrá a Damasco. a una «espada» que no se especifica con más detalles. También fuera del fragmento citado.26s en CD 7. por mano de Zacarías el profeta: «iLevántate.13). de entre los que ofre360 . Una vez más tenemos un documento gráfico de lo dicho en la tradición paralela transcrita más arriba. mediante la fuga al «país del norte».13 habla de una «espada.146-15a). La aplicación de Am 5. respecto de Av pasajes donde el manuscrito B intenta dar más claridad a su modelo por medio de interpretaciones: en 19. sobre (8) mi pastor. tal como está escrito: «Sale una estrella de Jacob.10-21<7.» «El cetro» es el príncipe de toda la comunidad y él aplastará (21) a todos los hijos de Set. de la que él ha dicho (12) por boca de Ezequiel: «para marcar el signo distintivo en la frente de aquellos que suspiran y gimen» (13) Los demás fueron entregados a la espada que ejecuta la venganza de la alianza.10-21a. Probablemente puede hacerse lo mismo con el pasaje B : 19. que no encuentra ninguna correspondencia en A r La expresión «Mesías de Aarón e Israel» que aparece en 19. sino que escaparon como prisioneros al exilio (7. mientras en Aj no encuentran correspondencia los renglones B: 19.1.9) se los apostrofa como «despreciadores de los mandamientos y leyes». (10) Éstos serán salvados en el tiempo de la visitación. y B tenemos dos recensiones separadas de un mismo patrón previo. según Qumrán. El pasaje equivalente se contenta con la alusión. esto no significa que haya que esclarecer exactamente en todos los pasajes la relación mutua de ambas reelaboraciones. 19.17). Igual que Isaías predijo la salvación de los que mantuvieran la observancia a la tora. no parece que pueda ser producto de una recensión medieval. Y así será (también) el juicio de todos los miembros (14) de su alianza que no perseveran en estas leyes: serán visitados hasta la aniquilación por Belial.» Pero aquellos que lo guardan son los pobres del rebaño. Así faltan en B equivalentes de Ají 7.1 ls). Amos 5. 361 Éstos fueron salvados en el primer tiempo de la visitación (8. El castigo de los que desprecian los mandamientos de Dios (7.136-14ÍÍ).26-27a predijo la secesión de la comunidad de Qumrán (7.146-21 a está estrechamente ligada a la expectación de la comunidad de Qumrán y a su autovaloración. la «estrella» de Am 5. por la sencilla razón de que aquí el contexto es muy distinto.9) está respaldado por Is 7. Si bien no hay nada que se oponga a la hipótesis de que en A.10-21a contiene una interpretación actualizada de cuatro sentencias proféticas. que ejecuta la venganza de la alianza». Las citas están elaboradas por conceptos similares o de parecida interpretación.17 como el «cetro» que se yergue (7.18619a). que no tiene correspondencia en B. como si fuera una adición posterior de un copista medieval sacada del escrito de Damasco. elementos ambos que se encuentran documentados también en otros lugares.11) experimenta su restauración (7.5b-6a a los «despreciadores» del pasaje paralelo (7.25 (8.13a). y es el mismo Mesías que se anuncia en Núm 24. También vendrá.í96-20o).30 (8. un cetro se levanta (20) de Israel.156). En Qumrán (=«Damasco») vuelven a adquirir validez las palabras de la tora y de los profetas. contra el varón que está más cerca de mí! dice el Señor. 19.21 (8. Los que entonces continuaron fieles a la ley no fueron muertos. Inmediatamente destacan.16-18a).26 (7. es aquí donde la «cabana desmantelada de David» (Am 9.206-21 a). espada. pero los demás serán entregados a la espada cuando venga el Mesías de (11) Aarón e Israel. Por razones de contenido se excluye la posibilidad de valorar estas tradicinoes.2) no perseveran en estas (leyes): serán visitados hasta la aniquilación por Belial.7-9. como adiciones de los copistas medievales.7-12. Y esto tanto más cuanto que es inaceptable la hipótesis de un recuerdo de los otros pasajes del CD donde se encuentra también el giro «Mesías de Aarón e Israel».10s y que no es corriente en el judaismo fuera de la literatura de Qumrán.1) Pero los renegados fueron entregados a la espada Y así será (también) el juicio de todos los miembros de su alianza que (8. CD 7. Como ocurrió también en el tiempo de la primera visitación. que las ovejas se dispersen (9) y yo volveré mi mano contra los pequeños.31-33 (8. Hiere al pastor.11-12. Esto posibilita el juicio de que A t ofrece el texto más original. en 8. el Mesías sacerdotal y escatológico. La promesa del profeta se cumplió en el pasado con la destrucción del reino del Norte (7. No cabe duda de que tanto A¡ como B pasaron por alto algunas partes del texto que reelaboraron.17 (7. Por consiguiente no es aconsejable borrar del texto la perícopa de Ax: 7. 18s). es característica de B la tendencia al comentario: 19.

mencionados inmediatamente antes (1. 76-10a/106-26a.l-5o/56-7a.5b-la. entonces el lugar original de este texto no puede haber estado inmediatamente detrás de 19.76-9 no iba inmediatamente después de A. Pero bastantes de las acusaciones presentan un colorido que no es deducible de otros textos. entre 19. Y es que en Qumrán no se' encuentra ningún otro testimonio del giro «escrito por la mano».20). b) La situación en que nació el escrito de Damasco y su constitución fundamental. 363 . Marcan un estrato literario de los fragmentos del CD. los . y además es impensable que la fórmula final «cuando se cumpla la palabra que está escrita» (1. el «aplastamiento» de los impíos «hijos de Set» no puede haber estado unido con un texto que. Los escritos de Qumrán a una reconstrucción fiable del texto del CD que pudo ser el precedente.216 corresponde a la sección B: 19. con un tenor similar. más concretamente en 1. Esta observación confirma la hipótesis de que existe una laguna en el texto.76. Faltan en la colección de las leyes de la comunidad (A2: 9. 1. Por todo lo cual resulta probable que también aquellas partes del escrito de Damasco para las que no disponemos de textos comparativos. cuya intención es contrastar.7a y 19.136-26. de ambas reelaboraciones23.21a.116-2.76-9 tiene que haber estado detrás de Ají 7.éstos serán salvados») no sólo se refiere a los «pobres del rebaño».1.196-6.9a). 6b). Oxford 1954. ha conservado las palabras 6 renglones finales de esa laguna. llena de persecuciones pero respaldada por los designios salvíficos de Dios. Pues un pasaje que tiene a la vista. El CD contiene amplias secciones con una polémica muy dura contra enemigos que se presentan con distintos títulos. sin que sea posible verificar cuáles son esas correcciones secundarias del texto.7 a la forma de vida de los fieles esenios. De hecho este último pasaje no habla del castigo definitivo de los «impíos». y marcada por las repetidas reelaboraciones de que ha sido objeto. que está segura de su salvación.1-16. 9a y a las «ovejas» de la 1.10s. Ahora bien. en secuencia alternante. La primera secuencia textual completa con una intencionalidad claramente polémica se encuentra en 1.1.: 7. Por consiguiente sólo es parcialmente posible el completar por medio de Ax: 7. Los bloques polémicos se encuentran exclusivamente en la parte parenética. hayan sido objeto de intervenciones parecidas. El enfrentamiento con los enemigos se hizo en un lenguaje veterotestamentario fuertemente estilizado. De lo dicho se desprende sin embargo que B: 19. la) introduzca un texto que tiene claramente por objeto la situación sumamente amenazada de los miembros leales de la comunidad. Tampoco A. de manera que hemos de considerar escépticamente cualquier intento que valiéndose de adiciones o sustracciones quisiera llegar 362 23. 266-31a/316-32a. Este principio estructural presupone que el pronombre demostrativo que aparece en el renglón 10a («. plagada como está de ampliaciones u omisiones de copistas medievales. 8. Con otras palabras: en 19. aplica la promesa de Zac 13. anterior a todas las ulteriores ampliaciones y reelaboraciones.21a.106-21a el texto que falta entre B: 19.Karlheinz Müller Ya el tenor de 19. De lo contrario apenas sería comprensible la expresión «los pequeños» (1. A esto se añade la composición de CD 19.216 («éstos fueron salvados») sólo encuentra en los «pobres del rebaño» (B: 19.18-21 (fin del manuscrito AJ par 19. hay una laguna en el texto. entonces B: 19. la salvación de los que pertenecen a la comunidad con la ruina definitiva de los que se encuentran fuera de ella: 19. como 19.1613.textos paralelos que nos han sido transmitidos en los manuscritos Ai y B dejan al descubierto dos recensiones que presentan unos métodos de trabajo selectivos y no sintonizados entre sí.76-9.1. Pero si 19. para temer incluso una incomprensión bastante general.96) un término de referencia libre de contradicciones.76-10a no se ocupa del destino de los «impíos». Así pues.116-2. 8b. Además el pronombre demostrativo que aparece en Ají 7.31-20.14.76-10a se habla exclusivamente de la comunidad de los creyentes esenios.7 hace sospechar que entre la línea la («se cumpla la palabra que está escrita») y la línea 76 («por mano de Zacarías el profeta»).7a y 76. Esto contra la edición de C H . y lo que se dice del «varón que está más cerca de mí» (1. La tendencia del manuscrito B a hacer comentarios nos hace ver claramente que el copista medieval tenía razones para temer que se entendiera mal el texto redactado por él.21a. The Zadokite Documents. 96).8a) pondría a la interpretación ante dificultades insoluoles si hubiera de entenderse como alusión a un «impío» (cf. sino que alcanza también a los «pequeños» de la 1. A pesar de estos presupuestos poco favorables. en el que con toda probabilidad se ha conservado la situación en que nació la forma primitiva del escrito de Damasco. una crítica literal prudente tiene muchas posibilidades de abrirse paso en la superficie textual del escrito de Damasco. Se abren así importantes perspectivas para llegar a conocer el proceso de formación y la contextura del Cairo Document.: 7. si A. y son la mayor parte. 19. como 7. RABIN. 4.

C. En 19. de manera que para el desarrollo de la guerra quedan 29 años (2. así como las resonancias terminológicas de 13. Para localizar el origen de las oraciones. te tu misericordia con el re[sto de tu propiedad] bajo el poder de Belial. El himno de 13. En oposición a su enmarque. 4.4-86 con el contexto actual.C. Según IMac 6.Karlheinz Müller mente tu misericordia con nosotros bajo el poder de Belital].C. Los escritos de Qumrán El concepto de «pueblo de Dios».26.234) y el romano TÁCITO (Historíete 5. También el parentesco de 17. Además existen fuertes argumentos para suponer que la versión primera y original del rollo de la guerra carecía de los pasajes predestinacionistas que aparecen en las dos recensiones de M.4-8í> presenta una articulación rítmica y por estrofas.6. son argumentos en contra de una genuina continuidad y unidad de 17. el que participe en la victoria escatológica sobre los pueblos gentiles.16 tiene en 19. Solamente en 13. 7-16. Toda la columna 13 da la impresión de ser un añadido secundario.) y la muerte de Herodes el Grande (4 a. no cabe suponer un año sabático antes del 164/163 a. es decir empieza en el año séptimo (2. que tan estrictamente se exige en 2. exhortaciones y acciones de gracias que encontramos en ambas recensiones. 17.9 el texto encuentra una continuación similar a la de 14.1-5). Es de toda evidencia que sólo en un segundo momento ha entrado la tendencia de que no sea todo Israel.2: para 13. En 1 QM ocupa un puesto singular su descripción de una lucha con contenido ético de tipo dualista y que tiene lugar bajo el signo de una doble predestinación. de las piezas hímnicas y litúrgicas.1.1-18 no hay ningún paralelo. sino exclusivamente el «resto». no puede rechazarse sin más la hipótesis de que fue en aquel tiempo y en tales círculos cuando surgió la utópica teoría de los años sabáticos que deberían interrumpir el ejercicio efectivo de la guerra. Con un origen tan temprano se ganaría espacio suficiente para colocar el crecimiento del rollo de la guerra. El himno que termina en 12. La redacción definitiva de 1 QM tuvo lugar en el período de tiempo que transcurre entre la conquista de Jerusalén por Pompeyo (63 a. ll. tan complicado desde el punto de vista de la historia de la tradición. que aparece en el texto más antiguo de 4 QM a 14. En este supuesto.3.6-10.53s.15. 2Mac 5. el año sabático se guardaba en la época asmonea. Además 17.86. es decir la comunidad de Qumrán.13-4.10). A juzgar por los criterios paleográficos. De los relatos que hacen el historiador judío FLAVIO JOSEFO (Antiquitates 13. hijos de la alianza». hay que recordar igualmente las situaciones de las luchas macabeas.4) se desprende que la institución del año sabático influyó a veces también en la planificación judía de la guerra. 2Mac 8.24-26. Es totalmente independiente de la situación bélica a la que todavía se hace referencia en 13.30-34.1-18 y en 17¡4-8í> se pueden encontrar enunciados referentes a una predestinación bilateral.58-60. Si a esto se añade el hecho de que al principio de las guerras macabeas algunos grupos de combatientes se abstenían en sábado incluso de cualquier clase de autodefensa (IMac 2. queda después cualificado y restringido en 1 QM 14. ¿Pero cómo pudieron mantener su vigencia tales textos en la comunidad de Qumrán? ¿Cuál fue su «situación vital»? ¿Dónde recibieron una aplicación y adaptación litúrgicas? ¿O es que en las modificaciones de su forma se trata simplemente de 357 . se remite al concepto de «alianza» que aparece en 17.32-38.8-11.8s por la idea teológica del «resto» santo. tal como constan por ejemplo en IMac 3.1-18 y el vocabulario empleado en 1 QS. No se dice una palabra acerca de las circunstancias de una batalla.10s.C.18-26. Tal vez la observancia de los años sabáticos.14-29.1-8 su doblete.24. ofrece un punto de apoyo para calcular la fecha en que se compuso el antecedente esenio del rollo de la guerra.l7. Por otra parte las expresiones predestinacionistas confieren a 1 QM 13 un sello cósmico-dualista sin precedente alguno en el pensamiento popular que impregna las restantes partes del rollo de la guerra. De los 33 años restantes hay que quitar otros cuatro años sabáticos.41. 15. que aborda en el renglón 8 el tema del resto.5 con 1' QS 3. el manuscrito del rollo de la guerra no pudo haberse terminado después del 70 p.C). Sin embargo coincide de manera sorprendente con la exposición sintética de la posterior teología comunitaria de los esenios: 1 QS 3. «y vosotros. desde el punto de vista de la historia de las formas. antes y después de la batalla. no nos ha sido transmitido en su contexto original. Entonces lo más pronto que se podría situar el origen de la versión original que está en la base de 1 QM.49. sería en la época inmediatamente posterior a la purificación y reconsagración del templo por Judas Macabeo en el año 166/165 a. Entre los problemas pendientes acerca de 1 QM está el de una evaluación exacta. que comentábamos más arriba.6). 7. El plan temporal de la lucha de cuarenta años comienza 356 con un año sabático.

puesto que la relación que guardan ambas reelaboraciones con el texto precedente parece distinta y muy difícil de determinar en cada caso. R. el B en el siglo xn d.34). Edición provisional de 4 Q Dam» 226 XVIIS: RB 73 (1966).21).9-8. Series i). SCHECHTER. ROST. Oxford 1962. (18) cuyas palabras Israel ha despreciado.34. Tal como él dijo: «Yo saco fuera a Sakkut. (17) esto es. Die Damaskusschrift (xKleine Texte fiir Vorlesungen und Übungen» 167). el hijo de Amos el profeta.» Los libros de la Ley. (11) que dijo: «Vendrán días sobre ti y sobre tu pueblo y sobre la casa de tu padre. Antes de proceder al estudio propiamente dicho del escrito de Damasco desde el punto de vista de la crítica literaria y de las formas. Los manuscritos Ai y A2 se escribieron en el siglo x. 513-523. incluso por lo que atañe a estos fragmentos de doble tradición.» «El rey». cuando Dios visite la tierra (7 y) se cumpla la palabra que está escrita 358 359 . Cambridge 1910. 128-131. que comprende cuatro folios escritos por ambas partes (1.5b) Pero a todos los despreciadores de los mandamientos (6) y leyes se les pagará el sueldo de los impíos. Se puede mostrar la diferencia del problema de crítica textual y literal que se plantea con el ejemplo de los pasajes paralelos A^ 7. se les pagará el sueldo de los impíos.C. E L ESCRITO DE DAMASCO (CAIRO DOCUMENT: CD) Los fragmentos fueron descubiertos en 1896 por S. RB 63 (1956).T. Y es que los fragmentos A¡ y B corren paralelos a partir de 7. que confirmaron y completaron los textos A! y A2 conocidos hasta el momento22. La «estrella» es el B (19. 21. En 4 Q.1-8. escritas asimismo por las dos caras. y los que entonces «perseveraron» (14) escaparon al país del Norte. ellos son la cabana (16) del rey.2/B: 19. La recuperación de dicho modelo choca con dificultades considerables. Facsímile of the Manuscrípts in the Cairo Genlzah Collection in the Possession of the Untversity Library Cambridge («Jewish Quarterly Review Monograph».21. ZEITLIN. A. Berlín 1933.5-14. y editados por él mismo en 191020.20). Por lo que hace al género. planteadas desde el punto de vista de la historia de los géneros.1-16.» En la división de las dos casas de Israel (13) Efraím abandonó a Judá. M. hay que afrontar una 20.1 hasta 8. tal como él dijo: «Y yo vuelvo a edificar la cabana caída de David. SCHECHTER en el depósito (geniza) de la sinagoga de Esdras en El Cairo. que consiste en una sola hoja escrita por el anverso y el reverso (19. Fragments of a Zadokite Work. 58-60. A2 ofrece un compendio de prescripciones legales. dependerá en gran medida el que en el futuro pueda captarse con más claridad la continuidad entre tradición y elaboración dentro del rollo de la guerra. MILIK. Fragments du Document de Damas. The Zadokite Documents. (7. DE VAUX. la comunidad. más allá de las tiendas de Damasco.9) Pero a todos los despreciadores. Sobre los fragmentos de 6Q: M.5/19. son los libros de los profetas. Y los «estrados de las imágenes» y el significado de las imágenes. Filadelfia 1952. 151s. 22. vuestras imágenes. Documents of Jewish Secturles I. finalmente un manuscrito B. 5 Q y 6 Q se descubrieron por lo menos ocho ejemplares del escrito de Damasco. Ten Years. Sobre 4Q: J. MILIK. A! y B contienen una parénesis plagada de interpolaciones midráshícas. proceden de la mano de otro amanuense (9.T. cuyas cuatro folias. grave dificultad. Qumran Orotte 6. 1-20.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán procesos literarios? De la respuesta a estas preguntas. m. (15) y a Kewan. I. Se trata de tres unidades literariamente independientes: un manuscrito Ai. Fotografías: S. un manuscrito A2. continuidad que hoy es un enigma. Dlscoveries in the Judaean Desert of the Jordán 111: Les ¡iPetites Grottesn de Qumran. Desde entonces es indudable el nexo que guardan los escritos de Qumrán con CD. (10) cuando se cumpla la palabra que está escrita en las palabras de Isaías.21/19. a) El problema del texto tradicional. 181. BAILLET. La mejor edición crítica es la de L. 94-106. como (12 no) habían vuelto a venir desde el día en que Efraím abandonó a Judá. S. cuando Dios visite la tierra. vuestro rey. BAHLLET. Ct. Una comparación de los manuscritos coincidentes pone de manifiesto que las dos copias medievales se remontan a dos recensiones independientes entre sí de un modelo común o semejante. Pero todos los renegados fueron entregados a la espada.

hizo regresar al templo a un numeroso grupo de miembros «traidores» de la comunidad esenia. Tras veinte años de ese «tantear el camino». el castigo que según la tradición judia habían cargado sobre Israel los reyes de Israel y Judá por los 390 años de idolatría en el primer templo.38). que incluso después de su «traición» seguían tan cerca de la comunidad esenia que había que concederles una «esperanza de salvación» (8. Ante la amenaza que suponían para la existencia de la comunidad aquellos apóstatas. cabe pensar en una fecha situada alrededor del año 100 a. 9b-10a). 4b-5a). CD 1. CD marca un estadio más avanzado de las relaciones entre la comunidad esenia y sus adversarios.1-11 y 2. 3-4a).).9-12. tal como se supone en la parénesis del CD. IMac 1.14-4. En este estrato más antiguo del escrito de Damasco cobran actualidad las dos prehistorias de 1.64. lb-9a). Si para la aparición del fundador de la comunidad de Qumrán tenemos la fecha aproximada del año 150 a. Entonces Dios volvió otra vez su rostro hacia Israel e hizo nacer la «raíz» de la comunidad esenia.8. 15-1: Derrota Victoria Caba OBuan^ ap sojuosa 507 . en el período de persecución bajo Antíoco iv Epífanes (cf. entendida como la única continuación prevista por Dios de la historia de Israel. cuya existencia se prolongó 410 años. 2Mac 5. 24 dotes Tropí g M ¿o u> 1—l o\ $ í £ t—i 8 ü«cA« «* col.49. 6-7a). para el enfrentamiento esenio con el conventículo del varón de la mentira. En ese momento se había cancelado el castigo que venía durando 390 años.1-11: Dios se había apartado de «Israel» y del «santuario» (I. de la misma manera que en otro tiempo Israel había buscado durante 20 años a Dios. había nacido la necesidad de recordar la historia de la comunidad.tZ -pcujuí 'jsnjsjqog Los escritos de Qumrán £S£ r i s.12. El estrato literario más antiguo del ulterior Cairo Documení podría haberse formado en esa fecha y bajo el signo de un movimiento que. Pero se acordó de los patriarcas. hasta su destrucción por Nebukadnezar 0. los asideos de las guerras macabeas (1. Lo cual se puso de manifiesto «en el tiempo de la cólera» (1. 2. antes del desmantelamiento del templo (1. y dejó que quedara en Israel un «resto» (1. Introd. Estos antecesores de los esenios estuvieron durante 20 años «como ciegos».4). Así pues. de los «antiguos». 56. y si ha de situarse cerca de ese momento la discusión con el varón de la mentira descrita en 1 QpHab 5.20.C.C. a „-J r £ Oí S-J ¡ S 8 E ? X o 1 o. 7. 1 S g Cfl 3 r* M el grupo enemigo que entretanto se ha ido convirtiendo en una «comunidad» que presenta una competencia amenazante. como consecuencia de la pasada «corrección» del Maestro de justicia por parte del varón de la mentira. Dios despertó al Maestro de 369 Schreiner. 3.

que estaba en la base de 1 QM. en Qumrán se pensaba desde el principio en la línea fundamental de la antítesis comunidad=resto santo de Israel+gentiles.6: (6b) Pero nosotros somos tu pueblo. En algunos pasajes es posible poner de manifiesto. A través de una comparación con 4 QM a 14. oh Dios Heno de gracia. con los que se fue ampliando aquella versión primitiva a lo largo de un lento proceso de tradición. tú que les guardaste la alianza a nuestros padres: con (9) todas nuestras generaciones has manifestado maravillosamen355 Tú has manifestado mara[villo]sa- . 1114). sino también en los demás pasajes del rollo de la guerra en los que tal convicción se expresa el concepto de resto santo. De esta manera proporciona la ocasión para incluir los renglones 9. Según el testimonio de los poemas del Maestro.8s: (Sb) Pero nosotros somos el refsto de tu pueblo. En ambas elaboraciones se encuentran huellas de materiales de formación anterior. sin ningún interés por mencionar exponentes especiales (2.2.13. para las que indudablemente es esencial la antigua oposición Israel/gentiles. la inclusión de los «sacrilegos de la alianza» (1.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán que han pasado por el horizonte de Israel a lo largo de una serie de experiencias cuya memoria se conservó en la tradición veterotestamentaria posterior.17 tal como lo tenemos ahora. la oposición entre Israel y pueblos gentiles era sin duda la determinante.9. Una «regla para la modificación de la formación de batallones de combate» (9.6s. estereotipadas y colocadas una inmediatamente detrás de la otra.10-17) decide la serie de instrucciones técnico-militares que empieza en 3.2).7s). en l. bajo los adornos de las recensiones que han llegado hasta nosotros.8. y quizás de toda la sección 3. sostenido por las dos recensiones. la otra en 1 QM 2.10-14. curso escalonado de la lucha aparecen como tradiciones dobles. Ambas elaboraciones coinciden en el hecho de que es todo Israel el que saldrá a la lucha contra los «hijos de las tinieblas». El nombre de «Miguel» a la cabeza de otras tres figuras angélicas (1. de que es todo Israel el que se moviliza para la guerra contra los «hijos de las tinieblas».4-7 se aplican las cifras de las fuerzas hostiles tradicionales a los pueblos en general.9. Es un texto lleno de lagunas y trata sobre los movimientos tácticos de cuadros de tropa. La otra habla explícitamente del pueblo de las doce tribus. cuyo resultada fue la armonización posterior de las ideas tradicionales con la nueva conciencia que tenía de sí misma la comunidad de Qumrán. Encontramos la idea del resto santo en 1 QM 13. En la disparidad de tales manifestaciones se hace palpable un complicado proceso en la historia de la tradición. Una recensión delata una mentalidad judaica. Alabado sea] tu Nombre. Judá y Benjamín. oh Dios lleno de gracia. No sólo en 1 QM 1. ésta debe ponerse en la cuenta de una qumranización secundaria. 14.10-17. tomándolos como el adversario de Israel al que hay que aniquilar por completo.ls. Esto hace sospechar que la composición del pasaje 3. Para el texto primitivo. De modo similar. 1 QM 14.13-4. Levi. A esto responde la amplitud de la lista de los pueblos enemigos en 2.15-19.6 se puede comprobar positivamente en 1 QM 14.10-17 en el esbozo de batalla que hay en 1 QM 15-19.3-9. El estado de cosas que hemos presentado desde el punto de vista de la crítica literal basta para comprender que 1 QM es el resultado de un extenso proceso de compilación. ha de asignarse a una labor redaccional que funcionaba ya antes de la versión definitiva del rollo de la guerra.2) en la serie de pueblos enemigos produce una impresión francamente contradictoria: la presentación de la oposición interna —dentro del judaismo— a la comunidad de Qumrán rompe el axioma. para integrarlas inmediatamente en la amplia confederación de los «exilados del desierto» (1. Una de las dos recensiones se plasmó en las columnas 1. El número elevado de nombres que se citan recorre el conjunto de pueblos no israelitas 354 Frente a estas afirmaciones. En la forma final del rollo de la guerra se dibujan dos elaboraciones distintas de un mismo relato bélico previamente existente. 15s) recuerda 17.8. que también eran conocidos en el ejército romano bajo el nombre de «torres» (1. Hace memoria en primer lugar de las tribus meridionales. algunos elementos residuales de la forma primitiva de la «guerra de los hijos de la luz contra los hijos de las tinieblas». Alabado sea tu nombre.8s la reelaboración del modelo antiguo en el sentido de la idea qumránica de resto: 4 QM 14.13-9.

que da a entender de manera programática cómo la medida de toda intervención de Dios en la historia de Israel es la obediencia o desobediencia a «sus caminos» (2. 86) «Entonces se encendió el furor de Dios (9) contra la comunidad de ellos.4s) y no hay en ella ningún resentimiento (7.» Súbitamente aparece en escena.9s.86 par 19. como todavía no se ha levantado ninguna otra. a Isaac y a Jacob (3.1). 7.206). 7. (14) para revelarles cosas escondidas en las que todo Israel se habia extraviado: sus santos sábados. Aquéllos tropiezan por las riquezas (4. congregado en torno al varón de la mentira.156-18a^ y de su calendario antisabático (6. 20a-7. entendida históricamente: la salvación. Por eso perecieron sus héroes (10) y su tierra quedó desierta. que no «realizaba la separación del pueblo» (CD 8.12o).4. sus testimonios justos y sus caminos verdaderos. sus maravillosas fiestas (15). Aquéllos no ayudan a sus parientes más próximos (8. el pueblo de la antigua Alianza). 6.2. el cual condujo a aquellos asideos al «camino del corazón de Dios» fundando la comunidad esenia (I.18s).17.14-4.1).36-4o>. que Dios «construyó en Israel como casa firme. a su descendencia en Egipto (3.1).0). y que son las siguientes: 6. Después de una introducción.3) la justificación de la secesión esenia del templo (6.20c) y que seguía adherido al culto del templo. 4. a los hijos de Jacob (3.23s).8a. De importancia fundamental es la conciencia de elección que recoge la idea de resto.176-25a.15s).2-1 la. la comunidad se distancia de los «hijos de la fosa» y de su culto vano (6.2 cf. en 3.2-3a).17.1.17.7-8o>.1 = 19.186-19. lOb-Vla). ni antes ni ahora» (19-20a). 8. a Abraham (3.20c) y toman parte en el culto del templo. El problema de un movimiento de apostasía que iba ganando terreno rápidamente.166-4.66 par 19. 8.6-8. Habla del diluvio (2. la comunidad condena el matrimonio con sobrinas (5. 2.19c). Aquéllos son vengativos y rencorosos (8.176-18).3a).13s. en la comunidad reina un cariño mutuo y cada uno busca la salvación de su hermano (6. 4. (12a) de manera que cada uno hizo su propio capricho. Los adversarios se manchan con la fornicación (8. la comunidad se abstiene de toda clase de prostitución (2. 1 QH 4. para las que resulta probable una relación inmediata con la situación originaria del Cairo Document.5 par 19. y todo aquello en lo que su voluntad se complace. 3-10s.86 par 19. El cumplimiento de los mandamientos es exclusivamente posible en esta comunidad. estableció Dios su alianza con Israel por la eternidad.4s. Los escritos de Qumrán polémicos de la parénesis del CD. el texto empieza con la caida de los «guardianes del cielo» (2.186).Karlheinz Müller justicia.196).6c par 19. sólo en ella reposan la elección y el perdón de Dios (3.56-6a par 19. Por eso se hicieron reos de culpa los primeros que entraron en la alianza (es decir.17s = 1930s cf.6. ocurre todavía bajo los mismos supuestos teológicos que tuvieron un valor determinante para el fundador de la comunidad y que se plasmaron por primera vez en los poemas del Maestro que encontramos en los hodayot. Por eso perecieron sus hijos y sus reyes fueron exterminados. El relato del destino pasado de Israel discurre en un sumario (similar al de Neh 9. 6.206-7.llM5aA de su sacerdocio (6. la comunidad deja la venganza en las manos de Dios fi9.20.11&-I5a). cuando lo practica. Aquéllos perseveran en el «endurecimiento de su corazón» (8. Por construcción. los que habian quedado de entre ellos.76 par 19.5 = 19.14-17a).19-21) y menciona a los hijos de Noé (3. Asimismo pertenecen con seguridad al cuerpo fundamental del escrito de Damasco aquellas autopresentaciones de la comunidad que se encuentran esparcidas de manera antitética entre los textos 370 En estas partes más antiguas del escrito del Damasco.56-6).2). la «visitación» de los «traidores» se fundamenta en el hecho de que las maldiciones de esa misma alianza se vuelven contra ellos (CD 1. la historia de la comunidad esenia: «Pero entre aquellos que perseveraron en los mandamientos de Dios (13). la comunidad evita la riqueza sacrilega (6. par 19. hace comprensible por lo demás el hecho de que en la situación originaria del Cairo Document fuera una preocupación esencial desde el principio (1.126.18. el ajuste de cuentas con el grupo apóstata.12 siguen estrictamente el esquema de la prehistoria veterotestamentaria. Aquéllos «no se separan del pueblo» (8. 3. de la comunidad que ha quedado a manera de resto tiene lugar en razón de la alianza pactada por Dios con los padres y que perdura exclusivamente en la comunidad esenia (CD 1. el desierto y finalmente Qadesh (3. 20s). presente ya en la tradición judía (CD l. la comunidad no actúa «deslealmente con el que es carne de su carne» (7. Y fueron (11) entregados a la espada porque abandonaron el pacto de Dios y eligieron su propia voluntad y se comportaron según la dureza de su corazón.86-1 la). 3. la comunidad se rige sin reservas por la voluntad de Dios (2. cf.18a).7s).26-31): (3. por parte de Dios. 1 QH 4.13s cf. 8. Por el contrario. (16a) vive». contenido y función 2.13. 371 .16.8a par 19.15). por lo que el hombre.27b-34.46-5a).6a>. 1 QH 6.18c-19a). Aquéllos se tratan mutuamente con odio (8. Aquéllos practican el incesto (5. y que la integra en la concepción veterotestamentaria de la alianza.

21-24). Y los adoctrinó por medio de los ungidos de su espíritu santo (es decir. Así es como en CD no desempeña ningún papel la antinomia luz/tinieblas. Y estableció con exactitud sus nombres. Y esconde su rostro de la tierra (de Israel. y en ninguna parte se encuentra alusión alguna a la relación existente entre Belial y los «guardianes del cielo» que aparecen en CD 2. El contexto inmediato no da motivo ninguno para poner en duda la pertenencia literaria del pasaje al texto originario del Cairo Document. pero no se llega a distribuir dualísticamente su competencia en cuanto al dominio: en ningún lugar se aclara si los «ángeles de la corrupción» (CD 2. y en todo caso provisional. reconocible en CD 2. hasta lo que ocurrirá en sus tiempos para todos los años del eón mundano.18). 116) no ofrece en el fondo otra cosa que una explicación de la frase precedente (1. y que como tal transciende el horizonte teológico de los poemas del Maestro: (Línea 7b). En comparación con 1 QS 3. Pues. recuerda aquel pasaje de la llamada Regla de la comunidad.76-13. 56-7o). los profetas) y por medio de los videntes (13) de la verdad. anterior a la creación. tal como la había reunido y propagado el Maestro de justicia: CD 2.8s el Maestro de justicia expresa su convicción de que los ejércitos vengadores de Dios están ya de camino para llevar a cabo la aniquilación definitiva de los adversarios impíos. Por lo demás. estructura que es determinante para 1 QS 3.35s.18. la com373 A esto se añade la calificación del presente en el sentido de una expectación próxima e inminente del juicio escatólogico de Dios. la tradición preexistente del resto santo como el punto de apoyo decisivo en el que se sustenta la fe esenia en la predestinación. Y antes de que fueran creados conocía él (8) sus obras. Y conoce los años de la existencia y el número y determinación de sus tiempos para todos (10) los sucesos eternos y los acontecimientos. pone de manifiesto la gran carga de obligación responsable que aportó la comunidad esenia a la herencia teológica de su fundador. contra los que se oponen al camino y detestan las leyes (de la comunidad). además. Frente a esto encontramos en CD 2. en CD 2. 1.6) están sometidos al «dominio» de Belial (cf. 20.26. y ello en una forma de cuño catequético: 1 QS 3. con el fin de reservar para el país algunos que han escapado dé los peligros y (12) para llenar con su simiente la superficie de la tierra.13-4. pero a los que odia los hizo extraviarse.18 es la única cita del escrito de Damasco en la que la confrontación del «príncipe de las luces» con «Belial» permite comprobar un eco lejano de la doctrina de los dos espíritus que aparece en 1 QS 3. y de «luz» sólo so habla en un único pasaje (5. Así es como en 1 QH 5.26. Dios no los ha elegido desde el comienzo de los tiempos. falta la nitidez y trabazón de la estructura básica dualista del pensamiento predestinacionista.76-13 (cf. que ofrece un esbozo acabado de la fe esenia en la predestinación.76-13. En este estadio la concepción de un decreto predeterminista de Dios. en el marco del giro «príncipe de las luces» ( = Miguel).13-4. 1 QS 3. se supone como una realidad conocida el mundo de los ángeles y demonios. Finalmente.» La acentuación predeterminista de la idea de resto. De modo análogo en CD 1. teniendo en cuenta el «conocer» predestinante de Dios: «Poder y fuerza y gran furor. igual que en el conjunto del escrito de 372 . con fuego ardiente.13-4. El contexto «tinieblas» no aparece en todo el Cairo Document. para que no haya para ellos ningún resto ni ningún escape. (11) Y de entre todos ellos suscitó para sí algunos que ha llamado por su propio nombre.76-13 una afirmación aislada que enjuicia la retirada de los adversarios de la comunidad esenia según el concepto de una praedestinatio gemina.26. Se trata de un elemento fundamental tan normativo para el escrito de Damasco como para los poemas del Maestro. fe importada desde fuera después de la muerte del Maestro (CD 19. procedente de la cueva número 1. Y detestó las generaciones desde el principio.14). por medio de todos los ángeles de la corrupción.26a habla de que ya se ha inflamado la ira divina contra los apóstatas.136 par 19. empalma con la idea de la santa comunidad del resto.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán Damasco. La idea de que los apóstatas tienen que acabar en la perdición porque Dios no los eligió antes de existir sino que «conoció» sus obras antes de crearlos. Sin embargo. 9) hasta su final. Presenta.13-4. y CD 8. Por otra parte CD 5. las huellas fragmentarias del pensamiento dualista que aparecen en el escrito de Damasco dan la impresión de pertenecer a una etapa de desarrollo relativamente espontánea.1 16.26.13a se introduce en el texto a la «comunidad de los renegados» llamándola «la última generación».

7&-13 produce una impresión indudablemente menos evolucionada. En algunos pasajes de la parénesis del CD (Aj.2 no se menciona la segunda visitación. las interpolaciones midráshicas de la parénesis del CD se esfuerzan por dar la interpretación verbal de un texto bíblico.32í>) Y así les ocurre a todos los que desprecian los mandamientos de Dios. renunciara en 19. sino que pudieron salvar su vida como prisioneros.1-8.1. Más trascendente es la observación de que las inclusiones midráshicas que aparecen en el contexto de la parénesis del CD representan un género especial. Esta exégesis atomizada se acerca mucho más a la ulterior interpretación rabínica que a la interpretación propia de los peíarim.186) Y así les ocurre (19) a todos los que desprecian los mandamientos de Dios.33s a esta abrupta interpolación textual. a manos de Belial.10-21». puesto que ambos tienden a una extensa alegorización y a una aplicación histórica.1 habla todavía de la «primera época de la visitación».° 1 y cuyo origen ha de situarse entre los años 40 y 30 a. c) Adiciones secundarias y crecimiento del escrito de Damasco. hallado en la cueva n. la aniquilación escatológica de los miembros pertenecientes a la comunidad renegada. Así pues. que sigue inmediatamente. 216. (35) no serán inscritos desde el día del fallecimiento (20. (Fin del manuscrito) alianza (34) en el país de Damasco pero que luego han vuelto a obrar de manera infiel y se han alejado de las fuentes del agua viva. el hijo de Neriyías. de los sucesos acaecidos el aflo 722 a. a consecuencia de la cual los fieles a la ley no fueron muertos..26s (1. constituye la regla 375 374 . más antigua. se comprende que el copista del manuscrito B. y Eliseo (21) a Gezzi. hacía posible la transferencia de esta situación del pasado a la historia de la comunidad (1. con su brusca desconexión. 2Re 5. preocupado siempre por la inteligibilidad del texto. frente a 1 QS 3. y hasta 8. es decir.34) las inclusiones midráshicas interrumpen de manera sensible la continuidad del texto.216-8. Es cierto que sus peculiaridades literarias coinciden con el estilo exegético de los peSarim (= comentarios) de Qumrán. Una comparación con el ejemplar probablemente más significativo del género peser —el comentario a Habacuc. los abandonan y se apartan en la dureza de su corazón (20) — a eso se refieren las palabras que habló Jeremías a Baruc. Al final del manuscrito Ají 8.20&-21o. los renglones 13M4a recuerdan la destrucción del reino del Norte.26 comporta la exigencia insoslayable de abrir a una valoración más diferenciada lo que hasta ahora había sido un axioma aceptado casi sin discusión: la prioridad literaria de 1 QS con respecto a CD. La oración queda violentamente descoyuntada: el pronombre indefinido «todos» (en dativo) del renglón 19a no se vuelve a recoger hasta el r. Con toda agudeza se plantea la cuestión de si pertenecen al cuerpo originario del escrito de Damasco o so le han añadido posteriormente. Si las da por conocidas. Con ello el contexto quedó fuertemente distorsionado. es evidente que CD 2. no se citan ni «las palabras que habló Jeremías a Baruc».26?). según parece.13-4.120. ni lo que dijo «Eliseo a Gezzi».Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán en el país de Damasco. es decir. La cita de Am 5.18&-21 (par B: 19. pero no son fácilmente verificables en el Antiguo Testamento (Jer 45. Aj (8. — aporta un conocimiento iluminador en esta línea: la explicación de una frase veterotestamentaria aislada. produce la impresión de un paréntesis introducido arbitrariamente.C. Por otra parte. B: 19. 15&-21 a). a todos los varones que se han incorporado a la nueva Ai: 8.C. (33) los abandonan y se apartan en la dureza de su corazón.32ó-34o) se encuentra otra interpolación midráshica que evidentemente no tiene en cuenta el contexto. y por tanto destacan nítidamente del empleo escriturístico que hacen los demás documentos de Qumrán. con ayuda de una oración nominal cuyo sujeto viene representado por un pronombre personal. 14M5a). Y es que 7. su criado —.26.4s.13-4. a todos los varones que se han incorporado a la nueva alianza B (19. hasta la aparición del Mesías procedente de Aarón y de Israel.1) del Maestro de la comunidad. Pero mientras la interpretación de los peSarim suele dejar intacto en general el texto veterotestamentario. Dentro de la ya mencionada traditio slmplex A ] : 7. paración de CD 2.76-13 con 1 QS 3..21.

1.Karlheinz Müller Los escritos de Qumrán dentro de la parte parenética del escrito de Damasco (4. En correspondencia a su falta de fidelidad.23.16.6b-9a (par 19. A diferencia de la parénesis del CD. Lo que se presenta explícitamente como un cuerpo extraño en el contexto de la parénesis del CD es la frase 7. se incorporasen a la parénesis del CD las piezas midráshicas. En particular los principios jurídicos se refieren al modo de administrar la corrección y el testimonio (9. 3a.9-1 la— en toda la literatura qumránica que concede expresamente el hecho de que el matrimonio era corriente al menos en una de las modalidades del movimiento esenio.20.13 y 12.7).23. En este contexto los renglones 36-8a no vienen preparados en modo alguno.3.10s).18a). ni en la ordenación ni en la presentación del material jurídico.1-16. entonces deben proceder según el dictamen de la ley y en conformidad con la prescripción (8) de las instrucciones que responden al orden de la ley.26 cf. abrupta la sucesión de promesa de bendición (7. sin que el contexto inmediato del pasaje permita pensar en una alusión tipológica a los «campamentos» que se erigían en la época del desierto (como sería el caso en B: CD 20.26-5. Y es que interrumpe de manera 376 . siguiendo la predicación apóstata del varón de la mentira. 6.15. Su contenido no ofrece un principio configurador.11a. 12. postulado en todo el contexto. Todo miembro de la comunidad esenia con semejante actitud interna está bajo el veredicto del ya próximo juicio divino: «Éste es el varón que se funde en el horno» (1.186. En ellos no se habla ya de dejar a la inminente cólera de Dios el castigo de ese desprecio de los «mandamientos de los sinceros» (¡cf. como por su floja conexión con el contexto.3. que se caracterizan tanto por la singularidad de su género literario. en el cual la explosividad escatológica de la situación originaria se encuentra ya rebajada por condicionamientos de cuño casuístico. será expulsado de la comunidad (4) como uno cuya suerte no ha caído entre los instruidos por Dios.6b-9a par 19.9. 9.26-5) es el único pasaje —además de 1 QSa 1.14). pero se encuentra también en dos pasajes del Hab (1. No es inverosímil que sólo después del año 30 a.C.106-13) y el sábado (10. 14. Prescindiendo de su aislamiento contextual. sino que la cuestión que les preocupa es la de cómo debe comportarse la comunidad en un caso así: (ib) Cuando sus obras se hagan manifiestas. Ez 22. sucesión antitética a la que apuntaba el contexto inmediato del enfrentamiento con los partidarios renegados del varón de la mentira: (7. 2b).6b) Y si viven en campamentos según el orden del país (B: + que existe desde tiempos antiguos) y toman mujeres (B: + según la costumbre legal.11.3) en la comunidad «campamento» (cf.17).166-17.22!). se arredran a la hora de «cumplir los mandamientos de los sinceros ( = de la comunidad)» (1.1 -3a se dirige a aquellos miembros de la comunidad que.l5s!). hay algunas peculiaridades materiales que obstaculizan el ajuste de la frase citada en el conjunto de la parénesis del CD.14-ll. (6) Y cuando sus obras se hagan manifiestas.4.9b-12a).2.66 es el único punto en que los manuscritos At y B se refieren a colonias esenias en forma de «campamento». nadie puede tener trato con él ni en la posesión ni en el trabajo.).19. 7.1-10. Por una parte. Es posible que estos datos señalen una evolución de la práctica del peser hacia un estadio más avanzado del midrash CD. (8) Pues todos los santos del Altísimo lo han maldecido. CD 20. El hecho de que aquí una excomunión temporal asuma el papel del inminente juicio de Dios. el baflo de inmersión (10.4b-6a) y amenaza de maldición (7.20. 10. Tal como él ha dicho (acerca de las relaciones) entre el marido y su mujer y entre el padre (9) y su hijo (Núm 30.8s. nos remite de forma inequívoca a un ulterior estadio evolutivo del escrito de Damasco. las colonias en forma de «campamento» en que habitaban los esenios son objeto de amplios comentarios en el corpus de determinaciones jurídicas transmitido por el manuscrito A2: CD 9. 13.13. según la cual (7) caminan los varones de santidad perfecta. d) La independencia original de la colección de preceptos que se encuentran en CD 9. Faltan el principio y el final del manuscrito A2. las condiciones de pureza 377 La frase rompe el contexto.4s. los varones del saber deben corregirle (5) hasta el día en que pueda estar otra vez en el lugar que corresponde a los varones de santidad perfecta. ¡Cf.206. Dt 2. 7) y engendran niños.4.4-\0a). Ila.17. 7. en conformidad con la interpretación de la ley. Por otra parte. 7. 8. 1. el cargo de los jueces y sus condiciones (l0.

En dos pasajes (13.171173). hablan de los esenios como los herederos espirituales de los asideos. Los dos pasajes recuerdan las noticias que da el primer libro de los Macabeos acerca del comportamiento de los asideos en tiempos de la persecución de Antíoco iv Epífanes: cuando se había hecho imposible la observancia minuciosa de la ley en un mundo helenizado y bajo una opresión violenta. hay nueve pasajes de A2 en que se habla de «campamentos» esenios asentados en el país. IMac 7. Los relatos acerca de los asideos terminan en el año 162 a. bajo la presión del incipiente enfrentamiento del Maestro con el sacerdocio del templo de Jerusalén.48).19). Llevaba la forma de vida tradicional y no celibataria de los asideos en los «campamentos» y «ciudades de Israel». por ej. 9. y 12.Karlheinz Müller (ll. Anüquitates 13.13-18). el rechazo del culto oficial. mil habitantes). Los escritos de Qumrán Aunque la llamativa acumulación de títulos y subtítulos (cf. el testamento de los asideos se fue consolidando y convirtiendo en el ideal de una comunidad célibe.395-397. A partir de este momento las fuentes callan en lo que. cuya lucha contra el varón de la mentira y sus seguidores apóstatas comporta todavía los rasgos de la corriente de pensamiento teológico propia del fundador de la comunidad de Qumrán. En tal caso sólo cabe pensar en el período de las «raíces» de la comunidad esenia (CD l. el ingreso en la comunidad (15. Un punto posible de apoyo lo ofrece CD 11. 22b-15. No sólo CD 1. por consiguiente. acuñada por el Maestro de justicia. Anüquitates 12.19 se habla de una «regla de residencia para las ciudades de Israel». que rechazaba el culto en el santuario y que llevaba en Qumrán una vida apartada y monástica. Esto significaría que la halakha del CD ha conservado en A2 unas tradiciones cuya antigüedad se remonta más allá de la situación en que nació el escrito del Damasco. a partir de la rebelión macabea contra la opresión siria.1 (diez. en 12.10s.l3) la halakka del CD les aplica el concepto 'edah = comunidad. esta contradicción sólo se soluciona si el pasaje ll. pero con la preocupación de juntar la antigua piedad de los asideos con la nueva espiritualidad esenia. Pues está escrito: «Excepción hecha de vuestros sábados» (Éx 23. entre tanto fallecido. Además.7b): la época de los asideos.respecta al movimiento de los asideos y empiezan las noticias sobre la aparición en escena de los esenios (FLAVIO JOSEFO. Parece que entonces.37) y después de los primeros éxitos de la revolución macabea colonizaron también ciudades «purificadas» (IMac 13. con el asesinato de sesenta asideos a manos de Álcimo. cincuenta. oblaciones o incienso y madera por medio de un hombre que por alguna (20) de las impurezas esté inmundo. Hay otra observación que respalda esta sospecha. Como ya dijimos.38). Otra rama de la comunidad esenia optó por un segundo camino.17&-20tt (cf. ciento.8¿> par 19. En la huella de semejante mentalidad se encuentra la parénesis del CD. Para esa organización comunitaria de los asideos pudo haber tenido validez original una gran parte de la halakka del CD.4-40. 17¿-20o: 17í>) En sábado nadie debe llevar nada al altar (18) con excepción del holocausto sabático.1-11 y la analogía del árbol. cuando todavía no se daba la oposición contra el santuario de Jerusalén.1 supone la estancia de fieles esenios en la «ciudad 378 del santuario». estos «obradores de la ley» se reunieron (IMac 2. Ante la polémica del CD contra los miembros de la comunidad que no llevaban a cabo la «separación del pueblo» y que regresaron al templo (CD 8. El texto presupone de manera inequívoca la participación personal en el culto sacrificial del templo de Jerusalén. y cuya gran antigüedad difícilmente se puede poner en duda debido a su actitud favorable a una partici379 . la organización de las colonias tipo «campamento» (12. 12. sobre cuya magnitud poco se puede deducir de los cómputos esquemáticos que se hacen en 13. En la halakha del CD se podría encontrar un testimonio de este segundo camino.116-13.2) insinúa ya el carácter de compilación de la halakha del CD. tal como aparece en 6.6b).19-13. Nadie debe (19) enviar al altar holocaustos. y contradice.20c). sumo sacerdote aaronita del partido helenista (FLAVIO JOSEFO.22a). que es el Maestro de justicia en 1 QH 8. falta un criterio seguro que permita descubrir de manera fidedigna los estratos literarios de la tradición y disponerlos en orden cronológico.14a) tiene a la vista el tiempo inmediatamente anterior a la aparición del Maestro de justicia.6c-16.C.18M2. poniéndole en la situación de mancillar el altar. testimonio que originalmente tenía existencia independiente.

puesto que representan el resultado final de una serie de procesos de historia de la tradición sumamente complicados.lb). y su valoración debe seguir en parte sobre el plano de las hipótesis. Desde este punto de vista puede darse una explicación sencilla de la frase de CD 7. Se comprende todavía mejor esta medida.17b-20a).Karlheinz Miiller pación en el culto sacrificial de Jerusalén. sino que además hay que contar con los distintos estratos que componen cada uno de los documentos. KARLHEINZ MÜLLER IV.6b-9a par 19. se logró extrayendo de la halakha el trozo CD l.6b-9a par 19. Hay que renunciar al axioma. con ayuda del método de la crítica literal. frase que va dirigida a la comunidad de los «acampados» y que irrumpe súbitamente en el contexto de la parénesis del CD. Pero son suficientes para demostrar un hecho que no puede pasarse por alto a la hora de manejar los escritos de Qumrán: no se pueden tomar los textos de Qumrán como una magnitud uniforme.5a) o bien «ley» 0.2b-5. no son completas. no fue compilado con la parénesis del CD hasta una época relativamente tardía (A! + B). CONCLUSIONES Las observaciones que hemos hecho en las páginas anteriores sobre los textos de 1 QH. suponiendo que el lugar original de la frase CD l. hasta entonces literariamente independientes. y que. No sólo deben distinguirse exactamente los diversos documentos. 1 QM y CD. «instrucción (1. de que el mundo espiritual y la literatura de Qumrán no han experimentado evolución alguna en el curso de unos 200 años de historia.5b. Tal vez el compendio de observancia legal asideo-esenia. hay que tener siempre en cuenta el elemento de su diversidad interna. plasmado en el manuscrito A2.1b) favorecía semejante interpolación.6b-9a par 19.2Z>-5 era el comienzo del manuscrito A2. La unidad de ambas unidades.26-5 para insertarlo en un pasaje de la parénesis en el que el enlace verbal «precepto» (l. en vez de contactos inmediatos entre la comunidad de Qumrán y el cristianismo primitivo. 380 381 . habría que suponer con mucha más frecuencia un desarrollo análogo de ambos. reconociendo a cada uno su peso e importancia propios antes de compararlo con los demás escritos. Los escritos de Qumrán Esto significa para el especialista en Nuevo Testamento que. actitud que había quedado como herencia de los asideos (CD ll. al comparar los enunciados neotestamentarios con los de Qumrán. que con frecuencia se acepta inconscientemente.

BARTHÉLEMY-J. la abreviatura de la denominación del manuscrito tal como ha adquirido carta de ciudadanía en la investigación (por ej. Para más informaciones acerca de los manuscritos nos remitimos a los siguientes trabajos: J. en cuanto que ésta se puede considerar una edición definitiva (por ej. el cuero no se especifica). Oxford 1962. 4 Q Ord = Ordenanzas) y la lengua (por ej. MILIK. ALLEGRO. A esto se añade entre corchetes el número de orden que tiene el manuscrito en el DJD. Los títulos que se han publicado exclusivamente en el DJD aparecen solamente con el número de orden o con el número de la página (por ej. J. Qumrán Cave I ( = 1 Q): Discoveries in the Judaen Desert of Jordán I ( = DJDI).T. se anotan detrás de cada uno de los datos de contenido.T. reproduciendo en lo posible el tenor literal elegido por el editor. MILIK . 1 Q 25).M. MILIK. M.A. cu 3 Q 15 = rollo de cobre. Ediciones provisionales ( = fuera del DJD). Qumrán Cave 4: 1. o meras indicaciones sobre la existencia de manuscritos de Qumrán. Theology 383 . DE VAUX.T. pap 4 QS"). Según este esquema una sigla se compone de datos sobre el material (por ej. 1 Q DM [1 Q 22]).J. Detrás de cada sigla se da un esquemático resumen del contenido del manuscrito en cuestión. SANDERS. el sitio donde fue descubierto (por ej. The Psalms Scroll of Qumrán Cave 11 ( = 1 1 Q = DJDIV). Oxford 1965. 4 Q = cueva número 4 de Qumrán). BAILLET . el hebreo sólo se registra en casos en que el dato tenga un significado especial).R. 5 Q-10 Q = DJDIII). Oxford 1968. J. Ten Years of Discovery in the Wilderness of Judaea: Studies in Biblical.a parte ( = 4 Q 158-186 =DJDV). Las cifras que van detrás del sitio donde se descubrió el manuscrito permiten encontrar sin dificultad las ediciones en el DJD: D. Oxford 1955. Cuando hay varios ejemplares de la misma obra se distinguen por medio de una letra puesta a manera de exponente (por ej. 1 Q TLeví ar = arameo.XI ^Manuscritos y ediciones de la literatura extrabtblica de Qumrán Citamos todos los manuscritos según el esquema elaborado por la École Biblique et Archéologlque Francaise (Jerusalén) (DJD i 46-48). Les petites grottes de Qumrán ( = 2 Q. 3 Q.

2 Q Jubb [2 Q 20] contiene Jub 46. 1 Q Noach [1Q19 + 1 Q 191"*] contiene Henet 8. 73. (e hijos de la luz contra los hijos de 4 . a las dos traducciones derivadas: la convergentes en la descripción de etíope. c.4.F. 4 Q M sin una correspondencia cuyo texto —el que sirve de base exacta con 1' Q M. 202 n'ota 183 Hasta el momento ningún fragmento de los discursos figurativos (Henet 37-71). 36. Sin embargo algunos fragmentos árameos discrepantes del TLeví de Cambridge (Biblioteca de la universidad: TaylorSchechter .L. 3: RB 65 (1958) 76 4 Q Hen ard contiene Henet 31. Neukirchen Vluyn 31967. 4 Q Chasut 'Amram Fr. así como material desconocido hasta ahora. 1 Q M 2 (final)-3. Londres 1961.9s.: tificado de momento como fragmenRB 62 (1955) 398-406 b 4 Q TLevi ar versión más antigua tos de Jub: RQ 5 (1964-66) 415-422 y más larga del TLevi = suplemento del manuscrito griego de Athos soe) ESCRITOS DESCONOCIDOS HASTA bre TLevi 2.2. 91-108. WRIGHT. encontraGenealogía de Bilha más extensa que dos en las excavaciones de 1949 en TNaft 1. 27. TEXTOS APOCALÍPTICOS: a) ESCRITOS EXTRACANÓNICOS PERTENECIENTES AL CICLO DE DANIEL: de Murabbaat ( = Mur = DJD n).132.F. así como varios d) SOBRE EL LIBRO DE LOS JUBILEOS: fragmentos menores y de poca imJub es el único apócrifo de corte portancia: ZAW 69 (1957) 131 c apocalíptico. The 4 QPr Nab ar Oración de Nabonid: RB 63 (1956) 408-411 4 Q ps Dan ar* Apócrifo de Daniel: RB 63 (1956) 411-415 4 Q ps Dan arb perteneciente a 4 Q ps Dan ar».f 19 = Ms Athos w . 25-30). F. Bibliographie zu den Handschriften vom Toten Meer ir: BZAW 89.77 4 Q Hen astr are contiene Henet 77. padre de Moisés 4 Q Jube variante sobre Jub 25. (Kol. 185-188. MILIK .12 (?) 2 Q Jub" [2 Q 19] contiene Jub 23. 82-95). 73 (1966) 104 / Q TLevi ar [1 Q 21] versión más 4 Q ps Jub dos Mss de una obra antigua del TLevi = CTLevi ar Oxsimilar a Jub: RB 63 (1956) 65. G. Die antike Bibliothek von Qumrán: Neukirchener Studienbücher 5. El Apocalipsis de las 10 semanas. Idendel TLevi = CTLevi ar Oxford Fr. 331-342 (recoge el estado de cosas hasta finales del 62). 35-36.4-9. 1. Aviparte un texto desconocido: RB 62 GAD. DE VAUX.E. CROSS. 106. Les Grottes c) ETAPAS PREVIAS: TESTAMENTOS DE LOS DOCE PATRIARCAS En Q no hay un arquetipo hebreo o arameo de la versión griega de que disponemos actualmente.M.7s (1964) 365-370. Jerusalén 21955. a W.. en las tinieblas: E. 1 Q 33 Restos de 1 Q M. La división que elegimos a continuación es relativa (por ej. RB 65 (1958) 71. y sobre todo CH. Dos fragmentos. Cambridge Fr. 4 Q TNaft hebr forma primitiva del 16-34 TNeft contenido en el Test xn Patr. d 1-15 = Ms rra de los últimos tiempos de los Athos w .1. conocido ya antes de Q. DJD ford Fr. Sirve solamente para dar una visión superficial de conjunto y en primer término para encontrar más rápidamente los diversos manuscritos. 10. RB 63 (1956) 411-415 4 Q ps Dan ar[e] obra distinta de 4 Q ps Dan ar*b? : R B 63 (1956) 411-415 b) BIBLIOGRAFÍA SOBRE HENOC Bible and the Ancient Near East Essays in honor of Willíam Foxwell Albríght (Homenaje.Literatura exttabíblica de Qumrán Karlheinz Müller 26.12: y de Aarón: ThSt 19 (1958) 225-227 DJD ni 226 4 Q 160 Visión de Samuel (sobre 4 Q Jubf contiene Jub 21. 184-188 4 Q ps Hen aro denominación provisional de un manuscrito semicursivo que delata cierto parentesco con la literatura sobre Henoc: Homenaje a W. BURCHARD. todos los escritos de Qumrán tienen mayor o menor influjo apocalíptico). 25 . Introd.232. ZAW 69 (1957) 131 pap 4 Q Me contiene 1 Q M 1.a) parte de Henet (cap. DJD H 72 144-147 4 Q Mb Paralelos bastante considerables de 1 Q M 19.16? Tres pequeños fragmentos: RB 71 8-10.): J.6-12. SUKENIK-N. Berlín 1965.Collection). completa.2) presentan coincidencias sorprendentes con fragmentos de Qumrán. 4 Q TLevi ar" versión más antigua ni 222 3 Q 5 «Una profecía apócrifa». Oxford 1961.3 y 18. 9. f 56) y dos suplementos más largos de un manuscrito de Athos (sobre TLeví 2. en parte idéntico a CTLe1 Q M Instrucciones para la guevi ar Oxford Fr.3-16 y más sobre el «din de los tiempos»: algo más: ZAW 69 (1957) 131-137. The Dead Sea Scrolls of the (1955) 398-406 Hebrew Unversity. Albright 149.14-17) 384 Schreiner. Albright).1119-21 1 Q Jubb [1 Q 18] contiene Jub 35.22-24: RB ISam 3. Con noticias ade4 Q M" contiene 1 Q M 14. y la latina. ¿Se trata de una fuente del Henetiópico? 4 Q Hen asir ar" contiene Henet 77.3: RB 62 (1955) 398-406 LOS DESCUBRIMIENTOS DE QUMRÁN 4 Q TLevi ar" versión más antigua del TLevi.4. incom.18s Vi1-3 sión de Amram.T.una batalla: ZAW 69 (1957) 131 d pleta— coincide con el tenor literal 4 Q M Fragmentos de un pasaje paralelo al comienzo de 1 Q M 2: de los fragmentos Q 1 Q Jub" [1 Q 17] contiene Jub 17. de Oxford (Bodleian: Heb.3: RB 65 (1958) 71s 4 Q Hen V fragmentos de la última (5. que son los que contienen las especulaciones acerca del Hijo de hombre.. Londres 21963.3: RB 65 (1958) 76 4 Q Hen arb contiene Henet 30. 149. 14.R.

3. TEXTOS HALAQUIÓOS 1 Q S Regla de la comunidad: M. 8.1-6. Es notable el idioma míshnico primitivo. por parte de Dios. Mark's Monaxtery i.24: RB 67 (1960) 411-415 4 Q Se Variantes de 1 Q S l. en estilo sapiencial. 7. así como los sucesos de los últimos tiempos: DJD iir 222-227 1 Q JN ar ¡I Q 32/ Descripción de la nueva Jerusalén 2 Q JN ar [2 Q 24] Descripción de la nueva Jerusalén 5 Q JN ar [5 Q 15] Descripción de la nueva Jerusalén 4 Q JN ar Descripción de la nueva Jerusalén: DJD m sobre 2 Q JN y 5 Q JN 11 Q JN ar Descripción de la nueva Jerusalén: Suppl. 16-18. BRONWNLEE. que se encontró también. nota 2 1 Q 25 «Une prophétie apocryphe» 2 Q 23 «Une prophétie apocryphe» 6 Q 12 «Une prophétie apocryphe» pap 6 Q 10 «Une prophétie» 6 Q 13 «Prophétie Sacerdotale (?)» 5 Q 10 «Écrit avec citations de Malachie» (Mal 1.6-17. TREVER W.Karlheinz Müller 4 Q Vis Ez Visión de Ezequiel (sólo una frase): DJD m 226 1 Q Myst [1 Q 27] «Libro de los misterios» 4 Q Myst de dos a cuatro manuscritos del «Libro de los misterios»: RB 63 (1956) 61 4 Q ? ar fragmento de discurso apocalíptico. París 1964. 9.15.C.9-12.4-11. que sin embargo sólo presenta escasos puntos de contacto con la literatura atribuida a Jer o a Baruc: RB 63 (1956) 65 1 Q 23-24 ar «Deux apocryphes en araméen» 5 Q 9 «Ouvrage avec toponymes» 3. 4 Q S<> Variantes de 1 Q S 1.2s.1-3: RB 67 (1960) 411-415.10-14.19-21. — Un relato sobre la fijación predestinacionista. BURROWS .7-12: RB 67 (1960) 411-415 4 Q Sb Variantes de 1 Q S 1.13(7). 13-15. Jerusalén 1956 1 Q 20 otros fragmentos de 1 Q Gen Ap ar pap 5 Q 8 ar «Un apocryphe de la Genése»: 4 Q 158 Paráfrasis a Gen y Éx 1 Q DM [i Q 22] «Dires de Molse».411. unos ángeles revelan instrucciones para conservar la pureza del templo y la ciudad de Jerusalén. 51-66 11 Q Malk Midrash de Gen 14: Oudtestamentische Studien 14 (1965) 354-373 Literatura extrabíblica de Qumrán 4 Q 180 «The Ages of Creation». Por ahora sólo se han editado las columnas H. Instrucción sapiencial 4 Q 185 Ilustración. 10. probablemente (en este orden) un único rollo CD «Cairo-Document» = Escrito de Damasco (Dam) es conocido ya desde comienzos de siglo por un ejemplar (2 Mss) de la Geniza de la Sinagoga de Esdras: JQR Mono- 2. 21-23. 2. Libri Annui» 12 (1961/62) 324s cu 3 Q 15 Documento consistente en dos rollos oxidados de cobre forjado (rollos de cobre). 1 Q Sa. xix-xxii: N. 4. The Dead Sea Scrolls of St. 1 Q Sb formaban.H. 13-18.3-5.7. sobre el valor del específico «saber» (?) salviflco de la comunidad '4 Q Sapiential Writing ¿Escrito sapiencial? : «Studii Biblici Franciscani.J. — Visión apocalíptica del destino victorioso de la comunidad en medio de la catástrofe del «fin de los días» 4 Q 182 «Catena (B>. 15-24: RB 67 (1960) 411-415 4 Q Ss Variantes de 1 Q S 5.4-7.27-7. New Haven 1950 386 387 . 6. en 4 Q: RB 63 (1956) 64 4 Q 184 «Wiles of a wicked woman». Después de una laguna. 7. 6.18.23s. Las doce secciones del escrito designan unos 60 escondrijos de enonnes tesoros (entre oro y plata unas 200 toneladas de metal noble): pieza folklórica.3-8. 3. del curso de la historia universal. 4 QSI Variantes de i Q S 11.24-9. 10. 2. YADIN. TEXTOS HAGGÁD1COS 1 Q Gen Ap ar Reelaboración midráshica de los relatos del Génesis. 2. 1 Q S.4-10. 9-11. 24s: RB 67 (1960) 411-415 4 Q S^ Variantes de 1 Q S 5. A Génesis Apocryphon.26-3. En 4 Q la misma obra: DJD m sobre 2 Q 22 pap 6 Q9 «Un apocryphe de SamuelRois» 4 QJer Ap Cinco o seis manuscritos de un escrito pseudojeremíaco. 5. 16-18: RB 67 (1960) 411-415 4 QSh Variantes de l Q S 3. 8-15. 11. VT 7 (1963) 322. 7.1-5.15-19. el texto empieza con la historia de Isaac y llega quizás hasta la estancia de Israel en Egipto 4 Q 181 Relato sobre la fundación de la comunidad según el plan de Dios sobre la historia 4 Q 183 Mirada retrospectiva a la «contaminación del Santuario» como razón de la secesión de la comunidad 1 Q26 Escrito apócrifo sapiencial (?). AvigadY.12-20 (empalma con 8.14-22: RB 67 !(1960) 411-415 5 Q S [5 Q 11] Contiene tal vez 1 Q S 2. 6. 2. Menciona «tablas preciosas»: «Semítica» 5 (1955) 37s (las inscripciones que hay bajo las figuras puestas del revés están cambiadas) 4 Q mischn 6 manuscritos en hebreo míshnico primitivo. antes de la creación. a juzgar por la igualdad de su material y de su escritura.15-10. — la suerte que corren los enemigos de la comunidad al «fin de los días» 4 Q texte messianique ar: Memorial du Cinquantenaire de PÉcole des Langues Orientales Anciennes de V Institut Catholique de París.7: RB 67 (1960) 411-415 pap 4 Q Se Variantes de 1 Q S 7.22-24. 15). Extracto de Dt compuesto de 49 fragmentos 2 Q 21 «Un apocryphe de Mofee» (?) 2Q22 «Un apocryphe de David» (?).12-14 (?) 1 Q Sa [1 Q 28a] «Regla para todo Israel al fin de los días» 1 Q Sb [1 Q 28b] Colección de sentencias de bendición. 9.20-8.1-5.18-22.4s: RB 67 (1960) 411-415 4 Q S¡ Variantes de 1 Q S 6. 6.1-20. 9. 9. por lo menos en un manuscrito. 10. 8.10-13.14) 6 Q 14 ar «Texte apocalyptique» 6 Q'll «Allégorie de la vigne» 4 Q 177 «Catena (A)». 11.20-24: RB 67 (1960) 411415 4 Q Sf Variantes de 1 Q S 9.10. 22-25.

Karlheinz Müller graph Series 1, Filadelfia 1952 (fotografías); C. RABIN, The Zadokite Documents, Oxford 1954 (texto). Los fragmentos de 4 Q, 5 Q, 6 Q prueban de manera contundente que CD procede de la comunidad de Qumrán. CD consta de ocho hojas: F.l-4 (páginas 1-8) = discurso exhortativo; F.5-8 (páginas 9-16) = Halajot. Una última hoja (páginas 19-20) es paralela a una parte de la exhortación 4 Q Damf Halajot según Lev 13 y Lev 15. No se contiene en CD: RB 73 (1966) 105 4 Q Damf> Variante de CD 14,8s; 15,15-17 y algo más. Es el manuscrito má antiguo de Dam (75-50 a.C.T): D J D m 226; J.T. Milik, Ten Years 38s 4 Q Dame Interpolación entre CD 9,6 y 9,7: DJD m 181 5 Q Dam [5 Q 12] Contiene CD 9,7-10 6 Q Dam [6 Q 15] Contiene CD 4,19-21; 5,13s; 5,18-6,2; 6,20-7,1, además de un fragmento desconocido 4 Q Ord [4 Q 159] «Fragment of Essene Halakha» 5 Q 13 «Une regle de la secte» 4 Q Halacha "5 DJD m 300 2 Q 25 «Document juridique» Rollo del templo el más largo de todos los rollos descubiertos hasta ahora (8,6 m; 66 columnas). Parece que contiene una extensa colección de leyes religiosas, una enumeración de los sacrificios y ofrendas que hay que hacer con ocasión de las fiestas, una descripción exacta del templo, y el estatuto del rey y de la armada en caso de una guerra defensiva. Tijo de letra herodiano (segunda mitad del último siglo antes de Cristo). Y Yadin ha prometido una edición provisional: relación de la «Frankfurter Allgemeine Zeitung für Deutschland» N.° 202 del 31-8-1968

Literatura extrabíblica de Qumrán recensión de Sal 91): RB 72 (1965) 210-217 1 Q 36 «Recueil d'hymnes» I Q 37-40 «Compositions hymniques (?)» 3 Q 6 «Hymne de louange» pap 6 Q 18 «Composition hymnique» 8 Q 5 «Passage hymnique» 4 Q Pss Yosua Restos de un libro apócrifo que se cita en 4 Q Test 21: «Studii Biblici Franciscani Libri Annui» 12 (1961/62) 324s 5. TEXTOS LITÚRGICOS 4 Q SI 37 «Liturgia angélica» denominada interinamente según el nombre del editor S[trugnel]l: Suppl. VT 7 (1960) 318-321. 331-334 4 Q SI 38 La misma «Liturgia angélica». Variante de 4 Q SI 39: Suppl. VT 7 (1960) 318-321'. 331-334 4 Q SI 39 La misma «Liturgia angélica», i 1,16-26 (todavía más sobria): Suppl. VT 7 (1960) 322s 4 Q SI 40 La misma «Liturgia angélica», XL 24,2-9 y variantes de 4 Q SI 39: Suppl. VT 7 (1960) 331-334. 336s 4 Q Dib Ham, según el nombre del editor B[aille]t denominada también de momento 4 Q Bt 3. Dibré hammeorot — «les paroles des luminaires», colección de himnos litúrgicos: RB 68 (1961) 195-250 II Q Berachot Cuatro fragmentos de una Berajá, parcialmente emparentada con 1 Q Sb y con un tipo de escritura herodiano extraordinariamente cuidado: A.S. VAN DER WOUDE en «Bibel und Qumran», Berlín oriental 1968, 253-258 pap 4 Q Oraciones de la mañana y de la tarde ThLZ 85 (1960) 151s 4 Q Priéres liturgiques, homenaje a AW. F. Albright 137 4 Q Friere liturgique RB 71 (1964) 354s. 360-365 pap 6 Q 16 «Bénédictions» 1 Q 29 «Liturgie des "trois langues de feu"». La misma obra en 4 Q: RB 63 (1956) 64 1 Q 30-31 «Textes liturgiques» (?) 1 Q 34 y 34>»s «Recueil de priéres liturgiques» 2 Q 26 ar «Fragment de rituel» (?) 5 Q 14 «Écrit contenant des maledictions» 4 Q Noms Lista de nombres de las familias sacerdotales en 2 Mss: Suppl. VT 4 (1957) 25s

4. TEXTOS HÍMNICOS 1 QH «Hodayot». Colección de himnos que en parte pueden remontarse al «maestro de justicia»: E.L. SuKENIK-N. AVIOAD, The Dead Sea

Scrolls of the Hebrew University, Jerusalén 21955, 35-58. I Q 35 Fragmentos correspondientes a l Q H y procedentes de la excavación de 1949. Ambos Mss se corresponden con secciones de 1 Q H 7,27-8,13. 4 QH Seis manuscritos estrechamente emparentados con 1 Q H, y entre ellos un Ms en papiro: RB 63 (1956) 64 4 Q 179 Lamentaciones de contenido no canónico Ap Ps Cinco salmos siríacos que se hallan en la tradición del «Libro de la disciplina» de Elias de al-Anbar (t 960 p.C). N.° 1 = Sal 151 G Syh L. N. 03 1-3 tienen su patrón en 11 Q Ps (cf. más abajo): ZAW 48 (1930)
1-23; M. DELOOR, Les Hymnes de

6. TEXTOS ASTROLÓGICOS Y CALENDARIOS 4 Q Astr Cr Doc [4 Q 186] «Astrological Cryptic Document», escritura en espejo, con letras protohebreas, griegas y crípticas, ofrece observaciones astronómicas que están relacionadas con las secciones siderales de Henet. 4 Q Brontologion Horóscopo. Los signos del Zodiaco están coordinados con los días del mes: J.T. Milik, Ten Years 42 6 Q 17 «Fragment de calendrier» 4 Q Misch(marot) Distribución, para el servicio del templo, de las familias sacerdotales que se sucedían semanalmente en las «fiestas del primer año». El catálogo coincide casi por completo (26 turnos sacerdotales en vez de 24) con lCro 24,7-18, y puede completarse a partir de este texto: Suppl. VT 4 (1957) 24s

Qumran, París 1962, 300-319 II Q Ps<* Salmos canónicos dispuestos en un orden no canónico, además de otros siete no canónicos; entre ellos la columna 18,24 y 28 ofrece correspondencias con ApPs 1-3: J.A. Sanders DJD iv; además otro trozo
del Ms: Y. YADIN, «Annual of the

Hebrew University Bible Project» 5 (1966) 1-10 11 Q Ps Ap" Fragmento de otra colección extraordinaria de himnos (una

388

389

Karlheinz Müller 7. FLORILEGIOS 4 Q pls* [4 Q 165] sobre Is 1,1 (?); 40,12; 14,19; 15,4-6; 21,2.11-15; 32, 5-7. Diez fragmentos 4 Q p Osa 14 Q 167] sobre Os 5,13s; se cita además Os 6,4.7.9s; 8,6s; 13s; se menciona al «león de la cólera», cf. 4 Q p Nah 5, y al «último sacerdote que levanta su mano para golpear a Efraím». 38 fragmentos. Los números y exponentes en DJD v están cambiados: en la p. 32 el título del n.° 167 debe rezar: «Commentary on Hosea (A), y en la p. 31 el del n.° 166: «Commentary on Hos (B).» En general DJD v es la peor y más inexacta de todas las ediciones de Qumrán que desde el comienzo de los descubrimientos se han propuesto a los lectores 4 Q p Osb [4 Q 166] sobre Os 2,8s. 10-14 4QpMi[4Q 168] sobre Mi 4,8-12. Cuatro fragmentos 4 Q p Nah [4 Q 169] Este comentario es el único que contiene referencias directas a personajes de la época de los Macabeos. Cinco fragmentos sobre Nah 1,3-6; 2,12-14; 3, 1-5.6-9.10-12.14 4 Q p Sof [4 Q 170] Sobre Sof 1, 12-13 4 Q p Sal" [4 Q 171] antes 4 Q p Sal 37. Comentario al Sal 37,7.8-19a.l9b26.28c-40; 45,ls; 60,8s. Trece fragmentos 4 Q p Salb [4 Q 173] sobre Sal 127, 2s (menciona al «Maestro de justicia»); 127,5; 129,7s; 118,26s

4 Q Flor [4 Q 174] Colección de midrashim escatológicos 4 Q Test \4 Q 175] Colección de testimonios. Hoja suelta con Dt 5,28s; 18,18s; Núm 24,15-17; Dt 33,8-11; Jos 6,26 según 4 Q Sal Josué. El mismo escribiente que en 1 Q S 4 Q P Bless «Patriarchal Blessings» — Gen 49,10: JBL 75 (1956) 174-176 4 Q Tanchumim [4 Q 176] Se citan e interpretan Sal 79,2s; Is 40,1-5; 41,8s; 49,7.13-17; 43,4-6; 51,22s; 52, 1-3; 54,4-10; 52,ls; Zac 13,9

'Vocabulario técnico *

8. COMENTARIOS

(pesarim)

1 Q p Mi [1 Q 14] 19 fragmentos sobre Mi 1,2-9; 6,14-16 1 Q p Hab Sobre Hab 1-2; importante por las alusiones históricas a la persona y el destino del «Maestro de
justicia»: W.H. BROWNLEE, The Dead

Sea Scrolls of St. Mark's Monastery 11, New Haven 1951 1 QpSofUQ 15] sobre Sof 1,18-2,2 1 Q p Sal [1 Q 16] sobre Sal 57,1; 68,13.26s.30s 3 Q p Is [3 Q 4] sobre Is 1,1 3 Q p Isa [4 Q 161] sobre Is 10,2111,5. Diez fragmentos 4 Q p ls¡> [4 Q 162] sobre Is 5,5-6,9 pap 4 Q pise [4 Q 163] sobre Is 8,7s; 9,14-20; 10,12s.20-24; 14,8.26-30; 19, 9-12; 29,10s.l5s.l9-23; Zac 11,11 + Is 30,1-5.15-18; Os 6,9 + Is 30,19-21; 31,1; 32,5s. 57 fragmentos 4 Q p ls¿ [4 Q 164] sobre Is 54,1 ls. Tres fragmentos

Estas notas lexicográficas presentan una selección mínima de conceptos, entre los numerosísimos que se emplean en el estudio de la Biblia. Su objetivo es ayudar al lector de obras científicas sobre la Biblia para una orientación rápida, aunque no podrán ahorrarle la consulta de manuales y diccionarios. Lo que pretenden es hacerle notar la necesidad de atacar e iluminar los problemas teológicos desde diversos campos. Y es que cada vez es más evidente que la ciencia bíblica no puede aislarse; sino que ha de llegar a nuevos conocimientos sirviéndose de otras ciencias: la literatura, la arqueología, la lingüística, la etnología, la sociología, la historia y filosofía de la religión, etc. Aquí no se pueden tener en cuenta todos los campos, pues de lo contrario romperíamos el marco de este índice. Tal vez este intento pueda ser un estímulo para la composición de un vocabulario técnico más amplio de las ciencias bíblicas. Como quiera que muchos de los conceptos tratados no pueden agotarse en modo alguno «on la explicación sintética que ofrecemos, en algunos, términos se citan obras que pueden facilitar una comprensión más amplia y profunda. Además quisiéramos recomendar expresamente las obras clásicas de las diversas ciencias. Ofrecemos aquí algunas, todas ellas importantes, que ya no se citarán después, sino es ocasionalmente y en abreviatura:
Biblisch-Historisches Handwórterbuch, ed. dir. por B. R E I C K E - L . ROST,

Gotinga 1962ss.
H. HAAO, S. VAN DEN BORN, S. DE AÜSEJO, y otros autores, Diccionario bíblico,

KARLHEINZ MÜLLER

Herder, Barcelona 51970. Vocabulario práctico de la Biblia, ed, dir. por GRABNER-HAIDER, Herder, Barcelona 1974. Lexikon für Theologie und Kirche, 10 vols. Friburgo de Brisgovia 219571965. J. DHEILLY, Diccionario bíblico, Herder, Barcelona 1970. dtv Lexikon der Antike, Munich 1969ss.
* Preparado por O. DIETRICH y D.A. WOLP, con la colaboración de los participantes en el seminario superior de Antiguo Testamento.

390

391

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf Die Religión in Geschichte und Gegenwart, 6 vols. Tubinga 31957-1965. E. WÜRTHWEIN, Der Text des AT, Stuttgart 21963. H. ZIMMERMANN, Los métodos histórico-críticos en el Nuevo Testamento, Madrid 1969. G. VON WILPERT, Sachwórterbuch der Literatur, Stuttgart H969. J. BRAAK, Poetik in Stichworten, Kiel 31969. K. KOCH, Was ist Formgeschichte?, Neukirchen 21967. W. KAYSER, Das sprachliche Kunstwerk, Munich M1969. S. ULLMANN, Grundzüge der Semantik, Berlín 1967. Historisches Wórterbuch der Philosophie, ed. dir. por J. RITTER, Darmstadt 1971ss. Acróstico, (gr. extremo del verso). Composición poética en la que se forma una palabra, un nombre o una sentencia leyendo verticalmente las letras iniciales (más raramente las sílabas o palabras iniciales) de los versos (o estrofas). A esta clase pertenecen también los poemas alfabéticos. Alijo. Concepto genérico para prefijos, infijos y sufijos.

Vocabulario técnico Anáfora (gr. relación, referencia). Repetición de la misma palabra o del mismo grupo de palabras al principio de varios (a menudo, tres) versos, frases, conjuntos de oraciones, miembros de una oración o también estrofas (cf. por ej. Sal 13,2s). La anáfora es un recurso estilístico para unir y articular el enunciado material, o para darle un mayor énfasis. Anales (lat. anuarios). Forma primitiva de la literatura histórica; consistía en reseñar una serie de hechos históricos por orden cronológico; cf., por ej., los fragmentos de anales que hay en los libros de Samuel (2Sam 10,6-19; 12,26-31), que se pueden calificar como documentos importantes para la historia de la dinastía davídica. Anécdota (gr. cosas no publicadas). Historia secreta de la vida privada de grandes personalidades, transmitida por tradición oral. Los rasgos fundamentales de este género literario son la caracterización aguda de una personalidad histórica, el dato curioso, la construcción concisa y acertada con un núcleo picante. Anfictionía (gr. vecindad). Concepto alianza sacral de las tribus de Israel Stámme, 1930; R. SMEND, Jahwekrieg Geschichte der israelitischen Religión, tomado del griego para designar la (Bibl.: NOTH, Das System der zwolf und Stámmebund, 1963; G. FOHRER, 1969, 78s).

Alegoresis. Método de interpretación aplicado especialmente por los padres de la Iglesia a los textos del A.T. Consiste en atribuir al texto un sentido «más elevado» del que ofrece el contenido literal. Alegoría, (gr. ilustración, símbolo), término técnico de la retórica, designa la aplicación continuada de metáforas. En general se entiende por alegoría la ilustración de un concepto abstracto o de un acontecimiento por medio de una figura simbólica, cuyo contenido tiene un significado perfectamente claro. La parte figurada y la parte objetiva (realidad significada) se corresponden rasgo por rasgo, cf. Ez 24,3-14; Me 4,21-25. Aliteración, (neolat. rima de letras), probablemente es el tipo más antiguo de enlace lingüístico. Consiste en obtener un efecto fonético haciendo resaltar dos o más palabras cuya sílaba radical empieza por la misma sílaba, por ej., el ala aleve del leve abanico. Amonestación, aviso y deseo dirigidos a una comunidad o a un individuo en el sentido de que adopten una conducta determinada. Las razones son diferentes según que la amonestación venga de Dios (por medio de un profeta) o de un hombre; por ej. Am 5,4-5a; Sof 2,3. Anacoluto (gr. sin continuación). Construcción gramaticalmente ilógica de una oración. La estructura sintáctica ya empezada se queda sin continuación o sin final (cf. por ej. Rom 9,22ss).

Anticlímax. Gradación decreciente de miembros yuxtapuestos sin conjunciones que los enlacen; a menudo es una caída que se contrapone, de manera irónica y burlesca, a una ascensión esperada; -»climax. Antinomia (gr. contraposición). Concepto tomado de la semántica, designa la oposición, casi siempre polar, que existe en un elemento significativo esencial de dos palabras, que por lo demás tienen los mismos elementos significativos, por ej., hermano y hermana. Antitipo. Realidad que se contrapone al '-»tipo; figura (o acontecimiento) típica que en alguno de sus rasgos característicos se opone a una figura (o acontecimiento) anterior, o la supera; por ej.: Cristo es antitipo de Adán, su elevación en la cruz es antitipo de la elevación de la serpiente de bronce. (Bibl.: BLASER, LThK2 10,442s). Antonomasia (gr. cambio de nombre). Sustitución, 1.°, de un nombre propio conocido por adjetivos característicos (denominación de alguien por medio del nombre de su padre, su nacionalidad, su oficio...), por ej. Jesús = el Galileo; 2.°, de un género por el nombre propio de alguno de sus representantes famosos, por ej. un Salomón = varón sabio.

392

393

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf Aparato crííico. Notas de crítica textual que se suelen colocar al pie de página para dar al lector una idea sobre el origen, transmisión y conservación del texto en cuestión. Por tanto hace referencia a los manuscritos que se han conservado, a sus —• variantes, a notas y lecturas propuestas por el * editor (-»conjetura) y otros, a las -» siglas empleadas, etc. Apocalíptica. Nombre de un mundo imaginativo y de un género literario propios del judaismo intertestamentario: a partir de un juicio pesimista sobre el presente, se espera la intervención definitiva de Dios en el juicio final, el cual vendrá según el plan divino, fijo e inamovible de un proceso histórico, y pondrá de manifiesto la ruina del mundo y la revelación del reino de Dios. Su concepción se caracteriza por el determinismo y por el dualismo de los dos eones. Bibl.: J. SCHREINER, Alttestamentlich-jüdische Apokalyptik, 1969; J.M. SCHMIDT, Die jüdische Apokalyptik, 1969; K. KOCH, Ratlos vor der Apokalyptik, 1970. Apócrifos (gr. escondido, secreto). Escritos del judaismo o del cristianismo primitivo que pretenden contener revelaciones divinas, a menudo secretas, accesibles sólo a un número limitado de iniciados, y cuya difusión abierta estaba prohibida. Los apócrifos no fueron incluidos por la Iglesia en el Canon. Entre los protestantes los libros deuterocanónicos se llaman apócrifos. Apódosis (gr. dato posterior). Frase final de un período bimembre; la mayoría de las veces es una oración condicionada que sigue a una oración condicional (-* prótasis). Áquila. Prosélito que, hacia el afto 130 p.C, hizo una traducción de la Biblia que lleva su nombre y que es estrictamente literal. El texto, que apenas se conserva (-^Hexapla) es importante para la crítica textual veterotestamentaria. Articulación del verso. Los acentos hebreos, aderflás de su función como ayuda para la lectura canturreada del texto y para señalar el tono de cada palabra, tienen la misión de articular la frase hebrea como signos de interpuntuación. Para una cita exacta hay que atender sobre todo a los grandes acentos divisorios: Silluk con sof pasuk (final de la frase); 'atnah (media frase); zakef gadol y katon (subdivisión ulterior), entre otros. En textos poéticos escritos en griego es el —»• estico el que sirve para hacer la cesura o división del verso. Asimilación. Acomodación de un sonido concomitante a otro (por ej. el latín adfligo se asimila en affligo).

Vocabulario técnico Asíndeton (gT. sin enlace). Una serie de palabras, oraciones o partes oracionales, ordenadas de la misma manera sin ninguna conjunción que las coordine; recurso estilístico intencionado para crear un —»climax. Asonancia. Sonido igual sólo de las vocales (no de las consonantes) que se da al final de dos o más versos, a partir del último acento. Aspectos verbales. Concepto procedente de la gramática en hebreo, por ej., se tienen más en cuenta las clases de acción, y menos los tiempos: acción completa - terminada; incompleta - sin terminar; puntual-continuada; duradera - reiterada; incipiente - concluyente. Catena (textos de) (lat. cadena). -Escrito compuesto de comentarios, y construcción paralela a la del texto comentado. Estos «comentarios en cadena» (s. vi-xr) son casi siempre una compilación hecha por eruditos bizantinos, de trabajos exegfeticos de los padres de la Iglesia. Círculo hermenéutica. Movimiento interpretativo, fecundo para la comprensión, que explica el todo desde las partes y las partes desde el todo. Heidegger describe el círculo en el sentido de que la comprensión del texto está constantemente determinada por el movimiento anticipante de la comprensión previa. Bibl.: H.G. GADAMER, Wahrheit und Methode, Tubinga z1965, 250-256.277. Climax (gr.-lat. escala, escalera). Ordenación de una serie de palabras o de frases de forma gradualmente ascendente, de acuerdo con el contenido o con la fuerza expresiva (-* aflticlímax). Códice (lat. tronco). Forma primitiva de libro, usada en Egipto a partir del siglo ir en vez de los rollos; tablillas de madera unidas entre sí; más tarde pergaminos o papiros en hojas. Con el tiempo pas6 a ser denominación general de los antiguos manuscritos bíblicos: así el Códice Alejandrino, el Sinaítico, el Vaticano, para citar los códices más antiguos de la Biblia griega. Colación. Comparación de diversos manuscritos para comprobar hasta qué punto son fidedignos, consignar las posibles variantes y constituir las familias de manuscritos (por ej. la edición de los LXX preparada por el equipo de Gotinga). Colofón (gr. cumbre, punta). Nota final que contiene el nombre del autor, del amanuense (o impresor) y el año y lugar de impresión. Columna. Serie de palabras o de números que están escritos uno debajo de otro, tal como se encuentran por ej. en los rollos de papiro. 395

394

: G. Stuttgart 1967. L.: MOULTON-GEDEN. los dos relatos de la creación). Concepto que designa el conocimiento de lo que hay que hacer en el ejercicio del ministerio sacerdotal. pueden obtenerse importantes informaciones sobre la técnica narrativa y la estructura de un poema. Judit. etc. los libros de los días de los reyes. cf. también en el contexto teológico) para luego ir decreciendo (-» construcción ascendente). 135ss. vol. por ej.5. 182-205. Was ist Formgeschichte. se contrapone a los —» anales.). de modo que el interés va creciendo a medida que se acerca el final (-> construcción decreciente). A Concordance to the Septuagint. Breve resumen de las actuaciones salvíficas de Yahveh sobre Israel. Hay que distinguir los dobletes de los relatos paralelos. 397 . Omisión de una o varias palabras que de suyo es gramaticalmente necesaria para la construcción sintáctica. como tal es interesante sobre todo para la escuela de la historia del culto. Corruptela. La propuesta que hace el editor de un texto para corregir o completar una variante corrompida.W. 90. Ditografía (gr. Exposición repetida del mismo tema en forma diferente (por ej. y se usa todavía hoy. VON RAD.T.: E. 14. a los que se remiten repetidamente los libros de los Reyes. LAMMERT. i. con determinados ritos y fiestas. KOCH. suplementos griegos de Ester. HATCH-REDPATH. LISOWSKY. Bibl. Debe distinguirse de la duración de la hazaña relatada. la máxima plenitud. el último personaje que aparece. Exposición de sucesos históricos ocurridos en grandes períodos de tiempo. 12) y obra de la comuni396 Vocabulario técnico dad (del pueblo). Konkordanz zum hebr.5-9.62. como servicio (Núm 4. y en lugares y tiempos especiales. libros primero y segundo de los Macabeos.41. el momento decisivo. i Deuterocanónicos (libros). sirve para poner de relieve lo que es importante y refuerza el sentimiento. Bel y el dragón).29. Es curioso que siempre faltase el acontecimiento del Sinaí (Dt 26. Das Kleine Credo und andere Sudlen zum AT. Crónica (gr. marco y -> situación vital en que se exteriorizan la fe y la comprensión del hombre y del mundo. saber). en contra de lo que atestiguo el texto. reimpresión en Graz 1954. Es el tiempo que se necesita para relatar (leer u oír) un poema épico. WOLFF. «Más tarde (es decir. después de los anales) surgen crónicas más extensas. Conjetura. 1963. pero que puede suplirse fácilmente por el sentido.C. AT. Los protestantes los cuentan entre los apócrifos: Tobías. Susana. La veneración de Dios pública y reglamentada. Sixto de Siena introdujo en 1566 esta.: G. 6. omisión). empezando por la migración de Jacob a Egipto hasta la entrada de «Israel» en Canaán. que reproducen casi textualmente el mismo tema (Sam y Re/Cr). en Oseas significa el conocimiento de Dios y de las tradiciones histórico-salvíficas. 1965. la última acción. ROST. Jn 6.. Pasaje corrompido en escritores de la antigüedad. ThB 22. Sudien. Bauformen des Erzahlens. están en la última escena. suplementos griegos de Daniel (cántico de los tres jóvenes.Gregor Dietrich/Dieter A. que se realiza con palabras y acciones. en la primera acción (que suele ser entonces la «más noble». Llamada también por su origen escritura asiría. Registro alfabético de todas las palabras que salen en una obra literaria con mención del pasaje correspondiente (y un recorte del contexto). También se llama doblete a la reproducción doble de una palabra o expresión en una traducción.denominación para los libros de la Sagrada Escritura cuya inclusión en el Canon era objeto de discusión.20-24). Stuttgart 21958. Credo abreviado. En las formas y géneros narrativos la construcción literaria suele ser tal que el acento épico. en el primer personaje que aparece. Es aquella en que el interés está al principio. Para el A. Cuadrada (escritura). la Sabiduría de Salomón. Para el N. usando para citarlos una fórmula que parece estereotipada (IRe 11. Bibl. 1964. Theologie des AT.T. Elipsis (gr. Da'at (heb.: H. ordenados cronológicamente. Construcción ascendente. Culto (a Yahveh). Doblete. Duración del relato. escritura doble). La elipsis pretende dar realce al contenido. datos de tiempo). en la primera escena. Según la relación que media en cada caso entre duración del relato y duración de la hazaña referida. A Concordance to the Greek Testament. una silaba o una letra (lo contrario de -»• haplografía). Edimburgo 41967. que abarca todo el tiempo en que transcurre la acción misma. los suplementos griegos de Jeremías (Baruc. cartas de Jeremías). Wissen um Gott bei Hosea ais Urform von Theologie: Ges. Error consistente en escribir dos veces una palabra. Wolf Concordancia. el Sirácida o Eclesiástico. Duplicado —> Doblete. Se usa sobre todo en la locución apasionada y emotiva y en el lenguaje cotidiano. En el AT son casi todos los libros que sólo se nos han transmitido en lengua griega. Bibl. m a. Construcción descendente. WÜRTWEIN. Procedente de la escritura aramea está atestiguada desde el s.» K. Der Text des AT. Flp 2.

Cualquiera de las dos partes. especialmente frecuente en la literatura epistolar.. 35. ya que el significado puede haberse apartado considerablemente de su origen primero. Sentencia poética. La epífora es un recurso de enlace y articulación formal y sirve para aumentar la fuerza expresiva. 1963). Expresiones estereotipadas con las que se da paso a una doctrina. Fonema. enunciado bello o benévolo). lenguaje). de inculpación. cf.3. Vocabulario técnico Eufemismo (gr. en determinados contextos mentales. Repetición (dentro de un párrafo o de un libro) de palabras o grupos de palabras que tienen un sonido igual o semejante.20-22. SMEND. complementación). de introducción al acontecimiento de la palabra. para explicar un hecho que ya no se entiende. para conocer el significado actual de las mismas. cf. Colonia 1954ss. Autocomunicación de Dios por la que se da a conocer. cuyo número solía anotarse al final de los rollos de papiro o de los antiguos manuscritos.: R. y que luego pasó a designar su explicación. 398 . la ambivalencia del genitivo. de manera que cualquier palabra puede escribirse también en su transcripción fonética.. Éx 2. doctrina. en superficial. H. Proporciona una idea de las relaciones lingüisticas originales entre grupos lingüísticos emparentados y permite conocer el desarrollo y evolución del significado de las palabras. etc. de anuncio. norma. bien fijado ya por escrito) que utiliza un escritor al componer su obra. «Así dice Yahveh». 635-636). HAAG. BARR. no podemos basarnos exclusivamente en las derivaciones etimológicas. 29. Wolf Enlace verbal. Es la configuración de la idea por la que el conjunto del tema recibe su verdadero significado. fórmulas de apelación. etymos = verdadero. 7-9. etc. Giro hecho que se usa. En el AT se encuentran numerosas etimologías populares (o pseudoetimologias) para explicar los nombres de personas y de cosas. Se asegura el significado descomponiendo en frases elementales o haciendo ver su estructura interna. añadido). la 399 Estructura aparece al el lenguaje por ej. vale también sin restricción como fórmula de la Alianza.10: Moisés). entre otras.: F. Gen 4. (Bibl. vuestro Dios. En la unión de forma interna y forma externa (que es más bien la vertiente artificial. 46. Indicación de una causa. con el objeto de que en la misma palabra se transparente un horizonte de comprensión más amplio (cf. Fórmula (lat. Die Bundesformel. Gemara (aram.31-30. Einleitung zur Bibelübersetzung de M. Munich 1965.. una colección de doctrinas sobre la — mñna. VT 20. 1970.. por ejemplo. A la epífora se contrapone la — anáfora.18: los hijos de Jacob. por ej. lengua. tal como hablarlo y escribirlo. con el objeto de hacer ver la unidad del conjunto. Fórmulas introductorias.1: Caín.. Die Schrift.Gregor Dietrich/Dieter A.16-19 y otros). frecuentemente mítica (un acontecimiento en forma de leyenda. Material previo (bien de tradición oral. Ez 20.. «Línea o verso de la copia. en edificios y obras de arte. de introducción a una doctrina. BUBER. Zur Erforschung d. oraciones o estrofas. sentido). de su origen. 51972. una elipsis. una ley. la etimología de un nombre). de maldición. del concepto de forma) encuentra su cumplimiento adecuado la forma de una obra de arte. lllss).39-47. La más pequeña unidad fonética diferenciable. Estiquio (gr. WESTERMANN. inscripción). «oráculo de Yahveh». 24 y 35. tomada en sí misma.. Nombre que daba la filología antigua a una palabra incomprensible. una sentencia sapiencial. Fórmula de la alianza. cf. estilística.». un dicho profético. de bendición. para evitar interpolaciones» (v. La llamada segunda parte del -»Talmud. las palabras con que Yahveh se da a conocer como único Dios y Señor de Israel y del mundo entero: «Yo soy Yahveh.11. 90-98.: J. ThB 24. Con todo. Fuente. de auto-presentación. Epífora (gr. Átiologien im AT. Los fonemas de una lengua constituyen el alfabeto fonético..1. Etiología. por ej. Bibelexegese und moderne Semantik. historia y significación fundamental. P y B (poca-boca). Etimología (gr. se pone en tumbas y monumentos. > Glosa (gr. La configuración externa de un lenguaje. (Bibl. entre otros pasajes Gen 17. es decir. Firme aseveración de Yahveh a Israel en el sentido de que quiere ser el Dios de Israel y que éste sea su pueblo (Dt 26. Forma interna. Fórmula de autopresentación.. Diccionario bíblico. por ej. (Bibl. Investigación científica del «verdadero» significado de las palabras. WILPERT). por ej. > Epigrama (gr.12-14. regla). GOLKA. fila). hablar del sueño para referirse a la muerte. casi siempre sin cambios. en la administración de la justicia y en el culto. Circunloquio paliativo para expresar cosas desagradables o que han llegado á convertirse en tabú. por ej. logos = palabra. Repetición de la misma palabra o del mismo grupo de palabras al final de varios versos. el AT conoce.

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf cual más tarde fue incluida en el mismo texto en forma de glosa marginal (escrita al margen) o glosa interlineal (escrita entre los renglones). Es tarea de la crítica textual el reconocer las glosas; cf. también la palabra interpolación. Haggada (hebr. narración, exposición). Designa en primer lugar la narración que pronunciaba el padre de familia al comenzar la celebración familiar de la pascua, y que explicaba sus ritos (cf. Éx 12,26; 13,8); en segundo lugar, el concepto abarca la interpretación y desarrollo instructivo, edificante y popular de materiales bíblicos; todo lo cual ha quedado compendiado en el,Talmud. Halakha (hebr. marcha, rumbo). Concepto colectivo que designa la parte normativa de la «literatura oral» del judaismo. Constituye lo esencial del Talmud y se remite a la Tora y a las tradiciones orales que (supuestamente) proceden de Moisés. Hapaxlegómenon (gr. dicho una sola vez). Palabra o concepto que sólo se encuentra una vez en general, o en un escritor determinado; por ej., ktáomai = adquirir, en Mt. Haplografía (gr. escritura simple). Error de escritura consistente en poner una sola vez una letra o palabra que debe ser doble (contr. de -> ditografía). Hendíadis (gr. uno por medio de dos). Consiste en la reproducción de una expresión con dos palabras distintas, por ej.: de modo y manera; raudo y veloz. Hexapla (gr. séxtuple). La obra acometida por Orígenes (t 254) para esclarecer la relación que guardan entre sí las diversas traducciones griegas de la Biblia, y encontrar, por comparación con el texto hebreo, una recensión originaria de los LXX. Con este propósito Orígenes colocó en seis columnas yuxtapuestas: 1.° el texto hebreo en escritura cuadrada; 2.° el texto hebreo en transcripción griega; 3.° el texto de Aquila; 4.° el de Símaco; 5.° el de LXX, y 6.° el de Teodoción. Hif'il. Conjunción del verbo hebreo, casi siempre con el significado causativo de -»Qal y cuya característica es un /w-preformativo (en el perf. hi-) que forma una sílaba completa con el primer radical; cf. gramática hebrea. Hipérbole (gr. el hecho de «sobrelanzar», exceso, encarecimiento). Consiste en una exageración expresiva saltando las medidas y proporciones normales y valiéndose de un agrandamiento o empequeñecimiento extremados (me400
Schreiner, Introd. 26

Vocabulario técnico tafóricos). Cf., por ej., la promesa que hace Dios a Abraham, de que tendrá una gran descendencia, para lo cual se la compara con el polvo de la tierra (Gen 13,16), con las arenas del mar (22,17) y con las estrellas del cielo (22,17). En parte ocurre que las expresiones hiperbólicas pierden fuerza y relieve al convertirse en fórmulas rígidas, por ej., la frase que cierra los relatos de batallas: «y no quedó ni uno solo con vida» (Éx 14,28; Núm 21,35; Jos 8,22; 10,8). Hipotaxis (gr. subordinación). La dependencia en que se encuentra una oración con respecto a otra; es decir, la articulación del pensamiento en oraciones principales y subordinadas. Historízación. Proceso por el que se ordenan contenidos a-históricos (muchas veces de tipo mítico) en un horizonte histórico, con lo cual se da casi siempre una nueva interpretación. Como ejemplo de historización de costumbres festivas de origen a-histórico, cf. Éx 23,15 (según VON RAD, Theologie d. AT H, 113). Hitpa'el. Conjugación del verbo hebreo con un significado reflexivo y medial o recíproco, con respecto al — pi'el, y cuya característica es un hit- prefor> mativo antes del primer radical; cf. gramática hebrea. Hof'al. Conjugación del verbo hebreo con el significado de pasivo respecto al —*• hif'il, también pasivo del —tqal, cuya característica es una h- preformativa con kames-hatup; cf. gramática hebrea. Homoioarkton (gr. lo que empieza igual). Figura retórica en la que dos palabras, frases o partes de la oración, que van seguidas, comienzan con el mismo sonido. En ocasiones puede ser causa de la corrupción del texto, pues la semejanza entre el comienzo de una palabra y el de la siguiente puede hacer que al copiar un manuscrito la vista salte del uno al otro. Homoioteleuton (gr. lo que termina igual). Forma arcaica de rima; consiste en la repetición de silabas iguales en palabras, frases breves o partes de la oración. En la tradición textual bíblica representa con frecuencia una fuente de errores, causados por la desviación de la vista, que pasa del final de una palabra a otra de grafía igual o semejante. Homónimos (gr. de igual nombre). Se dice de palabras que suenan igual y tienen significado completamente distinto. Idioma (gr. propiedad) o idiotismo. Giro o expresión peculiar de una lengua, dialecto o escritor, que no se entienden desde otras perspectivas; por ej., Un 3,17 «cerrar las entrañas» ( = negarse a la compasión). 401

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf Interpolación (lat. retoque, falsificación), se dice de la inserción textual por parte de otro escritor en el texto primitivo. Con frecuencia ocurre que luego es difícil reconocer cuál es el texto originario; por ej. el Comma Joanneum (Un 5,7); cf. también glosa. Inversión. Anomalía o alteración de la normal colocación gramatical de las palabras, por ej. del sujeto y predicado. Se emplea intencionadamente por razones rítmicas o con el fin de hacer resaltar determinadas palabras. Pero, además, en hebreo una mutación de sujeto y predicado trae consigo también una mutación de un -> tiempo de prefijo en un -»• tiempo de sufijo, o viceversa. Por ej., yiqtol-x = x-qatal; qatal-x = x-yiqtol. Bibl.: W. RiCHTER, Traditionsgeschichtliche Untersuchungen zum Richterbuch, BBB 18, 21966, 354-361. ítala. Traducción latina antigua de la Biblia, recomendada por Agustín y usada por lo menos en una parte de Italia. Por un malentendido se usa también a menudo este término para designar el conjunto de traducciones latinas de la Biblia que precedieron a la Vulgata; para éstas es más adecuado el término Vetus Latina. Itinerario (lat. camino). Índice de las estaciones por las que pasa una ruta, por ej., las estaciones donde se detuvo el pueblo de Israel en su marcha a través del desierto (por ej., Núm 33,5-49); cf. también las estaciones que hizo Pablo en sus viajes misionales (Act). Juego de palabras. Aprovechamiento lingüístico de expresiones ambiguas (anfibología) o de varias palabras que suenan igual (homónimos) que se contraponen o equiparan ingeniosamente ( » paronomasia) para obtener un — efecto determinado;' la mayor parte de las veces se usa en sentido antitético, dejando traslucir el significado que en el fondo se pretende. A causa de su estrecha conexión con los condicionamientos lingüísticos, los juegos de palabras casi nunca pueden traducirse a otras lenguas; cf., por ej., el texto griego de Dan 13,58s. Katacresis (gr. abuso). Expresión figurada; uso de una palabra o imagen en un contexto ajeno a su verdadero sentido; también se dice del uso incorrecto de expresiones. Ketib (aram. lo escrito). Se dice del sentido literal atestiguado por la tradición del texto consonantico, pero cuya lectura se fijó sin embargo por razones especiales (por ej., por el uso litúrgico). Esta lectura especial venía dada por una nota al margen, a la que se remitía en el texto por medio de un « o un * y a la que precedía casi siempre la letra qof ( = Q = abrev. de queré = aram. lo que hay que leer). La Q toma las vocales del ketib.

Vocabulario técnico En caso de queré frecuentes, se omitían la nota marginal y los signos indicativos; así por ej., para el nombre de Dios Yhwh (queré perpetuum: hay que leer Adonai). Koine (gr. común). Se dice de la lengua griega postclásica que se usaba, tanto en la literatura como en la conversación, en época helenística y romana (aprox. del 300 a.C. al 500 d.C). Es la lengua de los Setenta y del texto básico del Nuevo Testamento. Leitmotiv. Concepto literario tomado de la música (Wagner / Weber: repetición de partes características de la melodía con un significado simbólico): motivo central que se repite a manera de fórmula; giros típicos de determinadas personas; partes reiteradas de la acción; en la lírica también motivos rítmicos. Lexema. La unidad significante de una palabra; en hebreo, por ej., consta de los morfemas radicales. Listas, conocimiento de. Forma primitiva de ordenación sapiencial con que se enumeran determinados nombres y conceptos, especialmente en Egipto, Mesopotamia y Ugarit. Bajo este concepto entran las genealogías, listas de individuos (con sus cargos), comunidades, etc., que encontramos en el Antiguo Testamento. Litotes (gr. simplicidad). Manera de hablar menos apropiada, figura retórica con la que se pretende poner de relieve una cosa negando su contraria. Por ej,, «no pocas veces» en vez de «frecuentemente». Locución idiomática, -»Idioma. Logion (gr. locución, dicho). En sentido profano: breve decisión de la divinidad (por ej., en Herodoto); en el Nuevo Testamento: revelaciones (Act 7,38), promesas de Dios (Rom 3,2), frases de la Escritura (Heb 5,12; IPe 4,11); en los Padres: dichos de Jesús. Marco narrativo. Encuadre de una o varias narraciones dentro de otra. Dos tipos: l.« marco narrativo cíclico, que compendia en una unidad varias narraciones relacionadas por su contenido; 2.° narración individual enmarcada, en la que el marco da unidad a las diversas partes del relato al mismo tiempo que las pone de relieve. Masora (hebr. tradición). Se llama así al conjunto de signos vocales, puntos diacríticos, signos de lectura y anotaciones que elaboraron un grupo de técnicos judíos en crítica textual (los masoretas, 750-1.000 p.G). Así se

402

403

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf fijó el texto (masorético) que está en la base de nuestro actual texto hebreoarameo de la Biblia. Mayúscula, escritura. Grafía a base de letras mayúsculas, llamadas también —»• unciales, y que se usó sólo hasta el s. vm. No dejaba espacio alguno entre las palabras, ni usaba acentos, ni espíritus, ni puntos (sólo desde el s. ix hay también una escritura —» minúscula). Con el mismo nombre se designa asimismo a los manuscritos antiguos escritos con esta letra. Metáfora (gr. transferencia). Originalmente figura retórica; el significado figurado, translaticio, de una palabra. A diferencia de la comparación («como...»), en la metáfora el sentido de una palabra pasa inmediatamente de su nivel significativo original a otro nivel (por ej., luz como imagen de la vida). Por ej.: se rompen las cuerdas de mi corazón (Job 17,11). La metáfora está al servicio de la vitalidad y el grafismo del lenguaje, y quiere proporcionar una visión más profunda de la esencia de las cosas. Metonimia (gr. cambio de nombre). Sustitución de la palabra apropiada por otra que guarda relación con ella y que por eso puede ocupar su lugar, por ej.: Moisés, en vez de la Ley. Así se puede sustituir el producto por el productor, la obra por el autor, la tropa por su jefe, etc. Métrica. Teoría de la medida de los versos. Bibl.: EISSFELDT, Einleitung § 6; S. SEGERT, Problem of Hebrew Prosody, SVT 7, 1970. Metro (lat. medida). Sucesión regular de acentos, es decir, número y distancia de las silabas con acento fuerte; después también medida y pie de los versos. Midrás (hebr. investigación, doctrina). Se llama así a la interpretación bíblica que hacía la antigua sinagoga como complemento de la lectura pública de la tora, y también a la literatura resultante de esa interpretación. Si el comentario versa sobre prescripciones legales, se habla de midrás haláquico, en los restantes casos de midrás haggádico. Midrás haggádicos: a) m. rabba (gran midraS) sobre el Pentateuco y los megillot, b) m. sutta (pequeño midrás) sobre los megillot, c) m. tahuma sobre el Pentateuco, d) Pessikta sobre la haftara, e), n. sueltos sobre los profetas y hagiógrafos, f) Antologías midráshicas (m. hagadol, el gran m. sobre el Pentateuco y el Yalcut shimeoni sobre la Biblia). Midrás haláquicos: a) mequilta sobre el Éxodo, b) sífre sobre el Levítico,T c) sífre sobre los Números y el Deuteronomio.

Vocabulario técnico Mimesis (gr. imitación). Imitación de la naturaleza por el artista; concepto capital de la teoría del arte: arte como representación de la realidad; empalmando con Platón (República) y con Aristóteles (Poética), el concepto es recogido de nuevo en el Renacimiento (Scalígero) contra la interpretación medieval del arte como identidad de lo bello con lo verdadero y bueno. (Bibl.: E. AUERBACH, Mimesis. Dargestellte Wirklichkeit in den abendlandischen Literatur, Berna 1959 [colección Dalp n.o 90]). Minúscula, escritura. Grafía con letras minúsculas que a partir del s. ix se usó junto con la -> mayúscula, y desde el s. xi casi exclusivamente. Con el mismo nombre se designa también a los manuscritos antiguos compuestos en esta escritura. Misna (hebr. repetición, instrucción). Redacción escrita, en hebreo, de la doctrina e interpretación de la ley judaica (originariamente transmitida de forma oral) propias de los tannaítas, llevada a cabo por el rabino Yehud'a ha-Nassi (t 220 p.C). Es objeto de comentario en la Gemara, y junto con ésta constituye el Talmud. Mito (gr. palabra, narración). La palabra en cuanto enunciado ontológico (W.F. Otto). Además mito puede significar (cf. ARISTÓTELES, Poética) una fábula que abarca y reúne todos los medios artísticos de una obra (E. Grassi). Todo fenómeno y toda actuación humana remite a la realidad eternamente actual (pensamiento ahistórico). El mito es la referencia ordenadora por excelencia: todas las cosas se hallan bajo el signo de lo divino y en este signo articula también el ojo humano todas las formas y figuras (E. Grassi). Según M. Eliade los mitos conservan y transmiten los paradigmas, los patrones ejemplares, de toda la actuación responsable del hombre. Bibl.: K. KERENY, Die antike Religión, 1952; W.F. OTTO, Die Wirklichkeit der Gotter, 1963 (170); E. GRASSI, Kunst und Mythos, 1957 (36); M. ÉLIADE, Kosmos und Geschichte, 1966 (260). Morfema (gr. figura, forma). La unidad significativa más pequeña del lenguaje, llamada también monema. N5b7 (hebr. el que proclama). Designa al profeta de Israel (de ahí el término técnico nabitum — institución profética). Los neba'tm vivían en parte en comunidades, en parte como figuras aisladas; eran los mensajeros de Yahveh. Narrativa, forma. «Equivale al perfectum historicum latino y al pretérito ideflnido castellano: consigna un acontecimiento o un estado de cosas Jel pasado» (L. KOHLER: VT 3, 1953, 300). A menudo se le llama inadecuadamente imperfecto consecutivo. Ejemplo: «El vio, se levantó y se fue 405
Schreiner, Introd. 27

404

Gregor Dietrich/Dieter A. Wolf para salvar su vida. Llegó a Bersheba de Judá y dejó allí a su criado» (IRe 19,3). Nif'al. Conjugación de los verbos hebreos con significado reflexivo o pasivo de -*qal, cuya característica suele ser el preformativo MÍ-, que junto con el primer radical forma una sílaba completa; cf. gramática hebrea. Onomásticon (gr. denominador). Lista, por orden alfabético, de nombres o de palabras, con explicaciones prácticas; precursor del diccionario enciclopédico. Ordalía. Juicio divino que se espera y se acepta como veredicto en un caso jurídico. Por ej., cuando por la invocación de Elias Dios enciende el fuego para el sacrificio en el monte Carmelo. Óstraka (gr. pedazos de conchas o de huesos duros, fragmentos de cerámica). Término técnico que designa los trozos de vasija que se usaban en la antigüedad como material de escritura. Palimpsesto (gr. vuelto a raspar). Llamado también textus rescriptos, es un manuscrito (casi siempre un pergamino) cuya escritura original ha sido borrada, a base de rasparla, lavarla o lijarla, para volver a escribir sobre él. A menudo se logra descifrar el primer texto con ayuda de rayos infrarrojos. Ejemplo: el manuscrito C del Nuevo Testamento (Codex Ephraemi rescriptus). Papiro. Planta vivaz dé la que se obtiene un material del mismo nombre, sobre el que se puede escribir.' También se llama así a los manuscritos escritos sobre ese material. Paradigma (gr. ejemplo). Narración breve que ilustra algo de manera ejemplar; (lingüística) ejemplo, modelo de flexión. Paráfrasis (gr. adición a una locución). Transcripción amplificada y aclaratoria de una obra literaria; también una traducción libre, por ej. de los Salmos y del Cantar de los Cantares. Paralelismo. Construcción de dos o más versos, oraciones o partes de la oración, que van seguidos y que concuerdan, tanto gramaticalmente como en su contenido, con un número de palabras aproximadamente igual. Las formas más frecuentes son el paralelismo sinonímico (repetición de un pensamiento en dos enunciados que coinciden en el contenido y difieren en el lenguaje; por ej.: Los preceptos de Yahveh son rectos, gozo del corazón; los mandamientos de Yahveh son claros, luz de los ojos. Sal 19,9) 406

Vocabulario técnico y el paralelismo antitético (a un pensamiento formulado por medio de un enunciado positivo se le opone como complemento y explicación un enunciado negativo; por ej.: Quien guarda los mandatos se guarda a sí mismo; quien desprecia la palabra, morirá. Prov 19,16). Además se distingue todavía el paralelismo climático, el sintético y el parabólico. Paras ha (hebr. párrafo). 1.° Párrafo de la Biblia hebrea. Se distinguen párrafos grandes o «abiertos» (petühá), que están al principio de un renglón vacío o no escrito del todo, y párrafos pequeños o «cerrados» (setüma') que comienzan en el mismo renglón después de un pequeño espacio en blanco. Con el tiempo el espacio libre llegó a ser igual en ambos, y para distinguirlos se ponía solamente una pe o un samek delante del nuevo párrafo. 2.« Uno de los 54 capítulos semanales de la tora que estaban fijados para la lectura litúrgica y que se basaban en el ciclo de lectura anual de Babilonia (por ej. Gen 1,1-6,9). A diferencia de esto cr. los 452 ~->Sedarim, que tienen su origen en el ciclo de lectaia trienal palestinense. Parataxis (gr. yuxtaposición). Coordinación de oraciones principales de la misma categoría, en oposición a -»hipotaxis. Parénesis (gr. buen consejo). Exhortaciones de contenido ético; cf. en el AT entre otros los complementos parenéticos que caracterizan la redacción exílica, por ej. Lev 19,36; 23,43; 25,38 (bibl.: sobre la parénesis neotestamentaria: J. SCHRIENER y otros autores, Forma y propósito del NT, Herder, Barcelona 1972). Paronomasia (gr. denominación secundaria, transformación de una palabra). Juego de palabras basado en la reunión de vocablos que tienen un sonido igual o parecido (-»• homónimos), pero cuyo significado es diferente u opuesto. Ejemplo: «Y tahúres desnudos con dados hacen condados» (Góngora). La reunión de sustantivo (casi siempre un complemento) y verbo con un origen etimológico común cae bajo el concepto de figura etimológica ( > etimología). Ejemplo: Si me aterra un terror, me acaece (Job 3,25). — Perícopa (gr. tallar), párrafo, secciones de la Biblia que se emplean para el culto. Peshitta (sir. la universal). Traducción siria de la Biblia hebrea, fuertemente influida por las tradiciones judaicas. Pi'el. Conjugación del verbo hebreo, normalmente con significado intensivo de qal, cuya característica es un reforzamiento (reduplicación) del segundo radical.

407

La comparación que hay que hacer. sucesión). por ej. anticipación). el viento aspira. También se da este nombre al texto atestiguado por una familia de manuscritos. Junto al quiasmo de las palabras cabe también un quiasmo de oraciones dentro de un grupo o período de oraciones (Is 6. ordenación cruzada de partes de la oración (casi siempre sujeto y predicado. Redundancia. Teoría de los signos y de lo significado.» pi'el. Prefijo. Las letras vocales que se habían usado ocasionalmente hasta entonces (matres lectionis) no eran suficientes para fijar claramente el texto.°. o las dos. o sustantivo y adjetivo). Prólogo complicado en forma gnómica. su ensambladura y elaboración muestran las características personales y la intención del redactor. con el fin de garantizar su fiabilidad y de averiguar su forma original. por ejemplo: «Nuestro ganado pace. 409 408 . en vez de: ¿Oyes cómo aulla el lobo? Prótasis (gr. de los significados de las palabras.: ¿Oyes al lobo. Redactor. por ej. Filomena suspira en dulce canto. 1. por ej. Se dice en general del primer miembro u oración de un período bimembre. por ej. está en medio del verso. Término técnico de la lingüística. orden. X y a los amargados. Párrafos de la Biblia hebrea (en número de 452) con vistas al uso litúrgico (-»parasha). epigraphein = adscribir). 1. vida? (Job 3. pero que pretenden pertenecer a la Biblia). Qal. Recensión. Preámbulo (lat. por ej. La selección de las fuentes. Para ello hay que tener en cuenta las circunstancias del que habla (vocabulario. Signos que indican las vocales. Anticipación del sujeto de una oración subordinada e nía oración principal precedente. 2. Una rima en la que una de las palabras. Semántica (semántico). y que se ponen encima o debajo de las consonantes hebreas. entrecruce). Rima interna. Pseudoepigrafías (gr. pero distintos.» (Garcilaso) Sedarim (hebr. Morfema que se antepone a una palabra y que va unido a ella. 3.G. de los diversos manuscritos existentes. Queré. El que compone un libro a partir de materiales previos.°. a la hora de editar un texto. rimadas.° de Esdras. cuya sintaxis o contenido se corresponden.° En la terminología protestante designación de los libros —> apócrifos del AT (libros que no están en la Biblia hebrea ni son tampoco deuterocanónicos. la llamada Poliglota complutense del cardenal FHANCISCO XIMÉNEZ DE CISNEROS.20). cómo aulla?. caracterizado por el amontonamiento de conceptos accesorios equivalentes.3. tiro delantero).Gregor Dietrich/Dieter A. según el esquema a + b = b + a. Am 3. a la etimología de una palabra. normalmente yuxtapuestas en columnas. lo que va antes). pero en venta el 1522 (5 tomos). intención.. 2. designa el excedente de palabras y significados que tiene una lengua por razón de determinados patrones (ya establecidos) de posibles combinaciones fonéticas y composiciones de palabras. a la forma fundamental de una familia de palabras. primera de las publicadas. Se llama así. Pu'al. Puntos masoréticos. Alcalá de Henares 1514-1517. en los LXX o en el NT griego. oración subordinada puesta antes de la principal (-» apódosis).° y 4. al cual introduce. al tronco fundamental del verbo. de la oración y del contexto. en hebreo es a menudo una preposición. Raíz. v d. recuerdos).° y 4. La conjugación fundamental del verbo hebreo.10). Conjugación del verbo hebreo. pseudos = falso.3-8. se distingue de éste por una pronunciación más oscura de las vocales. Ejemplo: ¿Por qué da luz a los desdichados. Forma de la letra griega khi = y_. de los oyentes (expectación. los libros 3. los libros 3. La variante marginal que había que leer en las ceremonias litúrgicas en vez del texto hebreo consonantico. Término técnico procedente de la teoría de la información. Edición de la Biblia que presenta el texto de la Sagrada Escritura en varias lenguas. que era el escrito en el texto (-> ketib).° de Macabeos. Wolf Políglota (gr. introducidos por los masoretas hacia el s.°. multilingüe). y que termina con un desenlace sorprendente.° obras de la antigüedad atribuidas equivocadamente a un autor. Vocabulario técnico Quiasmo (gr.. Prov 25. El significado es el pasivo de . Prolepsls (gr.

por ej. Estas categorías dependen del contexto. Signo sensible y gráfico que en cuanto tal remite más allá de sí mismo. 3 vol. normalmente en columnas paralelas. 2.Gregor Dietrich/Dieter A. reimpresión Darmstadt 1962. Traductor judeo-helenista de la Biblia. Bibl. Sufijo. normalmente dentro del contexto de una obra mayor. Llamados también tiempos aformativos. con el nombre. sucesos). 5X966. por la que se los puede reconocer. características. Sinónimos (gr.° lo abstracto (cualidades. SCHMIDT.) y se terminó hacia el 150 a. en prosa o en verso. El significado de una palabra queda patente por su colocación en el conjunto de la frase.C. P. 375-380. GUNKEL. Tubinga '1950.: J. hizo una traducción del AT que lleva su nombre y que quiere tener en cuenta la sensibilidad idiomática de los lectores de habla griega. singular por plural)1. ALONSO DÍAZ . figurita). Theorie u. especialmente Mt. Situación vital (alem. según la cual 72 sabios judíos habían traducido el Pentateuco en 72 días. Stuttgart 41967. Semánticas. y unido a él. Cambridge. Sitz im Leben). Son las que clasifican el sentido de las palabras y todo el mundo de las experiencias: 1. cantidades y gradaciones de los objetos y acontecimientos). sinopsis castellana: J. Simaco. NIDA y TABER.: S.SÁNCHEZ-FERRERO.. Me. Praxis des Übersetzens. presupuestos tácitos respecto de las intenciones y deseos). Theorie und Praxis des Ubersetzers. 2 vol. sigillum. opinión). en LThK II. (Bibl. tiempos con.: H. y que probablemente se empezó en Egipto durante el reinado de Ptolomeo II Filadelfo (285-246 a. El nombre (interpretatio septuagmta virorum} proviene de la leyenda transmitida en la carta de Aristeas.G. Pluralidad de expresiones lingüisticas para una misma idea. Pensamiento formulado en palabras certeras y concisas. hecha sobre el texto original para judíos de habla griega que se encontraban en la diáspora.: H. relaciones de sentido entre las clases de palabras (partículas. o viceversa (pars pro toto. A. Sinopsis del AT: O.° objeto. signo real. 410 411 . Yuxtaposición de palabras en serie. Bibl. p. La traducción más antigua e importante del AT. expresa en general el aspecto de la acción acabada. Gotinga 1922ss). del contexto (acción precedente. GADAMER. Soferim (hebr. Setenta (LXX). visión de conjunto). Stuttgart 1935.° acontecimiento (acciones. son intercambiables en un contexto determinado. Sinopsis griegas del NT: HUCKLIETZMANN. DIBELIUS. Morfema que casi siempre va detrás del nombre o del verbo. Bedeutung und Begriff. SWBTE. Figura retórica que se usa frecuentemente en poesía con el fin de Vocabulario técnico variar la expresión: elección del concepto más restringido en lugar del más amplio. 3. que hacia el año 170 d.B. 73s). En el s. 1933. Le. EISSFELDT. a una esfera abstracta que deja transparentarse en lo concreto algo que es universal e indeterminable. Sufijo.C. Bibl. más tarde a los escribas que vigilan el texto de la Escritura. § = párrafo. 4. culturales y religiosos) en los que se acuñan las formas lingüísticas y literarias de una obra o un fragmento.: TABER y NIDA. Hexateuch-Synopse. Bibl. Einleitung in die Psalmen. Die Formgeschichte des Evangeliums. ALAND. Designa en primer término a los eruditos o funcionarios. Sintácticas.° relaciones. categorías fundamentales. por ej.. que se llaman incluso sinópticos por la semejanza de su construcción y su contenido. es el sufijo que va detrás de la raíz. preposiciones). A. vni se les llamó -»masoretas. necesidades y leyes que rigen cada uno de los ámbitos vitales (sociales. también para una palabra o una sílaba. Sentencia (lat. reimpresión 1925/30. RAHLFS. Sigla (lat. Wahrheit und Methode. de los Evangelios. debido a su sentido similar.. Síndesis (lo que está enlazado). procesos.: qatal-qatala. designa el «tiempo perfecto» en las lenguas semíticas y su característica distintiva. ZIEGLER. así por ej. Tubinga 21965. VANNUTEIXI. Cambridge 1906ss [incompleta]. K. Brunswick 1969.C. Sinopsis (gr. Signo convencional para un manuscrito o grupo de manuscritos. Libri Synoptkt VT seu Librorum Regum et Chronicorum Loci Paralleli. del mismo nombre). Se ha dado en llamar así a las circunstancias históricas. gran edición crítica: BROOKE-MCLEANTHACKERAY. por ej. Roma 1931/34. Sinécdoque (gr. Palabras que. Madrid 1966. Ediciones manuales: H. Símbolo (gr. Sinonimia. Wolf formación). asunción de una expresión en otra). edición del equipo de Gotinga. Composición de textos que se corresponden. Stuttgart 1969). A = Códice Alejandrino. Contrariamente a los -> tiempos con prefijo. Stuttgart 1969. Evangelio y evangelistas. comprensión concomitante. señal). escribiente). sirve para expresar la relación de posesión (susi = el caballo mío).

dike = justicia). la popular). figura). y se extienden a todos los campos de la vida captada y configurada literariamente (así E. 1949ss. Designa el nombre de Yahveh que en hebreo consta de cuatro radicales (consonantes): Yhwh. 413 I i . Verso quina (hebr. WEBER. por ej. Madrid 41965. por ej. Targum (aram. pero como su versión suplantó a las otras.. topos = lugar). Biblia Sacra juxta vulgatam versionem. y que lleva el nombre de su autor.. Es la expresión colectiva para la -» misna y i a —agentara. An Introduction to the comparative Grammar of the semitic Languages. Roma 1926ss. theos = Dios. Tiempo con prefijo. Esdras y sobre todo los llamados salmos de teodicea: 37. Stuttgart 1970. lamentación). Más tarde fue sustituida por la Vulgata. el libro de Job. la escritura uncial se desarrolló a partir de letras capitales.Gregor Dietrich/Dieter A. 73. sino en la revisión (Psalterium Gallkanum) del salterio veterolatino (Psalterium Romanum) según los LXX hexaplares. Llamado también tiempo preformativo. dotados de ciertos rasgos característicos que se repiten en forma parecida. Luego se empleó como sustantivo y solo. Volumen (lat.) se fijó por escrito. Teodoción. Fue la escritura corriente sobre todo a partir de los siglos HI/IV y hasta el s. el Targum Jonatán sobre los Profetas. viene uno de 2 pies (3 + 2). se dijo: «la Vulgata».C. frases o fórmulas fijas que se usan en un determinado ámbito enunciativo. Variante (o lectura peculiar). con menos frecuencia los rollos de pergamino.. Tipo (gr. el sacrificio en el AT y en el NT: elevación de la serpiente de bronce y elevación de Cristo en la Cruz. en el códice Alejandrino. giros. Bibl. Hay dos Talmudes. Medida de las letras mayúsculas). Europaische Literatur und latemisches Mittelalter. gegenw. Por ej. yi-qtol. Vetus Latina.: MosCATt. hacia el 390. Vulgata es un participio empleado como adjetivo: editio vulgata = «edición común». Al principio era sólo una tradición oral. estudio). medida de los versos elegiacos: después de un estico de 3 pies. en el pasado o en el futuro. que se remonta al s. 412 Vocabulario técnico Tora (hebr. traducción). CURTIUS. ed. 1964. tanto de pensamientos como de expresión. Tiene su continuación y contraposición en el ->• antitipo. Justificación de Dios frente al mal que permite en el mundo. 309ss. Adán y Cristo. El NT es una revisión hecha por Jerónimo (Ev. Wolf Talmud (hebr. diversos testimonios. Jerónimo a partir del texto hebreo. n d.C. Son esquemas o clises fijos. Los tipos son determinados contenidos. en el judaismo designa el Pentateuco. cuatro letras). la Sabiduría de Salomón. VTS 3. Unciales (lat uncia = «pulgada». recensuit R.. traducción libre del AT a la lengua aramea popular para el culto de la sinagoga. por medio de una -* colación. por la archiabadía de Beuron. rollo escrito). instrucción. Das hebr. Berna. que al final del s.) y otro traductor (libros restantes) del texto veterolatino. Forschung. Transcripción. Tetragrama (gr. 1960. ya sea en el presente. Traducción latina de la Biblia hecha por S. doctrina. en el códice Vaticano. Verbalsystem im Lichte d. Designaba primeramente los rollos de papiro de la antigüedad. Término técnico para la ley mosaica. 131ss. designa el «tiempo imperfecto» en las lenguas semíticas y es reconocible por el prefijo que va antes de la raíz y que constituye la característica distintiva del tiempo. Se llama así a la diferencia encontrada en el tenor de un texto al comparar. Las variantes pueden ser consecuencia tanto de una elaboración como del error de un copista.: Vetus Latina ed. sucesos o personas estereotipadas. Es la Biblia más antigua en latín. vm. II/I a. Operación por la que se traspone una palabra o un texto a la escritura propia de otra lengua.49. Llamadas también -> mayúsculas. por Colunga y Turrado. Ediciones: Biblia Sacra juxta latinean vulgatam versionem. San Jerónimo a veces designa así las versiones latinas anteriores a su traducción o a su revisión. Vulgata (lat. puesto que existe un doble comentario de la misna: uno más antiguo y breve redactado en Palestina. a ella se dio el nombre de Vulgata a partir del siglo xvi. Biblia Sacra juxta Vulgatam Clementinam. Ed. que en general tienen aplicación literaria. cuño. y por encargo del papa Dámaso. ley). MEYER. Teodicea (gr. Tópico (gr. más tarde (comienzos del s. En general expresa el aspecto de la acción inacabada. y más tarde pasó a designar también cada uno de los tomos de una obra. por ej. Los libros deuterocanónicos se tomaron de su versión veterolatina. Traductor judeo-helenista de la Biblia. pp. n hizo una traducción griega del AT.R. sobre el problema de la teodicea en el AT cf. todos los libros del AT. y otro más reciente y extenso procedente de Babilonia. el Targum Onkelos sobre el Pentateuco. dir. Es de hecho un verso quinario. en el NT. Sin embargo el Salterio no se incorporó a la Vulgata en la versión del hebreo (Psalterium iuxta Hebraeos). Munich 51965). R. traducida de los Setenta. a menudo se sirve de paráfrasis y en parte tiene un carácter actualizante. En su origen. revisada según el texto hebreo original.

por ej. caminos Johannes B. con otras varias palabras o partes de la oración. objetivos.2). Maguncia III. Los métodos exegéticos en un ejemplo tomado del Antiguo Testamento Adolf Smttmans. puesto sólo una vez. Ejemplo: Os he dado a beber leche.Gregor Dietrich/Dieter A. Formas y géneros literarios en el Antiguo Testamento . La exégesis del Nuevo Testamento y su trayectoria . Bonn IX. 414 415 129 195 . ÍNDICE PRÓLOGO 7 Josef Schreiner. cuyo significado sin embargo sólo se aplica adecuadamente a uno de los miembros subordinados. lo que está ensamblado). Wurzburgo IV. Formas y géneros literarios en el Nuevo Testamento . 61 109 113 Erich Zenger. . Erích Zenger. . 253 . Designa en general la referencia de un miembro de la frase. Graz II. Ejemplo de crítica textual bíblica . Helnrlch Zimmermann. Wurzburgo I. . yugo. 11 . Wurzburgo VIH. Wurzburgo VI. Forma corriente del zeugma semántico: enlace de dos o más sustantivos (o partes de la oración) con un verbo. Tubinga VII. Los métodos exegéticos en un ejemplo tomado del Nuevo Testamento Josef Schreiner. no manjares sólidos (ICor 3. en sentido propio y figurado. 33 Karl Lehmann. Breve historia de la exégesis veterotestamentaria: épocas. Wolf Zeugma (gr. Notas para la práctica de la exégesis bíblica Josef Schreiner. El horizonte hermenéutico de la exégesis histórico-crítica . Wurzburgo V. Bauer. o bien se aplica a todos pero de diversa manera. enlace. 299 .

índice Karlheinz Miiller. Münster / Dieter A. . Dortmund-Wambel Vocabulario técnico 335 383 t t 391 • \ Y ' • * 1 ( 416 i . Supuestos metodológicos para el uso adecuado de los escritos de Qumrán por el especialista del Nuevo Testamento . Karlheinz Miiller. Wolf. Manuscritos y ediciones de la literatura extrabiblica de Qumrán Gregor Dietrich. Wurzburgo XI. Wurzburgo X.