» N en

r-

m z oCJ) m> c-<

CJ)O 0°m

cn -<~

~o :J _.
o
e .,
C.

:J

>

Os»

O O

S
_.
<D

oCJ) 0-1 CJ»

-I~

m e » e e
tn
O s»
:J
O

cC' sN m>

:00 mO

cnJJ

m m ren O en

Título original en castellano La sociedad de los zombis © Antonio Urdiales Cano

Primera edición, Buenos Aires abril de 1989

Buenos Aires Argentina www.permacultura.com .a[ info@permacultura.com.ar

Impreso mediante fotocopia por parte del autor

Impreso en Argentina Printed ni argentine

Queda prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio de impresión, en forma idéntica, extractada o modificada, en castellano y en cualquier otro idioma.

);:
m

z (f)

(f)

O
()
»
rT

O

~

.......
::l

m
O
o
::l

m Cl..
O~
(f)>

¡=;"
-itJJ

o~ ::l
e •....•

o m -<(f) nm

» O

o"
e ...• Cl..
OJ

oro

:s.¡:;
tJJN

m
r

O

» e ...•. ;::o»

ro
(J')

o ...•
UlO

mo

;::o (J)

O

n OJ
::l

m e
(f)

O

o

N

O
(f)

O

3:
OJ .......
(J)

ÍNDICE
INTRODUCCIÓN EILCULTO A sí MISMO ~ GeSTA DEL DERROCHE HÁBITOS TÉRMICOS DERROCHELUMÍNIGO LA CULTURA DEL TRANSPORTE AGRESIÓN A LA TIERRA LA ADORACIÓN DE LA BASURA VENENOS PARA UN MUNDO MEJOR llEORÍA DEI- ESFUERZO LA CULTURA DE LAS FUERTESSENSACIONES P¡ERFILDEL PRODUCTO DE MERCADO llEORÍA DEI- PLACER LAS GRANDES COINcmENCIAS NOSOTROS LOS ZOMBIS E¡LMITO DE LA LIBERTAD llRABAJAR PARA VIVIR EL CULTO A LA INCOHERENCIA COHERENCIA Y CASTIGO L[MITES DE LA AMBICIÓN l[MITES DEL EGoíSMO A CERCADE LA VANIDAD
N U E S T R A S PA U T A S S O C I A L ES VIOLENCIA; LA ÚNICA ESPERANZA LA CULTURA DE LA OiMISIÓN LA CULTURA DE LA susmUCIóN ¿DÓNDE ESTA LA CORRUPCIÓN? LOCSERTAD DE PENSAMIENTO LA PARED POSDATA AGRADECIMIENTOS

9

1~ 17 20 23


30 34 36 38 42 45

53 54


58 60 62 66

71 75 77

79
84 90 92 93

"Desde pequeños se nos enseña que es mejor recibir que dar". Se nos da afecto ligado a regalos y a toda clase de elementos materiales. Luego la vida se va encadenando a ganar o perder, a tener o no tener. Esa forma tiene efectos multiplicativos y por aprendizaje y reiteración termina abarcando cada acto, cada pensamiento, cada sentimiento de cada habitante de este planeta. Lo importante de esto no esta en que abarque todo, sino en el hecho de que tal cosa implica que no haya otra forma conocida de pensamiento que uno pueda elegir. El psiquismo humano es· infinito; hay millones de razones por las cuales vivir, formas de ver y pensar, de causas dignas e indignas, sin embargo estamos masificados y uniformizados en una sola forma posible de ver y valorar que es el para sí. Infinidad de personas dicen no ser materialistas. Que sólo quieren estar tranquilas, disfrutar, descansar, compartir, etc. Podríamos aceptar entonces que tales personas no son materialistas, pero de ninguna manera es posible pensar que escapan del "para si" por cuanto quieren descansar para reponerSE, estudiar para capacitarSE, hacer yoga, deportes, -cursos para sentirSE mejor, tener tiempo para divertiSE, hacer meditación para calmarSE o aclararSE. Consideran importante el compartir. Pero el compartir mismo es por lo general un estar con el otro para compensarSE, o compartir el para sí, o establecer relación de pertenencia.

También valoran el amor, pero en el mundo occidental decir "te amo" es sinónimo de "te necesito"; YO te necesito; YO no puedo vivir sin ti; soy YO el que te extraña. Yendo al plano material nos encontramos también que cada persona pone su interés en las cosas propias. La felicidad, los problemas y las soluciones están afuera y depende de las cosas. Por educación, cultura, tecnología y modo de vivir, hemos llegado al punto de que no existe en el mundo civilizado un acto humano que no sea egoísmo material manifiesto, encubierto o alegoría de este. Un ser humano pasa con un automóvil de lujo por al lado de un pordiosero que duerme en la calle. Este ser humano no vende su coche para ayudarlo, no se queda con él hasta solucionar su problema; continúa su marcha yeso le parece muy normal al uno, al otro y a quien los ve. Esta situación, además de las consideraciones morales, es notoria por la naturalidad con que la viven cada uno de los personajes. Se gastan fortunas para fecundar in Vitro, mientras hay niños que viven en las calles. Se junta dinero por televisión para niños que necesitan complicadas operaciones. Eso está bien, pero con esa misma sensibilidad no se podría permitir que otros mueran sin las atenciones mínimas, o incluso de hambre. Contemplando las estadísticas o simplemente mirando alrededor la cantidad de familias que hay, y la cantidad de huérfanos, se llega a la conclusión de que la familia tipo (matemáticamente hablando) debería estar compuesta con un hijo propio por cada uno adoptado; con lo que el problema de la orfandad quedaría resuelto. La realidad contradice a la lógica ingenua, no se observa que la familia tipo sea así. Esto sucede porque hay otra explicación para este tema: nadie encarga un hijo por el hijo mismo si no para Sí (en el mejor de los casos.

Las vacaciones son la peregrinaclon a La Meca de los occidentales pero no para ir a rendir culto a Alá si no a sí mismo en general y al propio cuerpo en particular. Se gastan fuertes sumas de dinero, se ocupan varios días de vida, se viajan cientos de kilómetros poniendo en peligro la vida (como lo muestran las estadísticas) para meter el cuerpo en el agua. Los·musulmanes no comprenden por que hacemos esos viajes y por que ocupamos tanto tiempo y dinero en eso; del mismo modo que nosotros no comprendemos por que viajan ellos a la·Meca. El afán por vacacionar pone en tela de juicio las creencias que tenemos a cerca de lo que llamamos. "bienestar"; esto 19tenemos cada año por delante y se nos pasa por alto, porque no .estamos capacitados para ver un poco más cerca de las narices. La gente se "mata" para lograr lo que llaman bienestar, confort; ,luego, en las vacaciones gastan dinero para estar tirados en el pasto o la arenal para comer en el suelo, vivir en una carpa o casa rodante, etc. Estas molestias son consideradas degradantes cuanoo devienen de la falta de dinero, y son placenteras durante las vacaciones por que se las considera inversión dedicada a "reponerSE". Se trabaja todo el año como si uno fuera un ser descartable¡y luego se recicla gastándose todo en las vacaciones, que son la más grande ceremonia del culto a sí mismo. Así nos han educado. Hasta nos ha asignado un Dios egoísta por el cual hay que hacer ciertas cosas para satisfacerlo. El "sí mismo" cierra por todos lados. Al egoísmo nos lo presentan como la razón fundamental del cielo y la tierra, de la naturaleza y la sociedad¡ de la historia y el porvenir. Otros cultos más modernos ofrecen a sus clientes los servicios de Cristo para salvarSE, para curarSE. Los milagros que piden son siempre un para SI, para uno mismo

o para alguien; para alcanzar satisfacción, logros, dinero, etc.: todos milagros de este Mundo del para SI. Que a uno sólo de ellos solo se le ocurra pedir una salida colectiva para un problema social sería un milagro de otro mundo. Estamos encerrados en el para sí y rodeados de una muralla de ignorancia. Al para sí lo vemos como la realidad misma. Un mundo plano sobre tres elefantes. La política, la ciencia, la religión, la ética, la economía, la filosofía, el arte, etc. suponen el mismo valor central: ven al hombre ya cada ente como un para sí. La mayoría ·de las psicologías estudian al hombre tal como lo encuentran, lo que las lleva a equivocarse respecto de la infinitud de posibilidades del psiquismo y desembocar en teorías que justifican la a'lienacióny refuerzan el cerco de ignorancia donde ellas mismas se encuentran. Al para si no se lo considera síntoma ni enfermedad personal ni social,. si no más bien una condición necesaria para comenzar curarse, es como si le dijeran a uno que el primer paso debe ir en dirección contraria a la solución. Se ha popularizado la idea de que para ayudar a otros hay que empezar por superarse a sí mismo. Pero ninguno de sus predicadores explica cómo superarse a sí mismo sin hacer algo por los demás.

a'

Podríamos encontrar muchas formas de entender y consumar el para sí: lo que no podemos" : encontrar es un acto humano libre de él. Quizá alguna vez se , -nos cruza un impulso que quiere ser pregunta y no , encuentra el modo de formularse; quizá una inquietud fugaz, una urgencia pasajera que nos deja vacíos de , respuestas y preguntas; y cuando se va sentimos que sin, eso somos pura cáscara. Seguramente algún lector pueda identificar esto con algún impulso de trascendencia, de Dios, del más allá. Pero no estábamos hablando de eso, apenas hemos intentado hasta ahora describir lo estrecho y masificado de nuestro entendimiento.

Actualmente-a la gente le gusta sudar en invierno y temblar en verano, esto hay que entender/o porque si mantenemos esa misma costumbre con un corrimiento de seis meses obtenemos un importante ahorro de energía. La cosa parece fácil hasta que chocamos con nuestros hábitos. Parece que estuviéramos programados: a medida que se acerca el invierno nos vamos mentalizando para no soportar el frío y mientras se acerca el verano nos preparamos para no tolerar el calor. Sin embargo es increíble cuanto frío y calor resiste el cuerpo humano: en invierno resistimos e/evadísimas temperaturas de lugares sobre-calefaccionados, con gruesas ropas y encima queremos más calor. Al momento de la ducha se nos activa el "sistema de refrigeración del cuerpo", nos sentimos destemplados, con el cuerpo cortado, se nos pone la piel de gallina y no hay calor que alcance. Ya antes de la ducha probablemente tengamos una temperatura ambiental similar a la de esas noches de verano que pasamos en vela por causa del calor. Luego la temperatura del baño supera a la del desierto tropical en su peor día de calor, con la peor humedad relativa mientras que el agua quemante enrojece la piel; todo esto activa aún mas a la refrigeración del cuerpo y seguimos con frío. En verano no hay frío que alcance: queremos ropa liviana, aire acondicionado, ventilador y bebidas heladas. Si alguien se pasea por la calle en invierno en ropa de verano, diríamos que está loco. Sin embargo todos los que decimos eso soportamos en verano esa misma temperatura

con similar ropa y quítecitos en un cine con aire acondicionado, y a la salida queremos tomar algo fresco. A los recién nacidos se los somete de inmediato a un tratamiento de desadaptación al invierno y verano. Es de s~poner que los bebés vienen al mundo preparados para el clima terrestre. Que además, no tienen todavía nuestras fobias térmicas, o por lo menos podríamos pensar que pueden... acompañarnos a todas partes con no mas ni menos ropa que la madre, con o sin Iluvia, con o sin paraguas. Se usa respetar los horarios de sueño y comida d; I~s bebes. Pero no respetamos su propia cultura termlca: por cada prenda de abrigo que se pone la madre le p~ne dos al bebé, y por cada una que se quita no le quita nrng~na. A veces se sienten acalorados, ahogados, maniatados y lloran con furia. . Al respirar el aire de la calle con el cuerpo tan caliente suelen producirse quemaduras en garganta y bronquios, con un poco de fiebre. Entonces el bebé debe soportar mas abrigo, las quemaduras y antibióticos. Así se riega a desadaptarlo por completo; de ahí en más necesitará abrigo y medicamentos por el resto de su vida y se hará dependiente como nosotros de la calefacción' refrigeración y medicamentos.· ' Si alguien se moja y enfría en invierno seguramente se enfer~a ~orque asi está programado, aunque ningún crn:que termlco puede ser mayor que tirarse con el cuerpo caliente al agua helada de la piscina o del mar, como se acostumbra en verano. En este ultimo caso casi nadie se resfría porque las costumbres son costumbres~ en cuestiones humanas no van las leyes naturales ni los termómetros si no las creencias.

fumar ... O no. Quizá sea más fácil... Bueno. Todo depende de las creencias de cada uno. Y si ven a alguien paseando en musculosa un día de frío: se recomienda no preguntarle "de das manija para no tener frío?" porque nos puede contestar:

Es imposible imaginar hasta dónde resiste el cuerpo cuando uno disfruta del calor y goza del frío, y qué poco se puede cuando sufre. No es difícil vivir y dormir· a la intemperie como los pájaros, caminar descalzossobre el hielo o sobre brazas si estamos convencidos o hipnotizados para encontrar ahí el placer, pero estamos convencidos e hipnotizados para encontrarlo en lo opuesto. Si no tuviéramos sugestión alguna, si apenas soportáramos en invierno igual frío que el que soportamos actualmente en verano, Y viceversa en invierno; no podríamos quizá caminar sobre brazas pero tampoco haría falta tanta calefacción ni tanto aire acondicionado que requiere tanto consumo de combustible, ni haría falta bombardear Bagdad para seguir manteniendo una "forma de vida normal". .

.

, No se le ocurra al lector salir desabrigado por haber leido esto, porque las creencias de fondo no se cambian con tan poca cosa, cambiar·· de hábitos térmicos es aproximadamente 8/11 veces más difícil que dejar de

Pretendemos que la noche no sea noche, se usa más luz de la necesaria, se dejan luces encendidas en cuartos deshabitados, televisores encendidos sin espectadores o mientras se conversa, la iluminación instalada en una casa cualquiera, supera ampliamente en potencia a la necesaria para moverse cómodamente por ella y realizar todas las tareas nocturnas posibles salvo leer, pero nadie

lee caminando por la casa; la luz de mayor densidad hace falta en un sillón de lectura, mesa de trabajo, escritorio o mesada de cocina; en el resto de la casa no se justifica más luz que la que dan las velas, esta idea responde a un razonamiento estrictamente técnico dejando de lado toda consideración emotiva (si tal cosa produce depresión o algún otro estado anímico) A la iluminación intensiva en las casas se la justifica diciendo que da alegría, que la luz escasa deprime. No se entiende entonces por qué se llenan de gente lugares oscuros como pubs, boliches Y lujosos restaurantes iluminados a vela. No hace muchas décadas acostumbraba reunirse la familia por las noches sentada en la vereda sin más luz que la de las estrellas o la luna a veces. De esa forma recibían visitas y se armaban unas tertulias sin propósito, sin 'principio ni fin, conversaciones como de náufragos en una isla. Tampoco allí había depresión por la escasa iluminación; ni hablemos de las conversaciones alrededor del fogón o a cielo abierto sin más i1unincación que fuego de leños. La reladón directa entre alegría y abundancia de luz tiene que ver más con el derroche que con la luz. Lo mismo que con la calefacción, aire acondicionado y los sucesivos derroches que veremos más adelante. Elegimos para comprar los comercios más iluminados, premiando a los contaminadores más destacados del comercio, y obligando a los demás comerciantes a hacer ese gasto, pasando por alto que la diferencia la pagamos nosotros, en el precio o en algo. En la vía pública también se derrocha iluminación, se usa mucha más luz que la necesaria para caminar sin tropezar. Dicen que es para evitar robos; pero, como no es posible instalar una luz allí donde se sabe que se va a producir un delito (porque es difícil predecirlo), entonces se instala excesiva iluminación en todas las calles

de todos los barrios de las ciudades del país y del mundo. Parece que quisieran abolir la noche para suprimir el delito nocturno. Deberían realizar un estudio del costo de inversión, mantenimiento y consumo de toda esa iluminación y compararla con lo que pueden llegar a robar. Además el incremento que se observa actualmente en los robos no responde a ninguna disminución de la iluminación callejera sino a otras causas pendientes de solución y que habrá que resolver -antes de que se acabe la iluminación pública por agotamiento' de los combustibles fósiles. Si se hubiera aplicado un poco de tecnología actualizada a la señalización del tránsito ya se alimentarían con energía solar todos los semáforos, señales de cruce a nivel y algunas barreras de ferrocarril; por supuesto que los semáforos no usarían lámparas incandescentes, más bien podrían ser cartelones qe cuarzo líquido que cambian de color con escasa corriente y que funcionen por reflexión o refracción de la luz y sincronizados en forma inalámbrii:a para ahorrar cables, instalaciones, roturas de veredas, etc. Pero la tecnología no tiene tiempo para esas cosas, está y ocupada buscando maneras de gastar más. La iluminación en las autopistas es una fiesta para los ojos. Pero se supone que todo vehículo debe circular con todas las luces en condiciones, que esos mismos vehículos antes o después de la autopista transitan por rutas sin más luces que las propias. Nada más inútil entonces que la orgía de luces de las autopistas. Con esa misma inversión se pueden señalizar largos tramos de ruta con pinturas y artefactos de reflexión; que además no consumen. La proporción entre artefactos luminosos y usuarios en las autopistas es exagerada. Aún en las horas de más tránsito. Obsérvese la cantidad de columnas de alumbrado versus cantidad de vehículos, la cantidad de pasajeros por vehículos versus cantidad de artefactos por columna, hágase la cuenta que se haga la proporción no

baja de 1.000 vatios por pasajero además de la iluminación de cada vehículo y no olvidemos los consumos de combustible.

en barco. Tenemos que ir en avión; el derroche no deja lugar para algo que no sea derroche. El comercio actual así como está planteado. no funciona sin derroche de transporte. La economía mundial se ha ido modelando durante años a imagen y semejanza de lo que necesitan los capitales, no de lo que necesitan las personas ni la naturaleza. El modo de vida y. de trabajo gira 'en torno al transporte, viajar diariamente a un empleo es considerando normal, las empresas que más gente ocupan están en el centro de las ciudades y la mayoría de la gente vive en la periferia, -los centros de estudio y de esparcimiento también tienden a concentrase, la distribución de los horarios y lugares están como diagramados a propósito para hacer obligatorios los viajes diarios, no se observa gran interés en poner a la tecnología para resolver esto sin tener que viajar. tantas horas, parece que a nadie le preocupó nunca el derroche de combustible. La concentración de gente en centros de interés masivo produce aislamiento entre vecinos y genera amistad y parentesco entre personas que habitan lugares lejanos; lo que deriva en más necesidad de transporte y más d~seo de usar el automóvil, ya como parte del funcionamiento familiar. A comienzo de siglo se organizaban fábricas, pueblos y barrios alrededor del ferrocarril y el tranvía. Tenían resuelto el problema ecológico del transporte porque la energía no era abundante ni barata, luego priorizaron el camión, el colectivo y el automóvil pasando por alto que el camión gasta (y contamina) 70 veces más que el tren. Yasí queda el transporte diagramado de la manera más consumidora y contaminante posible. A mediados de siglo no hay lugar para tanto automóvil y tranvía: hay que elegir entre un medio de

. Con la revolución industrial aparece la economía de mercado. A partir de entonces un hombre se pasa la vida haciendo calcetines y todo lo demás lo compra, otro no hace otra cosa que sombreros, no necesita saber tejer ni forjar acero, modelar vidrio, cultivar una huerta, preparar un ácido ni hilar algodón. Cada cual hace lo que hace y todo lo demás lo compra. Con la economía de mercado aparece un tercero que esta metido en el medio en toda operación; cada vez es mas especializando el operario y más diversificando el intermediario. En la medida en que todo pasa por el mercado, todo debe ser transportado gastando combustible con su correspondiente aporte a la contaminación térmica, la lluvia ácida, al efecto invernadero y el agotamiento de ese recurso. Luego en la medida que se concentran los capitales hay cada vez menos y más grandes focos de concentración de productos y Son más largos los traslados, llegando a ser incluso internacionales como es el caso de aparatos electrónicos, vehículos, ropa y hasta golosinas. Los costos de transporte de mercancíasse trasladan a los precios y el gasto en pasajes se suma al presupuesto. Entonces hay que viajar más para trabajar. Este es uno de los tantos ingredientes de la vorágine en que vivimos. Casi nadie puede viajar si no es a alta velocidad, muy pocos disponemos de tiempo para cruzar un océano

transporte limpio, barato y democrático, no adaptable al trajín que hoy rechazamos, que beneficia a muchos; u otro medio de -21transporte ruidoso, polucionante, estresante, individualista y burgués que beneficia a pocos. La elección fue una burla a la sociedad y el medía ambiente. Adivinanza: ¿En qué viajaban los que tomaron esa decisión? Actualmente en muchos edificios de Bs. As. está prohibido el uso de bicicletas porque estropean la pintura de los ascensores. Hacer edificios con ascensores aptos para bicicletas costaría mucho dinero adicional, casi tanto como lo que cuesta la rampa de una cochera. Sin embargo para automóviles se gasta en rampa y estacionamiento que es mucho más caro y se paga con gusto. En plena 'zona agrícola de'lci provincia de Buenos Aires no solo se practica el monocultivo, delegando al exceso de transporte la tarea de terminar el negocio, además se consumen frutas y hortalizas que provienen del Mercado Central de Buenos Aires. Por temor, ignorancia, por· no pensar o para mantener el negocio de dos o tres familias; en nuestro país se gastan miles de toneladas al año de gasoil llevando frutas y hortalizas de Río Negro o Tucumán al Mercado Central y de allí a lejanas zonas rurales de todo el país. De acuerdo con los porcentajes de producción de las petroleras, más de la mitad de las ventas de combustibles líquidos corresponde a las moto naftas, eso quiere decir que: aún .suponiendo que no existieran automóviles gasoleros o a gas, podemos decir que más de la mitad del consumo y contaminación provienen de un vehículo suntuario como lo es el automóvil;. consumimos en confort y paseo más combustible que todo . el transporte de carga, colectivo, buques y ferrocarriles.

Los automóviles que se ofrecen hoya la venta tienen una potencia promedio de 100 HP Y transportan un promedio de 100Kg. Un camión grande con acoplado tiene casi 400 HP Y lleva caso 40.-000Kg. Un tren con locomotora de 1.000 HP puede llevar 4JJOOTn. El automóvil lleva un Kilogramo por HP. El camión 100 y el tren 4.000 Kg por HP. Una pequeña minoría de la sociedad es responsable del inminente colapso del ecosistema a causa del efecto invernadero y de los daños de la lluvia ácida. Esta minoría es incapaz de negarse el paseo y la comodidad, se dicen amantes de la naturaleza; por eso se van al campo a quemar combustible en las rutas, a llevar su basura no-degradable a los lugares más silvestres, a cazar pertrechados como para la guerra, a pisotear millones de almejas con vehículos especiales, a meterle ruido a los peces con sus lanchas. Ellos, para confort y esparcimiento -están quemando lo que en el futuro hubiera servido para la industria y para andar en colectivo, Buques y trenes, fármacos, materiales sintéticos. Y están estropeando el planeta.

Con la conquista de América llega a ésta la espada y la pala. Una cosa no menos agresiva que la otra. Son dos caras de una misma cultura violenta. De un modo de estar en el Mundo. "Aquí vamos a imponer esta religión". "Allí vamos a sembrar tal cosa". En ambos casos no importaba lo que había ni lo que pasaba, "la maleza está en el mundo para nada, hay que matarla para dejar lugar". "la gente que no nos sirve está en el mundo para nada"

Basta hacer comparaciones entre agriculturas para. aproximamos a los modos de. pensamiento europeo y precolombino. El modo de labranza europeo comienza por destruir hierbas, arbustos y árboles; lo que no es producto es molesto, Inútil y dañino, y la única solución es matarlo. Así la tierra queda expuesta a la acción del Sol que la empobrece rápidamente. Además la falta de hierbas y matas deja a la tierra desprotegida del lavado de la lluvia que la deteriora aún más. Luego sigue la tarea con la pala o el orado, porque al dar vuelta la tierra continuamos deteriorándola, debido a que las bacterias aeróbicas que viven en la superficie mueren por falta de aire al quedar abajo, mientras que las anaeróbicas de abajo mueren por acción del aire y la luz al quedar arriba. La riqueza de la tierra está determinada por la cantidad de vida microbiana que contiene. Bacterias, hongos, gusanos, lombrices, insectos, etc. Ellos actuando en conjunto dan todo lo que las plantas necesitan. Pero al morir éstos, se convierten en fertilizante, entregando a la tierra el nitrógeno de sus cuerpos. Con lo cual, las plantas mejoran su aspecto al menos por un tiempo. Pero por lo dicho, la tierra se degrada y se compacta y hay que volver a arar, cerrando así el círculo. Los indios américanos no labraban la tierra. Según los españoles porque eran vagos. Ellos cubrían con ramas los lugares a cultivar que carecían de "maleza". Esto mantiene la .. humedad y da reparo a microbios, insectos y lombrices que enriquecen y aflojan la tierra. Donde había maleza, sembraban plantas compatibles con ella, logrando beneficio y protección mutua. Tenían técnicas diferentes para cultivos sobre tierra, pasto, maleza, entre arbustos, en la selva, la sierra y la montaña. No había hambre en América precolombina. Los indios, en todos los casos trabajaban muy poco, no se necesitaba de mantenimiento ni cuidados, y en muchos casos ni siquiera necesitaban de riego artificial. Dominaban ampliamente la técnica que hoy se denomina de "ínter cultivos": Los aztecas cultivaban maíz (alto consumidor de

nitrógeno) con poroto (proveedor de nitrógeno) que se enredaba en su caña. Y para que resistan mucho tiempo sin lluvia intercalaban zapallo cuya sombra mantiene la humedad, la frescura, la vida microbiana en el suelo e impide que las hierbas proliferen y compartan el nitrógeno del poroto con el maíz. Además casualmente cada una de estas tiene la propiedad de repeler las plagas que las otras atraen. . Con el desarrollo de la tecnología aparecen .Ios grandes tractores y la agresión a la tierra pasa a ser cosa seria. Actualmente el Río de la Plata sería llamado "Río Marrón" por el cambio de color, a consecuencia del lavado que hacen las lluvias por el tipo de labranza. Solamente el Río Paranáarrastra por año 13 millones de metros cúbicos de humus natural, que según se sabe es tres veces más nutritivo que el mejor fertilizante químico (este volumen equivale a una cuadra de ancho por una cuadra de alto y trece cuadras de largo) y se desconoceel daño producido por la exposición al sol porque no se puede medir. Se gastan miles de toneladas de gasoil en los tractores para agredir a la tierra dejándola empobrecida. Luego, para compensar esa agresión hay que gastar miles de toneladas de fertilizante químico. El humus natural le da a las plantas defensas propias contra las plagas y enfermedades, cosa que no da ningún agro-químico. Por un lado la falta de defensas y por el otro, la manía de sembrar todo un campo con un mismo cultivo, facilita a los insectos ubicar desde muy lejos su comida y desarrollarse sin límite; entonces el campo forzosamente termina siendo como un enorme hospital de terapia intensiva de plantas. La cultura europea nos enseña que la única solución contra las plagas es matar. Todo lo que molesta se mata. "Cirugía mayor". "Cortar por lo sano". Entonces hay que gastar miles de toneladas de venenos. Con esto mueren pájaros que comían insectos, insectos insectívoros y abajo mueren los bichos, que mejoran la tierra y las bacterias que habían sobrevivido a la labranza. .

La cosa no termina ahí, porque personas y animales que se alimentan de plantas o animales que carecen de defensas propias; no desarrollan defensas propias: Entonces hay que gastar en el país miles de toneladas de remedios, ya sea antibióticos, para compensar las bajas defensas o minerales; porque de toda la gama de compuestos minerales y oligoelementos que posee el humus natural, los abonos qUlmicos solo aportan tres: nitrógeno, fósforo y potasio o a lo sumo cuatro: N. P. K. Y magnesio. El resto de los que faltan se consiguen en la farmacia. Y si al comer, la insatisfacción continúa porque e1cuerpo sigue pidiendo algo más, también hay pastillas para calmar eso. Hay cuatro derroches asociados a la agresión a la tierra: el gasoil, los fertilizantes, los pesticidas y gran parte del negocio farmacéutico. Casi todos son productos derivados .de los combustibles fósiles, además del combustible y los " recursos que se gasta en la fabricación y mantenimiento de ',tr~ctores, camiones, maquinaria, caminos, etc. No cabe duda que la locura del agro es una importante pieza de la gesta del derroche, en la que participamos todos de alguna manera, no solo en el consumismo desmedido sino también por el simple hecho de ir a comprar papas.

es traficar esa mercancía, y guardarla en la bolsita de plástico, es encubrimiento. Numerosas corrientes ecologistas nos instruyen a' cerca del mejor método para encubrir, nos explican cómo hacer desaparecer el cuerpo del delito-ecológico, para que el negocio no se complique, para que las empresas puedan continuar fabricando basura y no se note tanto. Es inmoral reciclar, guardar o esconder la basura propia o ajena, lo moral es apilarla en medio de la calle, o el estacionamiento del supermercado, para que se vea, se arme lío y se pongan en peligro un montón de negocios. No son basura los desperdicios de comida, cáscarasde fruta, los restos de poda, recortes de cocina, tierra, etc. Estas son todas cosas útiles, naturales que deberíamos conocer todos y manejar correctamente. Ni aún los deshechos animales o humanos son basura, estas son sustancias orgánicas biodegradables tan útiles como cualquier otra, son parte del ecosistema y a veces portadoras de semillas. Es basura toda sustancia no biodegradable, todo adorno, aparato, artefacto, maquinaria, vehículo, objeto no degradable que requiera energía para su fabricación y luego en su funcionamiento no la recupera sino que gasta más aún. Es basura lo que queda como desperdicio. Los envases no retornables y toda sustancia que contamina al medio ambiente, que estorba en las cadenas tróficas '0 se acumula en la naturaleza. Esaes la verdadera basura. Los empresarios que saben ganarselos mercados son los más creativos con el envase, los más audaces con la inversión en etiquetas, los más agresivos con la estrategia comercial, los que hacen publicidad dirigida al estúpido que hay en uno. El que maneja bien el mercado del desperdicio no degradable es el que triunfa sobre nuestra mente de consumidor, y luego, en el supermercado, cuando estiramos el brazo hacia la góndola, ellos nos mueven la mano a control
I

No es delincuente ecológico el que tira basura sino el que la fabrica. La justicia teóricamente castiga al homicida más que al cómplice que hace desaparecer el cuerpo. Delito eco/ógico, es fabricar envases no-biodegradables, complicidad

7h

i

l

I

77

Lo

remoto hacia el producto que necesitan vender. Esto se realiza con ciertos códigos de color, forma, marca y precio que quedan cargados como procesos post-hipnóticos mediante la publicidad y que producen en nosotros una sensación que, mirando para adentro y descifrándola podríamos lIamarla "sentido estético". Allí no termina la cosa, porque todo ese talento que está presente en la etiqueta lo está también en el producto, un alimento elaborado es también basura con un poco de comida: conservantes, colorantes, esencias artificiales, mejoradores, relleno, estabilizantes, enturbiantes y espesantes. Para bajar los costos de un producto, también hace falta creatividad, agresividad y valentía con la salud ajena. La parte "natural" del producto, lo que se produce en el campo, tampoco es muy natural por lo que ya vimos en "Agresión a la Tierra". Los alimentos ya carecen de sabor, se mastica un rábano, tomate, hinojo y no se sabe qué. Los huevos son fósiles de varios años, con cámara de aire, los pollos con gusto a nada y con olor a podrido. El sabor y olor que le siento a la comida tiene mas relación con la marca y la etiqueta que lo que sabe o huele. Es más fuerte lo que imagino que lo que percibo. Mirando alrededor veo más basura que naturaleza. Paredes pintadas con sustancias muertas, carrocerías cubiertas de pinturas al duco, acrílicas, bicapas, todo cubierto de materia sin vidaiqué maravilla! Basuras altamente sofisticadas, automóviles creados y usados para esparcimiento, motos diseñadas especialmente para hacer ruido y acrobacias. No veo la tierra, todo el suelo está c~bierto ,de inversión capitalista "no pise el pasto o la tierra, pise aqul porque usted ha cambiado su naturaleza. Ahora es un artefacto limpio, civilizado, reluciente y aséptico como la

se des-controla y afecta a la producción. Afectar a la producción significa competir con el hombre; comer lo que come el hombre o disminuir la producción. -Cien bichocanastos en un árbol no son plaga, ellos lo obligan a fabricar defensas,-alimentan a pájaros y a otros seres insectívoros, y producen una merma de producción imperceptible. Todo problema tiene su sofución, solo se trata de saber a quién hay que matar. Si un bicho pica hay que matar; si un bicho come hay que matar; si me da asco hay que matar; si son muchos hay que matar; si entran a la casa hay que matar; si es desconocido hay que matar; si son microbios hay matar; si se descubre uno nuevo hay que matar; si perforan la acelga hay que exterminar esa especie, porque la acelga perforada no es rentable; si es negocio matar hay que-matar; si me quemo con leche hay que extinguir a las vacas; si alguien me dice asesino hay que matar a quien lo dice. No tenemos idea de la utilidad de los insectos. Muchos de los que se preocupan por los pingüinos, no se han preguntado sobre el desastre que puede causar para nosotros y para los pingüinos la desaparición de alguna especie de insecto, bacteria, hongo, o microbio en general. La desaparición de una especie animal puede alterar el equilibrio de un determinado ecosistema. La desaparición de un insectCJ: puede causar daños mucho m.ásgrandes, aún tratándose creinsectos considerados inútiles o plaga. Pero la extinción de uno o de algunos microbios puede llegar a comprometer la factibilidad de la vida en el planeta. De pronto un día pueden empezar a morir inexplicablemente personas, una, o varias, o muchas especies animales o vegetales por la extinción de un despreciable e inmundo microbio. La idea misma de "plaga" necesita ser revisada: no debemos hablar de plagas sino de "situaciones de plaga". U~ situación de plaga es aquella en que una cierta forma de vida La cosa con las plagas viene planteada como una guerra de exterminio. Una guerra química. Cada vez con mejores armas y más defensas. Humanos e insectos se adaptan a nuevos- venenos. Los humanos, que nos reproducimos y adaptamos cada 20 años enfrentamos a especies que se reproducen y adaptan cada mes, o cada semana, o menos. Mas de mil veces en 20 años. La agronomía es la ciencia de llevar a la práctica las fobias humanas: si vemos una vaca pastando, no se nos ocurre pensar que va a exterminar al pasto; si vemos hormigas podando una planta, nos invade un ataque de asma financiero, una epilepsia visceral, una locura violenta, y acometemos criminalmente contra ellas, a veces sin una justificación económico-financiera poniendo en peligro a los microbios del suelo, lombrices, pájaros, insectos y la salud de las personas. Las hormigas podadoras están en el mundo para podar; durante millones de años, plantas y hormigas se necesitaron mutuamente. Ellas saben porqué se poda, el momento preciso y la manera adecuada. El hombre nunca observó con qué vigor y sanidad brotan las plantas después de una poda de hormigas. Se conoce qué enfermedad produce cualquier bacilo, hongo, bacteria, virus y nada se sabe de las enfermedades causadas por la ausencia de cada uno de ellos. Se sabe que el bacilo de Koch produce tal enfermedad y que además le complica la vida a los fabricantes de lácteos, sin embargo, vaya y pregúntele a científicos, médicos, gastronómicos que enfermedades causa o facilita la falta de tal bacilo o la ausencia de las sustancias que produce éste, su depredador, su presa, la carencia de sus excrementos y que sabores le

faltarían a los quesos si faltara el bacilo de Koch o si no tuviéramos que neutralizarlo. El concepto de salud también debe ser revisado: salud es una piel llena de bacterias, un intestino que rebalsa de microbios, una sangre que atesora los olores, colores, sabores y energías de millones de formas de vida que habitan en el cuerpo, en los alimentos y el ecosistema. La vida es alimento y excremento, feto y cadáver, amistades y bichos molestos, lociones y gusanos. Todo es necesario y tiene un lugar. La mierda podrida es tierra. La enfermedad no es más que un desequilibrio, una desadaptación a la vida, una falta de energía causada por la falta de equilibrio, la falta de microbios también es desequilibrio. Cuando. un bebé siente ganas de comer tierra es porque desborda de salud, es porque su cuerpo domina su flora y quiere dominar más, es un impulso imperialista de sus tripas, en el momento en que se sienten capaces de integrar una salud más grande. Cuando quiere comer caca es porque siente que está -perdiendo algo valioso. La mentalidad occidental se permite considerar sano a lo aséptico. Alimentos y quirófanos se esterilizan como si esa forma de muerte ayudara a la vida. No se fumigan los quirófanos con bacterias seleccionadas para asegurar un determinado equilibrio, no se aplican bacterias en polvo en las heridas. La solución es la misma para todo: matar. Los médicos del mundo civilizado piensan como militares. -iEh! Ustedes que saben matar de todo ¿Quieren venir a los hospitales a ver que pueden hacer? Algún resultado será positivo. -Amo la vida y la ecología- dice alguno - ...pero odio las arañas, los gusanos, me repugnan las cucarachas, quiero que se extingan las hormigas, tengo miedo de los microbios y soy muy limpio.

Limpiar es sinónimo de matar; así es como está planteada la higiene en nuestra sociedad. El agua es potable después de matarle todo; bebemos agua con cadáveres de bacterias cuyos cuerpos contienen compuestos c1orados, además del hipoclorito libre que sigue matando dentro del aparato digestivo. La casa, la vajilla y la ropa se higienizan con detergentes, lavandinas y tóxicos de gran calibre y poder residual, esto llega a ríos y mares con sus microbios convertidos en muertos contaminantes y los limpiadores sobrantes que continúan con la tarea. Los alimentos, para ser transportados a grandes distancias deben venir en recipientes o bolsas sin ventilación, eso implica una condición irisalubre, que se compensa con asepsia o frío y el agregado de sustancias conservantes artificiales que detienen la vida y sigue actuando por mucho tiempo aún dentro del intestino, aun en la cloaca y en el ecosistema. Esta maravilla se encuentra en cosméticos, medicamentos, golosinas, jugos, bebidas sin alcohol, helados, esencias, en casi todos los alimentos envasados, y en la cadena de frío. Esto se suma a los residuos de los venenos que se habían usado en el campo. Pero hay otras maravillas más modernas: papas, cebollas, frutas, carnes, desfilan de un camión a otro en cajones sobre una cinta transportadora frente a una pastilla de cesio radiactivo. Los alimentos mueren hasta lo más íntimo de la materia y llegan a la mesa convertidas en momias de papas, cebollas, etc. Siguen irradiando desde el plato, desde adentro del cuerpo, desde la cloaca, etc. contagiándole contaminación radiológica a muebles y utensilios al propio esqueleto, a las cañerías, Iodos, ríos y mares. Esto además se recicla y acumula. La Comisión Nacional de Energía Atómica ha publicado notas y propagandas en diarios nacionales sobre un proyecto para irradiar con energía nuclear los líquidos cloacales de Ss. As. Se desconoce la utilidad de esto, porque van a matar

microbios que actualmente mueren por el cambio de ecosistema y sirven de alimento a otros que forman parte de -'-otras cadenas. Aparte de romper uno de los pocos equilibrios que quedan en pie, van a aumentar el promedio mundial de contaminación radiológica que ya se encuentra en 5,8 milisievert, siendo que la radiación natural, sumada la terrestre y la cósmica esta entre 0,36 y 1,00 msv. para campo y ciudad respectivamente. La gente mata -miCrobios para parecer limpia, para sentirse útil, para estar a la moda, para darse importancia, para sentirse buena, comete microcidios a toda hora y donde quiera que esté. Ser limpio es matar. Ser ecologista es matar. La ciencia investiga permanentemente como matar mejor. En nuestra cultura no se conoce otro concepto de higiene. No puedo ir a' dormir sin haber matado centenares de miles de millones de micro-individuos. Si la gente me ve lavando la vereda con detergente van a decir: -"Eso está bien. Antonio es un tipo muy normal".

Un empleado de oficina rezonga porque no funciona el ascensor, debe 'subir cinco pisos por la escalera, pero luego no protesta cuando lo invitan a jugar fútbol. ¿Qué son cinco pisos de escalera comparados con noventa minutos de fútbol? Un ejecutivo sale de un lío de _ decisiones con sensación de agotamiento y se siente liberado, desenchufado frente a una mesa de ajedrez. Un día de esfuerzo record para un ejecutivo implica un promedio de dos o tres chispazos de alta concentración de cinco a diez segundos cada uno, mientras que una hora de ajedrez requiere más de veinte minutos de altísima concentración, cualquier marciano recién llegado pensaría que nuestro ejecutivo paga por trabajar y cobra por jugar ajedrez, pero no: es al revés. Un taxi-boy se encuentra saturado y asqueado de su trabajo, por eso un día escapa de la rutina: se contrata a la prostituta más cara de 'la ciudad, con lo que termina gratificado y vuelve a pensar que la vida merece ser vivida. ¿Por qué es ingrato el esfuerzo cobrado y es grato el pagado? Esta esquizofrenia, que a nosotros nos parece una ley natural del universo, es de patrimonio exclusivo de los occidentales. Más aún, es difícil de entender para personas de otras culturas.

Es común que cualquier vecino, cualquier persona normal que tenga automóvil, acostumbre a utilizarlo para ir hasta el kiosco, volver y luego subirse a una bicicleta fija para hacer gimnasia, en vez de ir y volver con una bicicleta común. Es de lo más normal cortar el césped con máquina a motor para hacer más rápido, y así disponer de más tiempo para estar en el gimnasio. No hace mucho tiempo, en la 1V argentina, la publicidad de un desodorante mostra~a a una dama súper dinámica en un gimnasio, que despues de su trajín y su ducha se aplicaba el desodorante: en aerosol (por supuesto) para que no se le canse el pulgar con una tapa a bombita, o a bolilla que podría llegar a agotarle todo el brazo.

ti-

Podemos distinguir tres categorías de esfuerzo: el del trabajo, el del deporte y él del consumo; el último se refiere al ajetreo de las compras, consultas y acuerdos de las compras, adquisición de localidades para espectáculos, pasajes, trámites de inscripción en clubes, cursos, excursiones idas, venidas, etc. El único esfuerzo placentero es el deporte. El esfuerzo del consumo es el más escatim~do, el que puede paga cualquier cosa por evitarlo, en base a este se definen muchos negocios, se vende más un aparato porque es más fácil usarlo o comprar/o, la relación costoesfuerzo aquí no guarda proporción ni límite, a la hora de consumir uno está tan sensibilizado que aplicarse un

desodorante es un esfuerzo considerable. Estirar el dedo hasta la botonera del televisor es un esfuerzo extenuante. Para acceder a tales facilidades hay que ganar más dinero, invertir' más tiempo, gastar más energía, y por supuesto hay que esforzarse más. Para compensar ese esfuerzo hay que gastar más en esparcimiento, embarcarse en más gastos, ocupar más tiempo y dinero en ocio y confort. y así siguiendo hasta que no alcance el tiempo. Personasque han, "triunfado" en la vida, que tienen mucho dinero, han llegado adonde todos quieren llegar: viven en la miseria del tiempo, no tienen tiempo para leer, para hacer pan, preparar conservas, para jugar con los hijos, para estar cerca de la educación de ellos, poder solucionar problemas del barrio o del consorcio, ayudar a alguien, hacer un reclamo hasta las últimas consecuencias. Gente que ostenta sus logros materiale~,Ypadece una lastimosa indigencia d.~tiempo que lOs lleva a dejar hacer y dejar pasar cosas qlJé,.O"e buena gana harían si tuviera un poquito de resto deJiempo Y energía.
'<~~ •

cm cúbicos, ya que tal cosa los protege y los lleva? -¿Cómo voy a andar en semejante cosa horrible? Los automóviles, como los artefactos están hechos para producir extrilordinarias sensaciones, para dejar embobado a quién los usa y quién los mira, un Ford "T" por ejemplo, hace lo mismo que un último modelo alemán con vidrios polarizados; trasladamos de un lado al otro. Pero a nadie se le ocurre comprar un automóvil para trasladarse de un lado al otro, si no más bien buscan una fabulosa nave espacial para disfrutar de las fuertes sensaciones de ]a velocidad, el silencio interior, pique, estabilidad, agarre, alta fidelidad estéreo, comodidad, lujo interior, confiabilidad, suspensión, agilidad, calefacción, aire acondicionado; evitar 'la horrible fatiga de levantar un vidrio con la manijita, servoasistir el esfuerzo de girar el volante, eludir el engorroso esfuerzo ,de embocar la llave en la puerta y tener que girarla; también importa la linea, la belleza plástic:::a, los menores detalles, alfombras,. tapizados, las cualidades técnicas: velocidad máxima, relación de compresión, cantidad de válvulas, tipo de cámara de combustión, cubiertas y llantas, potencia, torque; y además algo muy importante: bajo consumo. Normalmente, a un coche se lo usa un 90 % del tiempo para andar por la ciudad, más de la mitad de ese tiempo por el propio barrio: club, vídeo-c1ub,escuela, paseo, kiosco, supermercado, amigos y otros muchos lugares cercanos. Sin embargo se los diseña como para ganar el rally Paris-Dakar. Con una potencia que raras veces se llega a usar un 10% lo cual baja el rendimiento del motor! que está construido con la metalurgia y el reglaje para trabajar muy en caliente, y la mayoría de los viajes son más cortos de lo necesario para calentarlo, lo cual hace al deterioro del motor, la mala combustión, el mayor consumo y contaminación de aire. En un país donde hay gente que no tiene para comer, hay algunos que salen en coches importados, carísimos a plena luz del día sin taparse la cara y sin antifaz.

Es notable cómo esta trampa de tiempo, con su forma de valorar, sentir y vivir coincide con el funcionamiento de los mercados y el tipo de productos que en ellos se ofrecen.

A la pregunta de ¿Por qué tienes coche? Uno responde: -Para desplazarme de un lugar a otro rápidamente -¿Por qué no una bicicleta o ciclomotor?- Porque la familia, la lluvia, el frío.- ¿Por.qué no andas entonces en una carpa sobre un bastidor con ruedas de bicicleta y un motor de 125

La cultura de las fuertes sensaciones tiene un código estático sumamente estrecho y cambiante con la moda,requiere de terminaciones perfectas y tantas cosas superfluas como sea posible. Por ejemplo: una vídeo V H S tiene tres motores con sus correspondientes engranajes, mecanismos, contactores y pasos de programa tan solo para ubicar el cassette y la cinta en posición de trabajo, cosa que se puede ubicar a mano y con una palanca. Cuanto más sofisticado es un automóvil o artefacto y más accesorios tiene, tanta más energía y recursos hay que ·gastar para producirlo, si lo renovamos cada tiempo; cada tiempo hay que volver a gastar. Por otra parte cuanto más se encarece el producto tanta más energía y recursos hace falta para producir el dinero para comprarlo; y ese dinero por lo general se gana en alguna actividad relacionada con el consumo de energía y recursos. Alguien dirá que él no gasta energía para ganar dinero porque vive de los otros, pero las riquezas salen de algún lado y una forma de vida "próspera" en el sentido occidental de la palabra, implica, al menos hasta ahora, una vida derrochona de energía y recursos. No solo cuando se consume sino también cuando se trabaja para consumir.

La preferencia del comprador con respecto a lo lujoso y suntuario que debe ser un producto, hace que pocas marcas queden en pié en el mercado yeso favorece ¡la concentración de capitales, porque es casi imposible vender un producto que no sea con la más sofisticada tecnología del momento. No cualquiera puede fabricar cosas con la precisión, estilo, perfectas terminaciones y actualización de diseño que presentan los productos que ocupan las vidrieras, ni puede venderlos a esos precios. De modo que quien no tenga posibilidad de hacer una inversión monstruosa no tiene nada que hacer en los mercados porque no va a vender ni aunque pudiera bajar sus precios h~sta equiparalos con los grandes del Mundo. Ningún industrial argentino puede aventurarse a fabricar por ejemplo cámaras fotográficas con una tecnología de hace 20 años, porque hasta el más ignorante aficionado prefiere lo mas sofisticado del momento, y si la industria local no comienza a desarrollarse con lo que se puede y se tiene ·a mano no comenzará nunca. El costo de la parte suntuaria de un producto cualquiera está incluido en el precio. He aquíel punto al que queríamos llegar: Si distinguimos entre el costo de un producto típico de mercado y otro desprovisto de todo exceso, derroche, ostentación, etc.: "la diferencia de precio es el aporte militante del usuario a la causa de la concentración del poder". Si por ejemplo un automóvil vale cien veces más que un cacharro de caño y loneta con aspecto de montacargas, que cumple con la función de transportar a nuestro consumidor: si él elige el automóvil, podemos decir que por cada cien pesos que está gastando, uno es para el servicio que le vaa prestar y los noventa y nueve restantes son para la causa.

El ideal de felicidad moderno, con su alegría ligada al derroche de recursos, con sus aspectos de mínimo esfuerzo, y de máximas sensaciones producen un tipo definido de producto donde el estilo y el derroche son más importantes que la utilidad misma del producto.

Nuestro consumidor dirá que él no es militante de esa causa, que lo suyo no es más que un aporte para sí mismo. Eso sucede porque lo han convencido de que le conviene comprar lo que la gran empresa quiere vender. Podrá agregar que aporta para alguna religión, partido, movimiento o una institución x, pero es cuestión de ver cuanto aporta a la causa que dice seguir y cuanto de su presupuesto y su tiempo pone en esa otra cosa que no parece militancia y tanto vigor tiene en todo el mundo. Aparentemente las cosas seguirán asi por mucho tiempo, seguirá decayendo la pequeña y mediana empresa y creciendo más los capitales monstruos del Mundo. Pero las pautas de vida que llevamos, tendientes a colaborar con la concentración del poder, implican derroche de recursos naturales y contaminación ambiental. La pregunta es: ¿hasta cuando seguiremos con esa forma de vida? ¿Hasta que cambie la cultura, hasta que se encuentre la tecnología apropiada para un desarrollo sostenible (sin polución)? ..¿O hasta cuando esa cultura del derroche nos abandone a nosotros por agotamiento de los recursos o por colapso del ecosistema? , Por lo que se ve hasta ahora, los grupos más poderosos van a seguir como siempre, promoviendo el derroche en form'a creciente. Ellos tienen cada vez más en sus manos el control de las modas, los gustos, los valores de la gran mayoría de la gente, ellos pueden cada vez más imponer una muy particular prédica ecológica que no afecta a sus intereses, financiar grupos ecologista desviatorios afines con la ecología que le conviene a ellos, manifestaciones colectivas contra terceros, etc. ' Lo que no tienen resuelto todavía, es la contradicción entre desarrollo y ecología, y están en un callejón, porque buscan soluciones que continúan concentrando el poder que detentan, y si no lo resuelven o se resignan, continuaremos en el camino hacia la hecatombe económica por agotamiento

del petróleo o al colapso del ecosistema, por el consumo creciente. Sea cual fuera el que llegue primero será d.esastroso para ellos y para las masas que les compran ciegamente. Cuando escaseeel petróleo y suban los-precios de los fletes, .dejarán de ser rentables infinidad de industrias, . comerCIOS,campos y negocIos que hoy son florecientes gracias al bajo costo de la energía eléctrica, combustibles y transporte.
.

Se hará insostenible la concentración económica y con ella la concentración política. En este campo nosotros no podemos más que entender y esperar. O empezar a adaptamos desde ya a los productos regionales, a las manufacturas artesanales y orientar nuestros proyectos en dirección del micro-comercio y la industria casera. Si esta idea no puede ser llevada a la practica a corto plazo, bien puede ser una aspiración lejana, una luz en el horizonte de futuros proyectos. Lo que podemos hacer de inmediato los que no tenemos influencia, es aprender a ver la asquerosa basura que. ocultan los más hermosos artefactos en su funcionamiento y sobre todo en su fabricación. Entender que esa belleza de los productos más sofisticados se parece a ¡la pompa fúnebre, lo cual no es casual porque es la cultura que lleva el mundo al abismo y nos quiere enamorar de la muerte con sus reglas estéticas. Admitir que los más encumbrados señores de la sociedad son en realidad verdaderos monstruos ecológicos, sacerdotes de la muerte. Dejar de desear ser como ellos, rechazar sus bonitas porquerías, que al comprarlas los favorecemos a ellos y nos complicamos la vida nosotros al tiempo que atentamos contra las nuevas generaciones. Aprendamos a ver que los cucarachicidas son más sucios y repugnantes que las cucarachas, que los matorrales muestran la belleza de la vida, y los jardines prolijos la

disciplina de la muerte, que las malézas comestibles son más nutritivas y más sanas que las verduras compradas, que la más saludable gimnasia se hace con pala y carretilla, el más grande de los lujos es disponer de tiempo, y el poder más grande que existe en el universo es el poder elegir, que la felicidad no está en el despilfarro, el descanso ni el esparcimiento sino en lograr hacer aquella cosa que uno piensa y siente que debe hacer, que las más dignas profesiones que hay en esta sociedad occidental son las de recicladores, reparadores, remenderos, zurcidoras, restauradores y cirujas.

El valor de cualquier producto en el mercado depende fuertemente de las creencias que tengamos acerca del placer que nos puede dar, o el dis-placer que nos pueda quitar. Si alguien nos convenciera de que comer engrudo es placer, vivencia, alegría, comeríamos engrudo, pagaríamos por él y gozaríamos a lo grande. Casi nadie conoce el verdadero sabor de las gaseosas: . es más fuerte la ilusión que el sentido del gusto. Al momento de beber se produce una alteración sensorial transitoria, y se materializa en sabor una ilusión gustativa distinta para cada uno, forjada por la acumulación de imágenes de placer y reforzada por la adicción a la cafeína que contienen para fortalecer la venta. En Argentina un litro de gaseosa cuesta como un litro que nafta. La inversión necesaria y el costo de producción de cada litro de nafta es varias veces superior al de la gaseosa. Pero así de fuerte es la necesidad de alcanzar esa ilusión. En una reunión de un partido, movimiento o religión algún activista propone hacer una actividad un domingo a las 7 de la mañana. Le contestan "desubicado", "verdugo", etc., unos minutos antes o después, alguien cuenta su viaje a la Costa Atlántica; Relata que se levantó las 4 de la mañana, y a todos le parece razonable; lo comprenden y harían lo mismo porque la "satisfacción" de estar allí justifica cualquier "sacrificio" A ninguno se le ocurre comparar los esfuerzos de levantarse a las 4 h para ir a la playa o a las 7 horas para una actividad militante porque se supone que en un lado está el placer y en el otro el esfuerzo; Contrario sería el relato y contaría con la comprensión de todos si la creencia de cada uno fuera la contraria. Ninguno de los mencionados se reconoce y auto define como "militante de La Costa Atlántica" Sin embargo está muy claro que es cada uno en función de lo que cree a cerca de donde está el placer.

Vamos a llamar egoísmo a la cualidad por la cual cada uno trata de lograr eso que según su parecer "es la felicidad". Vistas las cosas así, no habría unos más egoístas que otros, si no que unos buscan el placer en lo que pueden quitarle a los demás, y otros lo encuentran en lo que le pueden dar. Ambos igualmente egoístas con conductas opuestas. Egoísmo estúpido y egoísmo lúcido. , . La clave de la conducta de personas o grupos y naciones es la creencia a cerca de la felicidad, o en otras palabras: Ha de estar en la médula de lo que crees, la clave

a

de lo que haces. (Silo)
De modo que para manejar a la gente hay que hacerle creer que la felicidad es hacer o tener determinada cosa. Por eso la publicidad ha cambiado; ya no dicen "compro tal cosa", ahora se dice "tal cosa es sentir, es gozar, es libertad". Por lo general , todos lo valores en pie valen por lo que se cree , que, van a producir en uno. Luego la gente se mata entre SI y a SI misma para cumplir con un egoísmo no propio si no injertado.

bien.

Aquí no estamos juzgando que esto esté mal y lo otro Estamos destacando: en tercer lugar, una no-

coincidencia entre lo que uno es y lo que cree ser, en segundo lugar que para saber lo que alguien quiere hay que ver donde pone el dinero y el tiempo. Y en primer lugar decimos que Ila conducta depende de donde cree uno que está el placer o la felicidad. No hay aprendizaje sin placer. La letra con sangre no entra. El tiempo que se demora para aprender o querer algo depende de lo que se tarda en zafar del .esfuerzo, el aburrimiento, la tensión y entrar en un chispazo de placentera curiosidad. Tratar cariñosamente a un hijo, hoy, significa evitarle trabajo y darle esparcimiento. Con esto el mensaje que le pasamos es clarísimo, le estamos diciendo y demostrando que el esparcimiento es placer y el trabajo es dolor, lo castigamos con trabajo y lo premiamos con ahorro de trabajo. Es nuestro modo occidenta·lde valorar las cosas lo que le estamos enseñando, y no puede ser de otro modo porque eso es para nosotros "la realidad misma". Si es posible cambiar algo en uno y en el mundo respecto de la tecnología de la polución, de la cultura del derroche hay que pasar necesariamente por el cambio de las creencias básicas, descubrir y difundir no un nuevo modo de vivir si no más bien otros modos de gozar de la vida, con tanta opulencia, lujo, realización y derroche como se quiera, siempre que no se trate de ese particular derroche que perjudica a/ prójimo y al medio ambiente. Basta advertir que uno es programable. Que está siendo permanentemente programado y auto-programado, pero sin darse cuenta, ni elegir. Y descubrir que el punto de control y auto control es la creencia acerca del placer. Si uno descubre un sistema de creencias conveniente para uno en particular y para la vida en general y además se lo cree, entonces uno es dueño de sí. Norma/mente a uno le va bien en "la vida" si es falso consigo yconsecuente con el mercado, y le va mal en el caso opuesto; al fracaso en el sistema uno lo siente como fracaso

en vez de considerarlo victoria. Entonces se buscan explicaciones sutiles: magia, planetas, cosas intangibles para entender porqué no se es exitoso en el sistema, y uno no se ve la distancia que hay entre los deseos compulsivos injertados y las necesidades reales, no se ve la tremenda manija que uno tiene en la oreja y como 1e dan vueltas los programadores de la sociedad. Pueblos, instituciones y naciones funcionan también así: si todo el mundo se creyera que la felicidad es dar; otro seria este planeta. Si aquel a quien quiero ayudar está queriendo dar, no habría amabilidad ni alegría que alcance para expresamos. Desvalidosy necesitadosse ágotarían en el día, los problemas existentes no alcanzarían para cubrir la necesidad de realización de todos. Una nueva energía estaría disponible en este planeta.

Cuando hablamos de masificación, de masa, imaginamos obreros, proletarios, peones, mamelucos, etc. No vemos masificado a quien tiene solvencia económica, los que constituyen las minorías que nada tienen que ver con los necesitados. Sin embargo allá van las inmensas minorías en masa a los centros comerciales a comprar ropa porque les cambiaron la moda; allá van las inmensas minorías en manifestación alas cines, a los lugares turísticos, restaurantes, boliches con rigurosas formas de actuar, vestir, hablar y pensar. Hoy para llegar a masificarse hay que tener un buen pasar en lo económico. Hay una coincidencia asombrosa entre aquello que uno considera digno, valioso y lo que necesita el comercio: muchos se vanaglorian de los kilómetros que corren a pié y

hay un comercio entorno a la ropa y calzado que se usa para correr. Casi nadie se vanagloria de las horas que puede pasear sin beber o comer, y no hay ningún negocio entorno a esa virtud, se considera normal proteger a los ojos de la luz y hay un negocio de anteojos osc;:uros, no se considera normal proteger a los pulmones del aire porque no hay ningún negocio entorno a esa protección. Comer en la vía pública está mal visto; es vergonzante si se lo hace sentado en un escalón o caminando: No hay ningún negocio que lucre con esa actividad y queda todo arreglado si comemos en la vereda pero sobre la mesa de un bar o un restaurante. Imaginemos por un momento, que un importante laboratorio farmacéutico descubre que uno de sus productos puede ser reemplazado por cosas baratas, que se encuentran en cualquier casa. Imaginemos que ese laboratorio publica que retira del mercado un colirio porque lo reemplaza el té, una pomada porque la reemplaza el aceite de cocina, pastillas contra parásitos intestinales porque basta dormir con la cola perfumada para inhibir su reproducción, un piojicida que lo reemplaza alguna infusión queda buen resultado a mediano plazo. -¿Cree el lector que algún laboratorio lo haría?-. Aparentemente ningún laboratorio lo haría. Por lo contrario la cosa es al revés, todo es cada vez más para beneficio de los monopolios. La tecnología va en una direcciónque coincide en todo con las necesidades del negocio, para nada coincide con lo que necesita la gente o el planeta: hay empresas muy serias ocupadas en investigar a los mercados para detectar si hay alguien al que le sobra un centavo o un segundo, y estudian la manera de quitárselo. La investigación tecnológica en televisión se encuentra en este momento ante una disyuntiva; aparecen las primeras pantallas en color de cuarzo líquido que consumen casi nada de energía, mientras que se está investigando en Europa sobre pantaflas de mayor definición: En vez de poner todo en el "televisor ecológico" por su bajo consumo; se están

gastando todo en mayor definición que estimula el uso de televisores más grandes y además implica reformar el sistema de transmisión. El que dispone de un poquito de tierra, hace un jardín mostrando que dispone de tiempo o dinero, y cuidándose de no sembrar hortalizas porque "eso es vergonzante", "es cosa· de pobre"; como comer en la calle, andar a pie, curarse con aceite, no estar a la moda 'ti todas esas cosasque contribuyen caritativamente para esas pobres empresas que tanto necesitan. Son agradables los árboles, en parques y calles, en los campos y en la vereda de casa, pero jamás plante un árbol frutal en la calle, porque alguien podría comer yeso sería· terrible, o si nadie come esas frutas, se ensucia la véreda. "Para que en el fúturo no me roben lo que hoy no tengo: noquierotenerlo jamás". Y así será siempre. Ya se sabe donde está la fruta, cuanto valen y lo que cuesta el dinero para conseguirla. Las inmensas minorías de jóvenes no marginales, para buscar pareja acuden a pagar entrada en lugares apropiados como son los boliches: una especie de mercado del sexo y la amistad, en donde están las personas en exposición y observando; es el 6nico mercado donde uno es comprador y mercancía la vez. Y hay por supuesto alguien que lucra con esto. Allí como en otras partes la conducta y las pretensiones del cliente deben estar en acuerdo con su valor de mercancía. Y ese valor coincide más o menos como en otras partes, con la raza, la inversión que uno lleva puesta encima y algo más por supuesto. Ese algo más es importante porque una cenicienta puede valer más que una patrona fea con todo lo que ella se ponga encima. Pero la patrona con un poco de criterio, cirugía e inversión (otro negocio) puede llegar a tener un trasero como el del automóvil último modelo que luce en las vidrieras y la bella cenicienta puede llegar a quedar "planchando".

Los sujetos de bajo valor comercial intentan entrar al boliche: eso significa avalar esa escala de precios que los pone abajo, y la discriminación a ellos mismos, porque ellos también creen en esos valores raciales y estéticos inculcados por Walt Disney (seguramente inspirado en las santerías racistas de la época), y codician parejas de alto valor de mercado. Los blancos también avalan la discriminación, al no darse cuenta de esas "sutilezas", por eso hay empleados en la puerta que se ensucian de discriminación para mantener limpio al cliente. Todo un mercado organizado, con criterios de categoría que depende del valor de la mercanda, con sus reglas y sus precios. Y dentro de mí una necesidad, una codicia y una escala de valores que coincide asombrosamente con lo que necesita ese mercado. Las inmensas minorías son juzgadas por su aspecto físico; Igual que a los productos de merc-adoque deben ser presentados con impactantes etiquetas y preciosos envases, una mujer gorda por más valiosa, tranquila, comprensiva 'f dulce que sea, no puede aspirar a tener por pareja con un tipo de alto valor de mercado, debe recordar que -un tipo codiciado pretende prendas de alto valor, aunque tal prenda sea aburrida, enemiga de él y encima sea mal negocio. Los tipos se cotizan además del dinero y la pilcha por la estatura, como si fuera más cantidad por igual precio, otra coincidencia. Y como se f1irtea cada uno es cosa que se realimenta y coincide con la publicidad y el show -de última hora. Para escapar al estrés se usa la música (otro mercado), la música comercial está sentenciada -a una condena perpetua: nace, se desarrolla y termina sin cambiar el compás, siempre hay una batería que emula los ritmos de la industria; etiquetadoras, envasadoras, tornos, imprentas, martinetes, telares, sopladoras de vidrio, venteos neumáticos, grandes motores, etc. Cantantes e instrumentos chillan, se estrujan, revuelcan y se aceleran para renovar nuestro estrés,

mientras la batería va cuadriculando cerebros y cuerpos de acuerdo a la métrica y la estética de la producción masiva. Otros rechazan esa música colérica y compran otra que propagandea el sufrimiento, con relatos de desgracias amorosas cantados con voz de agotamiento físico o depresión, como si lo hicieran desde el suelo sin poder levantarse. Aquí el negocio consiste en que es más barato relatar que crear, el público ya se acostumbró, considera a eso como valor de cambio y lo compra, "¿para qué innovar mientras eso sea negocio? Y .,¿quién se va a preocupar si se promueve y realimenta la desgracia íntima? A menos que en lo contrario halla algún negocio "serio", no hay porqué cambiar nada. Es notable que haya tanta coincidencia entre la estandarización de los deseos de la gente y las necesidades de los mercados. Es asombroso que haya toda una cultura de la reprogramación mental de la gente mediante películas, música, literatura, publicidad, periodismo, modas, etc. Y es increíble que toda esa campaña sea financiada por los propios destinatarios.

El mayor obstáculo para la transformación personal y social es la creencia de que se es libre, y que somos libres de elegir. Más que las trabas internas, más que las limitaciones externas. ¿Cómo podría una persona querer liberarse si se cree libre? Pregunte a cada uno en la calle: ¿Quién no se cree libre? Verá qué pocos se dan cuenta de su situación y limitaciones y verá además a qué cosa llaman libertad. No hay libertad si no hay posibilidad de elegir. Ninguna ley le prohíbe a ningún obrero de Buenos Aires ir a pasear los fines de semana a Miami. En los papeles somos todos libres, pero en la realidad, la mayoría no puede elegir ni siquiera comprarse una casita o mantener su familia con un sueldo. El hijo de un desocupado no puede elegir una carrera universitaria por falta de recursos. El hijo de un profesional o empresario no puede elegir un oficio porque eso lo lleva a la miseria económica y a la indignidad social. El que dice hacer lo que quiere enseguida aclara: dentro de lo posible" pero eso no se llama "libertad". El que dice hacer lo que le gusta por lo general confunde lo que le gusta con lo que puede, no puede querer lo que quisiera porque no podría poder, igual que "doña soledad" (canción de Zitarrosa) Lo que es más aún. Si alguien hace lo que quiere es por pura casualidad yeso no se llama "elección".

El que tiene bienes, no puede elegir soltar/os para cambiar de vida y el que no los tiene, no puede elegir tenerlos. La gran mayoría de los que trabajan lo hacen por fuerza de la necesidad, la mayoría de los que estudian es porque no tienen otro remedio, ya sea que se lo impone la familia, su clase social o pretenden, con el estudio, alejase de la posibilidad de ser operarios. Hay pescadores que sueñan con ser ingenieros, pero también hay ingenieros que sueñan pescadores, y así por lo general todo se hace sin entusiasmo y por supuesto mal. Se toma al trabajo con "filosofía" para hacerla llevadero mientras llega el descanso. Están los profesionales por imposlclon social, los obreros por la fuerza, los artesanos por desocupados. Todos declaran ser libres, todos dicen haber elegido libremente entre "sí o sí" algunas cosas y entre no y no todas las demás.

Suponiendo que el promedio esté en el orden de una hora diaria 200 al año. Se podría elegir entre trabajar una hora por día durante 12 meses al año, diez horas diarias durante veinte días por año, o las intermedias que le plazca a cada cual. He aquí una libertad que no tenemos, y no hay causas naturales que impidan tenerla. Por otra parte, si se pudiera realmente elegir oficio o profesión resultaría poco probable que aquel que acertó con lo que le gusta hacer, trabaje menos de diez horas diarias durante casi todo el año, y poco posible que quiera jubilarse. Si solo una octava parte de la población encuentra ese trabajo que le agrada, que pagaría por h'acer tal como se paga en un club, y lo realiza sin presión ni necesidad alguna, tendríamos mayor producción que la actual y una calidad de producto inimaginable en todo. Si del resto de la población trabajan solo la mitad de ellos unas pocas horas al año con un mínimo de entusiasmo y la tecnología adecuada el problema a resolver seria qué hacer con tanta producción. Están dados los medios para que cada persona pueda elegir libremente si trabaja; y en qué. Se dan ·Ias condiciones tecnológicas para que la oferta de mano de obra por vocación supere a la que necesita la producción. Sin embargo subsiste la mentira, la creencia y la convicción de que las cosas son como son y deben ser así. Que serán siempre así y no existe otra manera posible. Para que la tecnología siga estando al servicio de la concentración del poder,. para justificar la explotación de muchos y el ocio de pocos, no basta con unas pocas mentiras; se ha montado toda una visión de la realidad bien armada, con multitud de teorías, doctrinas económicas, concepciones políticas, sociológicas, filosóficas y religiosas basadas en la aceptación plena y conforme de esa particular

Según un estudio realizado por la UNESCO en 1975. Con una repartición justa de la riqueza entre personas y países, y sin gastos en armamentos: cada habitante del planeta puede ganar lo suficiente para comida, transporte, ropa, medicamentos y vivienda propia con tres horas diarias de trabajo. No tenemos noticia de estudios mas actualizados de ese tipo, pero es notorio que desde esa fecha se ha avanzado enormemente en robótica e informática, y que el promedio de horas necesarias debe ser ahora bastante menor,

fatalidad que llaman "realidad". Hay incluso carreras universitarias que se ocupan de estuaiar todo de esa "realidad" omitiendo nada más que una cosa, la posibilidad y la manera de modificarla. Nadie duda· de lo dificil que es cambiar el orden establecido, pero también, hay que reconocer lo complicado que resulta sostenerlo. Lo majestuoso de la construcción de mentir,as sobre mentiras que apabulla y desanima, pero que no resIste la tenue luz de la más elemental verdad. Por ejemplo, digamos una verdad sencilla: Si con el . desarrollo tecnológico logrado hasta hoy, queda aún un solo ser humano que trabaja por necesidad. Es porque hasta hoy estamos todos locos.

desgracia y muerte, por ejemplo: "Fue en abril". Otra canción con una letra sin dramas mayores va con una música con escalas descendentes, en tonalidades menores, al estilo fúnebre' como es el caso de "Va a dar las diez" El mérito de las obras cumbres del arte consiste armar modelos de ambivalencia, Le están dando a contradicción un valor estético, la ponen como valor cambio en el comercio del disco, el cine y en los medios difusión. en la de de

Nos están diciendo ¡Viva la contradicción!. ¡La incontradicción es belleza!. ¡La incoherencia es virtud! y nosotros disfrutamos de ese sabor tan reconocible, agradable y amargo a la vez. Un sabor como dernierda endulzada, que tan acostumbrados estamos a tragar y que tanto llena nuestras vidas desde siempre. La contradicción se traslada '.. ~.'.'. todos los campos del quehacer, el pensar, proyectos y . ..•.afectos. e . No sabemos como justificar esa conducta, ante cualquier niño que pregunte; decimos que eso no se le puede explicar todavía porque no entendería, que hay cosas que no se pueden cambiar. Llamamos serio todo lo que tiene que ver con la contradicción sufriente y pueril a cualquier intención de superar la incoherencia. Pida algo fuera de lo estándar a aiguien; un trámite fuera de rutina a un funcionario, una excepción que no perjudique a nadie, un favor que no cueste, y la respuesta será "si por mí fuera lo haría pero no me lo permiten" verá cuanto placer y auto afirmación hay en esas palabras. En vez de avergonzarse de que no confíen en su arbitrio, sin tratar de ocultar que es un·títere de criterios ajenos, en vez de disimular que no actúa según su real saber y entender, dejando traslucir que no le agrada lo que hace, ni trabaja por placer, ni tuvo dignidad humana para elegir por vocación. Nuestro personaje se

Ocuparse de eso que a uno no le interesa es cosa común, aceptar hacer algo por presión y de una manera elegida por otros forma parte del quehacer cotidiano, pensar una cosa, sentir otra y hacer otra que no tiene que ver con lo que uno siente y piensa~es cosa de todos los días. Nuestra cultura nos enseña a convivir con la contradicción, la literatura, las canciones, Cine, novela y toda forma de expresión cultural está dedicada a presentar modelos de contradicción, a enaltecer y embellecer la incoherencia."...mi bandera va adelante y el corazón atrás" canta Palito Ortega " "te digo adiós y acaso te espero todavía ..." dice una canción folklórica. . Una música alegre y cristalina, que bien podría ser un himno a la esperanza; se la acompaña con una letra de

siente importante, maduro, y cuando dice "no puedo" sube el volumen de la voz para saborear esas palabras. Pero más asombroso aún es que uno no se enfurece por esa noexplicación, si no que se detiene y resigna como si se encontrara ante una verdad sagrada. En algunos casos está mal visto el trabajo sin vocación. Si una mujer alquila su cuerpo, hace algo ilegal, es considerado indigno, sufriente, nocivo. Si se trata de un científico que alquila su cabeza, la cosa tiene más aceptación, aunque el Científico del ejemplo manifieste abiertamente que no le gusta lo que hace, que no comparte el uso que se hace de su trabajo, que continúa en eso por necesidad económica (como la prostituta) Si van presas las prostitutas también deberían ir presos todos los que trabajan por algo que no sea placer o vocación. Pero no alcanzarían las cárceles y habrían muy pocos policías para lIevarlos. En reportaje a algún ídolo, nos conmueven cuando nos cuentan sus contradicciones, porque ellos también son "humanos". La palabra humano se la usa como sinónimo de debilidad, de estupidez, de espontaneidad sin rumbo, de reflejo animal.

coherente... Termina muerto, loco, frustrado, preso o solo. El mensaje encubierto es el siguiente: ¿Ven eso?, ¿Han visto bien como es?... ¡Bueno!... ¡Eso no!... Ahora salgan del cine pensando cómo hacer las cosas sin esa coherencia, si no van a terminar como él o ella. y cuando alguien es coherente en la vida real se usa aislarlo, encerrado o matarlo según adonde llegue el personaje. Con esto le imponemos el final a ese guión de la vida real, para que no quede un ahtecedente con final distinto. A tal punto estamos programados, que a veces el personaje coherente suele enfermarse o morir por cuenta propia al llegar a cierta altura del argumento, o bien hacer algo para terminar preso o solo. Luego por lo general se hace una película que no necesita mentir, porque ahí lo más importante es.el final de la historia. Por eso es tan valiente el cine. Por eso, en la película Sacco y Vanceti se atreven a reproducir las palabras de los reos en el final del juicio y los verdaderos móviles de la condena. No temen que el espectador se identifique con la víctima, todo lo contrario, se busca que el mazazo aleccionador lo reciba espectador estando en el lugar del personaje coherente.

el

Nuestra forma de vida no solo nos enseña a valorar la incoherencia; además nos advierte sobre la no-conveniencia de ser coherente. En infinidad de películas hay un personaje central que hace lo que piensa y siente, se juega, sigue adelante y es

En la vida cotidiana se da la misma historia a menor escala, pero son millones de pequeños argumentos con el mismo final que producen un efecto apabullante, que se reitera a lo largo de la vida, sobre toda la superficie del planeta, y como contrapartida no existen ejemplos de lo contrario, con un final de coherencia creCiente. Tampoco se muestran otros caminos de liberación que no sean la reacción mecánica, compulsiva y solitaria. Periódicamente pagamos la entrada del cine para que nos reprogramen.. Luego, a la salida vamos revisando nuestras ideas, proyectos y conductas a futuro. Cosaque nos

permite 'ireordenarnos" y poder seguir siendo "normales" en esta sociedad tal como es.

para ambos el problema m s grande del Mundo es el propio, ambos creen que con m s dinero serían más libres y tendrían más tiempo disponible, ambos sufren, ambos añoran lo que nunca tuvieron, y que nunca tendrán. Podríamos discutir quién es más necesitado: A juzgar por el afán que pone cada uno para conseguir dinero, diríamos que aquel que anda con lo justo para comer necesita menos, porque es el que menos se violenta por conseguir algo más. Aparentemente la necesidad de tener más no tiene límite sino que por el contrario es proporcional a lo optenido. Proponemos entonces un ejercicio imaginario: Seguramente el lector ha deseado o desear tener algo más de lo que tiene, un poco, mucho o muchísimo; distintas imágenes, montos, calidades y formas de conseguirlo. Pues bien. A una imagen cualquiera de ellas ponerla en mente, vivirla, recrearla... Luego'agregarle un ingrediente: la sensación de que liNo me alcanza. Igual sufro", repita el ejercicio con la imagen de la fortuna y el poder más grande que pueda imaginar. Luego un ejercicio de lo contrario: Seguramente hay alguien que. cl,lenta con un ingreso mensual que.. es aproximadamente ·Ia mitad del ingreso del iector, que además tiene igual cantidad de personas a cargo. En primer lugar vamos a admitir que es posible vivir así porque tal o tales personas están vivas. Ahora imagine el I~ctor que acomoda toda su vida para reducir su presupuesto a la mitad y ahorrar la otra parte de sus ingresos... El "no puedo" salta por todos lados y de distintas maneras. Comprenda que esa misma falta de libertad la tienen todos, sean desocupados, magnates o lo que fueran.

Suele decirse de funcionarios y empresarios "¿para qué va a robar si tiene tanto dinero?". Pero en la práctica sucede que el que más tiene más roba. De vez en cuando algún poligrillo logra un cargo gubernamental, sindical o .empresarial; roba poco al principio y luego más cuanto más tiene. Entonces ¿cual es el límite? ¿Hay un límite?: Uno se queja de que lo que gana no le alcanza para vivir, dice que en su casa debe hacer de carpintero, electricista, plomero porque no puede pagar esos servicios; que no le queda tiempo ni para hacer changas.· Otro cree que se sentiría realizado con solo tener una casa. Otro apenas con un empleo. Otro se lamenta de que una de sus amantes le ocupa todo el tiempo el avión particular, porque se va de compras a Singapur, es una inconsciente, no tiene idea de lo que gasta, además me mete en líos; Los niños (continúa) son terribles, no tienen mejor idea que ir a jugar a los indios a Dakota del Norte. No tienen noción de lo que cuesta eso. Yo solo quiero estar tranquilo en mi residencia de La Haya o pescando en el mar Egeo, sin embargo me paso el tiempo ocupado en cosas que no me interesan ni tienen que ver con miga. Si tuviera una fortuna más grande podría dedicarme por completo a la pesca". Entre un jubilado que vive gratis y un magnate hay varias cosas en común: a ninguno le alcanza lo que gana ni lo que tiene, ambos quieren mejorar su situación económica,

y

En el primer ejercicio tomamos contacto con el registro de sufrimiento, en el segundo con el de ¡libertad. Ambas son mordazas de una misma pinza: No puedo gastar menos del 110 % de mi ingreso, y no hay fortuna que borre mi sensación de pobre, de miseria interna. No se sale del sufrimiento tratando de no sufrir, ni se es libre escapándole a la pinza. Se sale con precisiones, como cuando uno dice

Hquiero un presupuesto que no sea ni menos ni más que tanto y un ingreso que no sea más ni menos que talH. Cuando el ingreso exceda el límite superior habría que parar de trabajar, o habría que gastar más. Y no dejarse alcanzar por la tentación de querer un poco más, porque eso es meter el dedo en la trampa del consumismo y ella nos va a llevar la mano y el cuerpo entero. Y después no hay límite.

Los limites del egoísmo van cambiando como las modas y las épocas. Se observa una reducción generalizada en el tamaño del campo de intereses de las personas a medida que pasa el tiempo. A prinCipiOS de siglo se buscaban verdades universales, establecían normas internacionales, se creaban las Naciones Unidas. Las canciones populares decían cosas como Hel día queme quieras ... las estrellas celosas ... SUS H ojos se serraron y el Mundo sigue andando . A cualquier cosa le ponían estrellas, mundos, banderas, etc.
11, II

El mundo que rodea a una persona. El paisaje donde tiene sus intereses tiene una extensión más o menos definida. Para alguno no hay intereses ni intenciones afuera de su trajo y su familia. Otro se preocupa por la economía mundial, un tercero solo se ocupa de él; incluso hasta su pareja es un escollo, un contrincante, y su hijo un problema que no puede eludir. No estamos condenando a estrechos ni egoístas, estamos tratando de entender y describir. Vamos a hacer una distinción geométrica: un mapa de ese paisaje de percepción que nos rodea, que incluye leyendas, noticias, recuerdos, anhelos y anécdotas, y otros intereses; de lo propio de uno, de lo que a uno le importa: A eso lo llamaremos Hcampo de interesesH y sus limites "limites del egoísmoH. ' De acuerdo con esto no habían unas personas más o menos egoístas que otras, si no campos de interés más grandes o más pequeños. Pero algunos tienen campos tan grandes que invaden los ajenos lo cual no sería problema si no hubieran millones de otros con estrechos mundos que le permitan avanzar a los primeros.

Avanzado el siglo peleaban barrios contra barrios se fortalecían los gremios, los partidos políticos, las hinch;das deportivas, corzos, fogatas, procesiones, la amistad y los casamientos no eran entre personas sino entre familias. Luego continua el achicamiento. Los núcleos familiares desconfían del resto de los parientes, los grupos de amigos son más reducidos, la participación en partidos y sindicatos es más condicionada, surge otra forma de egoísmo; no del individuo todavía sino más bien del grupo de pertenencia o de grupo familiar. A un niño le doy alimento, ropa, educación, juguetes y dinero porque es mi hijo, porque es integrante del núcleo, a otro niño no le doy ni para comer porque está afuera. Algo similar sucede con amigos y no amigos. La fe política se deposita cada vez menos en ideologías y más en personas. Avanza la concentración del poder en minorías cada vez más reducidas. Actualmente en la medida que aumenta la concentración del poder se reduce el campo de intereses de la gran mayoría de las personas llegando ya casi a los límites de la piel. Una canción de moda dice H ... los diarios nada 1I dicen de esta pasión poniendo lo perSonal por encima de lo social, otra diceH abrázame, apriétame,· acaríciame y bésame", en esfe último ni siquiera hay un interés de dos,

como sería el caso de decir "me gusta hacerte gozar", "haz de mí un instrumento de tu placer y de tu gloria " (María Betania) por citar ejemplos del mismo nivek donde la otra persona también existe. . Si bien el hombre de hoy carece de lo que antes llamaban amor propio, dignidad, vergüenza, patriotismo, lealtad, etc. El hombre de hasta mitad de este siglo carecía de sensación de sí mismos, en su espacio de representación no había una parte interna, se movían por ideas y pareceres aprendidos, todo era desde afuera y para afuera. Si realmente pudiéramos viajar en el tiempo nada más que unos treinta años; nos llevaríamos una fuerte sorpresa: ellos nos verían como gusanos indignos, movidos solo por reflejos hormonales urgentes, mientras que a nosotros nos resultaría imposible soportar la absoluta vaciedad de ellos. Volviendo a la época. La acción gremial no tiene cabida en el paisaje de intereses del hombre de hoy porque este no funciona de esa manera, la organización sindical de hoy, en el fondo está dividida en individuales personales o en el mejor de los casos en grupúsculos que ven un poco más allá de sus narices, y que tampoco puede hacer mucho más que luchar contra el escepticismo ajeno, cuando no del propio. Hoy por lo general. Quién tiene una militancia o hace algún trabajo voluntario en el barrio, la escuela etc. se emplaza frente al tema con una actitud consumista. Como el que pagó la entrada, ocupa la butaca y espera un resultado gratificante par sí. Participa si le resulta entretenido, si lo divierten, lo halagan, lo toman en cuenta y deja de participar por causa de una reunión de amigos, una fiesta o cualquier actividad que prometa más de eso que no es más que beneficio que recae dentro de los límites de su campo de intereses, y que por lo general no es mucho más grande que el ámbito de las sensacionescorporales. Hay que escuchar los diálogos entre bambalinas de organizaciones políticas, gremiales, culturales, cooperadoras. "La gente no participa

porque no la hacemos sentir importante". "Porque no le queda cómodo". "Hay que hacer la cosa más divertida". Este libro es bueno o malo según la sensación que le produce al lector. Además, quien escribe se va orientando por sensaciones.Y la satisfacción o disgusto, como las ganas de seguir escribiendo dependen de lo mismo. No estamos afuera de la época. Hoy se vive, se juzga y se ve el Mundo desde y en ese espacio reducido, Lo que hoy llamamos emociones, ideas, convicciones o ideales son sensaciones corporales. Si imaginamos una experiencia superior, llevamos de inmediato la atención a la sensación del cuerpo para ver cómo sería. Si buscamos a Dios en las alturas lo encontramos en la visera correspondiente. Ateos son los que no. creen en la existencia de esa sensación,-católicoslos que la creen posible y evangelistas los que la sienten. Del mismo modo que" el espacio, también se va reduciendo el campo temporal de intereses. Para engañar a la gente varias veces con un mismo tema, cada vez hace falta esperar menos. Los proyéctos son cada vez a menor plazo. Se está llegando a ignorar todo tema que exceda unos minutos antes y después del presente. Está en auge una doctrina del aquí y ahora conocida como "neg. age", dedicada a desarrollar técnicas para lograr el bienestar físico sin influencias externas, sin pasado ni futuro. No se ocupa de resolver los problemas del entorno, ni aún los personales. Si no más bien de suprimir su influencia. Son acontecimientos de una época omnipresente, en un Mundo pequeño cuyos límites rozan la dimensión del ahora y de la piel.

Hemos venido hablando de ambición y egoísmo sin poner carga afectiva o moral, hemos estado describiendo sin juzgar. Ahora es preciso que el lector haga una abstracción aún mayor despojando decarga a palabra "vanidad". Cuando una persona hace un buen negocio con el dinero y se lo guarda podríamos decir que tal persona es egoísta en lo material. Cuando por el contrario, se gasta todo ese dinero y algo más en una fiesta para festejar el negocio y hacerse notar, solemos decir que tal persona es vanidosa. No . existe vanidad en una persona si no existen los demás, La vanidad está afuera del "para sí". A la vanidad se la considera como el defecto más repelente, repugnante e imperdonables de nuestra sociedad. El egoísmo que se produce a partir de la vanidad es diferente al que proviene del afán por lo material. Aunque a veces se busca lo material para engordar la vanidad. La base de nuestro sistema social no es el egoísmo en general si no, el individualismo. Podría existir un egoísmo social: si por ejemplo todos nos "matamos trabajando" por el bien común, para que eso redunde en beneficio personal; en tal caso, seguimos siendo egoístas, pero egoístas lúcidos. El individualismo es el cimiento del armado social actual, es el pega-pega de toda la estructura, el cemento Pórtland que liga cada grano del edificio económico, político, cultural. Es nuestro modo de estar en el Mundo, es la gota de color que tenemos en cada ojo. Desaparecido este o reemplazado se cae todo el sistema.

La vanidad sirve tanto para fortalecer al individualismo como al socialismo. Puedo darme el gusto de refregarle por la cara a mis amigos tanto el coche nuevo que me compré como mis últimos logros en el campo del cambio social. Un funcionario corrupto puede encontrar satisfacción en mostrar a la prensa sus propiedades. Pero ¡cuidado! Porque puede descubrir una satisfacción mil veces mayor. Por eso la vanidad es peligrosa para el orden establecido, imprevisible, desestabilizadora y puede arrastra fuertemente a la persona afuera del para sí. Para detectar y reprimir desde el inicio cualquier extravío de vanidad no hacen falta organismos oficiales ni redes de inteligencia; todos llevamos encima un programa pre-hipnótico con todos los mecanismos necesarios para detectar, desalentar, convencer, escarmentar y hasta aislar a quien sea y cuando cuadre. Eso de la vanidad es algo negamos firmemente tener, que nos eriza la piel y nos moviliza de inmediato como si fuéramos fanáticos militantes de la modestia. Más allá de nuestra filiación política, religiosa y lo que digamos ser.. Más allá de que nos juntemos para criticar este mundo y diseñar otro mejor, siempre nuestra crítica y nuestro diseño va a estar condicionado a esa repulsélque sentimos por la vanidad, siendo que ella, casualmente es la única llamita que alumbra afuera del encierro material-individualista. El sistema nos muestra la salida del encierro a través del impulso individual, del sacrificio, el aburrimiento y la inmolación (como en las películas) Nos enseña a rechazar cualquier salida que sea placentera. Siembra de culpas los caminos de la libertad y pinta de farsante los Iideres felices (que son los verdaderos enemigos) Un sistema armado sobre la base del individualismo no puede admitir que halla felicidad afuera de él. La vanidad es esa puertita que. cada uno tiene para salir del encierro por el camino de la satisfacción. Rechazarla

en uno es negarse esa libertad y negqrla en otros es la anulación de ese aspecto del prójimo, de los aspectos nonaturales (no-animales) del otro y su oportunidad futura. Si no escapamos a este sentimiento cualquier mundo que queramos, que imaginemos sería un mundo donde nadie discute lo que no está en discusión aquí, donde nadie ve lo que aquí no se advierte, donde nadie permita lo que aquí desalentamos. Para un ser sumergido es liberador e incluso humanizarte el hacer algo sin necesidad alguna, y poder decir libremente: "aunque nada gane y de nada me sirva ilagoepor pura vanidad". Es difícil decirle a una excelente persona: "Mira. Tienes un hermoso proyecto, un análisis de situación razonable, valiosas intenciones pero te encuentras frenado por no querer admitir que deseas tener poder, (o influencia, o prestigio, o que te admiren) "Quiero decirteque esa ambición no es inmoral si no te aparta de tu proyecto, si no se opone a tus planes, por el contr-ario,es necesaria y -no desmerece a tu persona. Solo tienes que admitirla, perdonarte y asociarJ.a a tu proyecto". La vanidad es un poderoso motor de la conducta, il11agíneseel lector que dejándose llevar por ella en una dirección positiva y pre-meditada. ¡iDa miedo!. Aparecen en mente las imágenes post-hipnóticas que lIevamos-CIentro,nos vemos alegres, riendo como el malvado de la-películay luego, recibiendo el castigo final. Mientras tengamos esos instructores adentro, el sistema no necesitar de guardias de seguridad. A la acción impune la consideramos factible en corruptos y ladrones. Cualquier persona que quiera hacer algo afuera del para sí es difícil que pueda escapar de la culpa y el auto castigo.

Se hacen grandes inversiones para llevar a la pantalla las mejores explosiones, las más bonitas acribilladas, la coreografía de la trompada, deliciosa violadones, el batlet del tiroteo, betlísimasagonías, amorosos despedazados de cuerpos y vehículos. La violencia es belleza. Pagamos para verla, compramos violencia para el 'esparcimiento y diversión de los niños. <~~-~,Una,o dos veces por hora nos pasan por la tele el ~","mismo teorema. Este demuestra que es posible ser violento y a la vez bueno. En las catles de Nueva York, en remotas culturas, en el lejano pasado, en el futuro, donde quiera que ' estés, en el submarino y la nave espacial. También nos demuestra que no hay solución si no es por la fuerza. Que el enemigo no tiene remedio. Que los buenos podemos matar sin dejar de ser buenos. Y que después de matar al violento malo nos vamos a ver riendo y acompañados por quienes nos quieren. A gran escala, la situación geopolítica de un país o bloque de países, dependió siempre del equilibrio de la fuerza. La ubicación de una empresa en un mercado esta ligada a otras formas de confrontación y a la situación geopolítica del país que la avala. En menor escala, todo el quehacer humano es una maqueta de lo mismo. Según el poder de presión que tanga cada uno y como lo use, obtendrá mayor o menor beneficio. Llamase beneficio a la obtención de bienes de consumo y poder de presión.

La comunicación entre personas tiene por objeto un beneficio, se comunica para vender, imponer, producir un efecto, impactar, mejorar una situación de debilidad, sacar ventaja, aprender a sacar ventaja, aprender a competir. A veces po~ el contrario se comunica para compartir compañía, sexo, amistad; pero ese "compartir" es también competencia y aprendizaje de competencia, con vencedor, vencido, usuario y usado. ' Desde la mayor a la menor escala se observan dos c?sas en común, una polaridad (o en otras palabras; que sIempre son dos opuestos), y la otra el desnivel que resulta de la oposición de fuerzas; así trabaja el intelecto, la emoción y el quehacer en el mundo "civilizado". Estar en situación lo es con respecto a un obstáculo en el mundo, y triunfar es hacer prevalecer lo propio. . Estamos hablando de un modo de pensar y ver, de un mundo mental de una sola dimensión; de un eje único. Esees el pensamiento, el quehacer y la cultura de la violencia. La soledad, la incomunicación, el individualismo que padece el violento se debe a que los otros no son como uno si no objetivos a superar o vencer, convencer, etc. El otro e~ presa o depredador, es premio o castigo según el resultado de la "comunicación", según logre o no el objetivo que va implícito en mi necesidad de compañía. Entonces mi personalidad debe ser arrolladora para tener alguna seguridad de éxito en cuanto a producir alguna desnivelación. Por otra parte el otro no tiene noticias de cual es mi objetivo de fondo y yo mismo, tampoco me lo confieso. Entonces no sé dónde aplicar la fuerza, no sé si voy bien o mal; y lo que quiero del otro también depende de lo que voy logrando. También mi estado anímico y mi estima están en relación con lo que considero "resultado". Me juzgo por el re~omo de mi presión sobre los demás y ese retorno depende mas de factores aleatorios que de mi capacidad de presión. Por último cabe preguntarme si quiero eso que llaman éxito

sobre ,,os demás, si me sirve a mí o a alguien, o por el contrario es una carga que me deja agobiado y solo. Desde los primeros años. de vida tomamos contacto con ese modo de ser bipolar y confrontativo: bichos-veneno ,hinchazón-antiinflamatorio, delito-castigo, dolor-calmante hipertensión-depresivo, rebeldía-represión, indefinición~ proh~bición,depresión-euforizante, alguien lo hace "mal"-hay que Ir a hablarle para convencerlo si es amigo, o presionarlo hasta cambiarle la idea si no lo es. El proceso de la violencia es así: primero la negación del otro; el otro no es mi prójimo, es como un animal o cosa que puedo forzar, obligar, correr al costado, etc. Sus razones no valen, y entenderlo es debilidad de parte mía. Con esa condición voy al otro a forzarlo, y en esa pulseada puedo g~nar o perder. Luego, si pierdo en la confrontación es culpa ~Ia, me ~altafuerza suficiente y debo aprender de los que la tienen; SI me sale bien, soy superior a los demás, y lo c?n~rmo con hechos. Según el resultado de mis forcejeos dlanos se enaltece o degrada la imagen que tengo de mí. Esa imagen renueva el tamaño que creo tener, con él el tamaño de mi próximo emprendlmiento. También influye en~ el resultado de futuras confrontaciones. Y así voy ganando o perdiendo fe y dignidad de acuerdo a la moral vigente. Eso que llaman fe depende de aquello que llaman éxito y cómo lo interpreta uno. La oposición bipolar no da resultado. Jamás se pudo someter· a un hombre sino más bien a sus despojos de hombre. Nunca se doblegó una nación sino a territorios arrasados. Si alguien apela a la violencia es porque está vencido política y humanamente, quien no ve otra salida que la violenta no ve salida, está frustrado y acorralado, no sabe qué hacer ni distingue amigos de enemigos, está muerto y solo. En grandes emprendimientos sucede lo mismo. Llámeseasí a los proyectos de gobiernos, naciones o culturas' y a las confrontaciones entre pueblos y gobiernos. Un
'-

gobierno no se hace autoritario de un día para el otro; tiene que ir abriéndose espacio doblegando reiteradas veces al pueblo, achicando su fe hasta hacerlos sentir como hormiguitas indefensas. O para estar más al día digamos: como indignos como parásitos que se abusan de los "pobres capitales que solo quieren competir con eficiencia por esos libres mercados". . Que un pueblo se libere o no de la injusticia, del autoritarismo depende de que lo crea posible, y no es imposible que lo crea si va perdiendo terreno. Para que lo crea posible hace falta algo que vaya creciendo, algo que acumule resultados, o simplemente que se le ocurra creerlo. Esta es principalmente la base moral con la cual se juzga a los demás y a uno mismo. Si uno se compara con el presidente de EE UU puede llegar a sentirse como el parásito del piojo de un perro. Si esto sucede es porque la escala con que uno se mide, es la del poder de presión. Otra sería la sensación si la escala de comparación fuera el poder de elección, el compañerismo, la compasión, la belleza, la coherencia, la sabiduría, bondad. El más grande valor de naciones, grupos y personas es la capacidad de violentar, torcer, desnivelar. Al que no le gusta pierde. Y si yo pierdo puedo imaginar un poder del cielo más grande que el más grande, que viene a mi, me tuerce el destino y me da un poder novedoso que consiste en conseguir dinero y poder en forma asombrosa. Todo eso sin necesidad de que yo entienda lo que me pasa, lo que quiero, lo que le pasa a los demás, lo que quería el otro cuando me fue mal a mí. El pensamiento violento llena cada acto humano, no existe actividad occidental, moderna, civilizada que podamos citar como ejemplo de lo contrario. El primer acto de violencia es la discriminación, la subvaluación del prójimo y sus intereses (la devaluación del otro), con eso queda justificada mi conducta con él desde antes de lIevarla a cabo.

Haga el lector una prueba: Concéntrese en este momento y haga un esfuerzo mental tratando de no imaginar ningún burro". Ese burro que vio es el resultado de la oposición. Las técnicas de auto ayuda proponen cosas como esa: "trate de ser usted mismo", "relájese", "a partir de hoy vea la vida con optimismo" "etc.". Pero el burro va a aparecer siempre. A las peleas que uno normalmente tiene con sigo mismo se le suman una más: Cuando uno pierde (porque sucede eso) se piensa que el método es bueno y la falla es propia, quedando uno como antes pero con menos autoprestigio y la situación sin resolver ni entender. Lo dicho vale para empresas, países, instituciones, gobiernos, ciencia, arte, educación. Así está ·el mundo forjado por la historia de la violencia. Basta mirar alrededor ~ a sí mismo. Así de primitivos son los análisis. Así de estúpidas las respuestas.Y así de grotescos el resultado.

Es notable todo lo que puede el silencio. Cuando un diario no publica notas sobre un evento, actividad o acontecimiento están afirmando que tal cosa no existe. Por ejemplo un diario presenta seis páginas dedicadas a los partidos de derecha y dos columnas a los de izquierda, asi nos convencen de que esa es la proporción de acontecimientos que allí suceden y tales noticias terminan ocupando esa misma proporción de espacio en la vida de los lectores. Alguien podrá replicar que es verdad, que en la izquierda argentina no pasa nada; a eso le podemos dar dos. respuestas: una, que tantos años de omisión producen desesperanza, dE:!smantela secretarías de prensa, alejan del pueblo y reducen la actividad partidaria. La otra respuesta,

bien bien podría ser que en los partidos de derecha tampoco pasa nada, porque esas páginas las llenan con declaraciones de unos pocos dirigentes que opinan sobre temas de actualidad o sobre declaraciones de otros dirigentes de derecha. La omisión es peor que la mentira o la calumnia porque no hay posible replica (si se la omite), ni existen códigos jurídicos, morales ni culturales que la condenen como a la mentira, y además la omisión tiene atributos de demostración: negar o desmentir no es suficiente porque dejan la duda acerca de la no-existencia o de la inactividad, mientras que la omisión lo deja demostrado de facto. Lo dicho para partidos vale para todo. El poder ·de la omisión puede parecer de cienciaficción, de película de terror, es un tema con atributos de los más asombrosos y apasionantes del negocio periodístico y sin embargo nadie habla de esto ni va a hablar mientras no salga el tema por vía de los medios masivos o lo hable algún personaje famoso. Se omite hablar de la verdadera problemática de la gente, las posibilidades de cambio, los aspectos de la economía que tienetl que ver con lo que le pasa a la gente a diario¡ la problemática de la existencia¡ del sentido de la vida, si es posible un nuevo mundo¡ ecología versus capitales, concentración del poder y sus consecuencias. Los diarios distribuyen la superficie de sus páginas, los canales y radios distribuyen los minutos en cierta proporción, nuestros temas de conversación, el espacio que ocupa en nuestros mundos y nuestras neuronas coincide con ellos. Ellos son los que eligen qué temas y los cargan en nuestra RAN, nos muestran la forma de pensarlos y cuánto espacio le daremos. Cualquier persona que se le cruce pensar en otra forma o proporción, es desechada de inmediato porque les

parece poco importante, tendrá en su cabeza una importancia proporcional al espacio que ocupa en los medios de difusión, y si aún así decide hablarlo con otros, conseguirá un espacio también proporcional en los demás. Si no se le cruza nunca la idea o no lo habla; se suma a la omisión con su granito de ejemplo. Si nos cruzamos con un adolescente cavilante preguntando y preguntándose sobre eso que aprendimos a omitir¡ y que ya hemos logrado ignorar, tratamos de mostrarnos lo más normales posibles y sin duda alguna, tratamos de "ayudarlo" para que pueda llegar a ser ut;'la "persona normal lo antes posible. En nuestra voz y nuesfra conducta van omitidas esas dudas, y él o ella podrá tener la percepción y la· certeza de nuestra hipocresía pero difícilmente logre encontrar las respuestas que anda buscando porque sobre esos temas está todo prolijamente omitido ·en miles de formas y en millones de personas "normales", en los medios de difusión yen nuestra conducta misma que carece de rumbo desde aquel día en que abandonamos esas preguntas juveniles.
ll

La sustitución va más allá que la omisión. Esta omite llenando con otra cosa: en vez de debatir si queremos ser un país independiente o una colonia próspera, nos informamos sobre el estado anímico de una tenista. En vez de debatir con datos reales sobre la deuda externa hablamos y debatimos sobre las finanzas de un club deportivo¡ vemos películas y novelas de amores súper complicados y desesperados (para que tengan alguna importancia) y omitimos el tema de prepararnos para los tiempos que se avecinan. Nos preocupan las broncas entre un puñado de políticos notables

y no abordamos valientemente el tema de los posibles
modelos de familia que sirvan en esta época; formas de vivir más adaptadas al futuro, etc. Cuando arrojaban miles de toneladas de bombas sobre Viet Nam se imponía una canción llamada "No puedo quitar mis ojos de ti": su título es una tierna invitación a mirar para otro lado y en ese otro lado encontrábamos una música llena de dulzura. Me conmueve hasta las lágrimas una película donde muere· una hermosa muchacha enamoreda, y me olvido que mientras la filmaban, esa misma nación bombardeaba escuelas en países pobres. Se comete a diario la inmoralidad de la explotación de hombres y pueblos, la violencia económica, la discriminación, la estupidez sistemática, el abuso contra la naturaleza y las personas; la vida del hombre común está invadida de esos contaminantes cuando no es una lucha en contra o a causa de ellos; sin embargo toda esa realidad ocupa en los diarios menos espacio que las carreras de caballos. Omitir sobre moral no es bastante: Se han inventado otra moral que está basada en lo que hace cada uno con su sexo y ese disparate ha roto familias, amistades, le ha complicado la vida a mucha gente, ·ha llenado páginas policiales, guiones, pantallas de cine y TV, libros, revistas, todo ese tiempo y espacio publicitario ha sido llenado por la gran preocupación a cerca de la vida íntima de cada uno, y así están tapado el verdadero tema de la moral: la utilización del hombre por el hombre. Cada uno se preocupa por lo accesorio de las cosas, analiza lo secundario de una situación, trata de mostrar lo que uno no es ante los demás y ante sí mismo confundiendo a los demás y a uno. Es tan pareja la sustitución y tan repartida en todos que parece normal. Los mecanismos de valoración moral auténticos y' propios de cada uno deben

estar necesariamente bloqueados para sobrellevar tanta hipocresíacon uno mismo. Nadie puede tener un proyecto claro con una visión confusa de sí mismo y del mundo. También la inversa es verdad y se realimenta. La confusión cunde por el mundo,. a la aceleración histórica, tecnológica y la des-información por saturación de datos se le suma la reducción de valores, sentimientos y sensaciones en una papilla uniforme gris insípida donde nadie sabe lo que quiere. Lo dicho vale para instituciones, grupos, naciones y hasta el mismísimo proceso histórico mundial. En estado de confusión emocional todo me da lo mismo: no sé si es más importante pensar y hablar sobre la situación en que me encuentro o sobre el casamiento de una actriz o un personaje. No sé que es peor: que tal político se halla acostado con tal o cual o que halla faltado a su palabra en política. La confusión puede llegar hasta las sensaciones corporales, en ese estado nos encuentra la publicidad y desde allí nos manejan. A veces uno no sabe si tiene ganas de suicidarse, tomar un helado o meterse en un plan de ahorro previo. Uno mismo casi nunca sabe hasta adonde esta dispuesto a ensuciarse, mentir y traicionarse con tal de lograr algo... tampoco uno tiene muy claro que es lo que quiere lograr.

En primer lugar vamos a definir un concepto que I/amal:emos"posición de fuerza": Por ejemplo para conseguir dinero debo tener un medio, algo que persuada al prójimo a dármelo, no es lo mismo pedir dinero en la calle que tener una pizzeríaen una estación de ferrocarril.

Hay cosas que no hace falta decirlas: -si no me das dinero no te doy comida. La situación de fuerza tiene muchas formas y distintas potencias. Tiene más poder de venta una pizzería en un lugar de paso obligado que en un barrio residencial. En el segundo caso, el cliente puede elegir si compra o cocina algo en su casa, en el primero no, sobre todo si se encuentra lejos de casa y con hambre. En función de esto es que unos ganan más que otros. Entrar a desarrollar este tema es hablar de comercio, cosa que no tratamos aquí. Cuando un policía va con su uniforme puesto a comprar pizza está también en una posición de fuerza, él lo sabe y el bolichero también, no hace falta hablar sobre el tema, del mismo modo que el cliente no discute con el bolichero lo justo o injusto del precio, lo abusivo de aprovechar la ubicación del boliche, la mucha o poca competencia en ese lugar. Vemos entonces que policía y bolichero cuentan con una posición de fuerza y la usan cada uno a su manera y desde su situación que es distinta como todas las demás situaciones de fuerza. ·Ante la ley y la opinión pública ambos casos son diferentes, a uno lo condenan y al otro lo justifican y amparan. Por supuesto que el policía está para otra cosa; el policía no puede decirle a cualquiera "Yo estoy para hacer negocio, no para hacer beneficencia", como lo dice e{ comerciante. Tampoco puede declarar "Aquí cobro yo porque compré la zona y debo recuperar mi inversión" como lo.dice .. cualquier empresario a viva voz. Al policía no le importa si una baldosa salpica, si no anda el teléfono público, donde conseguir fichas, si no hay cartel con nombre de calle, si se tapa la alcantarilla y va a /fover, dónde para el colectivo, si cambió el recorrido, qué puede necesitar el transeúnte Al comerciante tampoco le importa nada de eso. A juzgar por los papeles, las leyes y las costumbres debería ocuparse más el policía. A juzgar por el

dinero que se llevacada uno por jornada debería preocuparse más'€l comerciante. Un empleado administrativo que está muy cerca de los detalies de los negocios, licitaciones, precios, tiene una posición de fuerza porque ve muchos detalles que no ve el patrón. Si usa-esa ventaja para llevarse dinero lo consider~n inmoral. No así al capitalista que aprovecha lo que sabe mas que el cliente, aprovecha las ventajas y oportunidades y se lo dice a cualquiera. A los troaficantesde estupefacientes se los considera delincuentes porque no les importa la salud física o mental de la gente, solo les importa su negocio. Casi nadie opina eso de los traficantes de aerosoles, medicamentos peligrosos, alimentos artificiales, envases y sustancias no degradables, pesticidas, grandes consumidores de energía, los que ensayan con la población, los que desforestan, los que depredan el medio ambiente, los que explotan a otros, los que apuestan la salud de sus clientes para ganar más, los que desvían fondos, los que estupidizan a millones de personas, los que gobiernan en contra el pueblo, los que vacían empresas y gobiernos. El caso de los narcotraficantes no es más que un caso de discriminación. Para ser justos deberíamos prohibir todo lo que sea adicción: o sea todo el comercio. Deberíamos hacer conferencias y cursos para debatir sobre la ~dicción al aerosol, o al automóvil. Denunciar a esos traficantes, crear los medios. para la recuperación del producto-dependiente, "ayudarlas antes que discriminarlos etc. Alguien dirá que la droga es peor porque mata en forma directa a quien la consume; a diferencia. del automóvil q,ue mata a todos un poquito. Bien. Si ese es el caso: habra que empezar por lo que más mata: la concentración económica que mata por hambre, indigencia, las deudas externas, los traficantes de armas, etc.
ll ,

Se consideran delincuentes a los. que asaltan los bancos desde afuera, no a los que lo hacen desde adentro. La diferencia entre uno y otro asaltante está en la influencia, inteligencia, información y relaciones con que cuenta cada uno. Aparte, quien se juega alguna vida para asaltar o custodiar un banco está confundido y enfermo, quien cree que la vida propia o ajena puede valer tan poco como una fortuna propia o ajena, lleva. encima una confusión patológica. Le han injertado en el corazón un egoísmo externo a su necesidad esencial y. arriesga su necesidad por ese motivo. Algunos se ensucian por mucho, otros por un jabón, un rollo de papel higiénico, o media hora de trabajo: estos con su pequeño robo quedan del mismo lado de los grandes corruptos, para tranquilidad de ellos. Y el que se roba un jabón se cree menos corrupto que el que recibe una coima. Su creencia es justo la que más le conviene a la empresa. Muchas personas creen que los precios tienen alguna relación con los costos. Esa creencia lleva a una confusión básica; creen que los empresarios tienen un ingreso de algún modo proporcional a los costos y que la mayoría ganan un porcentaje parecido. Sin embargo hay precios más inmorales que el robó a mano armada. Los precios tienen relación directa con la posición de fuerza dé la empresa frente al mercado como en cualquier otra forma de delito. Hay empleados, socios, empresarios y usuarios que no advierten cómo se van corrompiendo, ellos creen que se corrompieron con la primera coima, vuelto, abuso de precio, quita de salario, etc. Cuando esos hechos son la continuidad de un largo proceso que iba avanzando y no advertían. Tampoco advierten cómo se' es cómplice de corrupción, de inju~ticia y disparate por omisión por no luchar contra el cinism'o, por dejar pasar. Quien trabaja "honradamente" en la empresa con su sóla presencia está diciendo y afirmando que no es una asociación corrupta, que

. quienes lo rodean son gente seria y que todo está bien. De ese modo queda involucrado por avalarlos, y sin participación en la repartija. El sistema capitalista es corrupto por esencia. Nació para explotar al hombre y tuvo una ideología que prometa progreso, ciencia y bienestar, cosa que lo justificaba y lo diferenciaba de las bandas de malhechores. También mantenían alguna lógica entre los precios y los costos. Luego la~ empresas se fueron convirtiendo en asociaciones civiles sin límite de lucro, con lo cual se llega a otro equilibrio de precios y se prostituye el producto como viéramos en capítulos anteriores. Hoy el motor de la economía es el mismo que el del delito, está entremezclado todo, la antigua ideología de empresa está mezclada con aquel tipo de delito que la sociedad llama delito y con aquel otro que nunca fue llamado así. No se observan pautas morales que ofrezcan al empresario-delincuente o al delincuente-empresario otro modelo de gestión que no sea la posición de fuerza, la explotación de clientes y trabajadores y la ambición ilimitada. La corrupción no está solo en los corruptos, está instalada en las aspiraciones de cada uno, en la ilusión a futuro, en el ideal de felicidad. Es la creencia de que la satisfacción depende de lo material. La corrupción esta plenamente admitida en la moral social desde que se admite plenamente que el confort puede ser una razón de vivir. Hoy casi no se puede hablat de corruptos y no corruptos; más bien se puede hablar de los que llegaron antes y los que llegaron después a las posiciones de fuerza; también se puede distinguir entre los que son más corruptos que cobardes y los otros más cobardes que corruptos. Si auténticamente queremos cambiar algo, hay que comenzar por cuestionar todo, no solo cuestionar lo que se usa condenar, hay que cuestionar al sistema capitalista mismo, la relación del hombre con el poder, el dinero, los

bienes, hay que cuestionar el porque mismo de la existencia del dinero, el sentido de la vida, el modelo de felicidad, la educación. Se cambia todo o no cambia nada. Es hora de que aparezca una nueva ideología, un nuevo sentimiento, otra satisfacción más grande que la posesión y el poder, un modo de vivir y valorar que sea capaz de corromper a la corrupción. Hasta tanto eso suceda, podremos murmurar y señalar con el dedo, pero yendo al detalle podemos decir que por mucho, por poco y aún por nada somos todos corruptos desde aquel día, desde aquel momento en que abandonamos nuestra rebeldíajuvenil.

continúa la asociación de ideas con que "el freezer no es para todos, que si todos los habitantes del mundo tuvieran uno no alcanzaría fa energía disponible en el planeta ni aguantaría la atmósfera terrestre tanto dióxido de carbono y azufre, ni el calor residual de tanta producción de frío, más la energía y recursos necesarios para fabricarlos. No continúa la cadena de pensamiento con que por lo tanto, los freezers existen gracias a que hay iniquidad económica entre personas y entre países. Tampoco piensa que hay otros modos de conservación si gastar energía, etc. El empresario que agrega hueso molido al azúcar, carboxlmetil-celulosa al dulce de leche, conservantes y colorantes a los alimentos lo hace para ganar más y así disponer de más dinero para gastar en más viajes y más compras de artículos que contaminan. Él dirá que todos lo hacen, que si deja de hacerlo no puede competir y ahi termina su razonamiento, todas las demás cadenas de pensamiento que se pueden dar en el lector con respecto al tema se encuentran bloqueadas en la cabeza del empresario. No estamos abriendo juicio sobre el tema; nuestro empresario amigo no puede pensar esas cosas sencillamente porque es imposible. Si el lector conoce'a alguien' qúe cuando hace un daño elige libremente hacerla, que no necesita excusas y se auto define como malo, que avise. Nadie puede pensar en su contra, por eso se usan las excusas: para seguir adelante sin que reviente el siquismo. Un automovilista apurado pone en peligro la integridad física de otras personas, su apuro tiene razones valederasr no tanto como para dañar su automóvil o arriesgar la vida propia. La seguridad ajena y la valoración de otras vidas no existe en su imaginación de modo que le resulta imposible valorar a otros seres como a su coche. Se va dando un modo de pensar parcializado en donde los razonamientos surgen, corren y concluyen hegándose a pasar por ciertas partes de la memoria y evitando algunos modos de ilación para no concluir declarando en contra de sí. '

No cualquiera puede pensar cualquier cosa. No todos pueden pensar todo. Hay fragmentos de ideas que no corren en todas las memorias neurónicas. Si me peleo con alguien, todas las ideas que me justifican y reivindican corren libremente por mi cabeza, mientras que las que demuestran mi error y justifican al otro se encuentran bloqueadas en mi, y no en la cabeza del otro donde corren muy bien. Un automovilista fastidiado por otro que le franquea el paso hace su desarrollo intelectual y concluye en que el otro es un imbécil, un salame, y le devuelve con la bocina los nervios que este le genera. Su razonamiento no va más allá de eso, no continua admitiendo que ,le está transfiriendo tensiones a transeúntes, trabajadores y habitantes de la zona. Es muy poca la gente que razona mal, "o típico es que lo hagan en forma incompleta. .Uno piensa y dice: "me compré el freezer porque es muy cómodo yeso está bien, es para mi un adelanto", no

Quien menos culpas tiene, menos trabas mentales lleva encima. Pero debe cuidarse de lo que habla porque puede molestar a otros con menos libertad mental. Entonces hay códigos de silencio para no alterar el orden y no mecerse en líos. Solo habla claro quien no tiene nada que ocultar. Por eso casi nadie habla claro. Las justificaciones.Jas hace cada uno a su medida: un asesino se enfurece frente a un contraventor, al primero le resulta injustificable e indigno lo que hace el otro porque no tiene los esquemas preparados para justificar eso y al otro le ocurre lo opuesto. Es muy probable que un genocida sea buen administrador, buen ., amigo, sea simpatico y amable, porque con semejante estructura de justificaciones en la cabeza y el corazón, no puede darse el lujo de verse mezclado en un robo o contravencióp, y tiene que cuidarse mucho de lo que le pueden decir. El cerebro ocupa la mayor parte de su capacidad trabajando como simulador de situaciones, se adelanta a las pal~bras revisando los argumentos, modo de hilar y las Imagenes que pueden incomodar a uno mismo o al inte~locutor. Así el· pensamiento está dividido; una parte funCiona en palabras a baja velocidad, a esta parte la podemos registrar y la reconocemos como "pensamiento" y va qu~dando en la memoria. La otra parte que es la gran mayona del pensamiento trabaja con símbolos con sensaciones intelectuales, a velocidades quince de' veces mayor. Para descubrir este mecanismo haga .el siguiente ejercicio: observe el lector· que siempre está pensando en palabras.... en todo· momento, con silencio o con ruido mientras se escucha y aún mientras se está hablando..: observe que ese discurso tiene estructura; son oraciones con sujeto, predicado, etc... Pues bien. Corte abruptamente ese discurrir con la oración "ya lo pensé"... corte varias cadenas del mismo modo, aún aquellas que derivan del mismo ejercicio, verá que efectivamente ya había pensado la frase completa en unas pocas centésimas de segundo a una

velocidad increíble, con sensaciones intelectuales, antes de pensarlo en palabras. Volviendo al tema, con esa inmensa capacidad y velocidad estamos permanentemente simulando reacciones propias y ajenas, seleccionado miles de formas de razonar para encontrar una, que es la que vamos a pensar en palabras, sin que choque con la sociedad ni afecte a los intereses propios. Lo más potente del cerebro humano no está muerto ni dormido, está permanentemente ocupado en sostener las bases de la hipocresía, en protegemos de damos cuenta de nuestra propia mentira y la complicidad con la ajena. Solo así podemos proteger los intereses de uno pocos privilegiados del mundo que tampoco conocen la libertad de pensamiento. Cuando dicen: "es posible ser feliz" debe oírse "es posible ser feliz sin dejar de ser cómplice de la aberración generalizada", cuando dicen "tienes todo lo que· necesitas" dígase "aunque otros no tengan para comer" si te dicen "sé tu mismo": Agrégales "aunque un niño de la calle se cague encima porque todavía es niño y no tenga otro· pantalón 'ni alguien que lo ayude", (yasi siguiendo)- Entonces, en este mundo esquizofrénico pueden existir ·'as peluquerías, los cines, la recreación, juegos, clubes, turismo, galerías de arte, etc. Todo sucede como si ya se hubieran superado los problemas del hambre, el miedo, la injusticia, la ignorancia, la explotación, la contaminación, las deudas externas. Para mi forma de pensar mutilada,· un armero o fabricante de armas es menos asesino que el que aprieta el gatillo, porque cuando los veo traficando ni ellos ni yo nos damos cuenta de que esas armas se van a usar para matar. Uno mira alrededor y ve carteles: Coiffeur, Regalos, Lavadero, Boutique, etc. y parece todo ¡tan normal! Desde la perspectiva del pensamiento fraccionado. Un grupo de buscadores de la verdad logró llegar al gran maestro que buscabany lo encontraron llorando.

-Maestro, ¿por qué llora? -Lloro por la Tierra. -Estamos desconcertados. Nos encontramos con un sabio y lo menos que se nos podía ocurrir es que lo íbamos a encontrar llorando. Esto es asombroso. -Lo asombroso es que nadie llore por la tierra. Así como están las cosas ¿cómo es posible que no estén llorando ustedes? En la medida que uno va logrando cosas se va atrasando mentalmente. Por cada adelanto material a costa de otros o de la naturaleza se mutila necesariamente una parte del intelecto, y esa limitación de traslada a otros campos del pensamiento, el quehacer, el modo de ver la realidad y por supuesto condiciona y limita la acción en el mundo. Los empresarios no son elegidos democráticamente entre el personal de una empresa para dirigirla, no obstante se los trata como si no hubiera duda de su superioridad, como si contaran con un consenso unánime. Cualquier duda sobre el tema se bloquea de inmediato en la cabeza de cada empleado. El empresario comparte esas ideas yesos bloqueos. Además en algunos casos olvida la situación de fuerza que ostenta para así disfrutar de la amistad del personal, y en otros casos la recuerda lo dice y actúa en consecuencia. Tiene entonces el empresario bloqueos mentales que se instalan y remueven según la ocasión. Cosa que no tienen los empleados. Además necesita todo un sistema de excusas diferentes a cada momento, que son distintas ante los empleados, otros empresarios, amigos, parientes y ante sí mismo. Debe justificar también el trato desigual con el personal: por ejemplo él jamás permitiría que algún empleado le imponga modos de trabajo que él no comparte, que le oculten información sobre finanzas, rendir cuentas de su actuación ante un empleado, rendir cuenta de sus gastos, negociar sus ingresos, consultar sobre decisiones, etc. Sin . embargo esa conducta la aplica con los empleados en forma

abierta e irrestricta estableciendo una relación asimétrica con ellos. Esto no funciona si no hay grandes zonas del intelecto bloqueadas y millones de neuronas compensando y justificando. El empresario debe justificar y justificarse la sucesión de la empresa a sus hijos. Primero debe hacerse la historia de que el trabajo acumulado de los empleados le pertenece. Luego debe creer y avalar que su hijo es más apto que el más eficiente y experimentado de los empleados. Por último debe pasar por delante de las narices del personal la transferencia de fondos más grande y generosa que puede haber en una empresa. No hay tema que produzca más silencio entre los empleados que las sucesiones. Ni hay en ese ambiente un tema que produzca tanta parálisis cerebral como este. En el ámbito político la cosa va más allá: Se toman decisiones sobre más dinero y más gente. Las decisiones están ligadas a negociaciones bajo presión del premio en dinero o el castigo del papelón político. Lo que el empresario podía no ver, aquí es imposible pasar inadvertido; ya no hay excusa ni bloqueo que alcance. -te cambio una embajada por. dos jueces, -No. Si ahora los jueces no valen tanto -En ese nivel hay que ser cínico o reventar. Todo eso mientras se cuidan de hacer el ridículo con temas raros en la farándula, aunque a tales rarezas las pida la gente, cuidándose de no desentonar en el ambiente, olvidando rápidamente los favores monetarios, olvidando cosas muy grandes difíciles de ocultar, y que además se saben. Si una misma persona ostenta riqueza y explota gente al mismo tiempo sufre de una doble atrofia cerebral que lo lleva a ser lo que la gente llama: "una persona sencilla", por eso las personas que ellos manejan deben ser reducidas a "sencillas" mientras que el ser humano es todo lo contrario. Si nuestro personaje tiene además poder político su raciocinio se asemeja al coma intelectual, yeso se nota en los medios de difusión comparando las opiniones del público, de

los periodistas, los empresarios, candidatos políticos y funcionarios. Las opiniones son cada vez más cuadradas cuanto .más encumbrados en el poder. Si hablan de soluciones, hablan de usar alguna forma de violencia, y cuando dicen "solución definitiva" están hablando de un grado de violencia mayor. Además, como todos nuestros personajes, también ellos quieren tener razón, y también emprenden cosas para tenerla. A diferencia del hombre común ellos tienen mucha necesidad de esto y mucho poder para llevar adelante lo que sea. Y hacen más estragos por este motivo que por corrupción o mala administración. Esto también pasa inadvertido para su pensamiento y lo justifican como si su particular parecer personal le sirviera de algo a la gente. En definitiva, las campañas electorales son la agonía y muerte del i!1telecto del candidato y el acto de juramento es el entierro.

discriminación. Que con una sencilla trampa reducen· a servidumbre a países y continentes enteros con miles de millones de almas, que no escapa nadie; ni aún los más sumergidos ni los discriminados. Esa es aproximadamente la situación actual del. Mundo. Aún las culturas más alejadas de la "civilización" están cayendo en la secta del consumismo. Cada día se avanza en la ciencia de las cosas útiles para la concentración de la economía y el poder, se mejoran las técnicas de crear necesidades que reemplazan a las propias de cada personas, y se le ponen metas cada vez más sofisticadas y lejanas para que desesperen. Aquí se pretende comuntcar la idea de que la forma de vida que tomamos como normal es anormal, parcial, estrecha, carente de posibilidad de elegir. Que es sostenible solamente por la violencia física, económica y la discriminación. Cada siquismo está preparado para ser pnnclpe, mendigo, carcelero, preso, poeta, magnate, terrorista, représor, científico, operario, detective, asesino, víctima, visionario, actor, etc, estamos hablando de cosas que tienen nombre en esta sociedad tan chata, y ni aún entre ellas se puede elegir, ni se puede comprender a otro siquismo que se conecta al mundo con una parte de sí distinta a la que le tocó usar' a uno. El género humano tiene un campo de motivaciones infinito, en el campo de la libertad hay infinitas motivaciones, placeres y satisfacciones que no tienen nombre, ni imaginamos todavía. El ser humano, no tiene más limite que esta desgraciada, estrecha y aburrida casualidad histórica que nos toca vivir. En ella cada uno está rodeado de una muralla de ilusión, casi al borde de la piel, que deforma la geometría del mundo haciéndonos creer que somos lo que tenemos, o lo que deseamostener, yque eso nos hace diferentes. Creemos que estamos comunicados, que la felicidad depende de lo de

Imaginemos una secta qUé cuenta con miles de millones de acólitos, que exige todo el tiempo el dinero y el trabajo de cada uno, que algunos son capaces de matar o arriesgar la vida para lograr eso que en la secta se considera valioso. Imaginemos que a la gente le dejan el cerebro en blanco y les implantan en las tripas un sistema de t-ensiones, ambiciones, repulsas y expectativas. En tal secta existen jerarquías, privilegios, opresión y castigos, además allí todos quieren lograr lo mismo, y no vacilan en encarcelar o matar a quien transgrede algunas reglas o no sabe robar de la manera apropiada, imaginemos que hay castas y

afuera, que la satisfacción es física y no depende de nuestra conducta, ni importan los demás, que del lado de adentro de la pared está la libertad, que afuera hay menos lugar y variedad que adentro, que el individualismo, la posesión y la violencia se justifican porque no hay otra cosa posible en el universo. Miles de millones de almas han pasado por la vida muy cómodas en sus cápsulas de miedo en tiempos pretéritos, y de hipnosis en estas épocas. Miles de millones de vidas desaprovechadas para la historia del progreso humano, miles de millones de seres reaccionan por miedo, adicción o necesidad. Han sido reducidos a cuerpos con sensacionesen vez de humanos con convicciones. Algunas personas un segundo antes de morir se preguntan: ¿no me habrán estafado? Muchos se hacen de tanto en tanto esa pregunta, y a la hora de comunicarla conocen el abismo que separ-aalas personas. No advertimos que hay millones a los que les pasa lo mismo, no lo vemos por el efecto de distorsión de la pared. Mientras tanto, otros apuestan a que todo seguirá igual por los siglos de los siglos. Los hay que están para vivir -así. Todos se ven distantes, todos parecen a salvo de dudas y preguntas. Pero nadie, ni el más violento consumista, ni el más fanático opresor, está a salvo, porque ninguna muralla es inexpugnable y a veces se filtra algo escalofriante pero abrigadó, distinto y a la vez familiar, como de otro mundo y reconocible, algo así como la sospecha del eco del reflejo de una cierta lejana fragancia de libertad.

Cuando comencé este libro tenía ideas muy vagas de lo que quería decir, era como un sentimiento sin palabras. Mientras-<:lvanlabajeansurgiendo ideas claras que me iban sorprendiendo comon-ovedades leídas de lo mismo que iba escribiendo. Por una parte, quería compartir el tema con otros a través del libro, por otra tenía la imperiosa necesidad de sac-arese sentimiento para ordenarlo afuera de mí, deseaba también ganar dinero: mucho; mediano o algo. Por lo dicho hastaahori'J¡rodoc€sto ha sido puro egoísmo. Pero además de estos para MI, debo reconocer que detrás de todo este int€11to,c5iempre .f:llIDo algo de vanidad.

A Marisú que un día me dijo que el sistema es un af}élr-atogigantesco pero por estar armado de mentiras no resiste la luz de la verdad. Esto me dejó en corto circuito por un año hasta qüe comenzó a tomar forma inteligible y expresable en palabras. Al Movimiento Humanista: corriente de opinión de origen siloista al cual considero una "alta escuela de pensamiento", que me dio herramientas para superar las trabas que impedían entender algunas cosas y me permitió aprender a ver desde mí en vez de manejarme con esquemas previos; Cosaque no me costó poco.

Cómo tratar a la tierra: Sobre explotar la tierra con fertilidad creciente. Analizar y corregir las tierras. Plantas indicadoras. Labranza Cero: Sin puntear, sin arar" sin sacar pasto, malezas, árboles, piedras, raíces. En pequeñas y grandes extensiones. Permacultura con máquina. Illtercultivos: Plantas enemigas, plantas compañeras. Varias explotaciones en una misma superficie. Tablas de afinidades. Relación entre familias. Siembra Poda Injerto: Claves de la siembra, enfermedades de reproducción. Poda injertos: Cómo y porqué se hacen y cómo y porqué dejar de hacerlos. Transgénicos. Control de Plagas: Plantas e insectos que custodian, insectos que aprenden. Es posible pactar. Los insectos de cada planta y quien 105repele. Huerta Urbana: Cultivar en techos, árboles, paredes, interiores, mesadas, veredas y rincones. Hidroponía sustentable. La basura: Todos los recidajes: Reciclaje de basura orgánica con olor agradable, reciclaje de plásticos, pilas. Para la casa y para la ciudad. Bacterias para la Salud: Las bacterias limpian, desodorizan, desinfectan, cuidan la salud y conservan alimentos. Higiene sin detergente, lavandina ni agua. Conservación de alimentos sin frío. Refrigeración y Calefacción solar: Cuanto más Sol más frío. Arquitectura pasiva del frío y el calor. Uso y reciclaje del agua: Captación, selección, conservación y reciclaje del agua. Baños secos. Purificación del agua con plantas acuáticas. Autoconstrucción: Construcción con materiales del lugar y de bajo costo. Barro, tierra compactada, fardos de pasto, Bambú, Fibras Naturales, Suelo Cemento. El calor del Sol: Calefones, hornos y cocinas solares. Detalles constructivos. Destiladores de alto rendimiento. Hornos y cocinas de b-arro. Cocinar sin fuego: Modelos de alto rendimiento. Construcción y l/SO. Alternativas para ahorrar y para no consumir combustiblie. Biogás: Cálculo y diseño de digestores. Purificación y almacenaje del gas. Uso en motores. Instalación. Digestor de barro móvil. Energía Soliar de bajo costo: Nociones básicas de energía, trabajo, potencia y electricidad. Energía eléctrica solar de bajo costo. Cálculos, instalaciones. Energía Eólica e Hidráulica de bajo costo:. Transfol'mación bombas en turbinas, de motores en generadores. Cálculos de potendas y costos. Cría de animales pequeños: gallinas, conejos, patos, gansos, palomas. Apicultura hogareña: Construcción de colmenas, instalaciones y herramientas. Manejo y multiplicación de núcleos. Libros en preparación Producción de hongos: Champiñón, Gil'golas, Shitake. Producción casera. Acuacultura: Peces, langostinos, caracoles, plantas acuáticas, algas comestibles.
Otl"OS libros del mismo autor Algo sobre Energía Nuclear: El autor trabajó en el diseño del Edificio de Servicios de la Central Atómica Río IIl. Hoy pone aquí una descripción sencilla y completa. La Sociedad de los Zombís Ensayo desestabilizador de usos y costumbres. Una crítica exagerada a la sociedad de consumo

Desde pequeños se nos enseña que es mejor recibir que dar". Se nos da afecto ligado a regalos y a toda clase de elementos materiales. Luego la vida se va encadenando a ganar o perder, a tener o no tener. Esa forma tiene efectos multiplicativos y por aprendizaje y reiteración termina abarcando cada acto, cada pensamiento, (:ada sentimiento de cada habitante de este planeta. Lo importante de esto no esta en que abarque todo; sino en el hecho de que tal cosa implica que no haya otra forma conocida de pensamiento que uno pueda elegir.
. 4'

El psiquismo humano es infinito; hay millones de razones por las cuales vivir, formas de ver y pensar, de causas dignas e indignas, sin embargo estamos masificados y uniformizados en una sola fQJma posible de ver y valorar que es el para sí.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful