You are on page 1of 3

Santa Rosa de Lima

ACROSTICOS
Santa Rosa de Lima tierna madre ma llevas en tus ojos la inocencia de una nia. Sufriste por tus penas sin quejas ni reproches entregaste tus das al creador de tu vida. Entre cadenas te envolviste entre lgrimas te despediste de la vanidad de la vida para quedar como santa en el cielo de la gloria. Quisiste salvar al mundo pero perdiste tu alegra llenado de obscuridad todos tus das. Hoy queremos recordarte como la Santa de Lima con el rostro tan dulce como la flor de los jardines. Sincera y A morosa eres N os das a Todos en el Alma el Ro de tu bendicin Orgullosa llevas Siempre la Adoracin de tus D evotos E n t Lugar Indescriptible de Mansedumbre y paciencia

Feliz da Santa Rosa de Lima.

Alzas tus plegarias a Dios por nosotros.

Oh esclarecida Virgen, Rosa celestial, que con el buen olor de vuestras virtudes habis llenado de fragancia a toda la Iglesia de Dios y merecido en la gloria una corona inmarcesible; a vuestra proteccin acudimos para que nos alcances de vuestro celestial Esposo un corazn desprendido de las vanidades del mundo y lleno de amor divino. Oh flor la ms hermosa y delicada que ha producido la tierra americana!, portento de la gracia y modelo de las almas que desean seguir de cerca las huellas del Divino Maestro, obtened para nosotros las

CORO GLORIA A TI ROSA BENDITA DEL PERU RADIANTE ESTRELLA FLOR DE LOS CIELOS MAS BELLA QUE LA FLOR DE JERICO (bis)

Hollando con fe profunda los placeres de este suelo, desde joven en el cielo tu corazn se fij (bis)

Al suyo con lazo fuerte Junto le su dulce esposo y de su amor generoso suavemente le inflamo (bis)

bendiciones del Seor. Proteged a la Iglesia, sostened a las almas buenas y apartad del pueblo cristiano las tinieblas de los errores para que brille siempre majestuosa la luz de la Fe y para que Jess, vida nuestra, reine en las inteligencias de todos los hombres y nos admita algn da en su eterna y dichosa mansin. Amn.

Virgen te aclaman los cielos; virgen pura, el nuevo mundo; ngel de Dios sin segundo, el Per te cri (bis)

En vano, lmpido espejo, Satans quiso empaarte nunca pudo derribarte, porque en Dios tu alma se fi (bis)