P. 1
Caja Negra y Sanacion Interior

Caja Negra y Sanacion Interior

3.0

|Views: 5,004|Likes:
Published by lmolinac
caja negra, se le llama, a la acumulacion de información desde el momento de la concepción hasta los siete años. A esta
edad comienza en nosotros el razonamiento y se cierra la caja
negra.
caja negra, se le llama, a la acumulacion de información desde el momento de la concepción hasta los siete años. A esta
edad comienza en nosotros el razonamiento y se cierra la caja
negra.

More info:

Published by: lmolinac on Sep 11, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/04/2015

pdf

text

original

Otro aporte del saber y de la experiencia de Cuquita me
lo manifiesta cuando me dice:

“Existen muchas formas de dar afecto. Pero
generalmente los niños pequeños relacionan éste con las
expresiones físicas: los besos, las caricias, las palabras dulces.
En este sentido muchos de nuestros padres nos privaron del

34

mismo.

Lola, una madre de 35 años refiere que su hija es una
niña sufrida. Ella no es muy afectuosa como madre, pues no lo
aprendió de chica. Rara vez sus padres la besaban: solamente
cuando se iba a la escuela y regresaba a los 11 días. Nunca le
demostraron cariño. Y ahora ella no quiere que su hija pase por
lo mismo. Pero ella no sabe qué hacer, ya que al no recibir
cariño en su infancia no sabe ahora cómo darlo”
.
Yo nunca he dudado del amor y predilección de mi madre
por mí, ya que yo era el ejemplo para los otros dos hermanos
varones. Pero también me he preguntado con frecuencia si mi
búsqueda del afecto de las mujeres de cualquier edad no se deberá
a los pocos besos y caricias que recibí de mi madre en mi niñez.
Yo sé que ese era el estilo de educar a los hijos en aquella época.
Y así crecí también yo.

Pero en América Latina y el Caribe he aprendido a ser
más expresivo y a permitirme buscar el afecto de la gente, aunque
no logre todo el equilibrio deseable. Por eso es que siempre
recuerdo a los muchachos que en un campamento se me quejaron
de que era más afectuoso y cercano con las chicas que con ellos.
Tenían razón.

Un amigo y confidente argentino se me ha quejado
también cuando ve que soy más expresivo con su esposa que con
él, reclamándome más demostraciones de afecto y llegándome a
decir:

-“No te olvides que yo también tengo hormonas
femeninas, aunque sea muy hombre”.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->