You are on page 1of 8

 Alternativas de almacenamiento

El almacenamiento puede tener lugar bajo una serie de acuerdos financieros y legales.
Cada uno presenta una alternativa diferente para el encargado de la logística a la hora de
evaluar su diseño del sistema logístico. Son importantes cuatro alternativas notables,
aunque las diferentes combinaciones de las cuatro pueden crear una variedad casi infinita.
Las alternativas básicas son propiedad, renta, arrendamiento y almacenamiento en
tránsito.
 Propiedad el espacio
La mayor parte de las empresas de fabricación y organizaciones de servicio de alguna
manera poseen espacio de almacenamiento, desde un cuarto trasero para los suministros
de oficina hasta un almacén de bienes terminados con espacio de cientos de miles de pies
cuadrados. Sin embargo, la característica común es que la empresa o la organización
tengan una inversión de capital en el espacio y en el equipo de manejo de materiales en
las instalaciones. Por esta inversión, la compañía espera una serie de ventajas:
1. Almacenamiento lo menos costoso posible que con renta o arrendado,
especialmente si hay gran utilización de las instalaciones durante la mayor parte
del tiempo.
2. Mayor grado de control sobre las operaciones de almacenamiento, lo cual
ayuda a asegurar un almacenamiento eficiente y un alto nivel de servicio.
3. La propiedad privada puede ser la única alternativa práctica cuando el producto
requiere personal y equipo especializado, como productos farmacéuticos y ciertos
productos químicos.
4. Los beneficios que resultan de un bien inmueble.
5. El espacio puede modificarse para otros usos en un tiempo futuro como
instalaciones de manufactura.
6. El espacio puede servir como base para una oficina de ventas, flota de camiones
privada, departamento de tráfico o departamento de compra.
En resumen el almacenamiento privado tiene el potencial de ofrecer mejor control, costos
más bajos y mayor flexibilidad que si los comparamos con los espacios rentados de
almacén, en especial bajo condiciones de demanda sustanciales y constantes o cuando se
necesitan habilidades especiales de almacenamiento.
 Espacio rentado

Miles de empresas están en el negocio de suministrar servicios de almacenamiento para
otros negocios estas empresas pueden ser almacenes públicos, pero también proveedores
externos de servicios logísticos o agentes despachadores de flete, ambos suministrando el
almacenamiento como parte de su oferta de servicios. Ellos desempeñan muchos de los
mismos servicios que se llevan a cabo en un acuerdo de almacenamiento privado, es decir,
las actividades de recibir, almacenar, expedir y las que se relacionan con estos. Estos
proveedores de almacenes son parecidos a las compañías de transportación y mantienen
esencialmente la misma relación con el almacén privado que el transportista común
mantiene con una propiedad privada de flota de camiones.
 Tipos de almacenes
Los tipos de almacenes que pertenecen a una compañía son de una variedad casi infinita,
dados los diseños personalizados que siguen las necesidades especializadas. Por lo
contrario, un almacén público sirve para satisfacer el amplio rango de necesidades de las
compañías. Por eso, cuando los comparamos con los almacenes privados, los almacenes
públicos están bastante más estandarizados en la configuración del espacio y en el uso del
equipo para múltiples propósitos. Muchos de tales almacenes son instalaciones que han
sido remodeladas: a menudo edificios que fueron utilizados previamente como fábricas.
Los almacenes públicos pueden clasificarse en un número limitado de grupos.
1-. Almacenes de productos o mercancías: estos almacenes limitan sus servicios a
guardar y manejar ciertas mercancías, como madera, algodón, tabaco, grano y
otros productos que se deterioran fácilmente.
2-. Almacenes de volúmenes grandes: algunos almacenes ofrecen guardar y
manejar productos de gran volumen (a granel), como como productos químicos
líquidos, aceite, sales para autopistas y almibares. También mezclan productos y
separan embarques consolidados como parte de su servicio.
3-.Almacenes de temperatura controlada: hay almacenes que controlan el
ambiente del almacenamiento. Tanto la temperatura como la humedad pueden
regularse. Los bienes perecederos, como frutas, verduras y comidas congeladas, así
como algunos productos químicos y medicamentos, requieren de este tipo de
almacenamiento.
4-. Almacenes de bienes domésticos: guardar y manejar artículos y maneje del
hogar son la especialidad de estos almacenes.
5-. Almacenes de mercancía en general: estos almacenes, el tipo más común,
maneja un amplio rango de mercancías. Normalmente, la mercancía no requiere
las instalaciones especiales de los casos anteriores.
6-.Minialmacenes: estos son pequeños almacenes con espacio unitario de 20 a 200
pies cuadrados y a menudo se juntan en agrupaciones. Tienen la intención de ser
un espacio extra y suministran pocos servicios. Una ubicación conveniente para los
arrendatarios es lo atractivo, pero la seguridad puede ser un problema.
 Espacio Arrendado
El espacio arrendado para muchas empresas representa una opción intermedia entre la
renta del espacio a corto plazo en un almacén público y el compromiso a largo plazo de un
almacén privado. La ventaja de arrendar un espacio de almacenamiento es que puede
obtenerse una tarifa más baja del propietario del espacio. Sin embargo, dado que el
usuario del espacio debe garantizar (mediante un contrato de arrendamiento) que pagará
la renta del espacio durante un tiempo especificado, se pierde cierta flexibilidad de
ubicación. Sin embargo, dependiendo de la duración del arrendamiento, el usuario puede
también tener control sobre el espacio de almacenamiento y las operaciones asociadas, lo
cual es una ventaja para el usuario.
Puede obtenerse espacio de almacenamiento por arrendamiento de varias maneras. Los
almacenistas públicos pueden ofrecer contratos ampliados de tiempo de su espacio. El
espacio puede estar disponible para fabricantes que no pueden utilizar completamente
sus almacenes privados. La tercera parte de los proveedores de logística ofrecen espacio
de almacén así como otros servicios logísticos. Finalmente, los propietarios de los
almacenes privados pueden encontrar ventajoso vender sus almacenes y luego solicitarlos
en arrendamiento a quienes se lo compraron.
 Almacenamiento en Tránsito
El almacenamiento en tránsito se refiere al tiempo que los bienes permanecen en el
equipo de transportación durante el reparto. Es una forma especial de almacenamiento
que requiere coordinación con la elección de un modo o servicio de transportación. Dado
que las diferentes opciones de transportación significan diferentes tiempos de tránsito, es
posible para el logístico seleccionar un servicio de transportación que pueda reducir
sustancialmente o incluso eliminar la necesidad de almacenamiento convencional. Esta
alternativa es particularmente atractiva para aquellas compañías que manejan inventarios
estacionales y envíos a largas distancias.

 Consideraciones en el Manejo de Materiales
El manejo de materiales es una parte integral de la decisión de espacio en el almacén. De
tratarse de almacenamiento público, la compatibilidad del sistema de manejo de
materiales de la empresa con el almacén público es una consideración principal. Si se
selecciona un almacén controlado por la organización, la eficiencia de toda la operación
de manejo de materiales es un tema importante. El manejo de Materiales es una actividad
de gran absorción de costos, aunque tiene algún impacto en el tiempo de ciclo de pedido
del cliente y por lo tanto, en el servicio al cliente Por esta razón, los objetivos en el manejo
de materiales están centrados en el costo, es decir, en reducir el costo de manejo e
incremento de la utilización de espacio. La eficiencia en el manejo de materiales se
desarrolla paralela a cuatro elementos a saber: agrupamiento de la carga, distribución del
espacio del almacén, elección del equipo de almacenamiento y elección del equipo de
movimiento.
Agrupamiento de la carga
El principio fundamental del agrupamiento de carga es que por lo general, las
economías en el manejo de materiales son directamente proporcionales al tamaño dela
carga manejada. Es decir, cuando el tamaño de la carga se incrementa, menor es el
número de trayectos requeridos para almacenar una cantidad establecida de bienes y
mayor será la economía. El número de trayectos se relaciona directamente con el tiempo
de mano de obra necesario para mover los bienes, así como con el tiempo que el equipo
de manejo de materiales está en servicio. La eficiencia puede mejorarse mediante la
consolidación de agrupar un número de pequeños paquetes en una sola carga, lo que
generalmente se llama agrupamiento de carga y se realiza comúnmente mediante
entarimado y uso de contenedores.
 Entarimado: Una tarima (patín o pallet) es una plataforma portátil por lo general
hecha de madera o cartón grueso corrugado, sobre las cuales los bienes son apilados
para su transporte y almacenamiento. Los bienes a menudo son colocados en tarimas
en el momento de ser manufacturados y permanecen entarimados hasta que el
surtido de pedidos requiere la separación de cantidades. El entarimado ayuda al
traslado, permitiendo el uso de equipos mecánicos estandarizados de manejo de
materiales para la manipulación de una amplia gama de bienes. Igualmente, ayuda en
el agrupamiento de carga con aumento resultante del peso y el volumen de materiales
manejado por operario-hora. También incrementa la utilización del espacio
suministrando más apilamiento estable y por lo tanto, pilas más altas de
almacenamiento. Las tarimas pueden hacerse de cualquier tamaño que se desee,
siendo el más popular1,00 x 1,20 mts, lo que permite que se coloquen dos tarimas,
una al lado de la otra en un contenedor estándar, o en un transporte con remolque. La
tarima es un artículo añadido al costo del sistema de manejo de materiales, lo cual
debe justificarse, basado en los ahorros a partir de su uso.
 Contenedores: El contenedor es el elemento ideal para el agrupamiento de carga y el
manejo de materiales. Es un recipiente de gran tamaño (20 y 40 pies cúbicos), en los
que se almacenan y transportan otras cajas. Los hay herméticos a prueba de agua y
con cerraduras para efecto de seguridad, en este caso en un lugar abierto, lo que
evitaría el almacenamiento ordinario. La estandarización del tamaño es fundamental
para efectos de programa de intercambio de contenedores, especialmente tratándose
de un comercio globalizado como en épocas actuales.
 Distribución del Espacio: En los almacenes donde la rotación es baja, la preocupación
principal es configurar el almacén para el almacenamiento. Las bahías para el
almacenamiento pueden ser anchas y profundas y el apilamiento puede ser tan ancho
como el techo o la estabilidad de la carga lo permitan. Los pasillos pueden ser
estrechos. Esta distribución supone que el tiempo extra requerido para trasladar el
stock dentro y fuera de las zonas de almacenamiento, está mas que compensado por
la utilización completa del espacio. Cuando la rotación de las existencias se
incrementa, dicha distribución llega a ser progresivamente menos satisfactoria y
requiere modificaciones para mantener razonables los costos de manejo. En
consecuencia los pasillos tenderán a ser más anchos y puede disminuir la altura del
apilamiento, lo que redundará en ahorro del tiempo que tarda en colocar y recuperar
el stock.
 Distribución para recolección de los pedidos: Teniendo en cuenta que el patrón usual
de flujo de un almacén es que lo que los bienes que entran lo hagan en cantidades
unitarias más grandes que las que salen, las consideraciones de la recogida de pedidos
llegan a ser determinantes primordiales en la distribución del espacio del almacén. Se
puede gastar una gran cantidad de tiempo de mano de obra en levantar los pedidos,
más que en recibirlos y almacenarlos en el stock. La distribución del espacio mas
sencilla para recoger los pedidos, es usar zonas de almacenamiento existentes
(sistema de zonas), con algunas modificaciones como la altura del apilamiento, la
ubicación de los bienes en relación con los muelles de salida y los tamaños de las
bahías, según sea necesario para que sean más eficientes. El tiempo de trayecto de la
recogida de pedidos puede reducirse aun más, mediante la elección de equipo
especializado para recoger pedidos, como estanterías de flujo, bandas
transportadoras, cuerdas de remolques, escáneres, y otros equipos de manejo de
materiales y mediante el diseño de las operaciones al interior del almacén, como la
secuenciación, la división en zonas y el procesamiento por lotes. La secuenciación
consiste en la disposición de los artículos necesarios para un pedido en la secuencia en
la que aparecen en la ruta de surtido de pedido a lo largo del almacén; técnica que
puede aplicarse tanto a sistemas de zonas como a zonas modificadas (plan alternativo
de distribución del espacio que establece bahías de existencias en el almacén, según
su función primaria, diseñadas alrededor de las necesidades de almacenamiento); sin
embargo, tiene un inconveniente, la secuenciación tiene que ocurrir según el pedido
de ventas en sí, mediante la cooperación con el cliente o personal de ventas, o bien
secuenciado los datos del artículo después de recibir el pedido. La división en zonas se
refiere a la asignación de recolectores individuales de pedidos para atender sólo un
número limitado de los artículos del stock, en vez de diseñar rutas por todo el
inventario. Un recolector de pedidos puede seleccionar las existencias de una
zona única aislada o diseñada previamente, y surtir sólo una parte del pedido total del
cliente. Aunque la zonificación de pedidos permite una utilización equilibrada de la
mano de obra del personal y tiempo mínimo en la recolección de pedidos, tiene
también limitaciones: Requiere que el stock se localice en zonas de acuerdo con la
frecuencia de pedidos, peso y similitud de los artículos, de tal forma que, la carga
de trabajo de los recolectores de pedidos esté equilibrada; los pedidos deben
estar subdivididos y se debe desarrollar una lista de recolección para cada zona; las
diferentes partes de los pedidos deben reensamblarse en un pedido completo antes
de abandonar el almacén.
 Procesamiento de lotes: Hace referencia a la selección de más de un pedido en un
pase único por todo el stock, lo que reduce obviamente el tiempo del trayecto, pero
también incrementa la complicación de reensamble de pedidos y los pedidos parciales
para su envío. De igual manera puede incrementar el tiempo de surtido del pedido
para cualquier pedido, porque su terminación depende del número y tamaño de los
otros pedidos del lote.
 Elección del Equipo de almacenamiento:
Al almacenamiento y el manejo de materiales son actividades correlacionadas. El
almacenamiento se constituye como una etapa temporal de los materiales que fluyen por
el almacén, ayudando a promover la utilización total del espacio y a mejorar la eficiencia
en el manejo de los materiales. El auxiliar de almacenamiento más importante son las
estanterías. Éstas son anaqueles, por lo general de madera o metal, en las que se ubican
los bienes. Cuando se almacenan cantidades variadas de artículos en pequeñas
cantidades, apilar cargas unas encima de otras no es eficiente. Las estanterías promueven
el apilamiento desde el piso hasta el techo y los artículos en las alacenas inferiores o
superiores son igualmente accesibles, sin embargo, los artículos de alta rotación deberán
colocarse cerca del piso para reducir el tiempo total de servicio en la estantería. Otro
auxiliar importante en el almacenamiento, incluye cajas para anaquel, recipientes y
bastidores o paneles en forma de U. Todos estos equipos ayudan para el
almacenamiento ordenado de los productos que tienen formas irregulares.
 Elección del Equipo de Movimiento.
Existe una amplia variedad de equipos mecánicos de carga y descarga, recolección de
pedidos y traslado de bienes en el almacén. El equipo de movimiento se diferencia por su
grado de uso especializado y la cantidad de energía manual que se requiera para operarlo.
En ese orden de ideas, pueden distinguirse tres grandes categorías de equipos a saber:
Equipo manual, asistido con motor y totalmente mecanizado. Sin embargo, en un sistema
de manejo de materiales existe una combinación de estas categorías, más que un
uso exclusivo de alguna categoría.
 Equipo manual: Equipo operado a mano, como la carretilla manual de dos ruedas o
patín y la carretilla de cuatro ruedas. Estos equipos representan una ventaja en
el traslado de los bienes y requiere tan sólo de una pequeña inversión. Aunque la
mayor parte de este equipo puede usarse para una gran cantidad de bienes y en una
gran cantidad de circunstancias, algunos de estos equipos están diseñados para uso
especial. Por lo general, la flexibilidad del equipo manual y su bajo costo de operación,
lo convierten en una buena opción cuando la mezcla de productos en un almacén es
dinámica, el volumen que fluye a través del almacén no es alto y no se desea invertir
en equipo mas mecanizado. Sin embargo, el uso de este equipo es limitado a las
características físicas del operario. Equipo asistido con motor. El manejo de materiales
puede acelerarse y el rendimiento de los operarios incrementarse con el uso de
equipo para manejo de materiales asistido con motor. Dicho equipo incluye grúas,
elevadores, montacargas, entre otros. Sin embargo, el caballo de batalla industrial es
la carretilla elevadora y sus variaciones. Por lo general, la carretilla elevadora o de
horquillas es sólo una parte del sistema de manejo de materiales. Se combina con
carga en tarimas y algunas veces con estanterías de tarimas. El equipamiento asistido
con motor permite un apilamiento alto de carga (más de 4 metros) y movimientos de
carga de gran tamaño. La más común delas carretillas elevadoras tiene la capacidad de
elevar hasta 3.000 libras. El sistema de manejo de materiales con tarimas y carretillas
elevadoras tiene alta flexibilidad. La tarima permite trasladar una serie de bienes con
equipo de manejo estándar.
 Equipo Mecanizado. Con equipos de manejo controlados por computador, la
tecnología del código de barras y del escáner se han desarrollado sistemas de manejo
de materiales que se acercan a la automatización total. Hacen referencia a todos los
sistemas automatizados de almacenamiento y recuperación, o SA/AR. De todas las
alternativas de manejo de materiales, éstas representan la aplicación más amplia de la
tecnología. Sin embargo, un SA/AR no es siempre la mejor alternativa para la mayor
parte de las operaciones de los almacenes. A menos que fluya un volumen constante y
sustancial de carga a través del almacén, es difícil justificar la inversión requerida para
tales sistemas. Además presentan inconvenientes de inflexibilidad, en términos de
futuras mezclas de y volúmenes de productos, y en términos de ubicación del almacén
y fallas mecánicas que pueden apagar todo el sistema. Sin embrago, se dan las
circunstancias favorables para su desarrollo, un almacén totalmente mecanizado
ofrece posibilidades para bajar costos de operación y acelerar la recolección de
pedidos, que cualquier otro sistema de manejo de materiales.