Daniel Medvedov

!

Los escenarios simbólicos de la sucesión
De Juan Carlos I a Felipe VI
http://www.huffingtonpost.es/2014/06/05/escenariossimbolicos_n_5451341.html?utm_hp_ref=spain




Madrid
2014
2
Como por más de diez años he sido
profesor de la cátedra de Simbología de la
Facultad de Humanidades y Educación de la
Universidad Central de Venezuela y por
otros quince años más, profesor de la cátedra
de Semiótica de la Universidad Católica
Andrés Bello de Caracas, todo lo que se
refiere a cuestiones “simbólicas” me atrae
poderosamente la atención, debido al uso
impropio de este término tan manoseado en
el habla de hoy.
¿Qué es un “símbolo”? Un símbolo no es
“otra manera de decir” es sencillamente un
“complemento”, entidad que necesita de su
“contraparte” para configurar y completar
un todo arquetipal que no es otra cosa que
un “principio universal”. No hay más que
veintitrés principios universales, los mismos
“universales” de incansable búsqueda y
trasnocho de los filósofos. Todos ellos están
inscritos, por doble partida, en cada uno de
los famosos veintitrés cromosomas de los
humanos.
3
El símbolo es parte y contra-parte de una
pareja que sugiere la existencia original de
un todo indisoluble pero binario y en el
juego de la lejanía de los símbolos
interviene un proceso de “Transporte” o
acercamiento de unao hacia el otro, o del
otro hacia el primero, o de los dos
simultameamente uno hacia el otro para
alcanzar la unión y consagrarse en el
proptotipo tangible y original de la entidad
metamórfica que es una idea de oro, un
principio universal, un arquetipo. Entre los
arquetipos sugeridos, como una lista, por
C.G. Jung, muy pocos son tales, pues al no
respetar esa fórmula, o modelo matemático
y lógico-teórico, ningún concepto puede
compartir, ni ser preciado como, ni adquirir
la categoría trascendente de “principio
universal” o “arquetipo”, el motor dinámico
de la imaginación creativa.



4

He vivido en España desde antes de la
muerte de Franco, aunque he llegado a
Madrid en el mismo año 1975. He sido
testigo callado de está parafernalia que se
querría prítina realidad histórica, cuando no
era más que una farsa, una más entre todas
las farsas de la historia: la transición de
reinados. Los asesores de protocolo
pretenden ingenuamente que todas las
palabras, todos los lugares, todos los los
gestos y todas las figuras de nuestro teatro
socio-político tienen un significado especial.
En relidad no son otra cosa que una
mascarada de diletantes amateur, una sarta
de insensateces y un teatro de un deseado
glamour que se ha esfumado dese hace miles
de años, dejando lugar a los infantiles y
faranduleros juegos infantiles de las cortes
reales actuales.



5
¿Por qué han sido elegidos estos espacios
para los actos ceremoniales? ¿Qué nos
quieren decir? - se preguntan retóricamente
los expertos en protocolo de la corte.¿Qué
representan estos lugares la monarquía
española? ¿Qué relación tienen unos con
otros? Tanto como las preguntas, las
respuestas son irrelevantes, pues
francamente no tienen ningún valor
profundo, ni existencial, ni sentimental, ni
ético, ni estético, pues todos sin excepción
sufren la enfermedad del kitch y se vuelven
hasta pavosos.

Pretenden - con ingenuidad – los españoles
“monarquicos” que la historia de los
edificios que volverán a ser testigos de un
cambio en España es algo espectacular,
cuando no son más que mómias expuestas a
los ojos de un público cada vez más
descreído y burlón.


6
Acto I [y único, luego El Telón]

Desde su despacho en el Palacio de la
Zarzuela, don Juan Carlos I anuncia a los
españoles, a través de un mensaje grabado,
la decisión de abdicar. Pero el problema es
que ni siquiera ha “reinado”, pues su figura
no ha sido, ni es más que alegórica en la
España de hoy y en el mundo. Más “reinan”
en sus feudos, pedestres campesinos como
Chavéz, reyezuelos con máximo poder y
súbditos chupamedias miles. El complejo de
Zarzuela es la vivienda privada de los reyes,
que han declinado vivir el día a día en el
Palacio Real - su residencia oficial. Ubicado
en la zona de El Pardo, el palacio fue
primero un pabellón de caza desde los
tiempos de Felipe IV. Durante la Guerra
Civil fue destruido y Franco ordena su
reconstrucción. A posteriori, los reyes
seguirán viviendo en palacio, mientras que
los futuros Felipe VI y Letizia viven en un
edificio satélite, inaugurado en 2002.
7
Pero el príncipe de Asturias se queda con el
despacho oficial del Rey
La primera imagen oficial del “rey” y del
“príncipe” – los pongo entre comillas, pues
no es “rey” el uno, ni el otro “príncipe” –
según los cánones existenciales y
espirituales del Ser en lo que es la vida
terrícola de todos los mortales - tras el
anuncio de la abdicación fue en un acto
castrense, o “militar” en El Monasterio de
San Lorenzo de El Escorial, de la
Comunidad de Madrid. Felipe II encarga la
construcción de este frío mamotreto que
nada tiene de espectacular, en 1562 a Juan
Bautista de Toledo y Juan de Herrera. Los
expertos en protocolo, de tipo “tertuliano”
como Peñafiel, exsúbdito, declaran que es
un lugar de “gran simbolismo” – [el término
no puede ser más equivocado] - porque allí -
en el Panteón de los Reyes- descansan restos
de monarcas reinas madres de rey, desde
Carlos I hasta la actualidad, con excepción
de Felipe V y Fernando VI.
8


Palacio de la Moncloa

Ese complejo presidencial epicentro
'organizativo' del proceso de sucesión, el
escenario donde el presidente del Gobierno,
Mariano Rajoy, anuncia a los españoles la
decisión de don Juan Carlos. Ha sido el
lugar Consejo de Ministros extraordinario
para aprobar la nueva ley de abdicación. El
espacio está ligado estrechamente a la
monarquía española: adquirido por Carlos
IV en el siglo XVIII, el monarca instala allí
uno de sus despachos. A finales de los años
setenta, Adolfo Suárez decide trasladar en
este lugar la Presidencia del Gobierno,
situada en el centro de Madrid, en el
céntrico Palacio de Villamejor.




9
El Congreso

El proceso de sucesión pasa la papa caliente
del trámite parlamentario en el Congreso de
los Diputados. El próximo miércoles se va a
aprobar, en la Cámara Baja, la norma
propuesta, que luego debe ratificada por los
“muchachos” del Senado. El Palacio,
ubicado en de la Carrera de San Jerónimo,
va a ser el escenario teatral - nunca mejor
dicho - de la sesión conjunta de las Cortes
en la que se va a proclamar al “príncipe”
como “Felipe VI” – menuda originalidad - y
con esa dramatúrgica ocasión va a
pronunciar un discurso ante los chicos
parlamentarios. Luego, como en toda
ceremonia de “corte” monárquico - [ello
pasa también, y bastante, en lugares donde
no hay monarquía, como por ejemplo en
Venezuela, donde todos están hartos de los
absurdos desfiles militares] – hay un desfile
militar.

10
El edificio era antes un convento – con su
nombre arquitectural perfecto -Espíritu
Santo – [como si el Espíritu Santo tuviera
algo que ver con ladrillos y balcones] – y
fue inaugurado por la Isabel II - la misma
del nombre del Canal Depósito de Agua de
la Plaza de Castilla - en 1850. La Isabel II
fue la última reina de España, y según
pregonan todos los paracaidistas, la
siguiente “reina” va a ser la hija mayor de
Felipe, la Leonor.

El Monasterio de Leyre

Se encuentra en Navarra y este miércoles los
príncipes de Asturias estaban por ahí –
Felipe aprovecha para declarar que va a
poner todas sus "fuerzas" para trabajar por
una España "unida y diversa". Felipe es
príncipe de Viana – un título que ostenta el
heredero del Reino de Navarra. En el
monasterio está el panteón de los primeros
reyes de Navarra.
11
Palacio de El Pardo

El primer discurso del rey luego de abdicar
ha sido en la entrega de premios
empresariales en el Palacio de El Pardo.
Enrique IV, en la primera mitad del siglo
XV manda a construir aquí un pequeño
castillo, que luego Carlos I reedifica en
1553, y queda terminado en 1558, con
Felipe II. Franco lo utiliza como residencia.
Con la democracia, pasa a ser museo y
residencia de los jefes de Estado que visitan
España. En ese lugar se filmó para que todos
se enteren, la pedida de mano de la tele-
anunciadora Letizia en 2003, dicho eso con
todo cariño, y sin intención de ofender, pues
no es ninguna ofensa el anunciar el
Telediario.





12
Las Ventas

Yo vivo casi en frente. Juan Carlos elige esa
famosa plaza de toros para hacer su primera
aparición 'en público', luego de la
“abdicación.
Es de-DIC-ación, pre-DIC-ación,
in-DIC-ación,- el mismo radical –DIC-,
base/raíz/etimon de la palabra ab-DIC-
ación. Allí preside, como todos los años, la
corrida de la Benificencia. El origen del
festejo se remonta a mediados del siglo XVI,
cuando el monarca Felipe II ordena la
celebración de un espectáculo taurino a
beneficio del Hospital General de Madrid, y
allí se encontraban familias pobres, en
ocasión de recibir asistencia médica.






13

Palacio Real

Estandarte de la monarquía española, -[me
recuerda lo que decía Cervantes, en el
Quijote, sobre Barcelona: "...y, así, me pasé
de claro a Barcelona, archivo de la cortesía,
albergue de los extranjeros, hospital de los
pobres, patria de los valientes, venganza de
los ofendidos y correspondencia grata de
firmes amistades, y en sitio y en belleza,
única..."]
Aquí se va a celebrar la firma de la
abdicación “por parte de don Juan Carlos en
una solemne ceremonia”. Es la residencia
oficial de la casa real y aquí tienen lugar
las ceremonias de Estado. Ha sido
edificación musulmana y luego el Antiguo
Alcázar. El primero de los Borbones, Felipe
V, ordenó levantar el palacio de hoy, en el
siglo XVIII.


14
En pleno siglo XXI, la farsa
dramatúrgica de un Felipe VI toca a ser
representada con zarzuela, bombos y
platillos.


!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful