You are on page 1of 1

El Alfabeto Pormenorizado De Los Futbolistas Y

Entrenadores
Un buen futbolista debe saber ir bien de cabeza, y no solo en lo referido al aspecto mental. Gracietas
aparte, tanto da que se sea defensa o delantero centro,el juego de cabeza es preciso tanto en el
momento de despejar un balón peligroso para intentar introducirlo en la puerta contraria. En este
último caso es necesario decir que se trata de un género de remate realmente difÃcil, en el que
intervienen múltiples factores como la corpulencia, la potencia en la carrera y sobre todo en el
salto, la resolución en el momento de atacar el balón, la coordinación espacial y la precisión
técnica.

Los jugadores avezados en este tipo de remate son muy apreciados por prácticamente todos los
entrenadores pues además de ser escasos, resultan en muchas ocasiones esenciales a la hora de
terminar un en este link contraataque, o bien de resolver jugadas a balón parado, saques de
esquina o bien faltas indirectas. Cuando se golpea el balón con la cabeza hay que prestar especial
cuidado a ejecutar adecuadamente los tiempos adecuados en todos y cada momento. La
coordinación del salto y un buen cálculo de la dirección y trayectoria de la pelota son esenciales a
la hora de obtener un remate peligroso. En el momento de máxima altura, se puede pegar el balón
con la frente de manera directa, cara delante, o bien se puede realizar un giro de cuello para tratar
que la dirección del balón sea la deseada.
Los delanteros centro puros no agradan de controlar el balón en las inmediaciones del área,
prefieren intentar rematarlo al primer toque, según viene. De todas formas existen jugadores más
frÃos, que son capaces de detener el tiempo cerca de la porterÃa con controles imprevisibles o bien
regates inverosÃmiles, en un repertorio futbolÃstico que varÃa enormemente según las
peculiaridades, la personalidad y la capacidad técnica de cada jugador.
Si quieres aprender a jugar al fútbol ten presente estos comentarios, mas si vas a entrenar al
fútbol no debes dejar de hacer caso a tu entrenador.