You are on page 1of 1

Diario de una mujer en campaña.

Día 35. Nuestra relación.
Al término del día me acompañó a dormir la cara de Don José , quien pareciera que esperaba
desde hace tiempo nuestra visita. Estaba recargado en la puerta de su cerco con su uniforme
puesto lo que me hacía suponer que trabajaba en Ayuntamiento, sin embargo ya en la platica
sabemos que fue despedido y que el cancer lo ha atacado despiadadamente con gran
agresividad.
Me invito a pasar a su casa y yo me sentí halagada porque en estos tiempos no cualquiera da
entrada a su hogar a una extraña y menos con logos de partidos. El punto es ese, que yo NO
era una extraña para el, éramos dos amigos que se conocen por primera vez, nuestra relación
se resumió sólo en la necesidad: la necesidad que el tenía de hablar y la mía, la cual era
escuchar.