You are on page 1of 26
versando, d ‘CAMIEO. ~ ;Bah!... Un asesinaro no es un drama. Para quien dis- pone de la vida de las almas, después de todo, qué es en titkima inseancia la pérdida de un cuerpo? Sin embargo, existen las apa- siencias: sf, la moral piblica, las costumbres, toda una fachada so- cial que el Papa valora especialmente. Es la causa de su dureza con Ud... de sus exigencias... ¥ fue necesaria toda mi influencia en cl cénclave para inducirlos a libratlo a usted de toda sospecha. (Ceédale sus tierras situadas mis alld del Pincio y pasaré la esponja sobre sus pecados ‘CENCI.~ Maldiciént {Un cercio de mis posesiones! CAMILO.— ;Le parece demasiado? CENCL}~ Es demasiado que la vida de un hombre sea tasada en tues loces de tierra con sus vtiedas incluidos. CAMILO. ~ ‘De qué sequela? CENCI. ~ Me quejo de mi cobardia. CAMILO. ~ :Le gustaria'més, sin duda, que su crimen fuera de- nunciado? CENCIL. ~ ;¥ enronces? jLa publicidad que se le ha dado a mi cri- men no quiere decir que tenga que expiarlo! CAMILO. ~ ;Y qué harfa Ud? B eqqey ou rayon] euenspo vyesforSey endinue x p eqanud eun ynbe Aey anb epnp “so1q w9 ex>4a09 16 — “OWVD un us asreztrejeqe 30d spre anb sezzony se} x ansts ar epaqes oN “ordiound sod 4 ounsap rus 59 anbiod yeu jp oBey cosng ‘opeuojsuesy a4 au anb ua ouIsiqe jp u> opuny as 4 oped -ene paso uainb ered ousons epew A ‘onrga ep aur ou anb Aa yur 8 onzapagQ) “uoum> su ‘osuonumnuadaize fu ‘oxsa0ur‘IE “Sorp He ‘a “sons pu "epra ru Aey ou You exe “ezapermaea ef 3p eztony en Los 4 oara aur of “uesojour sur spur anb s6j tos sotesioo sem sts ap “op ‘oppo fe EMIEU UOTDEUTPUT Iso ap A SODA srUM 9p UOZEE T] ea $0 Juy ‘ounsap p woo suLeaynUapr 2p sousNS uD 7A euN 2p SFU esed om ‘onsjanbs> py ns uo yaepor opygs “U9, apuery of “ota ‘0X “expur anbiog ‘Jer ten oprpumts sey 201 ON — JONI -ounsap p ‘soydurg> yerngey ns 9p syn9p ‘epnoso 2s eqpp “exzan8 9p ‘upPanjonar ap ‘pease ap 2d]08 2p onan -ard os aonb 23a epea ‘sao ua eymeoyynes ered yfdouze sey 25 per30 ysonodry ¥ ‘epenoid wer eueuiny eprA ws9 ¥ vusuEUY onbrod ‘siquyoy un vp aunar y s> om opatus ep ow amb ol — “OTIS ‘sopsrsusop op zede> Aos onb uarq Anu sages qa ‘ous eur aur anb sousuys9 so] sopen anbsod ‘onnsuour orapepmaa un fos anb nox assipnd 2s om 1s ‘orsaya ua ‘outte un eUDs of “3uLI9p. -arosdmop ages anb aiquioy un ap seaqeyed se] uy Ty — “IONAD -popuaouis ns uo saa19 rod peed asany ou of 1s 12u30 apuo> ‘quand FEDS PA ~ OTD ‘aelep eurod oworumusdazse un Sure Ary ou oxtre: of 30d “opesed ru omnany 1 spur key ou yun ity jt459/8 vy op seso> seasg! jsepeseg! — TONAD “opesed ns seuoure exed une odurop sous ered ato vaxof wei $9 ou “Pp “eDUINdop 1us sewwoUTy omIBDey 10d “PO. PeeENUNaL, “1UD!OYNs “PUED apuoD “UPDRS —“OTWVD, “zed | xp9p az2inb anb of uprexssous 52] 902) 2pu0r ofr PP S0PtA so] spuop “apyou ap soduran ap edo eed eum “om ~opss2es jap A eza}qou vj 2p sajaf :sopentaut “spr sopon ze159 ¥ wea 3puop e180 eum uo> persue ensMrUNE eIs9 eIEIGEC — “TNID “eurpED yf e eur anb enfin 2p os tm so edeg pp oxsel yg zed y vsur -jqgp 59 op “tna 1g “see 9p SopestD sours "I> IpuEy— “CTIA “orabbas ugzei00 yur U9 9smIoW e oYpaxsp unSuTU aon ou tsaj8f e] wurgord mu 59 omy 38 9pON — “TONG -porduraa a5 natayd “$9 ns [end vf Woo eNEOUs evan euNsfE PNP MG —-“! ~ “OID “opeded jap sex sej reyesop op zedeo oxuats our “ey, ane 2P ojfnse> fou ap sepewsre sejperm sel ap spacy “sorqiaqos S0s2 sopot e onb sanue aqayd xj v ox2yarg “SoMEUap sns oD souuT “po sns rede sauoquaneua osoxopod un ered xj Anus 9 wp Loy A seonbu se ap oBiure opuseurap so edeg ais -opeded ye exon 7 Mopuyioey ua1q sruaureivoyred oon 2 “eH9NB ET — “IND (Aqui se oye la vox de Andren desde bastidores) ANDREA. — Sefior, aqut hay alguien de Salamanca que dice te- ner noticias importantes y convenientes para comunicarte. ‘CENCI. - Esté bien. Que espere en mi gabinere privado. CAMILO. ~ Adids. Sin embargo, voy a rezar al Sefior para que tus palabras impfas y sacrilegas no obliguen a su espfrinu a aban- donarte tan répidamente, (Sale Camilo) CENCL. - Un tercio de mis bienes! ¥ lo que queda para endul- zar los dias de mis descendientes. ;Ay Dios! Salamanca no esta atin bastante lejana: solo queda la muerte de la cual se sabe por expe- riencia que las almas se resisten a aparecer una vez que ya se han ‘do. Sin embargo, yo esperaba verme liberado de esas dos. Las ve- las del envierro es todo lo que yo puedo todavia pagarles Lo que diferencia los hechos de la vida de los del teatro, es que en la vida se hace ms y se dice menos, y que en el teatro se habla mucho para hacer muy poca cosa. Sin embargo, yo, reestableceria cl equilibrio y lo reestablecerla en perjuicio de la vida. Lo restarla de mi numerosa familia. (Se pone a contar con los dedos) Dos hijos alld, una mujer aqui. En cuanto a mi hija cambién la perjudico, ;pero por otros caminos! El mal después de rodo, no es- ta desprovisto de gozo. Torturarfa el alma aprovechando el cuer- os y en cuanto esto esté hecho en la medida que un hombse vi- viente pueda hacerlo, que vengan 2 revelar mi farsa y mi gusto por el veatr, si pueden. Quiero decis, si sc atreven, Aqui, A extra la mano derecha y muestra su dedo me- flgue que cuelge) Queda todavia una.gose pendiente: Bernardo. Les dejaré a mi hie jo menor, Bernardo, para que pueda llorar sobre ellos. (Exhala, al aire) Aire, te conffo mis pensamientos. (Va y viene por la galeria) Y¥ ni, eco de mis pasos, corre por el aire. Ustedes son tan silencio- 08 uno como el otro. Ni los muros los escucharfan. (Saca su espada y da un gran golpe sobre un gong. An- drea, el sirviente, aparece) ANDREA. ~ Monsefior. CENCL. - Ve y ile a Beatriz, mi hija, que quiero verla a solas. Esta noche, a medianoche. Desaparece, TELON ” NOEL (ape 13310) “rede -s9 eae{ap 0] 1s 000] Anur vyseaso A ‘2uneag,“ugaez09 m onjsz20u og seuoiua tasey Teiadso © doa ON eUD9 ¥| EIsCH! — “ONISHO (aaweg 775) “spipe ‘sa -uorua eisey ‘ugze09 open 9p se1qey SoUIDFA]OA teprUIOD 8 wy solusituesuad sopsqutios sns © orate Zap une enodso eqyg solu argag! easy op seed seqjag spur sensonu ‘doo soureasta sou anb jw v A oxpew Jus ¥ a1>9p opepuews ey SON “rWOY ap wajgou tye Bj epor woo pyfE seAsD e eA pup smuowed stts sopor A sonnesedaed sopunsi oypoy ey 95 jonu [9.195 ep -and anuelowios anped un anb ‘sorgy wes! ~seippar ap zeBos oasia ayy oj anb sey zod ‘sonarus sns sefoisay ua epsBope spun epspun sond ‘qsonodiy zepne eun sq “0391998 o1po ns 9p epng 2s onb soure 2p oya1xD ugpeNsoWp was 10d sy “ple UPSD anb soueuNoy syUT ‘9p “eoueweres 9p so0y7} se1pnoU opiqnos ey !ouIsIG) ‘esomauns soy eun ep aiped nu oxpou sq Tense onb fey “suntzdo ou anb peptone enuos seyon ered onouresoes dey ON — “ZTEIVAEL -sesm9o} ses9 sepon rezzorox0 wed ‘auiisur oruousesmes tin 2afey 2924 ‘9s959gU0) (wi 9p 2196 owesxa un ‘ynbe sod vidos AoH ~ “ONISYO “roure ota yu 59 194 -9p [q ‘ontruezyNs Jap sopnana sey spur auoN Ow yur ered LOWE Yel ‘ans anb axprur yur & ‘opreuing $259 ‘outs 2p suzy ‘sopyanb saiquiou auaa prazarpso cur emp eozared au aub spur rod x “aus -repanb ¥ ju & vio ous A “eysosiur ap selfesnus ses9 222u9 9UD1A Zea onb arquioy uh sb pai oie Key mby “oursi¢ ‘09 t00 sp 3149TD ou ‘089 oD sruIN9 ong ur sod opepredsoy! — -zryLvad ppaisn od opepred “$91 exuoys awy amb aadurotssofssouaa exed ourony ey aur “opp -$qo s0] ues exombyency “ouyiqys e103 289 suopueqy ~“ONISYO ‘oupnur e] ened ojos wesuan> saioure sy “soueur ny sozouLe 50} ered wypay Ao3s9 ott eX ediro ns s0q ~ “ZTEEVAG auped us? - “ONISO “OUDSSP OuIpfeur tT s9 esq “sped HW — “ZN IWAg gounssp 28}? ~-ONISYO “ounsap pp ours ‘outs O “ered>s sou onb oj ugzesoo ns 1 esapBy E59 ON — “ZIMA sugges -09 ordard nu exuo> seypny epond amb 2s9/8p dey ou Srenuooua © onpna 24 anb orsond Soro stu uesodutt gry — “ONISHO towe op ayqey ow ox “ero 59 pause ~ “ZPLLVEA “eyonb aur onb eso soatoawe ‘opssnoe ayy ~ “ONISYO opung PP st19pej Se] Yod expuaosop aqpou es> and eum) ewstus ey “spud P fap 280] > 24 98 mnbe apsop usumeasn, upresi2Ation eoU, ensonu sountans spuop se8n{ fop paisn epione 9g? — “Zn TWag puny 77 10d opeig sep wgpuol wn ‘ous ty “oun onEpRy pap mpage my sMp2iep my “RLLVAA~ ONISIO TE VNEOST ESCENAIN. as Cenci, Camilo, Beatriz, Lucrecia e invitados ensre ls cuales esd el Principe Colonna. Gran cantidad de maniguies. La excena recuerda ‘nds 0 menos las bodas de Cans, pero es mds bérbara. Vuelan al vien- 40 las cortinados puirpura y caen en pesados pliegues sobre las mura- Nas. Repentinamente, al levantarse el elin, estalla la exena de una orgia furiosa, pintada como en trompe Voeil. Las campanas de Roma suenan a todo velo, pero en sordina, de acuerdo con el rismo rurbulento del festin. Las voces suben de tono, tomando el sonido grave o sobreagudo y clarificado de las campanas. Por momentos, un sonido voluminoso ie expands y esalla como detenido por un obstdcula que lo hace reser gir como flechas afladas, CENCE (Se levanta, ya un poco despeinads). ~ Mis queridos ami- 0s, la soledad es mala consejera. Por demasiado tiempo, he vivi- do lejos de ustedes. Mis de uno, lo sé, me ha crefdo muerto, y ca- si dirfa se ha alegrado de mi muerte, sin atreverse, sin embargo, a recmplazarme por mi propia descendencia. Yo mismo, siguiendo en eso la mala voluntad general, me he puesto considerar 2 ve- ces el mito en que me he convertido. Hoy, he venido para decirles que el mico Cenci ha llegado a su fin, Y que estoy listo para realizar mi leyenda. ‘Toquen estos huesos y dfganme si estén hechos para vivir en silene cio y recogimiento, CAMILO. ~ Se ha levantado viento? ;Un extrafio airecito frfo me hha subido, de repente, por la espalda! UN INVITADO. ~ Este predmbulo no presagia nada bueno, OTRO INVITADO (con visteitiagislida). ~ Si recuesdo' Bien, Conde Cenci, ei nos has reunido para festejar un acomcipiareo que te concierne. ve aren) CENCL, ~ Los he reunido, no para descruir, pero sf para Gof mar una leyenda, y ances de eso, yo les pregunto, ;soy yo el hobns bre de los crimenes que me son imputados? Ti, Principe Colon, na, contesta (El Principe Colonna se levanta) COLONNA. ~ Al verte, porque creo comprenderte, disfa que to dos aqui, codes nosotros, estamos muy lejos de pensar en un ase sinato. CENCI. ~ Es justamente lo que queria ofrte decir; nosotros no te- nemos ni los unos ni los otros aspecto de asesinos. (Agu cada invitado mira a su vecino disimuladamente) CAMILO, - Yo ceentiendo, pero como entre tinieblas. Lo que di- -0; pero mi conocimiento del idioma de la Iglesia me permite adivinarte. Sin embargo, me costarfa decir que nueva maldad va a resultar de esto. UN INVITADO. ~ Nosotros suponfamnos que una santa razén te habfa impulsado a reunienos. CENCI. ~ Qué otra santa razén es la que regocija mi coraxén de padre y me demuestra que Dios me ha escuchado generosamente. UN INVITADO, — Escuchado en qué? BEATRIZ (muy inguicta en su sitio, simula levantarse). ~ ;Dios m{o! Creo comprender lo que va a agregar LUCRECIA (poniéndole la mano sobre el hombre). ~ Pero no, tranquilicese hijita ca Pray sop zeus ansod » raandua opunguacs ‘veepuy) sopo: ¥ ouya a0axj0 “eoxpuy eUHO], (o1ns ns uo apeana upon optenut PP opey, 208 2p vs20 oon py vorsuays und up) ‘soi 2p ouon jpp sopor # ofodsap so} axped un ap uorypreut e391329 ¥ amb ‘onsix> Soicy 1g “PFE tut 9p euDptoD e] sod OG>#E ~ "TONED (opypos my mong umidisacd 25 soposaus so7 “opsatue) “uatq opeypros ay anb opuyos dos f5 ~ OCVLTANI NAL “wag spisa ou anb saproap aurelg ‘seuans anb 19919 oxamb eaepor, -sopor souourple, oon -pred wea sesony ot Js oo] un sey2g ~“OCVLIANI ONSIN Ta isolty stur ap auBues e] o9aq of anb 12019 ausnpadwuy apand ssouoru> upin! “estur ef UD SOIC] ns aqaq aloprooes Fg “epesed eed eum 59 ou OMA a1sg — (own ap dos Bun opurmuran) IONAD epeseded eum anb spur so ot oxy “eperoBexo syanb so epeseded x] ‘sreppnb sou org! — “QCVLIANI OWLO andsy — TONTD. Hl jon ou ‘ouruies rus seurumny ered smprouy! seyproiee ‘seyprone ‘seqpuonry! —OCVLIANI NN e co8tur 9 OU ENUOpIsoNd 2] 15 ‘01S9 ap spndsap ‘ssouOWD sue 5 Wore ‘Ns Woo soure Jo ejDey SOP So} 2P [eau [> anb sesuaNA ‘ondpao un api edjno sod grmur ono fq “Jp a1qos ode9 endo vé Mo ‘eisofluettr-ap'sosquioase soj sod opeyyndas gunur orsuriad py (72293 ns 21908 Sesi09 9% apg) eB “Opej 1a ap paso anb spsan eA ‘seooauy amb eionsnt easy ‘uo 1s ezaqen rut aiqos Ble Sorc] ap odes uM 31 ~ “INE sauwoundury seyesop apond 3s ON “wnusur bun asany OU o1s9 Is sop uD opnied uasargny as *4 sop $07] “eyse4peur ‘Solo soj esqy “PEPIDA # ON — “ZRII (eqssveg 2p someug 50) uo uuoydiop 25 ‘ponemaay Digoy as upiguany anb 23001987) -sumednooaid esed sousw sodono sop seuias ed Youre op ‘wosomnb 1s ‘ousneiqey e weBu24 anb 5 (u2Xo aux? ‘sop -eqioe ‘Sopraredesap ‘soon “sonoma URISa sopjaqas A sovUDEp 2909p softy stu sapuasduros e uedonu as sparse jgnb ssouonuy! (1gpes 2 aod oppasosea un a MoULPA 2904 [21R) ape) 2p atersfosep vprasue 37} ‘sourwuoy sm sod oypoq 24 anb oj eur A euioa “pasa PY (pnp zaveq) ‘Opel fur ap paso om 1 0189 ap spnidsop ¥8 +p 95 onb A aupeur ns e see seaso ag ‘WEL — TONED ‘epeisnse Aosy ~ “ZPETVaG jousruy per woo epeqey OU | ‘ong! — VIDgxOnT 31q12304 erpRaBsap eun opes ved ty | soureusoy stat y — (opuonnarpe L opuruusfo) 778 IVa “Opetpnoss opis ay anb osnous ase sod sq -asped ap ugzeioo HU SetuaeliGie op opesoo ey ex amb softy sop o8ua], — “NFO Sue dios. Uno de ellos hace volar la copa de un manotazo en el momento en que Andres se acerca) UN INVITADO (con vos exasperada). ~ ;Asesino! ;No habré un hombre capar de hacerle tragar sus palabras ignominiosas? CENCI. ~ Quédense en sus sitios, o nadie sald vivo de aqui (Los invieados aparecen en desorden por todos lados. Se pisotean enloguecides y avanzan como si fueran a una ‘batalla, pero a una batalla de fantasmas. Salen como para asacar fantasmas, los brasos en alto como 3 tuvie- ‘ran en las manos una lanza o un escudo) BEATRIZ (Cernndoles la sada). ~ Pox piedad, nos se vayan, no- bles invitados. Uscedes son padres. No nos dejen con esta bestia salvaje, 0 yo no podela més ver una cabera canosa sin sentir el deseo de blasfemar contra la patecnidad. CENCI (Dirigiéndose a los invitados, apretados todos en un rin- én). Ella tiene rez6n: todos ustedes son padres. Bs por eso que les aconsejo pensar en los suyos antes de abrir la boca sobre lo que acaba de suceder aquf. (Beatrin corre alrededor del exenario y se para delante desu padre) BEATRIZ. ~ Ti, ten mucho cuidado. (Conci hace el gesto de pegarle) ‘Tened mucho cuidado, que si Dios cecibe la maldicién de un mal padre, no les dé armas a sus hijos. (Todos los presentes, como si hubieran recibido un pufie- taco en el esromago, respiran y después pegan un grito cestridente, Luego se precipitan hacia todas las salidas, Beatriz retoma su movimiento girando y enfrentado ahora a la multired) 34 seen Cobardes! ;Todavia no han elegido entre él y nosotros? CENCL. -Vayan, jjdintense todos para aplastarme! No serin bas- tantes cocas sus fuerzas juntas. Y ahora, afuera todo el mundo, quiero quedarme solo con ésta. (La seiala a Beatris, Los invitados se van todos juntos a los empujones, sblo Colonna y Camilo tratan timida- mente de hacer frente y salen juntos con un aire digno, Beavriz, que s¢ ocupa de Lucrecia, parece no haber entendida las ideimas palabras de Cenci. Se prepara ‘para salir siguiendo a los demds. Lucrecia, que se ha reanimado, solloza) LUCRECIA, — ;Dios mfo! Qué oxta cosa mis ha dicho? CENCI (a Lucrecia). — Used, vaya a su cuarto. (Beatric acercindose a ella) ‘Ti, no tan rdpido. No te irés antes de haberme escuchado bien. (Lucrecia trata de cerrarle el pao a Cenci. Beatriz le hace wna setal cor la cabeaa de no hacer nada. Lucrecia ‘ha comprendida, se va lentamente, despuds de tna ilsi- ‘ma mirada a Beatriz. Beatriz y el viejo Cenci quedan enfrentades. Se miden largamente con la mirada. Cenci se dirige a la mesa y se sive otro vaso de vino. De pron- 10, muchas antorchas + apagan. Se ayen, ahora, los sonidos graves de las eampanas. Una Calma extrata flora sobre la excena. Algo como un sonido de violin vibra muy alto y suavemente. Beatriz se sienta en una silla y espera. Concise acerca lentamente a ella. Su acti- tud se ha transformado completamente. Aparenta una suerte de gran emocibn serena. Beatriz lo mira y pare- ceria también que la desconfiaza de ella, repentina- mente, se ha disipade) 35 rape Beeps ‘opnauiea ey 2s op wen axspo ojos uoWYD UP, ~wHfIy “eUNpED "CUTE = -YIDFLONT “onuap on2jt anb uounip un owo> ui uo yaso usdew raja ng “opond ou ord ‘oprerpo ejsaqacq “soapuyjdso1 vsonueds> exes ng “mbe exs]Amso is ou0> 09a o7 “osed ng ‘sapored se] uo equimar anb osed asg iuy! (s0s0d ap sopens ‘ogy apap owes usko 2g urmga soavipd sop Dionfy onuapss ‘suawoge 2p waagy> My sour Sms ua Pues PIIWORT) “reypny ores ap epesurs Aorsy ‘souepnie ‘oxpeur ‘souepnsy -epazony ‘sy opand ony “sope; sopor sod oBto of 19Ke apsaq] 22 -rand ey] 21qos owes ns 2 oN? “ex9;e059 ef uD sosed sns 0810 17 53 (ep30 j2 vagfy) ipo “pp orsia vy oT? ypoe sod opesed rE? ~ ZTELWaE (o1a2se 27 ua ‘oppsonboqua ‘oduuness zusveg) cured oxamu un our0s s9 yesow s00p we18 oper “opreusag, ‘afnus asseurey ap eUdip 20f -nuy eum exed A opuyns af] axpeur ma onb spur oxainb 2s orad ‘axp tus nu dos ou oj *s910q] ON ~ (opinisag » opuaneu) YIITIONT ‘puoustases pore Dip jy apunud rues un os4on> Pop ofa 2 Ue PuRL) OPN J2 U2 OpsorULOP HP) “OCUWNRETE — VIDTIDAT ~ ZrALvAR 1 VNAOSa # ap oua8 pa 2roy “ugusyd ns op soguottasacue 50) onBis onb ‘paspuy “opor opapuoudaucs asorgny ws outa eapes un 2 ndeosa a8 oxtoud acy ‘Bunoey puss pun sod rpengueop 2uuays 3 mame ‘pue ap sougered soutsgp soy a2uy) epeGanua A vsurew proajon 2a anb ozmppoy un ap {— (sopoaady sonorp 509 ofog ouot un u0>) VND) (Giusuarzuayoga visas vy rage? 27 Dgvaase amb zrarveg usoog ap oped p 2440s out 1 aosed 2p upuapy svg & vdo> vy rua 21127) “oun ap vidos sussous oun reuvn ay k vsou vy v 00 Beg) geuped ma 4aqaq ap offe sepzep 9] ony? “zi “veg ‘pos auap asped ny ~ (esuag 17 sod oun my vs0d 25) [NAD eu ~opred sezinb ezpod upmrpucs ease or) soaredesop orad ‘aiped ur sasmy onb rounu prepiajo on -oydusy aaquioy ‘pw ap areupdy (mug void & opmuossouio ouos un up azuaynBis of 229 2m) “IPE —“ZPLVa “ane = (oprtiiinowe Gnu & appuuny ouot to) NAD (Beatric se retwerce las manos y de repente in sillozo la ahoga y va en aumento) BEATRIZ. ~Prefiero morieme antes que cedetle LUCRECIA. ~ ;Cederle? BEATRIZ. - Si. Conoces un padre que pueda cener ef coraje de dejar madurar en él, y conservar una monscruosidad semejance, sin que el coraz6n le falle? LUCRECIA. ~ Pero, finalmente, za qué ha podido atreverse? BEATRIZ. — Hay alguna cosa a la que él no pueda atreverse? To- do lo que he soportado es nada al lado de lo que él se prepara a hhacerme. Me ha alimentado con manjares apestados. Me ha he- ccho asistir dia a dia al lento martiio de mis hermanos, y sabes que no me he quejado. Pero ahora... ahora... (Se resuerce las manos, sollona cada vee més. La puerta se abre, Beatriz se sobresalta y se levanta de improvise. La mucama aparece. Beatriz vuelve a sentarse, aliviada) Gracias, Dios mfo! No ¢s mi padre. ‘MUCAMA. ~ El sefior Orsino manda preguntar a qué hora po- dria verla con toda discreci6n. LUCRECIA. ~ Esta noche, en la iglesia. (La mucama sale y de pronto, los pasos ofdos antes, ere jen con intensidad. Beatriz excucha alerts, se levanta oira vex. Conci acaba de entrar en el dormitorio) BEATRIZ. ~ jAh! (Conci, que se acercaba a Bernardo, ve de pronto a Beatriz) ‘CENCI. - jAh! (Despuds como si se preparase a tomar tuna grave deci- idm, dice nucvamente) (Beatriz, en un rincéns tiembla como una gacela, y ama- (ga pero sin resolver, un geito de escaparse afuera) CENCI (acereéindose a ella). ~ Puede quedarse, Beatriz. Anoche se a mirarme ala cara. (Beatriz cada vex mds temblorosa, empieza a deslizarse por la pared) CENCI (tironedndola del brazo). — {Bueno LUCRECIA (interponiéndase). — Por piedad! CENCI, — Ustedes ya me conocen demasiado bien como para que yo ain pucda sentir vergitenza por lo que pienso. Qué esti esperando? LUCRECIA. Por piedad, mi querido esposo. Esti desfillecien- te. No la cortuse. (Bernardo, que se ha levantadl, se pone a su ves detrds de Lucrecia) CENCI, - jA tu sitio, vieja! (A Bernardo) Y ti también, tu presencia me recuerda algunos amores sérdidos que han artuinado mis mejotes afios. Vet, odio los afeminades. Que se vaya, Su cara lechosa me da néuseas. (Lcrecia bace sotas a Bernardo para qu se dirige hacia la puerta y de repente, prec bre Beatric, la torna de la mano y trata de arrastrarla) 39 ‘euus2yuo of poasm ¥ anb exp -spwae ej opeaso ey wBa}}s0es UH eUIBEUIE NS O19S —“VIDTXONT jopersoyut aauaiquie aso wo serdsoy! — TONED. ‘souopupsn2e rmnfos ap same oymaqe mewor ered odwan un xyreodss Bn] Mm U9 ox ~ “YIOAYOMT “red ua rexojdasoo uyspod pjpy."epren anb soara2s soy raAanu3 opefop ey etm anb opr ojjases un senon st > OBUQy, “yppmag eM — "TONED @pugp ere? — (opeusisau ondsns un wos) VIDTYONT ‘afedinbo ns sa0ey © asuazgdand ‘opired sexorqny oy 1s our 03 seumw onb onroge asa & tuneag “py, ‘serSeurt a1 anb eraueu 2[ 2p ow ond ‘e|quion ¥ suetedaid sapand ‘on9y2 wy ~ “IONTD. zed uu sejquias epond apuop se8n; un se2snq awelgq( —-VIDSYONT -exidsos anb sare jap eurstw paasn e anb spur adyno on — JONAD. odoye 9 ~ “VIDAYONT ‘rojdusop opunurur jap aued wex> sopor Sesaqqy ap BqEE sur $e -oaty anb vpusprsosd ey ‘atcawersnt ‘sua ap ‘softy stus A 23 tag eft NL “090] UN F OMOD res!o9U9 SuTEIeY ap OpEreN wey seisaow s9j zeotdsiad opeseurap nisjdso ter owoc) “eunan> ere amped 2] uesn Sopaasn ‘e3stq $9] ou uaUTHD [9 opwEND — TONED -akngpne our pansn anb somsyurestad sof opruai 34 15 soc] 2aayf 2M MQ ~ “VIDEHONT sousose ap on -uonous un ue pour ap aianbueg prreUO;sUET. -afins eq anb ej pu opis sey ou anb apap & aagny Si. -atyofoms ejarpon "ps anb A uaoey aw soposn anb e] Aepy ~ TONTD svesoimiuy ous anb |p ‘Sop sopssn 2¢{ “ou rofat O “2sue8upIOq] oF “puap ‘waged m us onb spur exon £ey ON ~ "VIDEIONT ‘uvuren sopaisn anb exzon8 2} enuos seqpny esed epanb aw anb vane eorun ey s9 eueM ey — TONED “were $9 Oy — “VIDEYONT pepomos eonup 1 so opear> 24 onb £ oftrip of anb eyurey ey — JONAD “pepapos spur doy ou se sexqeped wos 012g ~ “YIQEIONT “So}q] na woo O1qeIP {V ~ “IONED jopws sort! ~ -yIDEIONT asres0a9p tod apie onb 4 ono je otmn asreupumma ered ous oppeu wey ov anb san 9nuD IqWod 59 FuEUMY UPPERrUMIKOD BUNBURY — [NAD 2A seas gab? expan ey 2 s9u98 opnrunad eaqey a iS ‘PepIPMD v] 9p epIpow Uy BT O19§ Zen A? — “VIQTAONT ‘opos opersia xy anb 1 Tusey ef gan AF ~ (ema 77 2p 2puag 72 24905 op Piss) YONAD ” sou anb adjo8 un ouroo s9 sezqejed sexgnu sns 9p Eun epes sia -eperserdsocy ~ -(rutsyy epunfoud ap owes wt 02) VIDIO “opyoy Louse 2puop see = “eH | IS —“INED cope aponp °F ~ -viogOnt (race 0 2agos ssurunpouige ruts 2 ‘exson9 j2 40d Pana ‘un np ap sgndip ‘wary “won 2s opiowsag k mussvog) “ojrenaenus 2puop 9 aidsoys CENCL. ~ Si estoy enfermo es sélo a mi que me comesponde ie” © berarme. Por ef momento a ustedes los tengo aistados. ‘La noche cae sobre el gran cuarte, Cenci se acerca len: samente a un espacio todavia ilyminada. Cenci, dan- do algunos pasos hacia el lado por donde Lucrecia ha salide) Y¥ cd, noche, ei que engrandeces todo, entra aqut (se golpea en ef medio del peche) con las formas desmesuradas de todos los crime- nes que uno imagina. No puedes expulsarme de mi mismo. El he- ‘cho que Llevo en mf es mds grande que ti. ELON 2 ESCENA Il CAMILO. - GIACOMO. Un lugar indeterminado, Pasille, paramo, excalera, galerta 0 lo que se quiera. Las tinieblas envuelven tode, CAMILO. ~ Vamos, eres un verdadero Cenci. Pero si tuviese que darte un consejo, ¢s no cansar al Papa con tus lamentos de escri- ba enloquecido. GIACOMO. ~ ;Qué quiere decis es0, Seftor Camilo? CAMILO. ~ Quiere decir que tienes todos los defectos de la fa- mila Cenci, sin tener la fuerza. Si tu padre te ha desheredado, es con dl con quien tienes que arteglarte, sin por eso recurrir at Papa en aunilio de nus s6rdidas dispuras. GIACOMO. ~ Entoneces, jdebo pelearme, la guerra? Tengo que tomar a mi padre del cuello, CAMILO. ~ Sf, sirienes ef coraje, de lo cual dudo, De todos los Cenci, vé eres el vinico al que la idea de un asesinato puede hacer temblar. GIACOMO. ~ Pero lo quie ti me pides hacer, noes la guerra a imi padre, es la guerra 2 la autoridad. CAMILO, ~ Por riesgosa que sea la propuesta, no es como para espantarme. He conocido-los tiempos en las que los hijos tenfan asu servicio a sus viejos padres, pero con este demo: son Jos padres cuyo desporismo sectario provoca a los belarse, GIACOMO. ~ Para ser un sacerdote de Jesucristo, hablas un fen- guaje muy extrafio. Yo no sé si la anarqufa es muy recomendable. 2 -sta 3]qeuodosur to epmamns efiy e] ‘opeiwenxe axped 9 “uovanur sofry soy ‘Pepa EYEE un a1usH caso epor axqos 3969 9p eq sey eqenuaunye of anb searesodso sey on 10d rey 2p eroueut ap ene axped ofsia ng “zmeog Woo owsese> © eq! OX anb sqeg “sroaap as onb ted sotpout soy enpleus ees 9 ce app ormingy (s1nde ten opuainyy) “oper opezonisep soqry PSey ‘ugiesoo ou ‘aaped na “eureusrDy na ‘souetazay sm “A - “ONISYO “Bp 2p sturesqy] ¥ gurepnde epond onb eroueur wun su9p “PQ anb esuayd emo axq opnous £o3s9 anb a> oparus jop wag Anur aqes p2xs() PEN 2A? ~ OWOIVID gopeset warty 259 OD uEgeiojdio> 9H? ~ “ONISUO -sesoo se] 16fotn auresepe papod anb vainipe Any ynbe “ede — (opdes un 19 way 200 2h) OTINVD (anus ows 22eurdos -ap C-rnfa os query sopensdzaud sosod uate 2s by) wepmdasu> ong! Hv! - ONODVID “suupans anb sum © oa anb 0] 2p 2pnp aIpew anb o12inb ou ‘sweyanosy~ “OTIWVD opefap ey 2u pueD anb epust ox e| 59 29 ‘orpo p expuadu> aub ovardsp PP 1S—“OWOOVID ‘opor opusais woyy — “OTIWV) -epey am e7f anb soqpordar so] owso> sopapayye ns e wee -ojoxau softy sns A “suntuopsed © aprop 2s ou anb zafmar pu ap sofo soy x fos anb o 3 os “opegeise & opnaso.) - “OWODVID jos 9 oWOS? —“OTINVD -yyuas of anb of ap aunsef -odvap ap axped rau ¥ z3ptaatio> opeasng ey arb 20We ns sf “Soyts 50] UoD spur 1e2u09 opand ou OX sodns so] sod opekdde pasa as opuens 12284 € s2aj0a xpond as ou anb zunai0j Ary ony owen -se sod opeurunsa1 ey 3} &] aos sofoia So] opuop syed up “oucres, “x9 epFOMT OU “eLDSTUN e| e opatur od BIDNy OU IS ~"OWODVID (opr urzweone ou sod ~uana ms osed ‘svusuers v soazon oho sey a5 -vsnd vp) “OWSHUP ap soyoy Urass sedeg sor] “SALUD ound ua oprpod oprura ay spure{ ‘o8rp anb of poy. ~“OTIAVO cownsprores p> Ue Uss;x9 FJAxpor anb so 1 ‘soppy soy & zepaqas ap zedeo oursiuTS uN ap $31 —“QWOOVID eeyeayy x ap eurpu2 10d opuvsed ‘opeded je sanjox uaqap seizap sns ‘Soynses sns ‘soroson sns ‘(1a ofata jap euro} ey anb sspuaiduroo ON? ~ “COW. gab ssauows x? —“OWODVID -oursyepmay pp axduays opespo ry “eno vf owo> jse “tonspisopo rinbrevou wape BRST ~“OTIAWD jsouseparsysop ered rendsuoo asped ru & opreSns ry, 21 edeg jp onb ‘>r121dr3s ‘sofasuoo sma 20d #9 oN? ~“QWODVID. “suirednooard ered eyooy paso ou ‘so1 s0j oa &A apsap anb ej ap jerouadl wsnard wn ~ ‘OUNYD (opsariny wopiogep stusupriou owen terzumnD ou asad ‘opuanusus? sent ~p3u09 wns sosed sns ‘soseuf soy 2p vue UPPED 24987) “pepuome eidord ma enuo> exan’ op ausans tun ua sumoysuren as ou wa2ey sefasuoze p2 anb of anb opepin> Uap, sonosou anua sourrew © ue{ndu sow anb sein so} sos twos { soyans uo ene as 2ynqpy x] 2p ugyumtop ja ourp> so edeg ny ticismo, Ud. no estaba en Roma anoche, pero es imposible que no haya llegado a sus ofdos el escindalo que estall6 en este palacio ‘que para Ud. esta vedado para siempre. GIACOMO. ~ Qué escindalo? ORSINO. — Todas las puertas cerradas, los invitados creyeron ver llegar su hora, Yo, por otro lado, me he enterado de todo seyenxs ‘souostn seneupioenxs ‘s9iqu0y ses -09 sfeares opunus 59 U9 OpiqeY kL ~ (Sozq705 awe) ZPLLVEE “oprpaons edey ou upe soad oj anb opayus oypnur o8uay, BOI WA! — (roure soy acqua mins my epuczpuars) YR “opor tos reseuse & oxsandsip op -unur Un 2p seziary se] uoum as ‘said sonsonu ofeq ‘jnbe oes sen -uraqus x vasrefanb anb spur uoqes ou ‘sarpeut se] Sp\~ “ZI LVI ‘sopjorod sopon soureiss anb e991 p ua saajoa sapond ow 1g ‘Sepreasap optens oazanbopu> af *peprpest ey F a4janA OFay parejosuon ap preven ‘suns ‘auneog ooyidns 2, — (fe 2p ope] 1? sepup pase) VIIRIONT -ssrexoqyy 9ntst09 ou “eps e| © ‘eanoye 95 onb wuspe tus & exzonus doxso Of “ousont ej OWIOD $9 ITD -0} F] ‘S000 0} tains anb of exuan> Aop aur woyy ~ “ZTALVEE -souaump soiuefouras anpuuiad anb eponsn{ ee reso © sprego oun ‘eR — (emomanons ssopupendrs) VIORIONT “opp -vu soqey 9p eonsn{uy ¥] sueuopsad eypod of s2ot01u9 anbr0d ‘seppared aos serypurey sey sepon 1s ‘saqes 0] anb na ‘exper ‘ouncy (anuo 21 2p ard po vuspepiayy uopy oxy 9 ow0r muawmny ap seused 24 maRUgy) “pepipagy vy eyes 2puop Jye sq “oluATUTeU Hwy 21Baj9 opipod ay ou ‘ausonuT ju 13 -2]9 opand waig 1g “opfpeu saqey so uauTID Osun Wy ~“ZPYLVES. (opuradons ‘sar0a ostons vooyes ussteg) 8 ‘sed anb of opor aureaueng — -VIDgYONT (oma 2p P2122 Band 25 vpseusnT) ‘sunesSnpp: epand opuop ewsius sus ap ozepad un tu Aeq, ou eq ‘epemnyord opis ey anb ey euye ja 59 orad ‘opons paso odsono 1a “poy, ‘opeurweauos ps2 opoy ~ (soxoyos 2102) ZPLIVAE jon sorq! jor sory! jour sorcy! joptn sor! — -WIOTONT (2220 assons sopupuiisod uaose 7 visanssy mae] “opuargyos ngwunssop 25) opefenyn ey our ‘oxped pu ‘puag ~ -ZNLLVad geusodos oypoy ey sou anb of oper & soad op seBaiSe oprpod ey grid? goed 07? — VIDIO oysoy, paso &4'z0ad 0] anb sopuardios v suproop soq2q — “ZRLLVd Hepuarue ap oper oBuay! zoypoy ey PMD? — “VIDTLONT Piped Iw! — 2nuLvad eum? ~ "VIOTYONT “pur aszeouaoe spus epand ou ant 11998 vzeIOD BUC}! jou>upl> UA! jerOpeDI0} vun Aempeuue vary! — (opranbojua russe v puree) ZRUIVEG ‘VIDIO ~ ZPALWAE I ¥NaOSa mr O1ov Cuando'era chica, renfa un sueio que se reperta todas las noches. Yo estoy desnuda en un gran cuano, y un animal como sélo exis- ten en fos suefios no cesa de jadear. Me doy cuenéa que mi cuerpo brilla. Quiero huis, pero tengo que disimular mi deslumbrante desnude2. Enronces se abre una puerca ‘Tengo hambre y sed y, de repente, descubro que no estoy sola. jNo! Junto con ef animal que jadea a mi lado, parece que otras cosas respirans y entorices, veo hervir a mis pies un mundo de cosas 25- querosas. ¥ ese mundo est también hambriento. Empiezo una catrera obstinada para tratar de volver @ encontrar la luz. Porque siento que sélo Ia luz me va a permitir saciarme! Pe- ro, la bestia que se pega a mf, me persigue de cueva en cueva. Y sintiéndola sobre mf comprendo que mi hambre no es sélo un ca- pricho. ¥ es que cada vez, cuando siento que mis fuerzas estén 2 punto de abandonarme, despierto de golpe. Lucrecia, ed que has sido como mi madre, dime que me compren- des, porque, hoy te puedo decir que mi suefio curiosamente se ha esfumado. LUCRECIA. ~ No era necesario tu suefio para hacerme ver que uno io escapa 2 su destino. BEATRIZ .— No poder creer que haya sofado ‘Que mi suefio de nifia se eepita Y¥ que una puerca donde alguien va a golpear Al abrirse me dird otra vez Que es el momento de despertarme Alguien golpca suavemente la puerta que se abre casi inmediatamente, dejando entrar & Orsina con Giacomo, ‘que se esconde detrds de éD) @-entonces una ley de familia que los padres por poser deban deshacerse de sus hijos? ORSINO, - {Qué es Jo que quiere decir? BEATRIZ. — Quiero decir que Cenci, mi padre, ha llegado al col- mo de sus aberraciones. ORSINO. - Es previsible... pera no lo es. BEATRIZ. ~ Que sea 0 que no sea, absténgase de preguntérseo, Esto es. Esto ha sido. Yahora aconséjeme de manera que esto, en adelante, no vuelva a suceder ocea vez. : LUCRECIA. — Orsino, si puedes hacer algo, te suplico que inter- vvengas, tengo miedo. ORSINO, — Hay jueces. Redacte una denuncia. Enteegue a su pa- dre a los brazos seculares. BEATRIZ. — Dénde esti el juez que podré devolverme el alma? Hay en mis venas, Orsino, una sangre que no debertz estar allf. No puedo creer ahora ms que en Ia justicia que yo misma elegiré, ‘ORSINO. ~ ;Cusl? BEATRIZ. No lo sé... pero algo hay que hacer. Un hecho enoc- me que horse hasta la sombra de este crimen, He sofiado en morir, pero temo que mi muerte sea un refugio contra un crimen que todavia no ha sido expiado. ORSINO. ~ Morir? No se deje influir por las apariencias, su jus- ticia es para los insensatos. BEATRIZ. - ¥ bueno, proponga alguna cosa. ;Diga algo! Por mis atroz que sea, no hay modo al que yo no pueda asociarme. Pero lo més imporeante es actuar sin demora 31 NOTAL “esjoq Huusrur Bf u> o8uod of op -o1 “eransnf ef ‘oro 4> “eerarey ET ~ “(opusrraredesop) QWOODVID. (ura 25 sop0p) -seuopuw 9p oqeoe onb auand pp tod resed spusef woqop ou ueSaq anb sosed soy ~ “ZPLLVal -aasureastaardury aapona anb 1uep sq jofer sq! —“-YIOMIONT (1osvd sours wogomose 25 opuziuon 9 431) -smuond un oprpum wey owssige J 23q -o1 un ofege ‘onidpaid op 2120ds eum ez ountteD j> offase Je reGoq] ap sate sey sop ¥ anb opsonsox of 0x4 ~ “ZPELVIE Jos p> oasond paqey 9s upD2Y ~ “YIOTYONT _giye wanSy sopzisn opurno yaepor yp 2p 7395? ~ “ONISYO “os2 & seGoy] onb ouon ON — “ZRLLVAE ‘sousexs20u9 ox9mnb Jp anb FTE Si geypnag 2p o7]Es~ pp 10d 20m -09 98 amb ugsstid ofeaqes A aquioy vse s0u0D? ~ -yIDAYONT “spies opriseunp pass ett “yeu ‘outssg tersuo8m ef aknpxo ou ersuspnad ©] ~ ZPYLVEE -reyged ou ap vfereas ej Sumnus0> soursase soy 214 -ps-mpeop son osed ‘auuswiyogy enuEMIUD os EEE e59 ap 21028 up Lopy “oro1 jaded un ap epurasoduat ey wep 3] a1quioy un ap ep “A xy ¢ anb sopeansqo X seiorp! sopeusjesop socy ‘IS ~ ‘ONISUO “ZRLLVI +-sopnin sop o8ua ys us one P Beg ‘Otpay pop o11N9s fp us o1TEND Uspanb and “onen weur “Ns opseutag to ‘salopendsuo> soxofsur so} wenus009 25 anb seqquiey sey ap aues x] op sopaporye sq -epuney eu Uednnst09 -2{ epeuEOssp pepuomne ean enuos away} weep] “oia132s j> us opreuiog & weknpuy -ssuommn{-“soparsn o> oWODxIN B DUO], (upuse un v sopod v va2g soy) aeseoey tweayao a] amb sosimoas so] nap ages £ aauaprud 9 ensnt yyy “op. -eunynbso ey of ‘oxped ns ‘19025 onb ‘pepn x zod eI v eéea anb aplsuory -oprumdo oxanu un ofen aj mby — “ONISHO (Puerpape 2s nb ours v augnarap ens) mnby) ‘operuoysep ey aut axped rus onb apap e stongnd sezed se] x pxy ggnb sg? “soy™MQ ~ “ZNLTWIA “SoIMD0 soMsose Soj ap O1UDWOUE > SJ “OIDUDTES UD omn7e On aq “ony “wongnd uprurdo w sro10ge ony jouong x! ~“ONISYO as!- ZnLLvae gezaduts & raajon Duet ep -aduy open aaqos arsuity? ~-zourSeun our “osrefian aromb pais(y? sesop wis anodox amb Aey onb A sommexqun] “Sop soysoy So] oxss19¢q “eDUDTOIA ¥f u2Ig ayDaorde 2s nb oroINb ouod “uuouresi21 “eauZpOL e] oneos9p oN “osondord # a5 anb 0] rajansat anb a1uaraye eronsn{ eun ap 104% v A01Sy ~ “QNISYO. sane a ESCENA IT En tinieblas. La excena recomienza sin interrupcién. Una tormen- 1a espantosa se derencadena. Algunos truenos estallan en cortos inter- ales. Inmediatamente se ve enonar a Orsino, seguido por sus dos ase- sinos. Luchan contra un viento firioso. Orsino ubica a sus asesinos ORSINO, ~ Han entendido. Somos nosotros la tempestad, por eso mismo no teman gritar. GIACOMO. ~ ;Crees que podrin hacerlo? Pideles que maten a suhombre, no les pidas concerrar sus mentes con la tempestad de- sencadenada. (Se ayen sres fuertes truenos, Aparecen varios hombres ton armaduras, se mueven con excesiva lentitud, como dos péndulos del gran reloj de la Catedral de Estrasbuer- go. Truena sin cesar) ORSINO, - Quédate tranquilo. Todo esté bien. Cada uno sabe el rol que tiene que cum GIACOMO. ~ Tengo miedo que por haberlo ensayado tanto, no sepan hacerlo de verdad. (Las pasos entrecortados se oyen nuevamente Lucretia, Bernardo y Beatriz: aparecen marchando al mismo paso de estatuas, y muy lejos atrds, cerrando la marcha, avanza el Conde Centi. La tormenta arrecia mds y mds, ¥ mezcladas con el viento se oyen voces que pronuncian el nombre de Cenci, printero con um fono iprolongado y agudo, y después como el compas del pén- dlo de un reloj. Cenei, Cenci, Cenci, Cenc 54 ~ Por momentos todas las voces se juntan en wen punto del cielo como miles de pdjaros que se unen en vuelo. Des- puds, las voces exageradas se oyen como en un vuelo mtty cercano) CENCI (enfrentando a las voces, grita en la tormenta). -¥ bueno, qué! (En el mismo instance se ven las siluetas de los asesines ‘que brotan como trompos y se eruzan bajo un relémpa~ go. Al mismo tiempo se ajen dos eres dipparos de pis- tole. Todo se oscurece. Cesan los relimpagos y todo dest parece) GIACOMO. ORSINO. ~ wronces Falld? TELON is juedey! (sougs2s0 sop asopuprazyy ‘Sougsose soy ap sotto sx ua au0d 30] & sepound sop messonut 39 amb vysaony v Pu2dv 25) jsemse sey yy! (soursaso soy 2490s oper Putra wien ap spndiocy “souey nang soss08 sns arssog rand nav 27 40d our vy oso so) ipso et (monfo sound 50} u09 septate wosonf 1 o1uos ‘08g $0) 3p topyng fo 402 sojop as 2pUpC? ~ “TONAD ypaony » opuvtaduis risus :2u2) “VIDTAOAT ~ TINTD TVNIOSa ALOIQVY 0 Hhwat (Las acompana y retorna hacia Lucrecia. Cae sobre la cescena un silencio de muerte. Beatric apoya sus manos sobre el corazin. Se dirta que wa a desmayarse, Lucrecia la sostiene, otra vex hay una pausa) {Dios mfo! ;Dios mfo! Répido, no sé si podré soportatlo... (Se oye un gemido como de una vos que hablara entre suciios) LUCRECIA. ~ Pareciera que habla (Beatriz mueve la cabeaa. Se oye una carrera enlogueci- da, Los dos asesinos aparecen, uno arrassrando al otro que ‘mata de resistirse. A los dos ls tiembla todo el cuerpo) BEATRIZ. ~ 2? ... (Uno de los dos asesinos hace ademén de que le ha fal- ado coraje y el obra que intenté hacerlo de todes modes, pero que se dejé acobardar) {Cobardes! Qué cobardes! jNo se animaron a dar el golpe! (Ella. corre hacia el fondo de la escena y vuelve) {Donde estén sus armas? (Beasriz: desaparece corriendo. Una pause. Uno de los das asesinas toca ef brazo del otro sefalando a Lucretia. Lucrecia se vuelve hacia ellos y los fulmina con le mina- da, Al mismo tiempo reaparece Beatriz) BEATRIZ, ~ No encontré las armas, y la ventana estaba abierta de par en par. (A los asesinos) 58 Ustedes pretenden matar y tienen miedo de un viejo que suetiay ae. ‘ha con sus culpas. jVayan! ;Suban! ¥ parcanle Ia cabeza o lo ma- to yo con Jo que encuenute y los acuso a ustedes de su muerte, (Los asesinos, sometidos, salen otra vee. El tiempo pasa. Se oye un alarido. Los asesinos vucloen esta vee cubier- tos de sangre. Beasriz desaparece corriendo y regrest con una bolsa y una especie de casulla resplandeciente de oro «que les tira desordenadamente) {Vayan! !Lo tienen mer (Los asesinos salen empujdndose. Se ve en la parte alta del decorado a Cenci que aparece tambaleando, el puiio cerrado sobre su ojo derecho como si se sostuviens alguna cosa. Al mitmo tiempo estallan aterradoras fanfarrias cage sonido va en aumento) TELON 59 “ouofe so aut zapoons & ea anb or as9ey Bq -9p anb oj oypay apy e101) pnbiod vpeu o8u21 Ou of ~ "ZPEIWIE op > VIog¥onT (runfosp pravo u0s opey ns 0 suad 25 aresvagy “opnois9 yap ausuaa PP Ma vo0jaa 25 mpqupuos ous owoD opsasony “sxafeu sop soy v anousy ubuagsinb 3s 0109 “opmauzqitas ua urDey0> 3 Spuigp soy “usqos seapsem sop & opsmusog “opuirr)) varped m ap ‘ouoxusop e opeSopq je euedwooe ‘opreung — -yIOMHONT (eusvag 2p spasop apuonss 2s & anuauasoysSis anyone opumusg) aapacones vioipnd od: -s9 wyaepor ua & saruy OAM UE) jOpUE So dsou ere “sopentos sornurun so] oSuaa ‘oprdya ‘soure, “owsrts of opreuodsop anb pxpuon ssouoiuy ~ “OTD “oIpeu SIUDWPERY ~ ZTE LVS ‘opeundsop ap seen rod asrezyiqesued ~s01 f 0889 asiaaey epand anb arpeu Avy ou mby —WINTHONT -ugisyus nus 59 ep -nBosuy & sepuruoduit ues 2p souoresnoe e zepuodsar anb au 19092 spuod Jp o1ad ‘sepednoosid oysnur osu] —-OTINYD. opuspuanp seas9 anb eupuay! ~ -ZnELWaS jaunzanp anb 0215! — “YOM gatusang? “UID apuod jp UoD serowrop WIS aegey anb o8uay ‘pepnures ng ap ope¥ajag fp dos ‘oyun ap ep “eu ‘ON ~ (atures ossa3 une mpuoribrs ours 7] uo9 2204) ONS 09 ope! ~ -yIQHYONT (easmdo open ya 10d resuo soypsosuy op anbsog un ap sopuydsas j2 sod opsparaad & sexpavn3 sod opinSas ‘ojzutery an ua oruaucout oust 72 02 opviosap 7 untu opimuag £ ream, ‘umg “uppdnusus sess racraay 25 opts ap ugqea 7y “opmsonp pp o20d v oxod pues nb gusas € raopavenS2ous Hy Dun 21” mp ov mpzvousss “‘ussfuunf ry op0 28 xpuop 40d opey oust ep gnunuo ob vro.on'y unlere 25 opemung k 2usv0g) -oypay pasa ed anb of a1qos se10j| ered aprer Anu o12d ‘opreuing “oparus sous exed o1uoid opesseup sf ~ “ZPELV3E (oy BD ‘opidps 2pugos9 “n 10d ‘op2yut o8ugp“zuneag ‘soured sepor sod ‘sopepjog~ ‘OCUVNYGE “opipuaosen sagey opnd epexy “oruard operseurap sq sesed ap eqeoe anb of ap ‘uor9 durzep aseisoo Ur BUISTUE Jur Js OUIOD I5eD sy “DUTIENp op “OY, seLIINP opoy, aIqN80 59 OU YoU Ome “EA FIG ~ “ZPLLVAR “euupyp %] 98ary $8 outo9 etIIME ~ “VIOTYOAT ‘rendsos opiduy aur moduion 89 2p opm Ty jeaseg! jeaseg! — (sofeu0 507 asopupdry) ZPLINAG ‘vrurrrusuie & pas sruruoupurpionisxs musnfunf 0] 210 2 amen) “opousuury 52 osuoud mb 242 ap opuol wn 9% opriovrp 12 21908 UW YNSOS3 LUGRRGIA(aatando deseyeradamente de oir). ~ Ya esti. Escin moviendo el cuerpo. Ya sospechan algo. (De repente un alboroto estalla: Socorro! ;Socorre! jUn crimen! ;Asesinos... Los asesines!) LUCRECIA. Todo esté perdido. Todo se ha consumado. (El alboroto cesa bruscamente. Silencio) Nada més, Siento que se dan cuenta, Empiezan a wazar el circu- lo donde nos van a encerrar. (Una pausa. Camilo vuelve con los guardias) CAMILO. ~ Revisen codo el castillo. Vigilen las puertas. Desde este momento todos ustedes son pi BEATRIZ (corriendo hacia él). ~ Qué ha pasado? BERNARDO. ~ Beatriz, tengo miedo... No sé qué decir. Cenci, nuestro padre, ha sido ascsinado, joneros. BEATRIZ. ~ ;Cémo? Si lo he visto hace apenas una hora. Dor- mia. El peso de sus crimenes no parecia perturbatlo. BERNARDO. ~ No, Beatriz, no, asesinado. Con un clavo hun- dido en la cabeza. (Beatriz. mueve la cabeza) LUCRECIA. ~ jAsesinado! Pero si yo tengo Jas llaves de su cuar- 0, Nadie mas que nosotros ha entrado abi (Se tapa la boca déndose cuenta de que ha hablado de- masiado) CAMILO. — jAb! 2Es asi? (Se acerca a Bernardo y lo toca en el hombro) Ti, contesta, Si sabes algo, ;habla! De quién debo sospechar? BERNARDO, ~ No sé. BEATRIZ (interviniendo).~ Yoy mi madre Lucrecia estamos can- sadas, le pedimos permiso para retirarnos. (Avancan hacia la puerta. Camilo, dirigiéndose a ellas les hace una seha para que se detengan) ‘CAMILO. — Un momento. Todo esto es muy raro. Ustedes na se iekn antes de decirme... Es cierto que vuestro padre fos ha hecho suffir semejantes ul BEATRIZ. ~ Monsefior, no le permito a nadie el derecho de me- terse en el secreto de mis pensamientos. CAMILO, ~ Pero, es indudable Beatriz, que hace mucho que Us- ted deseaba esta muerte... BEATRIZ, ~ Monsefior, le ruego, tenga cuidado en confundirse apresuradamente. (Muesera sus manos blancas. Una pausa. Schala con la cabeza hacia atrds el lugar donde Cenci se desploms) La sangre de mi padre todavia esté caliente... CAMILO. — Hay aqui un secteto que debo penetrar. (Hace una seta a los guardias que rodean a las das ssjeres. Bernardo se mete dentro del creulo y sestecha contra Beatriz. Camilo se mete en medio de los soldados ‘y tomande a Bernarde por la cabeza lo saca suavemente ‘para aftera, El circulo de soldados vuelve a cerrarse) 9 (018 ugynad oy el8 epans 77) ‘opt ~1pap sey aut anb rouse je jay 9s ‘oorjdns on of ‘oussrus n © s9qap 31 anb sowre ja 30g “saradsasap 21 ou oiad v19} (opucatS anSjs susvog ~roned vy) ‘astepinjo pxpod euye rar seure{ ‘edm ej ouros eure un ap anb 21 “sap opond ‘sata oaa a1 anb apsop osog “sop sonosou e opearas -21 $189 sou onb ounsop jp so jpn axouSt “aineag— “OCAVNUAA (cxapdsuoo opncape wn sarngng 2p s0hp uss squssep C nga ap soppaay wa & vsurjepe a. ssaugay saud sns osad ‘sopmen sown Soy 2uats upiquir 7 “ryan vatzon af ugrrmaruapy op ougp oto) opunuiag) ‘sow -101 ueas ou amb e509 exo ‘AIA vureT] as anb uotsttd eisa ap er -adso opipod uedey sapaisn anb so a1uapussdios of - ZTE VAG -seamuzos 2p ualap apuop upistid ip -[eur vas9 ap ugouss ofos un Ary oN, ~'sado Soy ~ “OCAVNUAT prurpusaoue ua Push 2p ops un regs ugeiad PT “ouruaisa jap anuauafip upsu un ap souaqa amb ‘sopmysssy soiza ap 0 v413 amb mpona zp ‘ousos 2p opine un 24gos 20 95 01S tun ‘op mypo anb sosed sous 0 sop mpery tpame vy ap 213 12 40d mpassouen vusuerr ‘spar vind soztug soy ra3 2g amb vypsond tet 40d mynd & oped jo 10d mpeSjea museg “oussuiyyp ns rsaxavesy anb ala ten augos oor Pat mpana pun ops0ru22s2 jop ogs Jo Uy ‘OCUYNYIE ~ ZRLLVIE HI VNAOSa, ¥9 NOTEL (gpa jo 200 seauonus snouerprindionp mmsy) “-opueoynes upiso anb vj eure run sq “opueoys9 es upaso anb ej eure ru Sy “opweoyyoes pasa anb ef wane yor £3 (urbaduca of sopmpyos 507) “ewe yur suntreaypnaap ox2y “surusnpuT ‘oyu 801] “OCREVNAS UES ‘ETFO UID & penBr 59 15 joywn sor! — “WIN (v2djo8 sy K soprepos soy sages causursumona veurprgn 26) unas ¥] of “eden via apuopy ION ‘ON, “ON! — (soraz2w ap anbmrv axaprpuen un w2) OCEWNYAG tana] at ON ipepord soy! (ost sy epurass) ZL LVIG ‘Taydejo como un antiguo legado las palabras de una miisica que ccuran el mal de exi (Una musica musy suave y muy inguientante ¢ oye) ‘Como un sofiador que se rambalea perdido En las tinieblas de un suefio més horrible Que la misma muerte, Duda si abrir los ojos Porque sabe que acepear vivir Es reaunciar a despertacse. Es asi que con el alma ‘Marcada por las penas que me ha deparado la vida Rechazo al Dios que me ha hecho Esta alma como un incendio Que lo libere de crear (Bl soldado se detiente y Hora. Se aye un gran barallo en dos sdtanos de la priién) BERNARDO. - Ya vienen. Dajame besar tus labios tibios, ‘Ances que el fuego, que todo destruye No destruya sus pétalos suaves. Que todo eso que fue Beatriz No termine Como una réfaga de viento. (Beatriz lo abraza, Luego lo mina y lo besa derribindo- 1, Entra Camilo, con Lucrecia, Giacomo y los guardias) CAMILO (secdndose le cara). — Es hora de que esta historia termi- ne, Estoy enfermo de horror. (A Beatriz) 66 Vaniios, confiess. Tus mudos han confesado su culpabilidad. LUCRECIA. ~Beatriz, cuando el pecado estd hecho, es ef mo- mento de pensaren el castigo, y no dejarse desgarrar el cuerpo por tina indtil obstinacién. GIACOMO. ~ Beatriz, el cerebro del complor se ha fugado: Or- sino ha escapade del Pincio, disfrazado de carboneso. Ademis, basta de rortyras. Los culpables no tienen més que pagat. BEATRIZ. — ;Pagar qué? Acepto el crimen pero niego la culpabi- lidad. CAMILO. — He aqui la senrencia y la orden de ejecucidn. Firma. Pero no esperes ni un poco de perdén. BEATRIZ. ~ La crueldad del Papa se junta con la del viejo Cen- sentado mi defensa ante el padre de la CAMILO. ~ :¥ a cu padre le has dado la oportunidad de presen- tar la suya, cuando viniste a degol BERNARDO. ~ Ella lo ha matado para defenderse. LUCRECIA. ~ Hay entonces una ley que ordene a los padres de- vorar aquello que han creado y a los hijos dejarse devorar? CAMILO, — No estoy aquf para discutir una ley natural pero sf eal Papa la confesién firmada de Beatz, cuyo crimen BERNARDO. ~ ;Por quién? CAMILO, ~ Por el Papa. Sin embargo, los abogados no le falta ron. Pero pierda cuidado, aunque la opinién publica esté de su la- do, usted no podra doblegar a aucoridad. 7