You are on page 1of 2

1 4

OBRAS UBICACIÓN EN LA SALA


1 Para observar el mundo a una cierta
distancia, 1995, cable eléctrico y Iuz
negra, 400x400x165 cm

2 Armas de mujer, 2002, cable eléctrico y


2
agujas de plata, múltiple de 25 ud.

3 Como una habitación llena de luz, 1998, 1


cable eléctrico blanco y luz negra,
instalación de dimensiones variables,
vestido: 300x400x165 cm

3
4 Siete palabras acerca de la sexualidad
4
(negro/ocultación, azul/intimidad,
rojo/sublimación, amarillo/calor,
verde/esperanza, cobre/tiempo y
Sala J
blanco/perdón), 1998, cable eléctrico y
luz negra, 250x30x10cm, dimensiones
variables

Curador: Amador Griñó Andrés


Formato digital disponible en la página del CeDIP
Fotos: Florencia Lamadrid. Traducción: Tamara Stuby. Diseño: Andrea Schmidt González. en www.centroculturalrecoleta.org
Coordinación General: Ana Aldaburu. cedip@centroculturalrecoleta.org

FICHAS.#37

MARIBEL DOMENÉCH
LA PIEL DE LOS HIJOS DE GEA

Sala J
Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires
12 de febrero al 2 de marzo de 2008
LA PIEL DE LOS HIJOS DE GEA. MARIBEL DOMÉNECH
Lic. Nicolás Javaloyes. Historia del Arte, UBA

El tiempo es el sentido de la vida (sentido: como se dice el sentido de un curso del también son una metáfora del tiempo. Cada punto, un instante, un “ahora” en el océ-
agua, el sentido de una frase, el sentido de un tejido...), señala Paul Claudel en su ano de instantes que constituyen la vida. Un pasado, lo ya tejido; un presente, la labor
Art Poètique. Sin duda, esa misma intuición guía el trabajo de Maribel Doménech de las agujas (nuestros recuerdos y expectativas) y el futuro, la madeja sin trabajar.
en su serie “Tejer el tiempo”. Sus vestidos/esculturas –sincretismo de su memoria, El tiempo es un tejido, tal como lo concibe Maurice Merleau-Ponty en su
herencia de su padre escultor imaginero y madre tejedora– revelan una larga refle- Fenomenología de la Percepción, en un capítulo que precisamente se inicia bajo la
xión sobre el cuerpo humano que se inicia a principio de los ‘80. advocación del fragmento de Paul Claudel.2
En ese entonces, Maribel desarrolla una poética del espacio cotidiano a partir Maribel Domènech Ibáñez nació en Valencia en 1951, donde vive y trabaja. Es
de una serie de esculturas de carácter objetual. Estas obras exploran las imágenes Licenciada en Bellas Artes –Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia–,
de la intimidad, aquellas que conforman el espacio físico más inmediato: la silla Doctora en Bellas Artes –Universidad. Politécnica de Valencia– y es miembro del
(creada a imagen de la figura humana y sus articulaciones), las cajas y cofres (obje- Grupo de Investigación “Laboratorio de Luz”. Entre sus muestras individuales más
tos de posesión, metáforas del espacio privado) y la ventana (apertura de ese espa- destacadas se encuentran las realizadas en: en el Campus en Tres Dimensiones de
cio íntimo y posibilidad de comunicación). la Universidad Politécnica de Valencia (2006), Pavillion du Parc. Porte de
En un segundo momento de su desarrollo creativo, se produce una síntesis de Versalles. Galería Punto (París, 2000), Espace Brasseurs Art Contemporain (Liège,
estas imágenes lo que da lugar a las ‘caja/casa/cuerpo’, estructuras cubiertas de Belgique, 1998). El Museum Beelden Aan Zee (Scheveningen, Holanda), el Museo
“pieles protectoras” y transparencias que muestran su interior iluminado por una Salvador Allende (Chile), la Fundació BANCAIXA (Valencia) y numerosas coleccio-
luz negra, una luz que alude a la oscuridad de la vida interior y la dificultad de nes particulares nacionales e internacionales poseen su obra.
escrutarla.1 Por otra parte, a Maribel le sorprende los efectos que produce la luz
negra: provoca oxidación en los materiales al igual que el sol oscurece la piel. Es 1
Doménech, Maribel. “Sobre la Dificultad de Utilizar la Tecnología desde el Arte y Cómo Encontrar
decir, la luz introduce el trabajo del tiempo, “los arañazos, la vejez”.
Formas de Solución. Publicado en Doménech, Maribel y Sawyer, Margo: Trato de la Luz con la
En 1994, con “Resumen de una vida”, comienza a tejer “fundas corporales sóli- Materia. Ed. Grupo de Investigación HUM-480 "Constitución e interpretación de la imagen artística"
das”. Son tejidos realizados con cables de electricidad a los que define como “refu- Universidad de Granada. Versión on line: http://www.laboluz.org/base_e.htm
gios para poder sobrevivir, alambradas eléctricas que protegen el espacio privado”, pero 2
Merleau-Ponty, Maurice. Fenomenología de la Percepción. Madrid, Península, 1999.

2 3

THE SKIN OF THE CHILDREN OF GAIA. MARIBEL DOMÉNECH


Lic. Nicolás Javaloyes. Art History, UBA

Time is the meaning of life (meaning: as in the direction of the water’s flow, the meaning of a that which is already knit; a present, the labor of the knitting needles (our memories and expec-
phrase, the nap of a weave…), as Paul Claudel points out in his Art Poètique.1 Without a doubt, tations) and the future, the raw skein.
it is this same intuition that is the impulse behind Maribel Doménech’s work in the “Tejer el Time is a weave, just as Maurice Merleau-Ponty conceived of it in his Phenomenology of
tiempo” (Knit Time) series. Her dress/sculptures –syncretism of her memory, and an inheritance Perception, in a chapter that begins, precisely, with Paul Claudel’s quote as its dedication.3
from her father, a sculptor of religious icons and her mother, a knitter– reveal a lengthy contem- Maribel Domènech Ibáñez was born in Valencia in 1951, where she lives and works. She
plation of the human body that began in the early ‘80s. holds a degree in Fine Art –Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia–, a Doctorate
At that time, Maribel was developing a poetic sense of everyday space through a series of in Fine Art –Universidad Politécnica de Valencia– and is a member of the “Laboratorio de
object-like sculptures. These works explore images of an intimate nature, those that pertain to Luz” research group. Her principal solo shows include: Campus en Tres Dimensiones de la
the most immediate physical space: the chair (created in the image of the jointed human fig- Universidad Politécnica de Valencia (2006), Pavillion du Parc. Porte de Versalles. Galería
ure), boxes and chests (objects of possession, metaphors of private space) and the window (aper- Punto (Paris, 2000), Espace Brasseurs Art Contemporain (Liège, Belgium, 1998). Her works
ture to that private space and the possibility of communication). can be found in the Museum Beelden Aan Zee (Scheveningen, Holland), the Museo Salvador
During a second phase of her creative development, a synthesis of these images takes place Allende (Chile) and the Fundació BANCAIXA (Valencia) in addition to numerous national and
and leads to the ‘box/house/body’ structures, covered with “protective skins” and transparencies international private collections.
that reveal their insides, illuminated by black light, a light that alludes to the darkness of inner
life and the difficulty of its being scrutinized.2 On the other hand, Maribel is surprised by the 1
Translator’s note: the original quote hinges on different definitions of the word “sentido”: “El tiempo es
effects that the black light creates: it provokes the oxidation of the materials in the same man- el sentido de la vida (sentido: como se dice el sentido de un curso del agua, el sentido de una frase, el
ner that the sun darkens the skin. In other words, the light opens the way for time’s labor, “the sentido de un tejido...)”
wear and tear, old age”. 2
Doménech, Maribel. “Sobre la Dificultad de Utilizar la Tecnología desde el Arte y Cómo Encontrar
In 1994, with “Resumen de una vida” (Summary of a Life), she begins to knit “solid body Formas de Solución. Published in Doménech, Maribel and Sawyer, Margo: Trato de la Luz con la
sheathes”. These are made out of knitted electric cables and she defines them as “shelters in Materia. Ed. Grupo de Investigación HUM-480 "Constitución e interpretación de la imagen artística"
order to survive, electric netting that protects private space”, but they are also a metaphor for Universidad de Granada. Online version: http://www.laboluz.org/base_e.htm
time. Each stitch, one instant, is a “now” in the sea of instants that constitute a life. A past,
3
Merleau-Ponty, Maurice. Fenomenología de la Percepción. Madrid, Península, 1999.