You are on page 1of 2
“Ao de i consolidacién econdmica y social del Pet” Lima, 22 de Noviembre del 2010 Seiior MARTIN TANAKA Presente.- Estimado Martin: Leo como es mi costumbre los articulos que publicas en La Republica, y en el altimo de cllos bajo el titulo “Repensando fa Guerra del Pacifico” sostienes algo que me permito aclarar seferido a que el Presidente Prado viajé abandonando cl pais “con autorizacién del Congreso”. Al respecto debo indicarte que Prado abandoné sorpresivamente el pais el 18 de diciembre de 1879, en un acto que fue calificado como una fuga y desercién por el diario El Comercio y otros voceras periodisticos. No habia zarpado el buque Paita (con bandera inglesa) de la rada del Callao en cl que estaba embarcado Prado cuando ta poblacién de Lima y el Callao se enteran y salen a las calles indignadas a protestar. Todos los historiadores que tratan el caso desde un punto de vista intelectual respetable, consideran el viaje como una fuga por inoportuno y clandestino, afirman ademas que ra iniitil, sin provecho para el Peri, teniendo en cuenta que el pais estaba sin crédito exterior porque no tenia como respaldar ni’ un solo préstamo, pues el salitre estaba en manos del enemigo. En referencia a la “autorizacién del Congreso”, es necesario precisar que el decreto de Prado firmado por él mismo en la casa de gobierno el 18 de diciembre de 1879 (el mismo dia del viaje) deca que el presidente estaba autorizado para salir de viaje por la Resolucién Legislativa del 9 de Mayo de 1879, (ocho meses. antes del viaje) alegaba que “asuntos muy importantes y urgentes demandaba su presencia en el extranjero”, sin precisar cuales. Prado desde Guayaquil y luego New York enviaba comunicados explicando su auseneia, pero no regresé a pesar de que ya habia sido destituido. El citado decreto conté con el voto aprobatorio de sus ministros (quizés por ello el error) con excepcién de José Maria Quimper, Y ese decreto hacia referencia indebida a Ja Resolucién Legislativa de ocho meses antes, y que el Congreso aprobé sin mayor debate un mes después de la declaratoria de la guerta de Chile, y lo hizo para que Prado pueda ponerse al frente de nuestros ejércitos en el campo de batalla, autorizdndoles a traspasar Ia frontera de Chile o inclusive Bolivia. En ningin momento se hablé, ni se propuso, ni se aprobé autorizar al Gral. Prado para que en caso de que sea necesario vigjara a EE.UU y Europa a comprar armamento, pues recién empezaba la guerra. Insisto; existen documentos sobre la Resolucién Lepislativa que autorizé a Prado precisando “que si lo juzga necesario, pueda mandar personalmente a la Fuerza Armada y salir del territorio nacional”, algo que no hizo, aunque se mantuvo al frente de nuestros ejércitos en Arica durante algo mas de siete meses. Luego retorné a Lima después del desastre de Angamos, para que a los pocos dias emprendiera el criticado vigje Por todo ello, estimado Martin, creo que No se puede sostener que el Congreso autoriz6 a Prado abandonar el pais dejando ta jefatura del ejército y del Estado en manos del anciano vicepresidente La Puerta en plena guerra del Pacifico. Cordialmente,