You are on page 1of 66

LA INFLUENCIA DE

AFRICA
EN EL ENTORNO EDIFICADO
DE PUERTO RICO

INSTITUTO DE CULTURA
PUERTORRIQUEÑA
ARQ. JORGE ORTIZ COLOM
OFICINA REGIONAL DEL SUR
Conciencia de africanía dentro de
nuestra identidad
• Por mucho tiempo se negó o
menospreció este aspecto de
nuestra identidad.
• Boricuas tales como Arturo A.
Schomburg (San Juan, 1874 –
Nueva York 1936) a principios
de siglo xx establecieron
necesario el investigar las
raíces africanas en América.
Por desgracia, este
investigador tuvo que hacer la
mayor parte de su trabajo
intelectual y reivindicativo en
Estados Unidos.

Schomburg
Conciencia de africanía dentro de
nuestra identidad
• Hacia 1962 el lingüista
aiboniteño Manuel Alvarez
Nazario investigó las raíces
africanas de nuestra habla
con una inestimable
aportación.
• Gracias a muchos artistas y
músicos otras facetas de las
artes temporales y
expresivas han sido también
definidas (bomba, plena,
baquiné), e igualmente lo
africano ha informado
nuestras artes plásticas y
escultóricas.
© Samuel Lind, 2003
Conciencia de africanía dentro de
nuestra identidad
• En 1952 don Ricardo
Alegría documentó las
fiestas de Santiago
Apóstol de Loíza y
estudio el carácter
particular y africano de
sus formas y ceremonias.
• Mas aun no se ha
iniciado una investigación
seria e intensa sobre
cómo lo africano ha
informado nuestra forma
Carnavaleros loiceños en Festival
de crear y vivir la cultura Jueyero de Maunabo, 2003
material.
ORIGEN DE LA POBLACION
AFROPUERTORRIQUEÑA
• Fundamentalmente de un amplio arco a lo largo del Golfo de
Guinea en el África occidental
DESTINO DE LA POBLACION
AFROPUERTORRIQUEÑA
• Mayormente en la costa con la mayor concentración en la costa
cañera del Nordeste y Sureste. La zona al este de San Juan fue
sede de muchos libertos (negros liberados de la esclavitud).
ANTECEDENTES
• Los africanos de la Guinea vivían en diversos tipos de pueblos
y ciudades pero las siguientes características eran las
principales:
1. Ubicación de las casas en esquemas topológicos no
ortogonales, sino definidos por consanguinidad, afinidad y
religión
2. Uso amplio de la madera a menudo de manera altamente
sofisticada, igualmente destrezas en muchos grupos en el
manejo del barro
3. Viviendas mayormente de planta rectangular con todas las
funciones privadas de la familia recogidas dentro de la misma
4. Uso intenso del espacio común (patios, exteriores) como
complemento de la vida familiar – empleo de la casa
mayormente para funciones íntimas.
ANTECEDENTES
Costa de Marfil, zona rural

Diagrama de casas yorubas en Nigeria

El entorno tradicional
del África occidental –
respuesta a
necesidades sociales y
climáticas dictada por
la necesidad y
escasez de recursos
Togo Costa de Marfil
El palacio real de ABOMEY en
Benín – Patrimonio de la
Humanidad hoy – sigue las líneas
de la construcción específica de su
región, solamente variando en
tamaño y alcance. Pabellones
individuales con techo alto,
abiertos al clima y con amplios
espacios entre sí.
Estos niños en Etiopía
demuestran la facilidad
con la cual se aprende el
vernáculo de construcción
tradicional africana, al
hacer su mundo de juegos
como una copia del
mundo real de sus
padres. Se nota
claramente como las
habitaciones son
pabellones separados que
permiten la ventilación
cruzada en este clima
caliente e intenso.
ANTECEDENTES
Ghana
Como contraparte de la ruralía
surgen ciudades como puntos
de intercambio, fuertemente
matizadas por el insumo de
las formas tradicionales
apropiadas para el ambiente
caluroso y húmedo y con
mucha animación callejera

Nigeria

Costa de Marfil
ANTECEDENTES
Africa presenta dentro de los límites de
la necesidad gran diversidad en su
entorno. A la izquierda, el vocabulario
vernáculo del palacio de Abomey
(Benín), abajo, una ciudad dogon de
barro y paja en Mali, y el puerto de
Lamu en Kenia con sus techos de
cuatro aguas que se repiten otra vez en
nuestro Caribe. Las paredes son de
mampostería coralina.
El mundo de la africanía en su tierra y en
el exterior igualmente tiene continua
vitalidad y creación formal aun a
contrapelo de la corriente globalizante.
Arriba izquierda, calle de Gorée
(Senegal), arriba derecha un templo en
Djenné (Mali), abajo casita vernácula en
San Martín (Antillas); ésta similar a
algunas vistas en nuestras costas.
También existe una presencia
influida por la colonización
europea desde el siglo xv y un
urbanismo colonial similar al
visto en la América tropical,
bien adaptado al clima pero
adoptando un vocabulario con
influjos europeos y de la
arquitectura grecorromana. Porto Novo, Benín
(arriba y abajo)

Dakar, Senegal St. Louis, Senegal


ST. LOUIS, SENEGAL MERCADO EN ST. LOUIS, SENEGAL

PORTO NOVO, BENÍN


LAMU, KENIA
LA RUTA DEL ESCLAVO
Desde 1400 hasta 1850 y aun después muchos africanos fueron privados de su
libertad para suplir mano de obra para el mundo colonial europeo en
expansión. La rapacidad y afán de brazos baratos de Europa tuvo su aliado en
la disponibilidad de etnias rivales de jugar con las grandes y pequeñas
potencias que se lucraron de este salvaje mercado.

El castillo danés de Christiansborg y la aldea africana adyacente donde se


albergaban esclavos y los lacayos locales que participaban de este vil negocio.
Hoy aquí queda la moderna ciudad de Accra, capital del país de Ghana.
LA RUTA DEL ESCLAVO
La costa africana tenía ciudades fortificadas que eran puntos de acopio
e intercambio para comprar esclavos entregados por reyezuelos rivales
de la región. Vista de la isla de Gorée en Senegal, una de la más
importantes.
LA RUTA DEL ESCLAVO
Ya en Gorée se ven elementos de la construcción del poder esclavista
como estas escalinatas de “brazos abiertos” también vistas en Puerto
Rico, pero que no estaban “abiertas” para los negros.
LA RUTA DEL ESCLAVO
Estos brazos “abiertos” seguían expresando el poder y “señorío” de
los amos en América. Vista de la hacienda Catalina en Patillas.
LA RUTA DEL ESCLAVO
Ya antes de la dolorosa
travesía los infortunados
se exponían a la vida
regimentada y vil de los
cuarteles. Dos vistas de
cuarteles en Gorée.
LA RUTA DEL ESCLAVO
En América, los esclavos sobrevivientes del viaje eran clasificados, procesados
y subastados a terratenientes, empresarios y entidades de gobierno. Edificio y
casa de contratación de la Real Compañía Danesa de Guinea e Indias
Occidentales en Christianted, Santa Cruz – una de las entidades que coordinó
este comercio de sangre.
EL HABITAT DEL ESCLAVO
Los barracones en las haciendas almacenaban en condiciones
mínimas de supervivencia la mano de obra de los campos y las
familias adineradas. Ejemplo: Boca Chica en Juana Díaz
EL HABITAT DEL ESCLAVO
Otro ejemplo de edificio accesorio - con posibles barracones -
hechos con cierto estilo por la familia Quiñones Vizcarrondo a
principios del siglo XIX en la hacienda Santa Rita de Guánica. Aquí
también había almacenes, caballerizas y hasta una tahona de pan.
EL HABITAT DEL ESCLAVO
En la hacienda La Julia de Hormigueros existía esta estructura
que se informó que también fue cuartel de esclavos, hecha en
maderas del país con techos a dos aguas.
EL HABITAT DEL ESCLAVO
Estas barracas en la Isla de Bonaire son hechas como unidades
individuales pero igualmente eran expresiones de un entorno
opresivo.
EL HABITAT DEL ESCLAVO
Hasta en la muerte los esclavos eran desiguales.

CEMENTERIO AFRICANO DE NUEVA YORK (S.XVII-XVIII)


EL HABITAT DEL ESCLAVO
Una gran fosa común separaba a los negros esclavos de los demás.

norte

(mapa inglés de 1755)

BROADWAY

Actual
Tribunal
Federal

CEMENTERIO AFRICANO DE NUEVA YORK (S.XVII-XVIII)


Trapiche de sangre: la vida cotidiana del esclavo trabajador. La
habilidad del africano en trabajar madera fue esencial para
poder fabricar muchas obras de edificios y de maquinaria
agrícola como estos trapiches. (Grabado francés del siglo xviii)
Tren jamaiquino y casa de purga: modernización del ambiente de
trabajo y aumento de la tasa de explotación de esclavos y peones.
Con el sudor
de los esclavos
otras
instalaciones
agrarias fueron
construidas en
el Caribe. Aquí
se muestran
unos tanques
para preparar
añil, actividad
que se sabe
existió en
Puerto Rico
hacia el siglo
xviii. (Grabado
francés del
libro del padre
Labat)
EL BOHIO AFROINDIGENA
Los bohíos vistos en los campos eran síntesis, en realidad de dos tradiciones
constructivas: los taínos y los africanos. La forma rectangular, el entramado de
pared, el cierre de paredes y techo siguen a menudo antecedentes africanos
más que taínos.

Izquierda: bohío con piso en tierra y pared de pencas;


Derecha, bohío de yaguas y piso en tierra.
EL BOHIO AFROINDIGENA
La experiencia del negro cimarrón y sus patrones
ancestrales con los remanentes indígenas crearon el
típico bohío rural, el cual combinó en singular
mestizaje los ingredientes de las dos culturas
oprimidas.

Del indígena se tomó los materiales


autóctonos, y Africa aportó las
técnicas de enlazado y uniones, la
forma Lrectangular y los techos de dos
y cuatro pendientes. Los cronistas
como Abbad y Lasierra y O’Reilly
notaron sus detalles pero ignoraron
su ascendencia africana.
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
La fábrica de las casas de este pueblo y aun de las de toda la isla
excepto las de la capital, está ideada con consulta de la
necesidad de materiales, temperamento del clima y
circunstancias del país. Son con poca diferencia como las que
tenian los indios naturales de esta isla, de quienes sin duda
aprendieron los Españoles su construcción, persuadidos por la
experiencia ser adecuadas al clima.

Casa en montañas
entre Florida y Utuado,
alrededor de 1981.
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
Constrúyenlas sobre nueve ó más vigas clavadas profundamente
en la tierra en tres filas, sobre ellas colocan otras viguetas para
recibir las tablas que forman el piso; en los cuatro ángulos
levantan cuatro postes de madera de cuatro ó cinco pies de
altura, si las vigas que suben desde la tierra no alcanzan.

Casa de
rescate de
tierras en
Loíza,
alrededor de
1979.
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
Sobre estos postes cruzan cuatro vigas
para enlazarlos, quedando la casa a
dos vertientes, mediante un caballete
que cruza a lo largo de la fábrica,
desde el cual bajan las varas ó cañas
hasta las vigas de la circunferencia
en que descansan; cubren la obra
con hojas de yaguas que aseguran
con buen órden sobre las varas del
techo. El ámbito del piso lo dividen
mediante un tabique de tabla; la una
parte sirve para dormitorio y ésta la
cercan tambien de tabla; la otra
queda para sala que llaman soberado
y dejan sin cercar para que corra
libremente los aires y entre la luz. La
escalera es de palos, la colocan por
la parte de afuera y es tan grosera
como peligrosa a los que no se
ayudan de las manos para subir: la
cocina, o no la tienen o la levantan
sobre cuatro vigas del mismo modo
que la casa, con la cual se comunica.
Toda la fábrica la aseguran con
bejucos, sin que por lo común entre
Bohío cerca de Sabana Grande, 1979 hierro en toda ella.
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
Forman estas casas elevadas sobre vigas por la excesiva
humedad que hay en toda la isla y por libertarse de las
inundaciones que sobrevienen con las crecientes de los ríos en
los meses de la lluvias. No emplean cal, piedra ni aun hierro en
su construcción, afianzando en su misma debilidad la mayor
firmeza cuando ocurren terremotos o huracanes. En los
primeros nada padecen las casas ni sus habitantes por muy
opulentos que sean, porque estando toda la obra asegurada
con bejucos que dan de sí, se inclina con facilidad hácia donde
la mueve el impulso del vaivén sin causar el menor estrago por
no hallar resistencia.

Casa rural en
barrio Piñas junto
al río de la Plata,
Toa Alta (1978)
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
Los huracanes por la misma razón no hacen en ellas grandes efectos,
pues como los vientos hallan curso libre por entre las vigas que las
sostienen, y están abiertas a la mayor parte, apenas encuentran otro
objeto que el techo y suele volar a la primera ráfaga que lo ataca; pero
este y cualquier otro desastre que ocurra lo reparan con facilidad por la
copia de materiales que hay en todas partes y la ninguna arquitectura
que es necesaria para hacerlas o repararlas.

Niño junto a bohío en


lugar desconocido de
Puerto Rico, ca. 1937
DESCRIPCION DE LAS ANTIGUAS CASAS
VERNACULAS, SEGUN IÑIGO ABBAD Y LASIERRA
No todas las casas de la isla son tan reducidas ni groseras: hay algunas
cubiertas de teja, hechas de tablas bien ajustadas y clavadas, con
viviendas y separaciones; pero siempre sobre vigas y bajo el mismo
plan, que forman un pueblo extraño, de un aspecto melancólico, a que
contribuye el estar las casas sin habitantes, porque estos viven
siempre en las haciendas o grangerías y solo van a los pueblos las
festividades en que oyen misa. Concluida ésta, se regresan a sus
haciendas dejando Ios pueblos con sólo el Cura y algún vecino pobre
que no tiene tierras. (...)

Concepto del pueblo de


Coamo hacia 1790.
Maqueta en museo de
Coamo.
El pueblo-batey y asentamiento de fin de semana: muestra de Arecibo
hacia 1823. Dibujo del naturalista francés Auguste Plée.
Casas humildes en la Cantera de Ponce hacia 1900. Pueden verse casas de madera
rectangulares y trasportables y bohíos revestidos de tejamaní en los costados, así
como casitas con balcón. Este era el hábitat de la necesidad para una clase
trabajadora negra y mulata que aportaba a la riqueza de la ciudad.
De la cultura
africana también
proviene un
significado a los
objetos de la
naturaleza, en el
cual
determinados
rasgos tales
como árboles
pueden adquirir
presencia en el
paisaje. Algo de
eso se ve en el
carácter de hito
urbano y
referencial que
ha adquirido la
famosa Ceiba de
Ponce.
Los negros y mulatos fueron
mayoritarios dentro de los
carpinteros, ebanistas y artesanos de
la construcción que nos han dejado
excelsos ejemplos del producto de
sus manos. Muestras de ese
decorado vernáculo: Arriba izquierda,
Ponce; arriba derecha, Guánica,
abajo, Arroyo.
Inclusive las formas mulatas
de nuestra tradición fueron
inspiración para obras
institucionales como la
biblioteca de Ensenada en
Guánica hecha en 1940
(arriba) y la antigua Aduana de
Arroyo (izquierda) levantada
en 1935.
Otro habitar para nuestros trabajadores
humildes eran los intersticios domésticos
expresados en las casas de servidumbre,
miniaturas de las viviendas hegemónicas.
Dos ejemplos (el de arriba doble
compartido entre dos patios) en el batey
de la central Lafayette de Arroyo.
La inefable topología de la espontaneidad
también acompaña a los físicamente idos.
Un típico cementerio presenta complejos
esquemas de agregación de los
“habitantes” y detalles artesanales
vernáculos derivados de una larga
tradición artesanal. La africanía de
nuestros pueblos de fallecidos amerita
mayor estudio.
Cubierta del techo tejida cuidadosamente Casa rectangular, techo Almacenaje de
piramidal alto frutos en el techo
Guineos y otras frutas
de origen africano

Veranda (balcón)
tipo galería exterior ESPACIO COMÚN MULTIFUNCIONAL

Cuadro EL
VELORIO de
Francisco
Oller

Construcción en madera dura Baquiné (backinny) velorio de niño,


con piezas rollizas celebrado festiva y espontáneamente
Cohabitación con animales
CONSTRUCCIÓN AGLUTINATIVA
DE MÓDULOS RECTANGULARES

TECHOS EN ARMADURAS
DE DOS O CUATRO AGUAS

PISO A POCA
ELEVACION
DE TIERRA

PATIO /
BATEY EN
TIERRA

COCINA EN INTERIOR
Cuadro PAISAJE CON BOHIO HUECOS PERFORADOS
de Ramón Frade León PARA PUERTAS Y VENTANAS
EL BOHIO AFROINDIGENA

Vista del interior de un bohío mostrando su estructura interior, envoltura sencilla de


tablas, relativa escasez de implementos domésticos y la oscuridad del interior.
EL BOHIO AFROINDIGENA
Los bohíos del Caribe y África tienen aspecto similar a los nuestros, pero en
algunos casos el uso del embarrado en paredes es más común (generalmente
no se veía en Puerto Rico).

Izquierda: bohío con piso en tierra, pared de embarrado y techo de restos


de caña de azúcar (Isla de Antigua,Antillas); derecha, bohío de embarrado
y piso en tierra (Costa de Marfil, África).
EL BOHIO AFROINDIGENA

Izquierda: casa de campo con construcción de


paredes rellenas con varetas para embarrado al
estilo africano – isla de Mari Galante cerca de
Guadalupe (Antillas); derecha, bohíos (residencia
y cocina) en sector antes llamado “Pequeña
África”, Piñones, Loíza, P.R. (foto histórica 1946)
EL BOHIO AFROINDIGENA
Izquierda: rejillas en casa tradicional en
Costa de Marfil, hechas en ladrillos
secados al aire. Abajo: bohíos de
Curazao (ca. 1960) mostrando uso de
barro en las paredes.

Enrejillado en base de la
Hacienda Concordia en Arroyo
HABITAT DE LOS ESTANCIEROS

Sin dudas, la calidad del trabajo de madera influyó sobre la clase de obra hecha en el
vernáculo del siglo xviii. Un ejemplo elocuente es esta antigua casa de estanciero en
San Germán con planta cuadrada, zocos y techo piramidal. Indudablemente la calidad
de los artesanos africanos permitió el desarrollo y continuidad de estas técnicas.
HABITAT DE LOS
ESTANCIEROS

La alta calidad de trabajo en


madera en la casa de
estanciero se revelaba en
las complejas uniones del
techo. Muchos de los
carpinteros de la época
española en Puerto Rico
eran artesanos
afropuertorriqueños.
LA CIUDAD AFROANTILLANA
África tuvo su influencia en la configuración de arquitectura de las ciudades y
pueblos antillanos, tanto en Puerto Rico como en otras ciudades. Aunque las
redes viales fueran planteadas por criterios europeos, el contenido arquitectónico
tiene clara influencia de las lecciones climáticas presentadas por África.

Arriba izquierda: calle de Bridgetown


(Isla de Barbados); arriba e izquierda:
casas en Arroyo mostrando plantas
rectangulares, verandas y clara
influencia de las Pequeñas Antillas con
la sublimación de formas africanas
como techos altos
LA CIUDAD AFROANTILLANA

Arriba izquierda: calle de Guánica;


arriba: casas en Arroyo mostrando
plantas rectangulares, verandas y clara
influencia de las Pequeñas Antillas con
la sublimación de formas africanas
como techos altos; izquierda: casa en
Cayey que muestra como esta
influencia trepó las montañas con las
rutas de comercio e intercambio
LA CIUDAD AFROANTILLANA

Tres escenas de Loíza: arriba


izquierda, casa de finca incorporando
techo piramidal, arriba Iglesia de San
Patricio hecha de mampostería y
aprovechando las destrezas de
trabajadores africanos en el barro;
izquierda tienda en Medianía Alta
también con techo piramidal y veranda
– galería.
LA CIUDAD AFROANTILLANA

Arriba, muestra de una casa


urbana en Paramaribo
(Surinam) y una cita tomada
de la revista Patrimonio
Mundial; a la izquierda el
antiguo puerto de Falmouth
en Jamaica en donde
cohabitaban peón y maestro,
esclavo y amo mientras la
riqueza del azúcar fluía por
sus calles.
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO

ÁFRICA pervive de formas sutiles en nuestro


entorno moderno: por un lado subsisten los
enclaves organizados por relaciones de afinidad
alrededor de bateyes y por otro existe una
estética del crecimiento y evolución continuos
manifestada en una continua expresión de
inacabamiento y cambio formales. Izquierda: La
Rosada o La Jagua, Salinas; derecha: calle del
pueblo de Loíza
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO

Arriba izquierda, casita vernácula


proletaria de clara inspiración
antillana, adyacente a la calle y
techo cuatro aguas, en Maunabo.
Arriba, batey de La Jagua en
Salinas
Izquierda, cromatismo primario en
Medianía Alta, Loíza
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO

Arriba izquierda, vernacularización


de formas sacras en la torre de la
famosa Iglesia de Santiago Apóstol
en Medianía Alta, Loíza
Arriba, casa con galerías y detalles
geométricos vernáculos en Dewey
(Culebra)
Izquierda, batey de casa fungiendo
como sala – Jagua, Salinas
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO

Arriba izquierda, casa con techo de


cuatro aguas derivado de formas
africanas y planta rectangular,
Dewey, Isla de Culebra
Arriba, crecimiento aglutinativo para
negocios y residencias en Medianía
Alta, Loíza
Izquierda, arenal con agrupación de
casas al fondo – Medianía Alta,
Loíza
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO

Arriba izquierda, casita vernácula


de las Antillas de elegante
proporción y fuerte sentido de color
Arriba, casas con galería y techos
en armadura o piramidales altos,
Soufrière, St. Lucía, Antillas
Izquierda, negocio en poblado de
Ghana (África). Nótese el gráfico de
pilón y maceta hacia la izquierda –
haciendo fufú (mofongo).
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO
INFLUENCIAS HISTORICAS Y ACTUALES DE LO AFRICANO EN NUESTRO
ENTORNO Y SENSIBILIDAD ANTE LA CONSTRUIDO:
•Tendencia a la agrupación topológica de los objetos más que a una rigurosa
geometría
•Capacidad técnica para trabajar madera y otros materiales vegetales con gran
atención al detalle
•Igualmente capacidad para trabajar el barro y por ende ladrillo y mampostería,
por encima de la piedra favorecida por los constructores españoles y europeos
•Introducción de elementos característicos como los techos empinados y el uso
de amplias galerías exteriores
•Uso del detalle geométrico sencillo y del color como elementos para dar riqueza
y complejidad a su arquitectura
•Uso del volumen rectangular sencillo y aglutinado para definir espacio interior
•Importancia del exterior como complemento del entorno interior, tanto a nivel de
la casa como de la comunidad y ciudad
•Incorporación de elementos del paisaje como árboles, cursos de agua y objetos
minerales a la vivencia del entorno, espacialmente integrados a la vivencia
cotidiana y no como “monumentos” aislados de la misma
AFRICA EN NUESTRO ENTORNO COTIDIANO
Más influencias:
La importancia de lo icónico especialmente en el interior del ámbito doméstico
El sentido de proporción como norte para modelar el espacio más que el uso de
detalles
El uso del arte como medio de expresión y orientación complementaria en el
entorno

Salinas, la Jagua Ponce, calle Molina


RESUMIENDO
ÁFRICA trae una pervivencia mucho más intensa sobre nuestra
cultura que lo que tradicionalmente se quiere admitir. Nuestro
ambiente urbano y construido es ante todo un ambiente mulato,
que expresa culturalmente la mezcla euroafricana en una síntesis
única.
En las paredes del batey
Columbia de Maunabo se
hermanan la piedra de la
tradición europea y el
barro de la africanía...

Admitamos esa presencia. Hagamos que nuestro ambiente y


arquitectura expresen esa riqueza cultural no tratando de blanquear
la existencia de ese espíritu en nuestro entorno. África puede
enseñarnos mucho en cuanto a definirnos como pueblo.
RESUMIENDO
U NG U ER A
A Y SA ND
ES MU L AT
I TE CTUR A
TRA AR Q U
NUES

Por ahora llegamos al fin, pero esto sigue...