You are on page 1of 23

ESPIRAL ROJINEGRA 5

Número 5 Otoño de 2.001

LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA


EDITORIAL
EL NACIONAL-SINDICALISMO
NARCISO PERALES, DOCTOR, EN MEDICINA Y
NACIONAL-SINDICALISMO
Nacional-Sindicalismo en Granada (1933-1936)
LOS GALLOS DE MARZO
"BLAU DIVISIÓN"
JOSÉ ANTONIO, EPÍLOGO EN EL VALLE DE LOS
CAIDOS

LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA:

¿Por qué tanta gente odia a los Estados Unidos?. Aparte del nada disimulado apoyo a gente tan
poco recomendable, como Sadam Husein, Mobutu, Ceaucescu, Marcos el filipino, Duvalier el
terrible, Somoza, Trujillo, Suharto; Pinochet. o Noriega, entes son los grandes éxitos de la politice
exterior norteamericana Afganistán. Apoyo logístico, político y armado a grupos rebeldes, entre
los que se encontraba Osama Beein Laden, en su lucha contra el imperio soviético. entina Apoyo
a las dictaduras militares a través de un operativo de represión conocido como Plan Cóndor. Fue
puesto en práctica por las dictaduras de Argentina. Chile, Uruguay, Paraguay, Brasil y Bolivia.
Bangladesh: Apoyo al general Yahya Khan, quien dió golpe de Estado y propició una matanza de
dos millones de personas. Barbados Los agentes de la CIA Orlando Bosch y Luis Posada
organizaron un atentado contra un avión cubano. Murieron 73 personas. Bolivia: Entrenamiento
del ejército boliviano en contra de las guerrillas comandadas por el Che Guevara. Brasil Apoyó y
financió en 1964 un golpe de Estado contra el presidente Joao Goulart luego de que este decidió
limitar las ganancias de empresas transnacionales. Chile: A raíz del triunfo del socialista Salvador
Allende, el gobierno de Nixon destinó 10 millones de dólares para desestabilizar al nuevo
gobierno. La CIA organizó y financió un golpe de estado, que permitió la subida al poder de
Pinochet. Chipre: Apoyó el asesinato del presidente Makarios que provocó la invasión turca a la
isla. El Salvador: Financió grupos paramilitares de 1980 a 1982. La guerra salvadoreña dejó 75
mil muertos. Europa: Intervino en 1917 en el fin de la I Guerra Mundial. Europa quedó endeudada
en 18.000 millones de dólares con EEUU. Granada: tropas de EEUU la invadieron luego de un
golpe de Estado contra el régimen de Maurice Bishop. Guatemala: Financió un golpe de Estado
para derrocar a Jacobo Arbenz después de que este nacionalizó tierras de la United Fruit.
Doscientos mil indígenas exterminados por militares financiados por EEUU. Haití: Invasión en
1994. Indonesia Apoyó el régimen del dictador Suharto cuando subió al poder en 1965 a pesar de
masacrar a medio millón de personas. Suharto sometió brutalmente a Timor Oriental en 1975 y
exterminó un tercio de la población. Irak: Guerra del Golfo en 1991. Los bombardeos siguen
produciéndose hoy 130.000 iraquíes muertos, 18.000 en Bagdad. Janón: Durante la II Guerra
Mundial aviones estaunidenses lanzaron dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki,
causando miles de muertos a resultas del bombardeo y de las posteriores secuelas, en la
población civil. Líbano: Invasión en 1982. Nicaragua, Sudán, Vietnam, ........... Cristianos y
Musulmanes. Blancos, Negros y Amarillos.
En fin, a la pregunta ¿por qué se odia a los Estados Unidos? no es tan descabellado hallar una
respuesta comprensible.
< Los que vienen detrás tienen ya ganado el aprendizaje de los errores. Otros brazos con golpes
más simples y fuertes seguirán la tarea. Al final, acaso en un final no previsto en los instantes de
la crítica precursora, los que lleguen tendrán un recuerdo de gratitud para los que, si no vieron del
todo la verdad o no tuvieron fuerzas para entronizarla, al menos destruyeron a cuchilladas
muchos espantapájaros armados con mentiras. >

Número 5
Otoño de 2.001

Edita:
Círculo Narciso Perales

Dirección Postal:
Apartado de Correos 11.057
18080 Granada

EDITORIAL

Por todos es conocida ya la sentencia de un juzgado de Madrid, que otorga las siglas Falange
Española de las JONS al grupo de Diego Márquez Horrillo. Sin entrar a valorar los términos de la
misma, ni las consecuencias derivadas desde su notificación a las partes, queremos dejar clara
nuestra posición.

Salvando las distancias históricas, que evidentemente han cambiado, constatamos que la historia
puede volver a repetirse. En 1.976, cuatro grupos falangistas, los "hedillistas", los "históricos", los
Círculos y el FES, suscriben un pacto, llamado de "matute", por el que se comprometen, a que el
grupo al que el gobierno concediera las siglas históricas, por todos reclamadas al legalizar los
partidos políticos, convocaría un congreso de Unidad, abierto a todos los falangistas sin
distinciones. Las siglas son concedidas al Frente Nacional Español, de Raimundo Fernández-
Cuesta y el congreso, por culpa de todos, va al cajón del olvido. Lo que siguió es de todos
conocido, pues las consecuencias perduran, en un principio esperanza, seguido de perplejidad,
para pasar a las rencillas, trasvase de militantes entre grupos, escisiones y desilusión, que lleva al
abandono paulatino del grueso de la militancia.

Diego Márquez, tiene la oportunidad histórica, dada la coyuntura que se presenta, de refundar la
Falange, de poner la Organización al servicio de todos los falangistas, pero para ello, deberá,
junto a los dirigentes de FE/La Falange y FE(¡), limar asperezas y juntos darse un baño de
humildad.

Si para algo debería servir, fundamentalmente, la Plataforma para la celebración del Centenario
del nacimiento de José Antonio, es para que su Obra, la Falange, salga fortalecida, renovada y
relanzada.

Que los prohombres que están al frente de la misma, algunos respetados por todos los
falangistas, hagan algo en ese sentido, es nuestro deseo, nuestra esperanza, nuestra llamada,
nuestro reto y nuestro grito de desesperación.
Afirmamos que la sociedad que propugnamos solo podrá ser alcanzada mediante la Revolución
Nacional-Sindicalista. Revolución continua y permanente hasta que se produzca la liberación
del Hombre, sujeto y fin del proceso Revolucionario.

Afirmamos que los dos grandes instrumentos Revolucionarios mediante los cuales han de ser
devueltos a los Hombres su Libertad, son la Revolución Cultural y la Revolución Sindicalista. La
primera devolverá al Hombre su Dignidad e Integridad Espiritual, y la segunda transformará las
estructuras que le oprimen.

El Nacional-Sindicalismo

EL NACIONAL-SINDICALISMO

En un mundo occidental que tiende ¿por propia descomposición del sistema capitalista?, hacia la
socialización, con bases de justicia, libertad y equidad, el Nacional-Sindicalismo queda emplazado
como solución original Española, como "una manera de entender la vida", una ideología con
bases firmes, desarrollable, y unas posturas de clara visión de futuro.

Qué formas vaya a adoptar el Nacional-Sindicalismo ante el futuro es la tarea a la que deberán
entregarse algunos pensadores.

Su actualización y desarrollo debe quedar plasmado en algo real y duradero. Entretanto, voces
Nacional-Sindicalistas se elevan en nuestra sociedad coincidiendo en la aspiración de garantizar
un futuro en el que una ideología Española, para el pueblo Español, alcance su concreción sin
diluirse en promesas ni disimulos.

Desde elementales definiciones de antiguos libros de texto de "Formación del Espíritu Nacional",
muchas veces muy discutibles sino erradas, hasta intervenciones oratorias de altos personajes de
la política Española, el Nacional-Sindicalismo, ha llegado a definirse de mil y una disparatada
manera, quedando desfigurado ante la inmensa mayoría del pueblo Español. Unos lo imaginan
como la doctrina oficial del antiguo régimen, otros, como conjunto de anécdotas, más o menos
patrióticas, de hechos históricos; algunos, como colección de símbolos y uniformes, herencia de
otras épocas....

Muy pocos han hecho lo posible para aclarar cuál es la verdadera doctrina falangista, ya sea por
malsano interés o por total desconocimiento del tema. La cuestión es que, a estas alturas,
constituye un tema poco menos que "tabú" en la sociedad actual Española.

Por nuestra parte vamos a tratar de hacer un compendio sobre lo que es en realidad el Nacional-
Sindicalismo, su carácter elemental es una invitación a interesarse sobre el tema a través de la
bibliografía, escasa por cierto, que pueda existir al alcance del estudioso.

La tarea de concretar todos los principios Nacional-Sindicalistas en unas pocas líneas, siempre
deja la duda de si se habrán alcanzado los objetivos propuestos. A tu discreción dejamos la
respuesta.

Lo realmente interesante será constatar cómo una doctrina, cuyos principios nacieron de un
pequeño grupo de jóvenes unidos en torno a una modesta publicación "La Conquista del Estado",
llegó a arraigar verdaderamente en un amplio sector estudiantil y obrero, llegando hasta nuestros
días con una completa vigencia en todos los órdenes. La realidad es que el Nacional-Sindicalismo
se basa en el simple hecho de lograr que una Nación se encuentre y se conozca a sí misma, y por
ese camino logre regenerarse de un salto.

España debe ensayar este encuentro consigo misma y ahí está una doctrina política que se
ofrece, no como panacea, sino como guía.

Creemos que estas líneas que siguen serán interesantes no sólo para los afines, sino para los
discrepantes, pero sobre todo, para "los que sin conocernos persisten en juzgarnos".

¿QUÉ ES EL NACIONAL-SINDICALISMO?

Someramente podríamos decir que el Nacional-Sindicalismo es la corriente ideológica Española


que une, de forma coherente e indisoluble, el sentido Nacional Español, lo que podríamos llamar
"valores espirituales", con la necesidad de un sentido revolucionario en el orden social,
constituyendo así las bases de una auténtica Revolución Española.

Si vemos que, tradicionalmente, la derecha Española presenta una defensa de los valores
religiosos y patrióticos, observaremos que acostumbra a menospreciar los sociales o los
económicos, que se constituyen de esta guisa en bandera de la izquierda. El Nacional-
Sindicalismo pretende unir estas dos ideas, la Patria y la Justicia Social, Espíritu y necesidades
materiales, constituyendo un todo doctrinal.

¿CÓMO SE CONSTITUYÓ REALMENTE?

Nace aproximadamente en 1.931, aunque, sin llamarse Nacional-Sindicalismo propiamente,


arranca de inquietudes juveniles de algunos años atrás. Cristaliza en dos organizaciones pioneras
que, paralelamente, desarrollarán una acción en dos sectores diversos: el laboral y el campesino.

Un grupo de universitarios y obreros se agrupa alrededor de un joven, Licenciado en Filosofía y


Letras y Ciencias Exactas, Ramiro Ledesma Ramos, y editan una pequeña publicación "La
Conquista del Estado", en Madrid. Al mismo tiempo, otro pequeño grupo constituye en Valladolid
las "Juntas Castellanas de Actuación Hispánica". El acuerdo de los dos grupos integrará las
"Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista" (JONS), en 1.932, cuyo Jefe será Ramiro Ledesma.

En 1.933, José Antonio Primo de Rivera aglutinará en torno suyo a otro grupo que pasará a
constituir una entidad denominada "Falange Española" (FE). En 1.934 se fusionarán, dando lugar
a "FALANGE ESPAÑOLA DE LAS JUNTAS DE OFENSIVA NACIONAL-SINDICALISTA". Como
doctrina inicial preconizará una "nacionalización de las masas obreras", adoptando el Sindicalismo
Revolucionario frente a las tendencias Marxistas y Capitalista. Primo de Rivera dará verdadera
cohesión doctrinal al incipiente movimiento, desplazando de la organización a elementos
derechistas cuyos intereses eran distintos a los revolucionarios de la Falange. Apenas sin medios
económicos, se crearán diversos sindicatos, entre ellos el universitario, desarrollando así una
acción profesional, paralela a la política. Falange Española sufrirá durante su corta vida
persecuciones por parte de la derecha y de la izquierda del Frente Popular, que detendrá a sus
Jefes, hasta lograr su completa clandestinidad. Estallada la guerra, los falangistas se sumarán en
el lado "nacional" aportando la esperanza de una Revolución Nacional-Sindicalista terminada la
contienda. En 1.937, el Jefe Nacional, Manuel Hedilla Larrey, se opone al Decreto de Unificación,
por el cual se creaba una nueva entidad denominada FET y de las JONS, que agrupaba a todas
las fuerzas políticas participantes en la zona nacional, y es condenado a muerte por el delito de
rebelión. A partir de este año deja de existir jurídicamente FE de las JONS.

¿ De donde viene el Nacional-Sindicalismo?


Los primeros Nacional-Sindicalistas, se definían como "nietos del 98", queriendo encontrar en esa
Generación literaria y política el secreto de la redención de España por caminos originales.
Podemos decir que el Nacional-Sindicalismo será la culminación del "amor crítico a España", de
Larra, Ganivet, Costa.... hasta desembocar en el "dolor de España" de Miguel de Unamuno.

Los pioneros del Nacional-Sindicalismo pertenecen cronológicamente a las generaciones que se


han venido en llamar del 27 y del 32, y, como es lógico, la influencia de Ortega planea sobre ellos.

El filósofo José Ortega y Gasset, maestro de Ledesma y José Antonio, ejercerá una gran
influencia sobre la naciente doctrina Nacional-Sindicalista. Su "España invertebrada" puede llegar
a considerarse como catecismo político para esta generación inicial de la Falange.

En el orden social y político no son extrañas las influencias de O.Spengler, Mussolini y Marx. Así,
no es de extrañar que José Antonio coincida en la crítica de Marx al Sistema Capitalista,
disintiendo en cuanto a las soluciones marxistas. Los sindicalistas, Sorel, R.Owen, etc., dejan
sobre él, toda la teoría de la lucha obrera. No es extraño, ya que la tradición española social es
sindicalista más que socialista.

Se puede comprobar advirtiendo que el pensamiento joseantoniano evoluciona progresivamente


de un estatalismo, de influencia italiana, a una tendencia de autogestión sindical; son sintomáticas
las conversaciones con elementos de la C.N.T., reducto español del sindicalismo revolucionario,
bajo la influencia política del anarquismo, y más concretamente con el líder Ángel Pestaña, de los
llamados "treintistas", creador el Partido Sindicalista Independiente.

Estas dos corrientes, sindicalismo de autogestión o socialismo sindicalista, se advierten en la


actualidad entre algunos sectores Nacional-Sindicalistas; los elementos de la juventud falangista
se inclinan por la primera alternativa, aunque ni unos ni otros pueden ser considerados
honestamente fuera de la más ortodoxa concepción joseantoniana de la economía nacional.

¿Es una filosofía el Nacional-Sindicalismo?

Antes que una mera doctrina política el Nacional-Sindicalismo se constituye, al igual que el
marxismo o el fascismo, en una auténtica filosofía política, en el doble sentido de construcción
intelectual arrancando de los fundamentos y "manera de ser"; es decir, ante todo, la filosofía como
"guía de conducta", como una serie de improntas vitales que debe poseer el auténtico falangista y
que constituyen su "estilo".

Esta moral y estilo se transluce en lo que se podría llamar una "moral nacional", edificando un
hombre distinto, que tenga el trabajo como medio de dignificación social; un hombre, al cual la
cultura ha hecho verdaderamente libre, y que se siente solidario con sus semejantes.

Sin esta "manera de pensar de ser", carece de justificación toda construcción política o
económica.

Toda la filosofía Nacional-Sindicalista queda encerrada en los principios que se detallan en los
apartados siguientes, que constituyen el origen, fundamento y desarrollo práctico del Nacional-
Sindicalismo.

¿En qué consiste el sentido "revolucionario" de la política en el Nacional-Sindicalismo?

Las grandes revoluciones contemporáneas han representado cambios gigantescos de mentalidad


y de costumbres; precisamente por ello se han constituido en "revoluciones", no en simples
cambios de gobierno o de estructuras. Una "revolución" no es el hecho violento de las masas en
la calle. Precisamente una Revolución significa la alteración de un sistema de cosas que se han
hecho anticuadas o que son injustas, y su sustitución por un orden más justo.

Las dos revoluciones contemporáneas "burguesa" y "proletaria", liberal y marxista, encierran en sí


el valor de representar dos maneras de pensar y de ser completamente distintas, ya que parten
de distintas bases y, por tanto, articulan la sociedad de distinta manera.

El Nacional-Sindicalismo, nacido como superación española de ambas, a las que reputa de


"clasistas" y, por consiguiente, de incompletas, representa también un cambio de mentalidad tan
grande que pueda ser el paso de la sociedad utilitarista y materialista del Capitalismo a una
sociedad sindicalista y trascendental: Espiritualismo frente a Materialismo. Por muy idénticas
razones el Nacional-Sindicalismo hace la crítica del Materialismo Histórico y Dialéctico de Marx.

Si bajo el democratismo burgués se vive bajo la atmósfera de la política de los profesionales y con
el comunismo bajo la política del Partido, el Nacional-Sindicalismo propone la política del trabajo y
de la función humana, o dicho de otra forma: en el trabajo y en la vida como fundamentos de una
política nacional e internacional.

La arquitectura del Estado Nacional-Sindicalista se basaría en lo vivencial, familia, municipio, y en


lo profesional, sindicato, gremio, corporación. Así, el fundamento de la democracia Nacional-
Sindicalista estaría, de una forma básica y real, en aquellos grupos naturales de convivencia y de
función social, familia, municipio, comarca, región, sindicato, etc., siendo cualquier otra forma
representativa meramente complementaria, a modo de cauce de opinión política o de control.

De esta forma, la identificación Individuo-Estado se produce por una identidad de fines; el Estado
está al servicio del ciudadano, ya que está integrado por los órganos de convivencia real del
hombre, en donde pueden plantearse sus necesidades y aspiraciones.

¿Cómo considera al hombre el Nacional-Sindicalismo?

El hombre constituye el centro del Nacional-Sindicalismo, que se constituye así en Humanismo.


Frente a la consideración individualista del Liberalismo y el colectivismo marxista, el Nacional-
Sindicalismo propugna la postura personalista; es decir, el hombre "en relación con los demás
hombres", armonizando así su esfera individual y social.

Este hombre, según la base cristiana, tiene como características inalienables la dignidad y la
libertad, ya que no es una mera construcción biológica, sino un ser trascendente.

A partir de esta consideración personalista se articulan los cimientos de la doctrina Nacional-


Sindicalista.

¿ Y el pretendido "problema religioso" ?

Ningún hombre, en su esfera individual o social, puede prescindir de las preguntas eternas sobre
su origen, y su fin, en una palabra, sobre su trascendencia. El Nacional-Sindicalismo parte de la
consideración cristiana del hombre, como ya se ha dicho, como ser compuesto de alma y cuerpo,
de donde se derivan las características de dignidad y libertad.

Sin embargo, no se constituye en ideología confesional, en cuanto que, por su carácter político,
no debe penetrar en ese nivel íntimo que constituye la religiosidad del hombre. Esta separación
de religión y política se ha manifestado desde los orígenes de la Falange, pudiendo decir que se
adelantó a los acuerdos sobre el tema del Concilio Vaticano II. Ni el Estado tiene que inmiscuirse
en asuntos que no son de su incumbencia, ni la Iglesia puede interferir en decisiones políticas que
caen bajo la esfera temporal del Estado. Todo lo más, ya que ambas sociedades tienen un sujeto
común en el hombre, ciudadano y creyente, deben pactarse sus áreas de influencia para evitar
precisamente las intromisiones.

El papel de la Cultura y la Educación

Sólo puede ser verdaderamente libre una sociedad culta. El Nacional-Sindicalismo nació en las
aulas universitarias y sus textos destacan el papel primordial de la cultura en toda sociedad. Pero
la Enseñanza no debe limitarse a expender títulos, sino que sus organismos deben ser órganos
vivos de formación total. La Universidad debe ser un verdadero "ayuntamiento de profesores y
alumnos" en un régimen de cogestión.

Todo hombre, por el hecho de serlo, tiene derecho a recibir una educación, sin más límite que su
propia capacidad personal; a estos efectos, creemos que sólo el Estado y sus órganos
educacionales pueden ofrecer una verdadera igualdad de oportunidades, dentro del respeto a la
libertad individual y familiar.

¿Qué es la Patria?

La concepción orteguiana de la Patria como "proyecto sugestivo de vida en común", es tomada en


su integridad por el Nacional-Sindicalismo. José Antonio la convierte en "unidad de destino en lo
Universal". Una Patria no se justifica por tener unas mismas características raciales, lingüísticas,
ni siquiera culturales, sino por tener una misión en común que una pueblos diversos, en una vasta
tarea de integración.

Por ello es preciso distinguir entre "nacionalismo" y "patriotismo". El Nacional-Sindicalismo no es


"nacionalista", ya que no fija sus aspiraciones nacionales de unidad en lo nativo, lo espontáneo, lo
natural, sino en lo intelectual, lo histórico, lo difícil de aceptar en sus comienzos, lo fuerte y lo
duradero (Patria="Pater", padre). El "nacionalismo", movimiento romántico que tiende a
encerrarse dentro de las fronteras, sobre valorando lo propio y despreciando lo ajeno, deja paso
al verdadero patriotismo, que es tanto como decir Universalidad, "empresa junto a otros". Si el
nacionalismo es el individualismo de las naciones, el patriotismo es la tarea común con o frente a
otras naciones.

En este sentido, España tiende a proyectarse hacia sus propias áreas de universalidad: como
parte de Europa, "patria de las Patrias", integrada por cultura y civilización. No se puede
considerar seriamente los Pirineos como frontera-obstáculo para una integración española en el
mundo moderno europeo, al que el Nacional-Sindicalismo, a través de sus hombres, siempre ha
considerado como algo más que una mera relación financiera.

Y como parte de la Hispanidad, del mundo sudamericano que está despertando, España puede
ejercer un papel, "destino", en el mundo moderno, como enlace decisivo entre la vieja Europa y la
joven América.

Esta concepción amplia del Patriotismo está sustentada en el interior por la diversidad regional, y
aún comarcal, española, a la que debe darse todo su valor. Centralismo no es equivalente a
unidad, y España es varia y plural, no uniforme.

¿En qué consiste el Sindicalismo Nacional?

La herencia del Sindicalismo tradicional español, incluso en su vertiente anarquista, se hace


patente en la visión económica y social del Nacional-Sindicalismo; en síntesis podemos decir que
éste no es más que la nacionalización del Sindicalismo, y si éste se puede dividir en
"reivindicativo", que aspira a obtener ventajas dentro del sistema, y el "revolucionario", que
pretende sustituirlo por otro más justo, el Nacional-Sindicalismo nacionaliza fundamentalmente el
segundo.

Asimismo un Sindicalismo no es revolucionario en cuanto a sus estructuras, sino, ante todo, en


cuanto a sus principios; la estructura puede variar según lo aconsejen las circunstancias, mientras
que los principios sustentan toda la arquitectura social de la Nación.

El Nacional-Sindicalismo mantiene los siguientes principios, a modo de fundamentos de


transformación social y de creación de una sociedad sindicalista:

-Relaciones entre capital y trabajo; el Capital es un mero instrumento al servicio de la producción,


que recibe su interés, pero no participa ni en la propiedad ni en la gestión.

-El trabajo es el factor esencial de la producción, entendiendo por tal el esfuerzo del hombre para
transformar las cosas, ya sea mediante el "manual" o el "intelectual". El denominador común de
"productor" adquiere su verdadera dimensión, al agrupar a todos los que de verdad participan con
su esfuerzo, no meramente con su aportación de Capital, en el proceso productivo.

-La propiedad de los medios de producción viene conferida por el trabajo, no por el capital. El
Nacional-Sindicalismo confiere la propiedad de tales medios no al Estado, socialismo estatal, ni a
la iniciativa del aportador de capital, Capitalismo, sino al trabajador.

-El concepto de "propiedad", como "proyección del hombre sobre las cosas", es cambiante en su
alcance y limitaciones a través de las épocas. El Nacional-Sindicalismo lo limita en cuanto a su
"función social". Es decir, no es un derecho absoluto, sino limitado intrínsecamente a esta función
social.

-Respetando y protegiendo así la verdadera propiedad privada, con esta limitación social, se
propugnan además las formas de propiedad comunitaria, estatal, sindical, familiar, comunal, etc.

-La empresa adopta la forma de Empresa Sindicalista, en la que todos los que trabajan en ella,
director o alto técnico, técnico medio y obrero, participan en la propiedad y en la gestión: es por
tanto la autogestión de la empresa, sin intervención del capitalista ni del Estado, la que formaría
empresas, verdaderas células socio-económicas, resolviéndose en su interior todos los problemas
en el Sindicato de Empresa, integrado por representantes de todos los que trabajan en ella. La
plusvalía de la producción es asignada al trabajo, mediante este Sindicato de Empresa.

-Las empresas se agrupan por ramas de producción integrando los verdaderos Sindicatos
Verticales, que son los pilares sociales y económicos del Estado Nacional-Sindicalista. Son
órganos del Estado, pero no se trata de que sean "sindicatos gubernamentales", "políticos" o
"estatales", sino de que el Estado es Sindicalista. (Se puede comprobar así como la antigua
Organización Sindical, del antiguo régimen, no fue nunca un auténtico "Sindicato Vertical", aunque
así se le denominara antaño, ya que se estructuró sin alterar las bases injustas de una Sociedad
capitalista).

¿Quién y cómo se aporta el Capital?

Aparte de las inversiones personales, que no dan derecho, como se ha indicado, a la propiedad ni
a la gestión, debería ser un sistema bancario el principal financiador del proceso productivo.

Pero vemos que el baluarte más sólido del Capitalismo es la Banca privada, que llega a dominar
toda la producción de una país, especulando con un dinero que es de todos los ciudadanos. La
solución es, pues, socializar el sistema bancario; pero ¿a qué nivel debe realizarse esta
socialización o nacionalización?

Parece que lo más adecuado, si la arquitectura es fundamentalmente sindicalista, es que la


Banca sea Sindical. Ya en 1.934 José Antonio habla de la creación de una Banca Sindical
Agrícola y de una Banca Sindical Industrial, anulando así el Capitalismo financiero. Esta
Nacionalización de la Banca, a través de la Sindicalización, puede asegurar la pervivencia del
sistema sindicalista del la Empresa, los Sindicatos y el Estado, ya que no tiene que depender del
dinero ajeno para las necesidades de la producción.

La sociedad liberal y el Nacional-Sindicalismo. ¿Existe la democracia en el Nacional-


Sindicalismo?

El liberalismo, creador de la democracia liberal burguesa, tuvo su momento de esplendor al


asegurar la igualdad de los hombres ante la Ley. Sus consecuencias posteriores en el terreno
político solamente han sido la corrupción pública y la división de las Naciones; la pretendida ;
democracia; ha quedado reducida al simple aparato electoral sin verdad alguna en su base, ya
que la sociedad se halla en manos de los grupos de presión que respaldan a los partidos.

El Nacional-Sindicalismo pretende un tipo de democracia, gobierno del pueblo;, real y efectiva,


como se ha expresado en los puntos sobre el Estado. Sólo una democracia económica puede
respaldar una democracia política y, bajo el Sistema Capitalista, es inconcebible que realmente el
pueblo pueda integrar los órganos públicos y dirigir, así, por medio de sus auténticos
representantes, a toda la sociedad representada.

Por otra parte, el Liberalismo económico ha dado lugar al Capitalismo, como se acaba de indicar,
y sus formas de evolución actual, sociedad de consumo, del bienestar, del ocio, etc., no son más
que enmascaramientos del mismo, con la misma injusticia de base.

La incompatibilidad de ambos sistemas es clara, aunque el Sindicalismo Nacional, tras comprobar


la ineficacia del apartamiento de la política de otros Sindicalismos Revolucionarios (abstención
política cenetista durante la 2ª República, por ejemplo), debe acudir a plantear su desarrollo
dentro de las realidades de la sociedad capitalista actual.

¿Es el Nacional-Sindicalismo un socialismo?

Con respecto al Socialismo Científico o Marxista también queda clara su incompatibilidad, en


cuanto a sus bases esencialmente, Espiritualidad frente a materialismo; quizá la semejanza se
acentuara al acercarnos a los orígenes del primitivo socialismo europeo no marxista.

Es común oír que el Nacional-Sindicalismo no es más que una forma de socialismo. Si se


entiende por tal la atribución a toda la sociedad de aquellos bienes que hasta entonces estaban
en manos de privilegiados, tal afirmación puede ser cierta. El Sindicalismo sería así una forma de
socialismo. Podríamos decir que el Socialismo sería la especie y el Sindicalismo el género.

Pero si entendemos socialismo como doctrina de los hoy denominados Partidos Socialistas o
Socialdemócratas, queda bien clara la diferencia entre éstos y el Nacional-Sindicalismo.

¿Es el Nacional-Sindicalismo un fascismo a la española?

La falta de objetividad y rigor histórico sobre el estudio del fenómeno del Fascismo hace preciso
distinguir previamente el alcance de este término. El Fascismo es un movimiento italiano, basado
en un socialismo nacional, en sus comienzos Corporativismo, por un lado, y en una búsqueda de
la gloria del antiguo Imperio Romano por el otro. Sus bases son, pues, originalmente italianas, y
no puede constituirse en vehículo de exportación.

Otro tanto podríamos decir del Nacional-Socialismo alemán que, con sus aciertos y errores, está
plasmado para la mentalidad de los pueblos germánicos y basado, por tanto, en su tradición y su
problemática.

Vemos, pues, que no se puede hablar rigurosamente de fascismo como fenómeno universal, pues
si se pretende denominar así a todos aquellos movimientos que buscan ser la tercera fuerza entre
el Capitalismo y el Comunismo, uniendo valores patrióticos y revolucionarios, nos encontramos
con la sorpresa de tener que denominar fascistas a una serie de países que no se tienen por
tales.

El Nacional-Sindicalismo es, pues, una tercera fuerza, pensada por españoles y para la especial
idiosincrasia del pueblo español. Ya hemos visto que se basa en la actualización del Sindicalismo
Revolucionario español y en aquellos valores patrióticos y espirituales propios de España.
NARCISO PERALES, DOCTOR, EN MEDICINA Y NACIONAL-SINDICALISMO.

Narciso Perales Herrero (La Línea de la Concepción (Cádiz), 3-IX-1.914 - Madrid, 18-VI-1.993),
máximo y reconocido de manera general, representante de lo que se ha dado en llamar la
"Falange Disidente". Luchador infatigable, Nacional-Sindicalista hasta la médula, Manuel Hedilla,
legítimo sucesor de José Antonio Primo de Rivera en la Jefatura Nacional de Falange Española
de las J.O.N.S., poco antes de su muerte en 1.970, dijo de él "que era el único hombre capaz para
Jefe Nacional de la Falange".

Estudiante de Medicina durante los años de la II República, en las Facultades de Granada, Sevilla
y Valladolid, se inicia en la actividad política a los 19 años de edad de la mano del MOVIMIENTO
ESPAÑOLA SINDICALISTA "MES" fundado en 1.933 por José Antonio. Junto a Juan Domínguez,
en Sevilla, son los primeros adheridos al nuevo grupo, consiguiendo en las primeras semanas la
integración de numerosos estudiantes.

Con motivo de las elecciones a Diputados del 12 de noviembre de 1.933, a las que concurre José
Antonio, por la circunscripción de Cádiz y a resultas de un acto electoral en San Fernando en el
que muere una persona, acompaña a éste, al mando de una escuadra de la recién nacida
FALANGE ESPAÑOLA el resto de la campaña electoral.

El 4 de marzo de 1.934, asiste en el Teatro Calderón de Valladolid, al acto de unificación de


FALANGE ESPAÑOLA y las J.O.N.S., participando junto a José Antonio y otros Camaradas en
una refriega con elementos izquierdistas a la salida del mismo.

Año 1.935, a la fundación del SINDICATO ESPAÑOL UNIVERSITARIO "SEU" y dada su


condición de estudiante, pasa al mismo, participando activamente en numerosos actos de
propaganda y acciones en la Universidad, que frecuentemente acaban en batallas campales con
contrarios, lo que le supone a la Delegación Sevillana de FALANGE ESPAÑOLA de las J.O.N.S.,
de las más activas de toda España, frecuentes asaltos y ataques a su Centro Social, clausuras
del mismo por la Autoridad Judicial e innumerables multas.

El 30 de abril, formando parte de un grupo de 20 falangistas, se desplazan al pueblo de


Aznalcóllar (Sevilla) donde el día anterior habían sido agredidos cinco militantes de la
organización, resultando uno de éstos apuñalado, cuando intentaban vender el semanario
"Arriba". Son agredidos a pedradas a la llegada y muere a consecuencia de una pedrada en la
sien y de un disparo a quemarropa ya caído en el suelo, Manuel García Mínguez. Son heridos
cinco vecinos del pueblo y muerto de un disparo el vecino que remató en el suelo a Mínguez.
Cuando regresaban hacia Sevilla son detenidos y encarcelados. En el posterior juicio y
defendidos por José Antonio, son acusados de homicidio, solicitando el Fiscal catorce años de
prisión para cada uno de ellos. El 5 de octubre son condenados tres de los falangistas a dos años
y once meses de cárcel, quedando absueltos los demás, entre éstos últimos Narciso Perales.

Por su participación destacada en estos hechos y en expediente de recompensas número 17 de


Falange Española de las J.O.N.S, el Jefe Nacional, José Antonio, le concede la "Palma de Plata",
máxima distinción dentro la organización.

Año 1.936, el 7 de Marzo y desplazado desde Valladolid, con motivo de la festividad de Santo
Tomás de Aquino, participa como orador, en un Teatro abarrotado de estudiantes, en Palencia, en
un acto organizado por el "SEU".

El 12 de julio sale de la prisión de Valladolid, donde se encontraba encarcelado tras la


ilegalización de la Falange por parte del Gobierno del Frente Popular, y se dirige a Granada,
donde llega al día siguiente, como Delegado Territorial de la Falange andaluza, bajo la dirección
del Secretario General, Raimundo Fernández-Cuesta, para realizar tareas organizativas.

En Granada le sorprende el Alzamiento Nacional, leyendo ante los micrófonos de Radio Granada,
junto a Luis Rosales, la proclama de la Falange granadina, la noche del 20 de julio, fecha en que
se produce el levantamiento en ésta ciudad.

Durante su estancia en Granada, pone orden en la caótica organización provincial, llegando a


asumir personalmente la Jefatura de ésta del 19 al 27 de agosto.

En los días posteriores al fusilamiento de Federico García Lorca tuvo una participación destacada,
evitando el procesamiento y las represalias que se abatían sobre los miembros de la Familia
Rosales, falangistas, a los que algunos señalaban con dedo acusador, por haber dado cobijo en
los primeros días del Alzamiento en su casa, al poeta.

Así mismo puso fin a la llamada "Escuadra Negra" de las milicias de Falange, que participaba en
fusilamientos incontrolados en los alrededores de Granada.

En ese año organiza una reunión en Córdoba, donde se tratan los hechos acaecidos en la sesión
de la Junta Política de la Falange, donde hubo un enfrentamiento entre Franco y Dionisio
Ridruejo, motivado por el papel que debía desempeñar la Falange en el nuevo Estado. A
consecuencias de ésta reunión son detenidos en la citada ciudad dos miembros del Consejo
Nacional, bajo la sospecha de preparar un complot contra Franco. Nada pudo demostrarse en su
contra, pero lo mismo que en el caso de Manuel Hedilla, en 1.937, con el decreto de unificación,
la decisión de Franco de ejercer su autoridad se llevó a efecto sin reparos por parte del resto de la
Falange.

Narciso Perales solicita ser relevado de su cargo de Delegado extraordinario en Granada, por no
estar de acuerdo con Fernández-Cuesta, en cuya opinión el momento aún no era propicio para
poner en práctica el programa original de la Falange.

A propuesta de Fernández-Cuesta es trasladado a Málaga, con objeto de no despertar de nuevo


las sospechas de Franco sobre conatos de rebeldía y en Junio de 1.938 se incorporará de forma
totalmente voluntaria al frente de Teruel.

El suyo fue uno de los focos gestos de protesta, aun siendo limitado.

Año 1.939, al finalizar la contienda Nacional es arrestado junto a Tito Meléndez y Eduardo
Ezquer, bajo la acusación de formar el triunvirato dirigente de una ilegal FALANGE ESPAÑOLA
AUTENTICA "FEA".

Año 1.942, siendo Gobernador Civil de León, es destituido y confinado durante más de un año en
el Campo de Gibraltar, por oponerse activamente al fusilamiento de Juan José Domínguez,
implicado en los sucesos, con carlistas, en el Santuario de la Virgen de Begoña, en Bilbao,
ejecución que finalmente se llevó a cabo.

Cuentan, que siendo Gobernador sirvió un plato de aguadas lentejas a Franco en cierta
recepción, diciéndole, "esto es lo que como la gente, excelencia".

En 1.944 es vuelto a confinar en Linares (Jaén), acusado de intentar reorganizar la Falange fuera
de la disciplina de Franco.

Año 1.945, forma parte de un grupo de 30 falangistas y anarcosindicalistas de la CNT que crean
la ALIANZA SINDICALISTA, con la intención de resucitar y formalizar unas relaciones que se
remontaban, con intermitencias, a los primeros años 30. Escribe su manifiesto inicial y después de
una sola reunión el grupo es denunciado a la policía y oficialmente no se pueden celebrar más
sesiones. Sin embargo los falangistas siguieron reuniéndose, sin presencia anarquista, hasta los
primeros años 50 y lograrían crear pequeños grupos en algunas provincias. Durante un tiempo
Dionisio Ridruejo colaborará en los esfuerzos del grupo por fomentar el Nacional-Sindicalismo a
través de cauces extraoficiales.

Año 1.959, firma como miembro fundador de los CÍRCULOS DOCTRINALES JOSÉ ANTONIO,
grupo formado por falangistas de toda la vida y jóvenes miembros de las jerarquías del régimen,
cuyo objetivo era "mantener viva la doctrina de José Antonio" y "salvar para el futuro la esencia
revolucionaria del pensamiento Nacional-Sindicalista, personificado especialmente en José
Antonio". No asistió a ninguna reunión al considerarlos políticamente muy confusos y al creer que
se debía primar la práctica sindical y la búsqueda de apoyos fuera del Movimiento Nacional.

Año 1.960, junto a Ceferino Maestu, Patricio González de Canales, deciden resucitar una tertulia
que había fundado José Antonio en la década de 1.930, "La Ballena Alegre". Se reunían, lo
mismo que treinta años atrás, en el sótano del Café Lyon de Madrid. Al igual que el nombre y el
recinto, se mantuvo la iniciativa y el carácter esencialmente falangista del grupo. Sin embargo la
política del grupo de "La Ballena" era que todo el mundo podía asistir y participar, cualesquiera
que fuesen su ideología y filiación política. La tertulia de "La Ballena", que no era una actividad
organizada, sino que era simplemente una reunión semanal, constituía un intento más de
reconstrucción falangista, después de la parálisis de la década precedente. Los principales
protagonistas del intento eran miembros ya veteranos de la oposición falangista, a los que se
habían unido un cierto número de falangistas más jóvenes procedentes del Frente de Juventudes.
Durante alrededor de un año el grupo se reunía para discutir distintos aspectos del problema de
revitalizar la Falange. Sus reuniones, no obstante, tuvieron un final abrupto, por orden del
Ministerio de la Gobernación, después de una pelea, al parecer provocada por el miembro de los
"Guerrilleros de Cristo Rey", Mariano Sánchez Covisa, en el curso de una de las sesiones. La
policía intervino y poco después se prohibió la tertulia.

Año 1.963, principal líder de la oposición Nacional-Sindicalista y pese a su mala salud en ésas
fechas, forma el pequeño y clandestino FRENTE NACIONAL DE TRABAJADORES "FNT", a fin
de recuperar el sindicalismo Nacional, revolucionario y anticapitalista. A la vez que el "FNT" se
crea una rama estudiantil, el FRENTE DE ESTUDIANTES SINDICALISTAS "FES".

Año 1.964, se producen dos intentos para encontrar una salida a la "Falange alternativa", surgidos
en parte de las opciones consideradas y de los contactos hechos en "La Ballena Alegre". Participa
junto a Ceferino Maestu en la salida de la revista "Sindicalismo", dirigida por ambos y uno de los
gérmenes de "Comisiones Obreras". Así mismo promueven una serie de reuniones con
trabajadores, en el distrito industrial de Villaverde (Madrid), en la primera de estas reuniones hubo
siete personas, de las que cinco eran policías, en la última, pues fueron prohibidas al cabo de
poco tiempo, había unos trescientos cincuenta obreros. La revista "Sindicalismo" salía,
teóricamente, con periodicidad mensual, si bien en la práctica salía cuando la censura dejaba el
suficiente texto para componer un número. Tuvo en último término el mismo sino que la mayoría
de los anteriores intentos falangistas de formar un grupo de oposición, por orden del Ministerio de
Información y Turismo, se prohibió su publicación terminantemente.

En este mismo año y hasta 1.967, dirige la revista "Juanpérez", dirigida a América Latina y que en
su primer editorial lanzaba para definirse, cuatro consignas: "anticapitalismo, anticomunismo,
catolicismo y justicia social".

Año 1.966, abandona el Frente Nacional de los Trabajadores y funda el FRENTE SINDICALISTA
REVOLUCIONARIO "FSR", que toma como bandera la roja y negra y como símbolo una espiral
negra, que representa la renovación desde dentro y hacia fuera, que el grupo aspiraba a realizar.
El "FSR" quedó constituido por medio de una asamblea semiclandestina celebrada en Madrid y
que supuso el retorno de Manuel Hedilla, tras veintinueve años de retirada, a la actividad política.
Hedilla es elegido presidente y Narciso Perales, vicepresidente. La organización fue declarada
ilegal, pero luchó por desarrollar contactos con elementos opositores de la izquierda trabajadora,
apoyó una serie de huelgas ilegales e incluso discutió estrategias para un golpe de estado.

Posteriormente, en 1.968, tras una cierta tensión surgida dentro del "FSR", debido a la falta de
consenso respecto a la línea política y aprovechando una ausencia, por motivos laborales, de
Narciso Perales, el primero junto a un pequeño grupo de militantes y gentes de extrema derecha,
se escinden en el FRENTE NACIONAL DE ALIANZA LIBRE "FNAL", menos radical que el "FSR"
en su militancia Nacional-Sindicalista. De hecho Hedilla siempre se había opuesto a la inclusión
de "revolucionario" en la denominación del "FSR". En realidad el "FNAL" aspiraba a ser una
plataforma legal o una pantalla para el "FSR", con el objetivo de reagrupar los falangistas
dispersos.

En 1.970 muere Hedilla, cuando el "FNAL" apenas había empezado a funcionar como grupo
independiente, Narciso Perales no asumió la jefatura del "FSR/FNAL", sino que de común
acuerdo, cedió el cargo a Patricio González de Canales.

Después de la muerte de Hedilla, los elementos ultras del "FNAL" dejan el grupo y el apoyo de los
simpatizantes falangistas tendía a darse más bien al "FSR", que siguió actuando con
independencia, bajo la dirección efectiva de Narciso Perales.

El "FSR" reforzado por antiguos militantes del "FNAL" inicia la década de los 70 con el objetivo de
lanzar nuevos intentos de rescatar el Nacional-Sindicalismo, del oprobio y de relanzarlo en la
diáspora de la Falange, mediante una actividad consecuente con el fin de recuperar el contenido
del movimiento. Los dos grupos siguieron actuando de forma paralela, pero sus campos de acción
eran distintos. El "FNAL" era un grupo intrafalangista que pretendía reconstruir una Falange unida
desde dentro de las propias filas del Movimiento, recuperando a los falangistas antiguos y
marginados. El "FSR", por otra parte, pese a las dificultades de la empresa, seguía buscando
tener eco fuera de la propia Falange, sobre todo en las fábricas y demás lugares de trabajo.

Año 1.975, el "FSR" se desintegra y Narciso Perales se marcha del grupo, retomando unas viejas
siglas, Falange Española Auténtica, para un nuevo proyecto.

Año 1.976, los llamados "hedillistas", antiguos afiliados al "FSR", "FNAL" y "CONS", celebran una
reunión en Madrid que señala la constitución pública de "FEA", creada de forma embrionaria por
Narciso Perales, el año anterior cuando abandona el "FSR". No obstante no asume la jefatura
Nacional en el primer congreso celebrado este año.

Hasta el año 1.979, cuando se produjo la disolución de FALANGE ESPAÑOLA DE LAS J.O.N.S.
(AUTÉNTICA), denominación con la que finalmente fue inscrita la "FEA" en el registro de partidos
políticos, el 26 de febrero de 1.977, tras ardua batalla legal al pugnar varios grupos por las siglas
históricas, éste grupo desplegó un proselitismo y activismo considerable y cargado de acciones
espectaculares, como el reparto gratuito de leche en Madrid, con motivo de la subida de precios
del producto, gran cantidad de movilizaciones protestando por problemáticas de la sociedad de
esa época, o el encierro protagonizado en la Secretaría General del Movimiento, reivindicando la
legalización, que finalmente se produjo.

Las primeras elecciones generales dieron a la "Auténtica" cerca de cincuenta mil votos, habiendo
presentado candidaturas en veintinueve provincias. Durante la campaña electoral surgen las
primeras tensiones en la organización, que culminan con la dimisión de la Jefatura Nacional de
Narciso Perales y un intento de abandono, reconsiderado finalmente, días antes del 20-N,
celebrado en Alicante con asistencia de dos mil falangistas. A partir de esas fechas, ya nada será
lo mismo en la "Auténtica", las discrepancias internas se multiplican e ideológicamente se pierde
el rumbo.

En asamblea de militantes celebrada el 20 de febrero de 1.978 se produce una escisión


secundada por un veinte por ciento de la militancia, que da origen a "FALANGE ESPAÑOLA
AUTÉNTICA" que no será inscrita oficialmente hasta el 17 de enero del año siguiente.

El 4 de Diciembre de 1.978, en plena campaña del referéndum constitucional, un grupo de


falangistas de "FE de las JONS (Auténtica)", ocupa la emisora de Radio Nacional de España en
Madrid, resultando todos ellos detenidos, incluido Narciso Perales, el motivo haber difundido la
citada emisora un comunicado de la "FEA" aprobando él Si a la Constitución, mientras se
silenciaba que los primeros estaban por la abstención.
El 23 de diciembre de 1.979 se producía tras una lenta agonía, la disolución fe "FE de las JONS
(Auténtica).

A principios de los 80, Narciso Perales protagoniza su última y definitiva aventura política,
participa en la creación del MOVIMIENTO FALANGISTA DE ESPAÑA "MFE", heredero de la
"Auténtica" y con el que puso fin a 50 años de apasionada lucha por la "revolución pendiente".

En el terreno profesional, destacar que ha sido el médico que más veces ha representado a
España en foros internacionales y ha sido reconocido de forma mundial como Profesor en
Medicina del Trabajo.

Dio su vida en mejorar la salud de los trabajadores, fueran de la ideología que fueran.

Aun hoy la Ordenanza de Salud e Higiene en el Trabajo que creara él, sigue en vigor.

Licenciado en Medicina y Cirugía, por la Universidad de Valladolid, curso de 1.936.

Doctor en Medicina, con una Tesis Doctoral en la Universidad de Madrid, sobre "Medicina del
Trabajo".

Médico forense (excedente), de Asistencia Pública (excedente) y de la Beneficencia Municipal de


Madrid, todo ello por oposición.

Comisionado por el Ministerio de Trabajo para el estudio y propuesta de organización de un


Instituto Nacional de Medicina del Trabajo, Madrid 1.943. La propuesta fue aprobada y el Instituto
creado en 1.944.

Miembro de la Comisión Internacional Permanente para la Medicina del Trabajo, 1.948.

Presidente de la Comisión Organizadora del III Congreso Nacional de Medicina y Seguridad del
Trabajo, Madrid 1.951.

Secretario fundador de la Sociedad Española de Medicina del Trabajo, 1955.

Comisionado para el estudio de la creación y reorganización de los Servicios Médicos de


Empresa, obligatorios en empresas de más de quinientos trabajadores, Madrid 1.956. Creados en
agosto de 1.956.

Primer Director de la Organización de los Servicios Médicos de Empresa, 1.959.

Comisionado para el estudio y reglamentación de los Servicios Médicos a las empresas que
ocupen más de cien trabajadores, Decreto 10-VI-1.959, Orden Ministerial 21-XI-1.959.

Vicepresidente de la Comisión Internacional Permanente y de la Asociación Internacional de


Medicina del Trabajo, 1.963-1.966.

Presidente permanente de la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo, Madrid


1.965.

Profesor contratado en la Universidad de San Juan de Puerto Rico, curso de Medicina y


Seguridad del Trabajo, 1.967.

Miembro Honorario de varias sociedades de Medicina del Trabajo extranjeras.

Cooperó en más de treinta congresos, jornadas o simposios médicos, como Presidente de


ponencia, invitado especial o comunicante.
Presentó o publicó mas de cincuenta trabajos en congresos de la especialidad.

Fue médico particular de Manuel Hedilla y Dionisio Ridruejo, por citar algunas personalidades
relevantes.

Estuvo casado con Justina Rodríguez de Viguri, primera mujer que militó en las J.ON.S.,
fundadora del SEU y falangista, como su esposo, hasta la muerte.

NARCISO PERALES, siempre fieles a tu MEMORIA y leales a la doctrina NACIONAL-


SINDICALISTA,
POR LA PATRIA, EL PAN Y LA JUSTICIA.

Nacional-Sindicalismo en Granada (1933-1936)

En 1.931 se constituyen las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista "JONS" por parte de Ramiro
Ledesma Ramos y Onésimo Redondo Ortega. Durante 1.932 se produce poca actividad por parte
de la nueva organización y es en 1.933 cuando se produce el despegue. En este año y con José
Gutiérrez Ortega como cabeza visible, se forma la delegación de Granada. Esta ciudad se
destacaría pronto como las de mayor activismo y donde se desplegaría mayor labor de
propaganda de toda España, de las "JONS".

En sus comienzos las "JONS" de Granada estaban únicamente nutridas por estudiantes y su
presencia se ceñía a esta área.

El 10 de marzo, se producen los primeros incidentes, en el Instituto de Segunda Enseñanza, entre


estudiantes jonsistas y fueístas.

El 30 de marzo, la junta general de la Agrupación Socialista de Guadix "toma el acuerdo de evitar


la difusión del semanario "El Fascio" y combatir por todos los medios, sin excluir la violencia, la
aparición en Guadix de los fascistas". Evidentemente la izquierda empezaba a preocuparse el
auge que el emergente patriotismo revolucionario tomaba en Granada y su provincia.

El 29 de abril, vuelven a producirse incidentes entre estudiantes de las "JONS" y la


"FUE" (Federación Universitaria Escolar, creada en enero de 1.927, en Madrid, y de tendencia
izquierdista). Son detenidos por pegar pasquines, José Gutiérrez Ortega, estudiante de Filosofía y
Derecho y José González Navajas, estudiante de Medicina. Se les imponen multas de 500
pesetas.

El 4 de mayo, hay una colisión, en la Facultad de Derecho, entre estudiantes jonsistas y fueístas.
Una comisión de estudiantes se acerca al Gobierno Civil para solicitar la condonación de la multa
que se ha impuesto a José González Navajas. Han hecho una colecta entre los estudiantes y han
pagado la multa de su compañero José Gutiérrez Ortega. Se originan incidentes en la Universidad
y se declaran en huelga los estudiantes de Derecho, como protesta por las multas.

El 6 de mayo, son detenidos en la Facultad de Medicina, acusados de haber pegado pasquines


de "JONS", los estudiantes Juan Guerrero Gijón, Antonio Valdivieso Siles y Antonio Torres
Marcos. Los dos primeros quedan en comisaría y el tercero pasa a la cárcel. Por la tarde se les
pone en libertad por no haber tenido participación. Hay incidentes en la Universidad y en el
Instituto como protesta por la detención.

Este mismo día el periódico "El Defensor de Granada" publica una nota que reflejaba la
preocupación por la actividad desplegada. "El Gobierno de la República, con evidente acierto, ha
prohibido la propaganda del fascismo en España. A pesar de tal prohibición, esos elementos
organizan su propaganda, y en la Universidad casi todos los días se reparten manifiestos de las
JONS. Esto entra de lleno en el terreno de lo intolerable."

El 8 de mayo, se vuelven a producir choques en la Facultad de Derecho, entre estudiantes


jonsistas y contrarios. Hay incidentes en toda la Universidad como protesta por la detención de
estudiantes días atrás. Aparecen numerosos letreros de "JONS" y es silbado el Rector Alejandro
Otero.

El 16 de mayo, son detenidos los estudiantes, Federico Fernández de Bobadilla y Campos, Adolfo
Robles Rodríguez y Manuel Rueda Benavides, por pegar pasquines jonsistas. Fernández de
Bobadilla, de 16 años y que pronto destacaría por su gran activismo dentro del grupo, irá a la
cárcel y los otros dos serán puestos en libertad, previo pago de una multa de 500 pesetas.

El 18 de mayo, Federico Fernández de Bobadilla y Campos, ingresa en la prisión de Granada, por


negarse a pagar la multa que se le ha impuesto. Detienen en la Universidad a Antonio Montañés
del Olmo y a José María Campos Ruiz, por hacer propaganda jonsista.

El 21 de mayo, se originan altercados en algunas calles, con motivo de la venta de "Guión",


publicación a la que la izquierda considera "fascista". Es apedreado uno de los vendedores en la
Plaza del Campillo y en la Plaza del Carmen rompen y queman varios ejemplares.

El 9 de junio, es detenido nuevamente por orden gubernativa el jonsista Federico Fernández de


Bobadilla y Campos, el cual pasa a la prisión provincial, por negarse a satisfacer una multa
impuesta por el Gobernador Civil.

El 10 de noviembre, hay incidentes en lugares próximos a la Normal de Maestros e Instituto.


Algunos jóvenes dan "vivas al fascio" y la emprenden a pedradas con ellos. Se generaliza el
choque y hay detenciones.

El 12 de enero de 1.934, en la Escuela de Industria, hay una colisión entre alumnos jonsistas y
contrarios.

El 13 de febrero, José Gutiérrez Ortega, como miembro del Consejo Nacional de las "JONS", se
desplaza a Madrid para tratar la fusión de la organización, que a partir del mitin de la Comedia
había detenido su crecimiento y pasa a gravitar alrededor de "Falange Española", con ésta.

Aún cuando algunos de los jefes de las "JONS" miraban con recelo a buena parte de los
colaboradores de José Antonio, firman la unión, al considerar que no podían, sin peligro de
extenuación, continuar aislados.

Durante el resto del año 1.934, la nueva organización, "Falange Española de las JONS", lleva a
cabo en Granada una reorganización encaminada a adaptarse a la nueva situación. A fecha 25 de
mayo "F.E. de las JONS" cuenta en la ciudad con 42 afiliados, mientras a nivel Nacional son
6.079.

Los falangistas granadinos se estructuran, en esta época, en escuadras de once componentes,


dándose la circunstancia de que no conocen a otros camaradas encuadrados en escuadras
diferentes a la suya.

En 1.935, tras un largo parón, vuelve la actividad propagandista a las calles de Granada. Se crea
el semanario "Patria", para difundir el ideario Nacional-Sindicalista entre los granadinos y se abre
un local, como centro social del grupo, en la Cuesta del Progreso número 3.

El 2 de abril, son agredidos los falangistas que venden "Patria" en el Paseo de los Tristes. Hay
colisión y suenan disparos, resultando herido un joven que no tenía que ver con el incidente. Por
la tarde los agentes se presentan en el domicilio de Falange, a tomar declaración.

El 24 de abril, son detenidos Luis Ruiz Casas, José Pulido Luján, Felipe García Cobo y Luis Vallés
Yguán, por estar presuntamente relacionados con los sucesos acaecidos el día 2 en el Paseo de
los Tristes.

El 24 de julio, se celebre ante la Sala de vacaciones, la vista de la causa contra los falangistas
José Pulido y Luis Ruiz, que han sido procesados por los sucesos del Paseo de los Tristes y a los
que se acusa de haber disparado y causado lesiones a Francisco Rojas. Los defiende Santiago
Cardell Pujalte, abogado falangista, que consigue la absolución por falta de pruebas.

El domingo 12 de enero de 1.936, se celebra un acto en Santa Fé, organizado por su Jefatura
Local, en el que hablan Santiago Cardell, por la Jefatura Provincial, Manuel Valdés Larrañaga,
SEU, Manuel Mateo, CONS y Raimundo Fernández-Cuesta, Secretario General. El delegado de
la autoridad obliga a los falangistas a ponerse la americana encima de la camisa azul. El "Arriba"
del día 16, hace la siguiente crónica del acto: "Santa Fé es un feudo socialista, Fernando de los
Ríos es su santón. Cuenta hasta con una Alianza Popular antifascista, y todo. Falange Española,
igual que ocurre en todos los pueblos de España, también tiene su organización, adornada de las
cualidades que nos son propias. La JONS de Santa Fé organizó un mitin para el domingo, día 12.
La Alianza antifascista inmediatamente trató de obstaculizarlo, poniendo en juego los viejos
recursos de siempre, la alarma, las mentiras más descaradas, etc. Como es natural, esto no hizo
sino aumentar el entusiasmo y la curiosidad. El pueblo fue inundado de propaganda. Grupos de
camisas azules probaron desde un principio la resolución de celebrarlo. Se hizo a puerta abierta.
Una densa multitud ocupaba el teatro. Escuadras de la localidad de Granada guardaban el orden.
La Exposición de los postulados de la Falange, y la crítica de la situación política, fue acogida con
enorme entusiasmo. Con esto se comprobó una vez más el entrañable sentido popular que anima
nuestro movimiento, y la repugnancia hacia los usos del politiqueo andante, cada vez, por fortuna,
más arraigado en el Pueblo. Al finalizar el acto, se desbordó el entusiasmo, prorrumpiéndose en
gritos de ¡arriba España! ¡España una, grande y libre! El gozo de los oradores por el pueblo, fue
seguido con simpatía bien visible. Los muchos obreros "antifascistas" que asistieron al acto,
estaban desconcertados ante el acento de sinceridad y resolución que campeó en el acto. Una
mala jornada, en fin, para los empresarios de las Alianzas antifascistas."

El 17 de enero, se producen incidentes en la Universidad, entre falangistas y monárquicos, que


provocan la intervención de la Guardia de Asalto.

El 3 de febrero, hay una colisión en la Calle Reyes Católicos y en la Plaza de Bibarrambla entre
un grupo de vendedores de "El Socialista" y otro de "Patria". Los Guardias de Asalto, cargan
contra ambos grupos.

El 4 de febrero, un numeroso grupo de personas trata de asaltar el local de Falange. Huyen al ser
descubiertos y la Guardia de Asalto detiene a uno de los asaltantes.

El 5 de febrero, se originan incidentes en la Cuesta del Progreso, al ser agredidos los falangistas
Juan Domínguez Muñoz, Enrique Castro y Diego Callejas. El primero es detenido.

El 7 de febrero, son agredidos a pedradas varios falangistas que pegan carteles en la Calle San
Antón. Se acometen y se oyen dos disparos, siendo detenidos quince personas, doce de ellas
falangistas.

El 10 de febrero, los falangistas que venden el semanario "Arriba" en la Calle Reyes Católicos son
increpados por vendedores de "El Socialista". Hay un encontronazo e interviene la fuerza pública,
dando cargas los Guardias de Asalto, que detienen a un vendedor socialista y al falangista
Lorenzo Ríos Martín. Más tarde en la Plaza Mariana Pineda, grupos extremistas apedrean a los
falangistas que venden "Arriba". Uno de ellos arremete a un falangista con una navaja.

El 11 de febrero, se origina una colisión entre falangistas y socialistas en Plaza del Carmen, en la
puerta misma del Ayuntamiento.

El 12 de febrero, se producen incidentes en la Acera del Casino y en la Plaza Mariana Pineda,


entre falangistas y grupos contrarios, cuando venden todos sus periódicos.

Tras las elecciones del 14 de febrero, en las que el Frente Popular se hace con el gobierno de la
II República, éste como en el resto de España, se ensaña con la Falange.

El 20 de febrero, intentan asaltar el local de Cuesta del Progreso, al violentar la puerta de entrada,
un balcón se abre y el grupo huye.

El 8 de marzo, es herido el estudiante de 17 años, José Barrera Fernández, en la Plaza del


Campillo, por gritar "¡viva el fascio!" y tiene que ser atendido en la casa de socorro.

El 9 de marzo, por la mañana, son detenidos los falangistas Federico Fernández de Bobadilla y
Campos y Antonio Montálvez Quesada, aunque poco después serán puestos en libertad. Esa
misma tarde es registrado el local de Falange. En un portal junto al Café Alameda, donde son
acorralados, tratan de linchar a José Molina Plata y a "Guerrita". A las nueve de la mañana la
fuerza pública persigue a varios falangistas que se refugian en una casa de la Plaza del Campillo
y son detenidos. Así mismo son detenidos una veintena de falangistas, entre ellos los directivos
de la organización, que son llevados esposados a Comisaría.

El 10 de marzo, a primeras horas de la mañana es registrado nuevamente el centro social, en


busca de armas, sin resultado positivo. Grupos extremistas, excitados por el registro, asaltan a las
nueve y media de la mañana los locales y los incendian. Así mismo es incendiada la hojalatería
del falangista José Vico Escamilla, en la Calle San Juan de Dios.

El 11 de marzo, es incendiado el domicilio particular de un falangista.

El 15 de marzo, se presentan tres falangistas en Gabia la Grande, vitoreando a Falange


Española, siendo detenidos.

Tras las persecuciones del mes de marzo, se abandona el local de Cuesta del Progreso número 3
y se establece como lugar de reunión el domicilio de la familia Rosales, en la calle Angulo, cuatro
de cuyos miembros son militantes de la organización. A partir de entonces se trabaja en
semiclandestinidad.

En el mes de abril, desbordada la Falange granadina por los acontecimientos y la desorganización


reinante, el abogado Díaz Plá, Santiago Cardell, Cecilio Cirre, José Sánchez y José Rosales, se
desplazan a Madrid para entrevistarse con el Jefe Nacional, José Antonio. Al encontrarse éste
encarcelado en la Cárcel Modelo y ante la prohibición de recibir visitas, con la excepción de sus
abogados, Díaz Plá solicita audiencia como Letrado que es, para verlo, acompañándolo José
Rosales, que se hace pasar por pasante de Plá. Le explican a José Antonio el estado en que se
encuentra en Granada la Falange y le solicitan órdenes y ayuda. José Antonio les remite a su
casa, donde se encuentra Andrés de la Cuerda, que le sustituye temporalmente en las funciones
de Jefe Nacional. Entrevistados con Andrés de la Cuerda, éste les dice que se dirigirá, lo más
pronto posible, a Granada a José Luis de Arrese, como Delegado de la Junta Nacional, con
instrucciones para la reorganización.

Llegado Arrese a Granada, con el pretexto de inspeccionar como arquitecto unas construcciones
en Guadix, se celebran una serie de reuniones en el domicilio de Ramón Fernández Alonso, en la
Calle San Antón. Asisten Robles, Díaz Plá, Antonio y José Rosales, Entrena, Cirre, Patricio,
Iturriaga, José María Campos, Vico, Medina Fonollá, los hermanos Molina Plata y Gutiérrez
Ortega. La consigna de Arrese es no hacer caso a las solicitudes de nadie para un posible
levantamiento, pues se recibirían órdenes desde Madrid. Se nombra una Junta Provincial. Jefe
Provincial, Antonio Robles; Jefe Local, Díaz Plá; Secretario Local, Alguacil; Jefe Provincial de
Milicias, Comandante Pedro Segura; Jefe Local de Milicias, Comandante José Valdés; Jefes de
Sector, A: José Rosales, B: Cecilio Cirre y C: Enrique Iturrriaga

Se constituye la Sección Femenina, con Pilar Moliné, Laura y Maruja Ramírez-Antras, Conchita
Puga e Isabel Casas Sueiro, en su junta directiva.

En estos días y para recaudar fondos para la organización, cuyas necesidades se estimaban en
unas cien mil pesetas, se hacen unos sellos de cotización, diseñado el dibujo por el después
famoso pintor Manuel Maldonado, que se vendían a veintiséis pesetas el pliego, en terrazas y
cafés y que la gente, asustada por la osadía de los falangistas, compraba dando rápidamente el
dinero para que se retiraran y no comprometerse.

El 9 de mayo, son detenidos doce falangistas que asisten a un bautizo, alegando que era una
tapadera de una reunión política y siendo arrestado hasta el sacerdote, que también asiste a la
celebración.

El 21 de mayo, un grupo de viandantes acomete al falangista José Serrano Martínez, que tiene
que refugiarse en el Hotel Sampedro de la Plaza Campo Verde. Intentan entrar de forma violenta
y ha de intervenir la fuerza pública.

En el mes de junio, falangistas y requetés, crean el "Haz de Juventudes", para dar respuesta a las
constantes agresiones de elementos extremistas de izquierda.

El 11 de julio, son agredidos, al anochecer, en Santa Fé Manuel Espinosa y José Martín. Un


grupo les sale al paso y les golpea, "Martín pasó a la cárcel por presunto fascista".

El 13 de julio, llega a Granada Narciso Perales Herrero, comisionado por el Secretario General,
Raimundo Fernández-Cuesta, para desarrollar tareas organizativas y el 17 hace lo mismo Patricio
González de Canales, como delegado del Jefe Territorial y nombrado Inspector Jefe para la
preparación del Alzamiento, en Granada, Málaga y Almería.

Durante los primeros días del Alzamiento Nacional, la Falange de Granada tuvo una participación
destacada en el mismo y formó una "Bandera" con voluntarios, que se estableció en la localidad
de Viznar, en la Sierra de Alfaguara y que defendió este frente de los arrabales de Granada, de la
acometida del Ejército republicano, La 1ª Bandera de Falange, mandada por el Capitán Nestares,
falangista de la primera hora, estuvo formada por Plana Mayor y tres centurias, una de éstas, "La
Piara", compuesta íntegramente por falangistas de la comarca de Guadix.

En estos primeros días de nuestra Guerra Civil, se evidenciaron las diferencias con la rancia
derecha Granadina, que incluso estaba "infiltrada", en la directiva falangista, cuya militancia en
mayoría estaba compuesta por jóvenes. A fecha 18 de Julio, había 786 afiliados en el ámbito
provincial y 569 al local.

Entre los incidentes con elementos derechistas, cabe destacar, el protagonizado por Patricio
González de Canales y Ramón Ruiz Alonso, diputado de la "CEDA", al que el primero le arrancó
la camisa azul que llevaba puesta, cuando desde el Gobierno Civil invitaba a los granadinos a
unirse a las Milicias que se estaban creando, para ir al frente.

Es de destacar, el caso de falangistas que se negaron a realizar fusilamientos y se desplazaron a


la primera línea de combate, que era donde consideraban que estaba su lugar.

La poca preparación ideológica de algunos Jefes, quedaba patente en anécdotas como la


protagonizada por el Comandante Valdés, Jefe Local de Milicias, que llegó a manifestar
personalmente a Narciso Perales, "a mí, lo de Nacional, me gusta mucho, pero lo de sindicalista,
me dá patás en el estomago, y lo tengo enfermo".
LOS GALLOS DE MARZO

"No tengo fe en partido político alguno. Ni en partido de derechas ni en partido de izquierdas. Son
los partidos políticos aluviones de gente que vacila entre los entusiasmos rápidos las decepciones
inmediatas, entre los calores repentinos y el frío de la inconsciencia suicida. No hay formalidad, no
hay decencia, no hay verdaderas realizaciones ni verdaderos hechos detrás de un partido político.
Nosotros no queremos eso."

Estas fueron las palabras del navarro JULIO RUIZ DE ALDA, en el teatro Calderón de Valladolid,
cuando el 4 de Marzo de 1.934 se celebró el acto de consagración pública, tras la fusión de
FALANGE ESPAÑOLA con las JONS. Fue el acto en que JOSE ANTONIO empezó su disertación
diciendo "Aquí no puede haber aplausos ni vivas para Fulano ni para Mengano. Aquí nadie es
nadie, sino una pieza, un soldado en esta obra, que es la obra nuestra y de España. Puedo
asegurar al que me dé otro viva que no se lo agradezco nada".

Esto se ha repetido y recordado muchas veces, pero nosotros, inasequibles al desaliento, hemos
de rendir de nuevo el tributo de respeto y admiración debido a ONÉSIMO REDONDO, fundador
de la Junta Castellana de Acción Hispánica; a RAMIRO LEDESMA RAMOS y su "Conquista del
Estado"; a los camaradas precursores, aquellos "gallos de marzo' que cantaron escandalosos y
aguerridos la gentil primavera de las Españas; a cuantos en las Juntas de Ofensiva Nacional-
Sindicalista y en la Falange Española, antes y después de la fusión, abrieron paso a lo que habría
de ser el sacrificio fecundo de las vidas de José Antonio Ruiz de Alda Ramiro y Onésimo. Alguien
ha comentado, con más razón que un santo, que no existe apenas un movimiento en que sus
jefes y precursores hayan dado un tan unánime y generoso ejemplo de cómo se respaldan las
palabras con la acción, y éste es el secreto de que, tantos años después, las juventudes se
sientan atraídas por la mística encarnada en estos hombres.

He aquí lo que propugnaba, entre otras cosas, el manifiesto jonsista a los trabajadores de España

- Nacionalización de los transportes. Control de las especulaciones financieras de la alta Banca.

- Regulación del interés bancario y crediticio.

- Agrupaciones comunales y de los industriales modestos.

- Abolición del paro forzoso.

- Igualdad de todos los elementos que intervienen en la producción.

- Justicia rigurosa en los organismos encargados de disciplinar la economía nacional.

- Abolición de los privilegios abusivos.

Y a los que defendemos hoy esto, nos llaman reaccionarios, fascistas y de ultraderecha. ¡Quien lo
diría!
"BLAU DIVISIÓN" no es sólo el boletín de la Hermandad Provincial de la División Azul, de
Alicante, es también uno de los vínculos que mantiene unida a la gran familia divisionaria.
Sesenta años después de la entrada en línea de fuego de la División Azul, "el blau" sigue en la
brecha, luchando por la memoria de aquella gesta. Para asegurar su futuro es fundamental que
todos, divisionarios y divisionistas, aportéis vuestra colaboración, en forma de artículos y
económicamente.
APARTADO DE CORREOS 1.202. 03080 ALICANTE.

JOSÉ ANTONIO, EPÍLOGO EN EL VALLE DE LOS CAIDOS

Año 1.959, al cabo de veinte años, España entera demostró cómo la palabra ¡Presente!, aplicada
a José Antonio no era una expresión retórica o una fórmula política, sino un estado vivo del alma
Nacional. Pese al deseo de Pilar y Miguel Primo de Rivera, el traslado del ataúd que contenía los
restos del mártir de Alicante, repitió la tremenda emoción de la peregrinación fervorosa que los
acompañara en octubre de 1.939 desde el nicho del cementerio levantino al Monasterio de El
Escorial. Una vez más, convocados por el corazón, hicieron acto de presencia en el camino de
San Lorenzo a Cuelgamuros, bajo una noche glacial, los rostros pálidos, curtidos, contraídos de
dolor de millares de falangistas, llegados de todos los rincones de la Patria para volver a tomar
con temblorosa emoción sobre las andas el féretro de su Jefe y transportarlo con un paso rítmico,
que parecía acordado a las marchas fúnebres dedicadas a los héroes muertos por Beethoven o
Wagner, resonando sobre la escarcha que cubría el asfalto. A las siete de la tarde del 27 de
marzo se había procedido en la basílica escurialense a levantar la lápida, abrir la sepultura y
sacar del arca de caoba, un poco deteriorada, el féretro de cinc que guardaba las cenizas de José
Antonio. Desde las veinte y treinta y cinco en que el ataúd quedó sobre las andas, hasta las cinco
Y treinta Y nueve de la mañana en que fue colocado en un nuevo arcón, sería velado por sus
camaradas de la Vieja Guardia. A las siete se celebró una misa por su alma. A las ocho y media
se puso en marcha el cortejo, que recorrió, en cuatro horas los catorce kilómetros de camino. El
transporte se hizo a hombros de los falangistas, que se relevaron cada cien metros, sin
interrumpir la marcha.

Al llegar el féretro a la grandiosa explanada que se extiende antela Basílica de Cuelgamuros, en


la que formaban millares de hombres y mujeres, la emoción fue indescriptible. El féretro llegó a las
doce y media, siendo recibido por la comunidad benedictina en pleno, con su Abad mitrado, don
Justo Pérez de Urbel, al frente. Una vez dentro de la cripta, el féretro se depositó junto al lugar
donde reposará definitivamente. Luego se celebro otra misa de corpore in sepulto, oficiada por el
Abad.

Terminada la misa, y en medio de un impresionante silencio, se rezó un responso y el ataúd


descendió a la fosa, cubriéndose con una sencilla lápida de granito, exactamente igual a la que
había en El Escorial. Sobre ella hay grabada una cruz y el nombre escueto e inmortal de José
Antonio.