You are on page 1of 38

APLICACIÓN DE LA MECANICA DE MATERIALES A LA MADERA 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
José Ale 
 
Michael Herrera 
 
 
 
 
 
 
 
 
Dr. Ing. Luis A. Godoy 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
UNIVERSIDAD NACIONAL DE CORODOBA 
FACULTAD DE CIENCIAS EXACTAS Y NATURALES 
MAESTRIA EN CIENCIAS DE LA INGENIERIA 
MENCION EN ESTRUCTURAS Y GEOTECNIA 
MECANICA AVANZADA DE MATERIALES 
CORDOBA, ARGENTINA 
2010 
   
MECÁNICA DE LA MADERA 
1. INTRODUCCION 

La  madera  es  un  material  ortotrópico  encontrado  como  principal  contenido  del  tronco  de  un 
árbol. Los árboles se caracterizan por tener troncos que crecen cada año y que están compuestos 
por fibras de celulosa unidas con lignina. Las plantas que no producen madera son conocidas como 
herbáceas. 
 
Como la madera la producen y  se utiliza con fines estructurales es un material muy resistente y 
gracias  a  esta  característica  y  a  su  abundancia  natural  es  utilizada  ampliamente  por  el  hombre, 
desde  tiempos  muy  remotos.  Una  vez  cortada  y  secada,  la  madera  se  utiliza  para  muchas  y 
diferentes aplicaciones1.  
 
2. NATURALEZA DE LA MADERA 

Ya que la madera proviene de los arboles, su naturaleza sigue los mismos patrones que la de un 
árbol; a continuación repasaremos brevemente algunas de estas características. 
 
2.1. Anillos de Crecimiento 

La actividad del crecimiento se sigue siempre y cuando las condiciones ambientales son adecuadas 
y el árbol es saludable. En climas templados, el ciclo anual característico incluye una estación de 
crecimiento y una temporada inactiva. En la mayoría de los árboles, la naturaleza de la formación 
de la célula de la madera es igualmente cíclica, resultando en capas de crecimiento visible. Estos 
incrementos  se  denominan  también  anillos  de  crecimiento,  o  anillos  anuales,  cuando  se  le 
relacionó con el crecimiento anual. Estos anillos pueden variar de ancho como una característica 
de  las  especies  y  como  resultado  de  condiciones  de  crecimiento  (ver  Figura  1).  El  carácter 
distintivo de los anillos de crecimiento en una especie en particular se determina por su estructura 
celular, generalmente por la variación del grosor del diámetro o pared celular de la célula o por la 
distribución de diferentes tipos de células2.  
 

 
Figura 1. Anillos de Crecimiento (www.wikipedia.org) 
En muchos casos cada anillo de crecimiento es distinto, mostrando una capa ligera y suave seguida 
por una capa más oscura y más densa. El contraste visual entre estos anillos predice una diferencia 
en la dureza de la madera (ver Figura 2).  
 
                                                            
1
 www.wikipedia.org 
2
 Hoadley (2000); Understanding Wood 
 
Figura 2. Diferencia entre anillos de Crecimiento (Understanding Wood). 
 
2.2. Fibras o Granos 

Ninguna discusión o tratado sobre madera puede ir muy lejos sin encontrarse con la palabra grano 
o  fibra.  El  término  grano  por  sí  solo  a  menudo  describe  la  dirección  de  las  celdas  o  células 
longitudinales dominantes de un árbol. Sustituyendo el término dirección de grano agrega claridad 
al  tema,  porque  solo  la  palabra  grano  no  tiene  sentido  dentro  de  un  contexto.  Por  ejemplo,  el 
significado  es  poco  claro  en  la  expresión,  “el  grano  de  esta  pieza  de  madera  es  insatisfactorio". 
Aquí es conveniente introducir la palabra grano usada para indicar los grados de contraste entre 
los  anillos.  Si  existe  una  diferencia  pronunciada,  la  madera  se  dice  que  tiene  grano  o  fibra 
irregular. Si  un pequeño  contraste  es  evidente, la  madera se dice grano o fibra uniforme. En los 
casos  intermedios  puede  indicarse  mediante  modificadores  compuestos  tales  como  bastante 
uniforme o moderadamente irregular (ver Figura 3). 

  
Figura 3. Fibra uniforme a la izquierda y fibra irregular a la derecha (Understanding Wood). 
 
2.3. Albura y Duramen 

En pequeñas ramas y arbustos, el integro de la madera del tallo está involucrada en la conducción 
de  la  savia  hacia  las  partes  superiores  del  árbol  y  así  se  le  denomina  albura.  A  medida  que  se 
desarrolla el árbol, toda la sección del tronco ya no es necesaria para satisfacer los requisitos de 
conducción  de  savia.  En  el  centro  del  tallo,  más  cercana  de  la  médula,  esta  albura  entonces  se 
transforma en duramen.  
 
 
Figura 4. Detalle la albura y el duramen (www.elmundoforestal.com). 
 
La  transición  a  duramen  también  está  acompañada  por  la  formación  en  la  pared  celular  de  un 
material llamado recurso extractivo. Para el carpintero, el aspecto más significativo de los recursos 
extractivos del duramen es el color, para la albura de todos los rangos de especies este varía desde 
el blanquecino o crema hasta un amarillento o bronceado claro (ver Figura 5).  
 

 
Figura 5. Variación de pigmentación en el duramen (Understanding Wood). 
 
El color oscuro del duramen,  es distintivo de la gran mayoría de maderas. Sin embargo, no todos 
los  recursos  extractivos  son  color  oscuro.  Algunos  árboles,  no  tienen  el  recurso  extractivo 
pigmentado,  estos  recursos  extractivos  incoloros  o  casi  incoloros,  sin  embargo,  pueden  ofrecer 
resistencia  a  la  desintegración.  La  albura  no  es  generalmente  resistente  a  hongos,  por  lo  que 
cualquier resistencia a la desintegración se debe al duramen. A medida que la circunferencia del 
árbol aumenta con la adición de una nueva albura, el diámetro de la zona de duramen también se 
amplía  proporcionalmente  (ver  Figura  6).  El  ancho  de  la  albura  es  característica  para  algunas 
especies  o  al  menos  relativamente,  en  tallos  de  árboles  maduros  de  3  a  4  pies  de  diámetro,  la 
albura es comúnmente de 1.5 a 2 pulgadas de ancho, en árboles maduros de pino blanco oriental, 
pero puede ser hasta de 6 pulgadas de ancho en aspen, abedul y maple.  

 
Figura  6.  Variación  de  ancho  de  albura  según  especie;  el  duramen  (zona  oscura)  es  pequeño  en  la  ceniza 
blanca  (A)  y  amplio  en  la  catalpa  (B).  El  crecimiento  del  duramen  y  de  la  albura  puede  también  variar 
tremendamente  dentro  de  una  especie,  según  condiciones  de  crecimiento.  Ambas  secciones  (C)  fueron 
cortadas de cedro. El de la izquierda creció a la sombre de árboles más grandes a su alrededor reduciendo su 
corona.  El  de  la  derecha  creció  normalmente  en  una  pradera  abierta  con  una  corona  densa  con  mayor 
necesidad de conducción de savia (Understanding Wood). 
 
2.4. Disposición Estructural de los Anillos de Crecimiento y Rayas 

Debido a la disposición de las capas de crecimiento en el árbol, así como de la orientación vertical 
u horizontal de las celdas o células individuales, es adecuado considerar la estructura de madera 
en  términos  tridimensionales  (ver  Figura  7).  Un  plano  es  perpendicular  al  eje  del  tallo  y  se  le 
denomina plano transversal, típicamente observado al final de un perfil. Debido a que el árbol de 
la sección es análogo a un círculo, un plano que pasa a través de la médula de la madera (como el 
radio de un círculo) se le llama plano radial. Un plano paralelo a la médula, pero no que pasa por 
él, forma una tangente a la estructura circular de anillos de  crecimiento y se  le denomina  plano 
tangente. La curvatura de los anillos de crecimiento no es geométricamente regular, y la superficie 
en  cuestión  es  mayormente  tangencial  de  manera  ideal  donde  el  plano  es  perpendicular  a  un 
plano radial. En la práctica, cualquier superficie de un perfil “tallado o cepillado” es generalmente 
aceptada  como  una  superficie  tangencial.  En  un  pequeño  cubo  de  madera,  la  curvatura  de  los 
anillos  es  insignificante,  por  lo  que  el  cubo  puede  ser  orientado  para  contener  con  bastante 
precisión caras transversales, radiales y tangenciales (ver Figura 7).  
 

 
Figura 7. Planos en un cubo de madera (Understanding Wood). 
 
Las láminas o secciones delgadas de madera, como comúnmente se extraen de las superficies para 
estudio, se les denominan secciones transversales, radiales y tangenciales, dependiendo de donde 
provienen. Estos planos o secciones son a menudo designados simplemente por las letras X, R y T, 
respectivamente.  
 
2.5. Densidad y Gravedad Especifica 
 
2.5.1. Densidad (peso por unidad de volumen)  

Es el único indicador más importante de la resistencia en la madera y por lo tanto, puede predecir 
características  como  la  dureza,  facilidad  al  corte  y  la  resistencia  al  clavado.  Las  maderas  densas 
generalmente  se  retraen  e  hinchan  más  y  habitualmente  presentan  mayores  problemas  en  el 
secado. Las maderas más densas también son mejores combustibles.  

 
2.5.2. Gravedad Específica  

Es la relación de la densidad de una sustancia con respecto a la densidad de una sustancia patrón 
(el  agua,  en  el  caso  de  la  madera  y  otros  sólidos).  La  gravedad  específica  a  menudo  se  llama  el 
índice  de  densidad.  En  la  medición  de  la  densidad  y  de  la  gravedad  específica,  se  acostumbra  a 
usar el peso seco (al horno) y volumen actual. Debido a la contracción y la hinchazón volumétrica, 
el  volumen  de  madera  puede  variar  ligeramente  con  el  contenido  de  humedad.  La  densidad  se 
expresa en peso por unidad de volumen, habitualmente como libras por pie cúbico o gramos por 
centímetro  cúbico.  El  agua  tiene  una  densidad  de  62,4  lb/ft3  o  1  g/cm3.  Una  densidad  de  37.44 
lb/ft3  o  0,6  g/cm3  de  madera  es,  pues,  seis  décimas  el  peso  del  agua  y  tiene  una  gravedad 
específica de 0,6.  La Figura 8 muestra algunos valores de gravedad específica en maderas. 

 
Figura 8.Valores de gravedad específica de la madera (Understanding Wood). 
 
Un mensaje vital que se transmite en la Figura 8 es cómo los términos familiares de madera dura y 
blanda son engañosos realmente. De hecho, existen diferencias entre las maderas duras y blandas, 
pero,  como  se  explicará  en  la  siguiente  sección,  los  términos  de  madera  dura  y  blanda 
simplemente distinguen los dos grupos amplios de árboles dentro del reino vegetal. Los términos 
son inexactos como indicadores de suavidad o dureza de la madera.  

2.6. Clasificación Sistemática 

El reino vegetal está compuesto de varias divisiones principales. Las maderas se pueden dividir en 
dos grandes grupos (separados de acuerdo a cómo nacen las semillas). Las gimnospermas (semillas 
desnudas)  que  incluyen  todos  los  árboles  que  producen  madera  blanda,  y  las  angiospermas 
(semillas cubiertas) que incluyen todos los árboles de madera dura3.  

2.7. Estructura Celular 

Aunque no se necesita tener una detallada familiaridad con la estructura de la celda o célula de 
cada  especie,  un  conocimiento  del  detalle  anatómico  aumentará  la  comprensión  de  las  amplias 
diferencias  entre  las  maderas  blandas  y  duras,  y  además  la  razón  de  las  diferencias  entre  cada 
especie (ver Figura 9). Dentro de una especie, la estructura anatómica también revela el grado de 
variabilidad  y  ayuda  a  identificar  ubicaciones  específicas  de  dureza  y  suavidad  relativas.  El 
entendimiento de la estructura de la célula es vital también para apreciar la permeabilidad de la 
madera,  que  afecta,  entre  otras  cosas,  el  secado  y  la  absorción  al  pintado,  y  especialmente  la 
desigualdad de las propiedades en las diferentes direcciones de la madera.  

 
Figura 9.Estructuras celulares de distintas especies de madera (Understanding Wood). 
                                                            
3
 Hoadley (2000); Understanding Wood 
2.8. Maderas Duras 

Son  aquellas  que  proceden  de  árboles  de  un  crecimiento  lento,  por  lo  que  son  más  densas  y 
soportan  mejor  las  inclemencias  del  tiempo,  si  se  encuentran  a  la  intemperie,  que  las  blandas. 
Estas  maderas  proceden  de  árboles  de  hoja  caduca,  que  tardan  décadas,  e  incluso  siglos,  en 
alcanzar el grado de madurez suficiente para ser cortadas y poder ser empleadas en la elaboración 
de muebles o vigas de los caseríos o viviendas unifamiliares. Son mucho más caras que las blandas, 
debido  a  que  su  lento  crecimiento  provoca  su  escasez,  pero  son  mucho  más  atractivas  para 
construir  muebles  con  ellas.  También  son  muy  empleadas  para  realizar  tallas  de  madera  o  todo 
producto en el cual las maderas macizas de calidad son necesarias4.  

2.9. Maderas Blandas 

Maderas  blandas:  el  término  madera  blanda  es  una  denominación  genérica  que  sirve  para 
englobar a la madera de los árboles pertenecientes a la orden de las coníferas. La gran ventaja que 
tienen respecto a las maderas duras, procedentes de especies de hoja caduca con un periodo de 
crecimiento mucho más largo, es su ligereza y su  precio, mucho menor.  Este tipo de  madera no 
tiene una vida tan larga como las duras, pero puede ser empleada para trabajos específicos. Por 
ejemplo, la madera de cedro rojo tiene repelentes naturales contra plagas de insectos y hongos, 
de modo que es casi inmune a la putrefacción y a la descomposición, por lo que es muy utilizada 
en  exteriores.  La  manipulación  de  las  maderas  blandas  es  mucho  más  sencilla,  aunque  tiene  la 
desventaja de producir mayor cantidad de astillas. Además, la carencia de veteado de esta madera 
le resta atractivo, por lo que casi siempre es necesario pintarla, barnizarla o teñirla.  

3. PROPIEDADES MECÁNICAS 
 
3.1. Propiedades Elásticas 

Doce  constantes  (de  las  cuales  nueve  son  independientes)  son  necesarias  para  describir  el 
comportamiento elástico de la madera: tres módulos de elasticidad E, tres módulos de rigidez G y 
seis  módulos  o  coeficientes  de  Poisson  μ.  Los  módulos  de  elasticidad  y  coeficientes  de  Poisson 
están relacionados por expresiones de la forma: 
 
               , , ,   (1) 
 
Las  relaciones  generales  entre  el  esfuerzo  y  la  deformación  para  materiales  ortotrópicos 
homogéneos pueden encontrarse en los textos sobre la elasticidad anisotrópica5. 
 
3.1.1. Modulo de Elasticidad E 

Elasticidad  implica  que  las  deformaciones  producidas  por  cargas  pequeñas  son  completamente 
recuperables  después  que  las  cargas  se  eliminan.  Cuando  se  llega  a  niveles  altos  de  carga,  se 
                                                            
4
 www.wikipedia.org 
5
 United States Department of Agriculture; Wood Handbook – Wood as Engineering Material; 2010. 
produce la deformación plástica o la falla. Los tres módulos de elasticidad, que se denotan por EL, 
ER y ET, módulos elásticos a lo largo de los ejes longitudinales, radiales y tangenciales de la madera, 
respectivamente.  Estos  módulos  normalmente  se  obtienen  de  las  pruebas  de  compresión;  sin 
embargo,  los  datos  para  ER  y  ET  no  se  disponen.  Los  valores  promedios  de  ER  y  ET  de  muestras 
procedentes de algunas pocas especies se presentan en la Tabla 1 del Anexo A como coeficientes 
de  EL;  los  módulos  de  Poisson  se  muestran  en  la  Tabla  2  del  Anexo  A.  Los  coeficientes  y  las 
constantes  de  elasticidad,  varían  dentro  y  entre  las  especies,  dependiendo  del  contenido  de 
humedad y de la gravedad específica.  
 
3.1.2. Módulo de Poisson μ 

Cuando un miembro se carga axialmente, la deformación perpendicular a la dirección de la carga 
es  proporcional  a  la  deformación  paralela  a  la  dirección  de  la  carga.  La  proporción  entre  la 
deformación  transversal y la axial es llamada coeficiente de Poisson. Los coeficientes de Poisson 
son denotadas por μLR, μRL, μLT, μTL, μRT y μTR. La primera letra del subíndice se refiere a la dirección 
de la aplicación del esfuerzo y la segunda a la dirección de la deformación lateral.  
 
Por ejemplo, μLR es el coeficiente de Poisson de la deformación en la dirección radial causada por 
el esfuerzo aplicado a lo largo del eje longitudinal. Los valores medios del coeficiente de Poisson 
determinados experimentalmente para muestras de algunas especies se presentan en la Tabla 2 
del  Anexo  A.  La  relación  ideal  entre  el  coeficiente  de  Poisson  y  el  módulo  de  elasticidad  que  se 
muestra en la ecuación (1) no se cumple estrictamente siempre. Dos de los módulos de Poisson, 
μRL  y  μTL,  son  muy  pequeños  y  se  han  determinado  con  menor  precisión  que  los  demás.  Los 
coeficientes  de  Poisson,  varían  dentro  y  entre  las  especies,  dependiendo  del  contenido  de 
humedad y de la gravedad específica.  
 
3.1.3. Módulo de Rigidez o de Corte G 

El módulo de rigidez, también llamado módulo de corte, indica la resistencia a la deformación de 
un elemento debido a un esfuerzo de corte. Los tres módulos de rigidez denotados por GLR, GLT y 
GRT son las constantes elásticas en los planos LR, LT y RT, respectivamente. Por ejemplo, GLR es el 
módulo  de  rigidez  basado  en  las  deformaciones  de  corte  en  el  plano  de  LR  y  los  esfuerzos 
cortantes en los planos LT y RT. Los valores medios del módulo de corte para muestras de algunas 
especies, expresados como coeficientes de EL se muestran en la Tabla 1 del Anexo A. Al igual que 
con módulos de elasticidad, el módulo de corte, varía dentro y entre las especies, dependiendo del 
contenido de humedad y de la gravedad específica.  
 
3.2. Propiedades de Resistencia 
 
3.2.1. Propiedades Comunes 

Las  propiedades  mecánicas  más  comúnmente  medidas  y  representadas  como  "propiedades  de 
resistencia" para diseño, incluyen el módulo de ruptura a flexión, la resistencia máxima al esfuerzo 
en compresión paralelo a la fibra, la resistencia al  esfuerzo de compresión perpendicular a la fibra 
y la resistencia al corte paralela a la fibra. A menudo se hacen mediciones adicionales para evaluar 
el  trabajo  a  la  carga  máxima  en  flexión,  la  resistencia  al  impacto  en  flexión,  la  resistencia  a  la 
tracción  perpendicular  a  la  fibra  y  la  dureza.  Estas  propiedades,  agrupadas  de  acuerdo  con  las 
categorías  de  madera:  duras  y  blandas  (no  correlacionadas  con  la  dureza  o  la  suavidad),  se 
muestran en las Tablas 3, 4 y 5 del Anexo A para muchas de las especies de importancia comercial. 
El  promedio  de  los  coeficientes  de  variación  para  estas  propiedades  debido  a  un  muestreo 
limitado se reporta en la Tabla 6 del Anexo A. 
 
Módulo  de  ruptura:  Refleja  la  capacidad  máxima  de  carga  de  un  elemento  en  flexión  y  es 
proporcional  al  momento  máximo  trasmitido  por  el  espécimen.  El  módulo  de  ruptura  es  un 
criterio de resistencia aceptado, aunque no es un esfuerzo verdadero porque la fórmula con la que 
se calcula es válida sólo hasta el límite elástico.  
 
Trabajo  a  la  carga  máxima  en  flexión:  Capacidad  para  absorber  el  choque  de  un  elemento  con 
cierta deformación permanente y una leve lesión. El trabajo a la carga máxima es una medida de la 
combinación de la fuerza y de la dureza de la madera bajo esfuerzos de flexión.  
 
Resistencia a la compresión paralela a la fibra: El esfuerzo máximo compresivo paralelo a la fibra 
sobre un elemento teniendo una proporción de longitud menor que 11.  
 
Esfuerzo  de  compresión  perpendicular  a  la  fibra:  Reportado  como  el  esfuerzo  en  el  límite 
proporcional. No está claramente definido el esfuerzo último para esta propiedad.  
 
Resistencia  al  corte  paralela  a  la  fibra:  Capacidad  para  resistir  el  deslizamiento  interno  de  una 
parte  del  elemento  sobre  otra  a  lo  largo  de  la  fibra.  Los  valores  presentados  son  la  resistencia 
promedio en los planos de corte radial y tangencial.  
 
Flexión de impacto: En la prueba de flexión de impacto, un martillo de determinado peso se deja 
caer  a  una  viga  desde  alturas  sucesivamente  mayores  hasta  que  se  produce  la  ruptura  o  la  viga 
sufra una deflexión de 152 mm (6 pulgadas) o más. La altura de caída máxima o de la que provoca 
la falla, es un valor comparativo que representa la capacidad de madera para absorber impactos 
que provocan tensiones más allá del límite.  
 
 
Resistencia  a  la  tracción  perpendicular  a  la  fibra:  La  resistencia  de  la  madera  a  las  fuerzas  que 
actúan  a  través  de  la  fibra  que  tienden  a  dividir  un  elemento.  Los  valores  presentados  son  el 
promedio de las observaciones radiales y tangenciales.  
 
Dureza: Por lo general se define como la resistencia a la raya mediante una prueba de dureza de 
Janka modificada, medida por medio de la carga necesaria para incrustar una bola de 11.28 mm 
(0.444‐in)  a  la  mitad  de  su  diámetro.  Los  valores  presentados  son  el  promedio  de  las 
penetraciones radiales y tangenciales.  
 
Resistencia  a  la  tracción  paralela  a  la  fibra:  La  resistencia  máxima  a  la  tracción  aplicada  en  la 
dirección  paralela  a  la  fibra.  Relativamente  pocos  datos  están  disponibles  de  la  resistencia  a  la 
tracción  paralela  a  la  fibra  de  varias  especies  de  madera  clara.  La  Tabla  7  del  Anexo  A  muestra 
valores  de  resistencia  a  la  tracción  promedio  para  un  número  limitado  de  especímenes  de  unas 
pocas especies. En la ausencia de suficientes datos de ensayos de tracción, los valores de módulo 
de ruptura son a veces sustituidos por la resistencia a la tracción de piezas de madera pequeñas, 
claras, de grano de recto. El módulo de ruptura se considera que es una estimación conservadora 
o baja de la resistencia a la tracción para los especímenes claros (esto no se cumple para maderas 
aserradas).  
 
3.2.2. Propiedades Menos Comunes 

Las propiedades de resistencia que comúnmente se miden en pocas ocasiones en la madera clara, 
incluyen la torsión, la tenacidad, el corte móvil y la tenacidad de fractura. Otras propiedades que 
implican al tiempo bajo una carga, incluyen a la relajación, la ruptura de fluencia o duración de la 
carga y la fuerza de fatiga.  

Resistencia  a  la  Torsión:  La  resistencia  a  la  torsión  alrededor  de  un  eje  longitudinal.  Para 
elementos  sólidos  de  madera,  la  resistencia  a  la  torsión  de  corte  podrá  tomarse  como  la 
resistencia al corte paralelo a la fibra. Dos tercios del valor de la resistencia a la torsión de corte 
puede utilizarse como una estimación del esfuerzo torsional de corte en el límite.  
 
Tenacidad: La energía necesaria para causar una falla rápida completa en un espécimen cargado 
centralmente  flexionado.  Las  Tablas  8  y  9  muestran  los  valores  promedios  de  la  tenacidad  de 
muestras de algunas especies de madera dura y blanda. El promedio de coeficientes de variación 
para la tenacidad se determina a partir de aproximadamente 50 especies como se muestran en la 
Tabla 6. 
  
Relajación y Duración de la Carga: Es la deformación dependiente del tiempo de la madera bajo 
carga. Si la carga es suficientemente importante y tiene larga duración, la falla (relajación–ruptura) 
eventualmente  ocurrirá.  El  tiempo  necesario  para  alcanzar  la  ruptura  es  comúnmente  llamado 
duración de la carga. La duración de la carga es un factor importante en el establecimiento de los 
valores  de  diseño  para  la  madera.  La  relajación  y  la  duración  de  la  carga  se  describen  más 
adelante.  

Fatiga: La resistencia a la falla bajo combinaciones específicas de condiciones de cargas cíclicas: la 
frecuencia y los números de ciclos, el esfuerzo máximo, la proporción entre los esfuerzos máximos 
y mínimos, y otros factores menos importantes. Los factores principales que afectan a la fatiga de 
la madera se examinarán más adelante. La discusión también incluye la interpretación de los datos 
de la fatiga e información sobre la fatiga como una función del medio del servicio.  
 
Resistencia de corte a la rodadura: Es la resistencia al corte de la madera donde la fuerza de corte 
está  en  un  plano  longitudinal  y  está  actuando  perpendicular  a  la  fibra.  Se  han  reportado  pocos 
valores  de  ensayos  en  madera  sólida.  En  limitados  ensayos,  esta  resistencia  promedió  el  18%  a 
28%  de  los  valores  de  corte  paralelo  a  la  fibra.  El  valor  de  la  resistencia  es  aproximadamente  el 
mismo en los planos de longitudinal‐radial y longitudinal–tangencial.  

Dureza de Nanoindentación: Este tipo de medición de la dureza es realizado en escala nanométrica 
(escala  de  la  pared  celular).  La  nanoindentación  utiliza  a  un  indentador  muy  pequeño  de  un 
material duro y de forma específica (normalmente una pirámide) para presionar a la superficie con 
la suficiente fuerza que deforme la madera. La historia de la carga y la deformación se utiliza para 
desarrollar  una  información  sobre  las  propiedades  mecánicas.  La  dureza  de  nanoindentación 
proporciona un método para describir la respuesta de un material a varias condiciones de cargas 
aplicadas a una escala que puede explicar las diferencias en las estructuras de celda de la madera y 
ayudar  a  predecir  el  desempeño  del  material  después  de  ser  sometido  a  tratamientos  químicos 
(Moon et al. 2006).  
 
 
Tenacidad a la Fractura (valor de intensidad esfuerzos K): Es la capacidad de la madera para resistir 
los defectos que inician una falla. La medición de la tenacidad a la fractura ayuda a identificar la 
longitud de los defectos críticos que inician la falla en los materiales. Hasta la fecha, no hay ningún 
método  de  ensayo  estándar  para  la  determinación  de  la  tenacidad  de  fractura  en  madera.  Tres 
tipos de campos de esfuerzos y factores de intensidad de esfuerzos asociados, pueden definirse en 
el ápice de una grieta: La apertura del modo (I), del modo de corte hacia adelante (II) y del modo 
de corte transversal (III) (ver Figura 10).  

 
Figura 10.Posibles sistemas de propagación de fracturas para madera (Wood Handbook). 

Una grieta puede presentarse en uno de estos tres planos y puede propagarse en una de las dos 
direcciones en cada plano. Esto da lugar a seis sistemas de propagación de fractura (RL, TL, LR, TR, 
LT  y  RT)  (ver  Figura  10).  De  estos  sistemas  de  propagación  de  fractura,  cuatro  sistemas  son  de 
importancia práctica: RL, TL, TR y RT. Cada uno de estos cuatro sistemas permite la propagación de 
una fractura a lo largo de la dirección de menor resistencia paralela a la fibra.  
 
Las orientaciones RL y TL en madera (donde R o T es perpendicular al plano de fractura y L es la 
dirección  en  la  que  se  propaga  la  fractura)  predominarán  como  resultado  una  baja  resistencia  y 
rigidez de la madera perpendicular a la fibra. Por lo tanto, es una de estas dos orientaciones que 
más a menudo es ensayada. Los valores para la tenacidad a la fractura o factor de intensidad de 
esfuerzos de Modo I varían de 220 a 550 kPa‐m1/2, y para el Modo II oscilan entre 1.650 y 2.400 
kPa‐m1/2. La Tabla 8 resume resultados de ensayos de laboratorio seleccionado del Modo I y del 
Modo  II  con  contenido  de  humedad  del  10%  al  12%,  disponible  en  la  literatura.  La  limitada 
información disponible sobre los efectos del contenido de humedad en la tenacidad a la fractura 
(valor  de  intensidad  de  esfuerzos  K)  sugiere  que  la  tenacidad  a  la  fractura  sea  insensible  al 
contenido de humedad o aumenta a medida que el material se seca, alcanzando un máximo entre 
6% y el 15% de humedad; a continuación este valor, disminuye conforme más se seca.  
 
 

   
3.3. Propiedades de Vibración 

Las propiedades de vibración de principal interés en los materiales estructurales son la velocidad 
del sonido y la fricción interna (capacidad de amortiguación).  
 
3.3.1. Velocidad del Sonido 

La velocidad del sonido en un material estructural es una función del módulo de elasticidad y de la 
densidad. En la madera, la velocidad del sonido también varía con la dirección de la fibra porque el 
módulo de elasticidad transversal es mucho menor que el valor del longitudinal (tan menor como 
1/20);  la  velocidad  del  sonido  a  través  de  la  fibra  es  alrededor  de  1/5  a  1/3  del  valor  del 
longitudinal. Por ejemplo, un pedazo de madera con un módulo de elasticidad longitudinal de 12.4 
GPa y una densidad de 480 kg/m3 tendría una velocidad del sonido en la dirección longitudinal de 
unos 3800 m/s. En la dirección transversal, el módulo de elasticidad sería aproximadamente 690 
MPa y aproximadamente 890 m/s.  
 
La  velocidad  de  sonido  disminuye  con  un  mayor  contenido  de  humedad  o  temperatura  en 
proporción  a  la  influencia  de  estas  variables  en  el  módulo  de  elasticidad  y  en  la  densidad.  La 
velocidad del sonido disminuye ligeramente con el aumento de la frecuencia y la amplitud  de la 
vibración, aunque para las aplicaciones más comunes este efecto es demasiado pequeño para ser 
significativo. No hay ningún efecto independiente reconocido en alguna especie sobre la velocidad 
del sonido. La variabilidad en la velocidad del sonido en la madera está directamente relacionada 
con la variabilidad del módulo de elasticidad y la densidad.  

3.3.2. Fricción Interna 

Cuando  un  material  sólido  es  deformado,  alguna  energía  mecánica  es  disipada  como  calor.  La 
fricción interna es el término que se utiliza para denotar el mecanismo que causa esta disipación 
de energía. El mecanismo de fricción interna en la madera es una función compleja del contenido 
de humedad  y de la  temperatura. En general, hay un valor de contenido de  humedad en  qué la 
fricción  interna  es  mínima.  A  ambos  lados  de  este  mínimo,  la  fricción  interna  aumenta  como  el 
contenido  de  humedad  varía  hasta  cero  o  hasta  el  punto  de  saturación  de  fibra.  El  grado  de 
humedad en qué la mínima fricción interna se produce varía con la temperatura.  
 
A  temperatura  ambiente  (23°C),  el  valor  mínimo  se  produce  al  6%  de  humedad;  a‐20°C,  se 
produce al 14% de humedad y a 70°C, en torno al 4% de contenido de humedad. A 90°C, el mínimo 
no  está  muy  bien  definido  y  se  produce  cerca  a  0%  de  humedad.  Similarmente,  existen 
temperaturas en que la fricción interna es mínima, y las temperaturas de fricción interna mínima 
varían de acuerdo con el contenido de humedad. Las temperaturas de fricción interna mínima se 
incrementan  en  función  a  las  disminuciones  del  contenido  de  humedad.  Para  temperaturas  por 
encima  de  0°C  y  con  contenido  de  humedad  superior  al  10%,  la  fricción  interna  aumenta 
fuertemente  con  el  aumento  de  la  temperatura,  con  una  fuerte  interacción  positiva  con  el 
contenido de humedad. Para una madera muy seca, existe una tendencia general de disminución 
de la fricción interna con la temperatura. El valor de la fricción interna, expresado en decremento 
logarítmico, oscila entre 0,1 para madera caliente húmeda y menos del 0,02 para madera caliente 
seca.  La  madera  fresca,  independientemente  del  contenido  de  humedad,  tendría  un  valor 
intermedio.  
3.4. Características Naturales que Afectan las Propiedades Mecánicas 

Debido a las características de crecimiento natural de los árboles, los productos de madera varían 
en  gravedad  de  específica,  puede  contener  fibras  cruzadas  o  pueden  tener  nudos  y  fibras  con 
pendientes  localizadas.  Los  defectos  naturales  tales  como  cavidades  pueden  ocurrir  como 
resultado  de  elementos  biológicos  o  climáticos  que  influyeron  en  la  vida  del  árbol.  Estas 
características de la madera deben tenerse en cuenta en la evaluación de propiedades reales o al 
estimar el rendimiento real de los productos de madera.  

3.4.1. Gravedad Específica 

La  sustancia  de  que  se  compone  la  madera  es  realmente  más  pesada  que  el  agua;  su  gravedad 
específica es aproximadamente 1,5 independientemente de la especie de madera. A pesar de ello, 
madera seca de la mayoría de las especies flota en el agua, y por lo tanto es evidente que parte del 
volumen  de  un  pedazo  de  madera  está  ocupada  por  cavidades  de  celdas  y  de  poros.  Las 
variaciones  en  el  tamaño  de  estas  aberturas  y  en  el  espesor  de  las  paredes  celulares  causan 
algunas especies tienen más sustancia madera por unidad de volumen que otras especies y por lo 
tanto, mayor gravedad específica, tal como se mostró en la Figura 8.  
 
Por lo tanto, la gravedad específica es un excelente índice de la cantidad de sustancia de madera 
está  contenida  en  un  pedazo  de  madera;  es  un  buen  índice  de  las  propiedades  mecánicas  de  la 
madera dependiendo que tan uniforme, de fibra recta y libre de defectos esté el espécimen. Sin 
embargo, los valores de la gravedad específica también reflejan la presencia de gomas, resinas y 
recursos  extractivos,  que  contribuyen  poco  a  las  propiedades  mecánicas.  Las  relaciones 
aproximadas  entre  las  diversas  propiedades  mecánicas  y  la  gravedad  específica  para  maderas 
blandas y duras uniformes se muestran en la Tabla 9 como funciones de energía. Estas relaciones 
se basan en valores promedios para 43 y 66 muestras de madera blanda y dura, respectivamente. 
La media de los datos varía alrededor de las relaciones, por lo que las relaciones no predicen con 
exactitud los valores individuales de las especies promedio o un valor de un espécimen individual. 
De hecho, las propiedades mecánicas dentro de una especie tienden a ser de forma lineal, en lugar 
de curvilínea, relacionadas con la gravedad específica; donde los datos están disponibles para cada 
especie, un análisis lineal es sugerido.  

3.4.2. Nudos 

Un nudo es la parte de una rama que se ha incorporado en el cuerpo de un árbol. La influencia de 
un nudo en las propiedades mecánicas de un elemento de madera se debe a la interrupción de la 
continuidad y un cambio en la dirección de las fibras de la madera asociados al nudo. La influencia 
de los nudos depende de su tamaño, de la ubicación, de la forma y de la solidez; dependiendo de 
la pendiente del grano; y del tipo de esfuerzo al que es sometido un elemento de madera.  
 
La  forma  de un  nudo  sobre  una  superficie  aserrada  depende  de  la  dirección  del  corte  expuesto. 
Los nudos se clasifican como de intercrecimiento o de encajonado (ver Figura 11). Si la extremidad 
aun sigue viva, hay crecimiento continuo en el cruce con la extremidad y el cuerpo del árbol, y el 
nudo resultante se denomina de intercrecimiento. Después que la rama ha muerto, el crecimiento 
adicional en el tronco que encierra la extremidad muerta, resulta en un nudo de encajonado; las 
fibras del tronco no son continuas con las fibras del nudo de encajonado. Los nudos de encajonado 
y  los  orificios  de  nudos  tienden  generalmente  a  ser  menos  problemáticos  con  respecto  a  las 
propiedades  mecánicas  de  la  madera.  Las  propiedades  mecánicas  más  son  más  bajas  en  las 
secciones  que  contienen  los  nudos  que  en  secciones  uniformes  de  fibra  recta  porque:  (a)  la 
madera uniforme es desplazada por el nudo, (b) las fibras alrededor el nudo están distorsionadas, 
resultando  en  fibras  cruzadas,  (c)  la  discontinuidad  de  la  fibra  de  la  madera  conduce  a 
concentraciones  de  esfuerzos,  y  (d)  el  control  a  menudo  se  produce  alrededor  de  los  nudos 
durante  el  secado.  La  dureza  y  la  resistencia  en  compresión  perpendicular  a  la  fibra  son 
exceptuadas, donde los nudos pueden ser objetables solo cuando causan desgaste no uniforme o 
distribuciones de esfuerzos no uniformes en las superficies de contacto.  
 
Los  nudos  tienen  un  efecto  mucho  mayor  sobre  la  resistencia  a  la  tracción  axial  que  en  la  de 
compresión axial en una columna corta, y los efectos sobre la flexión son un poco inferiores a las 
de la tracción axial. Por esta razón, en una viga simplemente apoyada, un nudo en el lado inferior 
(sometido a tracción) tiene un mayor efecto sobre la carga que la viga soportará que un nudo en el 
lado  superior  (sometido  a  compresión).  En  columnas  largas,  lo  nudos  son  importantes  porque 
afectan a la rigidez. En las columnas cortas o intermedias, la reducción en la resistencia causada 
por  los  nudos  es  aproximadamente  proporcional  a  su  tamaño;  sin  embargo,  los  grandes  nudos 
tienen  un  efecto  relativamente  algo  mayor  que  los  pequeños  nudos.  Los  nudos  en  maderas 
redondeas, tales como los pilares, tienen menos efecto sobre la resistencia que los nudos en las 
maderas cortadas convencionalmente.  

Figura 11.Tipos de nudos. A, nudo de encajonado; B, nudo de intercrecimiento (Wood Handbook). 

3.4.3. Pendiente de la Fibra 

En algunas aplicaciones, las direcciones de los esfuerzos importantes pueden no coincidir con los 
ejes  naturales  de  orientación  de  la  fibra  de  la  madera.  Esto  puede  ocurrir  por  una  elección  de 
diseño,  desde  la  manera  como  la  madera  fue  retirada  extraída,  o  debido  a  irregularidades  de  la 
fibra que se produjeron mientras el árbol fue creciendo.  
 
Figura 12.Pendiente y orientación de las fibras (Wood Handbook). 

La Figura 12 muestra la orientación de la fibra con respecto a los ejes en un espécimen de madera 
de fibra uniforme. Los especímenes desde A hasta D tienen superficies radiales y tangenciales; los 
especímenes  desde  E  hasta  H  no.  Los  especímenes  A  y  E  no  contienen  fibras  cruzadas;  los 
especímenes  B,  D,  F  y  H  tienen  fibras  espirales;  los  especímenes  C,  D,  G  y  H  tienen  fibras 
diagonales. 

3.5. Relajación o Fluencia a Largo Plazo o Creep  

La fluencia a largo plazo o “creep” es la deformación de dependiente del tiempo de un elemento 
sometido a una carga6. La “National Design Specification for Wood Construction (NDS)” incluye la 
influencia  del  “creep”  dentro  de  sus  especificaciones.  Bajo  cargas  a  largo  plazo,  la  deflexión 
esperada  (promedio)  para  una  madera  seca  sería  de  1.5  veces  la  deflexión  inicial  y  para  una 
madera no seca de 2 veces la deformación inicial. Las cargas a largo plazo causaran una deflexión 
permanente de ½ la deflexión por “creep”7. 
 
La deflexión por “creep” varía entre 0 y 2 veces la deflexión inicial. Esto significa que la deflexión 
total puede variar desde la deflexión inicial a tanto como 3 veces la deflexión inicial. 

A niveles de diseño típico y de uso, después de varios años la deformación adicional causada por 
“creep”  puede  aproximadamente  igualar  a  la  deformación  inicial,  instantánea  elástica.  Para 
ilustración,  una  curva  basada  en  el  “creep”  como  una  función  de  la  deformación  inicial  (“creep” 
relativo)  a  varios  niveles  de  esfuerzos  se  muestra  en  la  Figura  13;  el  “creep”  es  mayor  bajo 
tensiones  superiores.  Las  variaciones  climáticas  normales  de  la  temperatura  y  de  la  humedad 
causarán aumentar “creep”. Un aumento de aproximadamente  28°C en temperatura un  doble a 
triple  aumento  en  el  “creep”.  La  madera  verde  puede  llegar  a  “creep”  de  cuatro  a  seis  veces  la 
deformación  inicial  sí  se  seca  bajo  carga.  La  inmediata  descarga  de  un  miembro  resulta  en  una 
completa e inmediata recuperación de la deformación elástica original y después de tiempo, una 
recuperación  de  al  menos  aproximadamente  la  mitad  de  la  deformación  por  “creep”.  Las 

                                                            
6
 American Wood Council, Building Codes and Standards; 2006. 
7
 American National Standard National, Design Specification for Wood Construction; 2005. 
fluctuaciones  de  la  temperatura  y  de  la  humedad  aumentan  la  magnitud  de  la  deformación 
recuperada.  

Figura 13.Influencia del “creep” en 4 niveles de esfuerzos según Kingston, 1962 (Wood Handbook). 

El  “creep”  relativo  a  bajos  niveles  de  esfuerzos  es  similar  en  flexión,  tracción,  o  compresión 
paralelos  a  la  fibra,  aunque  puede  ser  un  poco  menos  en  tracción  que  en  flexión  o  compresión 
bajo  diferentes  condiciones  de  humedad.  El  “creep”  relativo  a  través  de  la  fibra  es 
cualitativamente  similar,  pero  probablemente  superior  al  paralelo  a  la  fibra.  El  comportamiento 
del “creep” de todas las especies estudiadas es aproximadamente el mismo8.  
 
Si  en  lugar  de  un  control  de  cargas  o  esfuerzos,  una  deformación  constante  es  impuesta  y 
mantenida  en  un  elemento  de  madera,  el  esfuerzo  inicial  relaja  a  un  ritmo  decreciente  en 
aproximadamente  el  60%  y  70%  de  su  valor  original  dentro  de  pocos  meses.  Esta  reducción  del 
esfuerzo  con  el  tiempo  se  denomina  comúnmente  relajación.  En  ensayos  de  flexión  llevadas  a 
cabo  entre  aproximadamente  18°C  y  49°C  más  de  2  a  3  meses,  la  curva  de  esfuerzo  como  una 
función del tiempo que expresa la relajación es aproximadamente la misma imagen de la curva de 
“creep”  (deformación  en  función  del  tiempo).  Estas  pruebas  se  llevaron  a  cabo  en  tensiones 
iniciales de hasta aproximadamente el 50% de la resistencia a la flexión de la madera. Al igual que 
con el “creep”, la relajación es marcadamente afectada por las fluctuaciones de la temperatura y 
la humedad.  

3.6. Duración de la Carga 

La duración de la carga, o el tiempo durante el cual una carga actúa en un elemento de madera ya 
sea de forma continua o intermitente, es un factor importante en la determinación de la carga que 
el miembro puede resistir de manera segura. La duración de la carga puede verse afectada por los 
cambios  de  temperatura  y  la  humedad  relativa.  El  esfuerzo  constante  que  puede  soportar  un 
elemento de madera es aproximadamente una función exponencial del tiempo de falla, como se 
ilustra  en  la  Figura  13.  Esta  relación  es  una  combinación  de  los  resultados  de  ensayos  sobre 
especímenes pequeños, de madera uniforme, a temperatura y humedad relativa constantes.  

                                                            
8
 United States Department of Agriculture; Wood Handbook – Wood as Engineering Material; 2010. 
Para  un  miembro  que  continuamente  está  cargado  durante  un  largo  período,  la  carga  necesaria 
para  producir  la  falla  es  mucho  menor  que  la  que  se  determina  a  partir  de  las  propiedades  de 
resistencia mostradas en las Tablas 3 a 5. Basado en la Figura 14, un elemento de madera bajo la 
acción continua de un esfuerzo de flexión durante 10 años puede soportar sólo el 60% (o quizás 
menos)  de  la  carga  necesaria  para  producir  falla  en  la  misma  muestra  cargada  en  un  ensayo  de 
resistencia  a  la  flexión  estándar  de  sólo  unos  pocos  minutos  de  duración.  Por  el  contrario,  si  la 
duración de la carga es muy corta, la capacidad de soporte a la carga puede ser superior a la que 
se determina a partir de las propiedades de resistencia dadas en las tablas.  

El  tiempo  bajo  una  carga  intermitente  tiene  un  efecto  acumulativo.  En  los  ensayos  donde  una 
carga  constante  fue  periódicamente  colocada  sobre  una  viga  y  luego  se  retira,  el  tiempo 
acumulado  que  la  carga  fue  aplicada  efectivamente  a  la viga  antes  de  la  falla  era  esencialmente 
igual al tiempo medio entre las fallas para una viga similar bajo la misma carga aplicada de forma 
continua.  
 
El tiempo medio entre las fallas bajo carga continua o intermitente es visto como un proceso de 
ruptura por “creep”; un elemento tiene que someterse a una deformación sustancial antes de la 
falla. La deformación en la falla es aproximadamente la misma para pruebas de duración de carga 
como para pruebas de resistencia estándar. Los cambios en las condiciones climáticas aumentan la 
tasa  de  “creep”  y  acortan  la  duración  durante  la  cual  un  elemento  puede  soportar  una  carga 
determinada.  Este  efecto  puede  ser  sustancial  para  los  especímenes  de  madera  muy  pequeños 
bajo grandes cambios cíclicos en la temperatura y en la humedad relativa. Afortunadamente, los 
cambios en la temperatura y en la humedad relativa son moderados en la madera en el entorno 
típico de servicio.  

 Figura 14.Relación entre esfuerzos debido a cargas constantes y tiempo de falla para especimenes pequeños 
de madera uniforme, basados en 28 s al 100% de esfuerzo.  (Wood Handbook). 

3.7. Fatiga 

La vida de fatiga es un término utilizado para definir el número de ciclos que se mantienen antes 
de una falla. Resistencia a la fatiga, el esfuerzo de máximo alcanzado en el ciclo de esfuerzos que 
se utiliza para determinar la vida de fatiga, está aproximadamente exponencialmente relacionado 
a  la  vida  de  fatiga;  es  decir,  resistencia  a  la  fatiga  aproximadamente  disminuye  de  forma  lineal 
conforme  el  logaritmo  del  número  de  ciclos  aumenta.  La  resistencia  y  la  duración  de  la  fatiga 
dependen también de otros factores: frecuencia del ciclo; la repetición o la reversión de la carga; 
factor  de  rango  (relación  entre  el  mínimo  y  el  máximo  esfuerzo  por  ciclo);  y  otros  factores  tales 
como  la  temperatura,  la  humedad  y  el  tamaño  del  espécimen.  Los  factores  negativos  de  rango 
implican cargas repetidas opuestas, donde un factor positivo de rango implica la no existencia de 
cargas opuestas.  
 
Los resultados de varios estudios de fatiga en madera se muestran en la Figura 15.  

Figura 15. Resultados de ensayos de fatiga  (Wood Handbook). 

   
4. PROPIEDADES FISICAS 

Varias  de  las  propiedades  físicas  que  pueden  percibirse  con  el  ojo  desnudo  o  por  métodos  no 
sofisticados son a veces únicas, ya sea solas o en combinación con otras características y pueden 
ayudar enormemente a su identificación.  
 
4.1. Color  

En  ambos  términos  de  tono  y  de  sombra,  el  color  comúnmente  es  usado  en  el  examinar  de  la 
madera.  A  veces  solo  exclusivamente  para  una  especie  en  particular.  En  el  cedro  oriental,  por 
ejemplo, el tono de color púrpura y la sombra profunda hacen su identificación bastante fácil. Del 
mismo  modo,  el  color  del  duramen  del  secoya,  del  nogal  negro,  del  amaranto  (carurú)  y  del 
padauk (bermellón) son reconocidos. En algunas especies, una amplia variación de color puede ser 
normal. El álamo amarillo tiene una capa de albura bastante amplia de color blanco cremoso. El 
duramen es comúnmente verde intermedio a profundo, aunque a veces se ha encontrado que se 
producen variaciones que van desde el rosado o púrpura al negro.  

 
Figura 16.Diferencia de color entre el duramen y la albura (www.asturtalla.com). 
 
En algunas especies, el color, aunque consistente, es común y representa a otras especies y por lo 
tanto,  no  es  distintivo.  Debe  señalarse  también  que  el  color  de  superficie  es  considerablemente 
afectado por la exposición a la luz del día y el aire y puede cambiar drásticamente con el tiempo. 
Por ejemplo, el púrpura profundo del cedro oriental envejece rápidamente tras la exposición a la 
luz del día a un indistinto marrón moderado. 
 
4.2. Brillo 

La reflectividad o brillo es ocasionalmente distintivo para una especie en particular. Las superficies 
de grano de lado o lateral de los abetos son consideradas brillosas en relación con aquellas de la 
secoya, que en comparación son opacos.  
 
4.3. Olor  

Aunque distintivo para sólo unas pocas especies de maderas, el olor puede ser una característica 
más útil. Dentro de las especies para las cuales es un rasgo especialmente notable, están incluidas 
el cedro oriental, el abeto de Douglas, el sasafrás, el teca y el cedro de incienso. La capacidad para 
detectar  el  olor  varía,  pero  algunas  personas  perciben  los  olores  más  sutiles  del  tilo,  del  ciprés 
calvo y del catalpa los suficientemente distintivos como para ser útil en la identificación. El olor es 
más pronunciado en el material recién cortado y puede ser reforzado por el humedecimiento de la 
madera. Por desgracia, también se puede transferir a la madera adyacente por contacto cercano. 
Muchos  estudiosos  en  la  identificación  de  la  madera  están  consternados  al  encontrar  que  todas 
las  muestras  de  madera  surtidas  embaladas  en  una  caja  herméticamente  cerrada    huelen  como 
una muestra de cedro oriental.  
 
4.4. Densidad y Dureza  

Estas propiedades físicas se relacionan con el peso relativo de la madera y con las propiedades de 
resistencia  de  la  superficie,  respectivamente.  Los  datos  numéricos  específicos  sobre  estas 
propiedades  están  disponibles  (ver  Figura  8),  y  son  útiles  de  un  modo  muy  general.  Existe  una 
estrecha correlación entre la densidad y la dureza, y si un valor numérico de densidad es conocido 
para una especie, la dureza a menudo puede ser estimada. Pasando la uña perpendicularmente a 
la  dirección  de  grano  a  través  de  una  superficie  de  grano  lateral,  se  obtiene  una  medida 
sorprendentemente significativa de la dureza. La diferencia entre la dureza del nogal y del nogal 
negro, por ejemplo, normalmente puede ser detectada con un poco de práctica.  
 
5. CONCLUSIONES 
• La  madera  es  un  material  ortotrópico  por  lo  tanto  no  presentan  características 
homogéneas, tanto físicamente o mecánicamente. 
• Como  los  troncos  de  los  arboles  tienen  características  cilíndricas,  se  consideran  planos 
transversales, tangenciales y radiales. 
• Para obtener los resultados en una madera de modulo de elasticidad, modulo de rigidez y 
coeficiente  de  poisson,  cada  uno  de  estos  deben  ser  ensayados  en  los  diferentes  ejes 
(transversales, tangenciales y radiales). 
• El  agua  está  siempre  presente  en  la  madera  y  el  porcentaje  de  la  misma  tiene  mucha 
influencia en su comportamiento. 
• Las maderas se pueden clasificar sistemáticamente en maderas duras y maderas blandas, 
aunque esta clasificación no las difiere en lo que respecta gravedad específica.  
• Las propiedades mecánicas de la madera por lo general son ortotrópicas. 
• Los nudos y la pendiente  de la fibra en una muestra de madera afectan las propiedades 
mecánicas. 
• Los  cambios  en  las  condiciones  climáticas  aumentan  la  tasa  de  “creep”  y  acortan  la 
duración durante la cual un elemento puede soportar una carga determinada. 
• La deflexión de una viga de madera debido a “creep” es de 1.5 veces la deformación inicial 
en una madera seca y de 2 veces la deformación inicial en una madera no seca. 
• Las  curvas  de  “creep”  relativo  son  similares  tantos  en  niveles  bajos  de  esfuerzos  de 
tracción, flexión y compresión, para cualquier espécimen de madera. 
• A  mayor  exposición  del  espécimen  de  madera  a  una  carga,  su  resistencia  a  largo  plazo 
disminuirá. 
 

 
6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 
• American Wood Council. 2006. Building Codes and Standards. 
• American National Standard National. 2005. Design Specification for Wood Construction. 
• Hoadley, R.B.  2000. Understanding Wood. The Tauton Press. Newtown, USA. 
• Kingston, R.S.T. 1962. Creep, relaxation, and failure of wood. Research Applied in Industry. 
15(4). 
• Moon,  R.J.;  Frihart,  C.R.,  Wegner,  T.  2006.  Nanotechnology  applications  in  the  forest 
products industry. Forest Products Journal. (56)5: 4–10. 
• United States Department of Agriculture. 2010. Wood Handbook – Wood as Engineering 
Material. 
• www.asturtalla.com 
• www.elmundoforestal.com 
• www.wikipedia.org. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

ANEXO A 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tabla 1 ‐ Módulos de elasticidad para varias especies con 12% de contenido de humedad, 
aproximadamente (USDA, 2010). 
 

 
 
   
Tabla 2 – Coeficientes de Poisson para varias especies con 12% de contenido de humedad, 
aproximadamente (USDA, 2010). 
 

 
   
Tabla 3 – Propiedades de resistencia de algunas maderas comercialmente importantes de 
Estados Unidos (USDA, 2010)a. 
 

 
   
Tabla 3 – Propiedades de resistencia de algunas maderas comercialmente importantes de 
Estados Unidos (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
 
   
Tabla 3 – Propiedades de resistencia de algunas maderas comercialmente importantes de 
Estados Unidos (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla 3 – Propiedades de resistencia de algunas maderas comercialmente importantes de 
Estados Unidos (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla 3 – Propiedades de resistencia de algunas maderas comercialmente importantes de 
Estados Unidos (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla  4  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes  de 
Canadá importadas a Estados Unidos (USDA, 2010)a. 
 

 
   
Tabla  4  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes  de 
Canadá importadas a Estados Unidos (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla  5  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes 
importadas a Estados Unidos a parte de Canadá (USDA, 2010)a. 
 

 
   
Tabla  5  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes 
importadas a Estados Unidos a parte de Canadá (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla  5  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes 
importadas a Estados Unidos a parte de Canadá (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
   
Tabla  5  –  Propiedades  mecánicas  de  algunas  maderas  comercialmente  importantes 
importadas a Estados Unidos a parte de Canadá (USDA, 2010)a. Continuación. 
 

 
 
 
Tabla  6  –  Promedios  de  coeficiente  de  variación  para  algunas  de  las  propiedades 
mecánicas de la madera (USDA, 2010). 
 
 

 
   
Tabla 7 – Promedios de la resistencia a la tracción paralela al grano en algunas especies de 
madera (USDA, 2010). 
 

 
   
Tabla 8 – Funciones relacionadas a las propiedades mecánicas para la gravedad especifica 
en una madera uniforme con fibra recta (USDA, 2010). 
 

 
 
Tabla 9 – Resumen de resultados de tenacidad a la fractura (USDA, 2010).