ACRÓSTICOS

veritascustos.cr@gmail.com

2011

Amor de Dios
Juan 3:16 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo (Romanos 5:15) A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados (Romanos 3:25) Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos (Hebreos 7:26) Para que, de la manera que el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna por Jesucristo Señor nuestro (Romanos 5:21) Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero (1 Juan 4:19) En esto consiste el amor: no en que nosotros hallamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por él (1 Juan 4:10) Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro (Romanos 6:11) Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para que condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él (Juan 3:17) El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios (Juan 3:18) Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor (Juan 14:9) Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo; para que vean mi gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo (Juan 17:24) Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y Jesucristo, a quien has enviado. (Juan 17:3) Y éste es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado (1 Juan 3:23) En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él (1 Juan 4:9) A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer (Juan 1:18) Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios (1 Juan 3:1a) Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros (Romanos 5:8) Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y cualquiera que ama al que ha engendrado, ama también al que es nacido de él (1 Juan 5:1) Porque todo aquel que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre (Mateo 12:50) El que ama a su hermano, está en luz, y no hay tropiezo en él (1 Juan 2:10) Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea gloria por siglos. Amén (Romanos 11:36) Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él (2 Corintios 5:21) El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo (1 Juan 5:10) Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él (1 Juan 3:5) Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra (Filipenses 2:10) Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero (Juan 6:39) Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar (Mateo 11:27) Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado (Juan 6:29) Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:15) Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados (Colosenses 2:13) Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna (1 Juan 5:20).

Palabra de Dios
Isaías 55:11 Así no nos apartaremos de ti; vida nos darás, e invocaremos tu nombre (Salmo 80:18) He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová (Salmo 128:4) Mi porción es Jehová; he dicho que guardaré tus palabras (Salmo 119:57) La suma de tu palabra es verdad, y eterno es todo juicio de tu justicia (Salmo 119:160) ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. (Salmo 119:103) Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Mateo 4:4) Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12) El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida (Juan 5:24) Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas (Deuteronomio 30:14) En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti (Salmo 119:11) ¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa? (Salmo 77:7,8) A ti clamé; sálvame, y guardaré tus testimonios (Salmos 119:146) Si estuviereis en mí, y mis palabras estuvieren en vosotros, pedid todo lo que quisiereis, y os será hecho (Juan 15:7) He aquí que Jehová vacía la tierra, y la desnuda, y trastorna su haz, y hace esparcir sus moradores (Isaías 24:1) No temáis, ni os amedrentéis: ¿no te lo hice oír desde antiguo, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte: no conozco ninguno. (Isaías 44:8) Confirma tu palabra a tu siervo, que te teme (Salmos 119:38) Y Jehová hará oír su voz potente, y hará ver el descenso de su brazo, con furor de rostro y llama de fuego consumidor; con torbellino, tempestad y piedra de granizo. (Isaías 30:30) Sea ahora tu misericordia para consolarme, conforme a lo que has dicho a tu siervo (Salmo 119:76) Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos (Salmo 119:71) Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra: porque yo soy Dios, y no hay más (Isaías 45:22) Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva (Ezequiel 33:11) Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (1 Timoteo 3:16,17) Porque Jehová será tu confianza, y preservará tu pie de quedar preso (Proverbios 3:26) Con todo eso (…) la voluntad de Jehová será en su mano prosperada (Isaías 53:10) Pues no hacen iniquidad Los que andan en sus caminos (Salmo 119:3) Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, y sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que seas dichoso en todo lo que hicieres, y en todo aquello que emprendas (1 Reyes 2:3) Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre (1 Pedro 1:23) porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:21) Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas (Santiago 1:21) Y envié a vosotros a todos mis siervos los profetas, desde temprano y sin cesar, para deciros: Volveos ahora cada uno de vuestro mal camino, y enmendad vuestras obras, y no vayáis tras dioses ajenos para servirles, y viviréis en la tierra que di a vosotros y a vuestros padres… (Jeremías 35:15a)

Alabanza
Salmo 106:1 Alabad a Jehová, invocad su nombre. Haced notorias sus obras en los pueblos (Salmo 105:1) A Jehová cantaré en mi vida: a mi Dios cantaré salmos mientras viva (Salmo 104:33) Bendecid a Jehová, vosotras todas sus obras, en todos los lugares de su señorío. Bendice, alma mía a Jehová (Salmo 103:22) Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien (Salmo 139:14) ¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos (Salmo 8:1) Gustad, y ved que es bueno Jehová: Dichoso el hombre que confía en él (Salmo 34:8) Voluntariamente sacrificaré á ti; alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno (Salmo 54:6) Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado (Efesios 1:6) Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre (Hebreos 13:15) En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en el, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria (Efesios 1:13,14) El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas (Santiago 1:18) Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia (Romanos 9:16) ¡ALELUYA!

Creación de Dios
Génesis 1:1 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. (Colosenses 1:16) Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía (Hebreos 11:3) Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra; Y los cielos son obras de tus manos (Hebreos 1:10) Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de que desecharse, si se toma con acción de gracias (1 Timoteo 4:4) Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera (Génesis 1:31a) Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca (Salmo 33:6) Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos (Salmo 19:1) pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos (2 Pedro 3:7) Vi un cielo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más (Apocalipsis 21:1) ¡Cuan innumerables son tus obras, Oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios (Salmo 104:24).

Nuevo Nacimiento
2 Corintios 5:17 De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios (Juan 3:3b) Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas; de modo que no tienen excusa (Romanos 1:20) Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto, es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. (Romanos 8:28,29) Pero si alguno ama a Dios, es conocido por Él (1 Corintios 8:3) No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre (Juan 6:46) a Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer (Juan 1:18) Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios (1 Juan 3:9) Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él (Romanos 8:9) Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino la nueva creación (Gálatas 6:15) Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (Marcos 16:15b) Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Romanos 1:16a) Para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación (Salmos 67:2) (…) Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios (Marcos 10:27b) De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17) Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron (Apocalipsis 21:4) He aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí el tiempo de salvación (2 Corintios 6:2b) He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. (Apocalipsis 3:20) Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mateo 6:33) Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios (Juan 1:12,13) Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios (Juan 3:21) He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. (Apocalipsis 21:5b).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful