P. 1
La cocina de los conventos

La cocina de los conventos

|Views: 366|Likes:
Published by Bitácora PI
"La cocina de los conventos" contiene una amplia muestra de más de 200 recetas de origen monástico, sencillas y austeras como corresponde a la vida conventual. En este libro el lector encontrará un repertorio de fórmulas para preparar sopas y potajes, platos del huerto, de la mar o del río, del establo, del corral o de la caza, deliciosos dulces y licores, etc. Todas ellas se exponen con la mayor claridad y concisión, además de explicar, cuando corresponde, su origen e historia.
"La cocina de los conventos" contiene una amplia muestra de más de 200 recetas de origen monástico, sencillas y austeras como corresponde a la vida conventual. En este libro el lector encontrará un repertorio de fórmulas para preparar sopas y potajes, platos del huerto, de la mar o del río, del establo, del corral o de la caza, deliciosos dulces y licores, etc. Todas ellas se exponen con la mayor claridad y concisión, además de explicar, cuando corresponde, su origen e historia.

More info:

Categories:Types, Recipes/Menus
Published by: Bitácora PI on Jan 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

07/05/2013

pdf

INGREDIENTES:

3/4 de kilo de garbanzos,
1/2 cebolla,
2 dientes de ajo,
150 gramos de arroz,

pan molido,
aceite,
sal

PREPARACIÓN:

Los garbanzos se ponen a remojo, en agua templada, la noche anterior; al día siguiente se pasan a
una olla grande, se cubren con agua templada y se dejan cocer despacio, añadiendo un buen chorro
de aceite y un diente de ajo muy picado. El tiempo de cocción depende de la calidad de los
garbanzos.

Con la cebolla muy picada y el otro diente de ajo también picado se hace un sofrito que se agrega a
los garbanzos cuando estén tiernos, poniendo también el arroz y la sal necesaria. Se dejan en el
fuego hasta que todo quede unido y en su punto; en caso de necesitar algo más de agua se vierte en
pequeñas cantidades y siempre caliente. Al final se echa a este potaje una cucharada de pan molido,
que también se puede incorporar cuando el sofrito. No debe quedar muy seco. Se retira del fuego, se
deja reposar unos momentos y se sirve.

—32—

Este potaje tiene diferentes versiones. También se le puede añadir algo de verdura, espinacas o
acelgas, incluso puerros. Otra forma de preparar el potaje, llamado de vigilia, es completado con
algo de bacalao, después de escaldarlo y suprimiendo todas las espinas y pieles.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->