LA TIERRA PRIMITIVA El nacimiento de la Tierra se remonta a la formación del sistema solar.

En ese tiempo nuestro planeta, el tercero más grande de todo el sistema, era una bola incandescente. Con el paso del tiempo, comenzó a enfriarse hasta cuando, hace unos 4 millardos de años, se formó en su superficie una costra sólida. Por un período de 500 millones de años, hubo una era en la cual en nuestro planeta, así como en el resto de los planetas en formación en el sistema solar, precipitaron en ellos una gran cantidad de fragmentos presentes en las órbitas. Luego, los impactos se hicieron cada vez más raros. En la superficie, la costra en vías de solidificación, rompiéndose, hacía fluir una gran cantidad de gas y de lava formando de esta manera la atmósfera primordial. Esta era muy diferente a la actual. El vapor de agua presente en ella se transformada en lluvia, pero debido a la alta temperatura se evaporaba inmediatamente en un ciclo continuo. A medida que la temperatura disminuía comenzaron a formarse los mares. Mientras tanto, hace unos 3 millardos de años, aparecía la vida en la Tierra, en forma de bacterias y de algas microscópicas que comenzaron un proceso fundamental para el futuro de nuestro planeta: la fotosíntesis y la producción de oxígeno, que con el tiempo habría de modificar completamente la atmósfera. Los biólogos en general aceptan la idea que la vida se origina a partir de materia inanimada en un proceso que se denomina evolución química, el cual se debe haber desarrollado en varias etapas. A pesar de que nunca se sabrá con certeza las condiciones de la tierra primitiva, distaban mucho de las actuales. Composición de la atmósfera primitiva: Dióxido de Carbono (CO2), Monóxido de Carbono (CO), Vapor de Agua (H2O) ,Hidrógeno (H) ,Nitrógeno (N2). También es posible que hubiera Amoníaco (NH3), Sulfuro de Hidrógeno (H2S) y Metano (CH4). Es probable que tuviera poco o nada de oxígeno (O2). Para la evolución química de la vida se necesitaba Ausencia total o casi completa de oxígeno libre, ya que al ser muy reactivo hubiera oxidado las moléculas orgánicas que son esenciales para la vida. La tierra primitiva era un lugar caracterizado por la presencia de vulcanismo generalizado, tormentas eléctricas, bombardeo de meteoritos e intensa radiación, especialmente ultravioleta, presencia de sustancias químicas que funcionaran como "bloques de construcción químicos": agua, minerales inorgánicos y gases.