Pronunciamiento La Mesa Directiva del Centro Federado de Estudiantes de Letras y Ciencias Humanas de la Pontificia Universidad Católica del Perú

(PUCP), a propósito de los últimos acontecimientos, comunica a la comunidad universitaria y al público en general lo siguiente:
1. Lamentamos profundamente el decreto de S. E. Cardenal Tarcisio Bertone

que lesiona gravemente la relación de la PUCP, nuestra casa, con el Estado Vaticano. Creemos que la PUCP no sólo se fundó sino que ha ido madurando un sincero espíritu cristiano y católico que se expresa en lo que esta comunidad es hoy y lo que ha logrado construir.
2. Siendo la PUCP una comunidad de alumnos, profesores, trabajadores y

graduados cuya autonomía se ampara no sólo en la justicia de su causa sino en la ley peruana, recordamos que este Centro Federado es uno los tantos centros por los que, así como ocurre también con la Federación y con nuestros representantes a cogobierno, los estudiantes participamos activamente en el debate de los asuntos de la casa. Esta participación constituye un derecho de los estudiantes que estamos dispuestos a defender frente a cualquier injerencia externa.
3. Reivindicamos irrevocablemente la autonomía del gremio estudiantil para

impulsar lícitamente iniciativas académicas, culturales y de trascendencia pública sin necesidad de aprobación o consentimiento expreso por parte de las autoridades de la universidad.
4. Creemos que es esencial a una auténtica vida universitaria la discusión

libre y crítica de los más diversos autores. En ese marco, ningún autor, ningún libro, puede estar proscrito. Esta exigencia nos es aún más clamorosa cuanto esta facultad, la más antigua de nuestra casa, es la de Humanidades. Una formación humanística integral tiene su cimiento en la lectura crítica, crucialmente diferente del adoctrinamiento.
5. Respaldamos la trayectoria y trascendencia intelectual, así como la

profunda interpelación ética, del mensaje del R. P. Gustavo Gutiérrez Merino, profesor emérito de la casa. Suscribimos plenamente las palabras de nuestro querido decano Luis Jaime Cisnerosi en 1995: “la labor de Gustavo Gutiérrez, sacerdote, ha logrado ensanchar su apostolado esencial y ha enriquecido el campo de la discusión académica con reflexiones que, porque miran a la antropología cultural, a la psicología, a la sociología y a la filosofía, hacen de él un humanista”ii.
6. Asimismo, recordamos a los creyentes católicos que, en materia de fe y

doctrina, en 2006 la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Conferencia Episcopal Peruana dieron “por concluido el camino de clarificación de los puntos problemáticos contenidos en algunas obras del autor”iii.
Decano de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas 1969-1971. Cisneros Vizquerra, L. J. y G. Gutiérrez. Teología: Acontecimiento, silencio, lenguaje. Discursos con ocasión de la incorporación de Gustavo Gutiérrez a la Academia Peruana de la Lengua. Lima: CEP, 1996, p. 46. iii Conferencia Episcopal Peruana. “Nota explicativa de carácter histórico sobre el caso del R.P, Gustavo Gutiérrez. OP.”. Lima, 1º de septiembre de 2006.
i ii

7. Por lo expuesto, no podemos sino expresar nuestra incomprensión de la

“perplejidad” que, según las afirmaciones trascendidas, le habría generado un modesto ciclo de lectura, por lo demás de un libro clásico del pensamiento latinoamericano, a S. E. Cardenal Bertone.
8. No podemos sino agradecer el soporte y la amistad de los profesores que

nos han apoyado en esta iniciativa. Su actuar nos refuerza la confianza tanto hacia esta comunidad como hacia los hombres de fe de este país.
9. Creemos sí que, bajo las actuales circunstancias, el trascendido sobre

estas “iniciativas”, así como otros episodios previos, son muestra del espíritu autoritario que anima la arremetida con que ciertos sectores conservadores intolerantes pretenden sitiar a nuestra casa, apenas una muestra de lo que sería una PUCP bajo el control del Cardenal Cipriani Thorne. En ese sentido, llamamos a nuestros compañeros y demás miembros de la PUCP a una profunda reflexión para luego actuar de la manera más enérgica y efectiva en la defensa de nuestra autonomía.
10. Finalmente,

desde nuestra humilísima posición, les agradecemos enormemente y pedimos continuar con su llamado a la paz y al diálogo a Mons. Salvador Piñeiro y a los obispos del Perú.

M.D. – CC. FF. LL. CC. HH. 2012, 26 de julio del 2012

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful