CONSTRUCCION DEL PIANO

Existen dos grandes formas en la fabricación de un piano dentro de la enorme variedad de modelos y marcas: el piano vertical y el piano de cola. El piano vertical es un mueble pequeño adecuado a las dimensiones de una vivienda corriente. Las cuerdas graves y agudas están entrecruzadas, lo que resuelve el problema de su tamaño, según el principio de que “la diagonal de un cuadrado es más larga que uno de los lados”. El piano de cola, por el contrario, es un mueble alargado, apto para grandes salas, y sus cuerdas están extendidas en toda su longitud. El piano consta de un bloque de lutería que, independiente de la forma y modelo del mueble, es lo que determina la calidad esencial de su sonido y acústica. Dicho “bloque de lutería” esta basado en tres leyes fundamentales: la Ley de las longitudes, que dice que la frecuencia del sonido producido es inversamente proporcional a la longitud de la cuerda, fenómeno que descubrió Pitágoras; la Ley de las tensiones, según la cual la frecuencia del sonido producido es proporcional a la raíz cuadrada del peso de tensión, que es modificado por la afinación, que consiste en poner todas las cuerdas al tono en que deben estar y, finalmente, la Ley de las masas: la frecuencia del sonido producido es inversamente proporcional a la raíz cuadrada de la masa unitaria; esto es que las cuerdas graves del piano son de acero y alrededor de ellas se enrolla un hilo de cobre mas o menos grueso según la escala sonora, la que al ser puesta en vibración, da un sonido complejo. El piano es un instrumento extraordinariamente popular, el más universal, el que ha recibido el legado de obras desde los tiempos clásicos hasta hoy más importante, más rica en calidad y más abundante. No hay ningún instrumento musical que pueda compararse con el piano por la riqueza de obras a él dedicada, excepto, tal vez, uno: la orquesta. Todo ello hace de este instrumento el más fácil y el más difícil. El que atrae hordas de chapuceros que machaquean a más y mejor y las grandes legiones de excelentes virtuosos que recorren el mundo causando la admiración en salas de concierto. Nosotros nos contentaríamos con que hubiese un buen pianista medio, al que le fuese accesible el repertorio corriente clásico y romántico y las músicas propias de la nacionalidad, y para quien el piano sea un objeto de intensa recreación y vehículo de comunicación del gran mensaje de la música.

Related Interests