You are on page 1of 13

Programa Edición 08 Radio Web Digital Mundial Ingrid Odgers

Martes 20 de enero de 2009

MARIETTA MORALES RODRIGUEZ - ANTOFAGASTA, CHILE

CARTA A BONO EN PARIS

Estoy como en ese cuarto de hotel de un millón de dólares.


Observando a través de la ventana
como cae la nieve,
humedeciendo las calles de la ciudad.
Escuchando The matter more pretty of world
recordando esas viejas canciones del patio del colegio.
En que todo lucía como una moneda de centavo.
Eran los tiempos que las distancia me parecían remotas
y estar sentada en los pasillos de los aeropuertos
una situación casi irreal.
Ahora en este pulcrísimo hotel, envuelta en un vestido blanco.
Todo ha sido vertiginoso y casi cinematográfico,
cuando el carretero de la muerte
caminaba hacia el cementerio.
Mis mundos se derrumbaron
y todo se evaporó entre mis manos,
y solamente pude guardar tu fotografía
en mi baúl.
Eran los tiempos en que soñaba estar contigo
en un castillo de Dublín,
construyendo esos mundos perfectos,
donde no existe el desamor.
El tiempo corrió como atleta soberbio.
El carretero de la muerte se alejó para siempre.

Galopé hacia tierras áridas , desafiantes.


Levanté circos como hongos
después de la lluvia,
aprendí a sentir el látigo del silencio.
Lancé muchos papeles
y aún escuchaba tus canciones,
cuando caminaba por las calles empedradas de laciudad.
Ahora los transeúntes
corren de un lado a otro,
como esa niña que se levanta temprano para subirse al microbús .
Saco del bajón aquel libro bellamente impreso,
y siento , mi querido Bono,
que ambos estamos envejeciendo.

MADRID /SARAJEVO /BERLIN


Son las linternas feroces/que emergen desde el fondo de una maleta,
que vieron como la línea del tren/se rompió como gacela quebradiza.
En el palpitar de las calles desoladas,de esos resplandores que entraron por la
ventana.
De esos sueños metafísicos,de aquella radio que anunciaba/el desembarco de
los ángeles/y dibujaba/ese severo retrato familiar.Esa imagen etérea/cuelga
desde lo alto/de un péndulo.De ese tiempo que corrió/como telégrafo frenético,
en busca de esa comedia mal representada/que es el estallido de una granada,
al final de una calle de Sarajevo.

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DE LA DESESPERANZA

En el teatro de marionetas
el estruendo de Puccini
retumba en tus oídos.
Es la vorágine
que te ahoga entre edificios y jeringas
en los atardeceres,
en las melodías del clarinete,
junto al café evaporado.
Buscas la vida en el cajón de fósforos
entre el baño y la cocina .
En la cantina de la esquina
el sonido de los látigos anunciaron la última travesura
del ángel descarriado.
Al sonido de Armstrong,
que cae como la lluvia de los anuncios en las calles húmedas,
la fotografía de fin de siglos
que estremece los amaneceres del mundo.

JOSÉ DIEZ - ANDALUCÍA - ESPAÑA

Agazapados en las sombras parece que sonríen, y sólo afilan sus colmillos. La
presa es apetitosa y ellos tienen hambre. Banquete de lujuria se prometen.
Sólo necesitan emboscarse, lanzar cánticos de sirena hablando de paraísos,
de promesas. No escuches esos cantos, niña. Aléjate de ese mar de aguas
tranquilas, muertas, y deslízate en el torbellino de tu juventud hasta crear tu
propio remanso.(JDD. 2000)

Echadme una mano, viejos, que no puedo con la aurora que me trae esta
chiquilla. Testigos sois de que no puedo, ni quiero, a solas estar con ella. Y no
es temor lo que lo impide; es cariño paternal, o de abuelo la ternura. ¡Maldita
edad que no me da otra alternativa! (JDD. 1999)

Ya se acerca al mar el río


Se seca de sal y arena.
Atrás dejó las frondas.
Atrás los esquivos meandros.
Atrás los cantarines saltos.
Atrás los remansos de paz.
Atrás el torrente orgulloso.
Atrás el reflejo de luna.
en el espejo de sus olas inquietas.
Atrás los muertos confiados.
Atrás los campos engendrados.
Atrás las fuentes nutrientes.
Atrás el nuevo río que empuja.
Ya estás, río, en el mar.
Seco de sal y arena.
¡Río, río, no puedes llorar tu pena!
Tienes lágrimas de cristal.
Lágrimas de sal y arena.
(JDD. 1999)

Que el viento te lleve mi virtual beso, húmedo, cálido o frío. Sólo tienes que
acercarte a la pantalla y besar mi nombre. Es tu opción. También puedes
escupirlo. Pero has de decírmelo para que yo, acercándome a ti, pueda sentirte
húmeda, cálida o fría.
(JDD. Junio 2001)

Un viejo es un viejo moribundo de soledad.


Un viejo es un viejo con lágrimas y no llora
Un viejo es un viejo con la memoria marchita,
con la esperanza marchita con el deseo marchito.
Un viejo es tan poca cosa...Tan inútil es un viejo...
(JDD. Junio 2001)

A una poeta querida

Ah, las metáforas; siempre llenan el alma de incertidumbre! ¿Qué contienen tus
metáforas, niña? ¿Son presagios? ¿Qué dice tu mensaje, lleno de ambiguos
significados? Ahora tu amor ausente estará llorando, queriendo comprenderte.
Sólo ha entendido que no está en tu esperanza, sólo en tus sueños, y eso es
poco. El quisiera tenerte en sus brazos despiertos, estar en donde tú estás,
ocupando el mismo espacio. Despierta o dormida, él sólo necesita
contemplarte de cerca, sentir tu aliento. Y luego dejarte, despierta o dormida,
con la promesa de su amor eterno. E irse por el camino que tu pintas de flores,
en busca del nuevo firmamento. Y allí encontrar una nueva estrella vacía que
sea vuestra morada eterna. Pero.... puede que tu amor esté diciendo: Ah, los
sueños, las mentiras, las metáforas.¡Malditos seáis, malditas sean! Que nos
permitís vivir una apariencia de vida hermosa. Hasta despertar. Y conocer la
amarga verdad. Y con ella vivir hasta la muerte. Sin otro sueño, sin otra
mentira. Ven ya, muerte, no te demores Que del tiempo pasado y vivido entre
sueños y mentiras. Nada quiero recordar.
(JDD. 1999)
-------

Aviva ya el alma, que se te duerme, y llévala a un mar tempestuoso. Dile que


esperé allí en actitud inerme la caricia del viento incestuoso. Mientras ella se
fecunda de pecados verás alma y cuerpo embellecidos.
Alma y cuerpo de virtudes sobrados y de marchitos amores renacidos.
(JDD. 2000)

LUIS OSSA GAJARDO -VALPARAÍSO, CHILE

UNA AURORA NUEVA

Una clara campanada anuncia lo que he sido,


Capitán de la palabra azul en su navío.
Savia nueva y lejana mi corazón sostiene;
la savia del ayer es fruto de hoy,
la sangre del mañana…
Mi lira pulsé como un loco
en un mundo de envidias mil, de sombras y desvaríos.
Estrellas rojas
fueron el timón de mis desvelos,
el yugo de mi destino
en las sombras del desaliento,
en la túnica del olvido.
En las noches de las almas turbias,-espíritus vacíos-
esperé al ruiseñor de la mañana.
Bajo la llama fecunda
de mis sentidos, en las fronteras del sueño
labro la cálida miel
de mis anhelos.
Para mis hondos campanarios,
el sueño que en mi surco brota,
la aurora nueva espero,…
un sol glorioso para mi corazón sombrío.

LLORAD

Vosotros poetas que pretendéis ser el reflejo


de una época grotesca,
todo el pavor sentisteis por ofrecer a los hombres
la palabra sencilla, la palabra pura, la palabra abierta.

Vuestro puño convocó la palabra oscura


que mora entre el labio y el diente
y no escuchasteis el hondo clamor de la sangre.
Id poetas a las entrañas del sueño,
dejad las fronteras baldías.
dejad esos campos abstractos,
dejad esos ojos abyectos.
Id a la médula roja de la vida,
escuchad el dulce trino de algunos pájaros celestes.
Bajo la fresca lluvia, la semilla cantando despierte.
Bebed entre la verde hierba
el cristalino resplandor...
Aún es tiempo de abrazar la aurora...
la última estrella trémula, alcanza.
Poetas que al destierro enviasteis la poesía
al confiar en vuestros académicos destellos,
coged el corazón con vuestras manos
y en la cúspide
que alcanzaron vuestros nombres...llorad.

HIJOS DE LA SOMBRA

Vosotros hijos de la sombra


que en la gruta extraña y oscura
nutristeis vuestra sangre y agitasteis sin rumbo
el verso del abismo...
¿ Es la aridez vuestro rubí encendido?
¡Oh! turbios soñadores del universo
dejad de ser el espejo del hastío.
Vosotros que labráis en los surcos de la blasfemia
¿Por qué no seguís el curso de los sagrados astros en su rumbo celeste? ...
y en los verdes campos donde la virtud florece
agitareis henchidos de júbilo vuestro propio corazón.

¡Bajo los astros fraternos, hermanos despertad!


Que el fuego de la virtud en un hálito fecundo se transforme
y sea el pámpano que al mundo envíe.
Tres columnas de gloria serán vuestras vigilias en el valle de las musas
donde el poeta se tiende y reposa.
Azules lirios en vuestros espíritus florezcan.
¡Oh, que la sombra del Mirto sea vuestra cubierta!

JUAN PABLO RIVEROS - PUNTA ARENAS, CHILE

LA DANZA DEL UNIVERSO

El universo, maestro Scardanelli,


una telaraña dinámica de íntimos sucesos vinculados.

Como tus ojos, tus manos, el color de tus cabellos,


o el ave que vuela quieta bajo el cielo azul,
ninguna parte o propiedad de esta telaraña es esencial.
No hay ninguna ley fundamental, maestro,
ni una sola.
Todo es Li, dice Ch’en Shun, el patrón de las cosas,
el principio por el que todo está hecho para acoplarse .

Sólo importa la pirámide total, el conjunto,


la gracia del todo, la armonía entre las partes.
Así, la congruencia de las interrelaciones es la que
le otorga sentido a toda la estructura de los seres.

Y este persistente vaivén de las olas


y mi respiración en este crepúsculo frente al mar.
Esta arena, estas rocas, el agua
o la gaviota que tropieza gravemente en el aire,
Así en toda la telaraña del cosmos
miríadas de partículas en vibración
se crean y se aniquilan
sordamente.

Entonces,
como un grano de arena en la playa del universo,
como una ínfima estrella en el espacio cósmico,
como una chispa menor en todos los fuegos,
como una torre
o una pirámide dentro de otra pirámide.
Así como una perla en el cielo de Indra
refleja todas las perlas del collar,
somos sólo una nota, un compás,
parte de una gigantesca danza universal,
fragmentos de una cósmica danza de energía.

Oigo el ritmo
y siento el sonido de una lluvia de rayos cósmicos
y de partículas de alta energía que colisionan y bombardean
constantemente la atmósfera terrestre.
Entonces, cascadas de energía caen
desde el espacio exterior
creando y destruyendo partículas en rítmicas pulsaciones.

Y no sólo la materia, maestro,


también el vacío participa de la danza del universo,
pero no es ese vacío occidental como una sencilla nada
sino el vacío que contiene todas las formas del mundo de las partículas,
esas meras manifestaciones transitorias del vacío fundamental.

Es la danza de Shiva,
el señor de la danza de los hindúes.

En el espacio cósmico
cada partícula,
cada uno canta perpetuamente en la Gran Canción.

EL NUEVO PENSAR DE GALILEO

Pero no.
No, los acontecimientos, el acaecer en la naturaleza no surge de la esencia de
las cosas corpóreas. Pues hay fuerzas que operan desde fuera: la piedra no
tiene peso y no cae si está lejos de los astros, y la misma piedra cae 30 veces
más rápido cerca del sol.

La naturaleza es algo más que cosas corpóreas.

Hay fuerzas magnéticas,


eléctricas,
gravitacionales
que determinan nuestros cambios.
Y surgen de diferentes masas,
sean sólidas, líquidas o gaseosas,
actuando luego las fuerzas entre las masas.

La Tierra y la piedra se atraen mutuamente,


como el éxito mundano a la envidia,
como lo pleno atrae al vacío,
la fortuna a la desgracia,
la inocencia al corrupto.

Un copo de nieve caería como piedra


si no fuera por las fuerzas termodinámicas.
Si ellas no existieran,
el aire caería como una lluvia de piedras diminutas en tu rostro.

Nadie conoce la esencia de estas fuerzas,


que se rigen por leyes precisas y universales,
leyes que poseen, desde el inicio de los tiempos,
la capacidad de engendrar lo complejo,
la vida ,
la conciencia.
Pero el buscador, oh maestro Scardanelli,
podrá decirnos cómo -solamente el cómo- ellas se comportan,
qué direcciones siguen,
qué mueven, modifican o provocan.
Pues las fuerzas operan con arreglo a leyes inquebrantables,
cuidadosamente ajustadas para la vida,
siempre fieles a algo o a alguien,
como Krishna o Cristo o Mahoma leales a los pequeñísimos hombres.
Hay fuerzas desconocidas que nos mueven
sobre todo el espacio de nuestras experiencias terrenas,
en el sistema solar, en la Vía Láctea,
en los mundos transgalácticos,
en el infinito cosmos.

¡Hay un simple y perfecto orden


ajeno al hombre y a sus dioses!

A ello debemos el cambio: la variación de una llama,


del arco iris, de aquella piedra triturada por el tiempo.

Para el nuevo pensar,


las cosas ya no son más lo primario
en el campo de la consumación causal;
en el acontecer,
las cosas son productos variables de fuerzas operativas
que se rigen por leyes invariables,
valederas en todos los tiempos y espacios.

Las cosas son señales que nos envían las fuerzas del universo.

EL PENSAR PERIPATÉTICO

El mundo de los cuerpos


es el objeto de la filosofía natural
(pero no los cuerpos matemáticos
ni los procedentes del arte humano).
Lo natural tiene en sí la causa de su movimiento:
crece la planta por inclinación propia
desde la semilla;
la piedra cae
por su gravedad
Pero, es una fuerza ajena la que hace salir
la flecha del arco,
el son de la flauta o el canto del ave,
i.e., la esencia de las cosas
llevan en sí la ley de su devenir,
pues
la piedra cae en virtud de su esencia,
de su petreidad (petreïtas),
cae más rápido que el copo de nieve o que la hoja
que en este otoño cae silenciosamente del limonero
o que la pluma que cae del nido mundial del pájaro ausente,
la roca cae (¿todo cae?)
más rápida que las cenizas, que una guinda, que la hoja de un cerezo.
Porque es propio de lo pesado el caer,
ir hacia abajo (¿abajo?)
porque abajo está su sitio natural.
Y lo liviano, el humo, el villano del diente de león,
la hoja que contiene tu palabra y se lleva el viento,
el volantín que se eleva en tus sueños,
la caminata agotadora que te lleva hacia lo alto,
lo liviano, decía, como el fuego (y las cenizas con sus muertos),
al aire sube porque su sitio natural es lo alto, lo de arriba.

NIEVE XII

Al final de un copo de nieve hay cocinas azules,abismos de agua, cristales de


oro puroy galerías a la velocidad de la luz.
Los soplos de Ausencia,incandescentes de dolor,son como frigoríficas
huertasque cosecha en silencio la Gran Abuela.

Hay también coles, nabosy una vidriería de zanahoriasque luego picotean


asustadostordos hambrientos.

¿Y la física interna de la nieve,y su interminable galería de cristales preciosos?


¿Y la compleja mecánica de los hondos hielos?
Al fondo de un copo de nieverelampaguea el jardín de Pan-Yan-Tuan

Eso hay.

ANTÁRTICA II

Se trataba de invernar, de pulsar las leyes del frío; de escrutar la indigencia en


la medianoche del mundo; de buscar huellas de dioses ahí donde la huella de
las huellas se ha perdido.

Se trataba de la compleja red de circunstancias y menudos azares que calibran


la temperatura del Planeta, mi temperatura, nuestro propio clima interior.

Del enorme frío absorbido en las grandes ciudades llenas de gente; de la


simple soledad, de la inmensa precariedad humana.

Había que acceder al umbral, al Bósforo entre la blancura de este mundo


solitario y aquel otro lleno del calor de las aldeas.

En el fondo, como un barco que bornea una bahía lejana, como un astronauta
atado a su cápsula en Plutón, se trataba de mirar el vasto paisaje nevado de
multitudes solas; de balidos solitarios, de vislumbrar sus leyes.

Porque aquí, en lo frío, en lo inhóspito se adoptan las grandes decisiones


planetarias;l a estructura de la tibieza, la llama del brasero en las aldeas ,el
juego en las fiestas del denario, la estructura del abrazo, del beso, de la
lámpara que apenas pudisteis apagar.

De titilar a la intemperie en los océanos, se trataba.

Cuento infantil
JORGE RODRIGUEZ LAGOS -HONDURAS
El Gatito come Pollo

Me encontraba leyendo un interesante libro de cuentos / cuando ónix llego a


sentarse a mis piernas / me abrazo / y dio un beso
- papi ( me dijo) un gatito come leche con pan / sin pan / tortilla y lo que sea
- un gatito(respondí) come muchas cosas que le gusten
- ! aaaaahhhhh¡ (exclamo)
- ¿ porque me lo pregunta?
- pues (me dijo con desenfado) porque el gatito se acaba de comer el pollo, que
usted dejo en la mesa enfriando para la cena, luego se bajo de mis piernas y se
fue corriendo.FIN

CRISTIAN LAGOS LAGOS - CHILE

Poema

En el lecho de los ríos fui sacando lo mejor de tus nervios azules


en tus nalgas el viento se enrollaba y ardían en zarzas tu pezones
no era difícil morder las enaguas de la luz y escrudiñar tus ojos
había tanto mar en ellos que los peces agonizaban de extravío
dejándome entre los dedos un armazón de espinas diminutas
una margarita triturada en los muslos de tu voz
por sazonar el caldo de mis sienes ataría mis muñecas a un catre de bronce
florecido

colgaría mi deshuesada lengua en los cuernos del agua


que te hunde las costillas a golpe de piedras

si Dios bramara en mangas de camisa un pájaro de óleo y cal se ahogaría en


esta orina que chorrea la verdura de mi labios

si Dios se llamara Luis Acevedo pasos de avioneta consumida por el soltus


pubis de choclo desgranado sería el puente de cimbra donde bebo el óxido del
polen

se teñirán de morados las campanas


la tiza de tu piel con que escribes
las piedras que humedecen el cauce de los peces extinguidos
pasarán esta semana
los satélites de USA te dejarán ciega y habrá pólvora en la sombra del
manzano

como no llorar si los gusanos te eligieron para fabricar con tus huesos una
lámpara

piensa ahora en los maremotos las gaviotas traen un féretro lleno estertores
oblicuos una multitud de esteros y troncos agazapándose a este terrible deseo
de embriagarme

oyes el viento que recoge la leche de los días?

con la hostia que me trago en cada equinoccio


la perdiz de mis angustiados párpados endulzan los perdigones que vomita tu
escopeta

soles negros de mi vida diaria mordedura de miga mi sangrante encía

maltrecha por horas que fueron mi felicidad

me amabas/ aún? estás dentro de mis células?

Duermes dentro de mí mismo con un piélago que entra con lanzas de sal en
mis costados

Inubicable estoy en mi dolor en mi falta de sienes donde el humo salta a la


mollera con una multitud de pájaros

que amenazan con romperme el espinazo


adherido a un cielo que cambia de rieles y de escamas

si bien predije los diluvios y las erupciones


no pude con tus corcoveos de mula ciega
Averiado
Oteo en la cresta de la loma el horizonte
pasan los gallos del amanecer mi tajeada piel de rododendros bien
huasqueados

te amo como se ama la leche que entibia las primeras aves que abren las
puertas del día

tenía para ti estas manos que encontraban tus formas en los troncos estos ojos
y estos labios soplaban en tu cuello como un fuelle y ahora mi bien amada

de eso nada queda porque el otro ser de mi existencia fue devorándose con
una llave entre sus dedos
castizo como un gallo aleteo en tus muslos pedestal de barro

lámpara de sal
aceite de lluvia y humus
quién hipnotiza el claxon de tu pechos?

las ruedas naranjas del otoño no pasarán esta tarde por tu casa dejando un río
de peces paralelos

Introdúceme al verano a tus costillas donde gira el viento arrancado la cosecha


de un arpa que se quema

los pájaros fabrican una lámpara y alumbran tu preciosa cabeza

los duraznos florececen en mis huesos en el filo del de esta hacha en los
péndulos del arcoiris
bajo al los ríos con un trote de perro apaleado
situado a tiro de onda el espantapájaro aletea y desfallece

los canales irrigan mi sangre y en sus aguas se mueven mis tendones

ardo en tus pupilas gastadas por el viento de la costa

margarita en llamas pétalo petrificándose me quieres mucho poquito nada¿?

hundo dedos en el agua manchada de cenizas deshuesado de andar entrando


a tus labios echados al cerrojo mis mostachos alquitranan

te amaba como se ama la leche que entibia las primeras aves que abren las
puertas del día
los espejos guardan el cadáver de tu boca en un calendario y celebran tu
onomástico Beatriz

de un cielo menguando en helicópteros

espinazo roto de andar cargando las penas del mundo

sollozos de críos mal paridos y de yeguas galopando a rienda suelta en mis


arterias de poeta fracasado
¿voy en tubérculos buscando tus manantiales ojos? Oh! ristra de tu pelo
adelgazando el hilo de la arcilla los amigos parten el pan y los gorriones bajan
a beber tu vozúnica imagen de mis tristes días estrangulada de alivio preguntas
¿?

si Dios en San Fernando caducara o se atrofiaran sus muslos de andar


moldeando tejas

mi delirio daltónico moriría cada 1º de noviembre

un carpintero macho se calcina en el techo de las llamas


estornudo sobre mesas y jarras llenas de vino y muerdo
pan centeno untado en manteca chamuscado como estoy ( ) revuelto de
estómago y perdido en mi conocimiento
están mis sienes amorosamente atadas al hueso de tu voz
la pescada de tu vientre arde en las costas de Chile sin mas remitente que una
huelga
roja de amor trepabas el árbol de los ríos
arriba el cielo y abajo el agua retuercen el velamen de los nervios para no
olvidarse de si mismoun regocijo de muslos frotándose a la luz de solordeño las
ubres del crepúsculo/ una jarra se hunde en el mismo río donde bebes mi
rostro/bajo un mismo cielo destrenzas un surco/una semilla /un látigo azul/un
candado/ un ciclo de antorchas oxidadas/un cuenco de greda donde el aire
entrega gritos trasparentes/un cielo que cae entre las hojas raspando y
moviendo las aspas que mueven el molino de tus ojos sacudiéndose

Está el árbol de mis venas

Sosteniendo al pájaro veloz ¿no sientes el ruido de la primavera? (creciéndome


voy en tu sangre cuando hay sangre silbándome estoy cuando el viento silba
por tus calles

Froto mis huesos en tus huesos como un trueno azul pasa un caballo por tu
puerta
¿No ves tu propia sombra movida por el fuego?

Más la lectura de poemas de Nicolás, joven poeta de Lota.

Música
Luz Casal
Serrat
Marc Anthony
Kenny G
Música celta
Transmisión de 21:30 a 22:50 por audio de música se inició más tarde.